Page 1

REFRANES Y DICHOS POPULARES


LOS REFRANES La Tradición Oral de nuestros pueblos está constituida por el conjunto de poemas, canciones, romances, refranes (cancionero, romancero, refranero), cuentos, dichos populares etc. que, cantados o narrados, hemos heredado de nuestros antepasados por vía oral, por transmisión directa de padres a hijos, de abuelos a nietos. Entre la variada muestra de Tradición Oral de Pegalajar llaman la atención los REFRANES, particularmente los referidos a los meses del año, junto con un sinfín de dichos y expresiones populares. Los refranes, junto con los referidos dichos y expresiones, están llenos de una honda sabiduría y filosofía, que nos ha sido transmitida de generación en generación. Hay refranes que tratan de meteorología, del calendario, de las relaciones sociales y familiares, de la salud, de las buenas costumbres, de las distintas edades de la vida, de las relaciones entre hombres y mujeres etc… Gonzalo Torrente Ballester dice lo siguiente sobre los refranes: “Sancho Panza es un intelectual analfabeto. Su cultura está hecha de la experiencia heredada y del sentido común. En los muchos refranes pronunciados por Sancho en El Quijote está resumida la experiencia de la vida a través de los siglos”... Muchos y variados refranes (algunos de ellos propiamente pegalajeños) han sido recopilados por los niños y niñas del colegio. La filosofía contenida en los mismos demuestra que la sabiduría popular antes comentada ha estado siempre presente entre nosotros… Y junto a los refranes, cientos de dichos y expresiones populares, también hondamente arraigados entre nuestras gentes… Con toda la paciencia del mundo, a pie de calle y durante más de veinte años, los he ido recogiendo diariamente. Nunca faltaba en mi bolsillo el papel correspondiente en el que anotaba con cariño lo que estaba escuchando… Tal vez carezca de valor para muchos, pero para mí ha merecido la pena y ha sido enormemente satisfactorio…


REFRANES DEL AÑO ENERO En enero, se hiela el agua en el puchero.

San Antón, mete a las abuelas en el rincón.

Enero, frío, claro y helero.

Cuando nieva en enero, todo el año ha tempero.

En enero, se enciende el brasero.

Hasta San Antón, pascuas son.

En enero, busca el cerdo el cenaguero.

Enero caliente, el diablo trae en el vientre.

Tantos días como van de enero, tantos ajos pierde el ajero, pero no en la ristra sino en el suelo.

San Antón, las abuelas al rincón. San Sebastián, las saca a pasear.

Enero, seco y heladero.

El que se pela en enero, se pela pal año entero.

El que ara en enero, hace a su dueño caballero.

De enero a enero, el dinero pal banquero.

En enero, nos ponemos el sombrero.

En San Antón, las gallinas pon.

Cada gota de enero vale dinero.

En enero, chillan los gatos en el granero.

Las aguas de enero llenan el granero.

Enero, la llave del granero.

El 20 de enero, San Sebastián el primero. Detente varón, que primero es San Antón.

Enero, cuando la vieja se hiela en la cama y el agua en el puchero.


En enero, de día al sol, y de noche al brasero.

Enero veranero, ni paja en el pajar ni grano en el granero.

En enero, bufanda, capa y sombrero.

En enero, el invierno verdadero.

La luna de enero es la luna más clara del año entero.

No hay luna como en enero, ni un amor como el primero.

Besugo de enero vale como carnero.

En enero, abre tu granero.

Hasta San Antón, aguilandos son.

El barbecho de enero hace a su amo caballero.

Enero hierbero, año cicatero.

Buena es la nieve que en enero viene.

Lluvia de enero, hasta la siega conserva el tempero.

En enero no canta el jilguero.

Por los Reyes los días y el frío crecen.

Seda en enero, fantasía en poco dinero.

El sol de enero no tiene compañero.

En enero, caliento el puchero.

En enero, busca la perdiz su compañero.

En enero, florece el romero.

Enero mojado, bueno para el campo, malo para el ganado.

En enero, ventana rota, avisa al carpintero.

La aceituna que se coge antes de enero, deja su aceite en el madero.

En las mañanas de enero, ni se dan los buenos días, ni nos quitamos el sombrero.

La aceituna antes de enero, debe estar en el madero.

Gatos en celo verás en enero.


Enero, frío o templado, debes pasarlo arropado.

En enero, ni galgo lebrero, ni halcón perdiguero.

Cuando en enero sientas tronar, apuntala el granero y ensancha el pajar.

Enero, el más friolero, entra soplándose los dedos.

Enero es el mes más frío y también el más sombrío.

Enero, buen mes para el carbonero.

Truenos en enero, bueno para entonces y mejor para luego.

Luna de enero y el amor primero no tienen compañero.

Por San Antón, cada perdiz con su perdigón.

Enero en polvo, trigo es todo.

Si está claro el 20 de enero, agranda pronto el granero.

El mes de enero no pierdes, si miras los trigos verdes.

Enero es caballero si no es ventolero.

Por San Antón, sastres al sol.

En enero, se queman las enaguas en el brasero.

Tantos días truena en enero, tantas fanegas para el cosechero.

Con nieve en enero, ningún año es fullero.

Desde San Antón una hora más de sol.

El viejo que pasa enero, pasará el año entero.

De enero a enero, carnero.

En enero, no te separes del brasero.

Por San Antón, ninguna niebla llega a las dos.

Por San Antón, calabazas al sol.

Mediado enero, mete obrero.

Medias blancas en enero, señal de poco dinero.

En enero, las nieves y aguaceros llenan los graneros.


Los pollos de enero, pocos se suben al gallinero, pero los que se suben, como carneros.


FEBRERO Mucha agua en febrero, mucho trigo en el granero.

El agua de febrero mata al usurero.

En febrero, Tejero.

Si en febrero es verano, ni paja ni grano.

En 23 de febrero, dio el golpe de Estao Tejero.

El sol de febrero saca al lagarto del agujero.

Por San Matías entra el sol en las umbrías.

La flor de febrero no llega al frutero.

En febrero, un día malo y otro bueno.

Siempre fue loco febrero, y más en año bisiesto.

En febrero, vuelve el aceite al madero.

En febrero, siete capas y el sombrero.

El que en febrero calienta, en la pascua tirita.

Febrerillo el menor, un rato malo y otro peor.

San Blas saca las viejas a pasear.

Si no llueve en febrero, no llenarás el granero.

En febrero, busca el cerdo el cenaguero.

Febrero el corto, el peor de todos.

Si por San Blas llega la cigüeña, mira el año con cara risueña.

En febrero, nacen los mejores corderos.

El primero hace día, el segundo, Santa María, el tercero, San Blas y el cuarto, San Nicolás.

Febrero es embustero, también loco, trae lluvia, frío, sol, de todo un poco.

Favor de señores y temporal de febrero, poco duraderos.

Febrero y las mujeres tienen en un día diez pareceres.


Mal año espero, si en febrero anda en mangas de camisa el jornalero.

En febrero, mete obrero. Pan te comerá, pero obra te dará.

El día de San Blas rosquillas comerás.

En febrero, aguacero.

Febrero, el mes más fullero.

En febrero, busca la sombra el perro.

En febrero, gatos en celo.

Todo el año es carnaval, y en febrero mucho más.

Fraile callejero y golondrina en febrero, ¡mal agüero!

Si no lloviese en febrero, ni buen prado, ni buen centeno.

Febrero, corderero.

Febrero, mes cebaero.

Febrero va corriendo y los corderos naciendo.

Febrero, cara de perro.

En febrero, incierto el tiempo.

Para febrero guardo mi leño.

Febrerillo el loco tiene días veintiocho. Si el año bisiesto fuere, has de contar veintinueve.

El día de la Candelaria, la cigüeña en la campana. Y si no hiciera frío, la golondrina en su nío.

Febrero corto, con sus días veintiocho. Si tuviera otros cuatro, no quedara ningún perro ni tampoco ningún gato.

Siempre fue loco febrero y más en año bisiesto, pues tiene sus días nones y también tiene sus pares con muy malas intenciones.

En febrero ya tiene flor el almendro.

Abrígate por febrero, con la capa y el sombrero.

Cuando la Candelaria llora, el invierno está fora.

Cochinillo de febrero, con su padre al humero.


Febrero, febrerín, el mes más corto y el más ruin.

Febrero, el mes más corto y el menos cortés.

Quien en febrero no escarda, ¿a qué aguarda?

Nieve o agua en febrero, hasta la siega conserva el tempero.

Por la Candelaria ponen la gallina buena y la mala.

Por San Matías, se van los tordos y vienen las golondrinas.

Febrero, cuando las mujeres mean menos.

Por San Blas, una hora más.

Febrero, el mes de los gatos.

Por San Matías, igualan las noches con los días.

Si hiela en San Blas, treinta días más.

En febrero, las habas en el puchero.

Febrerillo el loco sacó a su padre al sol y lo aporreó.

En febrero, unos ratos al sol y otros al humero.

Por San Blas, las cigüeñas verás, y si no las vieres, año de nieves.

Si en la Candelaria empieza a nevar, queda mucho invierno por pasar.

En febrero, veinte pies salta la liebre en el sendero. Pero si al galgo le dan pan duro, salta veintiuno.

Si la Candelaria plora, el invierno fora. Si la Candelaria implora, ni dentro ni fora. Y si arrasa, el invierno en casa.

Febrero corto, con sus días veintiocho. Quien bien los quiere contar, treinta al menos le ha de echar.


MARZO En marzo, se pega el sol como un pelmazo.

Si en marzo oyes tronar, ve preparando el costal.

En marzo, un pan y un peazo.

Si marzo no ha pasado, no hables mal de tu sembrado.

El sol de marzo hiere como mazo.

Marzo varía siete veces al día.

Marzo marceador, de noche hace frío y de día hace sol.

De marzo a la mitad, las golondrinas vienen y el tordo se va.

San José, esposo de María, hace la noche igual al día.

A marzo alabo, si no vuelve el rabo.

Marzo, marzuelo, un día malo y otro bueno.

Marzo pardo, poco sol y malo.

En marzo, el abrigo, nueces, pan y trigo.

En las tardes de marzo “arrecoge” tu ganado.

Marzo, siempre encuaresmado.

A nadie debe extrañar, oír en marzo tronar.

No hay marzo sin cuaresma.

Marzo marcea y el gato rabea.

En marzo, saca la cabeza el lagarto.

El aire de marzo escalda las damas en el palacio.

Marzo engañador, un día malo y otro peor.

En marzo, tres hojitas tiene el ajo.

Marzo marcea, saca a su madre al sol y la apedrea.

Marzo vuelve el rabo; si al comienzo es cordera, a la postre será fiera.


En marzo, marzadas, viento, frío y granizadas.

Marzo en lluvias, buen año de alubias.

Marzo que empieza bochornoso, pronto se vuelve granizoso.

Ni de la flor de marzo, ni de la mujer sin empacho.

Ya me lo dijo mi abuelo: que no hay ningún marzo bueno.

Cuando marzo va a mediar, el invierno ha de acabar.

Marzo, marcero, por la mañana rostro de perro, por la tarde, valiente mancebo.

Marzo, marzán por las mañanas cara de ángel y por las tardes cara de can.

En marzo, ni migas ni esparto. Pero migas comerás y esparto harás.

Si marzo vuelve el rabo, no queda oveja sin pelleja, ni cordero encerrado, ni pastor enzarramado. Por la Encarnación los últimos hielos son, si el año no sale respondón. Marzo, marzuelo, ya no te temo. Con un día que me queda y otro que me preste mi compañero, no ha de quedar ni rabo de borrego.


ABRIL En abril, aguas mil.

Al principio o al fin, abril suele ser ruin.

En abril, las habas en el mandil.

Abril mojado, de panes viene cargado.

En abril, por allí las verás venir.

Tantos días como tiene abril, tantos huevos pone la perdiz.

De los leños mil, guarda algunos para abril.

En abril, cada gota vale por mil.

En abril, si la ves venir, limpia la era que trigo espera.

Buenos amigos y buenos abriles, uno entre miles.

Abriles y yernos, pocos hay buenos.

El invierno no ha pasado, si abril no ha terminado.

En abril, quemó la vieja el mandil.

Hasta que no pase abril, no aligeres el vestir.

En abril, no toques a la raíz.

Un abril del todo bueno, mis padres no conocieron.

El diez de abril se empieza a vivir.

Abril, a primeros, cada día dos aguaceros.

Las mañanitas de abril son sabrosas de dormir.

En abril, sólo poda el ruin.

Si en abril el cuco no ha cantado, o es que está muerto o el invierno no ha pasado.

Abril siempre fue vil: al principio, en medio y al fin.

San Marcos llena los charcos.

Abril, abrilillo, siempre fue pillo.


El que no guarda leña pa el mes de abril, es que no sabe vivir.

Abril, abril, de cien en cien años deberías venir.

Abril, si bueno al principio, malo al fin.

Abril, uno bueno entre mil.

Nunca vi abril no ruin, o al entrar o al salir.

Abriles y caballeros, todos traicioneros.

Al llegar el mes de abril, nubecitas a llorar y campitos a reír.

En abril, la oveja y la abeja dejan la pelleja.

Abril tiene cara de beato y uñas de gato.

La luna de abril trae daños mil.

En abril no hay granizada sin que no siga la helada.

Abril, abrilero, siempre es traicionero.

En abril, vuelve la liebre al cubil.

Abril llovedero, llena el granero.

Abriles buenos y buenos hidalgos, muy escasos.

En abril, lluvias mil, y si nos sale cabrón, lluvias a mogollón.

Abril sin granizar, ni se vio ni se verá.

Abril concluido, invierno ido.

Abril, abriluco, el mes del cuco.

Abril sin granizo Dios no lo hizo.

Abril para ser abril ha de tener aguas mil.

Aguas de abril vengan mil.

Abril frío, mucho pan y poco vino.

El garbanzo por San Marcos, ni nacido ni en el saco.

Si en abril hay lodo, no se perderá todo.

El cuco que no canta en abril, o está malo o se quiere morir.


Cuando truena en abril, el labrador es feliz.

Abril, abrilero, cada día su aguacero.

De abril y de la mujer, todo lo malo hay que temer.

No hay año malo, si abril es bueno.

Pájaro y flor en abril buscan su amor.

En abril, corta el cardo y saldrán mil.

Parra que no brota en abril, poco vino da al barril.

Si no fuera por abril, no habría año vil.

En abril, de un grano salen mil.

En abril, se quita la vieja el mandil. En abril florece el jardín. Si un abril bueno quieres ver, ochenta años has de tener. Yo ya tengo ochenta y uno, y aún no he visto ninguno.


MAYO Hasta el cuarenta de mayo, no te quites el sayo.

El agua de mayo llena los trojes de grano.

En mayo, la flor en el tallo.

Lo que mayo no haya podido crecer, no lo puede el siguiente madurar.

En mayo, quemó la vieja el escaño.

Mayo hortelano, mucha paja y poco grano.

Mayo, seco y largo.

Agua de mayo, pan para todo el año.

En mayo, tal te pillo tal te grano.

En buena hora venga mayo, el mejor mes de todo el año.

En mayo, las lechugas “pal” caballo.

Nos ha jodío mayo, con no llover a tiempo.

Las mañanitas de mayo no tienen ni fin ni cabo.

Flor del olivo en mayo, aceite pa todo el año.

Tarde o temprano, gavillas en mayo.

Cuando mayo va a mediar, debe el invierno acabar.

El perdigón y el gallo, por mayo.

Lluvia de mayo, créceme el pelo.

Calenturas en mayo, salud para todo el año.

Mayo templado, mucha paja y poco grano.

Flores en mayo, tarde o temprano hallo.

Mayo frío, mucho trigo.

Hielos en mayo siempre hacen daño.

Quien quiera mal a su vecina, dele en mayo una sardina.

Mayo ventoso, todo fruto hace sabroso.

En San Isidro Labrador se va el frío y viene el sol.


Mucha agua en mayo, malogra el año.

Año bueno, año malo, parvas en mayo.

Siembra perejil en mayo y lo tendrás todo el año.

Sardinas en mayo, cómalas el diablo.

Toro y gallo, trucha y barbo, todo en mayo.

San Isidro Labrador quita el agua y saca el sol.

Mayo templado y lluvioso, ofrece bienes copiosos.

Mayo reglado, ni frío ni achicharrado.

Agua Dios y venga mayo, que ajustao estoy por un año. Agua Dios y mayo venga, que si no vas a arar, irás por leña. En mayo, cuando los grandes calores, los caballos están gordos y los potros, corredores.


JUNIO En junio, la hoz en el puño.

Si a tu marío quieres matar, dale caracoles por San Juan.

Las lluvias por San Juan quitan vino y no dan pan.

Junio hasta el fin, siempre ha de ser ruin.

Junio claro y fresquito, para todos es bendito.

El día de San Bernabé dijo el sol: aquí estaré.

En junio, el pueblo en la era, y en la torre la cigüeña.

Quien bina en junio, cogerá mucha paja y grano ninguno.

Agua por San Juan, quita aceite, vino y pan.

San Pedro lluvioso, treinta días peligroso.

Sin engaño, la noche de San Juan es la más corta del año.

Por bien o por mal, no te quites el sayo hasta San Juan.

Por San Juan, las cigüeñas nuevas echan a volar.

Cuando junio llega, afila la hoz y limpia la era.

El agua por estas fechas estropea las cosechas.

No te quites el gabán hasta que llegue San Juan.

Si en junio vienen solanos, se va el fruto de las manos.

Junio brillante, año abundante.

En junio, si pica el sol, ni mujer ni caracol.

En el mes de San Juan, al sol cocemos el pan.

En junio, el veintiuno largo como ninguno.

En la noche de San Juan nos cambiamos de gabán.


JULIO Por mucho que quiera ser, en julio no ha de llover. En julio, lo verde y lo maduro. Julio normal, seca el manantial. Santa Ana, Santa Anilla y la…de su hermanilla. En julio, beber, sudar, y el fresco en balde buscar. En julio, ¿dónde anda el mozo? En la acequia o en el pozo. Dice el labrador al trigo: en julio te espero, amigo. Por San Fermín, el calor no tiene fin. Julio caliente quema hasta al más valiente.


AGOSTO En agosto, frío en el rostro. En agosto, corre el potro. Agosto está reñido con Baco y con Cupido. Por San Bartolomé, tormentas habrá de haber. Llueva o no llueva, en agosto la huerta riega. Agosto hace el mosto. El agua de agosto destroza la era, pero apaña la rastrojera. De Virgen a Virgen el calor aprieta de firme. Agua de agosto, azafrán, miel y mosto. Por la Virgen melonera, verano fuera. Quien en agosto ara, riqueza prepara.


SEPTIEMBRE Septiembre es bueno, si del uno al treinta pasa sereno.

En septiembre, quien tenga trigo que siembre.

En septiembre la sangre hierve.

Septiembre muy mojado, mucho mosto pero aguado.

En septiembre busca el cerro la liebre.

Por San Mateo siembran locos y cuerdos.

En septiembre, quien no tenga sayo que tiemble.

En septiembre se tiemble, pues o seca las fuentes o se lleva los puentes.

Por San Miguel, quita el riego a tu vergel.

Por San Mateo, la vendimia arreo.

Cuando llegue septiembre, todo será maravilloso.

Si quieres matar a tu mujer, dale sardinas por San Miguel.

Por San Miguel, los frutos como la miel.

Si quieres miel, sácala por San Miguel.

Por San Mateo, tanto veo como no veo.

Tempero de San Miguel, Dios nos libre de él.

Agua por San Mateo, puercas vendimias y gordos borregos.

Por San Miguel, la aceituna verás caer.


OCTUBRE La luna de octubre siete lunas cubre.

Por las fiestas del Pilar, todo el mundo a vendimiar.

En octubre, las mejores manzanas se pudren.

En octubre, siembra y cubre.

En octubre, estercola y cubre.

En octubre, hoja seca el suelo cubre.

Octubre las mejores frutas pudre.

Octubre, corto en ramos y largo en caldos.

Las mazorcas de octubre se asan en la lumbre.

A sembrar por San Francisco, aunque sea en un risco.

En octubre las yeguas cubren.

En octubre, toma la yunta y cubre.

En octubre podarás, mas la encina dejarás.

En octubre a primeros, repón los aperos.

Lo mejor y más preciado en octubre está sembrado.

El labrador en octubre sus deudas cubre.

Agua en octubre, del diez al veinte, para todo es conveniente.

En octubre, caída de hojas y lumbre.

Por Levante la inundación, hace en octubre su aparición.

Por Santa Teresa se llenan todas las presas.

En seco o en mojado por San Lucas ten sembrado, y el viejo que lo decía bien sabido lo tenía.


NOVIEMBRE En Santa Catalina, al castillo con la sardina.

Noviembre, mes de bellota, castaña y nuez.

En noviembre, cielo empedrado, suelo mojado.

En noviembre, desde el veinte en adelante, el invierno es ya constante.

El día de los “vinaos” (finaos), los trompos a los tejaos.

Por Santa Catalina, prevente de leña y de harina.

Acabándose noviembre, si no has sembrado, no siembres.

Si en noviembre oyeras que truena, la cosecha siguiente será buena.

San Andrés, agua o nieve ha de traer.

Por Santa Catalina todo su aceite tiene la oliva.

Quince días antes de los Santos y quince días después, sementera es.

Por San Andrés, mata tu res, chica, grande o como es.

Por San Martín sólo siembra el ruin, y acabándose noviembre, quien no sembró, que no siembre.

Noviembre, dichoso mes, que empieza con los Santos y termina en San Andrés.

A cada puerco le llega su San Martín.

Por San Andrés, el vino nuevo viejo es.

En noviembre, tu fuego enciende.

En llegando San Andrés, invierno es.

A finales de noviembre, coge tu aceituna siempre.

Revuélcate, guarro, que San Martín está cercano.

A cada gorrino le llega su San Martino.

Por Santa Catalina, el gallo con la gallina.


En noviembre, el frío vuelve.

Por San Martino, todo mosto es buen vino.

Por los Santos, siembra trigo y coge cardos.

En San Andrés, ni la busques ni la des.

Por los Santos, los trigos sembrados y los frutos guardados.

Por Santa Catalina, el frío se afina y la nieve se avecina.

Por los Santos, nieve en los cantos. Por San Andrés, hielo en los pies.

Por San Eugenio, las castañas al fuego, la leña en el hogar y las ovejas a guardar.

En noviembre, quien no tenga que siembre.

En llegando San Andrés, todo el día noche es.

Avanzado noviembre, lo que no se haya sembrado, que no se siembre.


DICIEMBRE Cuando en diciembre veas nevar, ensancha el granero y el pajar.

En diciembre la tierra duerme.

El que se acuesta en la Nochebuena, es porque tiene pena.

En diciembre, hielo y nieve.

Diciembre es un viejo que arruga el pellejo.

En Navidad todos cantan sin cesar.

El frío entra de repente entre la Navidad y los Inocentes.

Por Santa Lucía, mengua la noche y crece el día.

En diciembre, heladas y migas a almorzadas.

Llegada Santa Lucía, un palmo crece el día.

En diciembre, se hielan las cañas y se asan las castañas.

En la Nochebuena, un vaso de vino y una buena cena.

El ocho la Concepción, el trece Santa Lucía, y el veinticinco el Señor nació de la Virgen María.

Días de diciembre, días de amargura; apenas anochece, ya es noche oscura.

El ocho la Concepción, y el trece Santa Lucía, cuando se acortan las noches y crecen mucho los días.

Si después de otoño seco llueve en Santa Bibiana, llueve cuarenta días y una semana.

Por Santa Lucía, la noche más corta y el más largo día

Día de Santa Lucía, lo que mengua la noche crece el día.

Las cosas en su tiempo y los nabos en Adviento. En diciembre, no hay valiente que no tiemble.

En diciembre, leña y duerme. Por San Silvestre, entinajado está el aceite.


Ponte el abrigo en diciembre, que la nieve pronto viene.

Santa Lucía vuelve el aceite a la oliva.

Hielos y nieve en diciembre, lebrillos de la matanza y roscos del aguardiente.

Un mes antes y otro después de la Navidad, es invierno de verdad.

Cuando diciembre se va tiritando, año bueno viene anunciando.

En el hermoso diciembre, Jesús nació en un pesebre.

En la Nochebuena, a las tres, deja la calle para quien es.


VARIOS MESES Treinta días trae noviembre con abril, junio y septiembre; veintiocho trae uno y los demás treinta y uno.

Los espárragos de marzo, pa mi amo, los de abril, pa mí, y los de mayo, pa mi caballo.

Treinta días trae noviembre con abril, junio y septiembre, excepto febrero mocho que trae veintiocho.

Quién fuera en enero gato, en el verano pastor, en el mes de agosto cura y en el otoño viñaor.

Enero, tan malo como febrero.

Julio triguero, septiembre uvero.

Enero friolero, lleno de nieve; después viene febrero, febrero el breve.

Enero se come el cebo, febrero la carne pulpa y a marzo le echan la culpa.

En julio siego mi trigo, y en agosto el del vecino.

Sembrar en noviembre, barbechar en diciembre.

Enero, seco y helero; febrerillo, loco.

Diciembre, mantecado, y enero, helado.

Ni calor hasta San Juan, ni frío hasta la Navidad.

Una aceituna por San Juan, ciento por Navidad.

Entre Santiago y Santana pintan las uvas, y pa la Virgen de agosto ya están maduras.

Tres días hay en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión.

Agosto, frío en el rostro, playa, la siega, septiembre con sus soles ya pronto llega.

Por San Martino las nieblas vienen de camino, pero San Antón barre las nieblas en un rincón.

Abril que sale lloviendo, llama a mayo sonriendo.

Septiembre benigno, octubre florido.


Las mañanitas de abril son sabrosas de dormir, y las de mayo sin fin ni cabo.

En marzo, quemó la vieja el cenacho, y en abril el celemín.

Lodos en mayo, espigas en agosto.

Octubre lluvioso, mayo generoso.

El que no guarda pan pa mayo y leña pa abril, es que no sabe vivir.

En marzo, las lluvias; en abril, las hierbas y en mayo, las flores.

Septiembre y marzo, revoltosos ambos.

Nieblas en marzo, heladas en mayo.

La justicia de enero es rigurosa, en llegando febrero será otra cosa.

Tanto enero como febrero, aceituneros.

Abril y mayo, la llave de todo el año.

Enero helero y febrero aguacero.

Mayo seco y junio aguado todo vendrá trastornado.

No hay enero sin lebrón, ni mayo sin perdigón.

Junio, julio y agosto. moreno el rostro.

Enero y febrero comen más que Madrid y Toledo.

Por Santiago y la Concepción para la vegetación.

Enero es helero y febrero llovedero.

Lo que agosto madura, septiembre asegura.

Cuando febrero marcea, marzo febrerea.

Si diciembre fue loco, enero no poco.

Febreros y abriles, los meses más viles.

Agosto tiene la culpa y septiembre lleva la pulpa.

Si hiela en enero, llueve en febrero.

En noviembre y en diciembre coma quien tuviera, y quien no tuviere, siembre.

La leña en el hogar, desde los Santos hasta San Juan.


Diciembre tiritando buen enero y mejor año.

Marzo ventoso saca a abril con aguas mil.

Marzo marcero, o tan frío como enero o tan falso como febrero.

Luna de enero no tiene par, sino la de agosto que en el rostro da.

A invierno lluvioso, verano abundoso..

Agosto y septiembre no duran siempre.

En abril, las habas en el mandil, y en mayo, pa mi caballo.

Por San Martín sólo poda el ruin. Y acabándose noviembre, quien no sembró que no siembre.

Abril hueveril, mayo pajarero.

El que en agosto duerme, velará en diciembre.

El pollo de enero pa San Juan es comedero.

De Navidad hasta San Juan, seis meses justos van.

Junio grana los trigales, si abril y mayo llovió a gusto de mayorales.

Ni que me siembres en marzo, ni que me siembres en abril, en mayo voy a salir.

Abril y mayo, harina pa todo el año.

Desde los Santos a San Andrés, sementera es.

Más vale el hueso en marzo, que la carne en mayo.

San Juan nos amenaza y San Pedro nos echa de casa.

Entre los Santos y Navidad, es invierno de verdad.

Marzo se lleva la culpa, abril la fruta.

Que llueva en abril y mayo, aunque no llueva en todo el año.

Sale marzo y entra abril, nubecitas a llorar y campitos a reír.

Si malo es enero, peor es febrero.

No esperes para diciembre lo que no cogiste en mayo.

Si marzo marcea, abril abrilea.

Abril y mayo, harina pa todo el año.


Si tienes pan para mayo y leña para abril, échate a dormir.

La obrá de San Miguel ni la prestes ni la des, ni 15 días antes ni 15 después.

San Pedro nos recoge y San Miguel nos revuelve.

Las pollitas de nero, para San Juan en el ponedero.

En febrero, busca la sombra el perro, y en marzo, el perro y el amo.

En abril, setas mil; en mayo, setas apaño y en San Juan, podridas van.

Ni en agosto caminar, ni en diciembre navegar.

Febrero loco, y marzo otro poco.

Si en enero hay flores, en mayo habrá dolores.

Cuando marzo mayea, mayo marcea.

Marzo ventoso y abril lluvioso, sacan a mayo florido y hermoso.

Guarda pan pa mayo y leña pa abril, pues no sabes el tiempo que ha de venir.

Flor de olivar en abril; aceite para el candil en mayo, y en San Juan, aceite pa entinajar.

Tres días hay en el año en que llenamos la panza: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la matanza.

En abril se duerme el mozo ruin, y en mayo, el mozo y el amo.

Enero y febrero llenan el granero.

Helada de enero, nieve de febrero, aires de marzo y lluvias de abril y mayo, hermoso año.

La leña de higuera que la corte mi hijo y la queme mi nuera. Pues que la corta pa San Juan y la queme pa Navidad.

Diciembre tiritando, buen enero y mejor año.

En San Lucas, cucas; en los Santos, ya no es tanto, y en San Andrés ni la prestes ni la des, ni diez días antes mi diez después.

De los Santos a Navidad el invierno es de verdad.


OTROS REFRANES Y DICHOS POPULARES POR ORDEN ALFABÉTICO

A A palabras necias, oídos sordos.

A falta de pan, buenas son tortas.

A Dios rogando, y con el mazo dando.

A burro muerto, la cebá al rabo.

A río revuelto, ganancia de pescadores.

Año de nieves, año de bienes.

Agua corriente no mata a la gente.

Agua detenida, mala bebida.

A la medía del santo es la peana.

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Al buen trabajador no se le paga por horas.

Al mal tiempo, buena cara.

A libro cerrao no se le saca provecho.

Agua que no has de beber, déjala correr.

Al gato flaco, to se le vuelven pulgas.

A rey muerto, rey puesto.

Afortunado en el juego, desafortunado en amores.

Al freír, será el reír.

A borrego recién esquilao, no le mande Dios viento helao.

A la carne, vino, y si es jamón, con más razón.

A marido ausente, amigo presente.

A buen vino, no hay buen tino.

A su tiempo se cogen las uvas: cuando estén maduras.

A caracoles picantes, vino abundante.


Agua de lluvia, siempre clara y nunca sucia.

A cada pez le llega su vez.

Aire cierzo, llueve de cierto.

Al mal segaor, to se le vuelve paja.

Aire gallego, escoba del cielo.

Al que cierne y amasa, de to le pasa,

A buen hambre, no hay pan duro

Al buen comer, tres veces beber.

Año bisiesto, ni viña ni huerto.

Agua y pan, comida de can.

Año tardío, año vacío.

Ande yo caliente y ríase la gente.

Añorar el pasado es correr tras el viento.

A gato viejo, rata tierna.

A caballo regalado, no se le mira el diente.

Abogado, suegra y doctor, cuanto más lejos mejor.

Año bisiesto, gasta el dinero en ganados y no en sembrados.

Arco iris: o pronto llueve o aclarará en breve.

A la mujer y a la cabra, soga larga.

A grandes males, grandes remedios.

Agua esperé y tarde sembré, sabe Dios lo que cogeré.

Año de almendras, por aquí no vengas.

Agua y calor, tesoros del labrador.

Amores y leer no puede ser.

Agua pasada no mueve molino.

A cada día le basta su afán.

Arreboles al sol poniente, suelta la yunta y vente.

Arreboles al amanecer, agua al atardecer.


Arreboles al atardecer, sol al amanecer.

Amigos y libros, pocos, buenos y bien conocidos.

Al mal segaor todas las pajas le estorban.

Al saber le llaman suerte.

Al árbol caído, palos en él.

Aceitunas amargas, pan en ellas.

Antes me muero que prestar dinero.

Antes de que te cases, mira lo que haces.

A mala cama, colchón de vino.

Al mejor puerco, la peor bellota.

Año nuevo, vida nueva.

A enemigo que huye, puente de plata.

A lo hecho, pecho.

Al ruin y al pobre, todo le cuesta doble.

Amores de suegra, recíbelos con reserva.

Aprendiz de muchos oficios, maestro de ninguno.

A cada caballo, su herradura.

A donde fueres, haz lo que vieres.

Al médico, confesor y letrado, háblale claro.

Al buen entendedor, pocas palabras bastan.

A mala leña, un buen brazao.

A la fea, el caudal de su padre la hermosea.

A arriero perdío, atarres de seda.

Al santo enojao, con no rezarle está pagao.

Agua en ayunas, o mucha o ninguna.

A la luz de la tea, no hay mujer fea.

Agua de pozo y mujer desnuda, mandan al hombre a la sepultura.

Antes de llover, chispea.


Amor, dinero y cuidado, no puede estar encerrado.

Aprisa y bien no puede ser.

Antes de que acabes, no te alabes.

A tal señor, tal honor.

Aprender a bien callar, para saber bien hablar.

Árbol que crece torcido, no se endereza.

A tal pregunta, tal respuesta.

A destajo, mal trabajo.

Atajar al principio el bien procura. Si llega a echar raíz, tarde se cura.

Amigo que no presta y cuchillo que no corta, si se pierden poco importa.

Amores nuevos olvidan los viejos.

A quien compra y miente, su bolsa lo desmiente.

Al hijo del vecino, quítale moco y mételo en casa.

Al malvado se le conoce a la legua.

Aparta tu amistad de la persona que, viéndote en peligro, te abandona.

Aviso al que leyere: tema quien goce; quien padezca, espere.

Al galgo viejo, échale liebre y no conejo.

Afligir al afligido es de corazón podrido.

A una brasa ardiendo se agarra el que se está hundiendo.

A quien no tiene que hacer, la casa se cae sobre él.

Año bisiesto, pan en el cesto.

A embestida de hombre fiero, ¡pies para qué os quiero!

A cada pajarillo le suena bien su cantarcillo.

Algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Al cura y al Borbón, pólvora y perdigón.

Al abuelo y al blancar, lo que se pueda sacar.

A la dama más honesta, también le gusta la fiesta.

Abriga bien el pellejo, si quieres llegar a viejo.


Amigo es aquél que pregunta cómo me encuentro y espera la respuesta atento.

¡Aire, aire! Mi marío en la era y yo con un fraile.

Al pan, pan, y al vino, vino, y al gazpacho un buen pepino.

Achuchas más que una agüela en un baratillo de medias negras.

A pan duro, diente agudo.

Amor al prójimo quiero, pero yo soy el primero.

A unos les da Dios ovejas y a otros, orejas.

Al buen pagador no le duelen prendas.

A perro que no conozcas, no le espantes las moscas.

Aire solano, agua en la mano.

A nadie le amarga un dulce.

Al mal aire, dale calle.

A nadie le huelen sus peos, ni le parecen sus chiquillos feos.

A la mujer se la domina o te domina.

A los quince, los que quise; a los veinte, con el que diga la gente y a los treinta, el primero que se presenta.

Al mal trabajador no le viene bien ningún azadón.

Amor que no es loco, logrará poco.

Al que mal vive, el miedo le persigue.

Agua de primavera llena la panera.

A partes iguales, gana el banquero.

A caballo viejo, forraje tierno.

Al revés te lo digo, pa que me entiendas.

Al fraile, no hay que darle ni quitarle.

Al hombre flojo, la bebía fuerte.

A las mujeres hay que matarlas o dejarlas.

Aquí te pillo, aquí te mato.


Anochece como amanece y al medio día, hace lo que le parece.

Al heredar, con un ojo reír y con el otro llorar.

¡A ver quién le pega a papa!

Albóndigas haiga, caiga quien caiga.

A la mejor burra la dejáis sin manta.

Artista seas y en Pegalajar te veas.

Al buen trigo en el esportón, nunca le faltó comprador.

Ave que vuela, a la cazuela.

A canas honradas, nunca habrá puertas cerradas.

Atájalos, primo, que son manchegos.

A fuerza de dale, tiene que venile.

A la cama, colchón de lana.

Aceituna comía, hueso a la calle.

Año que empieza helando, mucho pan viene anunciando.

Ata más pelo de c… que soga de marinero.

Adiós, amigo, le dijo la breva al higo.

Amarga más que las tueras.

Al que quiera saber, mentiras en él.

Arreando, que es gerundio.

Ante la duda, abstente.

A tos los tontos les da por algo.

A cada día le basta su afán.

A buena hora dijo el rey “gachas”.

Andar y andar y Jabalquinto a la par.

Algunos nacen con estrella y otros nacen estrellaos.

Aguja que no cose, mal ojo tiene.


Al que Dios lo quiso bien, casa le dio en Jaén y al que quiso mal, se la dio en Pegalajar.

Antes de comer no me puedo tener, y después de comido, no puedo conmigo.

Arrieros somos y en el camino nos encontraremos.

A todas las viudas se les quedan las bragas chicas.

A los cien años, tos calvos.

Al sol poniente, suelta la yunta y vente.

A la mejor p… se le escapa un peo.

Antes rotas que pelás.

Amor con amor se paga.

Ahora, siéntate y llora.

A las primas se les arrima y a las primas hermanas, con más gana.

A las diez, en la cama estés, mejor antes que después.

Al maestro se le deja, aunque sea un burro.

¡Ay, qué ricas están las uvas!

A cada pajarillo le parece bien su nido.

Al mejor escribano se le escapa un borrón.

Al que es agradecido, dale más de lo pedido.

Al que se viste de ropa ajena, en la calle lo desvisten.

Allá van leyes donde quieren reyes.

A igual trabajo, igual salario.

Al repique de la campana, la que no caiga hoy, caerá mañana.

Al que tiene cama y duerme en el suelo, no hay que tenerle duelo.

Anda, anda, que Dios te lo manda.

Al primer tapón, zurrapa.

A misa van corriendo los que van tarde.

Aleluya, aleluya, cada uno con la suya.


Aquí te espero, comiendo huevo.

A las diez, deja la calle para quien es.

Agua del medio día dura todo el día.

Agua de la tarde no es durable.

A la vejez, viruelas.

A la vejez, miserias.

¡Ay, qué pena, tener una novia Magdalena y no poder comérsela!

Amigo que no presta y cuchillo que no corta, si los pierdo, no me importa.

A ti te encontré en la calle y madres no hay más que una.

Amigo, bebe, que la vida es breve.

Al mejor galgo se le escapa una liebre.

Al ingrato, con la punta del zapato.

Antiguamente se llevaba el ombligo en la frente; y ahora, con la mudanza, se lleva en la panza.

Agarrándolos del pezón, higos son.

A quien madruga, Dios le ayuda. Uno que madrugó se encontró un cerón, pero más madrugó al que se le perdió.


Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la A A quien Dios se las dé, San Pedro se las bendiga. A caballo que mucho come, cabestro corto. Al revés te lo digo, pa que me entiendas. A joder, que se acaba el mundo. Antes de entrar, dejen salir. Agua sobre agua y regar después de llover. A pillo, pillo y medio. Aquí estamos dos y sobra más de la mitad de la cuadrilla. Agárrate, que vienen curvas. ¡Ahora, que está verde! Adiós Madrid, que te queas sin gente. Antes reventar que sobre. ¡Ay, qué malico estoy y qué poquillo me quejo! Aquí hay gato encerrao. Agárrate a la brocha, que me llevo la escalera. A la vuelta lo venden tinto. Ancho de espaldas y estrecho de culo, m… seguro. Anchas Castilla. Alumbra menos que un candil de esparto. Andarás, andarás y al trigo volverás. ¡Ánimo y al toro! Aquí se pide pa Dios, pero no se le da ni a la Virgen. Achuchas más que una letra. Adelante mis valientes, con las uñas y con los dientes. Así se escribe la historia. Además de que eres tonto, se te nota. Aquí va a haber palos pa parar un circo. A la de tres va la vencía. Andando se quita el frío. Ahora vas y lo cascas. A tomar por culo la bicicleta. ¡Ánimo y a las gachas! Asustas al mismo miedo. A un tío acostado no hay quien lo trepe. Ahí está la madre del cordero. Abre la boca, que viene la sopa. A pagar en tres cómodos plazos: tarde, mal y nunca. A otra cosa, mariposa. A la cola, pepsi-cola. A vivir, que son dos días. Aquí me las traigan toas.


¡Ahí le duele! Agua pa mi Cuchillejo, pero que no se moje mi horno de yeso. ¡Apáñatelas como puedas! Anda y que te pelen. ¡Anda que a mí! Así como suena. ¡Ahora en esta clara! Aquí se va a armar la de San Quintín. ¡Apaga y vámonos! ¡A quinientas partimos! Aquí el que no corre, vuela. Aquí te tengo que meter el pescuezo. ¡A la paz de Dios, hermano! ¡Agua pa mis pepinos! Aquí nos van a dar las noticias. Aquí hay más olivas que en el Carretón. ¡A mí que me registren! Ahí está la madre del cordero. ¡Ay, el de los higos! ¡A lo mejor me guiñas! ¡Anda y que te zurzan! Algo se repela. A mí que no me la endiñen. A mí no me la dan con queso. A to hay quien gane. Aquí hay hasta palomos. Aquí hay de to como en botica. ¡Anda que te engañé! Adiós, que te vaya bien. ¡A perrilla la panzá! Aquí no se ve ni escupir. Amén, como los monecillos. Anda y que te pille Jamila. Ahora que estamos reunidos: viva la madre superiora. Aquí no sabe Dios la hora que es. Anda y que ten por el culo con una caña rajá. Aquí hay gato encerrao. Aquí huele a pegao. Antes te compro un traje que invitarte a comer. Ahora sí que sí que. Al que le toque pa él. Aquí y en Pekín. Antes que pase viernes.


Así te estás y la presa ardiendo, y apagándola con paja. ¡Así me gusta a mí! A mí me ha tocao la china. Así nos luce el pelo. ¡Así nos va! Aquí paz y después gloria. ¡Así da gusto! ¡Así cualquiera! A otro perro con ese hueso. ¡Alza, pilili! A su casa viene. A mí me ha tocao bailar con la más fea. ¡Algo es algo! ¡Arre, que te atascas! Antes pa encontrar a un payaso había que ir al circo. Aquí no cabe ni un alfiler. A los hechos me remito. ¡Anda, castañas! ¡Ay, gorrión! ¡Ay, gavilán! A mí ni fu ni fa. A la fuerza ahorcan. Anda y no cenes, verás por la mañana qué hambre tienes.


B Bendito mal, que a los nueve meses se ha de quitar.

Bien muy querido, pronto es perdido.

Borregos al atardecer, charcos al amanecer.

Bien cena quien bien trabaja.

Buena es la nieve que en su tiempo viene.

Bueno y tonto se confunden pronto.

Buen vino y buena tajada, y no te apures por nada.

Blas, si por malvas vienes, mal vas.

Beso, queso y vino espeso.

Borrica que no montes, “paseo” que te pierdes.

Burro muerto, otro en su puesto.

Bueno es rezar, pero mucho mejor es callar.

Buena honra merece, el que a sus padres se parece.

Barriga vacía, no tiene alegría.

Burro que más trabaja, rota tiene la albarda.

Bonica es la zorra pa guardar gallinas.

Barriga llena no tiene pena.

Bicho malo nunca muere.

Borrico grande, ande o no ande.

Barco lleno, barco vacío.

Barcelona es bona, si la bolsa sona.

Belleza sin talento, veleta sin viento.

Bien está lo que bien acaba.

Bebe para olvidar, pero no olvides pagar.

Boda y mortaja del cielo bajan.

Bien me quieren mis vecinas, porque les cuento mentiras.


Bueno y barato no caben en el zapato.

Bien canta Marta después de harta.

Bendito y alabao, que me encuentro vestío y calzao.

Bragueta abierta, pájaro en la puerta.

Bonica no será, pero a airosa no hay quien le gane.

Bonico es el aire pa los candiles.

Bueno, hombre, bueno, con que usted es el alcalde D. Manuel Moreno Bueno, bueno. hombre, bueno. Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la B Bacilas menos que un submarino debajo de una gotera. Borrón y cuenta nueva. Bofetá que te pegue, gabardina que estrenas. ¡Bendito y frito! Buenas sardinas han venío. Bendito sea Dios y su santo nombre. Baila al son que le tocan ¡Bendito sea el poder de Dios! Bueno está lo que se daba. Buenos días nos dé Dios y parte en la gloria, amén. Bueno está lo bueno. ¡Bueno, a lo que íbamos! Barro y juego y sigo convidao pa luego. Buenos días por la mañana. Buenas noches en Carmona. Bien sabe Dios que no. Bendita sea la teta del cura, que es santa. Buenas y con Dios. Bien está lo que bien acaba. ¡Bueno está, padre mío! ¡Buenas tardes, caracoles! ¡Bendita sea la madre de Dios! Bebe menos que un colorín. Bueno, ¿y qué? Bueno, pues sí. Buena suerte, macho. Buen rascapolvos le han echao.


C Cerco en la luna, agua en la laguna.

Con pan y vino se anda el camino.

Cuando llueve de cierzo, llueve de cierto.

Con pan, vino y queso no hay camino tieso.

Cuando el sol traspone, los amos se ponen tristes y se alegran los peones.

Cuando las barbas del vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar.

Cuando el necio es acordado, el mercado ya ha pasado.

Cuando el sol se pone rojo, mucha agua trae en el ojo.

Capón de ocho meses, mesa de reyes.

Cazadores, sastres y zapateros, los más embusteros.

Costurera sin dedal, cose poco y mal.

Casa con dos puertas mala es de guardar.

Cura flaco y marido gordinflón no cumplen con su obligación.

Cría cuervos y te sacarán los ojos.

Cuando el burro acerrea, o es mediodía o poco le quea.

Cuando el río suena, agua lleva.

Cielo empedrado, suelo mojado.

Carrera que no da el galgo, en el cuerpo la tiene.

Cuando llueve y hace sol, sale el arco del Señor.

Con el trabajo se compra el descanso.

Cuando llueve y hace viento, cierra la puerta y quédate dentro.

Cuando la luna lleva cerco, lluvia segura.

Con el frío, la cobija; con el calor, la botija.

Cría buena fama y échate a dormir.

Con tu suegra y tu mujer no te confíes ni una vez.

Casa, cuanto quepas y hacienda, cuanto veas.


Casa a tu hijo con tu igual y no dirán de ti mal.

Cuando uno no quiere, dos no regañan.

Casar y comprar, cada uno con su igual.

Con vino y jamón no padece el corazón.

Cuando el español canta, algo tiene en la garganta.

Con el pincel y la pintura, se hace la semana menos dura.

Cree el ladrón que todos son de su condición.

Cuando corre aire, es cuando hay que ablentar.

Cielo emborregao, suelo mojao.

Culico no hecho a bragas, las costuras le hacen llagas.

Caballo grande, ande o no ande.

Coche, caballo y mujer nunca debes de ofrecer.

Cuando dos se pelean, es porque uno quiere.

Caballo, mujer y escopeta nunca se presta.

Cuando el grande habla, el pequeño escucha.

¿Cuál es tu tierra?: ¡la de mi mujer!

Cuando viene una desgracia, no viene sola.

Cuando el bien pasa, mételo en tu casa.

Con lo bonico no se come.

Casa sin moradores, nido de ratones.

Carne en calceta, pa quien la meta.

Casa con dos puertas, siempre hay una abierta.

Con las glorias se van las memorias.

Cuando Dios quiere, con todos los vientos llueve.

Cada cosa en su tiempo y los nabos en Adviento.

Come para vivir y no vivas para comer.

Cual te veo, tal te creo.

Criticar es más fácil que imitar.


Casa ajena sabe criticar quien la propia no sabe guardar.

Cada ollero su olla alaba, aunque la traiga quebrada.

Cántaro roto, el remedio es comprar otro.

Con nubes por el cielo no hay nieve por el suelo.

Consejo no pedido, consejo mal oído.

¿Cómo te trato? Según tú lleves el hato.

Cabra en sembrado, peor que un nublado.

Conformarse con su suerte es el secreto de la dicha.

Casamiento y señorío ni quieren fuerza ni quieren brío.

Cuanto la caridad toca, en oro lo torna.

Cuando en peligro esté tu hermano, en vez de aconsejarle, dale la mano.

Chico llorón, boca abajo y bofetón.

Cuando prometer no es dar, es mal querer.

Cuentas claras, amistades largas.

Ch… lavao, ch… estrenao.

Cuanto más se destapa, más huele la caca.

Con el nombre no vive el hombre.

Cabeza loca no quiere toca.

Con una rueda no anda un carro.

Con un consejo y un duro, sale el hombre del apuro.

Cuando llueve y hace sol, sale a paseo el caracol.

Casado que se ausenta, cornamenta.

Cuatro caras tiene la luna, y la mujer, cuarenta y una.

Con amor y aguardiente nada se siente.

Cabeza fría, pies y culo calientes, dan vida a la gente.

Caridad buena: la que empieza por mi casa y no por la ajena.

Culos sentaos no hacen mandaos.

¡C…!: la oración de San Antonio.


Cuando la p…pica, o sobra leche o falta pipa.

Caballo de regalo, para la vista, bueno, para el trabajo, malo.

Con paciencia y con saliva se la metió el elefante a la hormiga.

Con Fraga, hasta las bragas.

Como la tripa de Jorge, que lo mismo estira que encoge.

Como soy del campo, así me zampo.

Cuando las ganas de mear aprietan, ni las catedrales se respetan.

Como te iba diciendo: si te casas con mi hija, serás mi yerno.

Cuando el burro es muy burro, se tiene por caballo.

Creía el ciego que veía y eran las ganas que tenía.

Correr es de cobardes.

Contra fortuna no vale arte ninguna.

Comer sin vino, comer cansino.

Cuando llueve y hace sol, cojo siempre el caracol.

Ciruelas calientes y agua del caz, y ya cagarás.

Con una misa y un marrano hay pa un año, ¡sobra misa y falta marrano!

Cuando el español canta, o está más de mediao o poco le falta.

Contra la mala añada, poco puede la tierra mal labrada.

Cada cosa pa su cosa y los bueyes pa trillar.

Cuanto más viejo, más pellejo.

Cuando un tonto pilla una linde, se acaba la linde y sigue el tonto.

Como te iba diciendo, se la metí y salí corriendo, y cuanto más corría más se la metía.

Cuando te digan picho, meneas el rabo.

Contigo, pan y cebolla.


Cada uno tiene su alma en su armario.

Cuando seas padre, comerás huevos.

Cuando vi a mi hermana, me dio gana.

Con la iglesia hemos topao, amigo Sancho.

Culico que veo, culico que deseo.

Corre más que una manga de niebla.

Contra el defecto de pedir, está la virtud de no dar.

Cuando no hay lomo, tocino como.

Cada oveja con su pareja.

Cada mochuelo a su olivo.

Cuando menos esperas, salta la liebre.

Cuesta abajo hasta las piedras roan.

Cuando el tabernero vende la bota, o es que sabe a pez, o es que está rota.

Consejo de sabios: perdonar injurias y olvidar agravios.

Cuatro ojos ven más que dos.

Cada maestrillo tiene su librillo.

Cuanto mayor es la fortuna, estará menos segura.

Consejos vendo y para mí no tengo.

Cuanto más cerca las redes, más apretados los peces.

Cada uno en su casa y Dios en la de tos.

Cuando los poderosos riñen entre sí, los débiles sufren las consecuencias.

Cada uno trate de su oficio y deje el del vecino.

Caballo viejo, pa cabalgar; leña vieja, para quemar; vino viejo, para beber: amigo viejo, pa conversar y libro viejo, para leer.


Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la C Con el tiempo, viene el tiento. Con panza llena, no hay pena. Corre más que una liebre. Come menos que un colorín. Como muestra, basta un botón. Cuando un monte se quema, algo nuestro se quema. Cada uno se aguanta con sus almorranas. Como los de Alicante, to palante. Con tinto o blanco, aceitunas Barranco. Cualquier tiempo pasao fue mejor. Cuando más depriesa, el demonio se atraviesa. Casca más que una cotorra. Cada loco con su tema. Como en Fuenteovejuna, todos a una. Cuando el hambre aprieta, hasta el padre cura peca. ¿Cómo?: como comiendo y la boca abriendo. ¡Cómo estará Sevilla! Cada uno puede hacer de su capa un sayo. Cuatro ojos ven más que dos. ¡Cómo se nota donde hay dineros! Como el que no quiere la cosa. Cuando llegue septiembre, todo será maravilloso. Con paciencia no hay quien venza. Cada uno se rasca donde le pica. Con una rueda no anda un carro. Como si nos hubiésemos visto a tiros. Comimos glorias benditas. Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa. Cuesta más el collar que el perro. Comamos y bebamos, mañana moriremos. ¡Cayeras en un pozo sin culo! Cascas más que una p… borracha. Con estas cuatro gotas se ha puesto el campo loco. ¡Cuando vengan los míos!… Cigarros pa to el que veo… Con el tiempo y una caña. ¿Cómo va la vida? Con eso no tengo yo ni pa darme en un diente. ¿Cuándo te vas a pagar la teja? Con los críos no se puede ir ni a misa. ¡Cuando menos!


Casca más que la tía Vica. Corre más que el coche del obispo. Cuando antes empecemos, antes acabamos. Cada uno habla de la feria según le va. Corta y cuelga, que tienes cara de teléfono. ¡Cosas de críos! ¡Cosas de mujeres! ¡Cosas de la vida! Callaos, a ver si se oyen las moscas freír papas. ¡Como se le meta entre ceja y ceja! ¡Cuchaquí con lo que te urgo! ¡Cuchaquí qué apaños! Come más que una lima nueva. Come más que una riá. Come más que la orilla de un río. Come a dos carrillos. ¡Cierra el pico, Perico! Corramos un tupido velo. ¡Como vaya, verás! Comamos y bebamos hasta que no nos conozcamos. ¡Con que ésas tenemos! Cae el agua a brazaos. Cae el agua a cántaros. Como si hablara con la pared. Córdoba la llana. ¡Come y calla! Cada uno es cada uno. ¡Como te pegue una pavia! ¡Como te pegue un tozolón! ¡Como te pegue una tabalá! ¡Como te pegue un torniscón! ¡Como te pegue un zosquín! ¡Como te pegue un soplamocos! ¡Como te pegue un zumbío! ¡Como te pegue una mitra, te arrodeo! ¡Como me líe a horquillazos! Cuando tú tengas uno, lo matas. ¿Cuálo?: una mierda en un palo. Cada dos por tres. Cuando estábamos en lo más menuíco, llegó mi suegra. ¡Cuerpo a tierra! Comerás glorias, pero cagas mierda. ¡Con la manta a cuestas!


Cuando yo diga bacín, dices presente. Cuando venga papa, te vas a enterar. Críos como el co la mano. Con la intención basta. Como la Parrala… Con pan y vino nadie se muere. Cuesta arriba, los motores; cuesta abajo, mis coj… Caramelos a real; barras a duro. ¡Como en la casa de uno, en ningún sitio! Como lo antiguo no hay ná. ¡Ciego me hago! Con el conque de primo, vengo y te veo. Cuando uno mira a su igual, siente su bien y su mal. ¡Cielo santo! Con la cebolla crece la p… Con Franco vivíamos mejor. Come sin cálculo. ¿Cómo está este deo? Cuídalo como oro en paño. ¡Como quien oye llover! Callar y callemos. Ca borrico se lame su cipote. Cada uno guarda su ropa. Como no llueva, nos vamos a comer los codos. ¡Come, sin vergüenza! Cierra los ojos y abre la boca. Cuanto más gente más se señala. ¡C… con Dios, qué palos pega! Corta el rollo, que tienes cara de película. Corre que te he visto, Evaristo. Como to quisque. Calla, luego otorga. Cuando te digan vaca, alza el rabo y come caca. Cuando los pavos echen dientes. Cuando las ranas críen pelo. Cada uno es uno y doce una docena. Con su pan se lo coman, Como tú no vayas, no se cuece la olla. Cuando hay toreros, no hay toros. Cuando hay toros, no hay toreros. Cobarde, las casas se te arden. ¡Cagaras una lidia de toros! Con tu puedo y con mi quiero, vamos juntos compañero.


¿Cómo se te ha queao el cuerpo? Cantemos o no cantemos, cuarenta duros tenemos. Como siembres, recoges. Cuando se empieza un melón, no es pa una tajá. Casi ná lo del ojo, y lo llevaba en la mano. Corre más que el coche de viajeros. Corre más que el tío de la lista. ¿Cómo está tu amo?: gordo, gordo, gordo. ¡Coj… como te pones! Cartucho que no te escucho. ¿Cuántos hijos tienes?: tres y la parva echá. Cualquier tiempo pasao fue mejor. Cascas más que un sacamuelas. Calentar y no joder, echa la p… a perder. Chiquitillo, pero hondillo. Chilla más que los gatos en el mes de enero. ¿Chico o grande?: hasta que se le salte la sangre. ¡Chúpate esa mandarina! ¡Chúpale, que va encendío! ¡Chúpate ésa! ¡Chúpate un ojo! Cuando vengan los misioneros, no te van a dar estampas. Choca la mano, follón de marrano; choca la otra, follón de bellota. Cuando nos muramos uno de los dos, yo me voy con mi hija. Cuando el demonio no tiene ná que hacer con cl rabo mata moscas. Como te pegue una galleta, te estorba el cielo pa dar vueltas. Como te pegue una torta, vas a hacer palmas con las orejas. Como te pegue un coscorrón, se te va a ver el número del alpargate. ¡Cayeras en un zarzal del que no pudieras salir ni nadie entrar! Comer no comeremos, pero joder… ¡joder el hambre que pasamos!


D Dios nos tenga en su mano, en invierno y en verano.

¿Dónde vas, Vicente? Donde va la gente.

Dime con quién andas y te diré quién eres.

De la abundancia del corazón habla la boca.

Donde no hay ganancia, pobres son las pérdidas.

Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces.

Deuda olvidada, ni agradecida ni pagada.

De cuarenta parriba, no te mojes la barriga.

Del dicho al hecho va mucho trecho.

Después de la tempestad viene la calma.

De tu suegra y tu mujer no te fíes ni una vez.

De los escarmentaos nacen los avisaos.

De tal palo, tal astilla.

Dios aprieta, pero no ahoga.

Donde hubo fuego, siempre queda rescoldo.

Día de niebla, día de mierda.

Don sin din, p… en latín.

Domingueros al volante, ni por detrás ni por delante.

De opíparas cenas están las sepulturas llenas.

Donde tengas la olla, no metas la p...

De la suegra y el doctor, cuanto más lejos mejor.

De La Guardia y con cerón, m…hasta el patrón.

Donde manda patrón, no manda marinero.

De Pegalajar y con aguaeras, p…hasta las abuelas.

De lo que veas, la mitad creas.

Del médico y del mulo, cuanto más lejos más seguro.


Donde no hay harina, todo se vuelve mohína.

De día no veo y de noche me expurgo.

Del viejo, el consejo.

Divide y vencerás.

Días de mucho, vísperas de nada.

Dios es creador, pero no llovedor.

Dame dineros y no me des consejos.

De ilusión también se vive.

De noche todos los gatos son pardos.

Dos hijas y una madre, tres tormentos para un padre.

Donde menos se piensa, salta la liebre.

De esta vida sacarás panza llena y nada más.

Dios le da habas a quien no puede rumealas.

Dos no discuten, si uno no quiere.

Donde hay confianza, da asco.

Dos andares tiene el dinero: viene despacio y se va ligero.

Disfruta y bebe, que la vida es breve.

Dios castiga, pero no a palos.

De mucho descansar, nadie se ha muerto jamás.

De borracho a loco va muy poco.

Dios al humilde levanta y al orgulloso quebranta.

Dijo la muerte al dinero: para nada ya te quiero.

Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer.

Dos gallos en un corral han de llevarse muy mal.

Dime con quién andas y te diré cuánto me cuestas.

Desde la barrera bien torea cualquiera.

De buenos propósitos está el infierno lleno.

De un cuento nacen ciento.


De poco sirve la ciencia donde falte la prudencia.

De fuera vendrán que de casa nos echarán.

De la flor más ruin saca la abeja miel.

De necios es huir del consejo.

Del leer nace el saber.

De invierno a invierno, el dinero “pal” Gobierno.

De Loja, la que no es p…es coja y la que no renquea.

Dígase el pecado y cállese el nombre del desdichado.

Donde la fuerza sobra, la razón falta.

De Andújar, la que no es p… es bruja.

Dejar lo cierto por lo dudoso, no es de hombre muy juicioso.

De lo ajeno, gastar sin miedo; de lo propio, poquito a poco.

Donde hay amor, habrá dolor.

Dios nos guarde de la helada y de mujer enojada.

Donde no se mete y se saca, el fin se encuentra.

Dios da pañuelo a quien no tiene mocos.

Decir y hacer no comen en la misma mesa.

De noche no hay hombre feo.

Donde media la razón, no vale autoridad.

Dos orejas y una boca tenemos, para oír más y hablar menos.

Dichosos los vikingos, que tenían los cuernos postizos.

Después de estirar la pata, de nada vale la plata.

Después de la liebre ida, palos a la madriguera.

De noche y si está la suegra, se ve hasta la leche negra.

Donde hay más de cuatro, cada uno saca de su tabaco.

De las tetas, un puñao; lo demás, “esperdiciao”.

Donde no hay mata, no hay patata.

De los lisiados nacen los escarmentados.


Dijo el mosquito a la rana: más vale morir en vino que vivir en agua.

Dime lo que quieras, pues tus sermones me los paso yo por los c…

De médico, poeta y loco todos tenemos un poco.

Donde se saca y no se pon, pronto se le ve el hondón.

De los amigos, usar pero no abusar.

Del agua mansa me libre Dios, que de la brava me libro yo.

Desde que vestidos nos vemos, no nos conocemos.

Del amigo ausente, como si fuera presente.

Donde tiene el tesoro el avariento, tiene el entendimiento.

De la panza sale la danza.

Dijo la sartén al cazo: quítate, que me ensucias.

Dios me dé contienda con quien me entienda.

De aquí a cien años, todos calvos.

Diga mi vecina y mi costal tendrá harina.

¡Dios mío, Dios mío!, ¡qué hambre tendrá el que no haya comío!

De Jaén, ni hombre, ni mujer. ni aire que venga de él.

¿Dónde tiene mi niño lo feo, que no lo veo?

Del olivar a la prensa y de ésta a la despensa.

Del que de ti se fíe, no lo engañes.

Dame pan y dime tonto.

De la mar el mero, de la tierra el cordero y de Jaén, P… Gorda el Hornero.

Dios da “lagañas” al que no tiene pestañas.


Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la D Dios bendiga cada rincón de esta casa. Dicho y hecho. Dios me lo dio, Dios me lo quitó. Después de la tempestad viene la calma. ¿Dormimos o qué? Primero qué y después dormimos. Después de to, hay que dar gracias a Dios. Dígaselo con flores. Despacico y buena letra. De que vi a mi hermana, me dio gana. Dios dijo que fuéramos hermanos, pero no primos. Desde que llegó el estilo de soplar, nadie se ha quemao. De Dios pabajo, cada uno vive de su trabajo. Debo hasta cargas de agua. De to tiene que haber en la viña del Señor. De Madrid al cielo. De la que te den te cagues. Doctores tiene la santa madre iglesia. Duermes más que los gusanos de seda. Duermes más que un camisón viejo. De higos a brevas. Desdichá la boca que espera bocao de otra. De ningún arrepentío se cuenta ná bueno. Después de la faena, tira de la cadena. De casta le viene al galgo. De Despenaperros pabajo está el ajo. Del campo, las flores, y de la cocina, sus sabores. De las diez palante, deja la calle pal maleante. De perdíos, al río. Dale que te pego. Dios nos libre de la pedrá de un zocato. Déjalo, que se llama Pedrito. De algo hay que morir. Dichosos aquéllos que a su casa saben. ¡Dónde vas con lo que llueve! Donde da el sol por la mañana, no da por la tarde. Desde que no nos vemos, no nos conocemos. De algo hay que morir. Desde que hay papas, no hay hombres. De ningún cobarde se ha escrito ná bueno. De donde no hay, no se puede sacar. Déjate de coplas.


Dio pelos y señales. Dios se lo pague a Dios. ¡Donde se ponga un acordeón bien tocao! ¿Desde cuándo hemos comío tú y yo en el mismo plato? Desde que te di el primer zurriagazo. Después de la guerra viene la paz. ¡De luces! Deja tranquila a la abuela, que está bajo tierra. Dime cómo toses y te diré con quién vives. Dicho sea de paso. Desde que el hombre es hombre. Duermo menos que un sereno. Da más vueltas que una botella borracha. Da más vueltas que un abulanico. Dios proteja a la inocencia. De to se harta uno. Dios salve al rey. De lo que se come, se cría. ¡Dios te oiga! Donde hay tejas, hay pellejas. Del cuero tienen que salir las correas. Después de Dios, la olla. To lo demás es farfolla. Donde no hay mujer, buscadla, y donde la hay, matadla. Dejo la puerta entorná, por si tienes ganicas de entrar. Duerme con tu vecino y no con tu enemigo. Da más vueltas la vida que el tueste en la olla. Dime con quién andas, y si está bueno me lo mandas. Dale fuerte en la cabeza, donde no cojea. ¡De buena nos hemos librao! De eso estoy seguro. Debías de caer a un pozo sin culo. ¡Demonios de críos! De vivos está el mundo lleno. De ésta cuelgo las botas. Déjale soga larga. Démosle tiempo al tiempo. De ésas y como ésas son toas. ¡Digo yo, vamos! Donde empieza la libertad de uno, termina la de los demás. Donde no hay sangre, no hay morcillas. Dos mejor que uno. ¡De qué diablos estás hablando! De to quiere Dios un poquito.


Déjate de paja y vamos al grano. Déjalo que se pudra y se muera. ¿De quién son esos ojitos?: tuyitos, tuyitos. Del suelo no pasa. Debía estar lloviendo hasta el día del juicio por la tarde. Déjate de cuentos chinos. Dios los cría y ellos se juntan. Dame un beso como en las películas. De to hay que hacer en esta vida. Duele más que un bocao en un ojo. Duele más que una patá en las espinillas. Déjate de gaitas. De chicos se va a grandes. De la noche a la mañana. Donde las dan, las toman. Dámelo pa mí pa siempre. Dejad pa luego un poquillo. Déjalos que gocen. D. Juan Carlos y Dª Sofía: la olla está vacía. ¡De eso ni hablar! ¡Dónde vas con mantón de Manila! ¿Dónde vas muerto de hambre y sin cenar? De eso nada, monada. Déjate de historias. ¡De qué y de cuándo! Del roce viene el cariño. Corta y cuelga, que tienes cara de teléfono. Donde dije digo, digo Diego. Detrás de un día viene otro. Debías de caer por donde cayó la vaca, que cuando llegó al suelo ya iba pelá. ¡Dios mío de la verdad, el que no hay comío qué hambre tendrá! Dejad que los niños se acerquen a mí, que detrás de los niños vienen las marmotas. ¿Dónde vas con la burra?: a que la pille el garañón del Mercaíllo.


E En tiempo de higos, del dueño de la huerta todos son amigos.

El comer y el arrascar, todo es empezar.

En las parras del vecino son más ricos los racimos.

En casa de herrero, cuchillo de palo.

En el cielo borreguitos, agua a cantaritos.

El burro que más trabaja, más rota tiene la albarda.

Estamos más apretaos que sardinas en lata.

El que más hace, menos merece.

El muerto, al hoyo, y el vivo, al bollo.

El que mucho corre, pronto para.

El gato escaldao, del agua fría huye.

En Sabiote, el que no es tonto es cipote.

El viejo que se cura, cien años dura.

El que de joven no trota, de viejo galopea.

El hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso.

En la puerta del rezaor no pongas el trigo al sol.

El que parte y reparte se lleva la mejor parte.

El que bien te quiere, te hará llorar.

El pan por el color, y el vino por el sabor.

El que a hierro mata, a hierro muere.

Estudia más un necesitao que un abogao.

El que te quiere mal, te hará reír.

El que no llora, no mama.

El que se mete debajo de hoja, dos veces se moja.

El casao, casa quiere.

El dinero del mezquino anda dos veces el camino.


En boca cerrá, no entran moscas.

El que no se embarca, no se marea.

El que se pica, ajos come.

El que no es agradecío, no es bien nacío.

El que mucho abarca, poco aprieta.

El trabajo y la economía son la mejor lotería.

El que bien come, mal paga.

El llanto sobre el difunto.

El que guarda, siempre haya.

El que mucho habla, mucho yerra.

El buey solo bien se lame.

El que paga, descansa.

En el país de los ciegos, el tuerto es el rey.

El melón y la mujer, malos son de conocer.

El pan se reparte como hermanos, y el dinero como gitanos.

El ojo del amo engorda el caballo.

El que se burla del mal del vecino, el suyo viene de camino.

En callando, no hay quimeras.

En tiempo de la berenjena se cae la melena.

El que no tiene padrino, no se bautiza.

El que tiene vergüenza, tiene vacía la despensa.

El que no tiene quehacer, busca.

El que algo teme, algo debe.

El que nace lechón, marrano muere.

El que no sabe, es como el que no ve.

El que más puso, más perdió.

En casa sin mujer, ¿qué gobierno puede haber?

El hábito no hace al monje.


En el marido, prudencia; en la mujer, paciencia.

El que come y deja, dos veces pone la mesa.

Entre marido y mujer, sólo paz debes poner.

El cebo es el que engaña, no el pescador ni la caña.

En cada corral, un gallo, y en cada casa, un amo.

El que algo quiere, algo le cuesta.

El que mea alto y pee fuerte, le sudan los c…de la muerte.

El abrigo en invierno, y la mujer en todo tiempo.

El peor de los males es carecer de metales.

El que tonto nace, tonto se muere.

El amor reñío, es más querío.

En vísperas de viajar no te pongas a jugar.

El matrimonio es un melón cerrao.

El que adelante no mira, atrás se queda.

El que más tiene, menos hace.

El viejo mal hablao, hace al niño mal educao.

El que espera, se desespera.

El agua para el molino; para el estómago, el vino.

El hombre reina y la mujer gobierna.

El que tonto va a la guerra, tonto vuelve de ella.

El que da primero, da dos veces.

El que mala cama hace, en mala cama yace.

El que roba a un ladrón, tiene cien años de perdón.

Estómago hambriento, no admite argumento.

El que busca, encuentra.

El que borracho se acuesta, con agua se desayuna.

El que quiera fama, que la gane.

El jamón y el vino añejo, estirazan el pellejo.


En gente joven no hay trampa vieja.

El que no tenga pa pan, que no críe can.

El que hizo la ley, hizo la trampa.

El miedo guarda la viña.

El hombre, para ganar; la mujer, para gastar.

En casa de comunidad, no muestres tu habilidad.

En el cucharal de Dios, no haya cucharas para tos.

El arbolito, desde chiquitito.

El consejo de la mujer es poco, pero el que no lo toma, está loco.

El pescar con caña requiere paciencia y maña.

En casa del avariento, el diablo yace dentro.

El pobre, aún estando presente, está ausente.

El viejo pierde el diente, pero no la simiente.

El santo que no está presente, no tiene vela.

En boca del discreto, lo público es secreto.

El aseo en la persona muchos bienes proporciona.

En Guadalajara, mucho mantel y poca tajada.

El que ronda de mozo, ronda después de casado.

En Alcázar de San Juan, mucho vino y poco pan.

El ratón y el gato no comen en el mismo plato.

En todas partes, cada semana tiene su martes.

En ciertas ocasiones, no le valen al rico sus millones.

Es menester discreción para recibir un don.

El mucho trato hermana al perro y al gato.

Empezar mal y acabar bien, pocos ojos lo han de ver.

En casa de Margarita, ella pone y ella quita.

Embustero conocido, ya de nadie es creído.

En boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso.


En casa del señor cura siempre reina la ventura.

En la duda, ten la lengua siempre muda.

En la casa del que jura, no faltará desventura.

El mejor escribano echa un borrón.

En las fiestas trabajar, es perder y no ganar.

Escarmentar en mal ajeno siempre será bueno.

Es virtud el trabajar, como también el guardar.

En tiempo de los melones se acortan los sermones.

El hombre discreto alaba en público, y amonesta en secreto.

El hombre quiere a la mujer sana, y la mujer, al hombre que gana.

El amor más se enciende mientras más apagarlo se pretende.

El buen paño en el arca se vende.

Estábamos los cabales y llamaron a la puerta. ¡Eran los municipales!

El que a muchas fiestas lleva a su mujer, p…la quiere hacer.

El que cierne y amasa de to le pasa.

El que nace chaparro, no llega a encina.

Entre col y col, una lechuga.

Esta rata, ¿quién la mata?

El que quiera peces, que se moje el culo.

El que pierde una mala mujer, no sabe lo que gana.

El que se pela, se estrena.

El que le dan a escoger, le dan a entender.

El que se recorta, se le da una torta.

En la viña del Señor hay raciones para tos.

Encima de cornúos, apaleaos.

El fin no justifica los medios.


En Jaén, ni borrica ni mujer, ni aire que venga de él.

El hombre propone, Dios dispone y la mujer lo descompone.

En la mesa de San Francisco donde comen cuatro, comen cinco.

El trigo que se corre, no grana.

El que se fue a Sevilla, perdió su silla.

El que hace un hoyo, en él se entierra.

El que a la una no ha bebío, dice el demonio: éste es mío.

En este lugar me veo por aguantarme yo un peo.

El que tiene pies, de vez en cuando da un traspiés.

El que tiene un vicio, si no lo hace en la puerta lo hace en el quicio.

El que no quiera polvo, que no vaya a la era.

El que se levanta tarde, ni oye misa ni come carne.

El que mea y no hace espuma, no tiene fuerza en la pluma.

El hombre es como el puro: hay que encenderlo a menudo.

El dinero del sacristán, cantando se viene y cantando se va.

En cojera de perro y lágrimas de mujer, no hay que creer.

El que va a la escuela y no lee, es como el que mea y no se pee.

El amor es ciego, pero el matrimonio restaura la vista.

El clavo que sobresale recibe el martillazo.

El que anda con la cera, algo se le pega.

En cosas de padres, hijos y hermanos no metas las manos.

El que compra paraguas cuando llueve, valiendo seis le cobran nueve.

El comer no admite espera; el pagar, la que se quiera.

Eso es lo que quiere el perro, que le tiren la olla.

El que no tiene cabeza, tiene que tener pies.

En comiendo el gallo, la gallina que escarbe.


Eres más del campo que San Isidro.

El Miño lleva la fama, pero el Sil lleva el agua.

El que no quiere creer en buena madre, tiene que creer en mala madrastra.

En las cuestas arriba quiero mi burro, que las cuestas abajo bien me las subo.

Estás más serio que la bragueta de un viudo.

El hombre en su casa es rey, pero su mujer hace la ley.

El mejor suegro, vestío de negro.

El infierno está lleno de buenas intenciones.

El que vive en el convento, sabe lo que pasa dentro.

El peor sordo es el que no quiere oír.

Elegí y elegí, y al peor me fui.

El agua dura el solano la madura.

En la cama, si no se duerme, se reposa, y si no, se tienta la cosa.

El alcalde me lo enseñó: quítate del medio que me pongo yo.

En la cama siempre hay cosas que hacer.

En los nidos de antaño no hay pájaros hogaño.

En la muerte y en la boda verás quién te honra.

El que esperar puede, alcanzará lo que quiere.

Es mejor ser cabeza de ratón que cola de león.

En casa llena pronto se hace la cena.

El que dice lo que no debe, oirá lo que no quiere.

El amor imprudente hace al mozo negligente.

El que da porque le den, engañado debe ser.

En vida no me quisiste y al morirme me plañiste.

Entre mujer hacendosa o hacendada, la primera más me agrada.

En todas las casa cuecen habas y en la mía a calderás.


El año bueno, el grano es heno. El año malo, la paja es grano.

El que está abajo, para trabajo, y el que está arriba, la fatiga.

El que tiene alpargates y de mujeres hace caso, nunca tendrá una gorda y siempre andará descalzo.

Éste no es mi Juan, que me lo han cambiao; que el mío tenía pelo y éste está pelao.

El que ahorra un duro cuando puede, tiene un billete, cuando quiere.

El que mucho rompe mucho estrena, pero siempre está con el culo fuera.

Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la E Eres más pesao que una vaca en brazos. Eres más cansino que un pavo en un pepino. Eres más cansino que los pavos chicos. Estamos más apretaos que los alpargates en la tienda. Estás en el mundo pa que haya de tó. Eres más tonto que Abundio. Eres más tonto que Piscio. Eres más p… que una gallina. Encima de pagaos, agradecíos. Está más loco que una cabra. Échale guindas al pavo, que yo le echaré a la pava. Es más el ruido que las nueces. El que rompe, paga y se lleva los tiestos. Es peor el remedio que la enfermedad. En la variedad está el gusto. En el centro está la virtud. ¿En qué quedamos: en el duro o en los veinte reales? Estamos apañaos de chaqueta. Está más oscuro que boca de lobo. Eres más inútil que un deo malo. Eres más malo que arrancao. Es más de noche que un cerrojo. Es más de noche que cuando se cena. El matrimonio es un melón cerrao. Estamos más apretaos que el alpiste en un cevero. El que to lo quiere, to lo pierde.


Es más largo que un día sin pan. Eres de lo que no hay. Eres más malo que el betún de perrilla. Eres el ramal que tienen las … pa sacar agua del pozo. Eres más malo que un rayo. Eres más valiente que Manolete. Eres más lento que una hormiga. El libro, nuestro mejor amigo. El perro es el mejor amigo del hombre. Échale güevos al gregoriano. El aire fuerte no dura todo el día. Estás en el mundo porque Dios no pasó lista. Está más caliente que el borriquillo de las gaseosas. Eres más basto que un arao. Está más borracho que una cuba. Eres más apañao que un jarrillo de lata. Eres más ardiente que el rabillo de un cazo. Estás más despistao que una pava en un garaje. Es más fresco que una lechuga. Es más fresco que el ch… de una rana. Eres más chulo que una peseta de queso. Está más tentá que la manivela del Caribe. Eres más nervioso que el rabo de un choto. Está más ido que el barco del arroz. Está más ido que un garbanzal. Es más vivo que una liebre. ¡Échale un galgo! Estás pensando en los higos de Bercho. ¡En qué estarás pensando, cuando yo me estoy duchando! Estoy como gallina en corral ajeno. Está más chalao que el pito de un sereno. Estoy con la mosca detrás de la oreja. Éste con poco son baila. Estás más vista que la esquina de teléfonos. Eres más apañá que las pesetas. Es más cobarde que un francés. Es más chula que una peseta de queso. Es más caliente que la panza de una olla. Es más lento que un remolino de martillos. Está más sordo que una tapia. Eres más flojo que un muelle de guita. Es más sucia que la pata de una gallina. El hombre pa trabajar y el ave pa volar.


El pueblo unido jamás será vencido. Ése no tiene un pelo de tonto. Estoy que no me tengo en pie. Estoy que rabio. Estamos metíos en una ratonera. Eso me suena a músicas celestiales. Está más claro que el agua. ¡Estás en los higos! Eres el sol puesto y la luna eclipsá. Estacazo y tente tieso. Está a punto de caramelo. Eres más chulo que un ocho. Es más corto que las mangas de un chaleco. Echa vino montañés, que lo paga Luis de Vargas. Éste las mata callando. Esto no tiene ni pies ni cabeza. Eres más bajo que la corregüela. Es tonto de capirote. Eres más bajo que los cimientos de un pantano. Eso son cantos de sirena. El barro no está pa pitos. Échale un mocho. Estoy más liao que la pata de un romano. El que no haya comío, tiempo ha tenío. Estás sordo pa lo que quieres. Eso son gajes del oficio. Eres la Biblia en verso. Es más fina que el coral. Esto que era un soldao, se quitó el gorro y se quedó pelao. Eres más perro que un escalón. Eres más perro que la chaqueta de un guarda. Eres más perro que la quijá de arriba. Eso ya es harina de otro costal. Estás en la luna de Valencia. Eso pasa hasta en las mejores familias. Eres una vaquilla de media obrá. El español piensa bien, pero tarde. El que se mienta, se presenta. Está más pelao que un chino. Esta vida es un bidón. ¡Estamos a la verea! El que tiene boca, se equivoca. El que tiene pies, anda al revés.


Es más peligroso que una caja de bombas. El que no tiene vergüenza, en cualquier parte almuerza. Esto parece hechicería. Esto es una obra de moros. Eso es pedirle peras al olmo. El movimiento se demuestra andando. Esto es lo nunca visto. Esto es un sacadineros y un engañamuchachos. El burro siempre delante. Estorbas más que una viga en un ojo. Estamos en un callejón sin salida. Es peligroso jugar con dos barajas. Estamos más estrechos que la ley en casa. Eres más fuerte que el pellejo de breva. Eres el mismo demonio con su tenedor. El demonio anda suelto. El que manda, manda. Estás más perdío que Carracuca. Eso no tiene vuelta de hoja. Eso es lo que tú quisieras. El que venga detrás, que arree. El campo tiene una boca muy ancha. El segaor que siega y no ata, no es segaor ninguno. Estás más encelao que los gatos en el mes de enero. Eres más tonto que el cepazo en un llano. El que tropieza y no cae, aventaja camino. Esto se está poniendo feo. Está más tierno que el agua. Están cortaos con la misma tijera. Eres más viejo que Sansón. Estoy más atao que un marrano a una estaca. Estás en Santa María y to el mundo. Eres más arisco que las cabras de Marín. ¡En la mano lo tienes! Está más caliente que un horno de madrugá. El hombre y el oso mientras más feo más hermoso. Este mundo es un pañuelo. En la esquina lo venden tinto. Estás en la higuera. El Señor te oiga. Éste es el pan nuestro de cada día. Es más rico que el tío Gilito. Eso está que se tienta.


Eso está a la vuelta de la esquina. Esto es el no va más. Esto tiene más nudos que una bicha hinchá de guacharros. Eso va a salir hasta en el sopa. Eso cae en papel mojao. Eso va a parar al cesto de los papeles. En casa de nadie, que no llame nadie. Está más raso que el culo de un choto. Esto no va a llegar a palo de gallinero. El que no trabaje, que no coma. Éste vive a su aire. Eso tiene cárcel. Es más tuno que una zorra. Estás pensando en las batuecas. Eres más bajo que la sombra de un hoyo. Eso es mío. Pues tíralo, que está podrío. Esto parece cañería de gatos. Esto parece los enemigos. Esta vida es un valle de lágrimas. Esto es más grande que el Día del Señor. Eres más mar… que un palomo cojo. Eres más soso que una olla de habas. Eso es mucho arroz pa un pollo. Esto es ya harina de otro costal. El orden de los sumandos no altera la suma. El orden de los factores no altera el producto. Echa el freno, Magdaleno. Estoy más aburrío que una ostra. Es un yerro viejo. Esto es gloria bendita. Eres más perro que un piojo cojo. Es peor pensarlo que pasarlo. Estoy en plenas facultades físicas y mentales. Ésta es una casa muy seria. Eres más falso que Judas. Está tirando piedras contra su propio tejao. El dinero llama al dinero. En menudo lío te has metío. Eso es rizar el rizo. Esto parece Jauja. Están siempre a salto de mata. Eres un maestrillo del tres al cuarto. Éste no tiene pelos en la lengua.


El truco del almendruco. Estás más serio que una paliza. Entre curas anda el juego. Esto es la monda con el ballón de Ana. Esto huele a pegao. En la mesa del Señor donde come uno comen dos. Estamos de dineros como San Sebastián de calzones. Eso ya se pasa de castaño oscuro. El chivato paga el pato. Estoy más muerto que vivo. Está que quita el sentío. Esto está más seco que la yesca. Están vivitos y coleando. Está para comérsela con una cucharilla. Está de primera. Esto es lo mejor que entra en barriga. Esto es lo que Dios trajo en el viaje. Esto güele a cuerno quemao. Eso es una raya en el cielo. Estoy más sano que una manzana. Eso está chupao. Eso lo hago yo, aunque falte pa pan. Eso lo hago yo, aunque caiga el Gobierno, Ése no se anda con chiquitas. Estamos siempre a calzón quitao. ¿En qué país vivimos? El pez gordo siempre se come al chico. En nombre sea de Dios. El preso es preso. El martes ni te cases ni te embarques. Esta mancha era la que le faltaba al traje. El tiempo es oro. Eres mis pies y mis manos. Esto es el cuento de nunca acabar. Está llorando a lágrima viva. Está en la edad del pavo. Eres durillo de mollera. Esto es más antiguo que la calle las Parras. El que nada, no se ahoga. Es una perita en dulce. Eso y ná es ná. Eso está atao y bien atao. El vino hace mal y hace cantar.


Esto hay que celebrarlo. Estoy ya hasta la coronilla. Está loco de remate. Eres una rata de alcantarilla. Estoy hecho polvo. Estoy hecho mixtos. Ése mea agua bendita. Eres la leche. Eres la monda. Esto es más viejo que cagar. Esto es pa mear y no echar gota. Eres un cantamañanas. Eres un perro muerto. Eso es la pura verdad. El agua clara y el chocolate espeso. Eso va a estar durillo de pelar. Estamos sin casa y sin canastillo. Está como Mateo con su guitarra. Eso lo saben hasta los negros. Eso vas y se lo cuentas a mi hermanillo. Está más negro que el hollín. Está más negro que el cerote. Está más negro que el azabache. Está más negro que el culo de una sartén. Está más duro que mi corazón. Está más duro que una piedra. Está pa llegar y pegar. Está más muerto que vivo. Eres más lento que una tortuga. Estoy hasta la coronilla. Es superior a mis fuerzas. Esto va a terminar como el rosario de la aurora. Eso son cosas del otro jueves. El que se dé por aludío, pienso come. Estoy más solo que la una. ¡Eso mismo digo yo! Está arrodeao como una media. Está a la que salta. Está más blanco que la pared. Estoy más agusto que un mar… con lombrices. Esto hay que dejarlo por imposible. Éste no sabe por dónde van los tiros. Es más limpia que los chorros del oro.


Estoy con la mosca detrás de la oreja. El lenguao y la ternera, a gusto pa el que los quiera. ¿Es que no tienes ojos en la cara? Esto ha caío en papel mojao. ¡Está de primera! ¡Éstas son otras! Es más malo que un dolor a media noche. Éste campea por sus respetos. Está llorando como una Magdalena. Estás dando la campaná. Está fijo como un clavo. Éste tira la piedra y esconde la mano. Ése es de la cáscara amarga. Eso le ha pasao por acostarse sin bragas. Eres más agarrao que un chotis. Eres más agarrao que una pelea de ciegos. Eres más flojo que el pan de higo. Esto ya no tiene remedio. Están rabiando de hambre. Esto parece una jaula de grillos. Esto parece cañería de gatos. Eso salta a la vista. El que quiera más, que vaya al huerto. Eres más cansino que las moscas verdes. Esto parece una merienda de lobos. Está más loco que la yegua de Pérez. Está más sordo que una tapia. El nervio es pa trabajar. Está durmiendo como un tronco. Eres más aburrío que una banda de pavos. Eso es pa que tú veas. Eres más del campo que un chaparro. En la variedad está el gusto. En Zaragoza, buenas tierras y buenas mozas. Eres el último mono de la compañía. El dinero abre todas las puertas. Eres el bicho de la oliva. Eres el bicho que le picó al tren. El cura nuevo dicen que es soltero. El Señor nos proteja y nos favorezca. El Señor nos coja confesaos. En menúo berenjenal nos hemos metío. En tos los tomates te encuentras.


Éste se apunta a un bombardeo. Es más basto que la tela de hacer culeros. Echo más horas que el reloj de la Puerta del Sol. Está más salao que las tueras. Eres más difícil que cagar a pulso. El hombre es un animal de repetición. Entre todos la mataron y ella sola se murió. Echa más votos que un carrero. Está más chupao que la pipa de un indio. El dinero del pobre va dos veces a la tienda. En primavera hasta la mujer de uno está buena. El día pa vivir y la noche pa dormir. En Grañena esperaban a una ocena. Encima de tarde con daño. Es un hueso durillo de roer. Éste no hace carrera con nadie. Eres más arisco que un gato en una leñera. Estorbas más que una viga en un ojo. El hombre es lobo para el hombre. Eres más malo que arrancao. En la cabeza de la preñá. En el tiempo del higo no hay amigo. Eres más malo que la carne de pescuezo. Eres más largo que un Día de las Nieves sin dineros. El que la haga, que la pague. El que la pille, pa él. En todas las parvas hay granzas. En Carchelejo tocan a misa con un pellejo. El último hoyo lo tapa el cuerpo. Ésta es la lumbre del ladrón: dos ascuas y un tizón. El lema del estudiante: mucha cara y adelante. El que más llora, menos mea. Es más desgraciao que el Pupas. Estamos apañaos con las put… y los soldaos. El malo, ya pagará. Esperando marío caballero, me llegaron las tetas al braguero. Estás hecho un mozo, pa sacar mierda de un pozo. Eres más flojo que la bragueta de un villariego. El pie camina donde el corazón se inclina. Eres un mico balconero. El régimen del cucurucho: comer poco y f… mucho. El que tiene vergüenza, ni come ni almuerza. El que tosiendo entra, no llega a los sesenta.


El que habla de la perra, aquél se la lleva. Esto quema más que las palabras de una suegra. Eso es lo que quiere el perro, que le tiren la olla. El pan del día y la carne de la carnicería. Esto es más viejo que mear a pulso. Es más listo que Lepe. Eres más viejo que Matusalén. Eres un Juan lanas. Esto es el c… de la Bernarda. Esto es de Perogrullo, que a la mano cerrada le llamaba puño. Entre gitano y gitano no vale la buenaventura. Eres tonto desde que tu madre moceaba. Eres tonto desde que tu padre echaba el trompo. Eres más feo que el culo de una mona con diarrea. Estás siempre con el culo a dos manos. El ajo, mientras me acacho. Eres más rápido que una carrera de galgos. Eres más lento que un desfile de pollos. El tiempo no perdona. Está más en el otro mundo que en éste. El precio se olvida. La calidad se recuerda. ¡En buenas manos hemos caío! Estás más gordo que una papa. Eres más malo que un francés. Eres un cerdo con tirantes. Eso es lo que tú te crees. Eso no tiene importancia. Eso no es pagao con ná del mundo. ¿En qué estamos? Estás caucando. Eres un bulto con ojos. Eres más malo que la nube de Torres. Eres el más tonto que hacen braguetas. Eres más falso que las pesetas isabelinas. Está dejao de la mano de Dios. Estoy que me va a dar un sanguiñuelo. Estoy más muerto que vivo. Eso le pasa a cualquiera. Estoy de críos hasta el moño. Está borracho perdío. Estoy que me caigo. Es la alegría de mi casa. Eres más flojo que una escopeta de caña.


Eres más basto que un bocaíllo de bellotas. Eres más tonto que mear parriba. Está más que grillao. ¡Esto me huele mal! Estás ya chocheando. ¡Está de cojollos! Estás hecho un canco viejo. Estás hecho un carcamal. Estoy más liao que la pata de un rucho. Esto va a tener cola. En vista del éxito obtenido… Estamos siempre con el mazo y la mona. Esto es de cajón. Está la cosa que echa chispas. Está la cosa que arde. Eres más cumplío que unas Pascuas. Eres tonto de capirote. Esto es lo más grande del mundo. Esto es más grande que el Día del Señor. Eres un demonio atao a un ramal. Eso no lo sabes ni tú. Eso no lo sabe nadie bien. Estás hecho un sayón. Esto pesa más que el Morrón. Estás hecho un jurel. Ésta no quita otra. Estamos en unigüerta. Estoy esjualdrajao. Estoy entre la espada y la pared. Estoy más ancho que largo. Eso no es pa tos los días. Esto está que embiste. Eres más tuna que el hambre. Eso está que se tienta. Eso está hecho. Eso tiene tela. Esto es peor que dar un peón de cava. Está clarísimo. Eres más basto que las bragas de pleita. Eres más basto que unas bragas de esparto. Eres más vaina que Godoy. Esto se ha salío de madre. Esto está más duro que un peñón.


Esta navaja corta los días de fiesta. Eres más difícil que pillar un peo con un lazo. Eres más difícil que lavarte el pelo en una botella. ¿En qué estarías pensando? Ésa es mi respuesta. Ésas son otras. Está pirao. Estoy que me caigo de sueño. Eso tiene un precio. El que más y el que menos se sacudirá la pulgas. Eso me da mala espina. Éste es muy echao palante. Está a la que cae. Estoy como en mis mejores tiempos. Estoy hecho un mulo. Está hecho un pimpollo. Estoy que boto. Estás pa un gusto. Estás dando la charlotá. Estoy sudando a chorros. Eres un manojo de nervios. ¿Estamos o no estamos? Estamos ná más que al derecho de nuestras narices. Estoy pa hacer una locura. Es justo y necesario. Esto es coser y cantar. Eso está pa pillar y tirarlo. Esto está más salao que las pesetas. Eres más perro que la vaca del tío Cerezo. Eso te ha pasao por cazoletear. Es que es pa “inrritarse”. Esta noche te vas a acostar con el hato caliente. Estás en tu casa. Ella no tiene ná que ver en esto. Eres como nadie. Estás deseando de hacerla. Eres un zoquete. Eso son paños calientes. Está loco de remate. En tos los trabajos se fuma. Eres más tonto que mi culo. Esta noche voy a ver la procesión de los ángeles. Eres más chico que un guante.


Esto es mejor que la feria de San Lucas. Esto es mejor que una misa de tres curas. Eres un mazo. Eres más borde que las ortigas. ¡Estoy follaíco! Está como un tren. Estoy que parece que me han echao agua hirviendo. Esto está más duro que el cal y canto. Esto está más duro que la esquina del sagrario. Esto está más duro que los pies de Cristo. Eres más cateto que cagar a pulso. Eres más flojo que un puñao de pelusa. El día que me muera, que me quiten los bailaos. Eres más popular que una verbena. Espera que le saquen las castañas del fuego. Esto está más claro que la luz del día. Estoy lampando. Estás pa un gusto. Estoy tan seguro como que ahora es de día. ¡En menúo laberinto nos hemos metío! Eres un boquera. Esto está que echa leches. Es un cabrón de mucho cuidao. Estoy en Bragas y sin combinación. Éste lo pilla to al revoleteo. Eres más malo que el cínico. Eres un tuno volaor. Esto paece un lavaero. Estoy pasando un infierno. Estás to el día alrededor de los morteros. Eres más agarrao que un ciego cruzando un puente. Estamos entre Pinto y Valdemoro. Estás más ido que un tonto en un Congreso. Eres más agarrao que un agüelo a una gancha. Eres más feliz que un tonto en una feria. Eres más chulo que una botella de tío Pepe. Esto está más blando que un flan. Éste sabe hasta donde se cría la yerba del pito. Eres más malo que los exámenes. Esto es de cajón. Eres más presumío que un ratón en lo alto de un queso. Eres más caliente que la perrilla del de los canarios. Eres más caliente que el pachón de don Lucas.


Está como los galgos de Lopera: con los güevos y la calavera. Estamos más estrechos que un silbío. Está más seco que la radiografía de un paraguas. El Señor lo haya perdonao. Erre que erre. Está lo mismo que una regaera. Eso es de Perogrullo. Eso tiene una risa loca. ¡Ésta sí que es buena! Es más tranquilo que una tortuga con reúma. Estoy disfrutando más que un marranillo en un charco. Esto es coser y cantar. Eres más mulo que Tacones. Es más pegajoso que las moscas. Estamos siempre a calzón quitao. Estamos siempre con el culo a dos manos. Estás dando la nota. Es de la cera de enfrente. España es diferente, Es más suave que un guante. ¡Eres un camulca! ¡Eres un penco manío! ¡Eres un perro “escalzo”. ¡Esto es lo nunca visto! Estamos a cuerpo de rey. Eres más basto que un collar de pepinos. Eres más basto que un collar de melones. Esto pesa más que el Morrón. Era así de largo…, aunque esté feo señalar. El vino alegra el ojo, limpia el diente y sana el vientre. El año que no tenga viernes. ¡El cariño es el mismo! Están diciendo cómeme. Es peor que los críos. Ése no me llega a mí ni a la altura de la zapatilla. Eche usted, padrino, y no se lo gaste en vino. ¡Esto va que enciende! ¡Esto va que arde! ¡Esto tiene tela marinera! ¡En las eras te espero! Eres un demonio atao a un ramal. Estás siempre en medio, como yema de huevo. Estás siempre en medio, como el jueves.


Estás más ío que un garbanzal en el mes de marzo. Es más bueno que un mollete. Eres más viejo que la tos. Ése es tu problema. Éste es por lo que le da. El que se sube a la mesa, a los tres días le pesa. Eres más difícil que un haz de bolas. Estás chocho perdío. Eres una pelle… en medio de un rastrojo. El que no cojea, renquea. Estoy más liao que el tres de bastos. El nombre de los tontos en tos los laos se encuentra. Estos ya están sacaos de culero. ¡Estoy hasta aquí! Es un peazo de carne sin bautizar. Esto es teta de monja. Está enfollinao. Ése va a saber quién soy yo. Esto nos va a costar un ojo de la cara. Eres peor que un piojo revivío. Eres más templao que un remolino de melones. Estoy cuajao. Están cortaos con la misma tijera. Es más atravesao que una tranca. ¡Está de rechupete! Está como la gaviota: contra más vieja, más loca. ¡Eso son niñerías! Es un lince. Estás pa una foto. Esto es un grajo blanco. Está hecha una canasta. Estoy baldao. Esto es el disloque. Eres más infeliz que un vampiro mellao. En paz y jugando. Espera que te ponga las manos encima. Eso no te le crees tú, ni harto de vino. El mismo que viste y calza. Está a la que salta. ¡El tormento que vas a dar, hijo mío! Esto marcha a las mil maravillas. Esto es pan comío. Eres más difícil que tragarse un huevo.


Estás tonto de gordo. Esto hay que mojarlo. Estoy hasta el gorro. Esto es un salvajismo. Está más dulce que el almíbar. Esto paece mentira. ¡Es increíble! Este crío nos va a quitar del mundo. Estoy roque. Es un pájaro de mucho cuidao. Eres más papista que el Papa. Esto no tiene precio. Esto me da mala espina. Eres un patán. Está más ío que una espuerta de grillos. Esto parece el día de las Nieves. ¡Están abollaícas, partías!... ¡Estate quietecico! Éste sería su sino El tabaco mata el hambre. Eso no se le niega ni a un condenao a muerte. Están pelando la pava. Estoy que echo las muelas. Eso va a tener sus más y sus menos. Éste lo que quiere es sopicas de jamón y de buen vino. Estamos que vamos a perder los lechones. Esto va pa largo. Eres un bala perdío. Es superior a mis fuerzas. Estaba más tieso que un garrote. Esto es el colmo. Ésta es la gota que ha colmao el vaso. Esa idea que se te quite de la cabeza. Es más de lo que yo podía desear. Estás hecho un artista. Esto está más negro que el sobaco de un grajo. ¡Esto es una vergüenza! Esto no arde ni a tiros. Es más moreno que un cenacho de brevas. Están vivitos y coleando. El que habla de la pera, aquél se la lleva. Es más viejo que el palo dux. Esto paece la casa de los locos.


Estoy que no cojo en el pellejo. En Jaén donde resido, vive don Lope de Sosa. ¡En tos los líos estás metío! España sin ir más lejos. El tinto deja más que el blanco. Esto mola cantidad. Eso lo sabe un tonto. ¡Ésa no te sale! Eres el cabezudo del hacha. Esto es peor que parir. Éste come como los pavos. Eso me ha llegao al alma. Éste es un bichito de mucho cuidao. Estamos lampando. Eso es dar coces contra el aguijón. Está en la flor de la vida. Está más frío que el hielo. Está más blanco que la nieve. Estoy de Rodríguez. El que manda, manda. Estoy que no puedo hacer el güevecico. Estoy pa que me entierren. Estoy pa que me dé algo. Es más feo que pegarle a Dios en la puerta de una iglesia. Eres más bueno que el pan, Estos ya son otros López. Eres más viejo que el tebeo. ¡El joío por culo! Estás hecho un mondinguillo. Eres la caraba y la que no araba. Eso es pa que tú veas. Estoy suando mixtos. ¡Eso está hecho! Éste se apunta a un bombardeo. Échale un galgo. Eres un muerto de hambre. Eres un caso perdío. Es más malo que la langosta. Esto es un túnel sin fondo. ¡Eso me faltaba a mí! El polvo no se quita; se echa. Eres más guarra que la Tota, que se bajaba las bragas a peos. Estos son los mismos perros con distintos collares.


Eres más raro que un perro verde. Está to el pescao vendío. El que va a un entierro y no bebe vino, el suyo viene de camino. Estuvimos bebiendo, hasta que el vino se nos salía por los ojos. El camello pasa cuarenta días sin beber agua; tú bebe y no seas camello. El sueldo de un ministro, el trabajo de un cura y las vacaciones de un maestro. Estamos más apretaos que el corcho en el cuello de una botella. Eres más difícil que barrer las escaleras parriba y juntar la mugre en el techo. Éste lo más redondo que ha visto en su vida es una onza de chocolate. Era tan tonto, tan tonto, que veía el arco iris en blanco y negro. Eres más tonto que Bermejo, que vendió el burro pa comprar el aparejo. Eres más sucio que don Fermín, que tendió los calcetines en el corral y se murieron los marranos de asco. Échame una mano; te voy a echar las dos, pero en el pescuezo. Eres más basto que los municipales del Campillo, que llevaban la porra metía en un saco. Eres más guarra que la Tota, que rascándose en la muñeca, se encontró el reloj. Eres más guarra que la Tota, que colaba la leche en un calcetín suao. Eres más sucia que la Tota, que se hizo la casa redonda pa no tener que barrer los rincones. Era un hombre tan seco, tan seco, que para hacer sombra tenía que pasar dos veces. Era un hombre tan chulo, tan chulo, que dejaba preñá a su mujer por teléfono. Eres más sucia que la tía Patarra, que se casó con un negro pa no tener que lavar a los críos. Era tan grande, tan grande, que parió a su hijo y cuando fue a darle un beso, ya había hecho el niño la primera comunión. Era tan chico, tan chico, que se sentaba en el canto de una peseta y le arrastraban los pies.


Era tan chico, tan chico, que se vestía de nazareno y se paseaba por debajo de la cama. Eres más tonto que Pijote, que cayó patrás y se rompió el bigote. Eres más tonto que Pinocho que vendió la burra pa comprar paja. Eres más guarra que la Tota, que hacía muñecos de caca y se comía la cabeza. Estás más seco que los perros de Coronado, que pa ladrar se tenían que pegar a la esquina del cortijo. Eres más mezquino que … que reventó a un pollo corriendo porque le había quitao una espiga que estaba vana. Eres como el hinojo, que lo que tienes de alto lo tienes de flojo. Esto va a durar menos que un bizcocho en la puerta de una escuela. Eres más sucia que la tía Corruca, que rayaba los tomates en una lendrera. Eres más sucia que la Tota, que hacía las albóndigas con la ingle y decían que eran inglesas. Eres más guarra que la tía Corruca, que tendió las bragas en el corral y se murieron los marranos de asco, y los pavos no se murieron porque echaron a volar. Estás más seco que el marrano de La Sima, que tuvieron que hacerle un núo en el rabo para que no se saliera por debajo de la puerta. Eres más p… que María Martillo, que se compraba los zapatos chicos pa que siempre la fueran jodiendo. Eres más sucia que la Tota, que a falta de harina escupía para hacer las empanadillas. Era una mujer tan alta, tan alta, que se le cayó el niño de los brazos y cuando lo recogió, y había hecho la mili. Es más previsora que María moco, que con una hebra de hilo se hizo un traje y sobró un poco. Eres el capitán Araña, que embarcó a la gente y se quedó en España. Eres más tonto que la tía Joaquina, que no sabe cuándo mea o cuándo orina. El que tenga hembra, que no le dé a la lengua. y el que tenga varón, que no le dé voces al ladrón. El melón, por la mañana es oro; al medio día, plata y por la noche, mata.


Eres como la gatica Flora, que si se la metes, chilla y si se la sacas, llora. El secreto de mandar con amor: ver todo, disimular mucho y corregir poco. Estoy agustico, agusto, bebiendo vino y cantando con personas de mi gusto. Eres más tonto que el maestro Ciruela, que no sabía leer y puso escuela. El hombre, de chico, es como el gallo: cantando; de mayor es como el borrico, trabajando; y de viejo es como el cochino, gruñendo. El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Eres más tonto que papa dónde me llevas, y estaban poniéndole las banderillas al sexto toro. Eres más guarra que la Tota, que se hincó un clavel en el pelo y le agarró. Eres más guarra que la Tota, que se limpiaba el culo con la toalla y decía que era chumascao de la lumbre. San Juan que lo supo, compró un celemín, pa los angelitos que estaban descalzos. El que se cabrea, tira la garrota; cuando va por ella, se la encuentra rota. El que come y canta, o es que está loco o algún tornillo le falta. El que bebe, se emborracha; el que se emborracha, duerme; el que duerme, no peca; el que no peca va al cielo; bebamos, para que al cielo vayamos.


F Frío en invierno y calor en verano, eso es lo sano. Fea con gracia, mejor que guapa. Finca perdía, amo nuevo. Fruta junto al camino nunca madura. Fácilmente aborrece quien fácilmente quiere. Fortuna buena, escarmentar en cabeza ajena. Fácil cosa es el pensar, pero dificultoso el obrar. Final feliz, todo feliz. Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la F Fumas más que una máscara. Fumas más que un carretero. Fumas más que un indio cabreao. Fideo, que no te veo. ¡Fuego en ellas! Fresca limón. ¡Son de la bola! Fachas, caca. Fraga, dimite, que el pueblo no te admite. ¡Fíjate lo que son las cosas! ¡Fuera líos! Fo… menos que el caballo de un retratista. Fo… menos que un perrillo atao a un cerezo.


G Gallina que mucho cacarea, pocos huevos pone.

Gente ladra, perros vienen.

Gato con guantes no caza, pero … ¡alcanza!

Gota a gota se llena la bota.

Gran mal tiene quien amores atiende.

Golondrina anticipada, primavera muy templada.

Genio y figura hasta la sepultura.

Gato que no caza, ¿qué pinta en casa?

Gástate en juergas y vinos lo que has de dejar a los sobrinos.

Golondrina que alto vuela, no teme que llueva.

Guarda el avaro pa que lo gaste el pariente lejano.

Guárdate de español rojo y de alemán moreno.

Gloria mundana, gloria vana; hoy florece y está seca mañana.

Gallina que mal come, mal pone.

Guárdate de gato encerrao, pues salta a la cara airao.

Granizo y nube negra, peor que la suegra.

Guardia de barrio y alcalde de aldea, nunca lo seas. Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la G Garrotazo y tente tieso. Guerra contra el policornio ¡Gafitas, cuatro ojos, capitán de los gorgojos! ¡Gallego! Gana el dinero a espuertas. ¡Gracias a Dios! Guerra sin cuartel. Globitos de moda. Gafes del oficio.


H Hombre chiquitín, embustero y bailarín.

Hasta verlo en la era, llámalo yerba.

Hay más días que longanizas.

Haz bien y no mires a quién: haz mal y guárdate.

Hombre casao, burro domao.

Honra y dinero, rara vez por el mismo sendero.

Honra y dinero, se ganan despacio y se pierden luego.

Haragán y gorrón parecen dos cosas y una son.

Hijo eres y padre serás: conforme lo hagas, así lo harán.

Hacienda hecha no estorba.

Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo.

Hermosura sin bondad, más que un bien es un mal.

Hijos criaos, duelos doblaos.

Hazme cien y fáltame en una y no me has hecho ninguna.

Hombre prevenío vale por dos.

Hacienda empezá, casi terminá.

Hasta al verdugo lo ahorcan.

Hágase el milagro y hágalo el diablo.

Hace un frío que tirita la perra.

Hola, hola, cazador y sin pistola.

Hace más frío que lavando rábanos.

Hablando se entiende la gente.

Hombre velludo, hombre cojonudo.

Hablando, hablando, la ocasión se va pasando.


Hay que joderse para no peerse.

Hacienda que no ves, ¿pa qué la quieres?

Hacienda, que tu dueño te atienda y si no, que te venda.

Hombre que no roba y gato ladrón cumplen con su obligación. Hablemos con razón: no tiene juicio quien deja el propio por ajeno oficio.

Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la H Hace un frío de perros. Hoy por ti y mañana por mí. Hay que dejarlo o matarlo. Hasta Dios caga tomates. ¡Habemos acabao! Hay que ser cocinero antes que fraile. Ha sido llegar y pegar. Hombre muerto no habla. Hogar, dulce hogar. Hablando de Roma, por la puerta asoma. Hace más calor que entrando paja. Hace más calor que quemando un rostrojo. Hace más calor que segando. Hace un calor forastero. Hay cariños que matan. Habló el buey y dijo mu. Hace más frío que donde lo hacen. Hola amigo, le dijo la breva al higo. ¡Has picao, pelaíllo! Hoy te quiero más que ayer, pero menos que mañana. Haced lo que yo os diga, pero no hagáis lo que yo haga. Hay moros en la costa. He salío de Herodes y me he metío en Pilatos. ¡Hasta luego, Lucas! Hay más días que ollas. Hace un frío que pela. Ha picao el anzuelo. Hoy no es mi día. ¡Hay que fastidiarse!


Has puesto el deo en la llaga. Ha estao a punto de palmarla. Hueles más que un zorrillo matao a escobazos. Ha pillao una mosca como un general. Hazte un nudo en la lengua, pa que no se te olvide. He comío como un obispo. He comío como un cura. He comío como un canónigo. He comío como un general. He comío como los pavos. Hemos comío como reyes. Ha salío como la espoleta de un rayo. Habla como los mismos ángeles. Han jugao como nunca, pero han perdío como siempre. Hay que apretarse el cinturón. ¡Harto trabajo tiene! Hemos echao una buena chamá. Habla más claro que el agua. Habla más que una cotorra. Hemos matao dos pájaros de un tiro. Hay que estar pa las duras y pa las maduras. Ha estao durillo de pelar. Ha corrío la noticia como la pólvora. ¡Hijo, cómo te pones! Has metío la pata hasta el corvejón. Ha cambiao como de la noche al día. Hay que ganarse las habichuelas. Hoy aquí, mañana allí. Hay que sacar fuerzas de flaqueza. Ha sido mortal de necesidad. Ha quedao para el arrastre. Hay que tomar cartas en el asunto. ¡Hijo de mi vida y de to mi corazón! ¡Hombre, claro! Habrá que hacer una buena cura de humildad. Ha queao peor que Cagancho. Hemos salío de Guatemala para entrar en Guatapeor. Hace más guiños que una mona comiendo limones. ¡Hasta más ver! Ha caío un escarchazo negro. Has hecho una montaña de un grano de arena. Hay que ir a por toas. ¡Hay que ver!


Hay que torear al toro a cuerpo limpio. Ha desaparecío como por espanto. Habla hasta por los codos. Has puesto un güevo. Hay que darle la vuelta a la tortilla. Ha llovío a cántaros. Ha llovío a espuertas. He comío poco menos de ná. Ha aprobao por los pelos. Hay que darle vida a to el mundo. Hubo que poner pies en polvorosa. Has metío bien la patita. Has dao en la yema. Huele a perros muertos. Hay que saber retirarse a tiempo. Hoy voy de trapillo. Habéis caío en la trampa. Hace una detrás de otra. ¿Has escolgao ya? Ha picao en el cebo igual que un pez. Hay que darle un buen susto, pa que escarmiente. Ha estao a pique de que se caiga. Hemos queao cochinamente. Hasta aquí ha llegao el tajo. He disfrutao más que un pollino en un verde. He disfrutao más que un marranillo en un charco. Hoy me he levantao con el pie izquierdo. Hoy te vas a acostar con el hato caliente. Hemos trabajao como cosacos. Hemos peleao como jabatos. Hijo mío, nos vas a quitar del mundo. Hemos hecho la vista gorda. Han empezao la casa por el tejao. Hasta el año que viene, si Dios quiere. Hace más calor que el Puente de la Guardia. Ha estao llorando toa la santa noche. Hay que echarle güevos al gregoriano. He estao toa la noche como un cirial. Habla a toro pasao. Haz lo que te dé la real de la gana. Ha hecho virguerías. Hay que andar con mucho cuidao. Hemos puesto toa la carne en el asador.


Hay que ser tontos en este mundo. Hay que dejar pasar el tiempo. Hoy vamos a comer huesos de santo. Huele que resucita a los muertos. Hoy comemos píldoras del doctor Negrín. Hay pa dar y tirar, pero ninguno de la muestra. Hace un calor que se derriten las navajas en el bolsillo. ¡Haber apurao la colilla un poquillo más! He visto el cielo abierto. ¡Hay que joerse! Hay que liarse la manta a la cabeza. Hay que sacar fuerzas de flaqueza. Hay que tener ganas de ganas. Hay que entrar por uvas. Ha muerto sin decir Jesús. Ha muerto sin decir ni pío. Ha caío en saco roto. Hay que dar tiempo al tiempo. Harto trabajo tiene. Ha faltao el canto de un duro. Hay que hablar menos y hacer más. Haz un poder. Lo ha hecho en menos que canta un gallo. Ha venío como la bofetá del gitano. Ha venío como anillo al deo. Ha estao en un tris. Hasta que haiga cerezas. Hasta la siega del tocino. Hay que poner toa la carne en el asador. Ha estao a pique de matarse. Hay que poner pies en pared. Hay que estar con él como el tonto con el tambor. Hay más tontos en el pueblo que mierdas en la villa. Hay tres clases de gente: los que se matan trabajando, los que tenían que trabajar y los que tendrían que matarse.


I Invierno caliente, el diablo trae en el vientre. Igualico, igualico, que el difunto de su agüelico. Increíble, pero cierto. Ir por lana y salir trasquilao. Iba que encendía. Iba como una manga de niebla. Igualico que una espuerta, pero sin asas. Igualico que unas narrias.


J Juegos de manos, juegos de villanos.

Jubilado, jorobado.

Juez apasionado, juez injusto.

Juventud, divino tesoro.

Júntate con los malos y serás uno de tantos.

Jamón y vino, bálsamo divino.

Jabalcuz con montera, llueve aunque Dios no quiera.

Jaula abierta, pájaro muerto.

Juntos, pero no revueltos.

Jamón y vino añejo hinchan el pellejo.

Juramentos de amor y humo de chimenea, el viento se los lleva.

Juan Palomo: yo me lo guiso y yo me lo como.

Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la J Juntarse el hambre con las ganas de comer. ¡Jesús, Mariquita y Pepe! ¡Jesús, clavo, corona y cruz! Jaén, Santo Reino. Jaén, paraíso del olivo. ¡Jesús, Jesús, dijo la múa cuando la tenía dentro! ¡Joer, joer!, dijo la monja. ¡Jun, jun! ¡Joder, macho! ¡Jesús, qué barbaridad! Jura usted decir la verdad, toda y nada más que la verdad.


L La primavera la sangre altera.

La avaricia rompe el saco.

Luna con cerco o con arrebol, no esperes sol.

La mujer con bigote no necesita dote.

Lo pasado, pasado, y pelillos a la mar.

Lo malo viene volando, y lo bueno cojeando.

Lirios puestos, amores muertos.

Lo que no dan los campos, no lo dan los santos.

Lentejas, el que quiere las come y el que no, las deja.

Los enemigos del hombre son tres: suegra, cuñada y mujer.

La sartén dice a la alcuza: ¡retírate, que me ensucias!

La cuenta del pobre que no se logre.

La suerte de la fea la bonica la desea.

Las penas con pan son menos.

Las cosas claras, y el chocolate espeso.

Los trigos que corren, no granan.

Las desgracias nunca vienen solas.

La mujer y el viento cambian en un momento.

Lo que no mata, engorda.

La mujer y la sardina, a la cocina.

Los que se pelean, se desean.

Lo que puedas hacer hoy, no lo dejes pa mañana.

Las comidas, reposadas, y las cenas, paseadas.

La mujer y la sartén, a la cocina también.

Lo mismo peca el que mata, que el que tira de la pata.

La risa es del último que se ríe.


La unión hace la fuerza.

Lo que no viene, no se pasa.

La limosna es la mejor semilla.

Lo que se ve, se luce, y lo que no, se pudre.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

La mujer es un mal necesario.

La paciencia es la madre de la ciencia.

Las apariencias engañan.

Lágrimas de viuda, poco duran.

Lo que no es bien venío, no es bien comío.

La suerte no es pa quien la busca, sino pa quien la encuentra.

La pereza es la madre de todos los vicios.

La casa sin techo, el corral tiene hecho.

Las primeras sopas no se digieren.

La letra con sangre entra.

La mujer recatada, siempre será admirada.

La diligencia es madre de buena ventura.

Lo olvidao, ni agradecío ni pagao.

Libro cerrao no saca letrao.

Lo cortés no quita lo valiente.

Libro en el estante y guitarra en el rincón, no hacen ningún son.

La viuda rica, con un ojo llora y con el otro repica.

La mujer y el vino sacan al hombre de tino.

La esperanza es lo último que se pierde.

La avena, ni para paja es buena.

La confianza pierde a los valientes.

Lo que no se tiene, se desea.

La mujer que no llora, es como la fuente que no mana.


Los que duermen en el mismo colchón, se vuelven de la misma opinión.

Los yerros por amor, dignos son de perdón.

La caridad bien entendida empieza por uno mismo.

Lo que de día se piensa, de noche se sueña.

Lo que no ve la novia, no lo ve la boda.

Los amores prometen gustos y dan sinsabores.

Lo poco espanta y lo mucho amansa.

La buena casada, de sólo su marido se agrada.

La mujer en la casa, en misa y en la cama.

Lo que se aprende en la cuna siempre dura.

La sencillez, el mejor adorno de la mujer.

Lo que se ajusta a mi gusto, eso es lo justo.

La cara es el espejo del alma.

Los más de los amigos no son sino conocidos.

La suerte de un loco es encontrarse con otro.

La verdad es perseguida, pero al fin, nunca vencida.

Lo que no es luego no llega nunca.

La viña y el potro que los críe otro.

La vida va pasando: unas veces riendo y otras llorando.

Los toros se ven muy bien desde la barrera.

La mujer compuesta quita al hombre de cien puertas.

La mujer y el viento cambian en un momento.

Lo bien hablao, no es mal escuchao.

La curiosidad pena y el curioso se condena.

Las cosas de palacio van despacio.

Lo que se hace, se paga.


Lunar en la cintura, señal de buena ventura.

La razón no quiere fuerza ni maña que la tuerza.

La ciencia del corazón es más paciencia que ciencia.

La pobreza no es vileza.

La ignorante curiosidad mata la felicidad.

La pereza, la llave de la pobreza.

La educación acabará con la espada.

La sangre se hereda y el vicio se pega.

La fortuna es ciega y antojadiza.

La claridad es amiga de la verdad.

Lucha es la vida del hombre sobre la tierra.

La esperanza, hasta el fin de la vida alcanza.

Las malas noticias tienen alas.

La mujer y la plata tras el que los maltrata.

Lo que a unos afea, a otros hermosea.

Lo que pare la gata, ratones mata.

La vaca grande y el caballo que ande.

Lo que escasea, se desea.

Lo que en la mocedad no se aprende, en la vejez mal se entiende.

Las armas, el dinero, los amigos y los c…, para las ocasiones.

La honra y el vidrio siempre están en peligro.

Los de Martos, con poquillo estamos hartos.

La razón no tiene nada más que un camino.

La mancha de la mora con otra verde se quita.

Lo prohibido es más apetecido.

La primavera ha venido, nadie sabe cómo ha sido.

Los españoles y los italianos, primos hermanos.

La maña del judío, que en comiendo da frío.


Los dineros del sacristán, cantando se vienen y cantando se van.

La salud es como una talega: mientras más puñaos saques, menos queda.

Lo mismo da un ajo que una ristra.

Luz apagada, mujer encendida.

Lo que se tienen que comer los gusanos, que lo vean los cristianos.

La primera, la escoba; la segunda, la señora.

Los unos por los otros, la casa sin barrer.

Lo que se aprende con babas, no se olvida con las canas.

La jodienda no tiene enmienda.

La leña, ganchúa y la mujer, tetúa.

Las cosas de palacio van despacio.

La que con verde se atreve, por guapa se tiene.

La moda es fruto del tiempo: pasa y se la lleva el viento.

Labor comenzada no la vea suegra ni cuñada.

La alegría dura poco en la casa del pobre.

La locura y la tontura no tienen cura.

La ley del pobre: antes reventar que sobre.

Los besos son como el wiski: siempre se prefieren dobles.

Las migas de pan al primer vuelco están.

Le llaman el “seis pesetas”, porque se pasa de duro.

Las uvas, sabor divino, como uva y como vino.

Lo que San José no quería, la Virgen se lo comía.

Lo que no se comen los ratones, aparece en los rincones.

La menta, el amor aumenta.

La mujer que encante, y el hombre que espante.

La mujer que tiene celos, encuentra en la cama pelos.

Los novios son como los mocos: se van unos y vienen otros.

La excusa del lerdo: ahora que te veo, me acuerdo.


Las noticias malas llegan volando y las buenas, cojeando.

Lo que es del río, el río se lo lleva.

Los libros son maestros que no riñen y amigos que no piden.

La mejor bofetá es la que no se da.

La que no tiene suegra ni cuñada, es bien casada.

La mejor cocinera es la aceitera.

La habilidad del barbero: dejar patilla larga donde no hay pelo.

Los chorizos del Novalejo: la primera rebaná no tiene pellejo.

Lo que la mano no cubre, no es teta, es ubre.

Las yeguas atás y los potros de carea.

La mujer que tiene un buen marío en la cara lo tiene tendío.

La golondrina no hace primavera.

Limosna pa un pobre viejo, que se le ha alargao la vida y se le ha acabao el dinero.

Las mujeres corren delante de los ratones y detrás de los hombres

La justicia y las habichuelas son para el pobre.

Lo poco agrada y lo mucho enfada.

Lo que dinero cuesta, apesta.

La cuerda siempre se rompe por la parte más débil.

Lo que gratis nos den, huele muy bien.

Lo que uno no quiere, otros lo desean.

La ociosidad es la madre de todos los vicios.

La mejor medicina: la cocina.

La cristiana oración jamás se remonta al cielo, si no le presta su vuelo la mente y el corazón.

Las visitas placer dan: no cuando llegan, sino cuando se van.

Lo que no se corrige en la niñez, crece y se agranda después.


Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la L Las uñas se cortan el lunes, al sol y a solas. Los viernes no se cortan las uñas, que salen padrastros. La política pa quien viva de ella. La suerte de un loco es juntarse con otro. Ligas menos que el chófer del Papa. La mala llaga sana, la mala fama mata. Lo que no se va en lágrimas, se va en suspiros. Lo comío, por lo servío. La semana próxima hablaremos del Gobierno. Lo que te tengo pedío: una buena cama y un buen marío. Las perchas pal perchero y los pájaros pal primero. La medias ni para los pies son buenas. La vergüenza era verde y se la comió un burro. Lucas, ¿cuándo cucas? En la feria de San Lucas. ¡Lo que nos queará que pasar! Lana sube, lana baja, los ladrones no trabajan. La familia es el primer seminario. Los niños y los borrachos dicen siempre la verdad. La pereza es la madre de todos los vicios. La mancha de la mora con otra verde se quita. La culpa la tiene quien habla contigo. Lo que de día se piensa, de noche se sueña. La tierra, pa quien la trabaja. La religión es el opio del pueblo. Le ha salío el tiro por la culata. La Virgen María no quiere fullerías. Los balones al aire no son de nadie. Las mejores inyecciones son chorizos y jamones. ¡Lo verás, lo verás, pero no lo catarás! Lo prometido es deuda. Lo escrito, escrito está. La veteranía es un grado. Las gracias pa los frailes. La esperanza es lo último que se pierde. La vista es la que trabaja. La excepción confirma la regla. La carne sobre el hueso reluce como un espejo. La fe mueve montañas. La Mancha, que es tierra ancha. La muerte lo allana to. ¡Lo que les gusta la “gutifarra”!


Los segaores pa segar, y los curas pa… ¡La joímos, Paca! La tía Faraona, que le decían adiós y contestaba hola. ¡Lo que hay que aguantar! La ley es la ley. Luego va a media noche y me despierta pa la vainá. La cabra tira al monte. La moda no incomoda. Listo el bote. Lo que no quieras pa ti, no lo quieras pa los demás. Las damas primero. ¡La madre de Dios y de la Virgen! Lo mejor del mundo es estar uno solo y llevarse bien. Le haces hablar a Dios. Luego dicen que no hay Dios. La mejor bofetá es callar y obrar. La mejor bofetá es la que no se da. Lo que no puede ser, no puede ser. Lo que a unos les sobra, a otros les falta. La suerte no llama a la puerta cuando uno quiere. Los niños son así. Las mujeres, como el cocido: cuanta más carne, mejor. ¡La leche que te dieron a mamar! Lo harás por las buenas o por las malas. La cosa no es pa menos. La cosa no es pa tanto. Las palmas echaban humo. Le he dao la vuelta como a un calcetín. Lo pasao, pasao. Le gusta más el vino que a los chotos la leche. Lo he visto con mis propios ojos. Los sacáis encendíos. ¡La víctica! Las abuelas se meten en to. La cura va bien, pero el ojo lo pierde. Lo mejor de todo es callar. La virginidad produce cáncer. Vacúnate. Le he dicho hasta pringue zorra. ¡La primera en la frente! La historia se repite. La pregunta está en la calle. Lo han puesto en tela de juicio. Lo miré de arriba abajo.


Le voy a dar un toque, Lo ha hecho en un santiamén. Lo ha hecho en menos que se persigna un cura loco. ¡La bolsa o la vida! Lo que no se hace en un año, se hace en un rato. ¡Lo que te gusta el charpeteo! La cuenta de la vieja. Lo ha hecho a posta. Lo has hecho adrede. ¡La Virgen del Señor! Los tengo metíos en el saco! Lo sacaron a rastras. Lo mismo da ya atrás que a las espaldas. ¡Lo que a mí me da en la nariz! Lo mejor, pa el trabajador. Lo tengo metío en un puño. Las cosas se están poniendo feas. Le gusta el vino hasta de morzas. Lo vemos de higos a brevas. Le ha pasao como al gallo de Morón. La primera idea es la que vale. La verdad os hará libres. Lo que sabes tú no lo sabe nadie. Las cosas claras y el chocolate espeso. La sangre no llegará al río. La noche es joven. Lento, pero seguro. Lo demás son pamplinas. ¡Lo tienes claro, macho! ¡La cosa tiene migas! ¡Las vamos a pasar putas! La historia es la maestra de la vida. Lo malo abunda. ¿Lo harás de una vez por toas? ¡Lo que tendrá que ver el pan con la gana de comer! Lo he pillao con las manos en la masa. Lo he dejao a la altura de una zapatilla. ¡Leña al mono, que es de goma! Libre de polvo y paja. ¡La has hecho buena! La carne de burro no se transparenta. Los meceeros de San Juan, unos vienen y otros van. Lo verás, lo verás, pero no lo catarás.


La soga siempre detrás del caldero. Ligas menos que una gachí en el Vaticano. Los niños con los niños; las niñas con las niñas. Le han puesto la cara como a un Santo Cristo. Le han puesto la cara como a un Ecce Homo. La música amansa las fieras. Las apariencias engañan. ¡Lagarto, lagarto! La suerte está echada. Los nervios están a flor de piel. La procesión va por dentro. Lo pilla to al revoleteo. Luego van y dicen. La que es put… y bruja, que cruja. Le hemos visto las orejas al lobo. Lo bueno cuesta dinero, pero a to el mundo le gusta. Lo hemos hecho por chiripa. Lo he hecho a ojo de buen cubero. Los sueños, sueños son. Lo mismo te pasas que no llegas. Las estamos pasando canutas. Lo ha dicho medio en broma, medio en serio. Lo hemos hecho en un abrir y cerrar de ojos. Lo hemos hecho en menos que canta un gallo. Las vas a pagar toas juntas. Líate, carrete. Lo han hecho a trancas y barrancas. Las vas a pasar morás. Les has pillao el pan debajo del brazo. Le temo más que a una vara verde. Los años no perdonan. Lo necesito más que una comía caliente. Lo que yo digo va a misa. Les vamos a dar candela. Les vamos a dar camonina. Los cien años primeros son los peores. Luego no digas que si esto, que si lo otro. Lo hemos calao al empezar a hablar. Lo quiero como a un hermano. Lo único que se te oye, es que te quieres morir. Lo primero, es lo primero. ¡Lo dicho! Lo tenemos en el bote.


Lo uno no quita lo otro. ¡Las tengo asíii!... Lo ha dicho un hombre. Lo que faltaba pal duro. Lo demás son gaitas. Los últimos serán los primeros. Lo hecho, hecho está. Las espadas siguen en alto. Lo mismo da ya tres avemarías que un rosario. ¿Lo has cogío? Pues suéltalo, que no se escape. Los mesmos con las mesmas. Lo mismo da ya dar que quitar. La tenéis tomá conmigo. Lo que tiene uno que aguantar. La verdad no tiene más que un camino. ¡La madre que los parió! Los valientes y el buen vino poco duran. Lo que pasa es que la banda está borracha. Lo que queráis y después comemos. La buena vida es cara; la hay más barata, pero ya no es vida. Lo que se da no se quita, que vienen las malditas. ¡La lengua! La gente no remienda de vieja. Lo que es pa estar entre las escobas, no es pa estar entre las señoras. Lo único que me falta es bajarme los pantalones y que me den por culo. Las mujeres están como las burras calientes, siempre con la boca abierta. La mujer que al mear no hace hoyo, es porque se le ha muerto el pollo. Las mujeres tienen pasión por el cálculo: dividen su edad por dos, a las amigas le suman dos, doblan el precio de sus vestidos y triplican el sueldo de sus maridos.


LL Llover sobre mojado mil veces ha pasado. Lluviosa primavera, poco triguera. Llueve más que cuando enterraron a Bigote, que lo tuvieron que salar y ponerlo debajo de la cantarera. Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la LL ¡Llevas toa la razón del mundo! ¡Llevo ya pocas pasás! Lloró como una Magdalena. ¡Llénamus! Llora sin lágrimas, como los perros. Lloras más que Jeremías. Llena ahí, hasta que pase un entierro.


M Miércoles de Ceniza, ¡qué triste vienes con 40 diíllas que traes de viernes!

Mucho saca y poco pon, pronto se llega al hondón.

Más vale rato de sol que cuarterón de jabón.

Madre sin dolor, hijo sin amor.

Más vale dinero en mano que ilusiones de verano.

Más vale llegar a tiempo que rondar un año.

Mañanita de niebla, tarde de paseo.

Más puede pelo de c… que maroma de barco.

Mucha flor en primavera, buen otoño nos espera.

Más discurre un enamorao que un abogao.

Más vale pájaro en mano que ciento volando.

Mal de muchos, consuelo de tontos.

Más vale perder un minuto en la vida, que la vida en un minuto.

Más vale prevenir que lamentar.

Más vale maña que fuerza.

Mientras hay vida, hay esperanza.

Muerto el perro, se acabó la rabia.

Mientras más alto te subas, más grande será el cepazo.

Mucha suela y poca cazuela.

Más vale malo conocío, que bueno por conocer.

Más vale pelao que no amortajao.

Más estudia un necesitao que un abogao.

Mando yo, riego yo.

Más vale morir hartos que no faltos.

Más vale cosío viejo que agujero nuevo.

Más vale tarde que nunca.


Más vale en casa una sardina, que en la calle una gallina.

Más vale tener que no desear.

Más vale un pan en paz que cien en guerra.

Más vale ser cola de león que cabeza de ratón.

Mientras la grande se acacha, la chica barre la casa.

Mientras más te acaches, más se te ve el culo.

Media vida es la candela; pan y vino, la otra media.

Más vale añadir que no escupir.

Menos servilletas y más chuletas.

Manos beso cada día, que ver cortadas querría.

Más vale un sabio triste que un tonto alegre.

Muerte, juicio, infierno y gloria ten cristiano en tu memoria.

Mejor es casarse que abrasarse.

Más vale pan con amor que gallina con dolor.

Más vale estar solo que mal acompañao.

Más moscas se cazan con miel que con hiel.

Más vale caer en gracia que ser gracioso.

Más tarde o más temprano, el perro es como el amo.

Mientras más escarba la gallina, más tierra se echa encima.

Más vale ejemplo que consejo.

Más matan faldas que balas.

Más vale año tardío que vacío.

Más vale morir de pie que vivir arrodillao.

Mucho abarcar y poco apretar, suelen andar a la par.

Mejor es que sobre que no que falte.

Mucho hablar y poco obrar, andan a la par.

Mientras vas y vienes, salud tienes.

Más vale la bofetá de un tuno, que el beso de un tonto.


Menos mantel y más que comer.

Más de cenas que de penas están las sepulturas llenas.

Más vale pan duro que ninguno.

Más vale pan y nueces, que amor mil veces.

Más sabe en su casa el necio que el sabio en la del vecino.

Mujer sin varón, ojal sin botón.

Más vale un sí tardío que un no vacío.

Mejor es callar que rezar.

Más vale tener una familia en la Mancha que una mancha en la familia.

Mientras menos bultos, más claridad.

Más vale marrano que murciano.

Muerte no venga que achaque no tenga.

Mal, bienvenido vengas si vienes solo.

Malos son los negros, pero peor es no tenerlos.

Menudo lío: una mujer sin marío.

Más vale un hoy que diez mañanas.

Más matan las recetas que las escopetas.

Más sabe el loco en su casa que el cuerdo en la ajena.

Mi padre y mi madre, mi Lucas y yo, freímos un huevo, la mitad sobró.

Mujer: conjunto de líneas curvas que ponen hacia arriba una línea recta.

Más hace el que quiere que el que puede.

Más vale un toma que dos te daré.

Menudo lío: una mujer caliente y un hombre frío.

Manos duchas comen truchas.


Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la M Más vale prevenir que curar. Más sabe el diablo por viejo que por diablo. Madre, ¿qué cosa es casarse? Hija: hilar, parir y llorar. Mañana ayuna Godoy, a bien que no es hoy. Matías, ¿me convías? Mientras más llores, menos meas. Mientras más gatos, más ratones. Mientras se baraja, no se pierde. Me vas a salir más caro que un hijo tonto. Más vale calidad que cantidad. Más pasó Cristo. Mariquilla y toa la villa. Más se perdió en Cuba y vinieron cantando. Más se perdió en la guerra. Mi mujer ha malparío, trabajo perdío. María tomate, con una bota y un alpargate. Más vale que sobre que no que falte. Muchos son los llamados, y pocos los elegidos. ¡Mira quién fue a hablar! Miel de caldera; pa ti y pa tu abuela. Menos da una piedra. Más vale morir en paz, que vivir en guerra. Moraleja: esconde la mano, que viene la vieja. Mete cañete, por el agujerete. Mañanita de niebla, tarde de paseo. Mientras más te acaches, más se te ve el culo. Me he queao como al perro que le quitan las pulgas. ¡Me cachi en los mengues! Me han engañao como a un chino. ¡Mala puñalá te peguen! Me importa un pito. Me la han dado con queso. ¡Me cago en Cristina p…! ¡Malo, Marina! ¡Mal rayo te parta! Más vale que se revengan, que se revayan. Mañana será otro día. Más claro, el agua. Me han tomao por el pito de un sereno. Me he queao más solo que la una. Me ha venío como a Dios.


Malo seas y bien te vendas. Me han salío los dientes en el oficio. ¡Más difícil todavía! ¡Móntate en ésta! Mala ruina te venga, que hasta las sillas te pidan pan. Me doy por vencido. Me duele la cara de ser guapo. Me trae por la calle de la amargura. Me ha sentao como un tiro. ¡Malas ansias pases! Manos a la obra. Me ha salío el gato, gata. Me apuesto la cabeza. ¡Mira que te gusta el zangoloteo! ¡Mira que te gusta el charpeteo! Miedo te daría si supieras con lo que estoy llamando. Me da un coraje que no lo puedo remediar. Más vale morir de hambre que no de peste. Mala apoplejía te dé. Marranetes, marranetes. Me han tomao el pan debajo del brazo. Me cago en la pata de un perro. María madama, que para ir al baile se metió en la cama. Me gusta más que a los chotos la leche. Me voy con los tacos dentro del cuerpo. Me he queao patituerto. Me he queao a dos velas. Me cago en los atarres. Más tonto no lo hay. Me han puesto como un guiñapo. ¡Mala cosa! ¡Mira qué ocurrencia! Me está sentando como a los perros la hierba. Me cago en su tío de dios. Mala bomba te caiga que te haga tabaco. Me estás tomando el pelo. Me he visto con un pie sobre el abismo. Mujer de parto lento y con bigote… ¡Mi menda lerenda! ¡Mazorco, que eres un mazorco! Menuo tomate se va a armar aquí. Me cago en Sanapapurcio. Me has vendío como Judas vendió al Señor.


Menua escabechina han hecho. Mañana por la mañana te espero Juana en el balcón. ¡Mira que eres templá! Me han puesto negro. Mira que vas a pensar cosas. Me voy, que se me pega la olla. Me cago en la Habana marrana. Mereces un escarmiento. Me cago en la p… que parió al demonio. Me lo contó de pe a pa. ¡Mira que eres caprichoso! ¡Mira que eres culero! Murió con las botas puestas. Menuo chasco se van a llevar. Menua zapatiesta se va a armar. ¡Mi madre! Más vale no hablar de eso. Más corto no lo he visto. Mala cagueta colorá te dé. Me cago en la p… majaera. Me cago en la pescá. Me cago en la leche joía. Me cago en la leche p… Me he queao de una pieza. Me cago en la mar y en la hoz, Me cago en las enaguas de la tía p… Me cago en la leche que os dieron a mamar. ¡Miaque, miaque! Me vas a hacer creer que lo blanco es negro. Me van a hacer creer lo que a tio Paco Levita… Me ha pillao el toro. Mi corazón palpita como una patata frita. Métetelo donde te coja. Me están metiendo en verea. María Antonia tú estás loca y no sabes lo que haces. María, con la pata fría. Mucho come el mulo, mucho caga el culo. Me duelen tos los huesos del cuerpo. Me ha dao un vuelco el corazón. Me has echao la sal en la mollera. ¡Mira si ardieras! Mueren como chinches. Me han dejao en la estacá.


Me van a estallar los nervios. Me ha dolío más que arrancarme una uña. Me ha dejao más chiquita que un comino. Me cago en la madre que parió al tren. Me va la marcha. Me he queao nique. Me da entera. Mira a lo que has dao lugar. Me han puesto entre la espada y la pared. Mira que te gusta callejear. Me voy huyendo de la quema. Me he queao más fresco que una lechuga. ¡Miau! Mama, échame un canto. Me estás sacando de quicio. Me comía un canto como la pata de un gitano. Me comía un canto como la pata de un borrico. Me importa un pepino. Me importa un rábano. ¡Mira por donde! Me lo estoy pasando bomba. Me lo estoy pasando chache. Mira que dan batería los críos estos. Me vas a echar al panteón. Me estorba hasta el aire que le da. Me he queao como al que le cuentan un cuento. Me cago en la madre que parió a Panete. Me han jugao una mala pasá. Me has hecho un pie en agua. Mira que le gusta ahuecar el ala. Moto que no achucha, moto que no anda. ¡Menos guasa! Mira que eres cerrao de mollera. Me cago en la madre que te parió anoche. Me cago en la madre que te va a parir. Mira que apuras la colilla. Mañana será otro día. Masticas más chicle que un americano. Me he queao parao. Me ha caío como un jarro de agua fría. Manolete, si no sabes torear pa qué te metes. Más vale morir en vino que vivir en agua. Me ha costao un ojo de la cara y parte del otro.


Me ha costao un güevo. Me cago en la grea negra. Me hace mucha gracia a mí esto. Más fuerte que no se oye. Menuo jarro de agua fría nos han echao. Me están poniendo los nervios de punta. Me ha pillao la vaca. Mira esos cómo se dan el pico. Me echo un garañón de pito. Me ha tocao el gordo. Marchen de frente, Ramón catalán. Me cago en la madre que parió a tres curas juntos. Me cago en mis mulas. Me ha venío como anillo al deo. ¡Me las pagarás! Me ha dejao así de chica. Maldita la leche que mamó. Más claro el agua. Me han dao plantón. Me sacas de quicio. Mal fario tienes. Me ha metío el corazón en un puño. Más vale no hablar. Mama, caca. Me he queao helá. Me he queao con la boca abierta. Me ha sabío a gloria. Me limpio el culo contigo. Me han puesto verde. Me cago en su tío de mi novio. Me cago en tu casta. Menuo pájaro estás tú hecho. Me han puesto por las nubes. Me han puesto en las esquinas. Me ha dao con la puerta en las narices. Me cago en ti y en tu padre Martín. Me cago en la pelleja de oros. Me cago en la p… orden. Me cago en la leche que has mamao. ¡Mamón! Me las tienes que pagar toas juntas. Mama, ¿qué vamos a comer?: Sustos. ¡Mira que te gustan las garguerías!


Me he puesto las botas. Me he queao de una pieza. Me ha mirao por encima del hombro. Me cago en tu pelleja nación. Mañana es domingo de pipiripingo. Mejor que mejor. Me cago en la perra negra. Me cago en san diez. ¡Me vas a hacer llorar! Me ha dejao con un palmo de narices. Me la han dao con queso. Me he queao a dos velas. Me cachi en la mar. Me cachi en los moros. Me las voy a ver y a desear. Me la enfilas, me la engordas. Me he puesto más ancho que largo. Me cago en mi nación. Me ha salío el gato, gata. Me gusta más que comer con los deos. Más vale un por si acaso que un quien tal pensara. Me voy con los tacos dentro del cuerpo. Me cago en el escopetín. Me cago en to lo que verdeguea. Me cago en los moros chirinos. Me he visto en las erramás. Me he visto negro en esaturdirme. Mierda me llamo. Mira que le gusta salirse de parva. Me he queao de piedra. Me he queao de cera. Me he queao chorreando. Me he queao con las patas colgando. ¡Madre de Dios! ¡Madre del amor hermoso! ¡Mama mía! Me estoy durmiendo a chorros. Mama, ¿qué vamos a comer?: saltos de mono y brincos de payaso. María, María, que el pollo pía, échale agua que tiene sequía. Mi padre me dijo que fuera al cortijo, y al que viera mear le pegara pedrás.


Mama, tengo hambre. Pues cómete un brazo y comes carne. Muéstrame un matrimonio que se lleve bien, y te mostraré dos personas que no se prestan atención. Mi suegra dice que las gallinas no ponen y ella es la que se come los huevos y tira los cascarones. Mariquilla Sarmiento, que fue a cagar y se la llevó el viento. Más pasó dios en la puerta de la novia, cuando lo caparon. Más vale comprarse un traje negro que verse negro pa comprarse un traje. Me ha venío la comía más larga que los pantalones a un quinto.


N No hay día sin sol, ni mocita sin amor.

Ni invierno viñatero, ni otoño sembrador.

Nieve en la sierra, abundancia en la vega.

No hay bien ni mal que cien años dure.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

No hay bien que dure, ni mal que no se acabe.

Ni un dedo hace mano, ni una golondrina verano.

Norte oscuro, vendaval seguro.

Ni arroz pasado, ni guiso ahumado.

Nunca llueve a gusto de todos.

No nos acordamos de Santa Bárbara hasta que truena.

No se le pueden pedir peras al olmo.

Nadie diga malo el día, hasta que no sea pasado y la noche venida.

No es más rico el que más tiene, sino el que menos desea.

No sirvas a quien sirvió, ni pidas a quien pidió.

Nadie es profeta en su tierra.

Nunca es mal año por mucho trigo.

No es oro todo lo que reluce.

No por mucho madrugar amanece más temprano.

No es mal amigo el que avisa.

No hay mal que por bien no venga.

No todo el monte es orégano.

Nunca es tarde si la dicha es buena.

No es malo el comienzo, sino el empique.


Nunca digas de esta agua no beberé, por muy turbia que la veas.

No hay oficio sin quiebra, ni tajo sin trabajo.

Nadie ríe y llora en el mismo día.

No aprovecha lo comido, sino lo bien digerido.

Nadie llora por el ojo ajeno.

No se puede estar en misa y repicando.

No es más tonto el que menos sabe.

Nunca te pesará tener la boca cerrá.

No hay mejor lotería que el trabajo y la economía.

No hay mejor defensa que un buen ataque.

No sólo de pan vive el hombre.

No donde naces, sino donde paces.

No ofende el que quiere, sino el que puede.

No hay marrano que no sea escrupuloso.

No hay más verdad que to es mentira.

No hay asqueroso que marrano no sea.

No hay muerte que achaque no tenga.

No hay entierro sin risa, ni boda sin llanto.

No es tan fiero el león como lo pintan.

Nadie da lo que no tiene.

No sabe gobernar, quien a todos quiere contentar.

Nunca digas de esta agua no beberé, ni este cura no es mi padre.

No es pobre el que tiene mucho, sino el que mucho ambiciona.

No hay nada que a Dios resista ni que se esconda a su vista.

No hay peor sordo que el que no quiere oír.

Nadie es buen juez en su propia causa.

No hay mayor poder que lágrimas de mujer.

No es tan pronta la herida como la cura.


No tiene juicio quien deja el propio por ajeno oficio.

No hay tonto, por tonto que sea, que tonto se crea.

No me digas quién eres, ya lo dirán tus procederes.

No ver y no saber, la misma cosa viene a ser.

Nunca mires demasiado alto, que no hay brillantes en el cielo.

No viene mal la nevada que nos evita la helada.

No nutre lo que se come, sino lo que se digiere.

Nunca falta un gato pa lamer el plato.

No anheles impaciente el bien futuro, mira que ni el presente está seguro.

Nunca se corta por donde se señala.

No hay peor viento que aquel que viene a destiempo.

Nadie más engreído que un tonto bien vestido.

Nunca más castigado queda un necio, que cuando se le trata con desprecio.

No bebas sin ver, ni firmes sin leer.

Nunca dejes lo cierto por lo dudoso.

No sólo lo que enfermó, sino la reliquia que le quedó.

No pica la abeja a quien en paz la deja.

Novia mojada, novia afortunada.

No tiene conciencia quien no tiene ciencia.

No hay uno sin dos, ni dos sin tres.

No absuelvas ni condenes, si cabal noticia no tienes.

Ninguna mujer es fea por el sitio donde mea.

Ni el más sabio lo sabe todo.

No hay una cosa más rica que rascarse donde pica.

Ni amigo reconciliado, ni café recalentado.

Nunca falta un tiesto para una maceta.

Nuera y suegra, gata y perra.

No se puede decir hoy p… y mañana comadre.


No por mucho madrugar, te darán más de almorzar.

No hay peor borrachera que la de estar siempre sobrios.

Ni de burla ni de veras con tu jefe partas peras.

No hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista.

No hay cosa más sana que hacer lo que te dé la gana.

Ni carbón ni leña no compres cuando nieva.

No hay mala cocinera con tomates a su vera.

No hay carnaval sin luna, ni Semana Santa a oscuras.

No te fíes de las aguas mansas, que las bravas se ven venir.

Ni hierba en el trigo, ni sospecha en el amigo.

No sobrando, no hay bastante.

No hay peor consejo que el no pedido.

No se hizo la miel para la boca del asno.

Nosotros matamos el tiempo, pero él nos entierra.

No importa lo largo y lo grueso, sino lo que dure tieso.

No te acuestes sin dineros, sean tuyos o sean ajenos.

Ni en cruzar el río ni en dar dineros, seas de los primeros.


Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la N No cogíamos en casa y parió abuela. Ningún perro lamiendo engorda. Ni se muere papa ni comemos. Ni come ni deja. Nos va a servir la comía de lumbre. No corre ni un pelico de aire. No la hagas y no la debes. ¡No sé cómo tengo pellejo! Niño no tenemos y nombre le ponemos. No hay enemigo pequeño. Nobleza obliga. Niño llorón, boca abajo y bofetón. No estoy ni pa irme ni pa quedarme. No es mala marca. No me digas, que me subo a las vigas. No es lo mismo tubérculo que ver tu culo. No es limpio el que más limpia. No es buen bebedor quien no es buen meaor. No me toques el pito que me irrito. No se le puede dar a un tonto un beso. No es lo mismo una vieja en pelota que una pelota vieja. No pagas ni la soga. No pagas ni las balas. No ganamos pa sustos. No trabajar y comer no debiera suceder. No quiero ver visiones. No hay sabadito sin sol, ni mocita sin amor. No me lo digas ni un minuto. Nunca hay dos sin tres. No quiero ni glorias benditas. Nadie se queja por gusto. No te metas en camisa de once varas. No digas ni media palabra más. Nuestro gozo en un pozo. No me metas las cabras en el corral. No deis la nota. No por mucho tempranar, amanece más madruga. No me pongas a pillar moscas. No nos dejan ni respirar. No va a dejar títere con cabeza. No seas santurrón.


No vayas a creer que aquí atan los perros con longaniza. No confundas la gimnasia con la magnesia. No confundas la velocidad con el tocino. Nene, qué calor va a hacer mañana. No eres más tonto porque no eres más grande. No se parecen ni en lo blanco de los ojos. No te pongas la venda antes de aporrearte. No sirves ni pa dar un aviso al horno. Nos hemos quedao a la luna de Valencia. Nos han dao carpetazo. No hay mejor práctica que una buena teoría. No sé si buscar criada o echarme a servir. No hay quinto malo. Ni tanto, ni tan poco. Ni tanto, ni tan calvo. Ni calvo, ni dos pelucas. No compliques las vainás. No se os puede dejar solos. No me ha dicho ni por ahí te pudras. No es más rico el que más dinero tiene. Nos va a sacar el sol de la cabeza. Nos hemos puesto como el Kiko. Nos ha dao plantón. No hemos estao a la altura de las circunstancias. Nos tiene sobre ascuas. Niña, con el culo de pelos. No lo eches en saco roto. No da una en el clavo. No llegará la sangre al río. Nos ha caío la gorda. Nos ha caío una buena. No quisiera estar en tu pellejo. No me veré yo en ese espejo. No llegará a palo de gallinero. No es lo malo el comience, sino el empique. Nada se crea, nada se destruye; todo se transforma. No digas chominás de verano. ¡Nena mía! No da una a derechas. No te pongas moños. No da pie con bola. No sé adónde vamos a ir a parar. No caerá esa breva.


No hay nadie en el pueblo que le haga sombra. No veo pelota. No atino pelota. No está la vida pa tirar ná. No es mal amigo el que avisa. No pillas el paso ni con un tambor. ¿No oyes el canaleo? No sé qué estás esperando. No hay más cera que la que arde. No es ni chicha ni limoná. No es ni agua ni pescao. No te hagas el tonto. No son todos los que están, ni están todos los que son. No hay más chinches que la manta llena. No hay cáscaras. Nos van a poner en las esquinas. No eches más leña al fuego. ¡No volquéis la pila! ¡Ni hablar del peluquín! Navidad cayó en agosto. No echéis tan pronto las campanas al vuelo. No será fácil. Ni quiere morirse ni pasarlo mal. ¡Nanai de la China! No se le acaban los dineros ni tirándolos. Nadie pasa fatigas mientras su madre le dura. ¡No te jodes! No me hagas comulgar con ruedas de molino. No sabes tú con quién te las estás jugando. No eches los cuartos al pregonero. No habla por no pecar. Nos las van a dar toas en el mismo lao. No des palos de ciego. No sabemos de la misa a la mitad. No te hagas el remolón. No sé lo que pinto yo aquí. ¡No me llores, no me llores! Nadie es profeta en su tierra. No me metas en líos. No me busques las cosquillas. No tiene ni donde caerse muerto. Ná de ná. No quiero ni pensarlo.


No me comas el coco. No te vas a comer ni una rosca. Nadie es imprescindible en esta vida. No ha dicho ni mu. No me quiero ni acordar. No le veo yo la punta a esto. Ni habla ni paula. Ni vive ni deja vivir. No tienes ni media torta. No tiene ni medio polvo. No le sale la voz del cuerpo. No tengo ni un puto duro. No puedo ni con mi alma. No hay feria mala; lo que uno pierde, otro lo gana. No sé cómo vamos a salir de ésta. No lo puedo remediar. No somos nadie, y los pequeños menos. No te vayas por los cerros de Úbeda. No te tires faroles. No hay pero que valga. No me fío ni un pelo. No hay quien le junte la pata con la oreja. No sabe uno a qué atenerse. No entiendo ni papa. No entiendo ni palabra. ¡Na menos! Ni siento ni padezco. No curará, pero matar no mata. No me llega la camisa al cuerpo. No te hagas tanto de rogar. Nos ha jugao una mala pasá. No estamos en ningún ahorcaero. Natural, porque viene del campo. No pega, pero arruña. No lo hagas a tontas y a locas. Nosotros ya hemos hecho la carga. Ni chato, ni nariguo. No digas calenturas. No me vayas a hacer una putá. Nos ha dejao tiraos como colillas. No me eches el cenizo. No seas cenizo. No des coces contra el aguijón.


Nos defendimos con uñas y dientes. No te tomes las cosas tan a pecho. Normal y corriente. No te tomes la justicia por tu mano. ¡No jodas! No hagas más el tonto. ¿No os estáis quietos? No te estés quieto, que es malo. No te limpies encima las cortinillas. No te metas con él, que sales perdiendo. No te cambies la chaqueta tantas veces. No te rasgues las vestiduras tan pronto. No sé cómo estoy en el mundo. No trabaja ni por una apuesta, No trabaja ni aunque lo zurzan. ¡Nena, con la ubre! No me mires con ojos de podeme. No se sabe quién es quién. Nadie puede saber lo que pasará esta noche. ¡Ni pum! No te enrolles, macho. Ni ha sobrao mano, ni ha faltao cara. No está la noche pa bromas. No te dejes na en el tintero. No nos ha hecho ni puto caso. No mantiene, pero entretiene. No nos ha costao ni cinco. No me dejan mis padres poner los pies en la calle. Nos van a dar las noticias. Nos han dao gato por liebre. No prestar coche, pluma ni mujer. No te metas a redentor. Nadie puede estar seguro del mañana. No es pa menos. No se aguanta ni un tiro en el ojo. No escurras el bulto. ¡No te digo, Rodrigo! No lo quiero ver ni en pintura. No hay ni un cristiano. No es mala marca. No está mal del todo. Nos han echao a la puta calle. No digas pulmonías.


No queremos apaño. No tenemos apaño. No se ve ni un alma. No se ve ni un Cristo. No te hagas el longui. No sé lo que daría porque te callaras. No tiene ni un pelo de tonto. No vales la chupá de un cigarro. No seáis de pueblo. No estoy muy ducho todavía. No me lo digas ni un minuto. No me lo digas ni en broma. No lo he visto hace un siglo. No sé si reír o llorar. No tiene ojos na más que pa ella. No será porque no casca. Ni ojo vio, ni oído oyó. No sabes tú na. No hagas ninguna de Jaimito. Nos hemos queao peinás. No se puede uno fiar de nadie. No nos des el coñazo. No eres ni pa el frío, ni pa el calor. No toques ahí, que te meas en la cama. No se le puede poner peros. No comer por haber comío… No nos quea ni el derecho al pataleo. ¡No te rigas, no te rigas! No pierdas los estribos. No va a llegar a palo de gallinero. No hay una viuda que no engorde. No es por na. No se calla ni debajo de agua. No digas chorrás. No está en sus cabales. No quisiera estar en tu pellejo. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Ni son naranjas ni son limones. No se derriban las torres a güevazos. No tienes compañero. No tengo ni chispa de ganas de comer. No ha dicho ni esta boca es mía. No es trigo limpio.


No le des tanto al pico. No me ha dicho ni por ahí te pudras. ¡Ni puta idea! No te salgas de madre. No seas gafe. No es lo mismo Gabino ven, que venga vino. Nunca falta un roto por un descosío. No hay palabras mal dichas, sino mal interpretadas. No eres cantor ni poeta, pero qué chulo eres, puñeta. No hay mejor cosa que tener teja en cabildo. No eres más tonto porque no naciste dos días antes. No eres más tonto porque no lo ensayas. Nadie al aparato. No tenéis apaño. No varía na. Naranjas de la China. No hay Dios quien te aguante. No tengo una gorda ni por donde venga. No juzgues y no serás juzgado. No condenes y no serás condenado. No le des vueltas a la silla, que es malo. Nunca se sabe. No hay güevos contigo. No puedes probarlo. Nos vamos a quedar con la gana. No se le aparece la Virgen na más que a los pastores. ¡Ni puta idea! No creo ni una palabra. Na más que eso hubiera faltao. No me da la real de la gana. No es lo mismo una pelota rosa que Rosa en pelota. Nene, qué repullo me he llevao. No le falta na más que llorar. No me torees. No levanta cabeza. No hagas leña del árbol caído. No canta ni pa dormir a un niño chico. No le da una idea buena. No te sulfures. No me hagas reír. No te metas en líos. No me creo ni una palabra de lo que estás diciendo. No se le ha visto el pelo en un par de meses.


No hagas más cabronás. No tenemos ni una linda. No digas más calenturas. No tengo ganas de tonterías. No digas más vainás. No tiene hartura. No seas borrico. No seas bestia. Nos hemos queao más solos que la una. Ni quiere morirse ni pasarlo mal. Ni aire de Huelma, ni na que de allí venga. No quiere ni atá. No te quedes con dolor de barriga. No sabe hacer la o con un canuto. No está el horno pa bollos. No ha probao bocao desde anoche. No seas marica. No damos abasto. No le darán tan fuertes. Nos lo hemos pasao bomba. Nos lo hemos pasao de rechupete. No da ni golpe. No es pa tanto. No gana uno pa sustos. No apuesto ni un duro por él. ¿No quieres? Pues tú te lo pierdes. No puede estar en la botica y obrando. No le des más coba. No sepas tanto. No te eches flores. Ni hablar de eso. No tiene hijos, ni perro que le ladre. No digas tonterías. No se te ve el pelo. Nos fuimos entre dos luces. No paran aquí las cosas. No le hemos puesto la mano encima. No hagas a otro lo que no quieras que hagan contigo. ¿No estás viendo la burra cargá de conejos? No es lo mismo el alcalde de Zalamea, que zalamenea el alcalde. ¡No cree en buena madre y va a creer en mala madrastra!


No te alegres demasiado, vayamos a que te coja el toro en el último derrote. No es lo mismo una profesora de inglés, que las ingles de una profesora. No quiero en mi reino ni gitanos, ni murcianos ni gente de mal vivir. No te fíes de la persona que si te ve en peligro, te abandona. No es lo mismo una espuerta llena de higos, que un higo como una espuerta. No hay derecho. Lo que no hay derecho es que un cura dé con el pito en el techo. No to el monte es orégano, que entre medias hay matorrales. Nada es verdad ni es mentira, todo depende del cristal con que se mira. No compres ni burra parda, ni mujer que se llame Bernarda. No es lo mismo tejidos y confecciones en el piso de encima, que te jodes, no ves nada y encima te pisan.


O Ovejas bobas, por donde va una, van todas.

O crudo o asado, por el fuego ha pasado.

Ojos que no ven, corazón que no siente.

Obra empezada, medio terminada.

Olvídame cuando te olvide y nunca me olvidarás.

Orador no convencido, a nadie ha persuadido.

Odia el delito y compadece al delincuente.

Otro santo se asomó y era el divino San Roque.

Oye mucho y habla poco, pues lo contrario hace el loco.

Ojos que no ven, gallinas al saco.

Obra de villano, tirar la piedra y esconder la mano.

Obras son amores y no buenas razones.

Oficio de loco es ser costurera: cuando no pierde el dedal, pierde las tijeras. Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la O Ojo por ojo y diente por diente. Órdenes son órdenes. Oro del que cagó el moro. Ojo, que la vista engaña. O yo o el diluvio. O tos puchero, o tos café. ¡Otra te pego! O tos moros o tos cristianos. Obrar bien no cuesta dinero. ¡Ojo al manojo! ¡Otra pena pa mi c…! ¡O tody o nada! O calvo o con dos pelucas. ¡Oído al parche! Oír, ver y callar.


Ojalá te crezca la boca. Os vamos a dar pal pelo. O monja o trapo de fregar. Ordeno y mando. Orden en la sala. Ojalá traspongas por donde traspuso la cabra. Os lo encontráis todo hecho. Olvídame, que no es mi día. ¿Ónde vas con la burra cargá de conejos? Otro vendrá que a mí bueno me hará. Otra vez será otra cosa. O chato o nariguo. Otro gallo cantaría. ¿Os echo una mano? : os voy a echar dos, pero en el cuello,


P Pájaro que vuela, a la cazuela.

Peligro pasado, voto olvidado.

Perro hambriento, busca sustento.

Para el verano te espero, pollo tomatero.

Pasado el tranco, olvidado el santo.

Pascua pasada, el martes a casa.

Por buen día que haga, no dejes la capa en casa.

Por un minuto de placer, nueve meses de dolor.

Por el hilo sacarás el ovillo, y por lo pasado, lo venido.

Por sol que haga, no salgas sin capa.

Perro ladrador, poco mordedor.

Perro que ladra, no muerde.

Pan a hartura, y vino a mesura.

Pueblos que madrugan, pueblos que circulan.

Pan tierno y vino añejo dan vida al viejo.

Palos con gusto no duelen.

Pan que sobre, carne que baste y vino que no falte.

Piensa mal y acertarás.

Pan, vino y carne quitan el hambre.

Piedra que rueda, no cría musgo.

Pan, vino y carne crían buena sangre.

Para torear y casarse, hay que arrimarse.

Pago adelantado, pago viciado.

Para hablar, comer y joder no hay que aprender.

Poca cama, poco plato y mucha suela de zapato.

Predicar en desierto, sermón perdido.


P… frailes y pajes, de altos linajes.

Para presumir hay que sufrir.

Poco a poco hilaba la vieja el copo.

Plaza sitiada, plaza tomada.

Poco a poco se anda lejos.

Paga lo que debes y sabrás lo que tienes.

Propio es del justo y del sabio el perdonar un agravio.

Por la muestra se conoce el paño.

Poco es algo; menos es nada.

Preguntar es no querer ignorar.

Perro que no conoces, no le tientes las orejas.

Para el avaro todo es caro.

Pelo a pelo se hace una trenza.

Por ofrecer, nadie llegó a empobrecer.

Poco se gana hilando, pero menos aún bailando.

Pan prestado, devuélvelo mejorado.

Por el hilo se saca el ovillo.

Para aprender lo principal es querer.

Para cruzar el río y para dar dinero, no seas el primero.

Piensa el avariento que gasta por uno, y gasta por ciento.

Por la boca muere el pez.

Piensa cuanto quisieres y habla lo menos que pudieres.

Por dinero baila el perro.

Por eso el oro es caro: porque es raro.

Para hacer el bien, nunca es tarde.

Penetra en ti mismo y entrarás en un abismo.

Para bien morir, bien vivir.

Para pescar con caña, paciencia y maña.


Por las obras y no por el vestido, es el hombre conocido.

Peos y tambores, los que más suenan son los mejores.

Prestar al enemigo, es ganarlo; prestar al amigo, es perderlo.

Picor en las narices, en la barriga lombrices.

Por cosicas nuevas no os afanéis, que llegando a viejos las aprenderéis.

Por listo me tenía yo, pero un tonto me engañó.

Por el tiempo no tengas afán, pues tantos días vienen como se van.

Para poca salud, ninguna.

Pobre o rico, después de comer un cigarrico.

Para el amor y la muerte, no hay cosa fuerte.

Pan de ayer, carne de hoy y vino de antaño.

¡Parientes y han reñido! ¿Por cuánto ha sido?

Pide paso y estudiaremos tu caso.

Por el interés te quiero, Andrés.

Pa ser p… y no ganar ná, más vale ser mujer honrá.

Por mi puerta pasarás.

Por todos los laos te muerde el perro.

Poca sal, pocas penas y poca cena.

Pico, pico, el que nace pa pobre, no llega a rico.

Panza llena y corazón contento. ¡Todo lo demás es cuento!

Para el reúma, el zumo de la uva.

Por el pan baila el perro.

P… tiesa no cree en Dios.

Para cruzar el río y dar dinero no seas nunca el primero.

Para los males del riñón, el aceite de oliva es el mejor.

Para muestra, basta un botón.


Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la P Pegalajar, que está más cerca. Pintas menos que un cero a la izquierda. Por hablar te la has cargao. Piensa mal y acertarás. Piensa mal y te saldrá bien. Pepe, ¿quieres que te trepe? Pa un embustero, un apoyaor. Por la víspera se sacan los santos. Pasas más hambre que un maestro de escuela. Pesas más que una vaca en brazos. Pan pa hoy y hambre pa mañana. Por mi puerta pasarás, si llegas a mi edad. ¡Pa que te vayas con los soldaos! Perico, cuando mates el gallo, me guardas el pico. Pienso, luego existo. ¡Pelillos a la mar! Pesa más que un muerto. Pegalajar, Charca, cante y paz. ¡Pa qué hablar con medios días, habiendo días enteros! Por el hilo se saca el ovillo. P… en ventana, mala mañana. ¡Pa los tontos es la Cuaresma! Primos y tó, pero el pan aparte. Poderoso caballero es don dinero. Por ahí va un perro con tu madre en la boca. Para poca salud, ninguna. Poquitos y bien aveníos. Por hablar que no quede. Pa una vez que maté un gato, me pusieron matagatos. Pajarito de las nieves, de lo que ves, tienes. Pides más que los curas. Pides más que las hermanitas. Parece que en su vida ha roto un plato. Pobres, pero honraos; sucios, pero cariñosos. Pisa a España, pero no a los españoles. Primero yo, después yo y luego yo. Preparados, listos, ya. Parece que tiene el baile de San Vitos. Parece mentira, pero es verdad. Papá, ¿qué son esos arbolucos con las bolitas negras? Por ahí se te van a salir las tripas.


Parece que estamos en Porcuna (sin agua). Para eso me las pinto yo solo. Por la pinta lo he sacao. Palos y mala vida. Pa pueblo y de noche. ¡Pues no faltaba más! Por suerte o por desgracia. ¡Pa mí lo quisiera! Por si las moscas. ¡Pocha que está!. Pensé ir por lana y salí trasquilao. ¡Pa qué te quieres reír! ¡Pa qué te quiero contar! ¡Pedazo de atún! Parecía que iba a haber hombre para toda la vida. Pa trillar no hay que correr tanto. Préstale al enemigo y tendrás un amigo. ¿Por qué te metes donde no te han llamao? Pides más que un tío sin brazos. Parece que está engüerando. Parece que estamos quemando cañas. Parece que lo han hecho a bocaos. ¡Por tos los santos del cielo! ¡Por el amor de Dios! ¡Pa que veas! Paso firme y mala leche. Pero…, ¡ni pero ni manzana! Pero…, ¡no hay pero que valga! Pintas menos que Aguilucho en las Cortes. Pero, ¿en qué país vivimos? ¡Pues no faltaría más! ¡Pitiliuna! Parece que tiene arestín. Peor es morirse. Por lo menos se trapichea. Pa dormir, a la cama. ¡Por si las moscas! Por tal de no oírlos, soy capaz de dar dinero. Parece que le va a faltar tiempo. Parece que lo ha hecho Dios a propio intento. Pa chulo yo, y pa p… mi mujer. Pruébalo, a ver si te ahogas con ella. Parece que se los ha tragao la tierra.


Parece que has comío lengua. Pesa menos que un comino. Pasas de to menos de curso. ¿Pares o nones? ¡Pues sí que estamos apañaos! ¡Pa ti la perra gorda! Parece que le han hecho la cara a martillazos. P… la madre, p… la hija y p… la casa que las cobija. Parece un alma en pena. Pasó sin pena ni gloria. ¡Pa que veas, unas gafas! ¡Por lo bien que lo bailas! Parece mentira, pero es verdad. Para mentira, basta un botón. ¡Pies para qué os quiero! Parece que duerme colgao. Parece que tiene alas en los pies. Por aquí entran los demonios. ¡Párate parao! Paso, paso, que mañana me caso. ¿Pa qué quiere uno quimeras? Parece que ha reventao el hospicio. Pareces un alma en pena. Periquillo el de los palotes. Proletarios del mundo, uníos. ¡Puñetas! P… Gorda el Hornero (P.G.H.) Pintas menos que Jacinto en su boda, que era el novio y lo espacharon. Polvo que no eches, no es polvo que te ahorras, es polvo que pierdes. Para ser un mal cura, más vale ser un buen padre de familia.


Q Quien siembra a su hora, más veces ríe que llora.

Quien tuvo, retuvo y guardó pa la vejez.

Quien de joven no trabaja, de viejo duerme en la paja.

Quien quiera ser rico, que trabaje desde chico.

Quien con niños se acuesta, cagao amanece.

Quien mucho teme, algo debe.

Quien mucho abarca, poco aprieta.

Quien mal anda, mal acaba.

Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija.

Quien su bien usurpa al dueño, no espere tranquilo sueño.

Quien mal empieza, mal acaba.

Quien bien empieza, bien acaba.

Quien da primero, da dos veces.

Quien de día no trabaja, de noche duerme en la paja.

Quien bien siembra, bien recoge.

Quien nada quiere, todo le sobra.

Quien quita la ocasión, quita el peligro.

Quien va al molino, se enharina.

Quien tiene poca pasta, suela gasta.

Quien debe y paga, no debe nada.

Que solo se vea, el que solo se desea.

Quien busca, encuentra.

Quien no llora, no mama.

Quien contrata, se ata.

Quien debe y paga, descansa.

Quien bien ama, bien aguarda.


Quien más hace, menos merece.

Quien lejos se va a casar, o va engañado o va a engañar.

¿Quién es tu enemigo?: el de tu profesión.

Quien no se alegra cuando llueve, nada tiene.

Quien se entrega a las pasiones, labra él mismo sus prisiones.

¿Quieres conocer a Blas? Trátalo y lo verás.

Quien la olla del vecino quiere catar, la suya no debe tapar.

Quien sin dar ofrece, no empobrece.

Quien del trabajo huye, su porvenir destruye.

¿Quién es tu hermano?: el vecino más cercano.

Quien no ama a sus parientes, que se le rompan los dientes.

Quien no tiene contento, no halla buen asiento.

Quien siembra vientos, recoge tempestades.

Quien quiera pescar, se tiene que mojar.

Quien no tiene madre, no tiene quien le lave.

Quitada la causa, cesa el efecto.

Quien mucho duerme, poco vive.

Quien más sabe, más duda.

Quien se acostumbra al engaño, él mismo labra su daño.

Quien compra lo que no puede, vende lo que le duele.

Quien quiera la col, que quiera las hojas de alrededor.

Quien no te conozca, que te compre.

Quien tiene la llave, cuando quiere cierra, cuando quiere abre.

Quien me visita me hace un favor, y si no me visita, dos.

Quien te cuenta las faltas de otro, las tuyas tiene en el ojo.

Quien con el perro se acuesta, con las pulgas se levanta.

Quien atiende, bien aprende, si además de oír, entiende.

Quien dinero ha de cobrar, muchas vueltas ha de dar.


Quien pregunta lo que no debe, oye lo que no quiere.

Quien al cielo escupe, en la cara le cae.

Quien tiene y da, no está obligado a más.

Quien de su saber más se paga, mucho más pronto se caga.

Quien a la taberna va y viene, dos casas mantiene.

Quitando la piedra, se quita el tropezón.

Quien tiene tejado de vidrio, no tire piedras al del vecino.

Quien mucho analiza, se martiriza.

Quien quiera gambas, que las pesque.

Quien tiene arte, va por toas partes.

Quien quiera gambas, que se moje el culo.

¡Qué higos tenía la higuera! ¡Y qué tetas la molinera!

Quien bien tiene y mal escoge, por mal que le vaya, que no se enoje.

Quien pone el pie en el carril del vicio, encontrará el precipicio.

Que si quieres arroz, Catalina. Que no quiero arroz, que quiero sardinas.

¿Qué quieres, comer o calentarte? ¡Comer al lao de la lumbre!

¿Qué pasa?: una mosca por tu casa.

Quien bien te quiere, te hará llorar.

Quien escucha, su mal oye.

Quien a los suyos se parece, honra merece.

¿Quieres a un mal amor hallar remedio? Ponle tierra de por medio.

Quien da pan a perro ajeno, pierde el pan y pierde el perro.

Quien de alpargates se fía y de mujeres hace caso, nunca tendrá una gorda y siempre andará descalzo.


Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la Q ¿Quién ha visto al demonio atao? Quien fue a Sevilla perdió su silla. ¿Qué hora es?: la que no ha dao, está al caer. ¿Qué hora es?: la misma de ayer a estas horas. ¿Quién es tu peor amiga?: tu vecina. ¡Que te den con lija! ¿Qué pasa?: que la banda está borracha. ¡Qué buenas ascuas si hubiera sardinas! Que Dios reparta suertes. Que se mejore el muerto. Que hay trapos tendíos. ¡Qué sabrán los burros lo que es chocolate! ¿Qué ha pasao?: que un burro se ha matao. ¿Qué ha pasao?: que el demonio me ha achuchao. ¿Qué haces?: calderas. ¿No oyes los porrazos? Quieres se le dice a los muertos. ¡Qué Miguelico estás hecho! ¿Qué se nota?: tu cara de idiota. ¡Qué trabajo es trabajar cuando la ganancia es poca! ¡Quién te ha visto y quién te ve! ¡Qué nos quedará que pasar! ¿Qué te parece, chulito? ¿Qué pasa con la moto? ¡Qué mosca le habrá picao! ¡Qué malo es llegar a viejos! ¡Qué se le va a hacer! ¡Qué le vamos a hacer! ¿Quién anda en el maíz? ¿Qué dises, dilo? ¿Veinticinco pesetas una sitrania? ¡Quieta la perra! ¡Qué cruz tan grande me ha mandao el Señor! ¡Quién lo diría! ¡Que si me entiendes! ¡Qué le diría! ¿Qué te gusta más o los higos? ¿Qué te gusta más, el pan frito o los picatostes? Que con su pan se lo coman ¡Qué noche la de aquel día! Quien no ha visto Sevilla, no ha visto maravilla. ¡Qué gustos tiene el Señor! ¿Quién te ha pelao, que las orejas no te ha cortao?


¡Que sueñes con los angelitos! ¡Quien fue a hablar de putas, la …! ¿Qué pasa, Tomasa? ¿Qué te han dicho?: que tengo las orejas de picho. Que nadie se llame a engaño. Que nos parta un rayo. ¡Qué bolillero estás hecho! ¡Qué poca correa tiene! Que os divirtáis mucho y gastéis poco. ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste? ¡Que partan pan, y en peazos grandes! Que te vayan dando. ¿Qué pasa contigo, tío? Que tu mano derecha no sepa lo que hace tu izquierda. ¡Qué bonico está eso en una mujer casá! ¡Que María higo está hecha! ¡Quieta la perra! ¡Qué cara más dura tiene el tío! ¿Quieres ver a Dios comiendo gachas? ¿Quieres que te haga la vieja? ¿Quieres que hagamos los Cristóbal? ¡Que qué de qué! ¡Qué dices, que está cagao de las moscas! ¡Qué bien te lo montas! Quema más que las palabras de una suegra. Quien espera, se desespera. Que Dios lo haya perdonao. Que Dios lo tenga en su santa gloria. Que Dios nos coja confesaos. Que te den por saco. ¡Quien iba a pensarlo! ¡Quien me lo iba a decir! Qué vida más arrastrá llevamos. ¡Qué carrerón llevas, macho! ¡Qué estarás rezando! Queriendo se hacen las cosas. ¿Quieres que me quite las zapatillas? ¿Quieres que te retuerza el pescuezo? ¡Qué comunismo! Que sea la primera vez y la última. ¡Que sueñes con los angelitos! ¡Qué papeleta! ¡Qué vaina que eres!


Que cada santo lleve su cruz. ¿Qué pasa, Marchena? ¡Qué pejiguera estás hecho! ¿Qué dices que te comías? Que gane el mejor. ¡Qué le vamos a hacer! ¿Qué nos queará que ver? ¡Que te den morcilla! ¡Que te den con lija! ¡Que es pa hoy! ¿Quieres que te apunte a los angarines? ¡Qué vida más achuchá llevamos! ¡Qué cantamañanas estás hecho! Que te miro y no te veo. ¡Quién lo pillara! ¡Qué lástima de hijo! ¡Qué vida ésta! ¡Qué cosas tiene mi novio! ¡Qué durillo va a estar de pelar! ¡Qué asco de mundo! ¡Que sea lo que Dios quiera! ¡Qué agusto se quedó tu madre cuando te parió! ¡Que sí, candil! ¡Qué gente lleva el conde! ¡Que no estamos en ningún atascaero! Qué barbaridad de melones: tos blancos, y uno que había negro estaba pocho. ¡Qué bien puesto tienes el nombre, hijo mío! (y se llamaba Pedrito)


R Reniega de la bestia que en invierno echa la siesta.

Riñas de enamoraos, amores doblaos.

Ruin es quien por ruin se tiene.

Repicar y en la procesión, incompatibles son.

Raíz amarga es la del estudio, pero dulce es su fruto.

Recaícos en reunión, falta de educación.

Recaícos en la oreja, falta de vergüenza.

Retírate que me ensucias, le dice la sartén a la alcuza.

Resolución bien tomada: la que se consulta con la almohada.

Reunión de pastores, ovejas muertas.

Roto o sano, mejor está el zapato en el pie que en la mano. Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la R Renovarse o morir. Rectificar es de sabios, Reza lo que sepas. Rojos a Moscú. Resistir o vencer. Rita la cantaora. Ríe y el mundo entero reirá contigo. Resulta que la consulta no paga multa.


S Sardina que se lleva el gato, no vuelve al plato.

Sol rojo, agua al ojo.

Si lo temprano miente, lo tardío siempre.

Sol puesto, obrero suelto.

Santo que no está presente, no tiene vela.

Sobre quemao, agua hirviendo.

Sol de invierno y amor de p…, poco duran.

Si en casarte aciertas, en nada yerras.

Si quieres que el diablo no se presente, no lo mientes.

Si la vaca no fuera p…, no tendría el toro cuernos.

Si dieras de comer al diablo, dale truchas en invierno y sardinas en verano.

Señor, pulgas y calor, y mientras más calor hacía, más pulgas había.

Si quieres saber quién es fulanillo, dale un carguillo.

Si largo es el día, más larga es la lejía.

Si quieres dinero que no te falte, el primero que ganes no te lo gastes.

Si bebes para olvidar, paga antes de empezar.

Salud y pesetas, lo demás son puñetas.

Se junta más pidiendo que dando.

Suegra, abogado y doctor, cuanto más lejos mejor.

Santo enojao, con no rezarle está pagao.

Si quieres vivir en paz, deja a tu mujer mandar.

Sabe más un necesitao que un abogao.

Si quieres hacer a tu mujer feliz, dale billetes de mil.

Si bebes para olvidar, paga antes de empezar.


Si la víbora viera y la “alicántara” oyera, no habría hombre que al campo saliera.

Si quieres comer de la olla del vecino, ten la tuya sin cobertera.

Solterón y cuarentón, ¡qué suerte tienes ladrón!

Si me ven, que me vean, yo sigo con mi tarea.

Sin bolsa llena, ni rubia ni morena.

Se pilla antes a un embustero que a un cojo.

Segundas partes nunca fueron buenas.

Secreto de muchos, secreto de nadie.

Si tu mujer te pide que te eches por un tajo, pídele a Dios que sea bajo.

Si engañas al médico, al confesor o al abogao, tú eres el engañao.

Si los envidiosos volaran, siempre estaría nublo.

Si yerras en el casar, ya no tienes ná que errar.

Si el sabio no aprueba, ¡malo!. Si el necio aplaude, ¡peor!

Si por malas vienes, malas llevarás.

Si no quieres ver tu paz alterada, cree mucho en Dios y en las mujeres nada.

Si dices que a trabajar te obligas, haz y no digas.

Según es el cuerpo, son las acciones.

Siempre habla quien tiene por qué callar.

Si de la mujer te dejas llevar, pronto sabrás barrer y fregar.

Si ello es verdad, ya se sabrá.

Siémbrame llorando y me segarás cantando.

Sin penas, todas las cosas son buenas.

Sin pan no hay paz.

Sólo el que corretea, vuelca.

Seso tiene de borrico el que vive pobre por morir rico

Si sale con barba, San Antón, y si no, la Purísima Concepción.


Si quieres ser dichoso, no estés nunca ocioso.

Sobre gustos no hay nada escrito.

Sin pasar por el altar, no te dejes catar.

Si la niebla le puede al sol, vaya mañana te espera, pastor.

Si me olvidaras, pódame, aunque no me araras.

San José lo tuvo sin hacerlo. Nosotros, que lo hagamos sin tenerlo.

Si cazares, no te alabes; y si no cazares, que no te enfades.

Si quieres llegar a viejo, guarda el aceite, no el pellejo.

Si quieres matar a un fraile, quítale la siesta y dale de comer tarde.

Si una vieja te lo da, cógelo al momento, que menos es ná.

Santo que mea en la pared, no debes creer en él.

Son antes sus dientes que sus parientes.

Si el Alcalde corta pinos, ¿qué no harán tos los vecinos?

Salud, peseta y fuerza en la bragueta.

Si quieres que tu suegra te quiera, ten dinero en la cartera.

Si tu suegra se cae al río, búscala aguas arriba.

Si quieres conocer a Andrés, vive con él sólo un mes.

Sábado, sabadete, camisa nueva y polvete.

Si quieres con tu familia reñir, echa algo a repartir.

Si quieres que te cante, la “música” por delante.

Salchichón de Bilbao, la 1ª rebaná, pelao.

Salchichón de Noalejo, la 1ª rebaná, sin pellejo.

Si amas a quien no te ama y respondes a quien no te llama, correrás carrera vana.

¿Sabes lo que te digo? Que a mi p… le encanta el higo.

Ser pobre y rico en un día: ¡me tocó la lotería!

Silencio en la sala, que está la abuela mala.


Si los tontos volaran, no veríamos el cielo.

Silencio en el comedor, que está la abuela peor.

Si quieres ver a tu marío gordito, después de la sopa, dale un traguito.

Si no es gata, es gato y si no, gatillo.

Si buen consejo tomara, otro gallo me cantara.

Si al julepe quieres ganar, no te canses de pasar.

Se pueden perdonar las gachas por los cuscurrones.

Si te pillara en un pajar, echaba las pajas a revolotear.

Soplar y sorber no puede ser.

Si eres poeta, abróchate la bragueta.

Se coge a un mentiroso antes que a un cojo.

Serafín, Serafín, ¿cuál será tu fin?

Si quieres vivir como antes, vota a Manolo, el de los tirantes.

Si preguntas por ajos, en mi casa hay cebollas.

Se verá el telón, pero no la función. Se verán las cortinas, pero no las bailarinas.

Si de ésta salgo y no muero, no quiero más boícas en el cielo.

Sin la mujer no se puede vivir, pero con ella menos.

Se puede, pero no se debe.

Si la mujer es astilla y el hombre brasa, no faltará fuego en casa.

Sol, solecito, caliéntame un poquito, para hoy, para mañana, para toda la semana.

Salí de mi casa y me afrenté, San Juan que lo supo, volví a mi casa compró un celemín. y me consolé. ¿Siente usted mejoría? Peor cada día.


Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la S Se llega hasta la puerta del infierno, pero no se pasa dentro. Si estorbo, pa rato vengo. Suelta la gallina, que te han visto. Si te vi, no me acuerdo. Si no pega, arruña. Si no lo veo, no lo creo. San Creí y San Penseque, santos que no hacen milagros. Siempre hubo clases. Siempre hubo ricos y pobres. ¡Se acabó el carbón! Salga el sol por donde salga. Se ha quedao frito, como un pajarillo. Sólo Dios sabe lo que estoy pasando. Si tengo hambre, que venga Dios y lo vea. Se parecen como dos gotas de agua. Se parecen como un huevo a otro huevo. Se llena el ojo antes que la tripa. Santa Lucía te guarde la vista. ¡Santiago y cierra España! Si te duele la barriga, úntate el culo con saliva. ¡Se acabó y se arremató! Se han casao por el sindicato de las prisas. Se ven muy bien los toros desde la barrera. Se acabó lo que se daba. Santas Pascuas y amén. Se me ha ido el santo al cielo. Se ha metío en la boca del lobo. Se ha hecho lo que se ha podío. Se han tragao el anzuelo. Sabe más que el hambre. Se ha puesto hecho una fiera. Se come para vivir, pero no para morir. ¡Socorro, que viene el lobo! ¡Sálvese quien pueda! Se ha dormío en los laureles. Se ha tomao la justicia por su mano. ¡Si lo sabré yo!… Se ha armao la de San Quintín. Si no ves, aparpa. Sabe más que Lepe. ¿Sabes una cosa?: que la que no se casa, se quea moza.


Si te entiendo, que me zurzan. Siempre estás cagando y envolviendo. Si fueras escopeta, disparabas antes de la hora. Se te han pegao las sábanas. Se ha queao escuchimizao. Si te pica el culo, arráscate con un tarugo. Si te pica el ojete, arráscate con un tajolete. ¿Se puede?: se va pudiendo… Sentaos y calentaos. ¡Si yo te contara! Sigue sin levantar cabeza. Se ha puesto como un jurel. Se ha queao roque. Se me ha puesto la carne de gallina. Se ha puesto hecho un galluelo. Se lo he pedío a Dios con los brazos cruzaos. Se acerca al sol que más calienta. Si el tiempo no lo impide. ¡Santo cielo! ¡Santa palabra! Si Dios quiere y la vaca. Si Dios quiere y la gente del mundo. Se podían meter ya el agua en los c… Siempre estás pensando en las musarañas. Son los mismos precios del año pasao. Son uña y carne. ¡Sin tetas que estamos! Si una puerta se te cierra, otra se te abrirá. Suma y sigue. Se ha dormío como un pepe. Se ha queao to manga por hombro. Se ha cerrao en bandas. Si jumo tueso, y si no jumo también tueso… Se me está yendo de las manos. Se ha jugao la última carta. Se me han saltao las lágrimas. ¡Sea lo que Dios quiera! Si es verdad que hay Dios, esto no puede seguir así. Si no te lo crees, ven y me tientas. Se ha queao sin palabras. Se defiende como un jabato. Se defiende como un león. Se va a armar una zapatiesta de miedo.


Se ha puesto el arca y la tapa. Se agarra a un clavo ardiendo. Se agarra a un enlucío. ¡Son de la bola! Se los llevan como rosquillas. Se los están rifando. Son los mismos perros con distintos collares. Se asusta hasta de su sombra. Se puso que no veas. Se nota que no tienes abuela. Si te mueres, te enterramos. Silencio, que va a parir la burra de tío Lorenzo. Soy un manojo de nervios. Se ha saltao las normas a la torera. Se pueden contar con los deos de la mano. ¡Sólo para hombres! Se me cayeron los palos del sombraje. Se lo ha metío entre cinto y espalda. Se han hecho uña y carne. Según y cómo… Se te nota la cara de idiota. Sabes más que Dios. Si frailes descalzos me hubiesen dicho lo que tenía que pasar. Si los tontos volaran, eras ministro del aire. Siembra y recogerás. Sabe más que los ratones coloraos. San José que te quiso, boinas verdes. Se puede rezar fumando, pero no se puede fumar rezando. Se armó la marimorena. Siempre le toca perder al que menos culpa tiene. ¡Si las piedras hablaran…! ¿Será posible? Se han queao con un palmo de narices. Se han enharinao como las sardinas. Se puso más blanco que la cera. Se puso más blanco que el papel. ¡Se las sabe toas! Son cuatro gatos aporreaos. Si le pides los ojos, va y te los da. Se le caía la baba. Se ha cagao a las patas abajo. Si la montaña no viene a mí, yo iré a la montaña. ¡Sin comerlo ni beberlo!


Si la envidia fuera tiña… Se me han alegrao las pajarillas. Se ha metío en lo sin coger. Se te está viendo el plumero. Si lo hubiera hecho yo, me ponen en los papeles por días. Si me necesitas, ya sabes dónde me tienes. Ser pobre no es ninguna deshonra. Se les va a caer el pelo. Se da mucha maña. Se han vendío como Esaú por un plato de lentejas. Se me han puesto los dientes de vara. Se han encerrao a cal y canto. Se ha metío en un buen fregao. Se escabulló por arte de magia. Sonó la flauta por casualidad. Se me ha hecho la picha un lío. Sol y moscas y tábarros de a kilo. Sabe Dios por qué. Si quieres que baile, la peseta por delante. Se ha queao compuesta y sin novio. Si le das al barbero dos reales más, se te ven los sesos. Si fueras representante de gafas, no tenías que llevar maletilla. Se me ha hecho la boca agua. Salga el sol por donde salga. Se dice el pecao, pero no el pecaor. ¡Se habrán queao hechos lenguas! Si Dios lo manda es porque lo habremos merecío. Son muy suyos. Se me cae la cara de vergüenza. Soltero y sin compromiso. Sin haberlo intentado, me ha salido un pareado. Si fuera p…, lo tendría pelao. Se entretiene con una mosca. Salimos como una flecha. Siempre estás visitando comadres. Se puso como loco. Se ha queao to empantanao. Se me han puesto los g… de corbata. ¡Siéntate y espera! Si una puerta se te cierra, otra se te abrirá. Si fueras muñeca, andabas en toas las ferias. Se llevan como los perros y los gatos. Si cayera una nube de gafas, toas las pillabas.


Si en lo tardío aciertas, no se lo cuentes a tus hijos. ¡Santo y seña! Si tu cabeza fuera hojalata, hasta el rey era hojalatero. Si te tuvieran que hacer un sombrero colorao, tenían que torear los toros con capachetas. Si tú fueras coche y yo mecánico, a todas horas te estaba engrasando. Si fueras cuadro, en el primer blanqueo estabas en el Puente la Seña. Si tu cabeza fuese melocotón, tenían que hacer el ponche en la plaza de los toros. Si tu cabeza fuese un tomate, tenían que echarle la sal con una avioneta. Si tu cabeza fuera de goma, tenían que andar los coches con muletas. Si tu cabeza fuera estaño, había revolución de hojalateros. Si te tuvieran que hacer un sombrero de paja, los burros tenían que comer pan y chocolate. Si tu cabeza fuera un garbanzo, lo tenían que remojar en el Atlántico. ¡Como me quite el cinto! Si te quitas el cinto, se te caen los calzones. Si mi padre levantara la cabeza y viera dónde ha llegao el mazorco de su hijo. ¿San Antonio mojo?... Tú te callas que yo estoy hablando con tu padre.


T Tiempo pasao siempre es deseao.

Trote de burro no dura mucho.

Tiempo pasado traído a la memoria, da más pena que gloria.

Tales reyes, tales leyes.

Tras cada bocado, un trago.

Todo en esta vida quiere orden y medida.

Tripa vacía, carece de alegría.

Tarde y mal, dos veces mal.

Tanto tienes, tanto vales.

Todo lo que no joítes, eso que te perdites.

Tiran más dos tetas que mil carretas.

Torero casao, torero acabao.

Te casarás si el vecino quiere.

Tal día hizo un año.

Todo lo malo para algo es bueno.

Tarea, tarea, mientras se vea.

Tal palabra me dijiste, tal corazón me pusiste.

To lo tiene mi María Antonia: p…, fea y marrana.

Tú ves si es bueno rezar, pues mucho mejor es callar.

Teta y sopa no cabe en la boca.

Tierra negra, buen pan lleva.

To lo amigo que tú quieras, pero el borrico en la linde.

Toma casa con hogar y mujer que sepa hilar.

Tras poca cosecha, ruin trigo. Tú que no cenes y verás mañana el hambre que tienes.


Tierra buena o mala, en solana.

Trapo estirao, dos veces planchao.

Tienes más cara que espaldas.

Tras cenar, pasear.

Tan chiquito y come grano, ¿qué será cuando marrano?

Tras la tempestad viene la calma.

Tabaco y lumbre, maricón de costumbre.

Todos obedecen con gusto, cuando el que manda es justo.

To lo andarás y al trigo mano volverás.

Te vas a dejar el mejor marrano sin bellota.

Tierra de galgos y llorones, por allí no asomes.

Todo son flores donde tengas tus amores.

Todos los caminos llevan a Roma.

Te conozco bacalao, aunque vengas disfrazao.

Toma sal con precaución, pa no subir la tensión.

Tienes a tu hijo enfermo, teniendo apio en el huerto.

Tontos al frente: ¿salgo yo, mi teniente?

Teta que mano no cubre, eso no es teta, ¡es ubre!

Te casates, te cagates.

Tal libro leemos, tal vida hacemos.

Todos llevan azada. Aquél que no lleva nada, el hijo del manijero.

Todo lo que corre, nada o vuela, ¡a la cazuela!

Tú que no puedes, llévame a cuestas.

Tos tenemos y no nos lo vemos.

Tú te has afeitao, tú te has cortao.

Te quedarás como Cabrera: con los güevos y la calavera. Trepa, Simón, que si no trepas tú, treparé yo (Domingo de Ramos).


Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la T ¿Te ha dao o te ha raspeao? Te gastas menos que un ciego en novelas. Tienes menos sesos que un mosquito. Tienes menos sesos que una hormiga. Tres por dos calles. Tienes la cara más dura que el cemento. Tienes más cuento que Callejas. Te vas a quedar pa vestir santos. Tengo una sordera negra. Tienes más forros que una cebolla. Tres eran tres las hijas de Elena. Tienes más fe que Antoñete. Tienes más valor que el Guerra. Tetas y sopas no puede ser. Toda la vida en Bercho y no sabe cuáles son sus olivas. Tienes más mala leche que el Maúro. Tienes menos dientes que un pavo. ¡Te vieras colgao igual que los marranos! Todos los santos tienen novena. Tienes cosas de peón caminero. Tiene más cuello que una jirafa. Tú, tranquilo, como Gila. Tú en este entierro no tienes vela. Tiene más mala leche que una gata paría. Tienes más mala leche que una gata tuerta. To lo erré, menos la yegua. Tú no sabes de la misa a la mitad. Tiene más miedo que vergüenza. Tiene más trampas que un perchero. Toa la vida de Dios se ha hecho así. Tienes menos porvenir que el mechero de un buzo. Te enrollas más que una persiana. Tienes más rollo que una película de indios. Tú dame dineros y no me des consejos. Tienes menos porvenir que el sastre de Tarzán. Te gastas menos que Tarzán en corbatas. Tienes menos porvenir que un pájaro sin alas. Te mueves más que la compresa de una coja. Tienes más arrugas que la bota de un cojo Te quiero mucho, mucho, como la trucha al trucho. To lo cría Dios, menos la lana que la crían las ovejas.


Tienes más mocos que una oveja morra. Tienes pelos hasta en el corazón. ¡Tonto el que lo lea! To se te viene a las manos. Toma del frasco, Carrasco. Tiene la cabeza llena de pájaros. Tú lo que quieres es que me pille el toro. Todos los extremos son odiosos. ¡Te tengo que matar! Te meneas menos que un puñao de pelos en un agujero. Tengo el cuerpo estragao. ¡Toma jarabe de palo! Torres más altas han caío. Tienes carita de morir y culito de vivir. Te arrimas más que una gata a una sardina. Te lo has ganao a pulso. Tienes la cabeza llena de serrín. Tienes la cabeza llena de grillos. ¡Tenemos pocas sacaliñas! Te gastas menos que un calvo en peines. Te gastas menos que un comunista en catecismos. Te gastas menos que un sordo en discos. Te gastas menos que el llamador del cementerio. Tus deseos son órdenes. ¡Te creciera la boca! Tiene dineros pa poner una tienda. Tú piensas con los pies. Tiene más billetes que en Salamanca tejas. Tiene más cara que espaldas. Tú puedes hacer de tu capa un sayo. Tengo el cuerpo igual que un caballo. ¡Te fueras al castillo de irás y no volverás! To el mundo es bueno. Tengo más fuerza que un toro. Tos los refranes son verdaderos. Tienes la manga demasiado ancha. Todas las reglas tienen su excepción. Te vamos a tener que meter en una urna de cristal. Tengo la lengua como un zapato. Todo está atao y bien atao. ¡Tú acuérdate de Dios y no corras! Tengo los pies más helaos que una tranca. Todo depende del ojo del cristal con que se mire.


Tiene menos pelos que el ch… de una muñeca. Tú aquí no tienes ni voz ni voto. Tengo el alma en un hilo. Tos los tíos son iguales. Te voy a decir las cuatro verdades. Tú no me llenas el ojo. To el que se muere, lo entierran. Tienes más miedo que once agüelas. ¡Toco madera! Tardío pero cierto. Todavía no son tres dioses. Te vamos a tener que comprar un braguero de 7 ingles. Tengo un sueño negro. To ha quedao en agua de borrajas. Tiene más tetas que una vaca. ¡Tú traga y tira! Toas las comparaciones son odiosas. Tengo menos dineros que el que se está bañando. Tú a mí no me conoces. Tú no estás en tu sano juicio. Tú eres tonto y en tu casa no lo saben. Tiene más paciencia que el santo Job. ¡Tira millas! Tiene menos carne que un telegrama. Tiene menos carne que un guisao de alambre. Tú vas a la cama como un pepe. Tiene uno que estar en to. Tú lo ves to de color de rosa. ¡Tiene ángel! Tú con llorar lo solucionas to. Tranquilidad y buenos alimentos. Te voy a cantar las cuarenta. Tiene la malafollá de un bombero. Tienes más pelos que un mono. Te conozco como si ti hubiera parío. Te conozco metío en un saco. Tiene más güevos que el caballo de Espartero. To lo que digáis son tonterías. Tengo más hambre que el perro de un ciego. Tiene más cuernos que una maná de búfalos. Tenía que caer una nube que hiciera la escuela cimitre. Tienes menos sesos que una cabra hinchá de palotes. Tiene menos magreo que el asa de una cubeta.


Te debía de dar sartón meneao. ¡Todavía está cochurera! Tiene una cara de granos que parece una tostá. ¡Tengo un emplasto de higos pasaos! Tiene más curvas que una higuera del Quemao. ¡Te han pillao los guardas! Te has pasao de la raya. Te vas a dar en los alambres. Tiene más pasás que el violín de Ventura. ¡Tú crees que éstas son horas de llegar! ¡Tiene pocas hechas! Todo tiene en esta vida solución, menos la muerte. Te va a costar el pellejo. Te has dejao coger como un conejo. Tú no hagas caso de nadie. Tan cierto como que hay Dios. Tan cierto como el sol que nos alumbra. Tan cierto como que estoy hablando contigo. Te salga un grano en el sobaco que te sirva de muleta. Tengo la barriga como una guitarra. Tienes las manos de masa. Tienes más malafollá que dos perros pegaos. Te vamos a llevar a Santa Lucía pa que te dé vista. Tienes menos sesos que un saco de mazorcas. Tienes el culo más gordo que una panaera. Tiene un cuerpo como la firma de un loco. Te has tragao el cuento. Tú, ponte moños. Tienes menos chicha que el mango de una sartén. Tienes menos chicha que un colorín. Te estás pasando de listo. Te tengo que arruñar como los gatos. Te voy a dar una que te vas a mear. ¡Te ha dao o te ha raspeao! Te tengo que ajustar las cuentas. Tú puedes decir misa. Te gastas menos que el agujero de una pila. Te tengo que poner el culo como un tomate. Tienes más nervios que una talega de chorrinas. Todavía quean muchos cabos sin atar. Te voy a dar un pan billotero. Te quiero, te amo, te adoro, te compro un loro. Toa la vida penando pa esto.


Tengo menos dineros que el que se perdió en la isla. Tos los días se aprenden cosas nuevas. Tos los días son días de aprender. Tengo sueño y ganas de ver al dueño. Te tengo que poner más derecho que una vela. Te tengo que dar más palos que a una estera vieja. To sea por Dios. To en este mundo es mentira. Tengo los pies que ya no sé de quién son. Tiene la cabeza llena de pájaros. Tendría que pasar. Toa la vida de Dios se han queao los críos con la agüela. Tenía uno que tener una boca prestá. Tomando una al día, salud y energía. Tú a mí no me la das. Tú a mí no me la pegas. Tarde, mal y nunca. Todavía no ha pillao el hilo. Tienes menos pelos que un litro de vino. Tiene espíritu de contradicción. Tú al revés de to el mundo. ¡Te diré! Te gustan las bonicas y las feas, como a tío Zaleas. Tendremos que tomar otras medías. Tienes un higo como una espuerta. Te vamos a dar entre las orejas como a los conejos. Te voy a afeitar en seco. Te voy a pegar más palos que a un borrico flojo. Te gastas menos que un sordo en conferencias. Tú vas a pagar los platos rotos. Tengo una mujer que no me la merezco. Tú eres peor que ellos. Te van a dar la papela. Te tengo que pegar palos hasta en el carnet de identidad. Tienes más cabeza que un barco de ajos. Tienes más cabeza que un mulo blanco. To lo que se mete, se saca. Tú que no des nunca tu brazo a torcer. Te mueves menos que un martillo enterrao en paja. ¡Te pille un indio esmayao! Tienen la sartén por el mango y el mango también. Te tengo que partir la cara. ¡Tan malamente hemos queao!


To Dios lo hace así. Tienes mocos pa parar un tren. Tienes menos vergüenza que un perro en una matanza. Tú eres tonto y en tu casa no lo saben. Tengo más sueño que alcanzo con la vista. Tengo más sueño que donde lo hacen. Tiene más patas que un olivar. Tiene más cuernos que un saco de caracoles. Tiene más orejas que un camión con las puertas abiertas. Tienes menos fuerza que un muelle de guita. Tiene más orejas que una revista de conejos. Tú no te has visto en otra. Te tengo que sacar el guajerro. Tía buena, tírate un peo. Tú deja al macho, que el macho en meando escansa. ¡Tu abuela la pelá! Tienes un pavo que te lo pisas. Tienes una lengua que es una túrmix. Tiene el muelle flojo. Te lo cambio pelo a pelo. Te pegas más que la lapa. ¡Te quies callar! ¡Trágame tierra! Te hemos cogío con las manos en la masa. Te esperan como agua de mayo. Tienes más razón que un santo. ¡To se andará! Tu abuela en corto. Te tocó la china. Tiene que ser melón, tajá en la mano. Tal para cual. Tengo un humor de perros. Tengo que darte en la cara. Todavía no le he puesto la mano encima. Tengo dineros pa tirar a las paeres. Tengo dineros pa asar un choto en el mar. Tienes menos fuerza que el peo de un maricón. Tienes menos fuerza que las gaseosas. ¡Tampoco es eso! Te gastas menos dineros que un marrano en brillantina. Te gastas menos que un manco en futbolines. Tienes más hambre que los perrillos del Prieto. Tenéis que comeros las pisás del panaero.


Tiene más pies que un arañón. Tos los días no se muere el burro del arriero. Todavía da el pego. Te vas a cerrar de gorda. Tengo el cuerpo pa morirme. Tiene la pata más torcía que el gancho de una romana. ¡Tienes pocas lejías! Te huele el culo a esparto. Te voy a pegar una japuana negra. To lo que a mí me da en la nariz. Tienes menos pelos que una bombilla. Te voy a dar guantás hasta en el cielo de la boca. Te vamos a echar en escabeche. Tos los tunos tienen suerte. Tienes más cuello que una cigüeña. Te tengo que partir la crisma. Tú lo que tienes que hacer es callar. Tú no sabes lo que corre un marrano atao. Tienes la lengua más sucia que la conducta. Tienes más mierda que la pata de Perico. Tengo más hambre que un gitano. Te lo estás comiendo con los ojos. Te has portao cochinamente. Tiene buen ojo clínico. Te vamos a poner una corona. Tú que no digas esta boca es mía. Tos los extremismos son malos. Tiene una tos como un perro. Tan güenos como estamos tos. Tú estás soñando. Tú deja correr la bola. Todos los días un plátano, por lo menos. Tú no tienes pelotas pa hacer eso. Te vas a quear más seco que el caballo de Don Quijote. Tienes más cara que un saco de perras gordas. Tú haz de tu capa un sayo. Tu madre será una santa, pero tu eres un… Tienes la cara de pito. Te vamos a capar como a los cigarrones. Tienes la lengua más sucia que el agujero de una pila. Tanto monta, monta tanto Isabel como Fernando. Tos los días me la endiñas y los domingos dos veces. Todo tiene un límite.


Tengo billetes pa parar un tren. Te sienta como a un santo dos pistolas. Tiene los ojos como botas. Tiene más leyes que un abogao. ¡Tela marinera! ¡Tampoco es pa tanto! Te voy a sacar los ojos. Tiene las tetas más duras que una piedra. Tú no estás en tus cabales. Tú a lo tuyo. ¿Tengo monos en la cara? Tú vive tu vida y deja la de los demás. Trabaja como un negro. Tiene más cuernos que un ciervo. Tiene cojones el asunto. Tú ata cabos. Tú te estás quedando conmigo. Toas las put… tienen suerte. Tiene más razón que un santo. Te echo un tragañón de pito. Te vamos a llevar a la Virgen de la Cabeza, pa que te dé habla. Tenía que estar lloviendo hasta que salieran por los grifos los inspectores de Hacienda. Tiene tanta cabeza, que si fuera gato tenía que sacar los ratones de debajo del sofá con una gancha. Te tengo que dar más palos que pelos tienes en la cabeza. Te vamos a cortar la cabeza y te vamos a poner la de un pavo. Tienes más faltas que un partido de fútbol en una chopera. Tenía que estar lloviendo hasta que la Peña Gorda pareciera leche sopá. Te caiga un rayo que te queme y to el que se arrime a ti, arda. Tiene más hambre que el que se perdió en la isla, que se comía las palmeras creyendo que eran lechugas subías. Tiene más hambre que el que se perdió en la isla, que se comía los negritos creyendo que eran onzas de chocolate. Tienes más cara que San Alejandro que se murió de paperas.


Tiene más hambre que los pollos del Mercaíllo, que se comieron un cerrojo a picotazos, y el chiquitillo reventó porque no alcanzaba. Te salga un grano en la espalda, que te tengan que sacar la pus con una motobomba. ¡Te toque el gordo en calderilla, te lo cuelguen en los güevos y te paseen por toa Sevilla. Te dé un dolor que mientras más corras, más te apriete, y cuando pares, revientes. Tenías que caer por donde cayó la vara del arriero, que cuando llegó a lo bajo ya tenía aceitunas. Te mueves más que un garbanzo en la boca de un abuelo. Tiene más fe que Colón que quería pasar el Atlántico con una hoja de higuera y dos palillos de los dientes, Tenías que caer por donde cayeron el padre y el hijo, que cuando llegaron abajo ninguno se tocaba ná. Tenía que darte lo que le dio al gato de la tía Ramonilla, que to el que preguntaba por él se moría. Tienes menos sesos que la pava del Caimbo, que ponía los huevos encima de una guita. Tienes menos cálculo que la pava de Torremocha, que escarbando echaba los pavillos al tejao. Tengo los pies tan helaos, que se los arrimo a un muerto y resucita. Tomás, Tomasillo y tomarás. ¿Y dar? No, que ya no quiere mi papa que me llame tantos nombres. Trabajar es de vagos, de hombres de mal vivir, que el día está pa descansar y la noche pa dormir.


U Una madre y una hija caben en una camisa; una suegra y una nuera, ni en una era.

Un hombre no debe morir sin plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo.

Uva a uva se comió un grajo una viña.

Uno es mal juez de sí mismo.

Una buena capa to lo tapa.

Una y buena vale más que una docena.

Un médico cura dos dudas y tres muertes seguras.

Un grano no hace granero, pero ayuda al compañero.

Una imagen (un ejemplo) vale más que mil palabras.

Una vez muerto, ¿para qué quieres tu huerto?

Una cosa es predicar y otra dar trigo.

Unos llevan la fama y otros escaldan la lana.

Un buen libro es el mejor compañero.

Una visita larga, ¿a quién no carga?

Un libro y un amigo: el amigo para ti y el libro para mí.

Una mujer compuesta quita al hombre de otra puerta.

Un día de obra, un mes de escoba.

Una que hice y tres que pensé, cuatro me apunté.

Una sólida cultura es la herencia más segura.

Un mal pelao, a los quince días, aparejao.

Una retirada a tiempo es una victoria.

Un polvo eché, no me acuerdo cuándo fue.

Una vez al año no hace daño.

Un hombre sin dineros es como un muerto andando.


Un santo que había en Graná, como no come ni bebe a nadie le debe ná. Una costumbre muy sana: hacerlo por la mañana. Una costumbre muy sana: una vez a la semana. Un polvo al año, no hace daño. Un polvo al día, no es ninguna tontería. Un polvo a la semana, es cosa sana. Un polvo al mes, poca cosa es. Un polvo al año, ni al obispo ni al Papa hacen daño. Un santo triste es un triste santo. Uno no es ninguno, dos tampoco es ná, y tres una maná (hijos). Uno no es ninguno, dos es uno y tres carga es. Un costal lleno no hay quien lo doble, pero vacío no hay quien lo enderece.


Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la U Un color se le iba y otro se le venía. Uno para todos y todos para uno. Unos se pasan y otros no llegan. Uñas a la gatera. Una poca leche por la siesta. Un pan pa ocho y lo que sobre pa los pobres. Un día es un día. Un pinchazo lo da cualquiera. Un vaso de leche deja más que un vaso de vino. Unos vienen y otros van. Un sacadineros y un engañamuchachos. Un día vas a perder la cabeza. Un invitao invita a cien. Una sangre trae otra. Un hijo es la mejor finca. Un hijo es lo mejor del mundo. ¿Undi vas?: al pilar de los peces (expresión guardeña). Un día perdido ayuda al fracaso final. Un día sí, otro no y el del medio. ¡Huy qué! Un día te vas a encontrar un trapo sin dineros. Una menos pa un padre (mili). Un padre no tiene problemas ni obstáculos (mili). Un, dos, papas y arroz. Unas pocas lechugas. Unámonos y seremos vencidos. Una limosnica, por el amor de Dios. Un día te vas a subir a las estrellas. Un vasito y un pajarito (petición del seco en el bar). Un cubo y una cigüeña (petición del gordo en el bar). ¡Huy, Dios mío, qué tío más castaña!


V Viento solano, agua en la mano.

Viva el lujo y quien lo trujo.

Viento solano, malo en invierno y peor en verano.

Viernes noche, en la cama o en el coche.

Verano que dura, otoño asegura.

¿Ves qué flauta tan sencilla? Pues del palo es de una silla.

Viendo la viña, se ve el viñaor.

Ver los toros desde la barrera eso lo hace cualquiera.

Viendo la choza, se ve el habero.

Viste bien a una moza y parecerá una gran señora.

Viejo con mujer hermosa, mala cosa.

Vino añejo, teta para el viejo.

Vive de tus padres hasta que puedas vivir de tus hijos.

Ves que malo es el negrillo, pues mucho peor es el blanquillo.

Vale más pan con amor que gallina con dolor.

Vísteme despacio que tengo prisa.

Veinte cabras, cuarenta cuernos, vayan mochas por cornúas

Veinte y veinte, cuarenta. ¡Ya tengo un borriquillo que me ajuste las cuentas!

Vamos al grano, Mariano.

Vamos a ver cómo baila Miguel.

Vamos a acostarnos que esta gente querrá irse…

Viento de poniente, suelta ya yunta y vente.

Viejo que mucho duerme y joven que mucho vela, pronto se les acaba la vela.


Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la V Va a haber palos pa parar un circo. Vales menos que un cero a la izquierda. Vales más pesetas que un borrico dando tretas. Vayan con Dios los brillantes. Vete a freír monos al Brasil. Ves menos que un gato de pozla. Ves menos que un gato de yeso. Ves menos que un peo por el culo. Ves menos que tres montaos en un burro. Ves menos que un alzacolas. Ves menos que una gata tuerta. Ves menos que un gato aporreao. ¿Vámonos a los tubos? Venid pollitos detrás de mí. Viajáis más que la cesta del relojero. Vamos a hacer los panes grandes o chicos. Veremos a ver quién le pone el cascabel al gato. Vaya tres pies pa un banco. Vamos a comer sustos. Vaya un plan, señora. Viva el lujo y quien lo trujo. Viva el Betis, manque pierda. Vamos a pasar más hambre que un maestro de escuela. Vamos a pasar más hambre que un caracol en un espejo. Vosotros fascistas, sois los terroristas. Vengan días y ollas. Vaya un mosqueo que ha pillao el tío. Voy de una patá. Vamos de pindongueo. Vayamos a joer la marrana. Vamos de mal en peor. Vamos a echar la espuela. Van con los ojos como rastros. ¡Vamos a la olla! Vete a tomar por culo con una caña rajá. Ves fantasmas por tos los sitios. ¡Viniera Herodes!. ¡Ven a mis brazos! Vale más morir de pie que vivir de rodillas. ¡Vaya una tropa! Vete al cuerno.


Vámonos ya de to esto. Vamos a perder la cabeza. Vamos ya, que es pa hoy. Van como locos. Vais a ver lo que es bueno. Vamos a ver quién gana a quien. Vamos a armar la de Dios en Cristo. Vamos a paso de carreta. Vamos a pasar el quinario. Vamos a pasar hasta los higos. Vamos a ver si le juntamos la pata con la oreja. Vamos a mover el esqueleto. Vamos a tener dares y tomares. ¡Vaya racha que llevamos! Vivir para ver. Vete a freír espárragos. Vas a dar más vueltas que un trompo. Voy a tomar un bocao. Voy a tomar tentempié. Venid y vamos todos. Varía como de la noche al día. Verás como no le sienta la platá. Vaya una zapatiesta que se ha armao. Vais a volver locos a Dios y a su madre. Vamos a arder como Novedades. Vamos a suar la gota gorda. Vamos a suar tinta. Va que humea. Va a paso de tortuga. Van a paso de Soledad. ¡Válgame la cananea! Vamos a ir a las calderas de Pedro Botero. Vamos a echar un ratico bueno. Vamos a capear el temporal como podamos. Vamos a pasar el purgón. ¡Vete a la porra! ¡Vayamos a leches! ¡Valiente chicharro! ¿Vamos a estar en la cárcel y con miedo? Vamos tirando. ¿Vas a holgar el día de las Nieves? Voy con el tiempo pegao al culo. Voy a sacarme la espina.


Vaya un rato joío que estamos pasando. Vamos a echarle tierra encima. Van corriendo que se las pelan. ¡Vengo muerto! Vengo con la lengua fuera como los perros. ¡Va que arde! ¡Va pallá! ¡Ya pa qué! ¡Vaya una papeleta! Vamos como p… por rastrojo. Vamos a echar una canica al aire. Vamos a morir como arpa vieja. Vamos que silbamos. Vamos que encendemos. ¡Vaya un chollo! Visto y no visto. Ver, pero no tocar. ¡Ven a mi casa esta Navidad! ¡Vas a pensar pocas cosas! Vamos a dejar las cosas claras. Vas a durar menos que un abulanico en el aire. Vamos a pasar poco pa sacarlo de culero. Vamos a ver qué pasa. Vamos toa la ruflá. ¡Vaya una leche! Vale un imperio. ¡Vaya unos críos! Vámunos a irnos. Vienen pisándonos los talones. Vete con viento fresco. ¡Vaya bastón! ¡Vaya, hombre! Vamos a suar rejalgás. Vas a ser un cataollas toa tu vida. Vaya en el berenjenal que te has metío. Va como los del Humo. Voy a cambiarle el agua a las aceitunas. Vamos patrás, como el cangrejo. Voy a ver si meo y de camino me la veo. Vamos arre que es tarde. ¡Vete al diablo! Vais a hacer más daño que un buey en un tejao. Vale más que pesa. Ves menos que un topo.


¡Vamos al grano! Vamos a ver el cine de las sábanas blancas. Vamos a revolver Roma con Santiago. Vamos a dar más vueltas que un trompo. Vamos a dar más vueltas que un abulanico. Vives como un general. Vamos a hacer la visita del médico. Vamos a ver si es verdad. Vamos a ver quién se lleva el gato al agua. Veremos a ver en qué quea todo esto. Vamos a echarle un mocho. Vives como Dios. Vamos de tiros largos. Vamos a echar la casa por la ventana. Vamos a perder la chaveta. Vete a hacer puñetas. Vaya lebrel que estás hecho. Vaya un día de “chumasquina” que estamos pasando. Verás como la cuchara no se te ha olvidao. Ve de noche como los búhos (como los gatos). Vaya un Miguelico que estás hecho. Vamos con el tiempo justo. Vamos con el tiempo pegao al culo. Vas más en pelota que una llave. ¡Voy con la brocha! Vete tú a saber. Ves menos que Pepe Leches, que chocó con una esquina y le dijo: ¡perdona, rubia!


Vamos a dormir menos que al que se le perdió una burra. Ves la brizna en el ojo de tu hermano y no ves la viga en el tuyo. Vamos a pasar más que los críos del … que los pelaron a bocaos con unas tijeras de palo. Vamos a pasar más que Pimiento, que pasó media fanega de higos a la sombra.


Y Yo no tengo perros. El que tenga perros, que los ate. Yo me lo guiso, yo me lo como.

Y el pobre lo que quería: meterte lo que traía. Ya has comío y ya has bebío. ¿Qué más quieres, cuerpo mío? ¿Trabajar? No, que tos los gustos no se pueden dar.

Otras expresiones corrientes, a pie de calle, que comienzan con la V Ya veremos, como dicen los ciegos. Yo no digo ná, que luego to se sabe. Yerba mala, nunca muere. Y dale, Marina a la harina. Ya vendrá el verano. Ya vendrán tiempos mejores. Ya es tarde pa cazar zorros. Yo me lavo las manos como Pilatos. Ya has piao tarde. Ya te puedes ir por donde has venío. Ya vendrá Tío Paco con las rebajas. Ya dio el reloj la porrá. Ya se ha resfriao la flor de España. Ya tenemos toricos pa rato. Yo ni quito ni pongo rey. Ya va a hacer una de Jaimito. Ya te has metío en lo sin coger. Ya está la pava engüerando. Ya hemos visto to lo que teníamos que ver. Ya estoy pa pillar moscas. Ya ha empezao el castillo a dar fuego. Yo no siento lo que llevo, sino lo que me queda. Y encima no pesa el kilo. Yo sé lo que me hago. Ya nos veremos las caras. Ya ha volao el pájaro.


Ya nos han dao gato por liebre. Ya lo mismo da ocho que ochenta. Yo soy yo y mis circunstancias. Yo ya me entiendo. Y si no, pa mí. Ya les güele el culo a esparto. Ya hay reo. Yo no no voy a ser menos que Orteguilla. ¿Y eso con qué se come? Ya está volviendo a las andás. Ya está el cupo hecho. Yo, después yo y siempre yo. Ya estamos con la guerra del bacalao. Y parte en la gloria, amén. ¡Ya está liá! ¡Ya está bien la guasa! ¡Y no tiene hechas! Yo tengo cubiertas las espaldas. ¡Ya se sabe! Ya estáis de pico de torta. Ya llevan dos horas zurripiándome. Ya estamos ventilaos. Ya lo han trincao. Ya me están poniendo verde. ¡Yo creo que es algo! ¡Ya está bien por hoy! Ya está fuera de culero. Ya se oye gazpullear. Yo soy un mandao. Yo ya estoy curao de espanto. Y de postre, flan de huevo. Yo puedo llevar la frente muy alta. ¡Ya estamos en las enreosas! Ya tienes pan y con qué comértelo. Ya está empezando Cristo a padecer. Ya está to visto. Ya tenemos otra. Yo no quiero papeletas. Ya me he cagao en la leche que te dieron. Ya vamos cogiendo la onda. Yo no tengo ná que ver con nadie. Ya te han metío las cabras en el corral. ¡Ya va por Madrid!


¡Ya tenemos la pata metía! ¡Ya hemos acabao! Ya estamos aquí tós, padre Maós. Ya vais a ayudarnos a pasar fatigas. Ya le hemos cogío el tranquillo. Y eso, ¿a santo de qué viene? Yo digo como decía aquél. Yo sigo en mis trece. Yo no me chupo el deo. ¡Yo tiemblo! Ya está chispao. Ya tengo la boca hecha agua. Ya el mal está hecho. Ya hemos matao el gusanillo. ¡Ya se ha metío la zapatiesta! Ya están tirando de beta. Ya ha venío a darle una vuelta a las higueras. ¡Y mañana domingo! Ya está la pata metía. ¡Y un jamón con chorreras! Ya veremos a ver en qué quea esto. ¡Ya la hemos liao! Yo me he hecho el loco. Yo me he hecho el longuis. Ya no tengo ni aire en las tripas. Yo doy el callo como el primero. Yo no he sío el que empezó el melón. Ya volverán las aguas a su cauce. Ya vas a piar tarde. ¡Y éste! Ya te has salío de tiesto. Ya estamos hartos de granujas. ¿Y la niña? Ahí con la p… del novio. Ya se ha metío en la orza de la miel. Yo ya estoy comío pa un año. Yo creí que…, pensé que… Ya ha cascao el abuelo. Yo no pinto aquí absolutamente ná. ¡Y dale que te pego! Ya pasó el peligro. Ya tenemos son pa rato. Ya ha estao demasiado tiempo en el candelero. ¿Y los críos? Con la abuela…


Yo ya he hecho hoy to lo que tenía que hacer. ¡Y la querían envenenar! Yo paso de to esto. Ya estás haciendo de las tuyas. Y a mí, ¿qué? Yo no quiero saber ná. Yo ni robo ni mato. Yo no hago mal a nadie. Ya te lo he dicho mil veces. Yo cago como los pavos. Ya está dando las boqueás. Ya va a golismear. Yo que quisiera…, tener pelos en el moño como una fiera.


Z Zapatitos de charol, ni para el agua ni para el sol. Zapatero, a tus zapatos. Zamora no se gan贸 en una hora.

Profile for Joaquín Quesada Guzmán

Refranes y Dichos Populares  

Gonzalo Torrente Ballester dice lo siguiente sobre los refranes: “Sancho Panza es un intelectual analfabeto. Su cultura está hecha de la ex...

Refranes y Dichos Populares  

Gonzalo Torrente Ballester dice lo siguiente sobre los refranes: “Sancho Panza es un intelectual analfabeto. Su cultura está hecha de la ex...

Advertisement