Issuu on Google+

B&P

Beauty&Power

Bobbi Brown El rostro natural de la belleza

DIMSA

161 $65.00 $5.00 USD MENSUAL

Las expertas Ximena Icaza, Gisela Méndez y Alejandra Marroquín te dicen cómo empoderar tu imagen


Destinos B&P Beauty&Power

E

dificios de arquitectura que se pensaría imposible, pasarelas que dejan atrás grandes salones para inundar las calles, restaurantes y bares donde el diseño de los muebles compiten en calidad con los platillos que ahí se sirven son parte intrínseca de la capital de Dinamarca, Copenhague. Al pasear por sus calles lo segundo que salta a la vista, después de la increíble cantidad de bicicletas que circulan en la ciudad, son los colores, las formas, las líneas y las infinitas combinaciones que de éstos tres se puede obtener. La llamada Capital Escandinava del Diseño vive inmersa en un museo de arte multidisciplinario que a los daneses les gusta llamar Copenhague.

Apabullante simpleza

Escandinavia es una región integrada por los países: Suecia, Noruega y Finlandia. Islandia, Islas Feroe, y, no sintiéndose parte de ésta, Dinamarca; porque además de ser el país más pequeño de la zona, después de Islas Feroe, también es el más cercano al continente europeo, por lo que trata de diferenciarse social y culturalmente de sus poderosos vecinos, y no solo logra eso en muchos aspectos, si no que destaca de ellos.

Copenhague

ama el diseño Texto y fotos Jonás Alpízar

La capital de Dinamarca es de las pocas ciudades en el

mundo que presumen en gran medida las creaciones artísticas de sus habitantes. Desde diseño de muebles, edificios, moda, hasta gastronomía. Nos invita a visitarla, conocerla y experimentar el amor que tiene por las cosas bien hechas

MUJER EJECUTIVA

69


B&P

Destinos

Beauty&Power

Para sintetizar la esencia del diseño total que reina en Copenhague, definiremos que es simple, con calidad y funcional. Sea cual sea el área de aplicación de este diseño, los daneses saben aprovechar y combinar muy bien los recursos que tienen para proyectar lo que desean. Esto comenzó en los años 50s de la pos-guerra, cuando la escazes de materiales para la construcción obligó a que los pocos recursos y materia prima de los que podían echar mano, fuera utilizada lo mejor que se pudiera, y esta maxima perdura hasta la actualidad, se implementa en todos los ámbitos del diseño danés, que no son pocos. “Para los daneses, el diseño debe antes que nada servir a la gente”, afirma Louise Campell, Directora del despacho de diseño que lleva su nombre. “Aquí no es típico hacer cosas grandes o aparatosas si es que esto no responde primero a una necesidad de funcionalidad”. Esta es la principal razón por la cual mucho de lo que se produce en Dinamarca, y en especial en su capial, pertenece al movimiento del Funcionalismo. El diseño debe hacer a la gente feliz.

Arte que se viste

Aunque los habitantes de Copenhague vivan y busquen la simpleza y funcionalidad mencionadas, esto no los excenta de arrojarse de vez en cuando a las frivolidades típicas de un buen día de compras. Y más cuando en Copenhague sobre la calle peatonal más larga de Europa, Strøget, abundan tiendas de reconocidas marcas como Gucci, Mulberry, Louis Vuitton y Emporio Armani, mezclándose con los lo-

70

mayo

2014

cales de Mads Nørgaard Copenhagen, Birger Christensen y Ecco; convirtiendo a Strøget en el centro neurálgico de shopping de Escandinavia. Para conocer la vanguardia en el diseño de moda danés, quizá sea necesario abandonar los principales escaparates, a pocas calles de distancia, y a penas al salir del Fashion Week local encontraremos diseños de Ivan Grundahl, creador de prendas de una elegancia avant-garde para mujer; Bruuns Bazaar, casa de moda que se caracteriza por una línea de diseño tradicional combinada con rasgos más atrevidos; y Baum und Pferdgarten, tienda propiedad de la dupla de diseñadores daneses con mayor presencia en el mundo de la moda: Rikke Baumgarten y Helle Hestehave. Para los fans de la moda más aventurados, Copenhague cuenta con una gran variedad de mercados conocidos como “pulgas”, donde mucha de la ropa que venden ahí es usada, pero el afán del danés por renovar su guardarropa de acuerdo a la estación y estar a la moda, hace que las prendas usadas se encuentren en un excelente estado. Destacamos dos mercados: Frederiksberg y Finderskeepers. Es preciso mencioanr que se require de un ojo entrenado para encontrar las joyas que abundan en estos lugares. Otra de las bondades que la ciudad ofrece al visitante son los bares, restaurantes y centros nocturnos más exclusivos para presumir las nuevas adquisiciones. Para esto nos trasladamos hasta Nyhavn, el puerto más fotogénico de la ciudad, ahí exclusivos wine bars, restaurantes galardonados con estrellas Michelin, te esperan.


Copenhague ama el diseño