Page 53

Wilhelmsbad posibilitó la admisión de los judíos en las logias, si bien estos últimos tenían, por aquella época, pocos derechos. Controlando a los Iluminados de Baviera, los Rothschild ejercían ahora una influencia directa sobre otras logias secretas importantes. Como buenos conspiradores todas las personas presentes juraron guardar secreto absoluto. De hecho, no se filtró casi nada de ese encuentro. Preguntado el conde de Virieu, un de los francmasones participantes del Congreso, si podía decir algo de las decisiones tomadas, contestó: No puedo revelar nada. Solamente puedo decirte que es

mucho más serio de lo que puedas imaginar. La conspiración que se desarrolló aquí fue tan perfectamente imaginada que no hay posibilidad de que la monarquía y la Iglesia escapen de esto.

Otra persona presente, el conde de Saint Germain, advirtió más tarde a su amiga Maria Antonieta del complot de muerte que debía derribar a la monarquía francesa. Lamentablemente no tuvo en cuenta su consejo. A pesar de todo, algunos secretos subversivos empezaron a trascender, y en consecuencia el 11 de octubre de 1785 el Elector de Baviera ordenó la invasión de la casa del Sr. Zwack, asistente principal de Weishaupt. Encontraron muchos documentos que describían el plan de los Iluminados de Baviera, el Nuevo Orden Mundial (Novus Ordo Seclorum). El Elector de la Baviera decidió entonces publicar esos papeles con el nombre de

“Escritos originales de la orden y secta de los Iluminados”. Esos escritos fueron

divulgados rápidamente a un nivel tan amplio como fue posible, para poner sobre aviso a los monarcas europeos. El título de maestre le fue retirado a Weishaupt, quién desapareció junto al duque de Saxe-Gotha, otro miembro de los Iluminados de Baviera.

Como ellos no desmintieron el rumor de que la Orden de los Iluminados estaba aniquilada, eso les permitió continuar trabajando en secreto para resurgir, más tarde, bajo otro nombre. En el espacio de un año, vemos a aparecer públicamente la Deutsche Einheit (Unidad Alemana), que extendió la propaganda de los Iluminados entre los círculos de lectores existentes. Fue ahí donde nació el grito de guerra: “Libertad, igualdad, fraternidad”. Los monarcas europeos no estaban en absoluto conscientes del peligro, lo que tuvo como consecuencia el estallido de la Revolución Francesa y el surgimiento del régimen del terror.

Página 53 de 292

Sociedades secretas  
Sociedades secretas  
Advertisement