Page 1

G ­ 42 El día ya había terminado las horas pasaban tranquilamente, estaba recostado en  el frío cemento y miraba las estrellas, la niebla que había entonces traía consigo un aire  marino   lleno   de   nostalgia     de   un   que   hacer   perdido,   el   recuerdo   triste   de   muchas  desventuras  que este marino recordaba mientras miraba aquella luminaria que poco a  poco ya no le era muy clara.  Con un tronar de trompetas aquel trasatlántico anunciaba su llegada, que hacia  despertar a toda   aquella ciudad, el día había llegado, aquel marino que por cierto le  apodaban Mike despertó muy sobresaltado, cogió rápidamente su abrigo de piel y se  marcho a puerto, poco a poco la neblina se disipaba, al igual que los recuerdos que lo  atormentaban   noche   a   noche,   de   pronto,   detuvo   su   andar   y   se   quedo   estático  contemplando   aquella   embarcación   que   por   su   tamaño   era   incomprensible   como  pudiese flotar. Mike ya tenía todo planeado, mediante reportajes  de revistas sobre aquella  embarcación   tenía   una   idea   general   de   los   planos   del   barco   además   de   algunas  indicaciones que su padre le había comentado, se iría a nado hasta un costado del barco,  otros polizones con los cuales se había puesto de acuerdo le esperarían   cerca de   la  cuerda del ancla  por la cual subiría a aquella embarcación. Se  abalanzó  sobre  la   frías   aguas  de  Puerto   Montt,   el   sabor  a   diesel     pronto  comenzó a incomodarle, cuando ya la desesperación se apoderaba de su razón vio la  cuerda  que lo llevaría a su objetivo, se veía fácil pero no lo era  el mar estaba tranquilo  solo por un par de minutos luego azotaba con una furia abismante que hacia estremecer  todo alrededor. Mike   esperaba   pacientemente   el   momento   perfecto   para   tomar   la   cuerda   y  ascender al barco,  mientras las personas abordaban el barco sin siquiera imaginar  lo  que sucedía bajo sus pies, por fin Mike sintió en su corazón que era el momento preciso  de abordar, nado con todas sus fuerzas y cogió la cuerda, ahora solo quedaba el lento  ascenso que no dejaba de tener peligro ya que el viento y el movimiento del barco lo  hacia balancearse  chocando con el casco de aquella embarcación. Luego de algunos minutos logro llegar abordo, sus amigos le esperaban junto  con su padre al cual no  veía hace mucho tiempo, sin embargo el saludo fue muy corto 


debían marcharse rápidamente para buscar un lugar seguro y mantenerse en sectores  poco transitados, y no ser descubiertos por la tripulación, finalmente estaban a salvo,  Mike se posó sobre las tuberías de  calefacción para poder secar su cuerpo mal trecho. Pronto zarparemos hacia Inglaterra comento su padre, será un viaje largo pero  estoy seguro que tu madre se alegrará mucho en vernos juntos nuevamente, Mike sonrió  mirándolo a los ojos percatándose lo que el tiempo había hecho al rostro cansado de su  progenitor, un sonido ensordecedor de trompetas anunciaba el zarpe de la embarcación,  era el momento de descansar y tratar de dormir para recuperar fuerzas. Mike   sintió   que   alguien   agitaba   su   cuerpo,   era   su   padre,   aun   no   amanecía  momento perfecto para infiltrarse en la bodega de la cocina  y abastecerse de alimentos,  sin embargo era necesario tener mayor cautela que de costumbre ya que la tripulación se  había percatado de su presencia siendo su padre casi capturado  en un intento anterior  por conseguir provisiones. Rápidamente retornaron a su guarida, al contemplar el botín que habían obtenido  calcularon que les duraría para un par de días, sin embargo, faltaba el botín de sus  camaradas quienes salieron minutos más tarde que ellos. Pasaron   un   par   de   horas   y   pronto   comenzó   a   sentirse   en   el   ambiente   la  preocupación por  sus hermanos polizones, cuando la situación se hacia insostenible y  se  aprontaban   a  salir   en  búsqueda  de  los  desaparecidos  una  sombra   tambaleante  se  apareció frente a ellos, era Joseph el más anciano y astuto del grupo, con una mirada  perdida y un tono lúgubre dijo “los atraparon, están haciendo cosas horribles con ellos”,  mientras caía desmayado por un pánico desgarrador. Aun   cansado   y   nervioso   Joseph   relató   lo   sucedido,   mientras   buscábamos  provisiones los guardias nos descubrieron y comenzaron a perseguirnos nos separamos  al ser el mas viejo no podía seguir detrás de los muchachos, tuve la suerte de que los  guardias no me siguieran, me oculte entre unos cajones mientras veía como  atrapaban  a esos niños sin poder hacer nada,  me dispuse a seguirlos  y ver donde los dejarían para  más tarde tratar de rescatarlos,  así me di cuenta de lo que sucedía, los dejaron en jaulas  de acero mientras comenzaban a marcarlos como ganado, más tarde fueron llevados a  una especie de laboratorio del cual no salían o volvían a su celda con  una  mirada vacía.  Al   ver   esto,   volví   lo   más   rápido   a   advertirles   creo   que   están   haciendo  experimentos genéticos en este barco, quizás que les espera a esos pobres muchachos, 


las miradas de todos se cruzaron en un desesperado intento de mantener la calma al  escuchar el relato de Joseph. Creo que debemos salir del escondite solo cuando sea necesario dijo el padre de  Mike   mirando   el   gesto   de   aprobación   de   todos,   ya   habían   pasado   tres   días   y   no  quedaban provisiones era necesario levantarse al alba para intentar conseguir alimento  sin ser descubiertos. El   nerviosismo   era   evidente,   era   necesario   traer   el   máximo   de   provisiones  posible para evitar volver a salir de la guarida, finalmente estaban frente a la bodega de  alimentos, no parecía estar custodiada, con una valentía   apoyada por la necesidad se  abalanzaron sobre los alimentos, llegaron al acuerdo de llevar un saco de arroz el cual  era tan pesado que necesitaba la fuerza de todos  para poder salir rápidamente del lugar,  marchaba todo de maravilla estaban a mitad de camino de llegar al escondite cuando  fueron sorprendidos por un guardia, comenzaron a dar vueltas por los laberintos del  barco con el fin de despistar, en un par de minutos lo lograron. Llegando a su guarida un  aire de preocupación invadió a todos  por la forma tan sencilla que habían evadido al  guardia, a los pocos minutos comenzaron a escuchar movimientos cerca del escondite  mientras la luz segadora de un guardia apuntaba a Mike. Al ser transportados a las celdas que mencionó Joseph, se percataron que había  arroz en el suelo, Mike se rasco la cabeza al no darse cuenta que aquel saco robado  estaba roto marcando el camino a su guarida y  causando la desgracia que estaba a punto  de conocer, la culpa que sentía Mike se fue desvaneciendo al hacer efecto el somnífero  que le habían inyectado. Despertó   sobresaltadamente   tratando   de   recordar   lo   sucedido,   pronto   se   dio  cuenta que su espalda estaba marcada con un número, en ese mismo instante escucho  una voz que decía “traigan al ratón G­42”, Mike  miró su lomo y se dio cuenta que el  seguía.  Fin.

G 42  

Historia Corta

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you