Issuu on Google+

El alcoholismo en Argentina En la actualidad Integrantes: Mateo Pascual; J贸se Torreguitar

Colegio: Aberdare

Curso: 6潞

Divisi贸n: U


Alcoholismo es un término extensor para definir problemas con el alcohol, y es generalmente usado con el significado de consume compulsivo y descontrolado de bebidas alcohólicas, usualmente para el detrimento de la salud del alcohólico, sus relaciones personales y estatus social. Es considerada una enfermedad médicamente, más específicamente una enfermedad adictiva. El objetivo de este ensayo es que cumpla la función de servir de educación a aquellos que estén luchando con problemas con el alcohol o simplemente comenzando a darse cuenta de una situación precaria con respecto a esta sustancia, además, por supuesto, del explícito aspecto investigativo y de compilación de información. Consideramos la investigación con respecto al alcohol como una necesidad de gran importancia ya que es la droga con mayor aceptación social y, no solo esto, sino que es considerado necesario en ciertos eventos sociales. Especialmente en la adolescencia en la que el consumo de alcohol es casi una obligación social. El alcohol afecta a millones de personas en el mundo y en la provincia de Buenos Aires. Tanto así a los alcohólicos que lo padecen como a sus allegados que deben sufrir los efectos que causa esta sustancia sobre su ser querido. El consumo asiduo y compulsivo de alcohol lleva a una multitud de efectos secundarios ya sean físicos, psicológicos o sociales. Destrucción del cuerpo, la mente y la familia. Solamente un alcohólico puede soportar el desastre en el que vive pero se llega, en un momento de lucidez, a notarlo. Un evento de iluminación que le revela al alcohólico su verdadera situación y le lleva a buscar ayuda. En este trabajo llevaremos a cabo un análisis de los diferentes datos y estadísticas relacionados con el alcohol tanto de investigaciones locales como organizaciones internacionales como lo es la organización mundial de la salud. Tanto así como estudio de casos que son tan necesarios como los primeros. El alcohol:


Es una sustancia psi coactiva y un depresor del sistema nervioso central.

Los efectos y riesgos dependen de qué, cuándo y con qué frecuencia se toma, las mezclas de bebidas realizadas y las características particulares de la persona que lo consume.

El ritmo de eliminación del alcohol es de 7-8 gramos por hora.

Tomar café, mojarse, ducharse con agua fría, hacer gimnasia o transpirar no sirven para reducir la cantidad de alcohol en la sangre.

Es importante saber que no se debe mezclar sustancias depresivas (alcohol y barbitúrico) o estimulantes (cocaína y éxtasis), ya que multiplican y potencian los efectos nocivos.

El sistema global sobre el alcohol y la salud es una herramienta esencial para asesorar y monitorear situación en lo que se trata de salud y tendencias referentes al consumo de alcohol, daño relacionado al alcohol y las respuestas que deberían tomar los gobiernos. El uso dañino del alcohol resulta en 2.5 millones de muertes anuales. Hay 60 tipos diferentes de enfermedades en las cuales el alcohol tiene un significativo rol causal. También causa daño a la salud y el bienestar de la gente alrededor del alcohólico. En 2005, el consumo mundial de alcohol era equivalente a 6.13 litros de alcohol puro por persona mayor de 15 años. El consumo no documentado representa 30% del consumo mundial. Se analizan los resultados obtenidos en poblaciones de adolecentes por recientes estudios epidemiológicos en la argentina que indican a dos de cada diez jóvenes menores de 18 años de edad con abuso semanal de bebidas alcohólicas. Estos resultados son considerados dentro de un cambio cultural que implica una nueva orientación del consumo alcohólico hacia la búsqueda del descontrol y de un papel de la alcoholización de Merton como conducta de retirada social. Las implicancias epidemiológicas de la “retirada” y su papel modelador son analizados en el contexto de las últimas prevalencias medidas en el país. En la argentina hasta el comienzo de los ochenta se podía reconocer en la vinculación con las bebidas alcohólicas el patrón de consumo propio de las culturas permisivas que admitia el disfrute regular y alimentario de la bebida alcohólica con censura sobre el exceso y


donde el uso del alcohol como condimento que acompañaba la comida para llegar a utilizar sus efectos psicoactivos más tenues tales como “promover la integración y facilitar la solidaridad social. Según la oms el alcoholismo conlleva y esta parcialmente definido por: •

Deseo intenso o vivencia de una compulsión a consumir alcohol;

Disminución de la capacidad para controlar el consumo de alcohol, unas veces para

controlar el inicio del consumo y otras para poder terminarlo o para controlar la cantidad consumida. •

Síntomas somáticos de un síndrome de abstinencia cuando el consumo de alcohol se

reduzca o cese, cuando se confirme por: el síndrome de abstinencia característico del alcohol o el consumo de la misma sustancia (o una muy próxima) con la intención de aliviar o evitar los síntomas de abstinencia. •

Tolerancia, de tal manera que se requiere un aumento progresivo de la dosis de

alcohol para conseguir los mismos efectos que originalmente producían dosis más bajas; •

Abandono progresivo de otras fuentes de placer o diversiones, a causa del consumo

de alcohol, aumento del tiempo necesario para obtener o ingerir el alcohol o para recuperarse de sus efectos. Persistencia en el consumo de alcohol a pesar de sus evidentes consecuencias perjudiciales, tal y como se evidencia por el consumo continuado una vez que el individuo es consciente o era de esperar que lo fuera, de la naturaleza y extensión del daño. Tanto nacional como mundialmente podemos observar que el consumo desmesurado del alcohol es un parásito en la sociedad y es un problema que debe resolverse de manera adecuada y rápida por gobiernos, ya sea con campañas para concientizar al público sobre este hecho o con leyes que limiten, especialmente para los menores de edad, su compraventa.



El alcoholismo en argentina torreguitar pascual