Issuu on Google+

3B

EL HERALDO Domingo 12 de abril de 2009

opinión

AIG: se buscan vivos o muertos Por Gina Montaner*

E

s como el Lejano Oeste, cuando en las tabernas aparecían carteles de búsqueda y captura de los más temibles forajidos. Los altos ejecutivos de AIG (American International Group) son hoy los Jesse James y Liberty Balance que antes campeaban a sus anchas en Wall Street. Ya Michael Douglas los había inmortalizado en el cine con aspecto de chacales elegantes vistiendo camisas a rayas y tirantes de marca. En la exclusiva tienda Brook Brothers compraban trajes de impecable merino y en los clubes

de moda de Nueva York muchos de ellos descorchaban botellas de la Veuve de Cliquot para celebrar sus hazañas bursátiles. Eran los tiempos de la burbuja financiera, de la gran especulación y bonos millonarios que se derrochaban en resorts de las mil y una noches. Ya sabemos cómo acabó esta orgía que parecía perpetua: con las más grandes compañías financieras llorando miserias ante el Congreso de los Estados Unidos y pidiendo limosna a un Estado que cada vez se comporta más como una dama dedicada a la caridad pública. Mientras a Lehman Brothers lo dejaron pudrirse en un rincón, AIG fue un pordiosero más afortunado y recibió millones antes de hundirse por su mala gestión. El gobierno aseguró que proteger a AIG era una forma de salvarnos todos y economistas como el Premio

Nobel Paul Krugman han dado por buena la receta, advirtiendo que los bailouts son un mal necesario para prevenir la debacle mundial si se permite el orden natural de la selección de las especies que defiende el capitalismo darwiniano. Bien, ahora también sabemos que la junta de directivos de AIG tomó de la dádiva un total de 165 millones de dólares para repartir entre los ejecutivos de la división financiera. Pudo más la nostalgia por el caviar, las mansiones y las vacaciones sibaritas que el deber de poner en orden los números de

La administración Obama ha querido aplicarle un torniquete a esta herida social que se desangra, pero ya es muy tarde.

la empresa. Era inevitable el sentimiento de rencor social entre una población que apenas mantiene vivo su plan de retiro o 401 K y lucha por no perder sus viviendas. El espíritu versión light de la Revolución Francesa recorre el tejido social de un país en recesión. De la noche a la mañana los Wonder Boys del mercado de valores se esconden en sus chalés como María Antonietas asustadas por la sombra de la guillotina. El pueblo siempre quiere sangre a modo de castigo ejemplar y los jefes de AIG huyen hasta de las cuchillas Gillette. La administración Obama ha querido aplicarle un torniquete a esta herida social que se desangra, pero ya es muy tarde. Con la anuencia de un Congreso adormilado, aprobaron el plan de salvamento sin incluir cláusulas legislativas que velaran por el destino y manejo de la sub-

Personajes vención. Lo que ha hecho AIG con la limosna puede ser moralmente reprochable, incluso repugnante, pero es legal. Como simple accionista, el gobierno tiene las manos atadas frente a la directiva de la corporación. O sea, se encuentra en la misma situación que cientos de miles de individuos cuyas acciones están al desamparo de los manejos y triquiñuelas de unos pocos que deciden por muchos que al final no tienen ni voz ni voto. En vista de la torpeza infinita de los políticos, la imaginación colectiva juega con descabelladas fantasías en las que los ejecutivos de AIG pagan por su desvergüenza. Un congresista republicano ha llegado a sugerirles que lo más honroso sería el suicidio. Eso es confundir a los de Wall Street con samuráis. Qué ingenuidad.

rubiano y reelección Recomienda a Uribe no aspirar

Terminó la Semana Santa, pero el paso de la misma dejó un abierto enfrentamiento entre la Iglesia Católica y el Gobierno, tras la recomendación del cardenal Pedro Rubiano al presidente Álvaro Uribe de no aspirar a un tercer mandato consecutivo. El prelado abogó por la libertad de los secuestrados en Colombia y pidió un diálogo sincero entre Gobierno y guerrilla para lograr la reconciliación nacional.

*Periodista cubana

“La excepción confirma la regla” SPUTNIK Por Joachim Hahn

L

os adagios populares poseen una sabiduría contundente. Cuando se observa con nauseabundo sentimiento -mezcla de tristeza, asco, rabia- el espectáculo carroñero de despedazamiento de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico, vale la pena preguntarse…..¿será la CRA excepción o regla? Sospechosamente fácil, desde el ciudadano humilde hasta los más encumbrados burócratas ministeriales, caemos en la trampa de la flagelación: se trata de un típico caso, dicen allá en Bogotá, de la corruptela costeña; ahí estamos pintados, afirmamos desesperanzados aquí. Y todos finalizamos aliviados con la misma ilusión equivocada -aquí- e hipócrita -allá: hay que exigir la intervención de las autoridades nacionales. Del Ministerio, Procuraduría y demás “ías”, mejor aún, del Presidente mismo. ¡Que venga a componer esta vaina!. Y, por supuesto, coincidimos al unísono: una vez más, son (somos) incapaces de administrar sus (nuestras) au-

tonomías y recursos. El caso de la CRA hay que analizarlo con menos apasionamiento y más criterios. Pues podría ser una extraordinaria oportunidad -no para una intervención centralista- sino para un futurista paso de integración regional. Hay que preguntarse si la cínica saña y el destructivo cortoplacismo con que se ha administrado es un hecho aislado o, por el contrario, es más común de lo que se cree. Aquí surge la primera y grande sorpresa: solo un par de las corporaciones autónomas del país funcionan bien…¡la CRA no es una excepción, es la regla!. Solo que momentáneamente la más notoria y la más podrida. Pero el asunto no se detiene ahí. Ojalá la CRA fuera sólo un caso más de la tradicional politiquería de provincia y sus aliados nefastos, el clientelismo y la “contratitis”. Es un mal muy grave, pero menor en trascendencia. Quedarnos en ese punto para el análisis y, sobre todo, para las propuestas de solución, representaría otra lamentable equivocación. Una, cuya ineludible cuenta de cobro será regional y la pagaremos todos, incluyendo a nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. La deforestación de la Sierra Nevada y el suministro de agua para la mitad del Caribe y para una importantísima actividad agroindustrial. La existencia física de las ciudades, puertos, infraestructura costera y la

acelerada erosión marina. El futuro de la industria turística y la biodiversidad. Las ciénagas y el control de las inundaciones. Estos son apenas ejemplos en los que hay una clara y dura lección: la administración del ambiente no debe circunscribirse a límites políticos. Y otra como para Ripley: ¡uno solo de nuestros ríos es administrado por cinco entes diferentes, cada uno sujeto al mismo clientelismo y corrupción, pero de clanes diferentes!. Nuestro futuro ecológico -el de todo este bello país y, muy especialmente, el del promisorio Caribe colombiano- fue condenando el día en que se fraccionó políticamente la administración de sus ecosistemas. Nuestra ignorancia es peor que la corrupción. Y muchísimo más costosa, según lo ha demostrado el Dr. Eduardo Posada Flórez. Si -como dicen por ahí con mucho bombo y poco contenido- “el Caribe nos une”, éste es el momento de hacerlo realidad: hay que acabar con esta parcelación absurda y crear una sola entidad Caribe para la administración provechosa, sostenible y autónoma de nuestro más común y preciado bien: nuestra ecología. La nuestra. Porque hay otro sabio adagio: “divide y vencerás”. En este caso “divide y perderemos todos todo”. jhahn@uninorte.edu.co

Aprovechando el cumpleaños 196 de Barranquilla, la administración distrital anunció la puesta en marcha de una iniciativa denominada “Abril… obras mil”, que incluye la inauguración de distintas obras de beneficio social y el inicio de otras, en distintos sectores. El alcalde Alejandro Char dijo que la ejecución de proyectos relacionados con mejoramiento de infraestructura vial, educativa, de salud, es el mejor regalo que le puede dar a la ciudad.

sea régimen en el que el pueblo ejerce la soberanía, aunque delegándola en sus gobernantes como en efecto opera en nuestro país, al consagrar en la Constitución Nacional como principio fundamental la denominada “Democracia participativa” y “Pluralista” con prevalencia del interés general, y justamente, con base en cuyos postulados es que han procedido tan importante número de colombianos para poder satisfacer su justa aspiración de que en nuestro Nación se terminen de consolidar los resultados que esta administración le ha venido deparando en beneficio de la colectividad. En este orden de ideas, corresponde al Congreso, para no incurrir en un burdo desacato a la clara voluntad de los tantos millones de promotores del referendo sobre su clara intención al suscribir

el documento de reelegir de inmediato al actual mandatario, adecuar su texto a tan evidente propósito, vale decir, en el sentido de interpretar que su única condición es que el mandatario haya sido elegido en 2 periodos consecutivos, para así ser consecuente o acorde con la denominada “Verdad Lógica” o sea la conformidad o adecuación del entendimiento con su objeto, o del pensamiento con la realidad, que en el caso concreto no pudo ser otro que la reelección inmediata. Por lo tanto si bien desde el punto de vista teórico se puede seguir ejerciendo el derecho a disentir, inclusive con los reiterados sofismas de distracción que aparentan alguna lógica para combatir la reelección, independientemente del reconocimiento que el pueblo desea brindar al Presidente por su gestión,

pienso que en el momento no resulta conveniente desde el punto de vista practico ensayar con ninguno de la serie de candidatos que aunque de buena fe se andan proclamando a cambio, ante el riesgo de caer en manos de poderosas coaliciones presuntamente movidas y estimuladas por las conocidas organizaciones político terroristas que a nivel continental amenazan a nuestro país con el poder del petróleo y del dinero del narcoterrorismo, e inclusive con aliados en nuestro territorio que olvidando su pasado criminal como dirigentes destacados de la organización terrorista que tan cruelmente atentó contra las instituciones asesinando magistrados en asocio con la mafia, hoy se atreven a identificarse como depositarios de la moral para continuar engañando al pueblo en contra del gobierno.

medellín Violenta La ciudad tiembla por los narcos

El Ejército militarizó las comunas de barrios pobres de Medellín, luego de que se registraran la semana pasada 29 muertes violentas, que son atribuidas a choques entre pandillas de sicarios al servicio de narcotraficantes. Las autoridades aseguran que la ola de asesinatos sería una respuesta a la captura, en Barranquilla, de Fabio Gómez, alias ‘Riñón’, jefe de sicarios de la ‘Oficina de Envigado’.

196 años de optimismo Anuncian paquete de obras

La razón de la reelección Por Vicente Noguera C.

Como en todo país civilizado resulta de la mayor importancia escuchar y analizar con reiterado respeto los argumentos planteados por los ciudadanos que consideran que la segunda reelección del Presidente Álvaro Uribe podría atentar contra las “instituciones democráticas”, afirmando inclusive que en la práctica pudiera degenerar en una especie de dictadura, preocupación que no parece experimentar los lideres de ciertos movimientos políticos de izquierda de Colombia en torno a Venezuela, a pesar de que a diferencia

de nuestro país en donde las altas Cortes asumen sistemáticamente y con plena libertad posiciones extremadamente hostiles contra el Gobierno, en la hermana Nación, las ramas del poder, especialmente la judicial hoy están al servicio del Ejecutivo, como lo demuestra la implacable persecución judicial de los últimos días contra los opositores del régimen. En efecto, y como argumento de fondo la mayoría de nuestros opositores, a nivel político y privado, incluidos los principales medios de comunicación, y hasta distinguidos prelados de la Iglesia, pregonan que con un tercer período del Presidente de la República, se estaría atentando contra la democracia del país, a pesar de que ha sido el pueblo representado por mas de 5 millones de firmas el que ha planteado al Congreso la respectiva re-

forma constitucional para que mediante la figura del Referendo se le consulte si considera o no benéfico para el país la continuidad de una administración a la que hasta la presente ha venido avalando por sus ejecutorias en materia de seguridad democrática como único y esencial soporte para poder aspirar a consolidar un auténtico desarrollo económico y social en cualquier comunidad civilizada. Por lo tanto, y con el debido respeto considero que el argumento esgrimido por sus opositores en torno a la democracia, no propiamente resulta aplicable en el presente caso, si de conformidad con el sentido y alcance del vocablo “Democracia” y que según registra el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, está compuesto por 2 acepciones, “Demos”: Pueblo, y “Kracia”: Autoridad, o


EL HERALDO Domingo 12 de abril de 2009