Page 191

control lo ejercen gracias a las deudas nacionales de los países. Existe además una fuerza internacional de policía que mantiene “a raya” a los Estados independientes, tales como Libia e Irán: son las tropas de la ONU. Libia, que manifiesta su independencia en relación al control internacional, representa un desafío para el Nuevo Orden Mundial . Muammar Al Kadhafi es presentado en los medios de comunicación como un terrorista, lo que permite justificar las agresiones contra su país. Una vez más vemos lo que representa un hermoso ejemplo de lavado de cerebro. George Bush ha sido uno de los mejores socios que los Illuminati hayan tenido jamás, y deberá seguir siéndolo hasta su último suspiro, ya que está fuertemente implicado con el tráfico ilegal de drogas (nº 8 de los Protocolos). George Bush es un ex jefe del CRF, miembro de la orden Skull & Bones: miembro de la “Comisión Trilateral” y miembro del “Comité de los 300”. Su rival en las últimas elecciones presidenciales, el actual presidente Bill Clinton, es miembro de la CFR, de los Bilderberger y miembro vitalicio de la orden francmasona “De Molay”. Desde principios de los años 80 es miembro también de la “Comisión Trilateral”. Los colaboradores más próximos a Clinton con las mejores oportunidades de lograr cargos avanzados en el gobierno forman también parte de la “Comisión Trilateral”, entre ellos su principal consejero en economía, Felix Rohatyn, del banco neoyorquino Lazard Brothers, Paul Volcker, ex jefe del banco de emisión en el gobierno Carter, Robert Hormats del banco neoyorquino Goldman Sachs. Su consejera en asuntos comerciales es Paula Stern, y su consejero en política exterior es Warren Christopher. El equipo más restringido de Clinton cuenta, además, con personas con miras al Council of Foreign Relations (CFR) y al Brookings Institute, entre los cuales los más significativos son los banqueros Peter Petersen, Robert Rubin y Roger Altman. Todo esto significa que los dos candidatos a las elecciones eran al 100% socios de los Illuminati, y que los ciudadanos de Estados Unidos sólo podían elegir entre estos dos. Eso recuerda muy bien las elecciones del Partido Socialista Unificado de Alemania, el SED, en la ex RDA. En Alemania ocurre lo mismo con sus cancilleres. Brandt era miembro del “Comité de los 300” y de los Bilderberger. Schmidt y Köhl pertenecían también a los Bilderberger. Enghohn, jubilado por aquel entonces, y que sin embargo hubiera sido el rival de Köhl en las próximas elecciones, también forma parte de los Bilderberger y del DGAP. El gobierno de Estados Unidos reconoce en lo sucesivo la constitución de las Naciones Unidas como siendo la “ley mundial”. Nos hallamos muy próximos a la creación de un

Página 191 de 292

Sociedades secretas  
Sociedades secretas  
Advertisement