Issuu on Google+

UNIVERSIDAD FERMÍN TORO VICERRECTORADO ACADÉMICO DECANATO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO MAESTRÍA EN EDUCACIÓN SUPERIOR

UNIDAD 1 TAREA 2 EDUCACIÓN SUPERIOR EN VENEZUELA

Tutor: Joel Enrique Silva Silva 9402079

Asignatura: Problemática de la Educación Superior en Venezuela

Tutor: Samir Matute

Guanare 24 de febrero 2014


Organización de la educación superior en Venezuela La educación superior venezolana cuenta con un patrimonio significativo de talantes positivos que es importante considerar en el momento actual: 1) se ha logrado una significativa tasa de matrícula en el nivel, casi el doble del promedio latinoamericano (32%, comparado con 17% que es el promedio regional [CENDES-UCLA 2001]). 2) 4º lugar en matrícula de estudios de postgrado (aventajado por Brasil, México y Chile). 3) Algunas universidades públicas Venezolanas han caído en el colapso, como lo han hecho muchas universidades públicas en otros países de América Latina. 4) Las universidades públicas venezolanas –especialmente algunas regionaleshan tenido iniciativas importantes en establecer relaciones con el entorno, esto es, con las empresas y con las comunidades. Venezuela no ha logrado resolver el patrón de financiamiento fundado en insumos y en transacciones políticas; no existen mecanismos efectivos de información y aseguramiento de la calidad, esto es, no se han consolidado mecanismos de rendición de cuentas como sucedió en la mayoría de los países avanzados en la década de los ochenta, y en muchos países de América Latina en la década de los noventa, incluido Cuba; y no hay información actualizada que permita tomar decisiones de manera estratégica. En las propias universidades, no se logró examinar la desfigurada distribución del presupuesto; la ingobernabilidad que produce la organización por la que se rige. No se aplicaron procesos de evaluación flexibles, dinámicos, que fueran capaces de incorporar a las nuevas formas de gestión, y a la toma de decisiones. No dieron suficiente visibilidad a los aspectos académicos positivos que se produjeron –a pesar de la ingobernabilidad de la estructura administrativa-, más debido a la mística de muchos profesores e investigadores, que a los incentivos salariales.


Los gremios, tanto de Profesores, Empleados y Obreros, no asumieron que los privilegios injustificados forman parte de la herencia de la sociedad rentista, y que en este sentido, la universidad debe dar ejemplo de saber desistir a las gangas. La comunidad universitaria no logró modernizar los instrumentos legales, ante la necesidad de contar con una Ley de Educación Superior, procurara superar los principales obstáculos e “irracionalidades” que están impidiendo un buen desempeño de la educación superior como sistema nacional coherente y eficiente. La rendición de cuentas, entendida como una forma de reponer la confianza de la sociedad en las instituciones académicas, y de esta manera legitimarse frente a la sociedad, debe tomar en cuenta los siguientes criterios que compartimos con el trabajo del CENDAS-UCLA (2001): 1. Dar importancia a la instauración de una cultura de la evaluación que funcione de manera descentralizada. 2. Establecer interacciones necesarias entre la evaluación a nivel nacional (rendición de cuentas) y los procesos de autoevaluación de las propias instituciones, incorporándolos como nuevas formas de gestión orientadas a su autorregulación y con el liderazgo de la comunidad académica. 3. La autoevaluación debe responder a la identidad de la propia institución y al tipo de interacciones que establezca con el entorno, local, regional, nacional e internacional. 4. En nuestros países es indispensable incluir la pertinencia en el concepto de calidad que se utilice en la evaluación y autoevaluación. 5. También debe haber claridad antes de comenzar los procesos de evaluación, de la existencia de recursos adecuados para financiar las


necesidades identificadas para el mejoramiento de la calidad de las instituciones. 6. La rendición de cuentas debe ir más allá del esfuerzo por hacer transparentes los procesos al gobierno, y debe ser asumida como un compromiso de transparencia hacia la sociedad. De la misma manera, la autoevaluación debe ser asumida, no como forma coercitiva de rendición de cuentas, sino como un ejercicio de aprendizaje colectivo sobre el autoconocimiento de la propia institución. 7. La evaluación debe tener instalada una capacidad reflexiva permanente sobre los resultados, pues es mayor la participación de la comunidad académica si se logra visualizar los resultados hacia la producción de un sentido colectivo6. En situaciones conflictivas y complejas, la intervención del gobierno no resuelve el conflicto y menos la complejidad. Un Estado activo y eficiente no tiene que ser intervencionista, sino regulador, como una manera de resolver los problemas de manera permanente. Las prácticas de regulación deben, por tanto, suplantar las prácticas de intervención como medidas de control. Esto porque la implantación de la evaluación a nivel del sistema es un proceso muy complejo, y no se puede instaurar en un ambiente de dudas o de incertidumbre. Por otro lado, hay que tener claro que la evaluación a nivel nacional no es una panacea, es un recurso que permite mejorar el conocimiento de las instituciones para con base en ello, elaborar políticas, pero ella no llega a comprender la complejidad de la vida interna de las instituciones. Por ello es importante la autorregulación interna, que pueda permitir transformaciones de sustancia académica, la construcción de conocimiento colectivo, con autoevaluaciones más de tipo cualitativo.


Interrelacionar la vida con la educación –hoy- separadas, es un exigente de los nuevos tiempos. Aprender a enseñar a emprender. Necesarias la

habilidades de

cooperación

y las

competencias

de

comunicación. Fomentar el diálogo, escuchar, orientar en procura de ideas, como valorar los sigilos como momento de pensar. Todo esto tiene viabilidad en una nueva realidad que revalorice: la subjetividad social y la dinámica cualitativa de la vida social; así como formas de producir conocimientos que tomen en cuenta elementos subyugados por la racionalidad científica. Asimismo que logre reconciliar: innovación con pertinencia social; tradición con cambio; y apertura al mundo con identidad propia. Fuentes consultadas: Revista Científica Electrónica de Ciencias Humanas / Scientific e-journal of Human Science / PPX200502ZU1935 / ISSN 1856-1594 / By Fundación Unamuno / Venezuela; Transición y transformación universitaria. Algunas ideas para el caso de Venezuela Carmen García Guadilla. Investigadora del Centro de Estudios del Desarrollo. Universidad Central de Venezuela. (CENDES-UCLA).


Organización de la educación superior en Venezuela