Issuu on Google+

EL CHACO ARGENTINO EL CORREO QUE ORIGINA ESTA CRÓNICA DE APUNTES VIA E-MAIL: Sent: Wed, March 17, 2010 4:30:32 PM Subject: ¿y el Chaco??? (Se te ha invitado a formar parte de ayuda urgente al pueblo haitiano) Estas son fotos (1) de la dura realidad del Chaco argentino...

Hay que intervenir urgentemente!!! El hambre y las enfermedades no pueden esperar!!!

Dr. Gabriella Bianco, PhD

Embajadora internacional de la Paz Nota (1): Fotos, y además relato conmovedor del periodista Guiardinelli- (J. M. R.)

El día 19 de marzo de 2010 19:22, jose mejia <jmejiaXXXX@yahoo.com escribió: Lo adjunto, enviado con el ánimo angustiado de una amiga ítalo-argentina, Gabriella Bianco, defensora y adalid de los D.D.H.H., escritora de renombre, pero sobre todo, con fama de amante perpetua y comprometida con la justicia, como usted y muchos de nosotros, establece una durísima realidad que pone un mentís rotundo a los regodeos cómplices e interesados y a la calma chicha y pacata enarbolada por tantos estamentos sociales y políticos en estas patrias americanas, en virtud de y por gentileza del todopoderoso futbol, los culebrones escandalosos variopintos de conveniente maquillaje, los permanentes actos de descomposición social y otras linduras adictivas y mediocrizantes de moda, que irritan y apenan tanto y en rigor, de carácter pandémico en esta rugosa faz continental.

Indiscutible que hay miseria, injusticia y angustia en muchas latitudes amerindias que calan hondo en la conciencia social y en geografías arreciadas por el hambre, la guerra y los desastres naturales en el orbe, ahora con tanto rigor en la desventurada gente de Haití o en el aguerrido pueblo hermano de Chile y en otras zonas marginadas del progreso y la verdadera civilización, asaz y apenas entendibles por argumentos de destinos causales cósmicos y que, sin embargo, merecen toda la atención y el apoyo incondicional y solidario del planeta. Pero, como anota la presentación, ¿no es vergonzoso y culposo que lo que se revela allí en forma descarnada, valiente y sin recato moscón, como tiene que ser, esté ocurriendo tan ramplona y anónimamente en


una buena parte de la infausta población aborigen de esta olvidada provincia norteña de la pujante nación argentina, copiosamente rica, abundante y próspera, bendecida a raudales, por donde se la mire, por la madre Gaia?

Este país latinoamericano suyo, cuyos tantos y tan esclarecidos hijos como José Martín, Jorge Luis Borges o el admirado por muchos Che Guevara, para sólo escoger al azar una notable triada, deben estar estremeciéndose avergonzados y lamentosos en sus respectivos limbos astrales frente a estas virulentas realidades. Y, me imagino que, debido a culpas y rubores domésticos cómplices, lo expuesto por Mempo Guiardinelli, este valiente periodista oriundo del Chaco argentino, ha sido tapiñado gazmoñamente, hasta ahora, por los responsables de los destinos de este grande terruño, a los ojos de sus mismos compatriotas y qué decir frente a la opinión pública internacional consciente, convirtiendo de esta manera a los actuales mandatarios, en conniventes, esperpénticos y retrecheros actores de guiñol ante el tribunal silente pero severo de la historia… Es una realidad de Perogrullo que, tristemente, muchos de nuestros pueblos hermanos regionales comparten similar tragedia grupal, producto de tantas y tantas décadas tachonadas de errores permanentes y reiterativos, como consecuencia de la arrogancia, avaricia, egoísmo y miopía a ultranza de los poderes de turno y la laxitud cómplice de sus habitantes. Y la Historia cobra siempre sus deudas. Parece que, definitivamente, tendremos que aprender de la manera más dura y amarga, por el lado del mucho y marcado sufrimiento, aquel que deshilacha inclemente y lacerante los baldones de la desventura social y depura el alma colectiva y personal en el hirviente caldo de cultivo esterilizante de nuestras propias tragedias y no, como aconsejaba el preclaro Max Heindel, por medio del encuentro inteligente del mejor y más adecuado camino, nacido de las meditaciones y aplicaciones del conocimiento fructuoso que aprovecha y utiliza pragmáticamente las experiencias de los demás en su favor, que presencia, analiza y aplica dinámica, proactiva y virtuosamente las lecciones del pasado y presente ajenos y no yerra de la misma manera, por y en donde otros lo han hecho.

Dejo en sus manos, estimado amigo, la decisión de la propagación o no de esta punzante denuncia en sus alrededores y personales vecindades argentinas e influencias cinéticas internacionales a las que usted tiene acceso, por su nombradía en instancias y movimientos humanitarios en los que participa permanentemente. Yo, por mi lado, desde mi humilde trinchera, estoy haciendo lo propio y de hecho, me apresto a copiar este mensaje a amigos y conocidos comprometidos que, espero no equivocarme, actuarán concomitantemente. Un abrazo, desde el alma abatida, compañero Julio Carreras. Espero sus palabras. Atentamente Ingeniero José Mejía R.

=============================================================================


From: Julio Carreras To: jose mejia Cc: JMR GMAIL Sent: Fri, March 19, 2010 6:34:03 PM Subject: Re: EL CHACO ARGENTINO, LACERANTE REALIDAD.

Doctor José Mejía: Estimado amigo, le agradezco su deferencia por haberme enviado esta información. Especialmente agradezco su medulosa nota personal. A decir verdad, conocía la noticia. Y también conocí luego una aclaración publicada por Mempo Giardinelli -de quien soy amigo personal-, en Página/12, un diario argentino. Es verdad que la realidad de nuestra nación presenta bolsones de espantosa injusticia y pobreza. Pero también debemos atender los argumentos cronológicos e históricos que su mismo autor original indica, según creo. Copio abajo la dirección de la última nota de Giardinelli sobre este tema, para que usted juzgue. Un saludo afectuoso. Julio Carreras

Nota: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-133420-2009-10-14.html

El 20 de marzo de 2010 01:01, jose mejia <jmejiar49@yahoo.com escribió: Estimado amigo: La principal razón que me animó a compartir con usted la información que, repito, me llegó desde el correo de la señora Bianco, persona de quien no tengo por qué dudar de su probidad e intenciones, fue porque creí conveniente dirigirlo a personas ligadas a movimientos pacifistas de sus países, y usted considero es uno de sus bien intencionados líderes en la gran nación argentina. Sus escritos e invitaciones pasadas a través del FB, a unirse a expresiones colectivas similares, me han dado espacio para pensarlo así. Y actué de esta manera, luego de leer detenida y desapasionadamente el contenido del Power Point recibido al respecto y después de inteligenciarme por otros medios de los datos fundamentales sobre la provincia del Chaco, que desafortunadamente corroboraron la imagen de abultada pobreza y olvido de esa región y la retransmití con mis cavilaciones que usted conoce. Creo que lo que allí se denuncia, aparte de los acontecimientos cronológicos y de la precisión o distorsión interesada de los hechos, me ha dado pábulo para hacer este pequeño ensayo sobre una opinión mía más bien intemporal relacionada con estas duras condiciones humanas que,


todos conocemos, no son privativa de esa parte de la realidad argentina, sino que al contrario, son tapete común y poco extrañas y ajenas a nuestras latitudes iberoamericanas. Y concuerdo con el periodista Giardinelli en la nota que usted alude, en que el panorama socio-económico y cultural mencionado no obedece evidentemente a este gobierno actual rioplatense ni peor que es potestad de nadie extremar denuncias ni apuntar culpables con dedicatoria. El resto de lo que leí, no es ni debe ser de mi incumbencia. Mis meditaciones - espero haber expresado lo correcto y permeado adecuadamente mi intención- no enfatizan ni personalizan a ningún político o tendencia ideológica actual o pasada, sino que analizan las causas generales y sus efectos. Creo haber leído en su perfil que lo evidenció en FB, que conoce acerca de la filosofía Rosacruz de Max Heindel, y de ella me he nutrido para redondear parte de mis asertos. Esto también fue el otro motivo por el cual me animé entusiasta a enviarle estas reflexiones. Un cordial saludo José =========================================================== From: Julio Carreras To: jose mejia <jmejiar49@yahoo.com Sent: Sat, March 20, 2010 6:56:00 AM Subject: Re: EL CHACO ARGENTINO, LACERANTE REALIDAD.- repuesta .

Muchas gracias, nuevamente, estimado José. Concuerdo con usted, no sólo en El Chaco sino en muchos lugares de la Argentina (¡ay, demasiados!), existen niveles de pobreza que constituyen ofensas a los humanos y a Dios. Este gobierno ha hecho algo, por lo general "remiendos sobre tela vieja", que no atacan los problemas centrales (esta es mi opinión, más allá de lo que diga o piense Mempo, con el cual nos une el afecto y algunas veces nos separan opiniones). Por lo cual el aporte del informe enviado, continúa siendo importante porque nos mueve a la reflexión y la acción reformadora. Celebro muchísimo que Usted haya leído a Max Heindel, a quien considero un santo ejemplar. Nuevamente agradecido por su amistad, aprovecho para saludarlo afectuosamente. Julio

El 21 de marzo de 2010, 10:30, jose mejia <jmejiar49@yahoo.com escribió


"Remiendos sobre tela vieja", que no es lo mismo que “vino nuevo sobre odres viejos”. (Marcos 2.22). Y esto último es también lo que mueve nuestras ideas y acciones y las convierte en un venero importante para seguir adelante y hacia arriba, pues las cavilaciones sobre lo bueno y malo que ocurre en el mundo en general, fueron ya vislumbradas o anticipadas por el insigne Max Heindel, que para mi constituye unos de los más grandes esoteristas y filósofos, aparte de su probada santidad. El sistema filosófico profundo y la cosmo-concepción que desplegó en su libro fundamental “El Concepto Rosacruz del Cosmos” y en sus otros escritos y conferencias, capacitan al individuo para aplicar las enseñanzas primordiales y perennes en los acontecimientos contemporáneos y las sociedades actuales, sin lugar a equivocación y sobre todo, para hacer de su vida un camino libertario de reflexión y de servicio desinteresado. Y claro, es nuestro accionar común de hombres de bien y comprometidos con la Justicia, la Belleza y la Verdad, lo que nos anima y nos permite celebrar estos encuentros. Siempre en la búsqueda perenne de la Luz, le envío un afectuoso abrazo, José Mejia

::::::::::::::::::


LA LACERANTE REALIDAD DEL CHACO ARGENTINO