Page 185

La prensa, que antes ya había hablado del peligro del cuarto Reich, se sirve, para confirmar su tesis de la escalada del neonazismo, de las explosiones de violencia que apuntan en particular a los extranjeros pero también a los deficientes y a los sin techo. En 1992, se contabilizaron 17 victimas, entre ellas 7 extranjeros El gobierno alemán intenta corregir esa imagen deformada, mostrando otros aspectos de esa realidad. Desde otoño de 1992, más de tres millones de alemanes y extranjeros anduvieron juntos por las calles, con velas en las manos, para mostrar su solidaridad contra la xenofobia (aversión a los extranjeros). ¿Quiénes son los culpables? Más del 70% de los acusados tienen menos de 20 años. Crecieron después de la reforma educativa de Willy Brandt en Alemania occidental; fueron criados por padres que habían sido impregnados, ellos mismo, por la enseñanza de la Frankfurter Schule (Escuela de Frankfurt) a través de la escuela, la radio y la televisión. El mayor número de actos de violencia calificados de ultraderecha (más de 500) se dio en Renania del Norte, Westphalia, la Land más poblada, seguida por Baden-Würtemberg (250) y por Brandenburgo (229). La persuasión impuesta a la población por esta imagen deformada en Alemania y en otros países revela los objetivos geopolíticos (debilitación de los intentos de reconstrucción en el Este). Es también muestra de una gran hipocresía. Con apoyo de documentos oficiales, así como de entrevistas actuales, con dirigentes neonazis americanos y miembros del KKK podemos darnos cuenta que en Alemania, las acciones de los racistas celosos y de skinheads americanos remontan a mucho tiempo atrás, hasta los años 70. Lo chocante es que el NSDAP/AO (partido alemán nacional-socialista en el extranjero) en América, dirigido por Gary Rex Lauck, haya podido desplegar visiblemente sus actividades hasta hoy al otro lado del océano, con sus camaradas alemanes , entre los cuáles estaba Michael Kühnen, muerto de SIDA, y partidario próximo a Lauck, sin ser molestado por las autoridades americanas o por los controles de frontera. También sorprenden los indicios, cada vez más numerosos, que apuntan a un trato benevolente por parte de un servicio secreto que apoya la edificación de un movimiento neonazi, conocido por su brutalidad en Alemania y también en Estados Unidos.

Página 185 de 292

Sociedades secretas  
Sociedades secretas  
Advertisement