Page 195

Gary Allen escribió al respecto: "Una razón fundamental de que se haya borrado de la

historia el papel desempeñado en política por los banqueros internacionales se explica por el hecho de que los Rothschild eran judíos. Los antisemitas han caído en manos de los conspiradores haciendo creer que la conspiración provenía solamente de los judíos. Nada puede estar más lejos de la verdad. También las instituciones bancarias tradicionales anglosajonas de J. P. Morgan y Rockefeller jugaron un papel primordial en la conspiración. Sin embargo no podemos negar el importante papel representado por los Rothschild y sus satélites. "Por tanto, es injusto y absurdo hacer recaer sobre todos los judíos la falta por la que los Rothschild son culpables. Es como si juzgásemos responsables a todos los bautistas por los actos criminales de los Rockefeller. Los que son judíos entre los conspiradores utilizan una organización denominada Anti Defamation League (Liga Antidifamatoria. Esta organización les sirve de instrumento para convencer a quienquiera que sea de que el simple hecho de hablar negativamente de los Rothschild y de sus aliados es un ataque contra los judíos. Así es como han acallado casi todas las informaciones auténticas sobre los banqueros internacionales y convertirlas en tabú en nuestras universidades. Todo individuo o libro que intente saber más al respecto es acto seguido atacado por cientos de comités de la ADL que se encuentran en todo el país. La ADL nunca se deja desviar, ni por la verdad ni por la lógica, de su perfecta táctica de difamación. [...] En verdad, nadie tiene más derecho de estar contra los Rothschild que los propios judíos. Los Warburg, una parte del imperio Rothschild, ayudaron a financiar Hitler. Die Insider, P. 51 Halemos ahora de Japón. Para muchos especialistas Japón es el país mejor preparado para los cambios globales que nos aportará la tecnología el próximo siglo. El hecho de que japoneses eminentes pertenezcan a la “Comisión Trilateral” no significa que Japón esté infiltrado en un 100% por ella. En efecto la elite japonesa está tan poderosamente integrada en una red de logias secretas nacionales que hasta el presente las multinacionales angloamericanas sólo han podido ejercer una pequeña influencia sobre el poder económico de Japón. Queda bien patente en el libro escrito por Akio Morita, jefe de la

Sony y por Shintaro Ishihara, político, refiriéndose a Japón, titulado: Japón, que sabe decir no. El libro, que en un principio estaba

solamente destinado a los japoneses ¡tuvo el efecto de una bomba! Tacha a Estados Unidos de "amigo indeseable", de país racista, e insinúa que Japón piensa pagarle pagarle con la misma moneda las condiciones de capitulación que le fueron impuestas. Los autores describen a Estados Unidos visto del lado japonés como un coloso vacilante, podrido por dentro, a punto de sucumbir tras un golpe mortal, con su bandera estrellada como

Página 195 de 292

Sociedades secretas  
Sociedades secretas  
Advertisement