Page 1

Ă rea de Ciencias Naturales EducaciĂłn Ambiental

Estrategias para un desarrollo amigable con el medio ambiente


Botellas plásticas PET Es hora de tomar decisiones basadas en la realidad de los hechos y en el impacto intolerable de los plásticos sobre el medio ambiente y la salud. Decisiones que tengan en cuenta toda la población mundial: para los países desarrollados, los que viven en vías de desarrollo y que se están ahogando en residuos de plástico.

Lo normal es que los plásticos terminen en la basura o en el medio ambiente, con un costo terrible para el planeta y la salud humana, no sólo ahora, sino para muchas generaciones futuras.


Desde que se fabricaron los primeros plásticos, hace más de 100 años, su uso ha aumentado en forma gradual, hasta convertirse en materiales insustituibles en la sociedad actual. La posibilidad de producir plásticos con propiedades muy variadas los ha llevado a llenar nichos en sectores tan diversos como las telecomunicaciones, la industria automotriz o el envase y embalaje, por citar sólo algunos ejemplos. El aumento en el uso de materiales plásticos se deriva no sólo de su versatilidad, sino de una tendencia global de aumento en el uso de recursos por parte de la sociedad; la economía actual se sostiene en una dinámica de consumo constante, que provoca una gran presión sobre el planeta debido a la extracción de materias primas. En este contexto, no sólo se obtienen y transforman recursos naturales; también se genera una gran cantidad de residuos que la Tierra no puede asimilar. Con frecuencia la preocupación sobre estos desequilibrios ambientales se centra en materiales específicos, como es el caso de los plásticos. Fragmentación y dispersión global El plástico en el medio ambiente comienza en seguida a fragmentarse en partículas cada vez más pequeñas, capaces de ser transportadas a grandes distancias por el viento y el agua. Algunas partículas son tan pequeñas que no pueden verse a simple vista. Por pequeñas que sean siguen siendo no biodegradables y tóxicas. Las grandes manchas de basura En los oceános de todo el mundo (las zonas centrales de los mares) ya hay más plástico en suspensión que plancton (es decir, más plástico que comida). Son las llamadas “grandes manchas de basura”. En su gran mayoría están compuestas por fragmentos pequeños (menos de 4 mm) y dispersos en superficies gigantescas (la mancha del Pacífico es mayor que EEUU) por lo que es imposible verlas a simple vista, y mucho menos limpiarlas. Son gigantescas “sopas” de plástico.


Un estudio de 2010 estima que entre 5 y 13 millones de toneladas métricas de plásticos terminan en el mar cada año. En la actualidad se calcula que de media hay 13.000 plásticos por milla cuadrada de océano, con un peso total de 100 millones de toneladas Cadena alimentaria marina contaminada Los estudios confirman que la cadena alimentaria marina, de la cual depende el hombre, está contaminada. Para empezar los seres microscópicos que componen el plancton marino comen microplásticos, al igual que animales filtrantes como los mejillones. También los peces de muchas especies comunes se están alimentando con fragmentos de plástico. La ciencia apenas está comenzando a estudiar este fenómeno, y poco se sabe de su impacto en la salud de los animales y las personas.

Absorción de contaminantes Además de la toxicidad propia del plástico, las partículas de plástico en el mar tienen la propiedad química de atraer y acumular contaminantes hidrofóbicos (es decir aceitosos) del agua de mar, como DDT y PCBs. Es decir, que los plásticos son “esponjas” químicas para contaminantes peligrosos que llegan al mar procedente de la agricultura y la industria y les abren la puerta para que entren en la cadena alimentaria.


Secreción de disruptores endocrinos A la vez que el plástico atrae y acumula ciertos tóxicos, también segrega otros que contaminan el agua del mar. El 100% de las muestras de agua de mar recogidas contienen bisfenol A, un potente disruptor endocrino cancerígeno empleado en la fabricación de policarbonato y otros plásticos.

Sabías que… La Organización Mundial de la Salud y la UNEP han declarado conjuntamente que la disrupción endocrina (uno de los efectos del plástico) es una crisis global. Un grupo internacional de 10 científicos ha solicitado que los gobiernos declaren el plástico como residuo peligroso.

¿Existen plásticos “verdes” o “ecológicos”?

La industria del plástico ha invertido mucho dinero en fomentar la cultura de usar y tirar en la que vivimos. Ahora que la verdad sobre los peligros del plástico está saliendo a la luz, la industria busca formas de asegurarse que sigamos adictos a lo barato, a lo fácil y a lo desechable. Para comprender en qué medida los nuevos materiales sintéticos puede ser una solución o no a nuestra crisis de contaminación por plásticos hay que primero aclarar muchas de las mentiras y verdades a medias propagadas por la industria.


Jugando con la confusión de términos El que un plástico esté elaborado total o parcialmente con materia orgánica (maíz por ejemplo) no significa que sea biodegradable. No es lo mismo bioplástico que plástico biodegradable. Hay bioplásticos que duran cientos de años en el medio ambiente, contaminando igual que los demás.

¿Qué significa “biodegradable”?

En el mundo del plástico la definición de “biodegradable” se puede aferrar a muchos estándares diferentes, la mayoría creados por la propia industria. Por ejemplo ciertos plásticos “biodegradables” sólo

lo

son

en

plantas

de

compostado

industrial

a

altas

temperaturas.

Otros

no

son biodegradables en agua de mar.

Toxicidad

Los plásticos biodegradables al igual que los convencionales también necesitan de cientos de aditivos químicos. Estos ingredientes a menudo están sujetos a los secretos industriales. Es decir que estamos en las mismas que con los plásticos convencionales en cuanto a toxicidad se refiere; no sabemos qué sustancias tóxicas pueden pasar a la comida o a la bebida que nosotros ingerimos. Tampoco sabemos qué tóxicos van a quedar en el terreno, en el agua o en los seres vivos tras su “biodegradación”. Huella medioambiental


Paradójicamente fabricar bioplásticos es más contaminante y genera más CO 2 que fabricar plásticos con petróleo. Los bioplásticos necesitan suelo, agua, fertilizantes, abonos, cultivos (a menudo transgénicos), manufactura, transporte, etc. además de aditivos químicos. Inviabilidad En el supuesto imaginario de que fuera viable técnica y económicamente (que lo no es) reemplazar con bioplásticos las 280 millones de toneladas de plástico que el mundo fabrica al año, esto tendría consecuencias catastróficas para el medio ambiente y causaría una crisis alimentaria global al disparar los precios de la comida. Las mentiras del greenwashing La industria le llama “verde “natural” y “ecológico” a cualquier cosa que le conviene. El ejemplo más notorio de este “greenwashing” (lavado de imagen verde) es la “plant bottle” de Dasani y Coca Cola. Según su publicidad, esta botella identificada con un tapón verde y un logo de una hojita verde “está elaborada hasta en un 30% con plantas”. Aparte que ese porcentaje podría ser cualquier cosa entre 0% y 30%, la realidad es que, como la propia empresa reconoce, se trata de una botella de PET con tapón de HDPE, es decir plásticos comunes y corrientes que duran cientos de años en el medioambiente. La única diferencia es que se le ha añadido algo (entre 0% y 30%, no se sabe) de etanol, el cual es un alcohol industrial destilado del maíz. Como el maíz es “una planta” y de ahí el término “plant bottle”.

Estudio elaborado por el World Economic Forum y Ellen MacArthur Foundation


Un nuevo estudio elaborado por el World Economic Forum y Ellen MacArthur Foundation estima que si nuestra cultura continúa con su uso irresponsable del plástico los océanos del mundo contendrán más plástico que peces en el año 2050. El estudio se enmarca en el seno del informe titulado La Nueva Economía de los Plásticos, en el que se analizan los retos y las oportunidades de innovación derivados del uso actual del plástico a nivel global. Este mismo estudio estima que, si no hay cambios, hacia el 2050 la fabricación de plástico, a nivel global, consumirá el 20% de la producción de petróleo y será responsable del 15% de las emisiones de carbono. De acuerdo con el informe, cada año entran en los océanos 8 millones de toneladas de plástico, la mayoría de las cuales corresponden a embalajes y botellas PET.

TIEMPO DE DEGRADACIÓN DE ALGUNOS PLÁSTICOS


Desengánchate del plástico La contaminación por plástico es sobre todo un problema de mal uso de un material eterno y tóxico, no de mala gestión de residuos. Por ello, para solucionar este problema de verdad tenemos que cambiar nuestros hábitos de usar y tirar y replantear la manera en la que producimos y consumimos. El movimiento para rechazar los plásticos de usar y tirar está ganando mucho dinamismo en países como Estados Unidos, Holanda, Alemania, Irlanda, Reino Unido, India, Ruanda, Uganda… Para avanzar hacia un mundo libre de plásticos y de sus efectos tóxicos hay que tener decisión, convertirse en un ciudadano activista, y aprender a reducir la huella personal de plástico lo más posible.


EVITEMOS EL CONSUMO DE PRODUCTOS QUE SEAN ENVASADOS EN BOTELLAS PLÁSTICAS, Y OTRAS PRESENTACIONES DEL PLÁSTICO QUE SE UTILIZAN EN NUESTRA VIDA DIARIA. REDUCIR EL CONSUMO DE USAR Y TIRAR

Tomado http://elplasticomata.com/oceanos-y-playas-de-plastico/ http://science.sciencemag.org/content/347/6223/768 http://www.bbc.com/news/science-environment-16709045 http://planetearth.nerc.ac.uk/news/story.aspx?id=1343&cookieConsent=A


Profile for johanna

Cartilla  

Cartilla  

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded