Page 1

CONSULTORÍA SOCIAL un servicio profesional de gran utilidad para ayudar a los directivos de las organizaciones a identificar y definir los principales problemas que afectan a sus organizaciones para alcanzar sus propósitos fundamentales, sus objetivos emanados de la misión, analizar las causas que lo provocan, identificando las causas raíces y proyectar acciones para su perfeccionamiento y que estas se implemente. La labor actual del consultor como “agente de cambio”, implica la transferencia de conocimientos, Know How y la capacitación del personal de las organizaciones, de forma implícita o explícita. El consultor tiene como cliente a la organización, la cual se desarrolla en un entorno dado, el estudio de LAS ORGANIZACIONES Y SUS PROBLEMAS, y de cómo abordar la solución de problemas en las organizaciones así como EL PROCESO DE SOLUCIÓN DE PROBLEMAS y las técnicas más comúnmente utilizadas.

RASGOS DE LA CONSULTORÍA  Es un trabajo (servicio) independiente: tiene implícita la imparcialidad,  Su carácter como su propio nombre indica es consultivo: el consultor no dirige la entidad, área o actividad, en la que realiza, su trabajo.  Vincula la teoría con la práctica.  No es el resultado de la inspiración, sino de una sólida preparación del consultor y del laborioso análisis de hechos concretos y la proyección de soluciones muchas veces originales, pero que deben ser siempre factibles.

ENFOQUE GENERAL  se desarrolla en un entorno dado, el estudio de LAS ORGANIZACIONES Y SUS PROBLEMAS, y de cómo abordar la solución de problemas en las organizaciones así como EL PROCESO DE SOLUCIÓN DE PROBLEMAS y las técnicas más comúnmente.

CONSULTORÍA DE LAS ORGANIZACIONES


Pretende resaltar la validez de las concepciones generales para su aplicación en cualquier organización, independiente de sus propósitos básicos, el término más usado en la literatura es el de consultoría de Empresas y no todas las organizaciones son Empresas con fines de lucro, pero si pueden ser objeto de estudio y acción de una consultoría

SERVICIO INDEPENDIENTE La consultoría es un servicio independiente. Un consultor debe estar en consideraciones de hacer su propia evaluación de cualquier situación, decir la verdad y recomendar con franqueza y objetividad las medidas que ha de adoptar la organización cliente sin pensar en sus propios intereses. Esta independencia del consultor tiene múltiples facetas y en algunos casos puede ser un asunto muy delicado.

LA INDEPENDENCIA FINANCIERA significa que el consultor no obtiene ningún beneficio de la medida adoptada por el cliente, por ejemplo la decisión de comprar una determinada marca de equipo. El deseo de obtener en el futuro otros contratos con el mismo cliente no debe influir en la objetividad del asesoramiento prestado en la tarea presente.

LA INDEPENDENCIA ADMINISTRATIVA

implica que el consultor no es un subordinado del cliente y no se ve afectado por sus decisiones administrativas. Aunque esto no planea ningún problema a las organizaciones de consultoría autónomas, es un problema, en cambio, bastante complejo, aunque no insuperable, en la consultoría interna.

LA INDEPENDENCIA POLÍTICA


significa que ni los directores ni los empleados de la organización cliente pueden influir en el consultor oficiosamente, recurriendo a autoridades o conexiones políticas, a su pertenencia a algún partido político o a otras influencias semejantes.

La independencia emocional significa que el consultor mantiene su distancia emocional, independientemente de la amistad y otras afinidades.

La consultoría y la capacitación La consultoría es inseparable de la capacitación. Como se ha mencionado más arriba, en todo en enfoque de consultoría eficaz el componente de aprendizaje es muy importante. El cliente aprende del consultor, pero el consultor aprende también del cliente y esto lo ayuda a ajustar su enfoque en las fases siguientes de su cometido y acumular experiencia para futuros contratos. En toda misión de consultoría se aprende algo, aunque los conocimientos adquiridos pueden ser limitados si es el consultor el que realiza directamente la tarea y trasmite los resultados al cliente. Esta es la razón por la que en nuestro libro damos tanta importancia a una relación de colaboración y a las modalidades de consultoría que requieren la participación activa del cliente. El cliente no aprende realizando tareas ordinarias y rutinarias, sino llevando a cabo, en colaboración con el consultor, tareas útiles que son nuevas para él y adquiriendo la capacidad de analizar sus problemas desde nuevos ángulos. La capacidad se utiliza a menudo como una técnica de intervención para coadyuvar en el cambio y ayudar a los miembros de su organización a asumir los cambios propuestos como resultado de la consultoría. El consultor puede que se incluyan en la tarea diversos modos de formación, que pueden adoptar la forma de un seminario sobre técnicas de recolección de datos o sobre los nuevos progresos en la esfera técnica abarcada por la


consultoría. Unos programas amplios de capacitación pueden formar parte de la fase de puesta en práctica, por ejemplo, si se van a introducir cambios importantes en la información destinada a la dirección y los sistemas de control o en la estrategia y las técnicas de comercialización.

consultoriapolitica  

materia en general

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you