Issuu on Google+

8

• BIENAVENTURADOS

COLUMNA JOCHA Jocha Castro Videla

BIENAVENTURADOS •

Via Crucis de Cuaresma por Adolfo Pérez Esquivel

¡Hombres duros de entendimiento! Cómo

josecastrovidela@hotmail.com

nos cuesta a veces creer y confiar en aquello que rompe nuestras estructuras culturales y mentales. ¿Cómo dos mujeres podían ser las primeras testigos de la resurrección del Mesías? Este Nazareno también elige a aquellas que no

La Misericordia entró y se quedó con nosotros

podían ni siquiera testificar en un juicio en esa época. “Mujeres,

quiero que ustedes sean las primeras en ver mi promesa, mi Vida”. Y hoy, en nuestras vidas, me pregunto, ¿quién nos da testimonio de Jesús? Pero Jesús no se impacienta; camina con nuestro deseo, nuestra duda, nuestra inquietud y con nuestra rabia. Y nos explica, como un Padre dialoga con sus hijitos y responde todas

Ese mismo día, dos de los discípulos iban a un pequeño pueblo llamado

sus preguntas. Es esta la metodología del

Emaús, situado a unos 10 kilómetros de Jerusalén. En el camino, hablaban

Nazareno: caminar a la par, muchas veces sin

sobre lo que había ocurrido. Mientras conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó y siguió caminando con ellos. Pero algo impedía que sus ojos lo reconocieran. Él les dijo: “¿Qué comentaban por el camino?”. Ellos se detuvieron, con el semblante triste, y uno de ellos, llamado Cleofás, le respondió: “¡Tú eres el único forastero en Jerusalén que ignora lo que pasó en estos días!”. “¿Qué cosa?”, les preguntó. Ellos respondieron: “Lo referente a Jesús, el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y en palabras, delante de Dios y de todo el pueblo, y cómo nuestros sumos sacerdotes y

¡El Nazareno ha resucitado; verdaderamente, ha resucitado!

quedaron estáticos. Su corazón ansiaba

Queridos lectores:

perdido a una persona diferente, a

Les pido disculpas a aquellos que me

revelarse explícitamente.

y deseaba, a pesar de su tristeza. Y

Y entró Jesús, y se quedó con ellos, con

hablaban, discutían, se enojaban,

nosotros. La Misericordia ha querido habitar

insultaban, se preguntaban, dudaban.

con nosotros, de una vez y para siempre.

No entendían.

Jesús nunca pasa de largo, por más ademán

¿A quién habían perdido? Habían

de seguir que haga. Jesús quiere vivir con nosotros, siempre, siempre, siempre. Abrámosle

un profeta diferente; este era un tipo

la puerta a tanto Amor. Jesús nunca pasa de

poderoso en obras y en palabras. El

largo, y disculpen que insista. Desborda tanto

nuestros jefes lo entregaron para ser condenado a muerte y lo crucificaron.

lean antes de Pascua; pero bueno, a partir

Nosotros esperábamos que fuera él quien librara a Israel. Pero a todo esto

del domingo 8 de este mes, mi saludo vale.

ya van tres días de que sucedieron estas cosas. Es verdad que algunas

Nos invito a reflexionar este mes en torno a la

esto me hace pensar en que había profetas

mujeres que están con nosotros nos han desconcertado: ellas fueron de

fiesta de la Pascua, del Paso, del Pesaj. Para

poderosos en palabras, pero lo que decían no

se sienta a la mesa, como amigo, hermano, compañero, peregrino.

madrugada al sepulcro y, al no hallar el cuerpo de Jesús, volvieron diciendo

eso les pido, e insisto, que lean la lectura de

iba acompañado de lo que hacían… algo así

Comparte la cena, ese espacio fraterno de

que se les habían aparecido unos ángeles, asegurándoles que él está vivo.

los discípulos de Emaús. Vamos a tratar de

como atar pesadas cargas en el pueblo que

diálogo y encuentro. Y bastó que compartiera

Algunos de los nuestros fueron al sepulcro y encontraron todo como las

rezarla juntos.

ellos no pueden cargar, ¿no? Pero Jesús no.

la mesa, como tantas veces habrá hecho

El Nazareno era diferente, él no había venido a atar cargas sino a desatar cargas, a desatar heridas;

y seguirá haciendo, para reconocerlo. Y lo

mujeres habían dicho. Pero a él no lo vieron”.

Nos cuenta Lucas que los discípulos

Jesús les dijo: “Hombres duros de entendimiento, ¡cómo les cuesta creer todo

estaban en camino; sabemos que iban de

lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías soportara

Jerusalén a Emaús, un pequeño pueblo. El

esos sufrimientos para entrar en su gloria?”. Y, comenzando por Moisés y

evangelista no nos dice la razón, pero nos dice

continuando con todos los Profetas, les interpretó en todas las Escrituras lo

que iban hablando y discutiendo sobre lo que

que se refería a él.

había ocurrido, y que estaban tristes. La figura

Cuando llegaron cerca del pueblo adonde iban, Jesús hizo ademán de seguir

del camino –muy utilizada en la Biblia– nos

adelante. Pero ellos le insistieron: “Quédate con nosotros, porque ya es tarde y

habla no sólo de una actitud física de moverse,

el día se acaba”. Él entró y se quedó con ellos. Y, estando a la mesa, tomó

de ir o venir, sino también de una actitud del

el pan y pronunció la bendición; luego lo partió y se los dio. Entonces, los ojos

corazón, del corazón inquieto que se reconoce

de los discípulos se abrieron y lo reconocieron, pero él había desaparecido

inacabado y busca algo, o muchas cosas.

de su vista. Y se decían: “¿No ardía acaso nuestro corazón, mientras nos

hecho de que el evangelista nos remarque

Cada corazón tiene su forma de estar

Cada corazón tiene su forma de estar en camino, y también tiene su propio camino.

Amor. Y

reconoceremos, en la sencillez del pan, que no se le niega a nadie; y lo reconoceremos en el fuego de nuestro corazón.

él escuchaba el dolor y el sufrimiento de su gente, y los tocaba con sus manos, los abrazaba, les hablaba, los amaba y así los sanaba. ¿Cómo no estar tristes? Si nuestros sumos sacerdotes, nuestros jefes, autoridades eclesiásticas y civiles, lo habían entregado. Y este Nazareno era un profeta poderoso delante de todos: de Dios y del Pueblo; en los Cielos y

hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?”.

en camino, y también tiene su propio camino.

en la Tierra lo respetaban, porque Él amaba y

En ese mismo momento, se pusieron en camino y regresaron a Jesuralén.

Estos dos discípulos, luego de sufrir la muerte

comía con todos pero, particularmente, con los

Lucas 24, 13-33

de su Mesías, se pusieron en camino, no se

más pobres y marginados.

El carpintero de Nazareth ha decidido caminar y habitar con su Pueblo. ¡Aleluya, aleluya!

9


La Misericordia se quedo con nosotros