Issuu on Google+

UNIVERSIDAD MARIANO GÁLVEZ PEM EN PEDAGOGIA CON ESPECIALIZACIÓN PLAN FIN DE SEMANA PSICOLOGÍA EDUCATIVA LICDA. REYNA CHINCHILLA NORMA LIZETH CASTELLANOS AQUINO CARNÉ: 0719-13-15947

EL ERROR DE WARREN HARDING, POR QUÉ NOS ENAMORAN LOS MORENOS, ALTOS Y APUESTOS Desde que se conocieron, Daugherty había alimentado la idea que Harding sería un “magnífico presidente”. De madrugada, reunidos en las salas llenas de humo del Hotel Blackstone de Chicago, los jefes del partido Republicano tiraron la toalla y preguntaron si no había algún candidato sobre el que pudieran ponerse de acuerdo. Y hubo un nombre que les vino a la mente de inmediato ¡Harding! Y en el otoño de ese mismo año, tras una campaña realizada desde el porche de su casa en Marion, Ohio, el candidato Harding se convirtió en el presidente. Estuvo dos años en el puesto, hasta que murió de repente a consecuencia de un derrame cerebral. Fue, como reconocen casi todos los historiadores, uno de los peores presidentes en la historia de Estados Unidos. El lado oscuro de la selección de datos La cognición rápida nos lleva por el camino equivocado.

Ese hombre es apto para ser el nuevo Presidente de Estados Unidos Usted estaría bien para ser el nuevo Presidente ya que llena todas las expectativas.

Abogado Usted cree que estoy apto.

Editor de periódico Warren Harding

Inteligencia intuitiva en blanco y negro El TAI (Test de Asociación Implícita, creado por Anthony G. Greenwald, el TAI se basa en una observación aparentemente obvia, aunque ya están relacionadas en nuestra mente las hacemos con mucha mayor rapidez que entre pares de ideas que no nos son familiares. El TAI mide nuestro segundo nivel de actitud, nuestra actitud racial en un nivel inconsciente: las asociaciones inmediatas, automáticas, que brotan incluso antes de que nos haya dado tiempo a pensar. La computadora gigantesca que es nuestro inconsciente procesa en silencio todos los datos que puede a partir de las experiencias que hemos vivido, las personas que hemos conocido, las lecciones que hemos aprendido, los libros que hemos leído etc. El TAI no es sólo una medida abstracta de las actitudes. Es también un poderoso factor de predicciones de cómo actuamos en ciertas situaciones espontáneas. Si tienes un patrón claro a favor de los blancos, por ejemplo, está comprobado que eso va a influir en el modo en que te comportas en presencia de una persona negra. No influirá en lo que decidas decir, sentir, o hacer. Lo más probable es que no seas consciente de que te estás comportando de forma diferente a como lo harías con un blanco. A inmensa mayoría de los directivos de las grandes compañías de Estados Unidos, son blancos, lo cual refleja sin duda algún tipo de parcialidad implícita. Pero también son casi todos altos: en mi muestra descubrí que, por término medio, los directores ejecutivos varones medían algo menos de 1.83 metros. Puesto que la estatura media de los varones estadounidenses es de 1.80 metros, los primeros ejecutivos, en conjunto, son tres centímetros más altos que el resto de los miembros de su sexo.

Este hombre de color piensa que voy acceder a sus pretensiones amorosas solo porque me ayuda en mi trabajo.


Cuidar al cliente El director de ventas del concesionario de Nissan en la ciudad de Flemington, en el centro de Nueva Jersey, se llama Bob Golomb. Es un hombre de unos cincuenta y tantos años, de pelo corto, oscuro y ralo, que lleva anteojos de montura metálica. Desde que empezó en el sector de los automóviles, hace ya más de una década, Golomb ha vendido una media de 20 coches al mes. En el mundo de los vendedores de automóviles Golomb es un maestro. No cabe duda Golomb es de las personas a las que parece no costarles esfuerzo alguno ese tipo de selección de los datos significativos.

Para mi todas las personas merecen una buena atención. Mi le lema es “cuidar al cliente”

En cualquier caso, el éxito de Golomb tiene otra causa aún más importante. El afirma que sigue otra regla sencilla. Puede formular un millón de juicios rápidos acerca de las necesidades y el estado de ánimo del cliente, pero nunca intenta juzgar a nadie por su aspecto. No juzgo a las personas, a veces las más pobres son las que traen el dinero efectivo para comprar

Me pude vender un automóvil de Q. 500,000.00 es que ahorita mismo me lo voy a llevar.


Cazar al primo Ayres reunió a un equipo de 38 personas compuesto por 18 hombres blancos, siete mujeres blancas, ocho mujeres negras y cinco hombres negros. A todos se les indicó que fueran vestidos con ropa clásica deportiva: blusa, falda recta y zapato plano para las mujeres, camisa polo o abotonada en el cuello, pantalones de deporte y mocasines para los hombres, Se les pidió de que fueran a un total de 242 concesionarios de automóviles de la zona de Chicago y se presentaran como jóvenes profesionales con formación universitaria. Las instrucciones que recibieron en relación con lo que debían hacer fueron mucho más específicas. Debían entrar en la concesionaria. Debían esperar a que algún dependiente les atendiera. Debían decir, señalando el coche más barato en exposición. Los resultados fueron apabullantes. Los hombres blancos recibieron ofertas iniciales del dependiente que superaban 725 dólares el precio de costo (es decir, lo que el concesionario había pagado por el coche al fabricante). Las mujeres blancas recibieron ofertas iniciales que superaban en 935 dólares el precio de costo. A las mujeres negras de les dio un precio que, por término medio, superaba en mil 195 dólares el costo. ¿Y los hombres negros? Su oferta inicial superaba en mil687 dólares el costo. Incluso después de 40 minutos de regateo, la rebaja en el precio que consiguieron en promedio los hombres negros aún superaba en mil 551 dólares el costo. ¿Qué conclusiones se pueden extraer? ¿Los vendedores de Chicago son increíblemente sexista y racista? Para un vendedor, la tentación de “cazar al primo” es enorme. Los vendedores de automóviles tienen incluso un término específico para referirse a los clientes que pagan el precio de la etiqueta. Los llaman “mangoneados”.

A éste si les voy a tomar el pelo le venderé la casa más cara sin que se dé por enterado.

¡Al fin tendré la casa de mis sueños y a un buen precio……!


Tarea de psicologia educativa