Issuu on Google+

ESPOCH John Astudillo Karla Lucio

ESPOCH

ARTROSIS es una enfermedad producida por el desgaste del cart铆lago, tejido que hace de amortiguador al proteger los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de la articulaci贸n.


ARTROSIS ESPOCH

ESCUELA SUPERIOR POLITÉCNICA DE

CHIMBORAZO

FACULTAD DE SALUD PÚBLICA

ESCUELA DE EDUCACIÓN PARA LA SALUD

CARRERA DE PROMOCIÓN Y CUIDADOS DE LA SALUD

KARLA J LUCIO V JOHN JAIRO ASTUDILLO FUELPAS

LA ARTROSIS

Página

2


ARTROSIS ESPOCH

AGRADECIMIENTO Agradecemos a nuestros padres por permitirnos estar hoy aquí por darnos su apoyo incondicional, poyarnos en las decisiones que tomemos y sobre todo a Dios. Este proyecto es el resultado del esfuerzo conjunto de todo los que formamos el grupo de trabajo, mis compañeros, quienes a lo largo de este tiempo han puesto a prueba sus capacidades y conocimientos en el desarrollo de este proyecto. A mis padres quienes a lo largo de toda mi vida han apoyado y motivado mi formación académica, creyeron en mí en todo momento y no dudaron de mis habilidades. A mis profesores a quienes les debo gran parte de mis conocimientos, gracias a su paciencia y enseñanza y finalmente un eterno agradecimiento a esta prestigiosa universidad la cual abrió abre sus puertas a jóvenes como nosotros, preparándonos para un futuro competitivo y formándonos como personas de bien.

Página

3


ARTROSIS ESPOCH

DEDICATORIA

Este proyecto va dedicado a todas las persona que estuvieron a nuestro lado sobre todo a nuestros padres y Dios porque ha estado conmigo cada paso que doy, cuidรกndome y dรกndome fortaleza para continuar, a mis padres, quienes a lo largo de muestra vida han velado por mi bienestar y educaciรณn siendo muestro apoyo en todo momento. Depositando su entera confianza en cada reto que se me presentaba sin dudar ni un solo momento en mi inteligencia y capacidad. Es por ello que soy lo que soy ahora. Los amo y los llevo siempre en mi corazรณn.

Pรกgina

4


ARTROSIS ESPOCH

INDICE

Contenido ARTROSIS ................................................................................................................................... 7 TIPOS DE ARTROSIS ................................................................................................................. 8 La frecuencia con que afecta a las personas aumenta con la edad sobre todo a partir de los 4050 años. ..................................................................................................................................... 9 Por debajo de los 55 años, la a fectación articular es similar en hombres y mujeres. Por encima de esta edad, ............................................................................................................................. 9 FACTORES DE RIESGO........................................................................................................... 10 frecuente en personas obesas ................................................................................................. 10 PRONÓSTICO DE LA ARTROSIS ........................................................................................... 13 El Cartílago Articular................................................................................................................ 14 CLASIFICACIÓN....................................................................................................................... 15 CAUSAS ..................................................................................................................................... 16 PATOGENIA .............................................................................................................................. 17 IMPACTO DE LA POBLACIÓN ............................................................................................... 18 Factores relacionados con la artrosis cervical ........................................................................... 23 Síntomas de la artrosis cervical ................................................................................................ 23 ARTROSIS DE RODILLA ......................................................................................................... 24 Síntomas .................................................................................................................................. 24 Causas..................................................................................................................................... 25 Diagnóstico ............................................................................................................................. 25 Tratamiento ............................................................................................................................ 25 ARTROSIS LUMBAR ................................................................................................................ 26 ARTROSIS DE CADERA .......................................................................................................... 28

CLÍNICA .................................................................................................................................... 32 SIGNOS RADIOLÓGICOS............................................................................................................ 33 EVOLUCIÓN.............................................................................................................................. 33 EPIDEMIOLOGÍA..................................................................................................................... 40 GLOSARIO ................................................................................................................................ 42 BIBLIOGRAFÍA......................................................................................................................... 46

Página

5


ARTROSIS ESPOCH

INTRODUCCIÓN

A

rtrosis (osteoartritis, enfermedad degenerativa de las articulaciones) es la afección degenerativa de las superficies sinoviales. El proceso se inicia en el cartílago hialino, el cual recubre las articulaciones diartrodiales, afectándose secundariamente las otras estructuras articulares. La artrosis, el trastorno articular más frecuente, afecta en algún grado a muchas personas alrededor de los 70 años de edad, tanto varones como mujeres. Sin embargo, la enfermedad tiende a desarrollarse en los varones a una edad más temprana. La artrosis también puede aparecer en casi todos los vertebrados, incluyendo peces, anfibios y aves. Los animales acuáticos como los delfines y las ballenas pueden padecer artrosis, sin embargo, ésta no afecta a ninguno de los dos tipos de animales que permanecen colgados con la cabeza hacia abajo, los murciélagos y los perezosos. La enfermedad está tan ampliamente difundida en el reino animal que algunos médicos piensan que puede haber evolucionado a partir de un antiguo método de reparación del cartílago. Por otra parte, la asociación entre edad y artrosis puede dar la impresión de que la primera es el resultado del envejecimiento del cartílago. La incidencia de la artrosis pasa de 2% a los 45 años a 68% después de los 65. Además, existen cambios relacionados con la edad en la composición del cartílago normal y de las propiedades biomateriales de este tejido, del mismo modo que el condorcito senil parece ser menos capaz de mantener normal la matriz extra-celular. Pero si la artrosis fuese la consecuencia del envejecimiento, todo el mundo sería atrófico en un momento determinado, y esto no es así. Los cambios que el cartílago experimenta con el paso de los años no conducen necesariamente a la artrosis; estos cambios son fisiológicos en edades avanzadas. Aunque la artrosis es más frecuente en personas de edad, su causa no es el simple deterioro que conlleva el envejecimiento. La mayoría de los afectados por esta enfermedad, especialmente los más jóvenes, presentan pocos síntomas o ninguno; sin embargo, algunas personas mayores desarrollan discapacidades significativas. La artrosis, por tanto, no es la simple consecuencia del envejecimiento pero es posible que las alteraciones del cartílago senil favorezcan o sean un prerrequisito para el desarrollo de ciertas artrosis. La historia natural de la artrosis revela que es una enfermedad poco clara, ya que puede permanecer muda y estática, que trasformase en evolutiva y agresiva. Las imágenes radiográficas no pueden predecir el curso de la enfermedad.

Página

6


ARTROSIS ESPOCH

ARTROSIS La osteoartritis o artrosis es una enfermedad degenerativa articular, caracterizada por la destrucción del cartílago hialino que recubre las superficies óseas. Lejos de ser un proceso estático, la artrosis se produce por un desequilibrio entre los mecanismos de regeneración y degeneración de dicho cartílago. Factores mecánicos y biológicos de diferente tipo, provocan una alteración del metabolismo del condrocito que determina la pérdida progresiva del cartílago hialino asociada a cambios del hueso subyacente (osteolitos y esclerosis subcentral), y de las estructuras peri articulares (derrame sinovial, laxitud liga mentaría y debilidad muscular). Origina dolor, rigidez e incapacidad funcional. Habitualmente se localiza en la columna cervical y lumbar, algunas articulaciones del hombro y de los dedos de las manos, la articulación de la raíz del pulgar, la cadera, la rodilla y la articulación del comienzo del dedo gordo del pie. Es una enfermedad crónica que se desarrolla a lo largo de muchos años.

Página

La artrosis es la más frecuente de todas las patologías reumáticas. Afecta a las articulaciones, y puede aparecer en cualquiera de ellas, aunque ciertas localizaciones son más habituales (ver apartado Síntomas y Localizaciones frecuentes de la artrosis). Generalmente, el motivo de aparición de los síntomas de la artrosis es la degeneración del cartílago. En una articulación normal, el cartílago recubre el extremo de los dos huesos que forman la articulación (rodilla, codo, hombros, nudillos...), permitiendo que, al moverse, los huesos no rocen; también absorbe los golpes sobre la articulación. Este cartílago se ve nutrido por un líquido viscoso (llamado sinovial), que permite la lubricación de la articulación y consigue que el cartílago se encuentre en las condiciones perfectas de hidratación y elasticidad para llevar a cabo su función. Cuando se desarrolla la artrosis, dicho cartílago pierde sus propiedades. Puede incluso llegar a desaparecer, haciendo que los extremos de ambos huesos rocen directamente, produciendo dolor.

7


ARTROSIS ESPOCH

TIPOS DE ARTROSIS La artrosis se puede clasificar en función de las causas que la han producido. Así, tendremos:

 Artrosis primaria Aquella que aparece sin factores causantes conocidos. Se llama idiopática por este motivo. Las localizaciones más frecuentes de la artrosis primaria son: manos, pies, rodillas, cadera o columna, entre otras.

 Artrosis Secundaria En este caso sí se puede apreciar una causa para la aparición de la patología. Pueden ser enfermedades congénitas (de nacimiento); traumatismos, algunas enfermedades del metabolismo; endocrinas, como la diabetes o el hipoparatiroidismo; alteraciones inflamatorias neurológicas o vasculares.

ARTROSIS PRIMARIA

ARTROSIS SECUNDARIA

Edad Sexo Carga genética Exceso relativo o absoluto de estrógenos Obesidad (IMC >30)

Traumatismos Enfermedades congénitas Enfermedades endocrina Enfermedades metabólicas Artritis previa

Página 8


ARTROSIS ESPOCH

¿A quién afecta? Es la enfermedad articular más frecuente en la actualidad con una incidencia en aumento, dada su marcada asociación con la edad. Hoy en día en la población general española la prevalencia de artrosis del 10%.

Por debajo de los 55 años, la a fectación articular es similar en hombres y mujeres. Por encima de esta edad, la articulación más frecuentemente dañada es la cadera en los hombres y las articulaciones de las manos y las rodillas en las mujeres.

La frecuencia con que afecta a las personas aumenta con la edad sobre todo a partir de los 40-50 años.

¿Por qué se produce? No está claro si la artrosis es una única enfermedad o un espectro de patologías con unas manifestaciones clínicas y radiológicas similares. Así podemos clasificar la artrosis en dos grupos: primaria sin una causa definida y secundaria asociada a otras patologías (hemocromatosis, gota, diabetes mellitus, displasias óseas...). Sea o no conocida la causa última de la enfermedad, sí que podemos hablar de una serie de factores estrechamente ligados a su desarrollo: 1. Factores sistémicos (confieren susceptibilidad generalizada) Sexo. Edad. Herencia. Osteoporosis (estado hormonal). 2. Factores locales (propias de cada articulación) Obesidad. Inestabilidad articular (laxitud, deformidades). Traumatismos repetidos.

Página 9


ARTROSIS ESPOCH

FACTORES DE RIESGO Se dividen en los que reflejan una predisposición general a la enfermedad y los que resultan de una sobrecarga mecánica anormal en un sitio articular particular. Se muestran en la tabla 3. Existe una fuerte predisposición hereditaria en la OA de manos. Los factores biomecánicos locales incluyen condiciones congénitas o adquiridas, como la subluxación congénita de la cadera. El trauma, incluyendo rupturas de meniscos o del ligamento cruzado se asocia con OA. Actividades físicas con las rodillas dobladas también se asocian con OA. El factor de riesgo más importante asociado con el desarrollo de OA de rodilla es la obesidad, el riesgo aumenta linealmente con el peso, siendo menor que 1 para gente delgada y mayor que 7 veces lo normal en mujeres obesas; parece ser por sobrecarga mecánica. La OA de manos es también más frecuente en personas obesas

Examen del líquido sinovial La presencia de un derrame pequeño o moderado es común, grandes derrames son raros. El líquido sinovial es viscoso, con pocas células, en su mayoría mononucleares. El estudio microscópico muestra fragmentos de cartílago y, a veces, se encuentran cristales. La condrocalcinosis (por hallazgo de cristales de pirofosfato de calcio) ocurre frecuentemente en los enfermos con OA, lo que se asocia fuertemente con una mayor edad de los enfermos. Otros cristales que se observan son de hidroxiapatita y de otras sales de fosfato y calcio básico.

La presencia de estos cristales no influye en el manejo del paciente. Sin embargo hay excepciones; así por ejemplo algunos enfermos con OA experimentan una brusca exacerbación del dolor junto con la aparición de derrame en una articulación. En el examen del líquido sinovial se encuentran PMN con evidencias de haber ingerido cristales. Este cuadro corresponde a un episodio de sinovitis inducida por cristales el que suele responder bien con tratamiento de esteroide intra-articular.

Marcadores bioquímicos de actividad en la OA

No existen exámenes de sangre o de orina de valor clínico o de diagnóstico en la artrosis. Aunque es necesario saber que la OA activa produce liberación de cantidades anormales o de tipos anormales de moléculas de la matriz del cartílago hacia el líquido sinovial, la sangre y la orina.

Página 10


ARTROSIS ESPOCH

¿Cuáles son sus síntomas? Dolor:

es posible que el paciente no lo sufra y que se diagnostique la artrosis como mera coincidencia, gracias a alguna prueba radiológica llevada a cabo por otro motivo; pero es muy frecuente que aparezca. Se produce por la degeneración del cartílago y el roce de los dos huesos desnudos, carentes de la protección que les confiere el cartílago. Al principio de la enfermedad, el dolor suele

aparecer al mover la articulación; pero cuando se ha instaurado completamente, el dolor suele aparecer con el reposo (por ello, a los pacientes que sufren artrosis desde hace mucho tiempo les suele doler más por las mañanas, durante los primeros minutos en los que deben mover las articulaciones tras la inactividad nocturna).

Crujidos: suelen aparecer tras un rato de descanso. Al mover

la articulación, esta parece estar rígida, como si le faltara lubricación. Se debe al roce de los extremos de los huesos y puede ser otro síntoma de la artrosis.

Deformación:

el crecimiento lateral de los huesos, al reaccionar por la degeneración del cartílago, produce deformidad en la articulación, que se agranda y se hace más ancha. En las manos es muy frecuente la aparición de los nódulos. Inflamación y edemas: pueden aparecer procesos inflamatorios y acúmulos de líquido alrededor de la articulación dañada. El síntoma fundamental es el dolor, de inicio insidioso, profundo y mal localizado. Este dolor suele aparecer cuando se exige un esfuerzo a la articulación enferma, bien sea de movimiento o de carga y en general

empeora a medida que avanza el día. Más adelante, con el progreso de la enfermedad, el dolor puede aparecer con el reposo o el descanso nocturno. A la exploración física pueden observarse deformidades articulares, por aumento del componente óseo y capsular, y limitación de la movilidad con dolor a la presión, chasquidos y crepitación de la articulación. El crecimiento de los extremos de los huesos que forman la articulación puede hacer que la articulación se agrande y ensanche.

¿Cuál es el tratamiento? La artrosis es una patología que actualmente no tiene cura; pero hay un amplio rango de medicamentos que se pueden utilizar para que el dolor y la inflamación remitan. Algunos medicamentos, como paracetamol o ibuprofeno, pueden ser adquiridos sin receta, pero es aconsejable seguir siempre la indicación médica. Nunca se deben tomar en ayunas (el paracetamol no suele

dar problemas de este tipo) y, de cualquier forma, es preciso consultar al médico o farmacéutico si a pesar de tomarlos con el estómago lleno, se notan molestias; o si el paciente es propenso a sufrir úlceras estomacales o duodenales. Algunos pacientes con artrosis muy avanzada requerirán opiáceos mayores (morfina, fentanilo) para aliviar el dolor. Estos medicamentos se dispensan estrictamente bajo receta médica. Existen, además, unos antiinflamatorios bastante específicos para las alteraciones reumatológicas, los ICOX-2, como el celecoxib, que inhiben una enzima vital para la formación de prostaglandinas, las moléculas relacionadas con el dolor y la inflamación, sin presentar los efectos adversos a nivel de la pared del estómago, habituales de los antiinflamatorios clásicos.

Página 11


ARTROSIS ESPOCH

Otros medicamentos que pueden utilizarse, si el médico lo estima oportuno, son los corticoides, que se pueden tomar por vía oral, en forma de cremas, o incluso inyectados en la articulación, para disminuir la inflamación y, con ella, el dolor (muy útiles en ataques agudos, antes de iniciar un tratamiento de mantenimiento); la capsaicina en pomada, que disminuye la cantidad de transmisores que

conducen la sensación dolorosa por los nervios; o las inyecciones de ácido hialurónico, que tiene una consistencia y composición similar al líquido sinovial de la articulación, facilitando que el cartílago esté nutrido y reduciendo, en la medida de lo posible, las manifestaciones derivadas de la degeneración. Estas inyecciones se aplican una vez a la semana durante varias semanas, con lo que el efecto tarda más en aparecer.

Página 12


ARTROSIS

PRONÓSTICO DE LA ARTROSIS La artrosis no tiene cura por el momento, pero los tratamientos disponibles, así como las recomendaciones para la artrosis indicadas en el siguiente apartado, pueden atenuar mucho los síntomas, en especial el dolor y la inflamación, de manera que el paciente pueda llevar una vida casi normal. En algunos casos, la artrosis no evoluciona, no es degenerativa; de manera que, aunque puede aparecer el dolor en forma de ataques de cuando en cuando, el cartílago no degenera completamente, o la deformación de la articulación no es total Las terapias actualmente disponibles son:

Página 13


ARTROSIS

El Cartílago Articular

Los vasos sanguíneos no penetran a la matriz cartilaginosa y los condrocitos se nutren con material que difunde desde de los capilares sanguíneos del tejido conjuntivo adyacente. Cada placa o lámina de tejido cartilaginoso está rodeada por el pericondrio. El pericondrio es una membrana de tejido conjuntivo fibroso, denso que cubre la superficie del cartílago y en la que se distingue una capa externa fibrosa y una capa interna celular en la cual se ubican las células que pueden dar origen a los condroblastos, que son los precursores de los condrocitos y que difieren de ellos solo en su edad y en su mayor actividad en la síntesis de componentes de la matriz intercelular cartilaginosa.

Este tejido es único: no posee inervación, vasos sanguíneos, linfáticos ni membrana basal. Las células del cartílago, condrocitos, se nutren por difusión desde el hueso subcondral y más importante, a través del fluido sinovial. Aproximadamente el 70% de las personas mayores de 70 años muestran evidencia radiológica de la enfermedad, pero sólo desarrollan síntomas la mitad de ellos. Virtualmente, todas las personas de más de 75 años tienen, al menos, una articulación afectada. Las mujeres se afectan más frecuentemente, y en los hombres, la enfermedad suele aparecer a edad más temprana.

Hallazgos claves: • 49.9 millones de adultos en este país tienen artritis, haciéndola una de las condiciones de salud predominantes de los Estados Unidos y la causa más común de discapacidad, de los cuales 3.1* millones son hispanos (MMWR, Feb 18, 2011 / 60(06); 167-171) • Una de cada cinco personas reporta dolor severo en las articulaciones y limitaciones en sus actividades diarias. • La artritis está asociada a limitaciones substanciosas de actividad, discapacidad laboral, mayor obesidad, menor calidad de vida y altos costos de atención médica. 21.8% de los hispanos afectados son puertorriqueños 11.7 % son cubanos o cubanoamericanos Los mexicanos tienen las mayores limitaciones laborales atribuibles a la artritis Los puertorriqueños reportaron el mayor dolor y las mayores limitaciones de actividad.

Página 14


ARTROSIS

CLASIFICACIÓN La artrosis es un proceso bioquímico que tiene más de intento reparador que de degenerativo, siendo el mecanismo final a diversos factores: sexo, obesidad, edad, así como sistémicos, genéticos, traumáticos, metabólicos, infecciosos y esenciales entre otros. Clásicamente la artrosis se ha clasificado en: 1. Artrosis primarias o idiopáticas, donde no aparecen factores desencadenantes en la degeneración del cartílago articular.

2. Artrosis secundarias, donde existen alteraciones morfológicas previas: traumáticas congénitas, metabólicas…

La artrosis secundaria, también necesita de unas condiciones terreno previo para desarrollarse, por lo que su clasificación como primaria y secundaria puede ser relativa.

Página 15


ARTROSIS

CAUSAS l aspecto más evidente por lo que se refiere a la artrosis es que su frecuencia aumenta con la edad. Esto no significa que sea una expresión de vejez; muestra simplemente que la artrosis requiere muchos años para su desarrollo. En realidad, tiene lugar el envejecimiento del cartílago, lo que conduce a disociación y laminación de su superficie, disminución de la celularidad, reducción de la sustancia fundamental de proteoglicanos y pérdida

E

de la elasticidad, con la consiguiente disminución en la resistencia a la rotura. Pero, si bien estas alteraciones son cualitativamente similares a las de la artrosis, difieren de ellas en dos aspectos importantes: no son progresivas y se producen en áreas que rara vez se manifiestan como artrosis clínica. Distinguimos, por consiguiente, dos tipos de degeneración del cartílago: a) pérdida limitada del cartílago, que se observa principalmente fuera de las áreas de carga y obedece con toda probabilidad al «uso y desgaste», y b) destrucción progresiva del cartílago, que es siempre máxima en el área principal de carga y se asocia con la artrosis sintomática. No existe una sola causa de artrosis; es el resultado de una disparidad entre la carga o tensión aplicada al cartílago articular y la capacidad del cartílago para sufrir esta carga. Esto puede obedecer a un aumento de la carga, a debilitamiento del cartílago o a hueso subcondral defectuoso.

Aumento de la carga. La carga es el peso por unidad de área. Puede aumentar a consecuencia de un mayor peso (p. ej., en las deformidades que afectan el sistema de palanca alrededor de una articulación) o a causa de la disminución del área de contacto (p. ej., por incongruencia o inestabilidad articular). Ambos factores actúan en la deformidad vara de la rodilla, que es la precursora común de la artrosis.

Debilidad del cartílago. Con la edad existe normalmente una pérdida de la resistencia a la tensión en el cartílago; a esto se añade cualquier trastorno que ocasione rigidez del cartílago, contribuya a hacerlo menos resistente (p. ej., ocronosis) o lo reblandezca (p. ej., inflamación crónica), y puede aparecer destrucción progresiva. Como causa de artrosis se ha considerado la deposición de cristales. La artrosis poliarticular y la artritis de Heberden obedecen con mayor probabilidad a un defecto generalizado del cartílago que a una disfunción mecánica. Las displasias óseas generalizadas tienden también a producir artrosis en más de una articulación.

Sostén articular defectuoso. El hueso subcondral puede ser anormalmente frágil (p. ej., en la osteonecrosis) y proporciona un sostén inadecuado al cartílago articular o bien es anormalmente denso (p. ej., después de consolidación de una fractura) y de esta manera absorbe defectuosamente el choque representado por la carga.

Página 16


ARTROSIS

PATOGENIA El cartílago articular se ha especializado para proveer una superficie suave, de baja fricción y muy resistente a las fuerzas de compresión que son inherentes a las articulaciones artrodiales. Las relaciones fisiológicas de las características estructurales individuales de los proteoglicanos y colágeno en una única matriz extracelular aumentan la capacidad del cartílago articular de funcionar adecuadamente.

CAMBIOS FISIOLÓGICOS RELACIONADOS CON LA EDAD

Con la edad existe un descenso de la hidratación del colágeno y de la concentración de glucosaminoglicanos especialmente del condroitín sulfato y del tamaño de proteoglicanos. Aunque el total de la concentración de glucosaminoglicanos puede no variar mucho con el incremento de la edad la proporción de Keratán sulfato y Condroitín sulfato se incrementa. Con respecto al condroitín sulfato se demuestra también que el componente 4sulfatado decrece mientras que el componente 6-sulfatado aumenta. La alteración en la composición y tamaño de los proteoglicanos aparece como resultando de divisiones proteolíticas que aparecen en todas las edades y no sólo durante el crecimiento y maduración. Las proteínas de enlace también se hallan Página 17

sujetas a divisiones proteolíticas, según la edad avanza, esto provoca la desestabilización del componente proteoglicano de la matriz extracelular. El resultado de estos cambios relacionados con la edad del cartílago articular dará lugar a una matriz con capacidad reducida para soportar las fuerzas asociadas al funcionamiento normal de la articulación.


ARTROSIS

IMPACTO DE LA POBLACIÓN

Aproximadamente el 70% de las personas mayores de 70 años muestran evidencia radiológica de la enfermedad, pero sólo desarrollan síntomas la mitad de ellos. Virtualmente, todas las personas de más de 75 años tienen, al menos, una articulación afectada. Las mujeres se afectan más frecuentemente, y en los hombres, la enfermedad suele aparecer a edad más temprana. Hallazgos claves: • 49.9 millones de adultos en este país tienen artritis, haciéndola una de las condiciones de salud predominantes de los Estados Unidos y la causa más común de discapacidad, de los cuales 3.1* millones son hispanos (MMWR, Feb 18, 2011 / 60(06); 167-171) • Una de cada cinco personas reporta dolor severo en las articulaciones y limitaciones en sus actividades diarias. • La artritis está asociada a limitaciones substanciosas de actividad, discapacidad laboral, mayor obesidad, menor calidad de vida y altos costos de atención médica.

Página 18


ARTROSIS

CAMBIOS ASOCIADOS A LESIONES O ENFERMEDAD ARTICULAR En este caso se altera la matriz extracelular y secundariamente se provoca un daño en los condrocitos. Las tres lesiones típicas del cartílago articular son: 

Daño microscópico (lesiones contusas). Por un lado se puede causar un daño microscópico por un impacto simple o repetitivo. Esto provocar un pérdida de los componentes de la matriz, la mayoría proteoglicanos sin daño a los condrocitos. Si el daño es de corta duración, los condrocitos pueden ser capaces de reparar el cartílago restaurando los proteoglicanos y los componentes de la matriz. El daño consecutivo a una lesión repetitiva, puede ser irreversible.

Fracturas osteocondrales. Estas lesiones se caracterizan por un insulto que cruza la

Fracturas de cartílago. Las fracturas condrales resultan de la penetración traumática que altera la superficie articular por lesión de la placa subcondral. La respuesta fisiopatológica resulta en una proliferación de condrocitos y síntesis de la proteína de la matriz extracelular. Como los condrocitos no pueden migrar a la lesión, los esfuerzos no resultan en una reparación completa.

línea en el hueso basal, apareciendo daño en condrocitos y afectación de células de la médula. En la fractura osteocondral a diferencia de aquélla limitada al cartílago se evidencia hemorragia y formación de coágulo de fibrina que activa la respuesta inflamatoria alterando el líquido sinovial. La reacción inflamatoria y el coágulo de fibrina se extienden sobre la superficie articular dependiendo de la lesión, las plaquetas que participan de esta reacción liberan factores mediadores vaso activos y factores de crecimiento o citoquinas que son proteínas que influencian múltiples funciones celulares. Dado que también hay compromiso óseo, la matriz extracelular a este nivel también participa, con múltiples factores de crecimiento que contribuyen de manera importante en la curación, estimulando la invasión vascular y la migración de células indiferenciadas que evolucionarán a condrocitos con todas sus capacidades funcionales. Los fibroblastos actúan como los condrocitos e inician la reparación del tejido, pero el tejido fibrocartilaginoso producido no es un cartílago articular normal. Después de diversas fases de remodelación, el tejido de reparación tiene un menor contenido en proteoglicanos y una sustancia fundamental de tipo I de colágeno más que de tipo II. Por lo tanto, la reparación resultante es a menudo de su óptima cualidad y resultando en una función articular comprometida.

Página 19


ARTROSIS

CAMBIOS ASOCIADOS CON ARTROSIS La artrosis se define como una enfermedad articular degenerativa no inflamatoria caracterizada por degeneración del cartílago articular, hipertrofia del hueso en sus márgenes y cambios en la membrana sinovial. A diferencia de la artritis en que el daño empieza en la membrana sinovial y secundariamente se afecta el cartílago. Lo característico de la artrosis es la aparición de áreas focales de daño a la integridad del cartílago con fibrilación y pérdida de volumen de éste. Factores mecánicos determinan en gran parte el sitio y gravedad de las lesiones Las lesiones artrósicas se inician en el cartílago, en las zonas de mayor contacto, apareciendo áreas focales de daño a su integridad, causando fisuras superficiales que se van aumentando en profundidad; progresivamente avanza la destrucción focal del cartílago pudiendo llegar a exponer el hueso subcondral. Inicialmente aparece una pérdida gradual de los componentes de la matriz, en especial pérdida de los proteoglicanos, aunque la integridad de la red de colágeno también parece alterarse. En etapas tardías las fibras de colágeno también se destruyen. Los cambios precoces no son uniformes, hay áreas en las que predomina la pérdida de la matriz pericelular y en otras la intercelular. Histológicamente esto se traduce en pérdida de las propiedades tintoriales de Página 20

los proteoglicanos, fibrilación de la capa superficial del cartílago y la agrupación de los condrocitos en clones. Las células son metabólicamente muy activas en esta etapa, proliferan y aumentan la producción de componentes de la matriz pero cualitativamente los proteoglicanos sintetizados tiene una composición anormal y son sensible a las proteasas e hidrolasas que también produce en exceso el condrocito en la artrosis.. En etapas tardías hay destrucción de la red de colágeno, pérdida de todos los componentes de la matriz, exposición del hueso subyacente y muerte celular. Normalmente, el turno ver de la matriz extracelular es relativamente bajo y los condrocitos son capaces de sintetizar los proteoglicanos , colágeno, fibronectinas y otros componentes necesarios para mantener la homeostasis e integridad articular. Cuando un traumatismo crónico o una enfermedad altera su homeostasis, el cartílago articular puede tener una progresiva degeneración y resultando al final en una artrosis. Este es el equilibrio entre síntesis y degradación de los componentes de la matriz que sostienen la progresión del daño del cartílago articular y promueven la artrosis. A la vez que aparece una respuesta de síntesis incrementada de condrocitos se observa una degradación de la matriz. La destrucción de la matriz es mediada por


ARTROSIS

incremento de varias proteinasas, especialmente las metaloproteinasas (colagenasa, gelatinasa, estromelisina) y las cisteína-proteinasas (catepsinas). La actividad enzimática se regula por la presencia de un inhibidor tisular natural de las metaloproteinasas, la TIMP (6tionosina monofosfato). La actividad de las enzimas está controlada por secreción de proenzimas, que necesitan ser activadas por factores como la plasmina y por la cosecreción del TIMP, que forman complejos que inactivan la proteinasa. El balance de estos factores, controlado por el condrocito, es la vía final común que está comprometida en la destrucción del cartílago. Los condrocitos son dependientes del ambiente químico y degradación proteolítica. La presencia de fragmentos de fibronectina y posiblemente de otros péptidos aumenta la actividad catabólica y los niveles de citoquinas. La IL-1 también estimula los condrocitos y las células sinoviales para liberar metabolitos del ácido araquidónico tales como PGE, leukotrieno B4, tromboxano. La inflamación de la sinovial se presenta en la artrosis establecida, aunque la respuesta inflamatoria es considerablemente menor que la que se podría esperar en otras enfermedades articulares.. Estos factores alteran la actividad de síntesis del condrocito y aumentan la producción de proteinasas. En etapas tardías el daño depende directamente de proteinasas presentes en líquido sinovial. Desafortunadamente, los proteoglicanos sintetizados recientemente tienen una composición anormal. En un cartílago artrósico reciente la concentración de keratán sulfato está disminuida la longitud de la cadena del condroitín sulfato se halla reducida y el ratio de condroitín 4 sulfato a condroitín 6 sulfato está incrementado de subunidades de Página 21

mecánico, respondiendo a hormonas sistémicas (estrógenos) y a hormonas locales o citoquinas. Los factores de crecimiento, como el TGF-β (transforming growth factor beta) y citoquinas como la interleuquina 1 (IL-1) y el factor de necrosis tumoral (TNF), que derivan del cartílago o del hueso subcondral, son investigados como potenciales controladores de la degradación del cartílago en la artrosis, ya que estimulan a los condrocitos para sintetizar metaloproteinasas y proteínas séricas, ya que se ha visto que también sirven para frenar la biosíntesis proteica de los condrocitos. Ambas, la IL-1 y la TNF-β pueden causar substancial pérdida de matriz molecular presumiblemente por proteoglicanos sintetizadas recientemente no demuestran agregación normal de ácido hialurónico. Uno de los cambios tempranos observados en modelos experimentales de artrosis fue el incremento de la hidratación (2-3%) en la cartílago articular. Esta hidratación aparece como el resultado de la división del tipo II de colágeno por colagenasa. La red de colágeno funcional se rompe, permitiendo a los proteoglicanos tener cantidades incrementadas de agua, resultando en una inflamación del cartílago descrito en la artrosis temprana. En la evolución de la artrosis, la necrosis de los condrocitos llega a ser evidente; la síntesis de la matriz extracelular cesa, mientras la actividad degradativa permanece elevada. La red de colágeno llega a desorganizarse y desintegrarse. El contenido de diversos compuestos extracelulares incluyendo colágeno y proteoglicanos se reduce progresivamente. La eliminación de los proteoglicanos funcionales de la matriz extracelular da lugar a un descenso del


ARTROSIS

contenido de agua del cartílago y a una subsiguiente pérdida de las propiedades biomecánicas, tales como resistencia y elasticidad. Como resultado, los

son sometidos a traumatismos y estrés mecánico, lo que acelera el proceso artrósico. En las fases finales, la superficie lisa y regular del cartílago se vuelve áspero y agujereado, impidiendo que la articulación pueda moverse con facilidad. Se produce una alteración de la

articulación por el deterioro de todos sus componentes, es decir, el hueso, la cápsula articular, la membrana sinovial, los tendones y el cartílago. Las demás estructuras articulares se alteran secundariamente. El hueso subcondral responde a la agresión proliferando (esclerosis subcondral) y formando excrecencias en los márgenes de la articulación (osteofitos). En ciertos

casos de lesiones cartilaginosas profundas, puede surgir un proceso reparador del hueso subcentral formando un neocartílago que rellena la zona de cartílago destruida. En ciertos momentos puede existir una moderada sinovitis reactiva a la fagocitosis de los detritus cartilaginosos resultantes de la degradación artrósica o precipitación secundaria de micro-cristales cálcicos.

ARTROSIS CERVICAL

La artrosis cervical es una enfermedad degenerativa de las articulaciones por medio del desgaste. La artrosis cervical afecta a la columna cervical, compuesta por siete vértebras y discos intervertebrales, creando una degeneración del cartílago que hay en las articulaciones entre cada dos vértebras. Progresivamente, va avanzando la degeneración hasta afectar a los discos intervertebrales y las vértebras, creando huesos fuera de los límites naturales de las vértebras estrechando el espacio, la médula espinal y los nervios. Los nervios sufren esta compresión que hace que se inflamen y se sienta dolor en los hombros e incluso brazos.

Página 22


ARTROSIS

Factores relacionados con la artrosis cervical La artrosis cervical es una enfermedad que, aunque puede aparecer a cualquier edad, suele aparecer entre los 30 y los 50 años y empeora conforme p asa el tiempo. Uno de los principales factores de riesgo es la edad. También hay factores hereditarios que dan lugar a una mayor predisposición a la artrosis. Además, ciertas posturas pueden dar lugar a ello al producir daños a la columna cervical.

Síntomas de la artrosis cervical Los síntomas de la artrosis cervical son: 1. Dolores de cabeza. 2. Debilidad muscular con sensación de adormecimiento en brazos, hombros, manos y dedos. 3. Hormigueos. 4. Pérdida de fuerza. 5. Pérdida de equilibrio. 6. Dolor crónico en el cuello o cervicalgia. 7. Dolor crónico en el cuello más fuerte con el movimiento. 8. Rigidez con limitación en los movimientos del cuello.

Página 23


ARTROSIS

ARTROSIS DE RODILLA

Es el desgaste de la articulación de la rodilla como proceso normal de envejecimiento del cartílago o la superficie de la articulación con la degeneración de los meniscos. La rodilla es una de las articulaciones del esqueleto

en la que se desarrolla más la artrosis porque es una articulación de carga, que soporta el peso del cuerpo y aquello que se transporta. La artrosis no suele darse en personas jóvenes, ya que avanza conforme la edad y generalmente tras los 50 años, pero puede suceder.

El hueso que se encuentra bajo el cartílago tiene una mayor presión, provocando tanto dolor como engrosamiento del hueso. Se produce líquido dando lugar a derrames articulares porque las envolturas de las articulaciones se irritan.

Síntomas

Las personas que padecen esta enfermedad tienden a debilitamiento con atrofia de los músculos del muslo porque evitan el movimiento y carga en rodilla que se encuentra mal. Generalmente se siente dolor con la actividad física, incapacidad para caminar o estar de pie un tiempo normal, además de la deformidad de la rodilla de forma progresiva. La artrosis de rodilla se suele manifestar por medio de un dolor agudo tras un tiempo de pie o caminando, en actividades como sentarse o levantarse, caminar por terrenos irregulares, subir y bajar escaleras y otras actividades que afectan a la rodilla. Conforme avanza la enfermedad el dolor se va intensificando, y tras un tiempo sentado se puede notar rigidez y dolor al levantarse. A veces se pone hinchada y caliente. Se pueden sufrir episodios ocasionales de inflamación. Con el tiempo se podrá ir alterando la alineación de la rodilla hacia la parte interior de las piernas como reacción del hueso articular a la artrosis.

Página 24


ARTROSIS

Causas La artrosis de rodilla es un proceso normal de envejecimiento de esta articulación, por lo que se debe generalmente a la edad, pero se puede acelerar por cuestiones como:   

Sobrecarga articular: Lesiones de menisco, deformidades de rodillas, obesidad, etc. Alteraciones de la superficie del cartílago: Enfermedades de metabolismo, reumáticas, etc. Es más frecuente en mujeres que hombres, aunque se desconocen las razones.

Diagnóstico El diagnóstico de esta enfermedad es sencillo, ya que el médico hace preguntas al paciente sobre sus síntomas. Después hace una exploración de la articulación de la rodilla y sus movimientos, y se confirma con una radiografía de rodillas.

Tratamiento No hay un tratamiento que cure la artrosis de rodilla, ya que es un proceso natural del cuerpo. Lo único que se puede hacer es impedir que avance antes de que aparezca evitando los factores que aceleran su aparición e intentar tratar el dolor y sus molestias una vez que se padece.

     

 

Se recomienda mantener un tono muscular adecuado, por lo que es bueno hacer ejercicios como la bicicleta o natación Se puede aplicar calor seco local, para evitar rigidez y dolor Se puede hacer tratamiento con rehabilitación para mejorar las funciones de la rodilla y disminuir el dolor Hay ejercicios que ayudan a calmar la artrosis de rodilla Bajar de peso puede ayudar Hay fármacos para reducir el dolor y la inflamación: analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos como paracetamol, glucosamina, condroitina sulfato, inyección de corticoides intraarticular, inyección de ácido hialurónico, capsaicina tópica. La tracción medial de patela disminuye el dolor Hay quien utiliza la acupuntura para aliviar el dolor, como terapia alternativa

Página 25


ARTROSIS

ARTROSIS LUMBAR La artrosis es una enfermedad articular degenerativa, en la que el cartílago protector que protege la parte superior de los huesos se degenera o se desgasta, lo que provoca inflamación y dolor. También puede ser la causa del desarrollo de osteofitos, o espolones óseos. Estos se desarrollan cuando los extremos de dos huesos se tocan entre sí. La artrosis de la columna vertebral es una ruptura del cartílago de las articulaciones y los discos en el cuello (cervical) y la espalda baja (lumbar). A veces, la artrosis lumbar produce espolones que ejercen presión sobre los nervios de la columna vertebral. Esto puede causar debilidad y dolor en los brazos o las piernas.

En general, la artrosis lumbar ocurre con la edad. Las personas jóvenes pueden sufrirla a través de diferentes causas, como trauma o lesión en una articulación, un defecto genético asociado con el cartílago o una condición que hace que la articulación pierda su adecuada formación. En el caso de las personas menores de 45 años de edad, la artrosis lumbar suele ser más común entre los hombres. Después de los 45 años, la artrosis es más común entre las mujeres. La artrosis lumbar es más frecuente entre las personas con sobrepeso. También ocurre con mayor frecuencia en aquellos que tienen trabajos o pasatiempos que ponen estrés repetitivo en ciertas articulaciones. ¿Cuáles son los síntomas de la artrosis de la columna vertebral? La artrosis lumbar puede causar rigidez o dolor en el cuello o la espalda. También puede causar debilidad o adormecimiento en las piernas o los brazos. Por lo general, la molestia en la espalda se alivia cuando la persona está acostada. Algunas personas experimentan una leve interferencia con las actividades de sus vidas. Para otros, la artrosis se convierte en una deficiencia grave.

Página 26


ARTROSIS Además de los efectos físicos, una persona con artrosis también puede experimentar problemas emocionales y sociales. Por ejemplo, una persona con artrosis que le dificulta las actividades diarias y el desempeño laboral, podría sentirse deprimido.

    

En la mayoría de los casos, el tratamiento de la artrosis vertebral está dirigido a aliviar los síntomas de dolor y a aumentar la capacidad para funcionar de la articulación. El objetivo es tener un estilo de vida saludable.

Aumentar la flexibilidad Mejorar la actitud y el estado de ánimo Fortalecer el corazón Mejorar el flujo sanguíneo Facilitar las tareas cotidianas

Página 27

El tratamiento inicial puede incluir la pérdida de peso, si fuera necesario, y mantener un peso saludable. También puede incluir el ejercicio. Además de ayudar a controlar el peso, el ejercicio también puede ayudar a:


ARTROSIS

ARTROSIS DE CADERA La mayoría de las personas se despierta, se levanta y comienza su día. Muchos no tienen la misma posibilidad. Esta enfermedad afecta a cualquiera e, incluso, logra provocar la invalidez. Quienes la padecen la describen como uno de los dolores más fuertes que se puede resistir. Una molestia que ni el descanso es capaz de aliviar y que de forma inevitable conduce a la pérdida de movilidad. La artrosis de cadera es una enfermedad degenerativa que consiste en el desgaste del cartílago articular entre el fémur y la

Página 28

pelvis. Esta capa de tejido, más blando que el hueso, recubre la superficie de la articulación. Al debilitarse se produce roce y luego la deformación de los extremos óseos, lo que ocasiona dolor, inflamación, rigidez y finaliza limitando la capacidad de moverse. Si bien es difícil identificar su causa, existen factores que predisponen. El doctor Pedro Pablo Amenábar, traumatólogo de Red Salud UC, dice que “es común en personas con secuelas de problemas en su infancia, como displasia o pinzamiento de cadera, infecciones osteoarticulares y enfermedades reumatológicas, entre otros”. Según el especialista la señal más convincente de la aparición de la artrosis de cadera es el dolor, sobre todo al caminar trechos cada vez más cortos: “La pérdida de movilidad se hace evidente en cosas cotidianas como abrocharse los zapatos, ponerse los calcetines, cortarse las uñas de los pies o sentarse en asientos bajos. Todo esto disminuye de manera significativa la calidad de vida de los pacientes”.


ARTROSIS

¿Cuáles son los síntomas de la artrosis coxofemoral o artrosis de cadera? El síntoma básico de la artrosis de cadera o coxofemoral es el dolor de tipo mecánico que se incrementa con el movimiento. Además es posible notar un “crujido” al mover la articulación. El dolor de cadera se localiza en la zona de la ingle y, en ocasiones, en la cadera o la rodilla. Cuando nos duele la cadera normalmente va asociado a un dolor muscular mientras que si es dolor de cadera se reflejará en la ingle generalmente.

Principales molestias Si bien la artrosis de cadera es difícil de detectar con anticipación, ponga mucha atención a los siguientes síntomas: -Dolor inguinal y lateral de la cadera. -Limitación al moverse. -Dificultad para hacer actos cotidianos (Ej: colocarse los zapatos). -Dolor de rodilla y de columna (debido a la rigidez articular).

Consejos útiles Algunas recomendaciones generales que pueden ayudar son: -Usar calzado de absorción de mayor impacto (zapatillas). -Utilizar bastón. -Practicar ejercicios como la natación y la bicicleta, ya que ayudan a prevenir la atrofia muscular.

Página 29


ARTROSIS

FACTORES DE RIESGO Factores de Riesgo asociados con Artrosis Generales Riesgo fuerte positivo   Aumento de la edad  Historia familiar positiva  Obesidad

Riesgo débil positivo  Menopausia precoz  Post oforectomía  Diabetes  Hipertensión

Riesgo negativo  Osteoporosis  Tabaco

Locales  Inestabilidad articular / hipermovilidad  Forma articular anormal (congénita o adquirida)  Trauma  Actividades físicas especiales

Página 30


ARTROSIS

Cartílago articular La anormalidad más temprana es un aumento en el contenido de agua del cartílago: a continuación se produce la desintegración de las grandes moléculas de condromucoproteínas y pérdida de proteoglicanos. Estos aspectos pueden atribuirse a la insuficiencia por fatiga de la red del colágeno. A medida que el cartílago se i vuelve edematoso y blando, la lesión secundaria de los condrocitos puede ser causa de sucesiva desintegración de la matriz debida a la liberación de enzimas celulares. La progresiva deformación del cartílago añade una ulterior sobrecarga a la red del colágeno. Los primeros signos visibles son el reblandecimiento y disociación de la superficie del cartílago. Gradualmente, las hendiduras llegan a ser más acentuadas, hasta que se produce el desgaste evidente o fibrilación del cartílago normalmente liso y deslizante. Las alteraciones tempranas se describen a veces como condromalacia y, si bien no son reversibles, no avanzan necesariamente hasta la destrucción articular completa. Existen incluso pruebas de intentos de reparación en la formación de acumulaciones de condrocitos en el cartílago vaciado de su matriz, y algunos autores afirman que, con ocasión de la insuficiencia del cartílago, aumenta la síntesis de proteoglicanos. Hueso. Hay aumento en la vascularidad y en la actividad del hueso subcondral con áreas de esclerosis y áreas de quistes (quistes subcondrales en las áreas epifisarias de sobrecarga.) o poróticas. El hueso subarticular

reacciona en forma de engrosamiento al aumento de la sobrecarga y en la radiografía se manifiesta en forma de esclerosis en el segmento sobrecargado. Las fisuras en la placa ósea subcondral permiten la transmisión de la presión al hueso esponjoso, lo que conduce a la formación de quistes. La desintegración progresiva del cartílago puede conducir eventualmente a la abrasión de la superficie y a la denudación completa del hueso en las áreas de sobrecarga máxima.

Borde o margen articular: A medida que aumenta la inestabilidad, el cartílago intacto en las áreas desprovistas de carga prolifera y se osifica, produciendo excrecencias óseas (osteofitos). También aparecen crecimientos de cartílago (condrofitos). Este proceso de «remodelación» restaura en cierta medida la congruencia de las superficies articulares con malposición progresiva. Por tanto, el aspecto final está determinado por el equilibrio entre pérdida de cartílago, .

Página 31

fragmentación del hueso, esclerosis trabecular y remodelación osteofítica, o sea, equilibrio entre destrucción y reparación.


ARTROSIS

Cuerpos libres intraarticulares, que pueden ser elementos cartilaginosos, osteocartilaginosos u osteofitos

rotos,

recubiertos

de

cartílago

hialino.

Membrana y cápsulas sinoviales. Por regla general existe cierto grado de inflamación en la artrosis; en ocasiones, la inflamación precede a la lesión del cartílago, pero habitualmente es el resultado de la deposición de restos de cartílago y hueso en la cavidad sinovial. Las partículas penetran entonces hasta las capas subsinoviales y la fibrosis resultante puede extenderse a la cápsula, que llega a engrosarse y se convierte en inelástica; a medida que madura el tejido fibroso, se retrae y limita de esta manera el movimiento.

Tejido peri articular: se encuentran tendonitis o bursitis acompañando a la artrosis tal vez por la sobrecarga mecánica de la articulación. La pérdida de la masa muscular es importante y determina incapacidad o invalidez. Hidrartros. Es decir, aumento del líquido sinovial que aparece amarillento y viscoso.

CLÍNICA Síntomas Dolor. Es la manifestación más típica. Está relacionado con el movimientos se agudiza con su iniciación y se calma en el curso del mismo para volver a aparecer al cabo del tiempo. Es el llamado "ritmo artrósico del dolor. El dolor temprano se alivia con el reposo, pero con el tiempo el alivio se consigue más lentamente. El dolor puede tener tres orígenes distintos: capsular (por acción de fuerzas extremas), muscular (después de ejercicio) y venoso (dolor en reposo). Rigidez. Provoca limitación de la movilidad de la articulación y de la capacidad funcional del miembro. La rigidez de puesta en marcha dura solo unos minutos y reaparece después del reposo prolongado. Con la evolución de la artrosis se hace constante y progresiva. Deformidad de la articulación, en ocasiones y en algunas localizaciones. Generalmente precede al comienzo de la artrosis ( genu varo), pero puede ser también el resultado de un desequilibrio muscular, contractura capsular o inestabilidad articular. Crepitación y ruidos articulares, que traducen la pérdida la lisura del cartílago. Tumefacción. En las articulaciones periféricas puede observarse un derrame articular, engrosamiento sinovial o capsular u osteofitos. Dato importante es la ausencia da fenómenos infecciosos, locales o generales.

Página 32


ARTROSIS

Signos Atrofia muscular. En los casos evolucionados. Palpación dolorosa. Movilidad limitada, pero con frecuencia es indolora excepto en posiciones forzadas. Crepitación. Inestabilidad articular en fase tardía por pérdida de cartílago y hueso, contractura capsular asimétrica y debilidad muscular. Tumefacción por engrosamiento sinovial o por derrame.

SIGNOS RADIOLÓGICOS Los signos radiológicos cardinales son: Disminución de la interlínea articular, como reflejo de la pérdida del cartílago; Osteofitos en los márgenes de la articulación, que no son sino el resultado de la proliferación reactiva del hueso subcondral a la destrucción cartilaginosa; están recubiertos de fibrocartílago; Esclerosis del hueso subcondral, y En ciertas localizaciones (cadera), presencia de geodas o quistes subcondrales que se originan a consecuencia de la hiperpresión interarticular que escapa a través de pequeñas fallas de la cortical. Como signo negativo, no hay osteoporosis regional. En estadios tempranos, la radiografía puede ser normal. En las artrosis avanzadas son comunes grandes deformidades y subluxaciones. Recordaremos que en sujetos asintomáticos la radiografía puede dar signos radiológicos de artrosis, en particular osteofitos, y que más del 40% de los que tienen signos radiológicos de artrosis no tienen clínica. En ocasiones, las radiografías sucesivas muestran una destrucción ósea rápida e importante.

EVOLUCIÓN Se sabe muy poco de la evolución natural de la artrosis. En general la enfermedad evoluciona lentamente de modo no lineal y parte del deterioro funcional o de los síntomas pueden deberse al envejecimiento de la persona. También hay mejorías

Página 33

sintomáticas que pueden depender en parte a adaptación a la artrosis y a cambios en las demandas del enfermo. Los cambios en la Radiología no se correlacionan con cambios en los síntomas ni en la función.


ARTROSIS

1. TRATAMIENTO PREVENTIVO. Las principales guías de práctica clínica consideran que las medidas no farmacológicas deben ser la intervención inicial y constituyen el pilar básico del tratamiento del paciente con artrosis de miembros inferiores. Va encaminado a:  Corregir la obesidad.  Mejorar la movilidad articular con ejercicios.  Restringir las actividades (laborales) que sobre utilicen la articulación afecta.  Preparación psicológica del futuro paciente artrósico, haciéndole comprender que va a llevar una vida activa, aunque con ciertas limitaciones.

En primer lugar la educación del paciente. Las enfermedades crónicas requieren que el paciente asuma responsabilidad en su cuidado. Un paciente bien informado sobre su enfermedad, su pronóstico y su tratamiento, estará mejor preparado para enfrentarse a ella y minimizar sus consecuencias. El enfermo debe conocer su enfermedad y saber que a diferencia de la artritis reumatoide no es probable que desarrolle en el futuro una incapacidad importante. Debe saber que hay que

proteger la articulación del sobre uso, pero evitar el reposo total. El entrenamiento en normas de protección articular permite a la persona con artrosis conocer los cambios que puede introducir en la forma de realizar algunas actividades y/o cuáles evitar. Las técnicas de conservación de la energía reducen el cansancio y permiten ahorrar esfuerzo sobre las actividades cotidianas. En segundo lugar deben aprender el ejercicio terapéutico. La terapia física es muy importante,

Página 34

así deben aprender ejercicios suaves que deben realizar a diario, con el fin de mantener la potencia muscular y un rango de movilidad lo más completo posible de las articulaciones afectadas. En las frases tempranas el dolor se acusa principalmente en los grados extremos de movimiento por lo que el aumento de la amplitud (por el ejercicio o manipulación suave) reduce la sobrecarga capsular. Con esto se consigue aliviar los síntomas y mejorar la función. La mayoría de los enfermos necesita estimulación para


ARTROSIS

mantenerse activos y aprender a alternar períodos cortos de trabajo o actividad con períodos cortos de reposo.

que absorban el shock, corregir un largo de piernas desigual o de deformaciones en angulación (corregir un

En tercer lugar, se debe reducir el "stress" (la carga) articular lo que puede aliviar y mejorar el pronóstico. Los obesos con artrosis de las articulaciones de las extremidades inferiores genu varo). Evitar las actividades que resulten en impacto repetido (algunos deportes, posiciones del trabajo) o

deben ser ayudados a bajar de peso. El uso de bastón reduce la carga de la rodilla o cadera contra lateral en un 30% a un 60%. Otras medidas son el uso de zapatos con suelas las que produzcan dolor prolongado post ejercicio.

2. TRATAMIENTO SINTOMÁTICO DEL DOLOR. Reposo relativo o periodos intermitentes de reposos completo.

Fármacos.

En

La

artrosis

hay

un

abuso

en

el

uso

de

drogas.

El uso de analgésicos simples regularmente o según demanda es útil. 

Paracetamol. Debe ser utilizado como fármaco de primera línea en el tratamiento de la artrosis en pacientes con dolor leve o moderado en dosis de hasta 4 gramos al día.

Analgésico opioides. Su uso se reserva a los episodios de reagudización del dolor crónico, en breves periodos de tiempo y considerando la posible aparición de efectos adversos.

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) alivian el dolor y la rigidez en un grupo de enfermos, al menos por un corto plazo. Están indicados en pacientes que no responden de forma adecuada al tratamiento con paracetamol. El uso prolongado de AINE conduce a numerosas complicaciones por su toxicidad potencial y se ha descrito que algunos AINE aceleran el daño articular.

Los corticoides intraarticulares sólo están indicados en los casos de sinovitis agudas con derrame inducidas o no por cristales.

Condroprotectores. Son unas sustancias, que tienen un efecto beneficioso sobre el cartílago articular afectado por una enfermedad degenerativa articular.

Página 35


ARTROSIS

Algunas sustancias se encuentran formando parte de los proteoglicanos, componentes normales del cartílago articular y del líquido sinovial. Entre estos se encuentran los:   

glicosaminoglicanos polisulfatados (Gags), los precursores de los mismos (Pre Gags), y el glicosaminoglicano no sulfatado como el ácido hialurónico.

E

l uso de componentes naturales del cartílago hialino y líquido sinovial, tales como los glicosaminoglicanos (Gags) o sus precursores aminoazúcares (Pre Gags), así como el ácido hialurónico, tienen un efecto beneficioso en el tratamiento de la enfermedad degenerativa articular. Sin embargo, la utilización racional de los mismos no debe generar expectativas desmesuradas. Los Gags son productos mayormente extraídos de traquea y pulmón bovinos, y de cartílago de tiburón, siendo el más utilizado el condroitin sulfato. Estructuralmente son cadenas de polisacáridos y constituyen uno de los cuatro componentes de los proteoglicanos. Estos a su vez forman una parte importante del cartílago hialino. Su efecto condroprotector fue demostrado en estudios in vitro e in vivo, ya que inhiben la fibrilación y erosión del cartílago mejorando la retención de proteoglicanos por él mismo. A su vez tienen un efecto

Página 36

antiinflamatorio al bloquear las enzimas condrodestructoras que aparecen en los procesos degenerativos.

Los pre Gags son las sustancias precursores de los Gags. La glucosa mina es el sacárido más importante que se encuentra en los Gags. Su efecto provendría del aporte a los condrocitos, de una matriz para la síntesis de glicosaminoglicanos articulares. Actualmente se comercializa en forma de sulfato de glucosa mina e hidrocloruro de glucosa mina. Existen varias hipótesis en cuanto al mecanismo por el cual ejerce su acción analgésica: disminución de los radicales su peróxido e inhibición de la síntesis de óxido nítrico inicialmente. Posteriormente se complementaría a largo plazo con un efecto sobre las actividades metabólicas del cartílago, estimulando la fase anabólica con producción de proteoglicanos y deprimiendo las catabólicas, frenando así la actividad del metal proteasas.


ARTROSIS

Los estudios que se han efectuado sugieren que la dosis ideal es de 1500 mg de glucosa mina y 1200 mg de condroitin sulfato. La duración del tratamiento debe ser al menos de 8 semanas o constante mientras dure el beneficio. Se obtiene menos benéficos en pacientes en estados avanzados de enfermedad degenerativa, ya que el cartílago articular ha desaparecido, y la articulación se ha vuelto "seca" por falta de líquido sinovial. El sulfato de glucosa mina y de condroitina, presenta un efecto antiinflamatorio entre 50 y 300 veces más bajo que la indometacina, pero la toxicidad de ésta es de 1000 a 4000 veces mayor. Por otra parte, la tolerancia de este fármaco es similar a la del placebo por lo que, cuando se administra no precisa ningún otro medicamento adicional para proteger la mucosa gástrica. Efectos

Se han hecho estudios para valorar los efectos adversos del tratamiento con glucosa mina y han habido pocos efectos adversos o abandonos de estos estudios. Tendieron a ocurrir menos frecuentemente en los pacientes con glucosa mina que en los que se encontraban en el grupo de los AINEs. Un estudio de gran tamaño no enmascarado con 1208 pacientes tomando glucosa mina oral a dosis de 1.5 g/día durante 13 a 99 días presentó 28 pacientes que suspendieron el tratamiento debido a efectos adversos. Los efectos adversos que se hallaron en más de 1% de los pacientes fueron dolor epigástrico/molestia, pirosis, diarrea, y náuseas. Comentario La evidencia que la glucosa mina y la condroitina son efectivas en artrosis continua en construcción. Hay dos revisiones de las "buenas" de los estudios más antiguos y pequeños, que han llegado a esta conclusión, y un nuevo ensayo aleatorizado de cierta calidad que demuestra un claro efecto modificante de la enfermedad, demostrando también una mejoría en el dolor y la funcionalidad y ausencia de daño a largo plazo. Añadido a esto es el volumen acumulativo de evidencias anecdóticas de profesionales quienes han prescrito glucosa mina con buenos resultados, y de aquellos individuos que lo han usado y han informado de los mismos buenos efectos. Podríamos aun argumentar que carecemos de resultados de un gran estudio aleatorizado usando una preparación estandarizada de glucosa mina, e independiente de los fabricantes. Eso está en camino. Los Institutos Nacionales de Salud en USA están financiando cuantiosas investigaciones en el área de terapias complementarias, y la glucosa mina está cerca de, si no en la cima, de la lista. Un punto práctico que surge de varios estudios es que la glucosa mina tarda un mes en demostrar sus efectos plenamente. Otra cosa es que ahora tenemos alguna evidencia que la condroitina es también eficaz . Una tercera, es la evidencia sobre la formulación y la estabilidad, que es notable por su ausencia. No hay ayuda, hasta ahora, para escoger una de las diferentes preparaciones disponibles como la mejor (si es que existe alguna mejor).

adversos

Página 37


ARTROSIS

Ácido hialurónico interarticular

(Viscosuplementación). Es el componente principal del líquido sinovial, pero el que se utiliza comercialmente es sintético. Cuando se lo inyecta en una articulación artrósica aumenta la viscosidad del mismo, mejorando la lubricación y la nutrición del cartílago. Permanece en la articulación solamente 48 horas, pero la duración de la mejoría es de 6 a 12 meses. Se dan una serie de 3-5 inyecciones intraarticulares. Usted no puede tener éstos inyecciones si usted es alérgico a los huevos o a las plumas. El ácido hialurónico es una terapéutica cada vez más utilizada en el tratamiento de la artrosis debido a sus propiedades analgésicas y regeneradoras del cartílago articular. Acción. El ácido hialurónico es un componente importante de las matrices extracelulares corporales y está presente en unas concentraciones particularmente altas en el cartílago y líquido sinovial. El ácido hialurónico endógeno proporciona viscoelasticidad al líquido sinovial, fundamental para sus propiedades de lubricante y amortiguador, y esencial para la correcta estructura de los proteoglicanos en el cartílago articular. La administración interarticular de ácido hialurónico mejora la movilidad de las articulaciones con la superficie del cartílago degenerada y con alteraciones patológicas en el líquido sinovial. Los

efectos beneficiosos del ácido hialurónico exógeno pueden derivarse de sus interacciones con algunos componentes de la cavidad sinovial (sinoviocitos y condrocitos). El mecanismo de acción de este ácido y su máxima tolerancia la tiene cuando se administra por infiltración interarticular. Está indicado no sólo para rodilla, sino también en hombro, tobillo y cadera. La efectividad de la terapia con la administración de ácido hialurónico se produce en las fases iniciales o intermedias de la artrosis.

El ácido hialurónico es una molécula de acción sintomática lenta y duradera, de modo que se prolonga durante seis meses o más tiempo incluso. Ejerce un efecto sobre la inflamación al actuar sobre determinados radicales libres del oxígeno e inhibir la migración y quimiotaxis leucocitaria así como la fagocitosis por mono nucleares y al reducir la síntesis de prostaglandinas E2 y de bradicinina. Uso terapéutico: Tratamiento sintomático del dolor y de la función articular en la artrosis de rodilla. También se puede usar en la postcirugía de osteotomía.

Página 38

Se indicó en condromalacia rotuliana, condromalacia fémoro-patelar y lesiones unicompartimentales con mejora funcional y reducción del dolor. Se ha demostrado que, la inyección intraarticular de ácido hialurónico en la


ARTROSIS

rodilla mejora los parámetros de calidad de vida, como andar, subir escaleras o entrar y salir de vehículos, y que después

de un año del ciclo de inyecciones no se han observarse pérdidas adicionales de espacio articular radiológico

.

Presentación: Se presenta en viales y jeringas precargadas conteniendo 2 ml de solución. Como conclusión, para un uso racional de los condroprotectores no debemos esperar de ellos más de lo que pueden aportar. Si no se lo

acompaña de un manejo dietético y un control de la actividad física, la artrosis evolucionará sin ningún retraso. Su efecto antiinflamatorio mejorará el bienestar del paciente, pero el ejercicio y el sobrepeso, tarde o temprano destruirán el cartílago, agravando el proceso degenerativo.

Otros condroprotectores son el ácido graso omega 3. Su acción protectora se debe a un efecto antiinflamatorio al bloquear leucotrienos y prostaglandinas que aparecen en la enfermedad degenerativa articular. Actualmente no están comercializados.

MECANISMO DE ACCIÓN.

Inhibe las citoquinas pro-inflamatorias y pro-catabólicas como la interleuquina-1, que desempeña un importante papel en la degradación del cartílago articular, e inhibe la producción y liberación de enzimas que degradan el cartílago (colagenasa y estromelisina). 1. La diacereína se ha comercializado únicamente para el tratamiento sintomático de la artrosis, no habiendo demostrado su utilidad en frenar la progresión de la enfermedad. 2. Su inicio de acción es lento, entre 4-6 semanas, siendo necesario en ocasiones simultanear su administración con la de un analgésico o AINE hasta la aparición del efecto. La reducción sintomática alcanzada permanece por lo menos 2 meses tras la suspensión del tratamiento. 3. Comparado su eficacia frente a otro fármaco, no ha mostrado claras diferencias en el control del dolor o la progresión del deterioro funcional. 4. La principal reacción adversa es la diarrea, de alta incidencia, dependiente de la dosis. La tasa de abandonos en ensayos clínicos fue muy alta. 5. Se han realizado pocos ensayos clínicos del medicamento, y se desconoce la relevancia clínica de los resultados obtenidos en ellos.

Página 39


ARTROSIS

EPIDEMIOLOGÍA La prevalencia de cambios radiológicos (RX) en adultos norteamericanos es de 33%. Las principales articulaciones comprometidas en la OA son las manos, los pies, las rodillas y las caderas. Entre los factores que afectan la prevalencia se encuentran: - Edad: Un tercio de los adultos entre 25 y 74 años de edad tienen evidencia RX de OA en al menos uno de esos sitios (datos de EEUU). La prevalencia aumenta con la edad en todas las poblaciones estudiadas.

Página 40


ARTROSIS

Sitio Articular Edad < 55 años

Sexo Hombres Mujeres 55-65 años Hombres Mujeres >65 años Hombres Mujeres Prevalencia de OA Sintomática en EEUU

Cadera 1% 3% 3% 2% 6% 4% 0,7%

Rodilla 2% 5% 10% 20% 25% 40% 1,6%

IFD 10% 20% 45% 60% 50% 80% 3%

Porcentaje de 80%-90% 30%-40% 10%-20% enfermos con cambios RX avanzados que presentan síntomas hombres = mujeres > hombres mujeres > hombres

Sexo: La OA de rodillas y la OA de manos predominan en las mujeres. La relación mujer: hombre es de 1.5 a 4: 1. Además aumentan marcadamente en la sexta década. La OA de cadera es menos frecuente, se asocia y se distribuye por igual en ambos sexos o con leve predominancia masculina. La asociación con la edad es lineal. - Geografía: La OA es de distribución mundial. Sin embargo existen variaciones geográficas, como por ejemplo la OA de caderas es rara en las poblaciones de Asia y África, en cambio la OA de rodillas es muy común en negros de EEUU.

Página 41


ARTROSIS

GLOSARIO Genética.- es el campo de la biología que busca comprender la herencia biológica que se transmite de generación en generación.

Hialuronato.-

es un polímero estable, con una alta propiedad hidrófila, no genera respuesta inmune y tiene capacidad visco-elástica. Puede mostrar una propiedad lubricante cubriendo la superficie del tejido.

Subluxación.-

es un desplazamiento de una articulación por estiramiento de tejidos

blandos.

Crujidos.- sonido que se produce al crujir la madera, la tela o algo. Diartrodiales.- es la unión entre dos o más huesos, un hueso y cartílago o un hueso y los dientes.

Osteolitos.-

son excrecencias óseas, hiperostosis en sitio de anclaje de las fibras de Sharpey. Provocan osteoartritis

Estrógenos.-son

hormonas sexuales esteroideas (derivadas del ciclopentanoperhidrofenantreno) de tipo femenino principalmente, producidos por los ovarios, la placenta durante el embarazo y, en menores cantidades, por las glándulas adrenales.

Espondilosis.- es causada por el desgaste crónico de la columna cervical. Condrolisis.-

Desaparición del cartílago articular como resultado de la lisis o degeneración del mismo. Se presenta con mayor frecuencia en la articulación coxofemoral y está acompañado de dolor y rigidez. Ancorina.- Proteína integral de la membrana.

Fibronectina.-

Es una glicoproteina dimérica presente en la matriz extracelular (MEC) de la mayoría de los tejidos celulares animales compuesta por dos subunidades muy largas unidas por puentes disulfuro situados cerca del extremo carboxilo

Página 42


ARTROSIS

Esclerosis Subcondral.-

es una enfermedad que impacta sobre los huesos de las personas que tienen artrosis, concretamente en la zona de las articulaciones.

Hemartrosis.- Derrame hemático en el interior de una articulación. Laxitud.- Flojera, falta de fuerza o de tensión en los músculos. Deformidades.- es una diferencia notable en la forma del cuerpo o parte del cuerpo, u órgano del cuerpo (interno o externo) comparada con la forma promedio de la parte en cuestión. El 3% de los recién nacidos en el mundo nacen con una malformación desde muy leve hasta muy grave.

Radiología.-

es la especialidad médica y odontológica que se ocupa de generar imágenes del interior del cuerpo mediante diferentes agentes físicos

Evolución.-

es el conjunto de transformaciones o cambios a través del tiempo que ha originado la diversidad de formas de vida que existen sobre la Tierra a partir de un antepasado común.

Epifisiarias.-

es una enfermedad genética que afecta el crecimiento y remodelación del hueso que forma parte del grupo de las displasias óseas.

Corticoides.-

son una variedad de hormonas del grupo de los esteroides (producida por la corteza de las glándulas suprarrenales) y sus derivados.

Opiáceos.- se refiere a los alcaloides presentes en el opio, un extracto de la exudación lechosa y blanca obtenida de la incisión de la cápsula de la amapola o adormidera.

Página 43


ARTROSIS

Conclusiones Por medio de este tema hemos llegado a la conclusión de que la artrosis debe ser tratada a tiempo para evitar una deformación en los huesos. También debemos tomar en cuenta todos los síntomas ya que aún mínimo malestar hay que acudir a donde un médico especialista para que así de un diagnóstico adecuado.

Página 44


ARTROSIS

Recomendaciones Una de las mejore recomendaciones es de que acudan al médico para que así conozca lo grave que es esta enfermedad y así evitar futuras de formaciones. Además cabe recalcar que para esta enfermedad no hay cura solo hay tratamientos para aliviar el dolor es por eso que a las personas que padecen esta enfermedad se recomienda que no dejen de seguir el tratamiento al pie de la letra par que así tengan un nivel de vida estable.

Página 45


ARTROSIS

BIBLIOGRAFÍA  Rubio-Terrés C, Möller Parera I, Tomás Campeny E, Vergés Milano J. Análisis farmacoeconómico del tratamiento de la Artrosis con condroitín sulfato en comparación con AINE. Atención Farmacéutica 2004; 6:15-27.2 3.

 Leeb BF, Schweitzer H, Montag K, Smolen J. A metaanalysis of chondroitin sulfate in the treatment of osteoarthritis. J Rheumatol 2000; 27:205-11.2 4.

 Eugenio-Sarmiento RM, Manapat BHD, Salido EO. The efficacy of choindroitin sulfate in the treatment of knee osteoarthritis: a meta-analysis. Osteoarthritis Cartilage 1999; 7(Suppl): S35.

Página 46


ARTROSIS

Pรกgina 47


Artrosis pdf