Page 1

.


.


UTOPÍA DOMINICANA

Utopía: Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación. —Diccionario de la Real Academia Española

Nivola: Novela en la cual el protagonista encarna una idea o una pasión que le impedirá relacionarse con el mundo con normalidad. —Miguel de Unamuno y Jugo

JULIO C. NÚÑEZ NUEVOS HORIZONTES Nueva York y Santo Domingo


Utopía dominicana

© 2010 Julio C. Núñez 2da. Edición - 2011

Diseñada y diagramada por el autor Nuevos Horizontes jnunezutopia@gmail.com

ISBN 978-1-935400-40-0

Concebida en República Dominicana. Realizada en Estados Unidos.

El autor ha decidido donar esta obra al pueblo dominicano. Autoriza su publicación, por cualquier medio, a cualquier persona que lo haga de manera integra y total, o sea, que no cambie la puntuación ni el orden de las palabras que contiene, desde la portada a la contraportada, incluyendo esta nota. Quiere decir que usted puede reproducir, distribuir y vender este libro, al precio que quiera, sin el previo consentimiento por escrito del autor. ¡Ojala la lleguen a conocer todos los dominicanos! IMPRESO EN EE.UU. Y REPÚBLICA DOMINICANA.

Dedicatoria: Para todo aquel que pretende ser verdaderamente grande en la República Dominicana actual.


ADVERTENCIA Si bien el autor se ha permitido mezclar la realidad y ficción, de la vida de las personas públicas que aparecen en esta obra sólo ha tomado sus nombres, imágenes y ciertos hechos notorios que les conciernen. El resto, sobre todo el desarrollo de la acción o las anécdotas que los afectan, es fruto de su imaginación.


C0NSEJO

Si por casualidad usted, amigo lector, es un niño —ya sea por su edad cronológica, o por falta de desarrollo emocional e intelectual (o debido al patriotismo barato que abunda en nuestro país)— y tiende a rechazar la realidad tal y como es, por favor deténgase aquí, ¡ahora mismo! y vuelva a sus quehaceres cotidianos; pues definitivamente, ¡esta obra no es para usted!


Prepárese para algo totalmente diferente...

La “Revolución de abril”… no fue nada más que una chispa, un abrir y cerrar de ojo, un breve episodio bélico en una larga y cruel historia… He aquí… una revolución verdadera, en la que todo, absolutamente todo, cambia.


CONTENIDO

CANTO I: PRELUDIO

1. Nota del Autor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13 2. El principio del final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .17 3. El camino hacia el poder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .19

CANTO II: JUSTICIA

4. Los primeros nueve meses . . . . . . . . . . . . . . . . . . .25 5. El Ajusticiamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .37 6. El Líder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .45 7. Los Centuriones de la Patria . . . . . . . . . . . . . . . . .55 8. La integridad personal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .57 9. La excelencia como meta nacional . . . . . . . . . . . .63 10. La educación de un pueblo . . . . . . . . . . . . . . . . .67 11. El sistema judicial, la corrupción, la mediocridad y el abuso de poder . . . . . . . . . . .71 12. Los partidos políticos, la Junta Central Electoral, la Liga Municipal Dominicana y otras mafias del poder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .77 13. La Policía Nacional y las Fuerzas Armadas . . . . .79 14. Los legisladores, funcionarios públicos y empleados privados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .83 15. Los consulados y las embajadas . . . . . . . . . . . . .87 16. Las aduanas, los muelles y los aeropuertos . . . . .91 17. La “industria” del turismo y la prostitución . . . .93 18. El ron, la cerveza y la lotería . . . . . . . . . . . . . . . .97 19. Las drogas y los cigarrillos . . . . . . . . . . . . . . . . .99 20. El medio ambiente y el bandidaje . . . . . . . . . . .101 21. Los bancos y las agencias de cambio . . . . . . . . .103 22. La “solución final” al problema de los haitianos . . . .105 9


23. La salud pública y el negocio de la medicina ..................................................107 24. La Iglesia católica y otras instituciones religiosas .....................................109

CANTO III: PROSPERIDAD

25. El “milagro” dominicano ...................................113 26. La deuda externa y la economía nacional .........115 27. Los intereses nacionales y las relaciones exteriores ..........................................117 28. El Coloso del Norte ...........................................119 29. La electricidad, el gas y la gasolina .................125 30. La agricultura, industria y el comercio..............127

CANTO IV: PAZ

31. La seguridad de la ciudadanía ...........................131 32. La confianza en el Gobierno, y en el vecino ...................................................133 33. El Bien Común, el desarrollo y la población .......................................................135 34. Los impuestos y el servicio obligatorio.............137 35. Las escuelas y universidades .............................139 36. La cultura y los deportes ...................................145 37. Los medios de comunicación ............................149 38. Las mujeres, los jóvenes y los ancianos............153 39. El nuevo escudo, la nueva bandera, el nuevo himno ...................................155

CANTO V: CODA

dd

40. La peor pesadilla................................................159 41. El Líder cumple con su palabra.........................161 42. La historia por escribir.......................................165 Notas ........................................................................175

10


CANTO I: PRELUDIO


Capítulo 1.

NOTA DEL AUTOR

CUANDO empecé a escribir este libro, lo primero que hice fue elaborar una larga lista de políticos, militares y “empresarios”, activos y jubilados, que merecen ser fusilados por el gran daño que han hecho, hacen y —si Dios, o un líder de verdad, no mete su mano— seguirían haciendo al pueblo dominicano. Pero, al reflexionar, me di cuenta que incluir eso aquí sería una imprudencia, por no decir una locura. “No debo arriesgar mi vida”, pensé,“por una mísera sátira, ¡ni que fuera una ‘obra maestra’ o el ‘cábala’ de los dominicanos!” Prefiero vivir con una fábula ‘imperfecta’ y sin ‘documentación’”, dije, “que morir por haber publicado los nombres de un bando de malhechores para quienes valdría un pepino mandarme a matar”. (Los aludidos entenderán por qué pensé y dije tales cosas.) Lamentablemente, República Dominicana se ha convertido en un verdadero “cambalache”, donde, como dice el viejo tango de Enrique Santos Discépolo: ¡Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor!... ¡Ignorante, sabio, chorro, generoso o estafador!... ¡Cualquiera es un señor, Cualquiera es un ladrón!... Pienso que la democracia, que tan bien complementa el capitalismo, ha sido el mejor sistema de gobierno que hasta ahora haya concebido el hombre para un pueblo plenamente consciente de sus derechos y responsabilidades. 13


Sin embargo, en las siguientes páginas evoco una dictadura absoluta, en la que un hombre íntegro, pero de carne y hueso, dispone, ejecuta y hace ley. (Obviamente, no abogo por una “insurrección” armada; lo cual sería ilegal, inmoral, irracional y, sobre todo, contraproducente.) Lo hago, no porque pienso que el pueblo dominicano carece de conciencia política, ni nada por el estilo; lo hago, porque creo que, en estos momentos tan difíciles, es eso —una dictadura absoluta pero benevolente— exactamente lo que necesita República Dominicana para salir del fango en que se encuentra. No propongo elaborar un “plan de trabajo”, ni hacer una propuesta formal, con estipulaciones específicas. Tampoco voy a escribir un tratado sobre la “problemática dominicana”, con “soluciones programáticas”; ni mucho menos voy a defender una disertación repleta de notas eruditas y justificaciones filosóficas. Esas cosas —la mayoría basada en banalidades, sofismos y enormes sutilezas— se las dejo a los académicos, quienes, como dicen ellos mismos, para eso fueron a la escuela; y, a las decenas (¿centenas?) de ideólogos —mejor dicho: seudo intelectuales-viralatas—, quienes, hoy más que nunca, andan por ahí,”buscándosela” con los partidos políticos y medios de comunicación de masa. Lo que ofrezco aquí —casi al azar, amigo lector— es mucho más sencillo y fácil de entender; es algo así como un deseo, un sueño o un anhelo, en prosa, ¡que no soy poeta! (Lástima que a veces hasta parece una farsa.) Si con esto aporto, aunque sea un poco, al bienestar de la Patria, bien (me sentiré satisfecho). Mas, si por casualidad también logro crear algo “literario” que valga la pena, mejor (dormiré tranquilo). ¡Ojalá! que a ningún payaso —de los tantos que hoy pavonean en el escenario político dominicano—, no se le ocurra usar mi librito como trampolín para ascender a “la silla presidencial”, o 14


como base para establecer una dictadura estilo Trujillo o Balaguer; porque, ¡entonces sí que se pone mala la cosa! Concebí esta obra en forma de“novela gráfica” (en realidad es una “nivola”, tal y como la define Miguel de Unamuno y Jugo: una novela en la cual el protagonista encarna una idea o una pasión que le impedirá relacionarse con el mundo con normalidad. La próxima página muestra cómo pudo haberse ilustrado); pero — como no encontré un dibujante con suficientes agallas o talento para realizar mi deseo —, decidí ejecutarla yo mismo. (No he tenido, ni he deseado, corrector o “editor”; los errores —ortográficos, gramaticales, estilísticos o de hecho, al igual que las “infelicidades coloquiales”—, son míos; el único responsable de la concepción, el contenido y la ejecución de esta obra, soy yo; de manera que: el lector tendrá que usar su imaginación “al máximo” para entender mejor lo que he tratado de expresar. Acepto los defectos, pero para nada me interesa ningún merito que pueda atribuírsele a esta obra.) Así transcurriría la acción…

15


Capítulo 2.

EL PRINCIPIO DEL FINAL

EL PRINCIPIO DEL FINAL fue el-relajo-que-se-hizo-pasar-por-elentierro de Joaquín Balaguer Ricardo. Entre el caos, la desesperación y el duelo de miles de personas que gritaban, aparentemente desconsoladas, y que como animales hambrientos abrazaban el ataúd del difunto cortesano, frente al Cementerio Cristo Redentor, ese día fantasmagórico (20 de julio de 2002), alguien —“una ancianita de baja estatura, gordita y con gafas tintadas”— dijo uno de sus vecinos, en Los Minas, llamó por teléfono móvil a Rótterdam, para informar al líder del Movimiento Patriótico Dominicano, que, “¡sí, señor!” (como diría el Compadre Mon): había llegado el momento…“¡para ‘pintar’ de nuevo la Patria!” Esa “orejita” de la enana Felipa causó una serie instantánea de llamadas telefónicas y mensajes en clave por correo electrónico, entre Rótterdam, Santo Domingo, Nueva York, Caracas y otras grandes ciudades del mundo —tan dispersas como Tokio, Sydney y Bruselas—, donde desde hacía años se entrenaban miles de dominicanos, los autodenominados Centuriones de la Patria, con el fin de regresar a República Dominicana y cumplir con su deber patriótico. 17


Capítulo 3.

EL CAMINO HACIA EL PODER

EL CAMINO HACIA EL PODER culminó una semana después, cuando 666 de los Centuriones más capacitados se trasladaron clandestinamente del exterior a República Dominicana, disfrazados de turistas y “criollos” que regresaban con sus familiares al país. A su debido tiempo, 126 de ellos ocuparon posiciones estratégicas en el Gobierno y el sector privado; y, en meses subsiguientes, se desplegaron 440 más a través del territorio nacional, como “empleados públicos”, “comerciantes”, “galleros”, “banqueros”, “militares”, “maestros” y “sacerdotes”. Estos facilitaron que, entre el 7 de enero y el 11 de septiembre de 2003, entraran al país por Haití: cuatro grandes cargamentos de armas de fuego (rifles M-16, ametralladoras calibre 50, misiles antiaéreos, etcétera) y 750 millones de dólares estadounidenses en efectivo, para repartirlos entre personas claves en determinados núcleos de poder, en Santiago, San Pedro de Macorís, Montecristi, La Vega, Puerto Plata, Santo Domingo y otras ciudades importantes del este, oeste, norte y sur. Al año llegaron 6.000 Centuriones más —desde Venezuela, Estados Unidos, Japón, Inglaterra, España, Chile, Australia y SudÁfrica—, y formaron células durmientes (en efecto, una Quinta Columna), en el interior del país. Años después —consecuencia directa, sin lugar a duda, de las locuras y mezquindades de Hipólito Mejía, quien nunca pudo gobernar debidamente, ni jamás debió haber gobernado, un país (mucho menos ocupar la presidencia de una nación soberana); los 19


repetidos pisotones a la Constitución y los principios democráticos que (especialmente en marzo, abril y definitivamente en los días inmediatamente antes y después de las elecciones presidenciales, en mayo de 2004), con apoyo del Poder Ejecutivo y los recursos del Estado (en nombre del siniestro PPH), dieron: Eligio Jáquez, Guido Gómez Mazara, Rafael (“Fello”) Suberví Bonilla, Vicente Sánchez Baret, Salvador Jorge Blanco y otros títeres del poder; la ineptitud administrativa y cívica de Leonel Fernández Reyna y sus seguidores, tanto en la primera como en la segunda y tercera administraciones del PLD; la insensatez, mediocridad, incompetencia y torpeza (sí, torpeza) de jefes de la “maquinaria política” de segunda y tercera clase (como Hatuey Descamps, Jaime David Fernández y Danilo Medina), más líderes de movimientos y partiditos de cuarta y quinta categorías, de “izquierda” y “derecha” (como Milagros Ortiz Bosch, Orlando Jorge Mera, Fernando Álvarez Bogaert y Eduardo Estrella); la apatía —en dominicano: la ignorancia y haraganería— de la juventud dominicana, en general; la ausencia en el escenario político nacional de los llamados “cabezas calientes” y “tira piedras” —quienes evidentemente desaparecieron, se escondieron, salieron del país o resucitaron como “empresarios”, al expirar la conciencia social de la extrema izquierda en República Dominicana (tan pronto se desboronó la Unión Soviética y se esfumó el marxismo-leninismo del planeta Tierra) y empezaron a llegar los “tigres matones” (degenerados para quienes la vida humana no valía nada), repatriados —de Nueva York; Providence, Rhode Island; Lawrence, Massachusetts; Dallas, Texas; Los Angeles, California; y otras ciudades de Estados Unidos— a Santo Domingo, Santiago, San Francisco de Macoris y otras ciudades, pueblos y campos de República Dominicana; la cobardía moral de la llamada “sociedad civil”, en la cual (casi siempre) figuraba algún paladín de la Iglesia católica —cuando no Nicolás de Jesús López Rodríguez, Agripino Núñez Collado— descaradamente envuelto en asuntos que ni personal, moral o profesionalmente le concernían (y que nada tenían que ver con la vida 20


espiritual o pastoral de sus feligreses); la negligencia calculada (eso es, cinismo estatal) de los gobernantes y mercaderes de los países ricos, “avanzados” y tecnológicamente desarrollados (entiéndase: Estados Unidos, miembros de la Unión Europea, más Rusia, Japón, etcétera), para quienes daba igual que hubiera, o no, libertad en Haití, República Dominicana, Iraq, Afganistán o el Líbano, como que se hundiera, o no, el mundo entero —con tal de que ellos pudieran maximizar sus intereses hegemónicos y ganancias financieras—; la avaricia rampante (cualidad diabólica, más que criminal) de banqueros y accionistas de grandes empresas dominicanas y extranjeras; la llamada “ola de violencia” —una serie de barbaridades, inmoralidades y crímenes de todo tipo—, con que los narcotraficantes, homicidas, violadores, pederastas, sádicos, asesinos y delincuentes (residentes y repatriados), con o sin apoyo oficial (borrachos y/o endrogados), azotaban la ciudadanía; más las decisiones críticas que, durante más de 25 años en el exterior, tomó El Líder; y los pasos contundentes que —con el respaldo de un sinnúmero de hombres y mujeres de visión y fervor patriótico, en todos los sectores del pueblo dominicano—, dieron los Centuriones de la Patria— colapsó el Gobierno, “falló” el Estado (mejor dicho: acabaron con todo los ladrones encorbatados y electos) y, ya vuelto un desastre, quedó el país al borde de la anarquía, hasta que — en un acto de audacia, planificación y ejecución asombroso, y sin precedente—, el 17 de agosto de 20__, ascendió al poder El Líder para, por fin, imponer órden en el país.

21


CANTO II: JUSTICIA


Capítulo 4.

LOS PRIMEROS NUEVE MESES

LOS PRIMEROS NUEVE MESES fueron, como la gestación humana: frecuentemente regocijadores, ocasionalmente desconcertantes, a veces sumamente difíciles y, finalmente, sangrientos—como muestra la siguiente cronología abreviada. 17 de agosto de 20__ 3:16 a.m. - Un comando de 375 Centuriones ocupa el Palacio Nacional. 3:16-4:30 a.m. - Otros 1.844 asaltan las principales fortalezas y cuarteles de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. 3:24 a.m. - El Líder se apodera de la “Silla Presidencial”. 7:17 a.m. - En Santo Domingo se rumora que “algo grande acaba de suceder”. (La gran mayoría de la ciudadanía, temerosa, se queda en casa; pero, como siempre: algunos “tigres” celebran en las calles.) 7:20 a.m. - El Líder comparece, por primera vez, ante el pueblo; nadie lo reconoce, pero deja tremenda impresión. 7:23 a.m. - El Líder declara un Estado de Emergencia y ordena la “expulsión inmediata” de todos los ciudadanos estadounidenses en el país, excepto los “dominicanos naturalizados en Estados Unidos”, más el Embajador Americano y otros funcionarios de la Embajada Americana en Santo Domingo, “quienes”, dice, “naturalmente pueden quedarse y seguir espiando, si desean; pero estos sujetos deben saber que jamás volverán a mandar en este país”. 7:27 a.m. - El Consejo de Seguridad Nacional estadounidense se reúne de urgencia en el sótano de la Casa Blanca para considerar 25


contingencias respecto a la “situación” que, “de repente”, se ha presentado en “esa república bananera”. 8:29 a.m. - Anticipando “lo que podría inventar” el Gobierno estadounidense para justificar una invasión a República Dominicana, El Líder convoca una rueda de prensa —televisada en vivo al mundo entero por CNN, BBC de Londres, TVE de España y otros medios de comunicación. Invoca la soberanía nacional, rechaza la “Doctrina de Monroe”, cita los estatutos de la Organización de Estados Americanos (OEA) y otros acuerdos y convenios; aunque, según él, estos habían sido firmados por los mandatarios de América Latina, durante el siglo XX, “instigados por Estados Unidos”. Luego, declara que jamás permitiría que ningún “imperio, potencia o interés exterior” vuelva a involucrarse en los asuntos internos de República Dominicana… 10:18 a.m. - Tras evaluar la situación, El Líder recomienda que también salgan del país “todos los ciudadanos de otras naciones”. “Pero”, advierte, “bajo ninguna circunstancia permitiremos que salga de aquí ningún dominicano, salvo aquel que haya nacido en tierra ajena”. (Salen del país miles de muchachos y “palomos” nacidos en el exterior, que visitaban sus familiares; pero se impone “impedimento de salida” a cientos de miles de “dominicanyorks” que, por una u otra razón, habían jurado defender la bandera estadounidense.) 10:30 a.m. - El Líder anuncia que, “a partir de este momento, se acabó el relajo en República Dominicana”. Al escuchar esas palabras, miles de funcionarios de alto rango y “ricachones”, dominicanos y de otras nacionalidades, reaccionan “como ratas a bordo de una nave que se hunde”. Pasan del miedo al pánico; recogen “hasta lo que no pueden”; y “corren como locos” a las embajadas, aeropuertos, costas, muelles y frontera, en busca de salida inmediata; pero sus intenciones son frustradas por comandos de Centuriones. 10:35 p.m. - El Líder informa al pueblo dominicano y a “la 26


comunidad de naciones”, que, “de hoy en adelante”, en República Dominicana se gobernará por decreto; y que, con el Decreto No. 1, quedan destituidos “todos los oficiales de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional con rango superior al de capitán”. 10:36 a.m. - Los oficiales destituidos desfilan ante las cámaras. (Pronto serán ejecutados algunos.) 10:37 a.m. - El Líder anuncia que, con el Decreto No. 2: son despedidos todos los funcionarios del Gobierno, “hasta que determinemos quiénes son ‘botellas’, quiénes son competentes y quiénes serán ajusticiados”. 18 de agosto 9:00 a.m. - El Líder informa al pueblo dominicano: que, con el Decreto No. 3, revoca la Constitución; con el Decreto No. 4, dispersa el Congreso Nacional; y, con el Decreto No. 5, elimina la Suprema Corte Judicial; con el Decreto No. 6, cierra la Junta Central Electoral; y, con el Decreto No. 7, extingue la Liga Municipal Dominicana. El impacto de estos decretos es devastador, especialmente el último, que implica grandes pérdidas monetarias para tantos políticos corruptos. Varios funcionarios sufren infartos y hemorragias cerebrales; otros, se suicidan. 9:15 a.m. - Allanan las oficinas del Gobierno en Santo Domingo y Santiago, y detienen a todos los funcionarios antes mencionados. (Se televisa el acto, en vivo.) 10:43 a.m. - Comandos de Centuriones salen a “cazar ratas de dos patas”. Ejecutan y cuelgan “ramilletes” de delincuentes en las esquinas de las principales calles y parques de Santo Domingo, Santiago, San Francisco de Macorís, Puerto Plata y Casa de Campo (La Romana). La gente en “la calle” pronto empieza a oler la “peste” de cientos de “tigres” que se pudren, no sólo en los barrios marginados, sino también en las urbanizaciones “adineradas”, y hasta en los campos más lejanos. 27


En las próximas semanas serán “linchados” públicamente casi 20.000 delincuentes y criminales. Al finalizar la operación, oficialmente denominada “Campaña de limpieza social”, habrán “desaparecido” 44.328 asesinos, atracadores, violadores sexuales y ex funcionarios del Gobierno. 10:45 a.m. - Con el Decreto No. 8, se prohíben las actividades de todas las organizaciones políticas en República Dominicana, “incluyendo los partiditos, frentes y movimientos, cuya única razón de ser”, dice El Líder, ha sido: “agitar, robar y desfalcar al pueblo”. 10:47 a.m. - 12:00 meridiano. - Allanan las mansiones, congelan las cuentas bancarias y embargan los bienes de todos los dirigentes del PRD, PLD y PRSC, “hasta que determinemos”, dice El Líder, “exactamente cómo hicieron esos bandidos sus fortunas”. 20 de agosto 10:10 a.m. - En otra rueda de prensa, con representantes de los medios de comunicación de 48 naciones, el corresponsal del diario New York Times en la región del Caribe, le pregunta a El Líder: “¿Podría usted decirnos exactamente cuáles son sus intenciones?” A lo que éste responde: “Mi objetivo inmediato, mister Goldberg, es poner órden y hacer justicia en mi país, que, como usted bien sabe, ha sido azotado sin compasión por todo tipo y clase de delincuentes durante muchos años”. “Pero, ¿cuál es su meta a medio plazo?” pregunta un reportero de El Nacional. “Mi ‘meta a medio plazo’, Radhamés”, contesta El Líder, “es lograr que todos los dominicanos vivamos según la integridad personal, y que establezcamos la excelencia como norma en las actividades públicas y privadas. Ustedes ya conocen mi ‘meta a largo plazo’. (A propósito, parece que en tu periódico se han olvidado de la integridad personal, cosa que enojaría a tu tatarabuelo, Gómez Pepín.)” “Y, ¿cómo propone usted poner fin a la crisis económica que sufren los dominicanos en estos momentos?” pregunta un reportero del periódico El Vocero, de Puerto Rico. “Entre otras cosas, señor Miranda”, responde El Líder, “espero 28


lograr que nuestra gente deje de arriesgar la vida en el Canal de la Mona, por escapar la miseria en República Dominicana, para luego caer en peor situación en alguna colonia de Estados Unidos”. “Pero, caballero, dígame usted: ¿cómo acabará con la corrupción institucional crónica que aflige a su país?”, pregunta una reportera de la cadena de televisión española Antena 3. “Pues, con astucia y valentía, señorita Pascual”, contesta El Líder; “y, si fuese necesario: con terror, muerte y mutilación, tal y como lo hicieron los españoles en este hemisferio durante siglos”. Este intercambio entre El Líder y los medios noticiosos —especialmente su contienda con la reportera y futura heredera del trono español—, da la vuelta al mundo siete veces, en menos de tres minutos, y pone a República Dominicana “bajo la lupa” internacional (por lo menos hasta que se desata otro “rebulú” en el Medio Oriente). 21 de agosto En un discurso televisado desde la antigua Corte Suprema de Justicia, El Líder explica por qué y cómo transformaría al país, “dearriba-abajo”… “Parto de la siguiente premisa”, dice: “El dominicano evidentemente ha degenerado tanto, en los últimos 500 años, bajo el abuso de poder, la corrupción y la mediocridad —desde los tiempos de Cristóbal Colón a la actualidad—, que ya no es capaz de funcionar debidamente como ciudadano o agente moral en sus transacciones interpersonales, basado solamente en los cánones de la racionalidad; ahora también requiere los martillazos de la brutalidad... “Por lo que he iniciado un proceso restaurador, que lo dignificará para recibir todos los beneficios de una democracia genuina. Además, en los próximos días anunciaremos medidas que lo encaminarán hacia la civilización verdadera...” “Ante todo”, prosigue, “propongo acabar con la corrupción y el bandidaje, tanto en el Gobierno como en los negocios y en la calle... Luego, haré llegar agua y electricidad a ‘las cuatro esquinas’ del país, 24 horas al día; haré que se acondicionen las 29


calles, carreteras y caminos; que se proporcione medicina de alta calidad y atención médica superior, gratis, tanto en clínicas urbanas y rurales como en hospitales públicos y privados; y aseguraré que se sacien las necesidades nutritivas básicas de toda la población, sin tener que importar alimento de ninguna otra nación. (¡Da vergüenza que, en una tierra tan fértil como la nuestra, tengamos que importar carne, pescado, leche, frutas y hasta vegetales!) Además, garantizaré que —por medio de escuelas, institutos técnicos, universidades y otros centros de educación de alta calidad—, toda persona cuyas facultades mentales funcionen relativamente bien aprenda, no sólo a leer, escribir, sumar, restar, multiplicar y dividir, sino también a discernir entre la mediocridad y excelencia, especialmente en el comportamiento y discurso público; más por lo menos a apreciar los aspectos elementales de la creación artística y metodología científica”. 22 de agosto Con el Decreto No. 9, El Líder anula el Código Penal, que años antes impusiera “un tal Leonel Fernández Reyna, con ayuda de sus secuaces y el apoyo de algunos perredeístas ‘morados’”. “Ese código no fue nada más que un chantaje, resultado de un híbrido político”, dijo, “otra forma sumisa y sin imaginación de imitar el sistema judicial estadounidense, sin primero considerar la idiosincrasia del pueblo dominicano…” “Evidentemente, quienes concibieron esa aberración jurídica, principalmente los ‘líderes’ del PLD y el PRD, y algunos ‘reformistas’, realmente no querían resolver ninguno de los graves problemas sociales que enfrentaba República Dominicana…” “Sépase”, agregó, “que, en adelante, en este país todo criminal detenido será procesado y sentenciado en menos de 72 horas”. “Nada de habeas corpus o hocus pocus; aquí haremos justicia rápida… “Ya no se le impondrá multa a nadie, por lo que ningún delincuente podrá comprar ‘justicia’, como lo hacía cualquiera anteriormente… 30


“A partir de hoy: el culpable pagará con su cabeza, o con sus extremidades… “Repito, en República Dominicana ya nadie irá a la cárcel; sólo habrá dos tipos de castigo: la pena de muerte y la mutilación de extremidades”. 23 de agosto Empiezan a ejecutar miles de convictos que se encuentran en las penitenciarías nacionales y provinciales por crímenes capitales. “A partir de hoy”, dice El Líder, “esos almacenes de delincuentes (las penitenciarías), no serán necesarios”. Setecientos cuarentisiete (747) convictos “repatriados” de Estados Unidos son ejecutados, tan pronto aterrizan en el Aeropuerto Internacional Cibao. “En adelante”, dice El Líder, al cuestionarle un reportero, “serán ejecutados todos los ‘repatriados’; aunque dudo que a partir de hoy regresen muchos de esos bandidos a este país”. 24 de agosto 12:10 p.m. - Desde los estudios del nuevo canal “TeleCaribe en Alta Definición/HD”: Huchi Lora, Freddy Beras-Goico y Nuria Piera —“la mujercita de acero de la televisión dominicana”—, anuncian lo que el mundo entero ya sabe: “¡Hace más de una semana, señoras y señores, que no se va la luz en Santo Domingo! Parece un milagro, ¿verdad?”, dice Freddy. “Pero es cierto”, agrega Nuria. “Ustedes habrán notado, además”, dice Huchi, “que ¡por fin! tenemos gas y gasolina en todo el país”. “Y que, por primera vez en más de quince años”, prosigue Freddy, “hay suficiente arroz, carne, habichuela y plátano para alimentar a todos los dominicanos”. “Y que aparentemente”, concluye Huchi, “¡han desaparecido los ‘matones’ de Capotillo y demás ‘barrios marginados’ de Santo Domingo y otras ciudades!” 2 de septiembre 9:00 a.m. - El Líder da a conocer una nueva ley, que prohíbe la 31


producción, distribución, venta y consumo de todos tipos de bebidas alcohólicas (ron, cerveza, vino, etcétera) y cigarrillos. “Las consecuencias para quienes violen estas restricciones”, dice, “serán severas”. 2:00 p.m. - Las familias León Jiménes, Barceló, Bermúdez y Brugal, más otras dinastías dedicadas a la venta de dichas “drogas legales” por generaciones, revisan sus cuentas multibillonarias en manjares financieros, como Suiza, Luxemburgo, Isla Caimán, Hong Kong, Nueva York y Londres; y ordenan a sus sirvientes que les preparen las maletas, porque se van del país. 28 de septiembre 9:00 a.m. - El Líder suspende la Lotería Nacional, “indefinidamente”, y prohíbe todo tipo de juego por interés monetario, incluyendo la apuesta en juegos deportivos, los “dados”, el bingo, la ruleta y...los gallos. 12:30 p.m. - Se suicidan tres viciosos, para quienes la vida —sin el ron, la lotería, las prostitutas (“los cueros”) y los cigarrillos—, “no valía la pena”. (Pronto optan por quitarse la vida 84 más, motivados, dicen, por el mismo absurdo.) 2 de octubre “Desde hoy”, dice El Líder, “todo aquel —dominicano o extranjero— que trafique, venda o consuma cualquier cantidad de droga ilícita (cocaína, heroína, marihuana, etcétera), aunque sea sólo un miligramo, en República Dominicana, será ejecutado”. 12 de octubre Quinientos ochenta (580) ejecutivos de corporaciones multinacionales —entre ellos: españoles, italianos, canadienses, estadounidenses, venezolanos, colombianos, cubanos, israelitas, libaneses, egipcios, puertorriqueños, brasileños, argentinos, rusos y algunos dominicanos (de nombre)—, con grandes inversiones en la “industria del turismo” (y sus derivados: la contaminación ambiental, la explotación de trabajadores, la pornografía, la prostitución y el abuso de menores), en República Dominicana, reciben una noti32


ficación oficial del Gobierno dominicano, la cual, en parte, dice: “Estimados señores: Plácenos enormemente informarles, a ustedes y sus compañías, que cuentan con no más de seis semanas para vender o regalar sus propiedades y, luego, ¡largarse de nuestro país!...” (“En asuntos como estos, de nada valdría ser ‘diplomático’ o hipócrita”, comenta El Líder.) 16 de octubre 3:30 a.m. - Un grupo de congresistas del Partido Republicano estadounidense —encabezado por un “redneck” (palabra que en inglés, literalmente, dice: “cuello rojo”, pero cuyo significado es: racista empedernido), de un distrito en el estado de Texas que forma un zig zag a través de un vasto territorio casi desierto, diseñado exclusivamente para evadir áreas pobladas por ciudadanos minoritarios, y así impedir la elección de cualquier afro americano o hispano que quiera servir a su comunidad en Washington, D.C.— somete una enmienda en la cámara baja del Congreso, que permitiría al Presidente de Estados Unidos “bloquear” a República Dominicana económicamente, como de costumbre usando al Fondo Monetario Internacional (FMI), al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y al Banco Mundial como instrumentos. 4:30 a.m. - Por otro lado, el Departamento de Estado estadounidense inicia una serie de maniobras para “estrangular” a República Dominicana, con el “lazo diplomático” de la OEA. 17 de octubre 8:30 a.m. - Al enterarse de dichas maniobras, El Líder dice: “Nada de eso me sorprende. Pero tengo una sorpresita para los ‘bushies’, quienes obviamente creen que podrán seguir haciendo con República Dominicana lo que les da la gana; por lo menos aislarla, como lo hicieron con Cuba durante el régimen de Fidel y Raúl Castro”. Un sinnúmero de “blogs” en la Internet y otros medios de comunicación de masa sugieren que El Líder “tendrá alguna bomba sucia”, o algo por el estilo, con la que podría matar a millones de 33


personas; pues, “de lo contrario, no hablaría de esa manera”. A lo que El Líder responde, “No comment!” (No tengo nada que decir al respecto.) 20 de octubre Una compañía estadounidense —cuyo nombre empieza con la letra “V” y que rima con “son”— que por muchos años disfrutara de un monopolio virtual en el servicio telefónico de República Dominicana (el cual le había facilitado unos bandidos en el Gobierno dominicano), “opta por descontinuar sus operaciones” y vender los pocos “intereses” que le quedaban en el país. 27 de octubre “Hoy felizmente”, comenta El Líder, “fue reemplazada la compañía esa por seis telefónicas europeas y asiáticas —dos suecas, una holandesa y una finlandesa; una india y una singapurense—, “que resultarían mucho más eficientes y económicas para los hogares y negocios dominicanos”. 10 de noviembre 6:30 a.m. - El Líder ordena que se extraigan los supuestos restos del almirante Cristóbal Colón, del faro que lleva su nombre. “Si no están en Sevilla”, dice, “que los incineren y luego los tiren en las aguas del Mar Caribe”. Además, ordena la “demolición inmediata” del Faro aquel, que una vez concibiera Trujillo, y que finalmente construyera su limpiabotas, Joaquín Balaguer. “Que con sus escombros se termine de construir la carretera entre Guayubín y Santiago Rodríguez, en la Línea Noroeste, la cual desde 1963 prometieron construir tantos políticos mentirosos...” (“Lo que yo no entiendo”, comenta uno de los ingenieros encargados de la demolición, “es cómo pudo ese desgraciado viejo, Balaguer, ¡dizque tan inteligente!, fabricar semejante monstruosidad, sabiendo que desplazaría a miles de familias necesitadas, y que endeudaría aún más al pueblo dominicano”. A lo que El Líder responde: “Joven, a veces la inteligencia, la locura y la maldad son, más que primas, hermanas; especialmente cuando hay grandes cantidades de dinero por medio”.) 34


9:15 a.m. - Refiriéndose al “infame túnel”, y a la “maldita isla artificial esa”, que una vez quisieron construir unos “avivatos” en Santo Domingo, “¡dizque para enseñar la gente a transportarse en tren y ‘ampliar la industria del turismo’!”… El Líder ordena que “¡entierren a los responsables!” de haber hecho dicho hoyo, “¡y que ahoguen a los tigres que inventaron ‘esa isla de fantasía’!” 13 de noviembre Con los decretos No. 10, 11 y 12, respectivamente, El Líder: reactiva el servicio militar obligatorio; impone la “obligación cívica” para personas entre las edades de 17 a 57 años; y ordena la implementación de un nuevo código de impuesto sobre las rentas internas, bajo el cual se cobraría un 10% (el “diezmo cívico”) del ingreso bruto de cada ciudadano y negocio, sin excepción. “Los dominicanos”, dice El Líder, “se han acostumbrado a vivir ‘la vida loca’, sin importarles lo que cueste el funcionamiento del Estado; y han dejado que los bandidos encorbatados y uniformados se apoderen de lo poco que se recauda…” “Además, millones de usuarios se han robado el agua y la luz, descalabrando las empresas de servicio público durante un siglo…” “Pero ya eso aquí se acabó; en adelante, quien no pague impuestos, agua y luz, pronto andará sin mano, lengua, pie, o peor”. 27 de febrero del año siguiente 8:22 p.m. - El último haitiano expulsado de República Dominicana cruza el río Masacre, para jamás volver. (En los pasados seis meses han sido repatriados 3.425.728 haitianos ilegales.) 8:44 p.m. - Por fin, completa El Líder la muralla que divide a República Dominicana de Haití, cambiando así las relaciones entre las dos naciones vecinas, para siempre. 20 de abril Los cabecillas de la Iglesia católica y otras instituciones religiosas salen del país. (República Dominicana pasaría los próximos 50 años sin religión organizada.) 30 de mayo Se inicia formalmente El Ajusticiamiento… 35


[La versión gráfica de esta obra aquí tiene una nota que dice: “¡CUIDADO! Las siguientes páginas contienen FOTOGRAFÍAS DE PERSONAS DECAPITADAS. Si no desea verlas, por favor salte al próximo capítulo”.]


Capítulo 5.

EL AJUSTICIAMIENTO

EL AJUSTICIAMIENTO —que debió haberse realizado inmediatamente asesinaron a Rafael Leónidas Trujillo Molina, el 30 de mayo de 1961, ó tan pronto concluyó la primera etapa de la dictadura de Joaquín Balaguer Ricardo (el 16 de agosto de 1978) —pero que, por conveniencia para algunos, la cobardía de otros, la mezquindad de un grupo y la “geopolítica” de los mercaderes de la “Guerra Fría”, quedó pendiente— por fin se llevaría a cabo, entre el 30 de mayo y el 12 de octubre del año 20__. Sería un proceso sencillo pero mortífero, durante el cual perecerían decapitados 132.428 ex funcionarios del Gobierno, entre ellos: 3 presidentes, 88 gobernadores, 4 vicepresidentes, 43 jueces, 6 cancilleres, 95 síndicos, 11 secretarios de estado, 167 embajadores, 100 senadores, 238 cónsules, 435 diputados, 16.000 vicecónsules y 127 regidores… Más cientos y cientos de dirigentes políticos —tanto de los principales partidos (PRD, PLD y PRSC), como de los partiditos, movimientos, frentes y “grupos fantasmas” (“fundados única y exclusivamente”, según El Líder, “para inflar los egos de sus cabecillas, y engañar y estafar al pueblo”). Además, serían ajusticiados los más recientes directores de la Junta Central Electoral y la Liga Municipal Dominicana, junto a los administradores, gerentes y otros encargados de la Lotería Nacional y las aduanas durante los últimos 46 años. De igual manera, “se haría justicia” con miles de trujillistas y balagueristas, matones y “ricachones”; y con los seguidores de “caudillos” y “caciques” anteriormente arrimados a Trujillo, 37


Balaguer, Bosch, Majluta, Jorge, Mejía y Fernández (más sus descendientes —hijos, sobrinos, nietos, bisnietos— y allegados: compadres, amigos, amantes, socios y vecinos). Así también perecerían miles de agitadores, chivatos y militantes “pepehachistas”, “perredeístas”, “peledeístas” y “comunistas”. Y serían sumariamente ajusticiados, en las calles, cuarteles y oficinas gubernamentales: 17.386 “tiguerones uniformados” — policías, guardias, agentes del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) y miembros del G-4 y la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD)—, quienes por años habían actuado “por sí solos” (léase, con impunidad y apoyo oficial), cometiendo (o permitiendo) crímenes horrendos y robos multimillonarios, para luego —en vez de ser castigados—, ser compensados con “botellas”, y cantidades de dinero en efectivo, casas, apartamentos, carros y solares. Además, serían ejecutados: 13.000 convictos de crímenes capitales, hasta entonces encarcelados en Santo Domingo, Santiago, Valverde (Mao) y otras ciudades penitenciarías. Serían decapitados: 11.427 homicidas, violadores, ladrones y narcotraficantes repatriados por Estados Unidos y otras naciones. Se les cortaría la cabeza públicamente a: 144 generales, coroneles, almirantes, contra almirantes, mayores y capitanes (116 de ellos, jubilados; 28, “activos”), quienes, según El Líder, por décadas habían recibido “tremendos cheques, ¡sin jamás haber levantado un dedo!” para defender la Patria. Serían ajusticiados —decapitados, castrados, mutilados— docenas de banqueros y ejecutivos de grandes empresas privadas, quienes durante todo el siglo XX y principios del siglo XXI habían estafado al pueblo dominicano, utilizando “enllaves”, “compadres”, “enmiendas” y “leyes” elaboradas por legisladores corruptos, para quienes la Constitución Nacional no era nada más que un “pliego de papel” (como, en más de una ocasión, cínicamente dijera Joaquín Balaguer Ricardo). Además, serían severamente castigados, con latigazos suministrados por “gente común y corriente”: muchísimos “ciudadanos 38


ilustres” y empresarios prominentes, junto a sus esposas, cuyos antecesores por siglos gozaron de “lo mejor que ofreciera la sociedad” dominicana, mientras millones de sus compatriotas sufrían en la miseria. (El Líder observaría que la gran mayoría de dichos “caballeros” e “ilustres damas”, jamás se habían molestado en participar directamente en la política nacional —en el sentido estricto de la palabra—, ni tampoco se habían rebajado a ingresar sus hijos, nietos y sobrinos en las fuerzas armadas; pues, aún sin eso, tenían tanto “arrastre” o influencia en el gobierno, la “sociedad civil” y las fuerzas armadas como cualquier funcionario, legislador o militar de alto rango. Tanto así que, en cuanto a poder o influencia se refiere, varios de ellos equivalían a tres o cuatro secretarios de estado, gobernadores, senadores, diputados y jefes de la policía o las fuerzas armadas, combinados.) Se les aplicaría “la ley del Viejo Testamento” a los descendientes de por lo menos ocho “jefes” y “caudillos” políticos, ya extintos — incluyendo a “padrotes” como Trujillo y Balaguer, quienes dizque “dejaron pichones por dondequiera”—, aunque nadie nunca quiso admitirlo públicamente. También se les “rendiría cuenta” a los hijos, legítimos e ilegítimos, de docenas de generales, almirantes, jueces y funcionarios, que habían “heredado la sangre y los bienes” de un sinnúmero de abusadores de poder y asesinos con impunidad; a “pisoteadores” de la dignidad de la Patria; y a saqueadores del pueblo durante el siglo XX. Mas, por haber explotado los recursos naturales y humanos de República Dominicana, y haber utilizado el sistema judicial, político y económico dominicano para enriquecerse —“como si esta tierra fuera una plantación gigantesca, en la cual cualquier despiadado tuviera derecho a ‘hacer y deshacer’”—, dijo El Líder, también serían apaleados y expulsados del país miles de “tipos nebulosos” que se habían hecho pasar por dominicanos. (En realidad, eran colombianos, chinos, coreanos, libaneses, sirios, cubanos, israelitas, españoles, iraquís y estadounidenses, quienes, “de la 39


noche a la mañana”, habían aparecido en La Romana, Puerto Plata, Santiago, Barahona, Jarabacoa, Constanza y Santo Domingo, agregaría El Líder: “como si el mismo Diablo los hubiese ‘depositado’ en tierra dominicana”.) El proceso de eliminación en sí sería efectuado por un congoleño de dimensiones enormes — medía 6 pies, 7 pulgadas de estatura y pesaba aproximadamente 390 libras—, llamado “Lelé”, a quien había contratado El Líder, “específicamente para prestar tan importante servicio al pueblo dominicano”. “Lelé” cumpliría con sus “menesteres”, puntualmente de 9:00 a.m. a 5:00 p.m., desde una tarima de baitoa, roble y caoba, la cual llamara su “escenario”, ubicado en El Malecón, frente al obelisco que construyera Trujillo —“en honor a la madre que lo parió”—, como diría el hijo de una de sus víctimas. “Lelé” prefería prestar su “servicio” con un hacha enorme, cuyo filo, según él, cortaría “ha’ta un pele’ le chive”; pero, El Líder insistiría en que usara una espada de samurái. El verdugo congoleño y sus asistentes —cuatro jóvenes, también del Congo—, a diario decapitarían entre 145 y 165 personas, durante un espectáculo sin igual en los anales de la infamia… Ni las matanzas escenografiadas para el deleite de los césares, en el antiguo Coliseo de Roma, ni las barbaridades con semblanza de ritual religioso, en que los presbíteros incas y aztecas anualmente arrancaban el corazón en vida a miles de vírgenes y niños, se asemejarían a la tragicomedia con formato invariable, que estenografiara “Lelé” —“pa’”—, como diría él mismo, —“así satisfacé’ al pueble dominic’ y a su gra’ líde’”—. A continuación, los pormenores del sangriento drama… Primero, de su calabozo saldría el “Vocero del Pueblo”, un “conductor” de espectáculos, rustico y escandaloso —físicamente muy parecido al antiguo productor de televisión, y adicto a la política, Rafael Corporán de los Santos—, quien de inmediato procedería a leer la “Lista del Día” —la cual contendría los nombres de los condenados y una breve descripción de los “delitos cometidos”— no con música solemne, como se esperaría, sino ¡con merengue y 40


bachata! de fondo. Luego, desfilarían “Lelé” y sus asistentes, seguidos por un grupo de condenados y una escolta de cinco Centuriones, debidamente armados. Cada tres minutos, los Centuriones encaminarían un condenado al “escenario”, donde “Lelé” y sus pupilos lo obligarían a postrarse sobre un bloque de caoba. Entonces, uno de los subalternos de “Lelé” haría que la víctima extendiera la cabeza y, al instante, “Lelé” se la cortaría. (En su totalidad, el proceso tomaría unos 60 segundos.) Al caer la cabeza al piso, “Lélé” la echaría a un lado con la punta de su espada; uno de sus asistentes la tiraría en un cubo de aluminio; y otro la ataría al resto del cuerpo con un lazo de cabuya. Finalmente, echarían los restos en una carretilla roja, en la cual los llevarían a un furgón, discretamente estacionado a dos cuadras de distancia. Al llenarse el furgón, una escolta de 12 Centuriones saldría con él hacia el puerto de Haina, donde lo subirían a la “Nave Negra”, una barza oxidada de aproximadamente 30 metros de largo y 20 de ancho, en la cual lo llevarían al lugar designado, a cuatro kilómetros de El Malecón. Desde El Malecón se verían copos de humo gris subir al cielo, al incinerarse el siniestro cargo. Inicialmente, El Líder permitiría que televisaran el espectáculo, en vivo y “en horario conveniente” —de 12:00 meridiano a 2:00 p.m.—, “para que el mundo entero observe”, diría, “el destino de los traidores y criminales en República Dominicana”. La macabra programación pronto llegaría a obtener los “ratings” más altos en la historia de la televisión dominicana, hasta superar en popularidad a “Sábado Gigante”, “Cristina” y “La esposa virgen”: las más obscenas y lucrativas importaciones mediáticas del continente americano. Varias versiones del programa serían divulgadas en diversos idiomas —principalmente asiáticos y africanos—, en el Medio Oriente (Arabia Saudita, Kuwait, Bahrein y Egipto), Asia (Las 41


Filipinas, Indonesia, Hong Kong, Taiwán, Tailandia) y África, donde más de 400 millones de suscritores de televisión por cable y satélite se deleitarían diariamente con la barbarie estenografiada en Santo Domingo. “¡Mira, Mustafa!” o, “¡mira, Mahoma, cómo sonríe ese moreno gordo y feo, al cortarle la cabeza a esos infieles!” —diría uno que otro árabe—. No obstante, El Líder decidiría descontinuar el programa, al enterarse de que unos desgraciados dominicanos —ubicados en el barrio Washington Heights (de Nueva York), afiliados con seis boricuas inescrupulosos—, pirateaban la señal, con intención de producir un programa de “reality TV”, titulado “Los Condenados”, que luego convertiría en telenovela una compañía de venezolanos, mexicanos y brasileños oportunistas. El Líder también permitiría que se publicara El libro de los ajusticiados, en un tomo de 1.001 capítulos, que llegaría a encabezar la lista de los “bestsellers” en República Dominicana y varios otros países de América Latina. (En las primeras tres semanas se venderían 149.221 ejemplares; la mayoría en Argentina, Chile, Cuba, Haití, Nicaragua y Uruguay.) Entre los ajusticiados se destacaría un “general con impunidad de uniforme”, despreciado por casi todos los dominicanos, quien — especialmente en la década de 1970—, solía “romperle el culo” a patadas, o matar a jóvenes e intelectuales, que “por ‘X’ razón” “perturbaban” la tranquilidad de su amo, “El Doctor”. Lo ejecutarían un Domingo de Gloria, en el Parque Colón, ante las cámaras de televisión… “El lente de ojo frío” mostraría cómo, antes de decapitarlo, “Lelé” y sus ayudantes: le aperrucharían los testículos con alicates; le sacarían todos los bellos del cuerpo con “pinza de salón barato”; le meterían cáñamos de bambú entre las uñas; le despellejarían el cuerpo de pie a cabeza; y le sacarían los ojos sin anestesia. Las cámaras mostrarían como, al caer descuartizado el general, los verdugos procedían a preparar un “tremendo sancocho” con su 42


cadáver cosido en sangre de iguana, que más tarde compartirían con “un bando de perros callejeros de Gualey”… Lo que jamás podría “captar” ninguna cámara, ya que sucedería en el más profundo rincón de su corazón, sería las visiones que experimentara el general, momentos antes de que “Lelé” dejara caer su espada... Aquel “hombrazo” (tan vil y poderoso, en su tiempo) sentiría cómo “una brisita caribeña” acariciaba su frente al “llegar” su difunta madre, en cuya falda solía refugiarse las tantas veces que lo acosaba su padre… Al esfumarse esa imagen, llegaría otra: en esta, lo acariciaba su “nietecita favorita” —tendría 48 ó 50 (con “padrotes” como éste, uno nunca está seguro de esto)—, aquella a quien él tanto quería y con quien jugaba a “la escondida” todos los días en el patio de su casa—, la que ahora se acercaba, lo besaba en la mejilla y le decía “Te quiero, ’buelito”… Sería entonces cuando el verdugo “Lelé” dejaría caer su espada. (Años después, la gente se preguntaría si ese general —tan vil, odiado y temido—, en su último momento de existencia llegaría a sentir aquella “paz absoluta”, como si Dios mismo se acercara para absolver sus pecados; aquella fantasía que, según algunos, todavía disfrutan los esbirros más sangrientos de América Latina, al partir hacia el Infierno…) Las cámaras sí captarían cómo la cabeza del general caía con los ojos abiertos en un cubo plástico rojo; cómo un pendón de sangre salpicaba las botas de “Lelé” y éste, obviamente enojado, le daba una patada. (Pero jamás podrían mostrar lo difícil que sería, para la señora encargada de limpiar el “escenario” esa noche, eliminar el charco de sangre negra que derramara el desgraciado balaguerista.) Así, también, sería ultimado un “cacique político”, cuya trayectoria pública en los últimos 50 años había oscilado entre el “liderazgo estudiantil” de su juventud, cuando, por la mañana, solía “agitar” contra la represión del momento y, al medio día, iba al Palacio Presidencial, donde almorzaba (y, de paso, repasaba los “secretos de Maquiavelo”) con su “padrino”, “El Doctor”, y el 43


“capitalismo manqué” de su “madurez”, cuando disfrutaba de las exquisiteces proporcionadas por una gringa multimillonaria, con quien convenientemente habría contraído matrimonio. Finalmente, serían ajusticiados dos ex Presidentes de la República, por un grupo de madres santiaguenses y capitaleñas, quienes les propiciarían “tremenda paliza”: a uno, “por lunático y sinvergüenza”; al otro, “por irresponsable y pachanguero”; a dos destacados miembros del clero, que habían pasado varias generaciones fanfarroneando en la política nacional —“como moscas en la leche”—, luego de sacársele la lengua, se les condenaría “a la infamia”, y a servir el resto de sus vidas eclesiásticas en el equipo de “mantenimiento” (recogiendo basura) del Monumento a los Héroes, en Santiago; y a un “historiador” de la economía dominicana que, años antes, desempeñara un papel estelar en las “negociaciones” entre el Gobierno dominicano y unos boricuas vendedores de “rock ash”, se le extirparía la mano derecha y el pie izquierdo, y se le condenaría a servir de “jardinero” el resto de su vida “natural”, en el santuario ecológico de la Bahía de Samaná. (El Líder jamás permitiría que a ningún criminal o traidor se le enterrara en un cementerio público o privado; insistiría en que fuera incinerado en la Nave Negra; o, “que se le diera ‘de comer’ a los tiburones del Mar Caribe”.) “En República Dominicana”, diría El Líder, “acabamos de hacer lo que debió haberse hecho repetidamente en todos los países de América Latina”. [En la versión GRÁFICA, aquí aparece una galería de dictadores latinoamericanos (de izquierda a derecha, y de arriba hacia abajo): el argentino Juan Domingo Perón, junto a su esposa María Eva (“Evita”) Duarte de Perón; el cubano Fulgencio Batista y Zaldívar; el haitiano François “Papa Doc” Duvalier; el nicaragüense Anastasio Somoza Debayle; el chileno Augusto José Ramón Pinochet Ugarte; y el uruguayo Gregorio Conrado Álvarez Armelino.] Así concluiría El Ajusticiamiento… 44


Capítulo 6.

EL LÍDER

“EL LÍDER fue, indiscutiblemente, el único dictador benevolente, y con genio, que haya gobernado en América Latina”, observó el profesor Leoncio Parodi Saviñón, uno de los más eruditos y sabios pensadores del continente latinoamericano, en su Historia universal y filosofía política comparada. “Para apreciar la grandeza de El Líder”, opinó el historiador venezolano Andrés Bello Castellano, “sólo hay que conocer sus hazañas y estudiar sus palabras”. “Ninguna otra ‘figura’ secular, histórica o ficticia se asemeja a él”, agregó el clasicista inglés R.G. Finlay. “Nunca existió, ni jamás se imaginó a, un hombre similar”, concluyó el sociólogo dominicano Filiberto Polanco Rosario. No obstante, hubo gente impertinente que insistió en compararlo con otros grandes hombres de la vida pública, y hasta con per45


sonajes novelescos con quienes él apenas compartía una que otra cosa. No se daban cuenta, evidentemente, de que —aunque un hombre de carne y hueso que sentía y sangraba—, El Líder era sui generis; o sea, que constituía una clase aparte…. Sería tedioso, por no decir imposible, enumerar todas las comparaciones que hicieron; basta con señalar algunas: Como era de esperarse, lo compararon con el esbirro dominicano Rafael Leónidas Trujillo Molina; aunque, además de que los dos fueron dictadores y que obviamente compartieron las tantas cosas que tienen los seres humanos en común, de hecho sólo compartían dos cosas, ambas triviales: “por providencia divina”, nacieron en República Dominicana y gozaron de una vitalidad misteriosa, por lo que a Trujillo llamaron “El Chivo” y a El Líder denominaron “una fuerza de la naturaleza”. También lo compararon con el gobernante florentino Cosimo de’ Medici, porque —además de ser excelentes administradores, con gran pasión por la eficiencia y organización—, los dos fueron grandes patronos de las artes, humanidades y ciencias. Otros, mezclando la historia y la ficción, dijeron que El Líder “se parecía muchísimo” a El Gran Inquisidor, del novelista ruso Fedor Dostoievski; aunque, en realidad, El Líder y El Gran Inquisidor sólo tenían una cualidad en común: la excepcional agudeza psicológica con que ambos penetraban hasta el más profundo rincón del corazón humano. Notaron, que la gente se “embelesaba” al escuchar su voz; y por eso lo compararon con el Furher alemán Adolfo Hitler; aunque, sólo tenían dos cosas en común: un magnetismo personal poderoso y voluntad sobrante para crear, no una raza, sino un pueblo superior. Dijeron que como el tirano ruso Josef Stalin, El Líder “era sagaz y tenía la sangre fría”; cosa que, según algunos, tuvo que cultivar para imponer su voluntad y “mantenerse en el poder”, a pesar de las grandes adversidades y poderosos enemigos, dentro y fuera del 46


país, que durante muchos años tuvo que enfrentar. Lo cierto es que, por su indomable espíritu y gran elocuencia, más se parecía El Líder al primer ministro británico Winston Churchill, que a ningún tirano ruso. Mas, como “era sumamente astuto, pragmático y sagas” —y, porque estaba dispuesto a “sacrificarlo todo” para obtener su meta, lo cual era incierto—, lo compararon con el mandarín revolucionario chino Mao Tse Tun. Aún otros, privilegiados, según ellos, porque lo conocieron personalmente —aunque, “jamás íntimamente”—, dijeron, que cuando El Líder se “apasionaba”, o filosofaba intensamente, “encarnaba” al profeta Zaratustra, álter ego del pensador prusiano Friedrich Nietzsche; pero hasta ahí llegaba la comparación; pues, El Líder jamás llegó a compartir la visión desconcertante de aquel “profeta” y su creador, según la cual: el hombre vive “errante” en un mundo donde Dios ha “muerto”. Hubo quien lo comparara favorablemente con Pericles, el gran orador y estadista de la antigua Atenas, “debido a su elocuencia, nobleza y dedicación al pueblo”. Otros, afirmaron que, por “su sabiduría, rectitud, benevolencia y poder”, El Líder “se parecía” al Rey-Filósofo de la República de Platón, el más profundo, sutil y talentoso entre todos los filósofos. También sugirieron, que “se parecía” al legendario “campeador” español Rodrigo Ruiz Díaz de Vivar, alias Mío Cid, “por sus constantes peregrinajes” a través de la frontera y costa en defensa de la soberanía nacional, y por su gallardía y grave compromiso “por librar su pueblo del yugo externo”. Observaron, que, como el mariscal yugoslavo Josip Broz (“Tito”), El Líder usaba “la mano pesada” para mantener su pueblo unido. Y, señalaron, que, como el dictador cubano Fidel Castro, El Líder siempre luchó, “y con orgullo”, contra “el imperio yanqui” (cuyos agentes en numerosas ocasiones trataron de eliminarlo); sólo que, contrario a Fidel, El Líder jamás sufrió de megalomanía crónica. 47


Insistieron en que —“por su devoción a la patria, nervios de acero y perseverancia”—, El Líder “se parecía mucho” al general vietnamita Ho Chi Mihn. De igual manera, lo compararon con el emperador francés Napoleón Bonaparte, cuyo ánimo vencedor, genio militar y “arte de mando” definitivamente compartía; aunque —si bien El Líder pudo gobernar una potencia mundial—, contrario a Napoleón, jamás presumió invadir territorio ajeno. Otros notaron su “intrépido y asombroso ascenso al poder, belleza física y valentía moral”; y, por eso lo compararon con el emperador guerrero griego Alejandro Magno. También dijeron, que El Líder era “sumamente terco”, como el “generalísimo” español Francisco Franco; “imponente”, como el emperador romano Julio César; “idealista y de soledad absoluta”, como el Libertador venezolano Simón Bolívar; “un talento creador fundido con el fervor patriótico”, como el patricio cubano José Martí; y “un espíritu puro, pero tristemente consumido por la abnegación total”, que “igualaba o superaba” al Trinitario dominicano Juan Pablo Duarte. Lo curioso es que a nadie le haya ocurrido compararlo con Fausto —aquel inolvidable personaje, que de sus entrañas sacase el humanista alemán Juan Wolfgang Goethe —, aunque, quizás hubiese sido esa la más acertada comparación. Tampoco fue comparado con “Nuestro señor don Quijote” — magnifica ente ficticia que, según don Miguel de Unamuno y Jugo: es, “y siempre será, más real” que mucha gente de carne y hueso (incluyendo a su creador, Miguel de Cervantes Saavedra, a quien inmortalizara)—, aunque El Líder, a esta comparación, probablemente no hubiese objetado…

L

a realidad, sin embargo, es mucho más compleja y fascinante que la leyenda, como atestigua la siguiente cronología abreviada.

Según versiones ampliamente documentadas, Silvestre Apolinar

48


________ García, alias El Líder, nació el 24 de abril de 19__, en ______________; hijo único de don Benito _______, agrimensor, y doña Eusebia García de _______, profesora de escuela rural. Fue apodado “El Líder” por su tío materno Martín García _____, “porque”, según éste, “ya a la edad de cuatro años mandaba como un hombrecito”. Su precocidad —tanto en las lenguas modernas y antiguas, como en las ciencias, matemáticas, artes y humanidades—, se hizo evidente a muy temprana edad. A los seis años: hablaba, leía y escribía perfectamente, no sólo el castellano, sino también el francés, inglés y alemán. A los siete: dominaba, entre otras materias avanzadas, el cálculo diferencial, la lógica matemática, la informática y la cosmología; más el latín y el griego. A los ocho, participó exitosamente en el Programa Para Niños Superdotados de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland. Solo que al terminar la primera etapa, en vez de continuar su prometedora carrera académica en Estados Unidos, como muchos esperaban, prefirió regresar a la República Dominicana. A la edad de nueve años y cuatro meses: fue electo presidente del gobierno estudiantil, y se graduó con los más altos honores, del Liceo Regional “Ramón Emilio Lozada”. A los 10, sorprendió a los académicos, no sólo de República Dominicana sino también del mundo entero, cuando obtuvo el Primer Lugar y la Medalla de Oro en el XIV Concurso Internacional de Historia y Literatura Clásica, patrocinado por las universidades de Bolonia (Italia) y Santiago (Chile), con un estudio magistral sobre Marco Aurelio, que más tarde publicara en una edición especial la revista Studi vita et philosophia di M. Aureli Anton. A los 11 años, exactamente al mes de morir sus padres en un accidente automovilístico muy sospechoso, se fue a vivir con cuatro tías paternas que tenía en Puerto Plata, donde —además de ciencias y matemáticas, literatura, historia y filosofía—, estudió composición musical, dibujo y pintura, con tutores privados. A los 12, debatió exitosamente sobre la Santísima Trinidad con 49


tres sacerdotes jesuitas del Recinto Santo Tomás de Aquino, en Santo Domingo; y, sobre la dialéctica materialista, con cinco dirigentes del Partido Comunista Dominicano, en Salcedo. A los 13 años, resolvió seis de los 23 problemas que presentó David Hilbert en el Congreso Internacional de Matemáticos en 1900, en Paris. A los 14, según su tía Elena, decidió viajar a Europa “por unos meses para ilustrar un poco más la mente”. (De hecho, permanecería fuera del país durante los próximos 28 años.) Partió en el buque mercante chileno Atlantis, destinado a Rótterdam, ciudad porteña holandesa, donde inicialmente pasó seis meses, “aprendiendo el idioma, visitando museos y conociendo gente”; y, donde, varios años después, inició sus actividades revolucionarias. A los 15, viajó —a pie, en autobús y tren—, por Bélgica, Alemania, Suiza, Italia, España, Portugal y Francia. A los 16 años, cruzó el Canal Inglés y anduvo por todo el Reino Unido, hasta que llegó a Oxford, donde se matriculó en Balliol College; y tres años después, obtuvo una licenciatura en lenguas clásicas. A los 18, pasó a la Universidad de Cambridge, de donde, al año, se graduó con una Maestría en lenguas semitas. Tan pronto salió de Cambridge, ingresó en la Real Academia Militar de Sanhurst, donde brilló como estudiante, líder y estratega. Al graduarse, cuatro años después, recibió ofertas y comisiones de las principales instituciones castrenses del Reino Unido, pero prefirió continuar la vida académica. A los 22, obtuvo un doctorado (Ph.D.) en Teoría Social y Política, de la London School of Economics. Luego —en vez de iniciar los estudios post-graduados, que habían recomendado sus profesores—, optó por ingresar en la Legión Extranjera Francesa, en la cual permaneció 10 años. Nadie, ni los más insistentes chivatos e investigadores de la CIA, pudo establecer adónde fue, ni qué hizo, durante ese período; aunque, hubo especulación al respecto… 50


Un ex agente del servicio de inteligencia israelita (Mossad), por ejemplo, dijo —sin que nadie lo desmintiera—, que El Líder “participó en numerosas campañas bélicas”, en diferentes áreas de África, Asia y, “posiblemente”, América; y, que “por unos años”, estudió metalúrgica y física nuclear en la Universidad Estatal de Moscú. Además, el chivato judío dijo que años después El Líder apareció, “tan misteriosamente como había desaparecido”: en medio de una tertulia de literatos exiliados, en un suburbio de Rótterdam, donde empezó a reclutar los futuros Centuriones de la Patria. Con ese propósito, visitó 69 países y dio 80 vueltas al mundo. Fue en medio de ese agitado itinerario que lo llamó la enana Felipa; cuando, a la edad de 42 años y siete meses, regresó a Santo Domingo y asumió el poder....

H

e aquí, algunas observaciones y datos adicionales —cualidades físicas, intelectuales y morales; hábitos, características y costumbres—, que podrían plasmar mejor su imagen y esclarecer su mando:

Era físicamente imponente —medía 6’4” de estatura— y, aunque delgado, musculoso, enérgico y ágil, como un atleta. Tenía piel canela, pelo lacio y ojos oscuros, como azabaches; más una voz —suave, clara y precisa—, que, cuando hablaba en público, se proyectaba como la de un actor de teatro. Poseía una inteligencia aguda; y una mente sintetizadora, sutil y analítica. Era creativo, intrépido, meticuloso, sereno y contemplativo; como un monje budista: paradójicamente, “un visionario con sentido práctico”: valiente, prudente, sabio y, sobre todo, justo. Según sus contemporáneos, El Líder, “aún con más de 92 años —50 de ellos en “la vida pública” (ejerciendo “arduo raciocinio”)—, disfrutaba de gran vitalidad y cordura. “Yo diría” —comentó el ex embajador venezolano en Santo Domingo, Hugo Chávez Sánchez Roldán, quien lo observara de 51


cerca y en circunstancias variadas—, “que El Líder, al cumplir una centuria, estaba más lúcido y viril que cualquier estadounidense de 40 o 50 años”. Nunca se enfermó, ni jamás se lesionó accidental o intencionalmente, no obstante el sinnúmero de atentados contra su persona, casi todos instigados por el Coloso del Norte. Leía mucho y dormía poco; mas, su dieta consistía exclusivamente de vegetales, legumbres, frutas, helados, batidas, jugos y agua. Aunque era prudente, y tomaba todas las medidas necesarias para proteger su vida, variaba poco su rutina diaria: trabajaba 18 horas al día, los siete días de la semana, los 365 días del año. Acostumbraba levantarse a las 6:00 a.m., y ya a las 6:45 a.m. estaba en su despacho, listo para atender sus faenas. A las 10:15 a.m., salía a inspeccionar alguna que otra obra en progreso, o a cumplir con las ceremonias públicas usuales. A las 12:00 meridiano, regresaba a su oficina, donde trabajaba continuamente hasta las 3:00 p.m. De 3:15 a 4:00 p.m., daba una caminata en los jardines del Palacio, si estaba en la Capital; en la falda de la Cordillera Septentrional, si se encontraba en el interior del país; o a la orilla del Río Guayubín, si andaba por la Línea Noroeste. De 4:15 a 7:20 p.m., impartía instrucciones en la Academia de Centuriones, la cual fundó y dirigió durante 49 años. A las 8:00 p.m., regresaba a su despacho, donde cenaba, escuchaba música clásica y disfrutaba de una breve siesta. De 9:00 a 11:00 p.m., consultaba con sus principales allegados por teléfono. De 11:20 p.m. a 2:15 a.m., escribía sus discursos, decretos y memorandos. De 2:30 a 3:00 a.m., meditaba, pintaba y tocaba flauta. A las 3:30 a.m.,…se acostaba. Era evidentemente irresistible para las mujeres, con quienes siempre disfrutó, pero nunca permitió que lo conquistaran. (Dedicó su vida entera y todas sus energías físicas y mentales a la lucha por la Patria.) 52


Contrario a la gran mayoría de los gobernantes dominicanos anteriores, quienes —cuando no corruptos o traicioneros, fueron sádicos, ladrones, locos, ineptos o retardados—, El Líder fue íntegro en sus relaciones, pulcro en sus intenciones y totalmente leal al pueblo. Que se sepa, en su larga vida sólo mató a tres hombres personalmente: Al doctor Ángel Luis Salcedo Reid Viccini, tercer Canciller de la República (y uno de los primeros Centuriones reclutados por el propio Líder, en Boston, Massachusetts), a quien le cortó la cabeza ritualmente con una espada de samurái, ante una multitud, en La Vega. (“Jamás perdonaré a Reid Viccini; no debió haber traicionado la Patria por un puñado de dólares” —dijo El Líder—, después de dejar caer la espada en el cuello de su antiguo aliado.) Al capitán de la Guardia Nacional Eduardo Vilera y Vilera, a quien le voló los sesos con una pistola calibre 45, “por incumplimiento profesional e irrespeto al pueblo dominicano”, al verse involucrado en el narcotráfico en la frontera con Haití. Y, a un agente de la CIA llamado John Foster Morin —quien por años se había hecho pasar por “anciano” de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (“Los Mormones”), en Jarabacoa, Constanza y Santiago Rodríguez—, le arrancó la cabeza con sus propias manos, “por haber instigado contra la soberanía y dignidad del pueblo dominicano”. (“Ahí tiene usted”, le dijo El Líder al entonces embajador estadounidense en Santo Domingo, Karl Rove, tirándole la cabeza de Morin en los pies, “¡aún más evidencia de la intervención acostumbrada por los estadounidenses en mi país y el resto de América Latina! Ahora puede usted, señor embajador, regresar a Washington, D.C., y decirle al presidente Jeb Bush, y a su vicepresidenta, Jenna Bush, que si la dinastía Bush de veras quiere matarme o seguir violando la integridad dominicana, ¡tendrá que hacerlo de otra manera!”) 53


Capítulo 7.

LOS CENTURIONES DE LA PATRIA

LOS CENTURIONES DE LA PATRIA, como El Líder, estaban rodeados de un gran misterio. De ellos sólo se sabe que fueron hombres y mujeres íntegros, a quienes él mismo reclutó y entrenó para servir al pueblo dominicano. Como los jesuitas ante el Papa, los Centuriones respondían única y exclusivamente al Líder; y, para evitar complicaciones, se sometían al régimen del celibato. (En esto, eran totalmente dife-rentes al resto de sus compatriotas.) Vivían de acuerdo al “código del samurái”, según el cual —más allá de la plenitud existencial, el honor, la disciplina y la lealtad del individuo—, está la armonía con el universo. Operaban con las reglas feudales de la mafia siciliana; sabían que el incumplimiento —ante las órdenes de El Líder, las necesidades del pueblo, la Patria y los valores de la integridad personal— implicaba una muerte segura. Sabían que si fallaban en sus deberes, tendrían que suicidarse ritualmente; de lo contrario, serían eliminados públicamente, con la previa autorización de El Líder. Siempre vestían formalmente: con traje azul, camisa blanca y corbata, roja, azul o amarilla. Además, cada uno en su pecho llevaba una estampa cicatrizada, que decía: “Integridad, Patria y Disciplina”; y, para su protección personal portaba un revólver Mágnum calibre 357, una pistola Barreta calibre 38, un rifle M-16, una espada de samurái y un puñal 55


del ritual sepúcu. En el transcurso de su largo mando, El Líder tuvo por lo menos 64.000 Centuriones de la Patria a la disposición, la mayoría: jóvenes universitarios a quienes él mismo había reclutado, en Holanda, Francia, España y Estados Unidos. (Durante la gestación del Movimiento, en Holanda, El Líder contaba con 360 candidatos a Centurión, de los cuales mandó a ejecutar 88, “por poner en peligro la seguridad de la operación”.) Cuando ascendió al poder, tenía 6.000 Centuriones infiltrados en el país, y 4.000 ubicados en otras partes del mundo, “por si acaso”. Se desconoce cómo pudo reclutar, entrenar y transportar tantos hombres a República Dominicana, sin que ni siquiera un chivato de la CIA se diera cuenta. Los Centuriones de la Patria llegaron a ocupar todas las posiciones importantes en el Gobierno, desde la Cancillería hasta la más insignificante sindicatura. Si bien Duarte, Sánchez y Mella fueron los “Padres” de la antigua Patria, El Líder y los Centuriones fueron, por lo menos, los “Padrinos” de la nueva República Dominicana.

56


Capítulo 8.

LA INTEGRIDAD PERSONAL

“LA INTEGRIDAD PERSONAL será la base sobre la cual forjaremos la nueva República Dominicana”, dijo El Líder, en su primer discurso a la nación. “Para quienes desconocen dicho concepto (serán millones)” — puntualizó, con su imagen plasmada en extremo “close-up”, ante las multitudes que lo escuchaban y miraban en “pantalla grande” frente al Palacio Nacional y en el Palacio de los Deportes, en Santo Domingo, más en “pantalla chica”, en miles de centros comunales, escuelas, iglesias, bares, auditorios, estadios y cientos de miles de hogares, a través de la nación—, “esto significa que, a partir de hoy, cada uno y todos los dominicanos —incluyéndome a mí, por supuesto, así como también a mis subalternos y demás empleados públicos—, deberá someterse a un estricto procedimiento éticomoral, que incluye los siguientes pasos. “Primero: Antes de actuar, deberá preguntarse, hasta encontrar una respuesta satisfactoria, si, a su juicio, lo que propone hacer 57


sería correcto o incorrecto, bueno o malo; determinar exactamente cómo podría su conducta afectar a otra persona; o sea, si lo que propone hacer causaría daño a otro. “Segundo: Al concluir dicho escrutinio, deberá actuar decididamente, según dicte su conciencia. “Tercero: Deberá afirmar —ante el mundo entero, si fuese necesario—, por qué actuó de esa manera (o sea, rendir cuenta al prójimo), y estar dispuesto a morir por ello”… Entonces, basado en el procedimiento que acababa de exponer, procedió a establecer su “posición personal” ante “la realidad dominicana”: lo que él estaría dispuesto a hacer, hasta dónde llegaría, para restaurar “la dignidad de la patria”. Además, afirmó su “razón de ser”, su “reto existencial”, y concluyó con las siguientes palabras: “Como he dicho, he regresado a mi país para hacer justicia, establecer la seguridad pública (sin lo cual no hay paz) y poner fin a la inmoralidad institucional… “Cuando digo ‘inmoralidad institucional’, me refiero a infracciones morales y crímenes serios —tales como: la mentira, el engaño, la traición, el abuso, la violación y el homicidio (con impunidad)— de parte de funcionarios del Gobierno, ejecutivos de empresas privadas y dirigentes de organizaciones de cualquier tipo; no a simples ‘preferencias personales’, tales como: la ‘sexualidad’ de una persona, cosa que no debe importar a nadie más que a él o ella; pero que, en línea con los principios de la integridad personal, si fuese necesario, uno debería estar dispuesto a afirmar, públicamente…” “Por ejemplo,” dijo, “todo el mundo sabe —aunque no lo admita—, que en este país varios homosexuales han habitado el Palacio Nacional (además del Congreso, la Suprema Corte, las Fuerzas Armadas y la Iglesia); pero ninguno de estos, aunque haya sido acusado, se ha atrevido a admitirlo públicamente, lo cual es muestra de cobardía moral; en fin, una falta de integridad personal…” “Ustedes pueden estar seguros que, si yo fuera homosexual, ‘gay’ —o como se le quiera llamar a la persona que prefiere tener relaciones sexuales con otra persona de su mismo género—, lo 58


diría; y, más aún, demostraría mi afecto, públicamente: contrario a los ‘gays’ hipócritas que han ocupado la cúpula del poder en República Dominicana. “Repito: la integridad personal es la base sobre la cual forjaremos la nueva República Dominicana...” El pueblo dominicano jamás había escuchado palabras como esas —mucho menos de parte de un mandatario—, por lo que quedó atónito. Pero El Líder tenía muchas otras cosas “pesadas” que decir, especialmente respecto al proceso de reflexión, acción y comunicación, conjugado en el concepto de la integridad… Sabía que tomaría largo tiempo ejecutar su “plan de implementación”. Reafirmó su idea al decir: “pero eventualmente lo lograremos”… Indicó que, antes de alcanzar su “meta para todos los dominicanos”, tendría que enfrentar y superar muchísimos obstáculos, falacias, mentiras y calumnias, como aquella que, una vez, levantara un italiano pedante en La Romana (adonde dijo haber venido a pasarse “unas breves vacaciones”)... “Los dominicanos en general”, dijo el italiano, son personas “cursi, indisciplinadas e inmorales”; dizque, “debido a su mala crianza, falta de educación y circunstancias ambientales”, lo cual rechazó El Líder como “pura xenofobia”. Además, refutó aquello de que “para ningún dominicano sería posible” hacer el sacrificio necesario para “dignificarse personalmente y al mismo tiempo exaltar la patria”, como en otra ocasión dijera un sacerdote holandés. Señaló que, si bien es cierto que algunos dominicanos —entre ellos los incapacitados mentales, “para quienes”, dijo, “lamentablemente es imposible razonar rigurosamente y considerar principios éticos y morales”; los niños menores de tres años, “quienes todavía no han podido establecer buenos hábitos, desarrollar el carácter y ejercer virtudes personales y cívicas”; los desesperados por la miseria, “cuya preocupación principal es la subsistencia”; y los abusadores empedernidos, quienes “desgraciadamente han predomina59


do en la historia de República Dominicana, y para quienes el Bien Común como concepto y norma, más la responsabilidad como base de la conducta personal, son deshonras o maldiciones”, no pueden cumplir con lo que exige la integridad personal y el esfuerzo patriótico,…“también es cierto”, dijo, “que la mayoría de dominicanos consiste de personas sencillas y virtuosas que sí pueden cumplir con el reto de la integridad personal”. “No vamos a concluir”, agregó, “que, porque algunos no puedan cumplir con su obligación personal y cívica, nadie puede cumplir con su deber; ni que, por lo tanto, haya que exonerar a nadie de lo que exige el deber patriótico y moral, lo cual sería ilógico”. “En particular, exijo integridad de parte de los dirigentes de los organismos estatales y empresas privadas —entre ellas, obviamente, las sociedades anónimas, o compañías por acciones (‘personas jurídicas’ éstas, recordemos, que tienen ‘vida’ solamente porque las constituyen personas de carne y hueso—, sujetas a los principios de la moral y ética). “También exijo que República Dominicana, como nación, se comporte con integridad; porque, aunque a veces lo olvidamos, ella es miembro de una comunidad de naciones, con las que compartimos un solo planeta. “Repito: a partir de hoy, todos los organismos gubernamentales, sobre todo los que sirven a las secretarías de la Presidencia, seguirán el patrón de comportamiento delineado por la integridad personal. También lo harán las otras instituciones estatales (las fuerzas armadas, consulados, escuelas, etcétera); más las empresas comerciales (negocios grandes y pequeños) y organizaciones no gubernamentales (sobre todo las instituciones “benéficas”). “Además de cumplir con las leyes correspondientes, y de seguir los reglamentos pertinentes, toda entidad jurídica tendrá que establecer mecanismos procesales que incorporen la integridad personal como base fundamental de sus funciones”, dijo. Tres días después, creó dos nuevos organismos: la Secretaría de Integridad Personal, cuya función sería determinar hasta qué punto 60


cumplían los encargados (principalmente oficiales y ejecutivos) de los organismos gubernamentales y entidades privadas, con las directrices sobre la integridad personal; y la Secretaría de Control de Calidad, cuyo objetivo sería garantizar la excelencia (asegurar la mejor calidad y máxima eficiencia) en los servicios del Gobierno y los productos del sector privado; evitar defectos, faltas y deficiencias; más determinar exactamente dónde se encontraba cualquier error o falla; e identificar los responsables de cualquier irregularidad, por medio de inspecciones frecuentes. Indicó, que él mismo revisaría los resultados de dichos organismos, a diario; que tomaría las medidas necesarias para corregir cualquier infracción o deficiencia; y que castigaría “severamente” a los culpables. Así fue como El Líder por fin eliminó la irresponsabilidad institucional en República Dominicana; y cómo desapareció la mala costumbre, que tenían cientos de miles de dominicanos y extranjeros en el país, de violar leyes y cometer graves infracciones morales, porque sabían que se podrían “limpiar con billetes”. ¡Por fin, pasó a la historia el soborno en República Dominicana! Se acabó la aberración aquella —que los dominicanos conocen como las “relaciones”, los “enllaves” y los “tecnicismos legales”— o sea, la compra y venta de funcionarios, abogados y jueces, por dinero, mujeres o cualquier otro vicio. Los ejecutivos de las grandes empresas nacionales e internacionales ya no podrían “agacharse” detrás del “velo corporativo”; además, desaparecería aquella falsedad, inventada por los italianos hace cuatro o cinco siglos, denominada “privilegio de abogado y cliente”; y se extinguiría una de las mentiras más grandes que haya promulgado el hombre desde los tiempos de Hipócrates: la llamada “confidencialidad entre médico y paciente”, detrás de la cual se han cometido tantas atrocidades… “Creo”, concluyó El Líder, “que, con la integridad personal como principio y la excelencia como meta nacional, realizaremos el potencial del pueblo dominicano”. 61


Capítulo 9.

LA EXCELENCIA COMO META NACIONAL

LA EXCELENCIA COMO META NACIONAL transformaría la sociedad dominicana en general: fortalecería la economía, particularmente la industria y el comercio; cambiaría el comportamiento laboral, en su esencia; y mejoraría la imagen de los dominicanos, como tal. Pronto hasta los chinos de Beijín conocerían a República Dominicana, como “la tierra de las excelencias”, o como “el paisito de las contiendas, concursos y competencias”; y a los dominicanos, como “los mejores trabajadores”, o como “la gente más agresiva, orgullosa, próspera y magnánima del planeta”. Para lograr dicha metamorfosis, El Líder —como solía hacer en todo lo que emprendía—, utilizó un método simple, pero efectivo: promovió la calidad en todo, y sobre todo; premió las cosas bien hechas; descontinuó las cosas defectuosas o imperfectas; mas castigó a los que, aún capacitados, aceptaban o se conformaban con la mediocridad. En consulta con expertos en el rendimiento y la eficiencia en el trabajo —ingenieros industriales, economistas, psicólogos, sociólogos, etcétera— dominicanos y extranjeros, estableció criterios para cuantificar el mejoramiento y el progreso en diversas áreas laborales, más normas para garantizar la calidad en un sinnúmero de productos y servicios. Además, contrató y trajo al país —de la India, Japón, China, Holanda, Dinamarca, Francia, España, Italia y otros países mundialmente reconocidos por la calidad de sus productos y servi63


cios— grandes maestros en artesanía (carpintería, albañilería, quesería, herrería, etcétera)—, para que compartieran sus conocimientos con miles de artesanos dominicanos. Así mejoraron cientos de miles de efectos y productos industriales y domésticos; y aumentó la eficiencia operacional de fábricas, oficinas y fincas en todo el país. Centralizó el “proceso de excelencia” (término suyo) en la Superintendencia Nacional de Eficiencia y Control de Calidad (SNECC), y en el Centro de Concursos y Competiciones (CCC), que regulaba y promovía los premios y galardones patrocinados por empresas y organizaciones comunales a través del territorio nacional. El CCC anualmente seleccionaba, y el SNECC certificaba, “Lo Mejor de lo Mejor” a nivel nacional, entre una amplia gama de especialistas, actividades y productos a nivel de barrio, pueblo, ciudad, provincia y región —que incluía, entre muchísimos otros (a continuación, enumerados al azar): el mejor veterinario; el mejor ingeniero; el mejor administrador de empresa; el mejor neurólogo; el mejor oculista; el mejor odontólogo; el mejor historiador; el mejor químico; el mejor matemático; el mejor cocinero; el mejor comentarista de noticias; el mejor contador; el mejor director (de teatro, cine, televisión); el mejor orador; el mejor electricista; el mejor ensayista; el mejor farmacéutico; el mejor fotógrafo; el mejor tamborero; el mejor jardinero; el mejor maestro; el mejor barbero; el mejor albañil; el mejor chofer; el mejor mecánico; el mejor gomero; el mejor herrero; el mejor secretario; el mejor pediatra; el mejor buzo; el mejor pescador; el mejor relacionador público; el mejor técnico; el mejor mesero; el mejor vendedor; el mejor oficinista; el mejor zapatero… Además, seleccionaba: el mejor chicharrón; el mejor banquero; el mejor pescador; el jardín más bonito; el departamento más productivo; el descubrimiento científico más importante; el procedimiento médico más innovador; el pueblo más limpio; el mejor café; el mejor chivo guisado; el mejor libro; el mejor vegetal; el mejor ñame; el 64


mejor sancocho; el mejor pollo al horno; el mejor motor de “concho”; la mejor batata; el mejor zapato; el mejor aguacate; el mejor guineo; el mejor mango; el mejor cajüil; el mejor anón; el mejor bizcocho; el mejor ponche de crema; el mejor queso; el mejor jugo; el mejor helado; el mejor dulce… Como también: la piscina más popular; la chiva más lechera; la mejor figura varonil; la mejor mantequilla; la mejor leche; la mejor papa; la mejor batata; la mejor lechuga; la mejor naranja; la mejor carretera; la mejor tallota; la mejor clínica; la mejor composición musical; la mejor escultura; la mejor miel; la mejor novela; la mejor pintura; la mejor playa; la oficina más eficiente... En ningún otro país, ni en la antigua Grecia, donde, según los eruditos, para todo, y en todo, se concursaba —no sólo en las olimpiadas, sino también en la cosecha, el teatro, la filosofía y la poesía—, se competía tanto como en República Dominicana. Tanto deseaba el carpintero que elogiaran la butaca que había fabricado, como anhelaba el “laboratorista” que apreciaran su análisis, como soñaba el cosechero en obtener la medalla de oro — por sus maravillosas arvejas, aves, cerdos y frutos—, como quería el ganadero la cinta azul, por sus vacas, chivos y ovejas… Más, tanto quería el escultor que lo admiraran por su bella estatua, como deseaba el “granjero” felicitaciones por el buen gallo “canelo” que criaba; como aspiraba el carpintero o albañil a obtener un reconocimiento —por su mecedora, puerta o cama, o, por haber terminado un piso de mosaico bien equilibrado y a tiempo; o, el artesano por la linda muñeca, anillo o collar, que había forjado— como quería el costurero elogios por su camisa, el ingeniero civil un certificado o bono, por su extraordinario puente, edificio o alcantarillado, y el jardinero un premio por sus bellas flores; como quería la secretaria felicitaciones, flores y un aumento, por su excelente taquigrafía… Dondequiera que uno iba, había un concurso o una “competencia”: tanto en las urbanizaciones ricas de Santiago o Santo Domingo, como en los “caseríos” más pobres de San Pedro de 65


Macorís, San Cristóbal o Mao. También se realizaban concursos en mercados, fábricas, fincas, clubes y organizaciones culturales y artísticas; más en los barrios, pueblos y campos, donde se escogía el mejor buey, el mejor plátano, mango o aguacate; la mejor “habichuela con dulce”; el mejor cantero; el mejor coordinador de actividades; el mejor lechero; el mejor pintor; la mejor obra teatral; el mejor diseño arquitectónico; la mejor composición musical o literaria… Y, lo mismo ocurría en los negocios. Ya no era necesario exagerar o mentir, por ejemplo —como anteriormente solían hacer las agencias de publicidad y mercadeo—, no sólo porque de hacerlo sus ejecutivos arriesgaban que les cortaran la cabeza, sino porque ahora los productos y servicios que promovían eran verdaderamente excelentes. Así, cuando —por periódico, radio o televisión— se anunciaba un producto o servicio —queso, zapato, contabilidad, gomería, etcétera—; y se decía: “‘X’ es el mejor ‘Y’”, era porque, de hecho, “X” era el mejor “Y”. La combinación de esfuerzo y rigurosidad que, con su “programa de excelencia”, exigía El Líder de todos y en todo, hizo que desapareciera la mediocridad generalizada en República Dominicana; y, que los dominicanos se destacaran por la calidad de sus productos y la eficiencia con que trabajaban.

66


Capítulo 10.

LA EDUCACIÓN DE UN PUEBLO

LA EDUCACIÓN DE UN PUEBLO requiere grandes sacrificios, personales e institucionales. Además de un esfuerzo colectivo, exige cuantiosos recursos económicos y humanos, especialmente cuando la meta es transformar su conducta “de arriba a abajo y de extremo a extremo”; cuando se propone alterar irrevocablemente la vida cotidiana de todos los habitantes —hombres, mujeres y niños—, en todas las clases económicas, culturales y sociales. Mas, fue eso precisamente lo que propuso hacer El Líder, en los primeros cuatro años de su gobierno… Usó los medios de comunicación para educar y preparar al pueblo, no sólo para que aceptara, con mínima rebeldía y protesta, los grandes cambios que transformarían la sociedad; también implementó una serie de medidas —especialmente en el sistema judicial y político—, que facilitaría cambios radicales en la vida de todos los dominicanos. Propuso convencer, informar y hacer comprender dicha transformación con una campaña informativa sin precedente en la historia 67


de República Dominicana. Por radio, televisión e Internet; en periódicos y revistas; con volantes y letreros, memorandos y folletos; en escuelas, comercios y clubes sociales; fábricas, fincas, playas, hoteles, bares y hogares —día y noche, día tras día, durante casi un año, y a un costo de aproximadamente $2,5 mil millones de pesos—, transmitió un simple, pero poderoso, mensaje… Habría un cambio total en la conducta de la ciudadanía dominicana, hasta tal punto que —aún no habiendo cambiado la esencia humana de nadie, como persona única y singular—, impactó profundamente a todos: cada dominicano, no obstante sus orígenes socio-económicos o tendencias ideológicas, color o genero sexual…, a partir de entonces tendría amplia razón para sentirse orgulloso de ser un ciudadano dominicano. Saturó al pueblo con folletos informativos, suplementos y secciones especiales, en revistas y periódicos —en los cuales, de manera concisa, definía varios conceptos fundamentales en la vida política de cualquier pueblo consciente de sus responsabilidades. Entre otros términos cardinales, definió lo que significa “Ciudadano”, “Pueblo”, “Gobierno” y “Estado”—concluyendo con las siguientes palabras. “El ciudadano no sólo tiene derechos políticos, también tiene deberes personales (con su familia, por ejemplo), aparte de responsabilidades cívicas y morales”. “Por lo que, en adelante —agregó—, no será suficiente para el ciudadano dominicano participar regularmente en las gestiones políticas locales, regionales y nacionales (participar en la política, propiamente hablando, no en la bobería que se practicaba anteriormente). Además, tendrá que cumplir con sus responsabilidades personales, más sus deberes cívicos y morales; porque, si no lo hace, se arriesga a perder la ciudadanía, ¡y hasta la cabeza!...” Indicó que, para el gobernante, el concepto “Pueblo” es sin duda “aún más importante”. “Al pueblo lo constituimos todos los ciudadanos, tanto el ‘pobre 68


y humilde’ como el ‘rico y pudiente’. Es al Pueblo a ‘quien’ debemos rendirle ‘cuenta’ los que gobernamos; sin el Pueblo, no tendríamos Estado ni Gobierno…” “Recordemos”, explicó, “que el Gobierno básicamente consiste de los empleados públicos (incluyendo al Presidente de la República); cosa que estos, y el resto de la ciudadanía, evidentemente parece que han olvidado”. “Además, recordemos que los funcionarios del Gobierno son personas a quienes se les paga para servir al Pueblo, para desempeñar determinadas funciones, no para que se apoderen de las riendas del Gobierno periódicamente, ni para que las utilicen para enriquecerse con los bienes que justamente pertenecen al Pueblo...” Así mismo el Estado, subrayó, “en su esencia no es nada más que una abstracción con ‘tentáculos tangibles’, cuya principal función es garantizar y proteger la propiedad del Pueblo”. Luego inició programas importantes para la participación ciudadana, como la instalación de un sistema computarizado —similar al que, durante años, tuvo la ciudad de Nueva York (antes de que los terroristas musulmanes la destruyeran)—, que permitía a cualquier ciudadano enterarse directamente de cómo funcionaban las diferentes agencias gubernamentales, y de activar las facilidades que ofrecían para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía. (Por medio de dicho sistema, cualquier ciudadano, con sólo marcar el “666”, podía obtener mejor servicio del Gobierno; al reportar, por ejemplo, un problema: desde un hoyo en la calle hasta el abuso de poder por algún funcionario en el Palacio Nacional. En menos de 24 horas tendría los recursos necesarios para solucionarlo.)

69


Capítulo 11.

EL SISTEMA JUDICIAL, LA CORRUPCIÓN Y EL ABUSO DE PODER

“EL SISTEMA JUDICIAL, LA CORRUPCIÓN Y EL ABUSO DE PODER; la mediocridad, el nepotismo, la ‘camaradería’, el ‘compadrazgo’... ¡da vergüenza articular esas frases en una misma oración!” dijo El Líder, al inaugurar el Palacio de los Ajusticiamientos, en el nuevo Distrito Nacional, Santiago de los Caballeros. “Pero, tal ha sido nuestra ‘realidad judicial’, por décadas”, agregó, “que hoy día tanto el escrúpulo personal como la ética profesional, y el amor patrio, nos obligan a pronunciar esas y otras palabras incongruentes, en un mismo aliento”. “No podemos negar que la corrupción, impide el funcionamiento adecuado de una de las más importantes instituciones de esta, o cualquier otra, sociedad; no podemos ignorar ese ‘cáncer social’, el abuso de poder, que heredamos de los españoles, franceses y estadounidenses; no podemos obviar ese ‘tumor maligno’, la mediocridad, que por desgracia cultivamos desde que Cristóbal Colón llegó al terroncito que hoy llamamos República Dominicana… “Evidentemente, al pueblo dominicano le ha tocado más de esa desgracia que a todos los otros pueblos latinoamericanos, combinados. Lástima que hayamos empeorado la situación con nuestro propio híbrido de vicios, crímenes y pecados… Pero, todo eso pronto cambiará”, agregó. “Ya hemos empezado a remediar la situación”, dijo. “Extirparemos la corrupción, el abuso de poder, el nepotismo y 71


la mediocridad en el sistema judicial, al mismo tiempo que ‘curamos’ tales ‘males’ como el narcotráfico, la delincuencia y el crimen organizado”, concluyó. (Pronto se iniciaría El Ajusticiamiento…) Entre los cientos de miles de ejecutados durante El Ajusticiamiento, estarían docenas de jueces, fiscales y funcionarios del Gobierno, que —junto a miles de ejecutivos de empresas nacionales e internacionales, y dirigentes de organizaciones “filantrópicas”—, por años abusaron de sus cargos y posiciones para enriquecerse. Al mes de asumir el poder, El Líder revisó cientos de leyes y miles de dictámenes, que por décadas habían “acumulado polvo” en tomos jurídicos —con atención especial a la ley de bienes raíces, o propiedad privada—, la cual, “como una niña de tres años”, enfatizó, “había sido violada por ladrones con título de abogado”. “Ya jamás podrá ningún abogadito”, dijo El Líder, en otra ocasión, en San Cristóbal, “mejor dicho: mientras yo mande, ningún ‘banquero’ o ladrón encorbatado —ni general, sacerdote, médico o ejecutivo de ‘sociedad anónima’—, se ‘apoderará’ de la propiedad de nadie, o del patrimonio nacional, con impunidad; ni podrá ningún diputado, coronel o simple ‘avivato’, robarle la ‘tierrita’ a un ciudadano, porque supuestamente tiene en su posesión ‘los papeles correspondientes’; o sea, porque cuenta con el respaldo de funcionarios y jueces corruptos, dispuestos a ‘desaparecer’ cualquier título. “Tampoco podrá ningún despiadado con dinero —o con ‘enllaves’ en el poder ejecutivo, legislativo o judicial—, por ejemplo, aplastar con su ‘yipeta’, camioneta, camión o carro a un peatón (hombre, mujer, niño o viejo), sin preocupación alguna, porque sabe que podrá ‘limpiarse’ con ‘un buen seguro’ o cuantiosa cantidad de dinero en efectivo. “Ni podrá ningún ‘viejo verde’ —o ‘hijo de papi y mami’, ricachón, funcionario del Gobierno, abogado, productor de televisión o ejecutivo de empresa privada— violar sexualmente a su 72


sirvienta o empleada, o abusar de una campesina, haitiana o menor de edad cualquiera, porque sabe que alguna ley, costumbre o ‘tradición’ arcaica lo protege”. “Ya no podrá ningún funcionario del Gobierno prácticamente obsequiar contratas multimillonarias con agencias gubernamentales —o sea, para supuestamente realizar obras financiadas con fondos del Estado—, a ‘representantes’ de compañías extranjeras, con impunidad. Pues, tendremos los mecanismos adecuados para detectar el soborno, y la voluntad necesaria para ejecutar a los culpables”. “Y, que ni se le ocurra a un ‘abogado’, ‘relacionador público’ o ‘periodista’ barato —de los tantos que andan por ahí, en los pasillos de los tribunales y del Palacio Nacional—, defender a un narcotraficante o corrupto en el Gobierno”, agregó, “porque también será ejecutado”. “Tradicionalmente, en los países ‘civilizados’”, continuó, “el sistema judicial ha sido el mecanismo ideal para implementar la ley y administrar justicia… “Pero, en este país, lamentablemente, las cosas nunca han sido así; en República Dominicana por más de 150 años el sistema judicial ha existido principalmente para mantener el estatus quo; mejor dicho: no para imponer la ley equitativamente —ni para proteger los derechos de personas inocentes—, sino para defender los intereses de una clase adinerada y criminal; lo cual también está a punto de cambiar”, concluyó. Se aceleró el proceso judicial: en adelante, toda persona acusada de un delito sería juzgada, sentenciada y castigada (o liberada) en menos de 72 horas. Las penalidades, aunque “dracónicas”, serían sumamente limitadas; sólo había dos: en casos capitales se aplicaría la pena de muerte; en casos menos severos se mutilarían las extremidades. ......... Ya nadie iría a la cárcel; ni jamás se impondría multa. Entre las infracciones y crímenes sancionados con la pena de 73


muerte estarían: la traición a la Patria; el asesinato premeditado; el espionaje; el abuso de poder, de cualquier tipo; el sabotaje a bienes del Estado o de empresa privada; la extorsión; la violación sexual; el abuso de menores; el fraude; más el tráfico, la venta y el consumo de cualquier droga ilícita. Recibiría un castigo menos severo (sólo se le cortaría una extremidad) quien cometía crímenes tales como: el contrabando, el engaño o la estafa, la falsificación de documentos, la participación en juego por dinero, la prostitución y la venta o consumo de alcohol y cigarrillos. Al convicto de este tipo de infracción sólo se le amputaría una mano, un ojo, un pie, un seno, la lengua o una nalga. (Al que robaba, la primera vez se le amputaría una mano; la segunda vez se le amputaría la otra mano, más ambos pies y un ojo; la tercera vez, se le ejecutaría.) El número de abogados en el país se reduciría a 800, en total. (“En República Dominicana”, observó El Líder, “hay más abogados que ratas en la ciudad de Nueva York”); o sea, que ahora sólo estaría autorizada a ejercer la abogacía: una persona por cada 10.000 habitantes, ya que la población del país en aquel entonces no superaba 8.000.000; y la mayoría de los abogados se dedicaría a explicar cuáles serían las consecuencias para quienes violaban las leyes, no a “defender” a nadie. (Sólo se le concedería licencia para ejercer como abogado al estudiante de leyes que obtuviera las notas más altas, en un examen anual suministrado a nivel nacional por la Secretaría de Justicia.) En el nuevo sistema judicial —como en el tradicional—, al acusado se le consideraba “inocente”, hasta que se probara lo contrario… Sólo que, ahora, si los jueces (todos Centuriones de la Patria, incorruptibles) fallaban contra el acusado —en otras palabras, si determinaban que, de hecho, éste era “culpable”—, tanto él como su abogado defensor y los testigos a favor, serían ejecutados o mutilados, sin compasión. 74


O, viceversa, si los Centuriones fallaban a su favor, entonces quienes recibirían ese castigo serían: el acusante, más el fiscal y los testigos correspondientes. Por lo que, en la nueva República Dominicana, la gente —tanto los “civiles” como los funcionarios del Gobierno—, sopesaba las cosas muy bien, antes de ‘hacer una querella”, o acusar a alguien de haber cometido un delito y comparecer ante un tribunal como abogado defensor, testigo o “experto”. Bajo esas condiciones se haría justicia —se procesaría la acusación, se juzgaría el caso y se ajusticiaría— en menos de 72 horas, en la nueva República Dominicana… Otra “curiosidad” del nuevo sistema judicial: Los padres serían responsables del comportamiento de sus hijos menores de 18 años; hasta tal punto que, si un joven, por ejemplo, cometía un crimen cuyo castigo era la mutilación de una pierna o una mano, los padres recibirían el mismo castigo, lo cual era más que suficiente “motivación” para corregir a los hijos, en casa, antes de que se convirtieran en delincuentes.

75


Capítulo 12.

LOS PARTIDOS POLÍTICOS, LA JUNTA CENTRAL ELECTORAL Y LA LIGA MUNICIPAL DOMINICANA

“LOS PARTIDOS POLÍTICOS, LA JUNTA CENTRAL ELECTORAL Y LA LIGA MUNICIPAL DOMINICANA”, dijo El Líder, antes de eliminar dichas entidades, “constituyen una mafia legalizada, con la cual varias generaciones de bandidos, ladrones y oportunistas lograron ultrajar la Patria y desfalcar al pueblo”. “Pero, como el mundo entero ya sabrá, a este pueblo ha llegado un nuevo ‘sheriff’; y, puedo asegurarles, señores, que este ‘alguacil de policía’ que ustedes ven aquí no tolera ‘mafia’ de ningún tipo. “Esos ‘organismos del sistema democrático’ pronto serán extirpados de la sociedad dominicana, y sus ‘agentes’ recibirán el castigo que merecen”, dijo El Líder. “Sabrán que no voy a ‘cultivar terreno donde existe hierba mala’”, dijo en otra ocasión. “Ni usaré ‘piezas intercambiables’ de un mecanismo nefasto, diseñado —única y exclusivamente—, para enriquecer y mantener en el poder a un grupito de ladrones encorbatados”. “Además”, concluyó diciendo —tres días antes de mandar a “cerrar las puertas” de los partidos políticos en todo el país—, “tengo un mensaje para los cientos de miles de adulones que, increíblemente, todavía rinden tributo a los ‘caudillos’ de finales del siglo XX: 77


“¡Señores, desmonten los altares! ¡Olvídense de esos difuntos — Bosch, Peña Gómez, Balaguer et al—, que ellos ya no los pueden ayudar; y no sólo porque están muertos!” Se acabaron los “líos”, antes, durante y después de las elecciones en la Junta Central Electoral; cesó el “déficit” perenne de la Liga Municipal Dominicana; y desapareció el “caos organizado” conocido por las siglas PRD, PLD y PRSC. Jamás volverían esos “organismos” a contaminar la sociedad dominicana. Punto, coma y final de este capítulo.

78


Capítulo 13.

LA POLICÍA NACIONAL Y LAS FUERZAS ARMADAS

LA POLICÍA NACIONAL Y LAS FUERZAS armadas dominicanas, establecidas por El Coloso del Norte, a comienzos del siglo XX, usando a Trujillo como instrumento, para proteger sus intereses en la “Cuenca del Caribe”, por décadas han sido refugio y centro de recreo de sádicos, “matuteros” y desesperados, quienes —aún no se dieran cuenta—, servirían a las familias adineradas del país, para acaparar aún más riqueza, y de “perros de ataque” para megalomaníacos, “doctores” y políticos inescrupulosos. Estos organismos serían dirigidos ahora por Centuriones de la Patria, estrictamente para mantener la paz y garantizar la seguridad del pueblo. El país contaría con 950.000 efectivos militares, todos ciudadanos “comunes y corrientes” reclutados bajo el servicio militar obligatorio; más 50.000 Centuriones de la Patria, a quienes dirigiría personalmente El Líder. (O sea, que República Dominicana, en aquel entonces con una población de aproximadamente 8.000.000, por cada 32 habitantes, tendría un efectivo militar activo: más que suficiente para defender el territorio nacional.) Dichas instituciones serían reestructuradas de la siguiente 79


manera: La Agencia de Seguridad Ciudadana, la cual habría reemplazado a la Policía Nacional, retendría 250.000 agentes y la encabezaría un “Comisionado”; el Departamento de Defensa Territorial, el cual habría reemplazado la Guardia Nacional, retendría 400.000 soldados y lo administraría una “Secretaría”; la Línea de Protección Aérea, la cual habría reemplazado la Fuerza Aérea, retendría 200.000 efectivos y 547 aviones supersónicos armados con misiles tecnológicamente avanzados, y la pilotearía un “Gerente”; y la “Naval”, la cual habría sustituído la Marina de Guerra, retendría 50.000 “costeros” y la guiaría un “Naviero”. Ya no habría generales —ni coroneles, ni mayores, ni capitanes, ni almirantes, ni contraalmirantes— en República Dominicana. Eso pasó a la historia. El Líder habría rechazado los títulos tradicionales para oficiales con rango superior al de teniente, “para jamás tener que pronunciarlos”, dijo, “ni tener que recordar los tiempos aquellos, cuando en este país cualquier ‘juandelospalotes’ con rango de oficial, y a veces con sólo vestir uniforme de policía o militar, hacía lo que le daba la gana”. Los nuevos organismos de seguridad nacional —nutridos por el servicio militar obligatorio, en el cual servirían todos los dominicanos (no sólo los pobres, sino también los ricos) entre los 17 y 57 años de edad, durante un período de por lo menos tres meses al año, bajo la supervisión de los Centuriones de la Patria—, cumplirían cabalmente con sus misiones. Ya no serían instrumentos de represión, sino ejemplares de la integridad y eficiencia institucional. Mantendrían el órden público, protegerían los bienes de la ciudadanía y defenderían la soberanía nacional, como nunca antes. Anteriormente a los policías, guardias, marinos, etc. “se los estaba llevando el Diablo”, debido al mísero salario que recibían, por lo que muchos se veían “obligados” a ser sobornados. Por lo que, tan pronto El Líder destituyó a los viejos oficiales, instituyó una nueva fuerza de seguridad nacional, a cuyos miem80


bros pagaría un salario conmensurable con el de los antiguos directores de escuela, abogados y médicos. (También aumentaría sustancialmente el salario de éstos, “para que no vuelvan a caer en la tentación de ‘hacer dinero’ a costa de la ciudadanía”, dijo El Líder.) Las instituciones castrenses serían totalmente “profesionalizadas”; entiéndase, que ahora sus miembros serían profesionales, en el sentido tradicional —o sea: médicos, ingenieros, maestros, enfermeras, abogados, etcétera—, y seguirían las directrices de la integridad personal. (“La ‘profesionalización’ de la policía y las fuerzas armadas” ya no sería un simulacro, como aquel que, en años anteriores, “implementaran” los gobiernos reformistas, perredeístas y peledeístas.) Durante el largo período de transición que experimentaron los organismos de seguridad nacional, El Coloso del Norte y China (la otra “Superpotencia” de aquel entonces), en varias ocasiones tratarían de imponer su voluntad en República Dominicana (por medio de sabotajes, y hasta con atentados contra El Líder), invocando la Doctrina de Monroe (El Coloso) y otras boberías (China), inventadas para “legalmente” violar la soberanía de los países latinoamericanos, en general, y de República Dominicana, en particular; pero El Líder jamás lo permitiría.

81


Capítulo 14.

LOS LEGISLADORES, FUNCIONARIOS Y OTROS EMPLEADOS PÚBLICOS

“LOS LEGISLADORES, FUNCIONARIOS Y OTROS EMPLEADOS PÚBLICOS, hasta ahora”, dijo El Líder, “han ‘ordeñado’ al pueblo dominicano como si fuera ‘una vaca sin dueño’; pero, esos charlatanes pronto aprenderán a respetar la integridad de la patria y la voluntad del pueblo…” “En adelante”, agregó, “cualquier empleado público que abuse de su posición, será sumariamente ejecutado”. De vez en cuando, se descubría algún funcionario charlatán, ejecutivo de “dos caras” o empleado público ladrón; pero, ya que todo el corrupto sería ejecutado, pronto sólo quedarían mujeres y hombres honestos y trabajadores en el Gobierno. Serían muy pocos los que abusaran del poder y sucumbieran a la “tentación” del “macuteo”. “Nuestros empleados públicos y privados se han acostumbrado a operar bajo un sistema totalmente ineficiente, y que premia la corrupción; lo cual ha impedido el progreso y promovido la deslealtad”, dijo El Líder. Ahora de ellos se exigiría: eficiencia, estricta puntualidad y calidad de trabajo; y recibirían entrenamiento continuo, mejores salarios e importantes beneficios laborales (incluyendo el seguro médico más completo del continente). Con el Decreto No. 13, todo ciudadano dominicano mayor de 18 años tendría que trabajar por lo menos 30 días al año, limpiando 83


parques, talando bosques, llenando hoyos de calles y carreteras, etcétera, bajo la supervisión de Centuriones de la Patria; “y no por ninguna ideología ‘comunista’”, señaló El Líder, “sino por el Bien Común”. Tal era la fuerza propulsora del nuevo gobierno dominicano; sólo que ahora, detrás de ese “filo de espada”, había toda una filosofía de “la cosa pública”… Por primera vez en la historia de Occidente, la administración de un país seguiría los principios del antiguo sabio chino Confucio, según quien, el gobernante ideal guiaría a su pueblo o súbitos hacia la paz, la prosperidad y la gloria, con el simple ejemplo de su buena conducta. El Líder aplicaba la visión confuciana, la cual valoraba sobre todo: la verdad, la honestidad (la esencia de la integridad personal), el estudio (de la sociedad y la naturaleza) y la nobleza; salvo que, cuando era necesario —si, por ejemplo, algún funcionario o empleado público, en vez de servir al pueblo con integridad y profesionalidad, abusaba de su posición (por charlatán, ladrón o mediocre)—, le cortaba la cabeza. En adelante, también implementaría un sistema de selección que utilizaba pruebas y exámenes sumamente rigurosos para identificar conocimientos, habilidades y destrezas, además de una revisión total del carácter y comportamiento, público y privado, de cada candidato, antes de llenar cualquier cargo en el Gobierno. (De igual manera, por lo menos dos veces al año se harían revisiones para determinar la capacidad mental y física de cada empleado que deseaba continuar desenvolviendo su posición.) Ya no sería necesario “resolver” con los legisladores; pues, el mismo día que El Líder “disolvió” la Cámara de Diputados y el Senado, también “rompió” todas las “botellas” engavetadas por años en el Gobierno, y empezó a ajusticiar a los miles de traidores y delincuentes que, por décadas, habían impedido la seguridad, la paz y el progreso del país. El nuevo sistema de reclutamiento y retención garantizaría la 84


integridad y profesionalidad en todas las empresas gubernamentales e impediría que el país cayera, una vez más, en mano de mediocre, corrupto y abusador. Ahora el Gobierno tendría sólo tres grados o niveles de empleomanía: el ministerial, que ocuparían los Centuriones de la Patria; el gerencial, que desempeñarían los expertos; y el burocrático, que cubrirían los especialistas o veteranos. Además, para inspirar confianza, motivar y evitar la tentación del “macuteo”, los empleados públicos recibirían salarios a la par con, o superiores a, los que entonces recibían empleados de empresas privadas en los “países desarrollados”. Por primera vez en más de 150 años de “independencia”, la administración pública de República Dominicana se distinguiría mundialmente por su eficiencia, profesionalidad y alto grado productivo y servicial.

85


Capítulo 15.

LOS CONSULADOS Y LAS EMBAJADAS

“LOS CONSULADOS Y LAS EMBAJADAS dominicanas,” dijo El Líder, “hasta ahora, han sido ‘botellas’ para inflar los egos y llenar los bolsillos de amigos personales y allegados del presidente de la República y otros ‘jerarcas’ de los partidos políticos”. “Con rara excepción, nuestros dirigentes ‘diplomáticos’ a nivel consular”, agregó, “en vez de servir estrictamente al pueblo y defender los intereses del país en el exterior, en vez de sólo brindar servicio a nuestros ciudadanos y los extranjeros que desean visitar o negociar en nuestro país, han usado sus puestos para enriquecerse. “Pero eso ya se acabó. En adelante, las embajadas y consulados dominicanos no serán ‘botellas’ ni ‘macutos’ de nadie”. Con el Decreto No. 14, quedaron despedidos todos los empleados diplomáticos de gobiernos anteriores. Serían inmediatamente reevaluados; y, sólo aquellos que mostraran competencia profesional, volverían a sus empleos, bajo la supervisión de Centuriones de la Patria, quienes en adelante ocuparían las posiciones de embajadores y cónsules. A partir de entonces, las embajadas y consulados serían lo que siempre debieron haber sido: estaciones de asistencia y orientación para los dominicanos en el exterior, y “ventanales” a través de los cuales podría cualquier extranjero “ver” a República Dominicana. La Cancillería tendría requisitos muy estrictos con respecto a las personas que podrían salir del país; por ejemplo, no permitiría salir 87


a nadie sin primero haber obtenido un título universitario y establecido una familia (más no podría salir la persona que tuviera hijos menores de 14 años). Además, si la persona deseaba pasar más de un año fuera del país, tendría que obtener una matricula aprobada por alguna universidad o colegio donde esperaba residir en el exterior. Y, si al año de salir de República Dominicana no regresaba, a ninguno de sus familiares jamás se le permitiría salir del país. Los consulados tendrían una regla inviolable: a la persona que compareciera con algún asunto relacionado al consulado, se le resolvería rápidamente: se le renovaba o expedía un pasaporte, certificaba un poder, etcétera, en menos de tres horas; y, de no ser así, el servicio sería gratis. “Se acabó el ‘figureo’ y el ‘compadrazgo’ en las embajadas; se acabó el ‘macuteo’ en los consulados; se acabaron todas las ‘exoneraciones’ (particularmente las de los partidos políticos); más, se acabó el contrabando y el tráfico ilícito —especialmente de droga— a través de los aeropuertos, los muelles y la frontera”, dijo El Líder. Dichos organismos cumplirían cabalmente con su mandato, aseguró: servirían al pueblo, no para enriquecer o engrandecer a nadie, ni para “llenar” miles de “botellas” políticas. Serían dirigidos por Centuriones de la Patria, y su personal consistiría de profesionales sin ninguna afiliación política. La principal función de las embajadas sería verdaderamente representar los intereses de República Dominicana en el exterior. La de los consulados sería verdaderamente servir a los dominicanos en otros países, principalmente emitiendo y actualizando documentos para criollos, más facilitando trámites para extranjeros que deseaban visitar o negociar con República Dominicana. El Estado dominicano ya no alquilaría los locales donde se ubicaban las embajadas y consulados, sino que compraría los edificios. (Pues, “si otros países son propietarios, en vez de inquilinos”, dijo El Líder, “¿por qué no República Dominicana?”) 88


Se haría una auditoría independiente anualmente para determinar exactamente cuáles serían los ingresos y egresos de cada consulado. (Ahora sería imposible “jugar con los numeritos” o hacer un simulacro de cumplimiento.) Siempre habría una correlación directa, y real, entre las tarifas y los gastos de cada oficina gubernamental. (Ningún funcionario podría “ocultar” o robar dinero mientras desempeñaba sus funciones.) Así, por ejemplo, cuando se informaba: “la tarifa por un pasaporte es $30 pesos”, era porque los gastos (administrativos, etc.) incurridos para emitir ese pasaporte verdaderamente sumaban $30 pesos; y ni un centavo quedaría en el bolsillo del cónsul de turno, ni de los vicecónsules, “botellas” o “chupasangre” políticos del consulado.

89


Capítulo 16.

LAS ADUANAS, LOS MUELLES Y LOS AEROPUERTOS

“LAS ADUANAS, LOS MUELLES Y LOS AEROPUERTOS de República Dominicana”, dijo El Líder, “en tiempos pasados, en vez de ser simples puntos de entrada y salida al territorio nacional, eran, además, centros de actividades ilícitas, contrabando y ‘macuteo’, controlados por un cartel, o federación de mafiosos, que se extendían desde el Aeropuerto Internacional de las Américas hasta la orilla del Río Haina y los portales del Aeropuerto Internacional Cibao; desde la frontera con Haití, en Dajabón y Jimaní, hasta los despachos de ejecutivos de diversas compañías nacionales e internacionales y las mansiones de algunas de las familias más ‘respetables’ del país”, en Santo Domingo, Puerto Plata, Santiago y la Romana; desde un simple cuartel en la frontera hasta el despacho de un oficial de las fuerzas armadas, diputado, juez o funcionario, en la Capital”. Con el Decreto No. 15, quedarían despedidos los empleados de las aduanas, muelles y aeropuertos. En adelante, dichos establecimientos serían administrados por Centuriones de la Patria. Serían lo que siempre debieron haber sido: lugares donde el Estado controlaría la entrada y salida de personas y productos lícitos al país. Y así fue cómo, por fin, cesó el contrabando; cómo, por fin, se puso órden al “entrar y salir” de República Dominicana; cómo, por fin, pudo el Estado recaudar las divisas multimillonarias que anualmente se “embolsillaban” los mafiosos. 91


Capítulo 17.

LA “INDUSTRIA” DEL TURISMO Y LA PROSTITUCIÓN

“LA ‘INDUSTRIA’ DEL TURISMO Y LA PROSTITUCIÓN, más sus derivados —la pornografía, el abuso de menores y la explotación de trabajadores—, han hecho un daño enorme al pueblo dominicano”, dijo El Líder. “Pero quizás el peor resultado de esta ‘industria’ sea”, agregó, “la venta de nuestros bienes nacionales a ciertos ‘intereses’ extranjeros, y la contaminación ambiental —el desastre natural—, que han causado los famosos ‘resorts’ y hoteles de lujo, donde anualmente gozaban millones de turistas”. “Todos los gobiernos dominicanos, sin excepción —desde la primera administración de Joaquín Balaguer, en la década de 1970, a la más reciente administración de Leonel Fernández, en la década del 2000: han vendido los bienes nacionales, sin importarles las consecuencias —incluyendo el mundialmente famoso ‘anillo de arena blanca y agua cristalina’, las playas que se extienden desde Monte Cristi a Puerto Plata y Samaná, desde Santo Domingo a la Romana y Barahona—, a compañías españolas, italianas, canadienses y estadounidenses, ¡hasta los marcianos, si existieran y pagaran!…las playas más bellas, los lugares panorámicos ‘siniguales’, en suma, lo más extraordinario que tenemos los dominicanos, la única y verdadera riqueza, aparte de lo humano, que indiscutiblemente tiene este país: la belleza natural de estas ‘tres cuartas partes de isla”, que ocupamos en el Caribe…” 93


“¡TODO ESO, Y MÁS, LO HAN VENDIDO ESOS BANDIDOS!” “Me refiero a los ladrones encorbatados, que hasta recientemente encabezaron el PRSC, PRD y PLD, quienes, en los últimos 45 años, no se conformaron con prácticamente regalar el patrimonio nacional (incluyendo las más importantes minas de oro, níquel y baucita), sino que, como dirían los chilenos: ‘¡también se quedaron con toda la plata!’...” “Cuando digo ‘prostitución’”, prosiguió, “no sólo me refiero a lo que, según el diccionario, significa ‘prostitución’, en el sentido estricto de la palabra: ‘Actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas, a cambio de dinero’, sino también a lo que, en el sentido general, quiere decir la palabra ‘prostituir’: ‘Deshonrar, vender su empleo, autoridad, etc., abusando bajamente de ella por interés o por adulación’; o sea, lo que siempre han hecho los ‘funcionarios’ del Gobierno en este país”. “Los promotores del turismo señalan lo obvio, que dicha ‘industria’ genera ‘grandes divisas y empleos’ en República Dominicana. Sí, como también genera ‘grandes divisas y empleos’ la prostitución en éste y en cualquier otro país”. “Lo que ellos no dicen es, que ninguna cantidad de dinero, ni número de empleos, justifica la explotación de miles y miles de niños, mujeres y hombres dominicanos por extranjeros degenerados”. “Debo informar a los millones de canadienses, italianos, españoles, alemanes y nacionales de otros países, que vienen aquí anualmente ‘a disfrutar del agradable clima y la belleza panorámica de Quisqueya’ —pero que terminan abusando de nuestras mujeres, niños y hombres, a veces con la vergonzosa complicidad de dominicanos—, que ya en República Dominicana no se tolerará el llamado ‘turismo sexual’”, agregó. “Definitivamente, estamos orgullosos de la belleza natural y humana de nuestro país; y, con mucho gusto, la seguiremos compartiendo con cualquiera que la respete. Pero, no por eso vamos a 94


seguir prostituyendo, no sólo nuestras mujeres, hombres y niños, sino también nuestros bienes naturales. “A partir de hoy, serán los dominicanos quienes principalmente disfrutaremos del clima y la naturaleza de este país. Seremos nosotros, quienes utilizaremos las excelentes condiciones infraestructurales y ventajas comerciales que, hasta ahora, los ladrones encorbatados, en el Gobierno dominicano, han ofrecido prácticamente gratis a millones de extranjeros en los llamados “resorts” de República Dominicana…” Y así fue como, con el Decreto No. 16, por fin pasaron todas las playas y lujosos hoteles y “resorts” de República Dominicana…a mano del Estado, para el deleite de TODOS los dominicanos. “En adelante”, informó El Líder, “sólo permitiremos extranjeros en República Dominicana bajo las siguientes condiciones: la persona visitará el país no más de una vez por vida, y por no más de tres días; no obtendrá propiedad de ningún tipo en el país; entrará literalmente desnudo (tendría que comprar con qué vestirse en el aeropuerto), con no más de 1.000 pesos y su boleto de regreso en el ‘bolsillo’”. A la semana, ordenaría que pusieran el siguiente letrero en todos los aeropuertos y muelles. ¡Bienvenido a República Dominicana! Deseamos que usted y los suyos disfruten mucho en nuestro país. Estamos orgullosos de la belleza natural y humana de nuestra tierra, la cual esperamos pueda apreciar y disfrutar plenamente. Pero, le advertimos: ¡evite violar nuestras leyes! Pues, aquí no toleramos ningún tipo de criminalidad o inmoralidad, y las penalidades por cualquier violación son severas. Podría costarle caro, ¡desde un dedo, hasta la cabeza! Por favor, note que en República Dominicana se prohíbe terminantemente el consumo, la venta y el tráfico de ciertas drogas (cocaína, heroína, marihuana, “extasy”, etcétera). 95


Al extranjero convicto de este delito, se le dará una tremenda paliza e impondrá una multa de por lo menos 50.000 pesos (1 peso equivale a 1 dólar estadounidense); luego se le expulsará del país, sin ninguna consideración. Sepa, además, que la prostitución (la venta o compra del acto sexual) —que evidentemente atrae a tantos turistas y ‘negociantes’ extranjeros a ciertos países— en República Dominicana es un crimen sumamente serio. Tome en cuenta que el abuso sexual de menores y la violación sexual en general, en este país, implica la pena de muerte, ya sea el convicto dominicano o de otra nacionalidad. Recuerde, que en este país también está estrictamente prohibido todo tipo de juego, el soborno y la pornografía. Promovemos un turismo para toda la familia. Por lo tanto, le recomendamos que lea cuidadosamente el folleto titulado Bienvenido a República Dominicana, que debió haber obtenido antes de pisar territorio dominicano. En él se detallan las principales prohibiciones en el país. Si no tiene un ejemplar, pídalo urgentemente a cualquier oficial de inmigración, aduana o policía, pues le sería muy útil. Hasta le podría salvar la vida. Muchas gracias, y ¡que tenga un feliz viaje!

96


Capítulo 18.

EL RON, LA CERVEZA Y LA LOTERÍA

“EL RON, LA CERVEZA Y LA LOTERÍA son síntomas de algunos (aunque, no los peores) vicios por lo que damos ‘gracias’ a los españoles”, dijo El Líder. “De ellos también heredamos: el alcoholismo y el jugar compulsivamente; además de la adicción al sexo y la bendita política; la envidia, la corrupción, el abuso de poder; la mediocridad, el ‘bochincheo’ (o peor aún, el ‘qué dirán’) y la haraganería; a lo que nosotros sumamos: la adicción a todo tipo de droga destructiva. “Lo irónico es que, en los últimos años, sean los españoles quienes principalmente importan esas drogas, de República Dominicana”, agregó. Con el Decreto No. 17, El Líder prohibió la bebida alcohólica, más todo tipo de droga; y ordenó que inmediatamente se cerraran los bares, clubes y otros establecimientos de esa índole; lo cual tuvo muchas “repercusiones cuantificables”; entre otras: se acabó el relajo de conducir “borracho”, y se redujo el número de personas que morían anualmente a causa de las “parrandas” y “bebederas”, 97


de miles a cero. Más ordenó que, si por casualidad aparecía algún conductor embriagado, se le revocara la licencia permanentemente. Y si la misma persona, de alguna manera, se la “ingeniaba” para conseguir una bebida ilegalmente, se le cortaba un pie. Si volvía a conducir sin licencia, se le cortaba el otro pie, la mano izquierda y la lengua. (Fueron muchos los —“riquitos”, “tutunpotes”, “licenciados”, “doctores”, “hijos de mami y papi”…y “chulos”—, que quedaron “mancos” y sin lengua, por haber violado esta ley.) Quedaría estrictamente prohibido apostar dinero en todo tipo de juego, incluyendo: “rifas”, “poker”, pelea de gallos, pelota, etc. Cesaría la Lotería Nacional y desaparecerían tales juegos y establecimientos como “La Caraquita”, “el Loto”, los hipódromos, las galleras y los casinos.

98


Capítulo 19.

LAS DROGAS Y LOS CIGARRILLOS “LAS DROGAS Y LOS CIGARRILLOS han sido factores predominantes en la decadencia social y la alta tasa de mortalidad de los dominicanos, en los últimos años”, dijo El Líder. “Por lo tanto, con el Decreto No. 18, queda terminantemente prohibido el consumo, la venta y el tráfico de dichas sustancias tóxicas”. Para asegurar el cumplimiento con la nueva ley, se harían pruebas al azar, que determinarían si una persona había consumido cualquier tipo de droga ilícita recientemente. La primera vez que violara esta ley, se le cortaría la lengua; la segunda, se le cortaría una mano y un pie; la tercera, se le ejecutaría. Al que se agarraba vendiendo, traficando o consumiendo droga, alcohol o cigarrillo —no importaba la clase o cantidad —, se le ejecutaría, a veces por el camino, antes de llegar al “Escenario” del verdugo “Lelé”, en el Malecón. El resultado de todo esto fue, que en República Dominicana se redujo considerablemente el número de personas que morían de cáncer de los pulmones, infartos y enfermedades relacionadas. Además, se redujo dramáticamente el número de crímenes relacionados con las drogas. 99


Capítulo 20.

EL MEDIO AMBIENTE Y EL BANDIDAJE

“EL MEDIO AMBIENTE Y EL BANDIDAJE —mejor dicho, la contaminación del agua y el aire, la deforestación, en general, la explotación de los bienes naturales— por bandidos, irresponsables y desconsiderados, a quienes no les importa en absoluto las consecuencias negativas de sus actos: el daño que hacen a cosas indispensables (como el agua y el aire) para la vida humana y la de otros seres vivientes, siempre han estado íntimamente vinculados con los intereses económicos de avariciosos e inescrupulosos, beneficiados por el ‘macuteo’, el abuso de poder y la corrupción”. “Pero eso ya aquí se acabó”, dijo El Líder. “Tendremos las leyes más estrictas del planeta respecto al medio ambiente. Ya no toleraremos las barbaridades que por siglos han destruido nuestra flora y fauna”. Decretó que, a partir de entonces, todo río, lago, montaña y bosque en territorio dominicano sería considerado “patrimonio nacional”; y, que quien violara la integridad de “dichos fenómenos de la naturaleza”, o que matara un “animal protegido” (las cotorras, “barrancolíes”, “zumbadores”, etc.), sería sumariamente ejecutado. Estableció un “cordón verde” de cuatro kilómetros de ancho, alrededor del territorio nacional; un área “inviolable”, donde no se permitiría fabricar nada. Mandó a demoler todos los hoteles, “resorts”, cabañas, viviendas y cualquier tipo de establecimiento comercial o privado, acu101


mulado allí durante el siglo XX y “lo que va” del siglo XXI. Ordenó que se realizara una investigación exhaustiva de todas las personas (especialmente los antiguos líderes políticos, funcionarios y otros empleados del Gobierno) que habían “invertido”, “comprado” o fabricado en Jarabacoa, Constanza y sus entornos a partir de 1950; que todos ellos fueran “desterrados”; y, que quienes por ellos protestaran, fueran ejecutados... “Ya no permitiremos que ninguna empresa, hotel o ‘ricachón’ contamine nuestros ríos, playas y aire; ni que ningún bandido, por conseguir ‘unos pesitos’, acabe con nuestros bosques o destruya la tierra arable de este país, con impunidad”. Ya jamás podría ningún empresario o magnate “meterse en el bolsillo” a un Secretario de Bienes Nacionales, legislador o funcionario corrupto, que se hiciera de la “vista gorda” al cometerse cualquier violación de ley relacionada con el medio ambiente. “Se acabaron las ‘exoneraciones’ para importadores de vehículos (sin principios pero ‘bien enllavados’ con funcionarios del Gobierno), cuya ‘especialidad’ era la venta de las infames ‘yipetas’ y otros vehículos sin control de emisión, a lo que evidentemente estaban adictos los dominicanos”. Ya no se permitiría, por ejemplo, que las fábricas, hoteles, hospitales y clínicas arrojaran aguas contaminadas en los ríos o el mar; ni que los campesinos usaran insecticidas y otros químicos dañinos, en la agricultura o en la crianza de animales (ganadería, granjas de pollos, etcétera). Los abonos serían orgánicos. Sería ejecutado (frente a su casa, para que lo vieran sus vecinos): todo aquel que “tirara” o “depositara” una sustancia tóxica en el medio ambiente (aire, agua o tierra), o que cortara un árbol. (Sólo el Estado podría cortar árboles, para realizar proyectos indispensables para el Bien Común.) Igualmente, sería ejecutada la persona que ordenara o permitiera tal cosa; tampoco se salvaría el dueño o jefe de empresa que diera la órden para que un subalterno contaminara el medio ambiente; y así también sería castigado el empleado público que lo permitiera. 102


Capítulo 21.

LOS BANCOS Y LAS AGENCIAS DE CAMBIO

“LOS BANCOS Y LAS AGENCIAS DE CAMBIO, más otras instituciones financieras, de este país”, dijo El Líder, “hasta ahora han operado sin un verdadero control legal. Mejor dicho, ‘han hecho lo que les ha dado la gana’, a expensa del ‘ciudadano pobre’, o del ahorrador ‘común y corriente’, porque…el rico siempre se ‘cuida’”. En adelante, dichas instituciones serían estrictamente reguladas, bajo los principios de la integridad personal e institucional. Los bancos, por ejemplo, ya no podrían conducir ningún tipo de negocio con el dinero de sus clientes; sólo servirían para guardar dinero, por lo que cobrarían una nómina mínima. Con el Decreto No. 19: quedarían cerradas todas las casas de cambio; sus “servicios” ahora estarían a cargo de los bancos; el salario de un banquero sería igual al de un maestro de escuela rural (“Ya no se les pagará millones a esos ‘chupasangre’”, dijo El Líder); y el Banco Central sería encabezado por un Centurión de la Patria. Un peso dominicano equivaldría a un dólar estadounidense; y aquel que se atreviera a “vender” o a “comprar” el dólar por más de un peso, sería ejecutado. (Se acabó eso de “ve a la esquina, frente al correo”, o “donde fulano” a cambiar o comprar unos dólares.) Quedaría terminantemente prohibido emitir tarjetas de crédito (“el robo con arma de plástico”, como diría El Líder), y el usarlas, en República Dominicana. De modo que, en adelante, si usted no tenía dinero en efectivo para comprar o pagar algún servicio, simplemente no lo hacía. 103


Capítulo 22.

LA “SOLUCIÓN FINAL” AL “PROBLEMA” DE LOS HAITIANOS “LA ‘SOLUCIÓN FINAL’ AL ‘PROBLEMA’ DE LOS HAITIANOS en el país”, dijo El Líder, “sólo requiere tres pasitos…uno, juntarlos a todos; dos, expulsarlos; y, tres, fabricar una muralla impenetrable en la frontera entre República Dominicana y Haití”. “Así lo haremos”, agregó. “Pero no sin primero reconocer algunas verdades amargas pero esclarecedoras, respecto a la historia dominico-haitiana…” “No me refiero a la ocupación de 1822 a 1844, sino al comportamiento del pueblo dominicano como vecino, después de haber experimentado ese trauma nacional; o sea: cómo nosotros, los dominicanos, hemos maltratado, explotado cruelmente y discriminado injustamente contra los haitianos durante más de 150 años; por lo que pagaremos”. A la semana, el Estado, “en nombre de todos los dominicanos, vivos y muertos”, admitió “oficial y públicamente”, que “hemos abusado de millones de haitianos durante más de siglo y medio de convivencia en la isla Hispaniola”. Además, depositó 13 mil millones de dólares australianos en un fondo especial, que distribuiría la Organización de las Naciones Unidas y la “Liga Chino-Asiática”, en Haití; “indemnizando a los haitianos”, según la declaración oficial, “por los daños que 105


sufrieron a causa del racismo en República Dominicana”. El Líder ordenó, con amenaza de muerte, “que en adelante se respeten, de hecho y no sólo ‘de boca’, los derechos humanos y civiles de cualquier ciudadano de descendencia haitiana”. Pronto desaparecerían los haitianos de República Dominicana, y con ellos “el problema haitiano”. Pero permanecería “la situación de Haití en sí”, más como “dolor de cabeza” para los estadounidenses y franceses que como “problema” para los dominicanos. Sobre la muralla de ladrillo y concreto armado, que ahora dividía los dos países, se levantó una verja electrificada de cuatro metros de altura —desde la costa sur, junto al Mar Caribe, en Pedernales, hasta la costa norte, llegando al Océano Atlántico, en la Bahía de Manzanillo—, bajo observación constante (24 horas al día, los siete días de la semana) de cámaras con circuito cerrado, estacionadas cada 200 metros —y vigilada por soldados con órdenes de “disparar a matar”—, a través de la división fronteriza. Que se sepa, ningún haitiano jamás volvió a pisar territorio dominicano, ni dominicano volvió a pisar territorio haitiano, a través de la frontera. Los dominicanos de descendencia haitiana —aproximadamente 7.000.000 (o sea, casi toda la población dominicana)—, que desearan visitar sus familiares en Haití, ahora tendrían que hacerlo desde otros países. Se rompieron las relaciones diplomáticas entre las dos naciones; sus intereses ahora serían representados por una tercera nación, no americana (Suiza). A partir de entonces, el trabajo (“las labores”) que anteriormente hacían los haitianos, por tan poco dinero, en República Dominicana, lo harían los propios dominicanos, “quisieran o no quisieran”.

106


Capítulo 23.

LA SALUD PÚBLICA Y EL NEGOCIO DE LA MEDICINA

“LA SALUD PÚBLICA Y EL NEGOCIO DE LA MEDICINA, en República Dominicana”, dijo El Líder, “requieren atención inmediata”. “Ante todo, implementaremos una campaña de limpieza e higiene, a nivel nacional y permanente”. “Además, ahora todo el mundo — incluyendo el rico, y no solamente su sirviente— barrerá frente a su casa, por lo menos dos veces al día, y se lavará las manos frecuentemente, con jabón”. “Por ley, todo dominicano —sin excepción—, estará obligado a hacerse un chequeo médico cada seis meses, como medida preventiva.” “Y cada hogar se regirá por una dieta estricta, basada en alimentos nutritivos y saludables...”. “Por otro lado, vamos a remediar ‘la situación de los médicos’”. “Tomaremos medidas drásticas: en primer lugar, las universidades dejarán de graduar tantos médicos; pues, esto de “hacer médicos” en República Dominicana, se ha convertido en un relajo; luego, limitaremos el número de médicos que podrá ejercer la profesión en el país, a un médico por cada 8.000 habitantes”. 107


Dado que la población nacional en aquel entonces no pasaba de los 8 millones, solamente se le concedería licencia para practicar medicina a 1.000 personas. (Habría más que suficiente enfermeras, asistentes médicos y técnicos.) Cualquier persona podría estudiar medicina, si lo deseaba (naturalmente); pero, para conseguir una licencia y practicar, tendría que esperar que se jubilara, muriera o quedara incapacitado un médico practicante. Solamente obtendría licencia para practicar medicina el estudiante con las notas más altas en un examen nacional, suministrado anualmente por la Secretaría de Salud Pública. La medicina pública y privada sería una prioridad nacional. Se ofrecería atención médica gratis a toda la población. A los médicos de los hospitales públicos y las clínicas privadas se les pagaría bien, pero nada exagerado. Estaría estrictamente regulado lo que podría cobrar un médico privado. El médico que aceptara dinero, “obsequio” o “regalía” de un “visitador” o representante de una compañía farmacéutica, fábrica de un producto o proveedor de un servicio relacionado a la medicina, sería ejecutado. (Lo mismo les sucedería a los representantes y ejecutivos de la compañía en cuestión.) Se acabó la mafia multimillonaria —cuyas “monedas” eran las recetas y facturas— establecida por ejecutivos de farmacéuticas, hospitales, clínicas, farmacias y laboratorios, afiliados con “capos” vestidos de “visitadores médicos” inescrupulosos y médicos avariciosos. El doctor o administrador de una clínica, hospital o centro médico que cometiera un acto de negligencia médica, o que engañara a un paciente, de cualquier manera, también sería ejecutado.

108


Capítulo 24.

LA IGLESIA CATÓLICA Y OTRAS INSTITUCIONES RELIGIOSAS

LA IGLESIA CATÓLICA Y OTRAS INSTITUCIONES RELIGIOSAS, por primera vez en más de 500 años, fueron obligadas a pagar impuestos. Por lo que muchas cerraron sus puertas y suspendieron sus funciones. Otras tuvieron que vender todos sus bienes para pagar sus deudas; y sus cabecillas —obispos, “ancianos”, ministros, rabinos, monjes, “maestros”—, fueron expulsados del país. “Creo en Dios sobre todas las cosas”, dijo El Líder, “pero no por eso voy a permitir que estas quimeras burocráticas disfrazadas de espiritualidad le sigan chupando las energías psíquicas y los recursos económicos al pueblo dominicano”. “Si bien es cierto, como observara el gran Agustín de Hipón — uno de los verdaderos genios de todos los tiempos en Occidente— que ‘la salvación del alma no se realiza con instituciones humanas’, también es cierto que los problemas ‘terrenales’ no se solucionan con rúbricas religiosas”, agregó. “A partir de hoy, los dominicanos atenderemos a nuestras necesidades espirituales en la intimidad de nuestros corazones o en el seno familiar, junto a nuestros seres queridos”. “No creo que sea necesario acudir a ningún intermediario eclesiástico o pastoral, ni a ninguna institución o edificio público, para comulgar con lo divino”, dijo. 109


“Los servicios sociales que anteriormente prestaban las instituciones religiosas a la comunidad —a través de escuelas, orfanatos, asilos, hospitales, etcétera—, son responsabilidad del Estado, a quien le corresponde velar por El Bien Común”, concluyó. Como era de esperarse, hubo protestas —iniciadas por la maquinaria propagandística de El Vaticano y otras sedes eclesiásticas en el exterior—, además de las acostumbradas “tramas y patrañas” confabuladas por el gobierno de Estados Unidos; más algunos actos desenfrenados de fanáticos religiosos criollos con complejo de mártir (quienes fueron sumariamente ejecutados, frente a tales íconos de la Iglesia como: la Catedral “Primada de América”, en Santo Domingo; la Basílica de la Virgen de la Altagracia, en Higüey; y las catedrales de La Vega y Santiago). Nada pudo detener la marcha por el progreso con respecto a la espiritualidad en República Dominicana. Pasaron los años sin religión organizada en el país, pero el mundo entero llegó a apreciar que allí cualquier persona —si de veras lo deseaba—, podía alabar a Dios, sin ninguna intervención eclesiástica o estatal. Además de todos los edificios de la Iglesia católica — incluyendo la Catedral “Primada de América,” en Santo Domingo, más cientos de santuarios, capillas, basílicas, monasterios, conventos, universidades, escuelas, orfanatos y hospitales— que, con el Decreto No. 20, quedaron cerrados—, también se clausuraron todos los edificios de las otras denominaciones religiosas con representación institucional en República Dominicana, entre ellos: los templos de adoración, y las escuelas de las iglesias evangélicas, presbiterianas, adventistas, episcopales, bautistas y pentecostales; los templos de los Mormones, hindús y budistas; los salones de los llamados “Testigos de Jehová”; las sinagogas de los judíos; las mezquitas de los musulmanes; hasta las logias de los masones… Y así fue como, seis siglos después de que los españoles eliminaran para siempre a los indígenas de la Hispaniola, se esfumó la “religión organizada” de República Dominicana. 110


CANTO III: PROSPERIDAD


Capítulo 25.

EL “MILAGRO” DOMINICANO

EL “MILAGRO” DOMINICANO ocurrió cuando un futuro Centurión de la Patria, recién doctorado en ingeniería física por la Universidad de McGill, en el Canadá, regresó al país y estableció un protocolo sencillo, elegante, eficiente y extremadamente económico para transmitir información casi a la velocidad de la luz en un sistema de programación subatómico. El “milagro” fue denominado así por el profesor Samuel Adams Huntington, del Massachusetts Institute of Technology, según quien, “ese fenómeno en pocos años convirtió a República Dominicana, de una ‘república bananera’, a uno de los países más avanzados tecnológicamente y ricos del mundo”. El Líder aseguró los derechos intelectuales para el programa del joven Centurión, a nivel mundial; y, aprovechando que la combinación de elementos (la materia prima) que se necesitaba para fabricar los “microchips” de dicho sistema de transmisión, se encontraba sólo en territorio dominicano, y que sólo los dominicanos lo sabían fabricar correctamente, mantuvo un monopolio absoluto del invento y sus derivados. O sea, que República Dominicana: además de tener la materia prima, controlaba la programación (software), el método de transmisión (hardware) y la mano de obra (labor), del producto. Así, por ejemplo, cuando una compañía deseaba usar el “protocolo dominicano” en un programa de ordenador electrónico, o usar un “chip” ya programado con el protocolo en algún ordenador, tendría que comprárselo al Estado dominicano; y, para fabricar el pro113


ducto final, tendría que usar la mano de obra dominicana… La “explosión” económica que causó este “milagro” en República Dominicana, fue similar al enriquecimiento “a todo vapor” que ocurrió en el Medio Oriente a principios del siglo XX, cuando descubrieron petróleo en Arabia Saudita. En la primera mitad del siglo XXI, el mundo entero dependría de República Dominicana para suplir los “microchips” de informática e “Inteligencia Artificial” más avanzados; por lo que, al Estado dominicano le entrarían anualmente decenas de miles de millones de Euros, que mejoraría la calidad de vida de los dominicanos enormemente, igualando, o superando, el nivel de vida de los ciudadanos de países “avanzados” como Estados Unidos. Por suerte, mucho antes de que se diera a conocer el “milagro” dominicano, ya El Líder habría establecido las normas necesarias para gozar plena y responsablemente de cualquier tipo de riqueza, sin “perder el control” o indisciplinarse. Además, habría saldado la deuda externa del país y establecido un fondo de ahorros que garantizaba el porvenir de varias generaciones de dominicanos. “Ahora, por fin”, dijo El Líder, en una ocasión entre colegas, “podremos los dominicanos crear y resolver nuestros propios problemas económicos, ¡y mandar al carajo, o ‘darle una patá’ por la nalga’, al Coloso del Norte!”

114


Capítulo 26.

LA DEUDA EXTERNA Y LA ECONOMÍA NACIONAL

“LA DEUDA EXTERNA Y LA ECONOMÍA NACIONAL”, dijo El Líder, “forman una ‘simbiosis financiera’, también aparentemente relegada al ‘saco del olvido’ por gobiernos anteriores, mientras un grupito se enriquecía con los fondos del Estado”. (A propósito, un “día cualquiera”, El Líder mandó a buscar a varios ex funcionarios, dirigentes políticos y “jerarcas” de familias “adineradas” que todavía quedaban en el país —entre otros, algunos de los Carripio, Grullón, Báez, Bermúdez, Brugal, León, Jiménes, Boneti y Viccini—, para informarles que las “reglas del juego” habían cambiado: a partir de entonces, nadie en República Dominicana sería social o económicamente “privilegiado”.) Con los beneficios del “milagro” dominicano, El Líder pudo rápidamente saldar la deuda externa y, de paso, extirpar al país de los tentáculos del Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo. La economía, en las últimas décadas de la “decadencia dominicana”, había dependido demasiado del turismo, del narcotráfico, de las “divisas” de los dominicanos en el exterior y de las “donaciones” de Estados Unidos, la Unión Europea, Japón, las dos Chinas y otros países “avanzados”, “lo cual”, observó El Líder, “impedía que el país progresara adecuadamente”. Por lo que emprendería un programa de modernización y capacitación nacional, que convertiría a República Dominicana en el “Singapur del Caribe”. 115


Capítulo 27.

LOS INTERESES NACIONALES Y LAS RELACIONES EXTERIORES

“LOS INTERESES NACIONALES Y LAS RELACIONES EXTERIORES de República Dominicana”, dijo El Líder, “jamás se han vinculado debidamente”. “Siempre se han definido de acuerdo a los intereses del Coloso del Norte; según los caprichos de grandes sociedades anónimas nacionales; compañías multinacionales; personas adineradas (algunas, con ingresos nebulosos), con poder desproporcionado; y la voluntad de funcionarios corruptos”. Pero esto también cambiaría. “Prometo”, dijo El líder, “que a partir de hoy una de las más altas prioridades para el Gobierno dominicano será: el vinculo de las relaciones exteriores y los intereses nacionales”. “En adelante, todas las decisiones que tomen los funcionarios del Gobierno tendrán como objetivo principal: beneficiar al pueblo dominicano y enaltecer la patria”. Pronto las decisiones que impactarían a nivel nacional girarían alrededor de los intereses del pueblo, sopesando siempre lo que podría resultar en desventaja para los dominicanos en general, cosa que jamás se había hecho antes.

117


Capítulo 28.

EL COLOSO DEL NORTE: Dos escenarios

EL COLOSO DEL NORTE, en el primer escenario, sería desmembrado varios años después de que El Líder asumiera el poder. Ocurriría como en una película de Hollywood. A continuación, el desenlace de la trama y los personajes principales… Flashback El 11 de septiembre de 2001, Osama bin Laden destruye las “Torres Gemelas”, en Nueva York, y ataca el “Pentágono”, en Washington, D.C. El 20 de marzo de 2003, George W. Bush, en vez de perseguir a bin Laden en Afganistán, invade Iraq y luego ejecuta al ex amigo de su padre, Saddam Hussein. El 27 de mayo de 2008, Vincent Bugliosi publica su libro “The Prosecution of George W. Bush for Murder”, en el cual prueba que el Presidente Bush asesinó a más de 4.000 soldados estadounidenses y aproximadamente 100.000 niños, mujeres y hombres inocentes iraquís, en la “Guerra de Iraq”. El 4 de noviembre de 2008, Barack Hussein Obama gana las elecciones presidenciales; y el 20 de enero de 2009 se convierte en el primer Presidente negro en la historia de Estados Unidos. Acción El 22 de noviembre de 20__, Justin Fox Killdare, recién graduado de la facultad de leyes de Yale University, y con sólo tres meses en la posición de District Attorney (fiscal del distrito judicial) de Dallas, Texas,

119


terminaría de leer “The Prosecution of George W. Bush for Murder”; y, enojado al ver como “W” trata de “endiosarse y limpiar su imagen ante la historia con su ‘Biblioteca Presidencial’”, decidiría encausar a Bush por los crimenes enumerados por Bugliosi. Killdare nombraría a Bugliosi “Special Prosecutor” (“fiscal especial”, encargado del caso), aunque éste —probablemente el fiscal más exitoso en la historia de Estados Unidos (habiendo ganado todos los casos de homicidio, 105, en su larga carrera, en el Distrito de Los Angeles, California)—, ya tendría muchos años jubilado. El ex Secretario de Estado James A. Baker III, responsable de robarle las elecciones presidenciales a Al Gore en el 2004, una vez más sirve de “abogado defensor”, o “Godfather” (padrino), de George W. Bush. Miembros de la “Militia of Montana” y otros fanáticos de la extrema derecha, especialmente en los estados de la región Sur del país, como Alabama y Mississippi, le pegarían fuego a la casa de Killdare y amenazarían a Bugliosi, quien en el programa “Face the Nation”, de la cadena de televisión CBS, luego diría: “A mí me tiene sin cuidado lo que esos traidores hagan, pues yo hace mucho tiempo que pasé de los 70 años de edad y, para su información, ¡no le tengo miedo a nadie!” Son tantas las patrañas que hace Baker, no obstante la astucia de Bugliosi, que el caso llegaría al Tribunal Supremo de los Estados Unidos, donde los ideólogos conservadores (que se pudren allí desde hace muchos años), encabezados por el jefe del tribunal, John Roberts, el “siciliano” Antonin Scalia y Clarence (“Uncle Tom”) Thomas, por segunda vez en menos de 10 años fallarían injustamente a favor de Bush. Se enfrentarían los estados del Sur, encabezados por Texas, Louisiana y Florida, junto a reaccionarios en el Congreso, quienes no soportarían ninguna “agresión contra nuestro hombre” Bush “y, mucho menos, tener a un negro en la Casa Blanca”, además de otros “fruit cakes” (paranoicos “armados hasta los dientes”) de la extrema derecha del Partido Republicano, contra los estados del 120


Norte e izquierdistas de todo el país, encabezados por californianos y neoyorquinos liberales, que favorecerían “the rule of law” (la regla legal). El 4 de abril de 20__, un racista de Virginia asesinaría al Presidente Obama, y miembros del Ku Klux Klan lincharían a Eric Holder, primer Procurador General afro americano de EE.UU., quien habría permitido que el caso contra Bush procediera. Tres días después, “como por órden de Dios”, diría un moreno en Harlem, estallaría una bomba de hidrógeno —que, desde el 5 de febrero de 1958, estuvo “sentada” debajo del mar (a unas 6 millas de la costa del estado de Georgia), donde la tiró un coronel de la Fuerza Aérea Estadounidense, cuyo avión había chocado con otro a 36.000 pies de altura—, incinerando instantáneamente a 27.000.000 de personas. El 12 de abril de 20__, el pueblo estadounidense se “friquearía”: los negros lincharían a los blancos, los inmigrantes abusarían de los “americanos”, los pobres robarían a los ricos, los no creyentes maldecirían a los religiosos, etcétera, hasta que se desatara la Segunda Guerra Civil estadounidense. El 30 de enero de 20___, los jerarcas del Partido Republicano le entregarían “las llaves de la Casa Blanca” a la ex Gobernadora de Alaska, Sarah Palin, quien “gobernaría” por unos meses bajo el patrón fascista, como si Estados Unidos fuera “una plaza comercial gigantesca”. Al día de comprarle un nuevo “juguete” a su esposo Todd, Sarah Palin sufriría un sangrado menstrual excesivo —“causado”, según su ginecólogo, “por un desbalance hormonal premenopáusico”—, lo cual la enloquecería de tal manera, que se vería “impulsada” a presionar botones arbitrariamente en la “Football”, o “Maletín Negro” (que controlara el arsenal nuclear de EE.UU., asignado a ella como Comandante en Jefe), lanzando misiles “por donde quiera”, hasta que… A partir del 21 de diciembre de 20__, los indios, o “Native Americans” (americanos nativos), una vez más habitarían sus tierras ancestrales en Arizona, South Dakota, North Dakota, 121


Oregon y demás estados. El 4 de julio de 20__, los ingleses “independizarían” las Islas Vírgenes de EE.UU. El 30 de abril de 20__, los franceses “comprarían” el antiguo “Territorio de Luisiana” por unos 15 millones de dólares. El 18 de junio de 20__, los canadienses se “apoderarían” de los Grandes Lagos e “invadirían” los estados de Ohio, Indiana y Michigan. Entre el 23 de febrero y el 6 de marzo de 20__, los mexicanos se “mudarían” permanentemente a Tejas, California, Nuevo Méjico, Colorado y Nevada. El 30 de marzo de 20__, los rusos “comprarían” el estado de Alaska por 7,2 millones de dólares. El 25 de julio de 20__, los españoles “recolonizarían” a Puerto Rico. El 2 de septiembre de 20__, Estados Unidos “entregaría” las Filipinas, Islas Marianas y Guam a los japoneses. El 14 de mayo de 20__, los judíos “convertirían” a Nueva York en un “Estado Libre Asociado” (de Israel). Y una “célula” de terroristas musulmanes, que tendrían casi 20 años “esperando órdenes” de un “Imán” en Jersey City, Nueva Jersey, detonaría una “bomba sucia” en el mismo centro de Times Square, en Manhattan, que envenenaría 4.000.000. Pronto: Israel atacaría a Irán, y todos los otros países del Medio Oriente se “desquitarían” de Israel; Pakistán invadiría la India; Corea torpedearía a Japón; China chocaría con Rusia; y Sarah Palin…apretaría los botones de sus famosos misiles; se desataría la Tercera Guerra Mundial; y, en un holocausto nuclear, se “evaporaría” toda forma de vida del planeta Tierra. Morirían 460.000.000 estadounidenses, y entre ellos 2.000.000 dominicanos, dispersados a través de los 50 estados de la ex unión estadounidense. El “mundo” del Coloso del Norte se acabaría: No con un golpe seco sino un gemido. 122


Segundo escenario

“El Coloso del Norte”, diría El Líder —refiriéndose a Estados Unidos—, “sigue siendo mucho más poderoso que República Dominicana, pero (aunque sólo sea con la imaginación, como hiciera Julio César Núñez en su obra Utopía dominicana, podríamos ‘vencerlo’ y) jamás permitiremos que vuelva a pisotear la dignidad del pueblo dominicano ni a dictar nuestro destino. A partir de ahora, la soberanía del territorio dominicano es absoluta e inviolable. ¡Ya no somos, ni jamás volveremos a ser, sirvientes de nadie!”

123


Capítulo 29.

LA ELECTRICIDAD, EL GAS Y LA GASOLINA

LA ELECTRICIDAD, EL GAS Y LA GASOLINA dejarían de ser la causa de las grandes necesidades materiales que sufrían los dominicanos, antes de que El Líder tomara las medidas de órden. Jamás habría otro apagón o escasez de gas o gasolina en el país. “No es indispensable”, dijo El Líder, “importar petróleo, gasolina y gas para funcionar”. En menos de ocho años, República Dominicana operaría totalmente con estas fuentes de energía renovables no contaminantes: el sol, el viento, los ríos, el mar, el calor de la Tierra y las olas. Pero antes, El Líder reduciría “al mínimo” el uso de carros, camionetas y camiones. El viaje entre pueblos y campos sería en un autobús con sistema de combustible híbrido, diseñado para la máxima eficiencia y protección ambiental. Establecería un vasto sistema de transportación pública, más avanzado que el de cualquier otro país, incluyendo Japón y Alemania. Prohibiría usar el carbón y el gas para cocinar, y dispondría que se usara la electricidad como la única fuente energética en el hogar y comercio. Finalmente, construiría un cordón ferroviario eléctrico que circunscribiera el territorio nacional, a medio kilómetro de la costa y frontera; que cruzara desde Higüey a Dajabón, desde Barahona a Puerto Plata; y que fuera a las demás ciudades y pueblos, a través de todo el país. 125


Capítulo 30.

LA AGRICULTURA, INDUSTRIA Y EL COMERCIO

LA AGRICULTURA, INDUSTRIA Y COMERCIO, mejor dicho: los grandes logros y avances en dichas áreas, harían de República Dominicana la “Canasta y el Singapur del Caribe”. Punto, coma y seguido.

127


.


CANTO IV: PAZ


Capítulo 31.

LA SEGURIDAD DE LA CIUDADANÍA

“LA SEGURIDAD DE LA CIUDADANÍA jamás se debe comprometer, no importa la circunstancia”, dijo El Líder. “Sin embargo, mucho antes de que organismos internacionales declararan a República Dominicana un ‘estado fallido’, ya la seguridad de la ciudadanía había sido relegada al ‘saco del olvido’, por quienes en aquellos entonces supuestamente encabezaban el Gobierno; entre otros: el ‘ingeniero’ Hipólito Mejía y el abogado Leonel Fernández Reyna”. Evidentemente, la delincuencia y el crimen organizado se habían apoderado de la sociedad dominicana. Serían los narcotraficantes, asaltantes, charlatanes y “macuteros”, quienes mandaban en República Dominicana, mientras...los Oscar de la Renta, los “Pepín” Corripio y otros privilegiados de la sociedad dominicana disfrutaban con el “jet set” en sus palacios y manjares tropicales; los peloteros y faranduleros multimillonarios se refugiaban en sus mansiones; los “empresarios” y “recién llegados” se atrincheraban en sus “urbanizaciones”; los “dominicanyork” se hospedaban en los “resorts” y hoteles de lujo, lejos de sus familiares y “amigos” criollos; y...los “cardenales”, “monseñores”, “reverendos” y “pastores” se metían la cabeza entre las “piernas”—, quizás para, como narcisistas al fin, no tener que ver nada “más allá” de sus propios “interiores”. Pero eso pronto cambiaría... Además de que en adelante se aplicaría la ley al pie de la letra, y 131


de que serían acorralados y debidamente castigados (amputados o ejecutados) decenas de miles de criminales —entre ellos, miles y miles de violadores, secuestradores, asaltantes, carteristas, estafadores, abusadores de niños y ancianos, charlatanes, etc., que tenían a la ciudadanía atemorizada, aparentemente con impunidad— se cerrarían miles de “establecimientos” donde le vendían armas de fuego (hasta un misil antiaéreo, por suficiente dinero) prácticamente a cualquiera, sin importar el antecedente judicial, la condición física o el estado mental del individuo, fuera este un homicida, prófugo, terrorista, loco, menor de edad, anciano o ciego, si pagaba en efectivo… La población civil quedaría totalmente desarmada: serían confiscadas por lo menos cuatro millones de pistolas, revólveres, rifles y escopetas de cartucho —especialmente las famosas escopetas “recortadas”, sin las cuales evidentemente los “hombres machos” dominicanos se sentían “emasculados” (o sea, castrados)—, y las infames ametra-lladoras “Uzi”, preferidas por los narcotraficantes, policías y guardias pillos, cuyo “segundo empleo” era asaltar bancos, almacenes, supermercados, bares y discotecas; al igual que un sinnúmero de “armas blancas” —cuchillos, puñales, navajas, “punzones”, etc.— y tales armas “improvisadas” como las “manoplas”, “mandarrias”, “seguetas” y bates con clavos “invertidos”, con los cuales solían “resolver” los tigres y delincuentes con dificultades económicas... Y, aun más importante, en adelante sería ejecutado cualquier civil que portara una arma... Ahora podría la gente dejar sus puertas abiertas, o salir de noche, sin temor. ¡Por fin! podrían los dominicanos de buena voluntad disfrutar en paz junto a sus seres queridos, sin que los acribillaran sin compasión en sus propios hogares.

132


Capítulo 32.

LA CONFIANZA EN EL GOBIERNO, Y EN EL VECINO

“LA CONFIANZA EN EL GOBIERNO, Y EN EL VECINO”, observó El Líder, “manifiesta la esencia de la vida civilizada”. “Sin esa ‘cualidad civilizadora’”, agregó, “podríamos rápidamente caer en la barbarie”, como ocurrió en República Dominicana hace unos años… Primero, el pueblo perdió la confianza en el Gobierno, porque durante siglos fue víctima del abuso de poder y la corrupción. Luego, el ciudadano observante de la ley perdió la confianza en su vecino, porque —cuando menos lo esperaba—, éste: le robaba, lo golpeaba o lo mataba. Lo cual causó varias reacciones… La mayoría de la gente, se “encarceló” en sus propios hogares. Otros, “aplicaron la ley” con sus propias manos. Pero, obviamente, ni aquella ni ésta sería la solución indicada, sino un gobierno firme y equitativo, encabezado por un hombre íntegro, cuyos dictámenes ejecutarían funcionarios incorruptibles, quienes estarían totalmente dedicados al bienestar público: El Líder y los Centuriones de la Patria. 133


Capítulo 33.

EL BIEN COMÚN, LA POBLACIÓN Y EL DESARROLLO

“EL BIEN COMÚN, LA POBLACIÓN Y EL DESARROLLO de un pueblo digno de la civilización están íntimamente vinculados”, dijo El Líder. “El Bien Común”, agregó, “se define como el conjunto de condiciones de la vida social, al cual aportamos todos para facilitar la realización de cada uno como persona. Se manifiesta hasta en lo más sencillo, hasta en el acto de barrer frente a su casa”. “A la juventud hay que enseñarla a valorar el Bien Común, porque no es cierto que uno nace con ese ‘instinto’ altruista; al contrario, uno ‘nace’ egoísta, ensimismado. Nótese, por ejemplo, cómo (hasta recientemente) cruzaban los ‘palomos’ en sus carros y ‘yipetas’, día y noche —por el Malecón, en Santo Domingo, por el Monumento, en Santiago, o por cualquier calle, en cualquier ciudad, pueblo o campo de República Dominicana—, con la música ‘a todo dar’, sin impórtales que perturbaran la paz de sus vecinos”. “Una población que crece sin control”, dijo El Líder, “también hace daño al Bien Común. Por lo tanto, aunque indudablemente es bueno procrearse y tener una familia, uno no debe hacerlo irresponsablemente.” “Así que: se acabó la irresponsabilidad, la charlatanería y la ‘sinvergüenzá’ de los hombres dominicanos que, ‘con mucho gusto’, tienen diez, quince, veinte, treinta y hasta cuarenta hijos ‘por la 135


calle’ o con diferentes mujeres”, dijo. “A partir de hoy, en República Dominicana no se permitirá que nadie tenga más de tres hijos; y esos, dentro del matrimonio, no con ‘queridas’, ‘concubinas’ o amantes”. “Además, al completar su cuota de tres hijos, cada mujer dominicana —por ley—, tendrá que castrar a su esposo públicamente (con asistencia médica, por supuesto), para dar constancia de cumplimiento”. “Así obligaremos a los ‘padrotes’ de este país a cumplir con sus responsabilidades”, dijo, “y, de paso, mantendremos la población bajo control”. También observó que los dominicanos, a partir de la séptima década del siglo XX, se habían acostumbrado a “parrandear como perros en calor” durante la Semana Santa, lo cual afectaba el órden público, entre muchas otras cosas. Por lo que —no obstante en República Dominicana ya no había ningún tipo de religión organizada—, decretó que, en adelante, todos los dominicanos (hombres, mujeres, y niños mayor de siete años), tendrían que hincarse frente a sus casas, “desde el amanecer hasta el anochecer”, durante los días que anteriormente correspondían a la Semana Santa, “para que aprendan a respetar”, dijo. “El bienestar público”, en otra ocasión agregó El Líder, “exige que valoremos los recursos naturales, y que protejamos el medio ambiente”. “La gente se confunde al pensar que el desarrollo económico necesariamente implica la contaminación”. “Tomaremos las medidas necesarias para evitar que se desperdicien los recursos naturales y que se contamine el medio ambiente, empezando con una limpieza completa de Jarabacoa, donde en los últimos años se ha acumulado demasiada escoria”, concluyó.

136


Capítulo 34.

LOS IMPUESTOS Y EL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO

“LOS IMPUESTOS Y EL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO son las columnas dorsales de la nueva estructura nacional. La soberanía y estabilidad económica nacionales dependen de ellas”, dijo El Líder. “Por lo que, a partir de hoy, todo dominicano pagará un 10% sobre su ingreso anual al Estado, y todo civil entre los 17 y 57 años de edad servirá por lo menos un mes al año en las fuerzas armadas. Mas, quien incumpla con estas responsabilidades, será ejecutado”. Así fue como, por fin, pudo el pueblo dominicano “disciplinarse”; de tal manera que —antes de ocurrir el “milagro” dominicano—, “sin problema alguno”, ya se había saldado la deuda externa, más se había empezado a ahorrar para las generaciones venideras y proteger la integridad nacional durante 50 años. 137


Capítulo 35.

LAS ESCUELAS Y UNIVERSIDADES

LAS ESCUELAS Y UNIVERSIDADES serían reestructuradas, conforme a un concepto de la educación institucional derivado de la división medieval de las “siete Artes Liberales”: gramática, retórica y lógica (el Trivium); aritmética, geometría, música y astronomía (el Quadrivium); y sus derivados. Más el currículo sería el mismo para todas las escuelas, y estaría basado en un estudio profundo de los Grandes Libros del Occidente: desde Homero, Platón, Aristóteles, Galileo y Dante, hasta Cervantes, Newton, Shakespeare, Darwin, Tolstoi, Freud, Einstein, Joyce y Hawking. La educación institucional sería obligatoria y gratis para todos los dominicanos, desde el primer grado de la escuela primaria hasta el cuarto año del bachillerato. (No habría escuelas privadas.) Y a quien, por razón de limitación mental o física, se le hiciera imposible entrar a la escuela, se le capacitaría para que, de algún modo, se realizara plenamente como persona con cierta utilidad para la sociedad. Al graduarse del bachillerato, la persona estaría obligada a trabajar por tres años, para que adquiriera experiencia antes de proceder a la universidad, si calificaba. Sólo iría a la universidad quien tuviera las más altas calificaciones en el bachillerato (al obtener un promedio de por lo menos un 95%), y solamente si deseaba especializarse en alguna materia o ingresar en una profesión. Los demás graduados ingresarían en institutos especializados. 139


Los estudios universitarios durarían sólo dos o tres años. Cada municipio tendría por lo menos dos liceos; y cada provincia, una universidad, no más. El máximo honor académico preuniversitario sería la membresía en la Academia Nacional de Bachilleres, ubicada en Santiago de los Caballeros, donde se educaba a los 10 mejores estudiantes —los que obtuvieran el más alto promedio de calificaciones en todas sus clases y una serie de exámenes rigurosos en ciencia (física, química, biología, astronomía, matemáticas, historia, literatura, arte y música)—, en los liceos de cada provincia. Así también para los graduados de universidades: la Academia Nacional de Estudios Superiores, ubicada en Nueva Gomorra (donde anteriormente ocupara espacio “El Faro a Colón”), anualmente aceptaría los diez mejores estudiantes universitarios de cada provincia. Además de exigirse un diploma universitario para viajar fuera del país, se exigiría un diploma universitario para contraer matrimonio; para comprar tierra o edificar un edificio; para conducir un vehículo o negociar; para ejercer el periodismo; y para ocupar cualquier posición gubernamental. El resultado de todo esto sería que, por muchos años, República Dominicana obtendría el más alto número de graduados universitarios per cápita en el mundo. Una de las ocasiones más memorables en la Academia Nacional de Estudios Superiores sería cuando El Líder pronunciara su famoso discurso: “Sobre la persona verdaderamente educada”, abreviado a continuación.

P

or ahí andan unos señoritos diciendo que son ‘educados’. Digo ‘señoritos’ porque, no obstante su edad cronológica y títulos académicos, todavía no han madurado suficientemente a nivel emocional, intelectual o cultural para merecer que se les llame ‘señores’, ‘caballeros’ o ‘damas’… “Esos charlatanes del intelecto (‘licenciados’, ‘doctores’, ‘inge-

140


nieros’ y ‘arquitectos’ de ‘a-tres-por-chele’) creen que, porque hayan conseguido algún titulo, tienen educación verdadera. “Esos ‘magos de la cultura’ (filisteos, dueños de las ‘bellas artes’) y pedantes por excelencia, imaginan que, porque talvez un día (¿quién sabe cómo?) hayan pasado por una de esas ‘universidades’ que hasta recientemente saturaban este país con miles de ignorantes graduados, son personas educadas. “Ellos piensan —esos ‘profesores’ y ‘catedráticos’ de institutos y ‘academias’; seudo-científicos, ‘tecnólogos’, ‘industriales’ y ‘oficiales’, ‘ejecutivos-toma-mi-tarjeta’ y bárbaros con trajes de tres piezas—, que con las enormes sortijas de graduación que en sus dedos siempre llevan y los famosos certificados, más siniestros y elaborados que las mezquitas musulmanas, que con tanto orgullo exhiben en sus casas y oficinas, reflejan educación verdadera. “Pero se equivocan: Uno no tiene que ser ‘educado’, ni ‘sabio’ ni ‘buen observador’, para saber o darse cuenta de algo tan sencillo y claro: ningún pliego de papel, ni pedazo de metal, refleja (ni sólo con ir a la escuela se adquiere) la educación. “Sería contradictorio decir que una persona joven y sin experiencia es verdaderamente educada o sabia. “Además, sería erróneo pensar que alguien —no importa la edad que tenga, o lo mucho que haya ‘vivido’ o leído—, que ignore la tradición de la cual es parte, tiene educación completa; lo cierto es: que uno no ‘completa’ su educación hasta que no muere… “Sin embargo, quienes constituyen la ‘élite intelectual’ dominicana —y la gran mayoría de quienes pretenden ser educados en nuestro país— son: o jóvenes de escasa experiencia, o adultos (algunos de edad bastante avanzada) que desconocen las raíces y la esencia de la tradición afro-greco-judeo-cristiana, de la cual todo dominicano, aunque lo ignore, es parte. “Duele admitir que son muy pocos los que conocen a fondo y ampliamente el mundo que les rodea; y son menos aún los que indagan de manera inteligente y autoritativa en las ideas básicas y los valores fundamentales de la civilización occidental. 141


“Mas, ¿cuántos ¡en esta sociedad en decadencia! conocen a fondo los aspectos más importantes de las sociedades orientales? “Es cierto que tenemos intelectuales y profesionales bien preparados, dentro de una que otra área circunscrita; nadie niega algo tan obvio: Aquí hay, por ejemplo, médicos de vasta experiencia clínica y de gran habilidad diagnóstica; ingenieros que, con los recursos adecuados, podrían destacarse en cualquier parte del mundo; varios excelentes historiadores, a nivel nacional; y dos o tres críticos (literarios y culturales) que merecen reconocimiento internacional. “Lo que no tenemos en República Dominicana, lamentablemente, es estudiosos y pensadores de gran originalidad; ¡ni siquiera un científico o filósofo de estatura mundial! “Tampoco tenemos grandes poetas (y ¡no me hagan reír mencionando a Pedro Mir, o a los “cucarachones” que ‘declamaban’ y presentaban sus libritos en la ‘Librería Calíope’, en Nueva York!, o en tantas otras más de igual o peor categoría), novelistas, ensayistas, dramaturgos, pintores o escultores. Jamás los hemos tenido, no de grandeza verdadera. “Y eso no es porque, como dicen algunos, nuestra gente carece de ‘habilidad natural’ o ‘capacidad innata’, o porque ‘somos pobres’ y ‘todavía vivimos en un país en desarrollo’, sino, principalmente, porque nuestras instituciones educacionales (especialmente las afiliadas a entidades religiosas) han marchitado y desperdiciado el recurso más valioso que puede tener un pueblo: el potencial mental —sobre todo la capacidad de analizar las cosas críticamente— de la juventud. “Nuestras escuelas y universidades (estatales y privadas) hasta ahora han sido circos de trucos viejos. En ellas no se aprende a cuestionar y analizar, sino a memorizar y repetir las cosas, por absurdas que sean. “Así, más fácilmente triunfa el sumiso y menso que el original y ágil; sufre el que innova y crea, y se galardona el que obedece y conforma. “Cuando nuestras escuelas producían enanos mentales, nuestra sociedad los acogía con esmero. (De eso hay suficiente evidencia 142


en los archivos de la televisión dominicana y los resultados de las elecciones presidenciales de 1966 a 2008.) “A nadie debe extrañarle entonces que hayamos tenido tantos payasos y pedantes (no importa el partido) en el gobierno, desde los ayuntamientos municipales y las secretarías de estado, hasta el Congreso, los juzgados y el Palacio Nacional. “Tampoco debe extrañar que hayamos tenido tantos individuos —apenas competentes en sus áreas de ‘especialidad’, pero ignorantes de casi todo al margen de sus míseras vidas—, encabezando el ‘sector privado’ y los partidos políticos. “A una persona verdaderamente educada le caracterizan las siguientes cualidades: inteligencia crítica; conocimiento amplio; perspectiva histórica y cultural; sensibilidad estética y moral; tolerancia de ambigüedades; sutileza de expresión; certeza de juicio; y, sobre todo, humildad, ante la inmensidad de la existencia y el peso de la condición humana. “Lamentablemente, hasta ahora los ‘educados’ en República Dominicana se han distinguido por su arrogancia, superficialidad y vanidad. “Algunos de nuestros ‘literatos’, ‘historiadores’ y ‘poetas’ evidentemente creen que, sólo porque hayan escrito dos o tres libros (o folletos) y dictado varias conferencias (o participado en un par de talleres), son grandes pensadores. ¡Vanidad de vanidades! O, mejor dicho: ¡logorrea de logorrea!… “Quizás no saben, o talvez se les ha olvidado, que tres de los hombres más sabios —Sócrates, Buda y Jesús— jamás escribieron una palabra ni participaron en ningún congreso académico. “Lo cierto es: que ningún escritor dominicano ha sido verdaderamente grande. El único que se acercó a la grandeza, y no como escritor, sino como lector (dentro de ‘las humanidades’, en general, y de la filología y las letras ‘hispanicas’, en particular), fue Pedro Henríquez Ureña… “Ninguno de los demás —incluyendo a Manuel del Cabral, quien apenas tuvo una noción de lo que es la grandeza, más Juan Bosch y Joaquín Balaguer— fue (¡ni remotamente!) grande; los 143


Ăşltimos dos, definitivamente no lo fueron: ni como escritores, ni como gobernantes, ni mucho menos como hombres. “He dichoâ€?.

144


Capítulo 36.

LA CULTURA Y LOS DEPORTES

LA CULTURA Y LOS DEPORTES, que —en República Dominicana, como en todos los otros países del mundo en aquel entonces—, se enlodaban con el comercio, llegarían a ejercerse tal y como lo hicieron en Grecia, hace más de 2.500 años: estrictamente para enriquecer, no el bolsillo de un grupito de mafiosos, sino las facultades mentales y corporales de la persona; o sea, para cultivar la persona en su totalidad. Por decreto, se prohibió terminantemente el deporte profesional y la compensación monetaria por la expresión artística. Jamás se volvería a pagar a ningún pelotero para que jugara; ni se le cobraría a ningún espectador por asistir a un evento deportivo; ni se le permitiría a ninguna empresa o marca (como antes: las tabacaleras, cerveceras, fabricantes de automóvil, electrodoméstico o salchichón) anunciar sus productos en un estadio o transmisión 145


deportiva. Tampoco se le volvería a pagar a nadie por demostrar públicamente su talento artístico, sino que a cualquier persona se le facilitaría desarrollar y expresar libremente su capacidad física y creativa. (La educación artística y el entrenamiento atlético serían gratuitos.) De igual manera, la persona con talento artístico o atlético estaría obligada a cumplir con sus responsabilidades cívicas, y el deber con su familia —como cualquier otra persona (científico, abogado, lavandero o sembrador)—; se le exigiría que, además de realizarse creativa o profesionalmente, desempeñara sus funciones laborales y personales. Así se extinguirían las grandes y pequeñas “estrellas” del arte, la farándula y el deporte para elevar las virtudes cívicas de la persona. Se acabaría el libertinaje en los espectáculos públicos; y se descontinuaría la “payola” en la radio y televisión. Por fin, dejarían millones de niños dominicanos de soñar inútilmente con hacerse ricos y famosos —con llegar a las “Grandes Ligas”, como Sammy Sosa, o a la “cima de la farándula”, como Juan Luis Guerra, o al trono de “Miss Universo”, como Amalia Vega (o como cualquier otro atleta, músico, cantante o reina de belleza multimillonaria)—, sin tener ni la menor idea de lo que significa realizarse como ser humano. Ahora la meta del niño dominicano sería educarse y realizarse como ser humano, no hacerse rico y famoso, a como diera lugar. Cualquier dominicano tendría “acceso” al arte, en miles de museos, galerías y auditorios a través del territorio nacional, hasta en el más pequeño municipio, donde siempre habría exhibiciones de arte, conciertos y recitales. Ahora disfrutarían todos los dominicanos —no sólo los privilegiados por la riqueza monetaria—, de la música popular y el folclore nacional, además del arte universal o clásico: teatro, ópera, música, ballet, pintura, escultura y literatura, sin ninguna contaminación comercial. Para apoyar, aún más, el desarrollo de la cultura en general, se 146


establecería la Academia Nacional de Artes, Ciencias y Humanidades. Definitivamente, el nivel cultural del pueblo dominicano se habría elevado. Ubicada donde el títere Balaguer plantara el “Faro a Colón”, la Academia luciría los más grandes museos, talleres, laboratorios, bibliotecas y auditorios del país; además, en ella se encontrarían las figuras más destacadas en todas las ramas del conocimiento humano. Con el mismo objetivo, El Líder establecería la Academia Nacional de Cultura Física. Ubicada donde anteriormente estaban el anfiteatro de los Altos de Chavón y Casa de Campo, en la Romana, la Academia consistiría de un complejo de edificios, pistas, estadios y piscinas (el complejo deportivo más avanzado de América Latina), donde regularmente practicarían y competirían los mejores atletas y equipos del país. Estos habrían sido seleccionados del grupo de los mejores atletas de la Academia de Cultura Física de cada provincia, donde entrenarían los 10 mejores atletas en cada actividad deportiva de cada liceo y universidad de la provincia. Se delegaría el 5% del presupuesto anual de la nación para las actividades culturales y atléticas. Se prohibiría tocar un instrumento musical públicamente, o crear y exhibir una obra de arte, sin primero obtener por lo menos una licenciatura en música o arte, de la Academia Nacional de Cultura; no para oprimir o limitar la expresión artística de “prodigios” y “virtuosos”, sino para disciplinar por medio de la preparación técnica, lo cual implicaba conocimiento histórico y competencia en los elementos básicos de la materia en cuestión. Ya no se toleraría la mediocridad, especialmente en las artes y los deportes; aunque, si alguien tenía talento, con mucho gusto se le apoyaba y ofrecía la oportunidad para realizarse. A los escritores —dramaturgos, novelistas, cuentistas, ensayistas y poetas— se les favorecería; pero, aunque fueran “genios”, no se les permitiría holgazanerías ni “plebeyajes”… 147


Capítulo 37.

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN dominicanos entonces sólo responderían a las necesidades del pueblo, no a los caprichos o las exigencias de determinados sectores económicos y políticos. Ya no serían “portavoces” de ideologías, instituciones, empresas, negocios, partidos o narcotraficantes vestidos de “empresarios”. Se acabaría el “figureo” y la fanfarronería de megalomaníacos y exhibicionistas, fanáticos religiosos y empedernidos de todo tipo, en la radio y televisión, periódicos y revistas… ¡Por fin! desaparecería el ‘circo de tres escenarios’, en el cual a diario comparecían los magos de la superficialidad en los medios de comunicación de masa. Los “enfermos del ego”, también conocidos como “productores” y “presentadoras”, ya no tendrían dónde treparse para engrandecerse, “picoteando” en la mañana, al mediodía y a medianoche, entorpeciendo a millones de “pobres diablos”, inocentes, ignorantes y vagos que pasaban día y noche tirados como sacos de papa frente al televisor. Los periódicos, en particular, dejarían de publicar aquellas barbaridades, con que anteriormente azotaban a sus lectores: columna tras columna de opinión sin fundamento, y notas de prensa (o, “cuartillas”) preparadas por “relacionadores públicos” (mejor dicho, adulones del gobierno, o empleados de alguna que otra compañía o sociedad anónima), las cuales, luego de “entrar” al área de redacción y ser “pulidas” por los más “eminentes” reporteros y 149


columnistas, pasaban como artículos de noticias. La radio y la televisión dominicanas, por fin, dejarían de divulgar los “pronunciamientos de oráculos” religiosos, intelectuales pretenciosos y payasos de la vida pública; más los periódicos dejarían de publicar miles de artículos “informativos”, compuestos por “corresponsales” que apenas sabían escribir, y cuyo valor desaparecía tan pronto uno leía las palabras: “El licenciado fulano de tal dijo...”, “El Cardenal [o, “el monseñor”] Perencejo opinó...”, “El general ‘Sutanejo’ informó...”, “El doctor blah, blah, blah observó...” o “El líder sindicalista vaticinó”… Las revistas dejarían de publicar la misma basura de siempre: página tras página de farándula, óseo o vaguedad, “sociales”, deportes y sucesos sin contexto ni detalles. Dedicarían sus columnas a la información sólida; a los hechos, sucesos y acontecimientos, pensamientos, innovaciones y creaciones de trascendencia o de interés humano; o sea, que publicarían cosas verdaderamente impactantes, en la vida cotidiana y el bolsillo del lector; más tratarían de ampliar los horizontes intelectuales de la ciudadanía en general. En ellas abundarían los artículos explicativos y ensayos de opinión, cuidadosamente documentados y rigurosamente argumentados, por profesionales y autoridades en las humanidades y ciencias. Se callarían para siempre los “locutores” escandalosos, y los ignominiosos “DJs”, cuyo “gusto” oscilaba entre la vulgaridad de la bachata, los “bochinches de camerino” y la ilegalidad de la “payola”. Ya no se divulgaría el merengue mal tocado, ni la bachata de “mal gusto”. La programación radial consistiría principalmente de música clásica, recitales, óperas y dramas, basados en los grandes libros de Occidente. La radio y televisión ya no facilitarían los “15 minutos de fama”, que supuestamente le correspondían a los merengueros sin futuro, bachateros lava-gallos, “canta-autores” sin talento, “baladistas” 150


obsoletos, pachangueros sinvergüenzas y “cómicos” aburridos, quienes se agotaban por “unos pesitos” (si acaso), haciendo el ridículo, para luego pasar al olvido. Además, ya no se divulgarían aquellos programas maratónicos, en los que miles de “pichonas” y “muchachones” comparecían día tras día, y se dejaban ridiculizar por el “presentador” o la “animadora” de turno, con tal de “estar en televisión”. Luego de realizar una encuesta para determinar cuántas horas al día pasaban las mujeres dominicanas viendo telenovelas, y cuántas horas al día pasaban los hombres dominicanos viendo deportes por televisión, El Líder ordenó que jamás se transmitieran (ni por la radio) las novelas y los juegos deportivos; en adelante, las mujeres tendrían que estudiar química orgánica, y los hombres tendrían que estudiar gramática y análisis lingüístico, siete días a la semana, durante las horas que antes acostumbraban ver o escuchar novelas o deportes. (Esta fue la medida que más indignó a los “defensores de los derechos humanos”, en los países “desarrollados”.) La “pantalla chica” se transformaría —de un desierto virtual del intelecto, donde “comunicadores sociales”, papagayos, narcisistas y “damas de sociedad” (sin ningún talento, ni la menor idea de lo que decían), solían comparecer disfrazados de “presentadores”, “animadores” o “productores”, hartando al televidente con el “riquitiqui” de los merengues mal tocados, los bochinches palaciegos y otras payasadas—, a un oasis de difusión artística y estímulo cerebral, donde se presentarían grandes documentales, entrevistas (con historiadores, filósofos, antropólogos, poetas, dramaturgos y pintores), debates y exhibiciones, conciertos, ópera y ballet. Además, la Internet y otros medios de comunicación cibernética ahora llegarían a todos los hogares dominicanos, gratis y depurados de pornografía, tahurería y otras actividades fraudulentas.

151


Capítulo 38.

LAS MUJERES, LOS JÓVENES Y LOS ANCIANOS

LAS MUJERES, LOS JÓVENES Y LOS ANCIANOS, por fin, recibirían la atención y el respeto que merecían. Las mujeres, en particular, dejarían de ser de facto “ciudadanos de segunda clase”: tendrían las mismas responsabilidades y derechos que los hombres; ocuparían el mismo número de posiciones de autoridad, dentro y fuera del Gobierno; y, por ley, serían compensadas por sus labores, exactamente igual que los hombres. Habría tantas mujeres como hombres en las fuerzas armadas; de hecho, la máxima autoridad en el servicio de inteligencia nacional sería una mujer, la Centuriona Josefina Vargas. Los jóvenes sabrían que representaban el futuro de la nación; pues, se les recalcaba a muy temprana edad, tanto en las escuelas como por los medios de comunicación. Además, el Estado invertiría grandes recursos monetarios y humanos en ellos, para que se realizaran como buenos ciudadanos. Los jóvenes de 10 a 18 años de edad estarían obligados a completar un “internado” de por lo menos 16 meses con una persona mayor de 65 años (que podía ser un familiar); su deber sería acompañar y ayudar al anciano con sus quehaceres. La responsabilidad del anciano ante el joven sería: enseñarle a vivir correctamente y apreciar las tradiciones dominicanas. Los ancianos serían venerados, por agradecimiento y consideración; pues, habrían contribuido bastante a lo que era la sociedad, y su experiencia podría resultar en sabiduría compartida. Además de recibir atención médica gratis, toda persona mayor de 65 años de edad recibiría una pensión igual a su último salario, 153


ajustada automáticamente al grado de inflación actual (si acaso había). Y, cualquier crimen contra un anciano resultaría en la pena de muerte.

154


Capítulo 39.

EL NUEVO ESCUDO, LA NUEVA BANDERA, EL NUEVO HIMNO

Integridad Excelencia y Paz

EL NUEVO ESCUDO, LA NUEVA BANDERA, EL NUEVO HIMNO y la nueva

Capital, de la nueva República Dominicana, se darían a conocer el mismo día que contrajera teas nupciales una casi-Primera Damadominicana de apellido Cabral de Pierre. Ahora, el escudo —en vez de “Dios, Patria y Libertad”—, diría: “Integridad, Excelencia y Paz”. De igual manera, cambiaría la bandera: Ésta ya no tendría una cruz blanca, ni luciría los colores azul y rojo; ahora consistiría de sólo un cuadrilátero verde olivo (significando vida) y, en el centro, un círculo blanco (representando la paz): el escudo. 155


Así también cambiaría el himno nacional. Ahora, en vez de: …Quisqueyanos valientes, alcemos… —“palabras quizás apropiadas”, señaló El Líder, “para un pueblo sin identidad totalmente propia, en un momento especifico del siglo XIX, pero no para el pueblo dominicano del siglo XXI”—, en esencia diría: ...Dominicanos, ¡manganzones!, levántense a trabajar y a exaltar la Patria… La antigua ciudad de Santo Domingo de Guzmán dejaría de ser la Capital dominicana, y sus cinco principales regiones, ahora —en vez de Santo Domingo Este, Santo Domingo Oeste, Santo Domingo Norte, etc.— serían: Nueva Sodoma, Nueva Gomorra, Nueva Adma, Nueva Zeboim y Nueva Zoar—aludiendo al comportamiento de sus ciudadanos. La ciudad de Santiago de los Caballeros sería nombrada Distrito Nacional (por unos años). Las oficinas del Gobierno estarían ubicadas en el campus de la, ya extinta, Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM). “Así” —dijo El Líder—, “con un nuevo escudo, con una nueva bandera, con un nuevo himno y con una nueva Capital, iniciamos una nueva era”. “Los cambios que hemos realizado reflejan una nueva realidad, en la cual generaciones de dominicanos lucharán por superarse, al mismo tiempo que exaltan la Patria…”

156


CANTO V: CODA


Capítulo 40.

LA PEOR PESADILLA

LA PEOR PESADILLA de su vida la tuvo El Líder la noche antes de abandonar el poder. Soñó que en un período de siete días (de su subconsciente) ocurriría lo siguiente… 1r Día - Se va la luz y el agua, más se acaban el gas y la gasolina por 72 horas consecutivas, en todo el país… 2o Día - Seis millones de haitianos cruzan la frontera, rumbo a Santo Domingo… 3r Día - Se desatan epidemias de SIDA, dengue, ceguera, cáncer, lepra y demencia, que devastan al pueblo dominico-haitiano… 4o Día - Tres aviones B-52 de la Fuerza Aérea Estadounidense dejan caer (“accidentalmente”) 28 bombas nucleares —mil veces más potentes que las que detonó Estados Unidos en Hiroshima y Nagasaki— sobre la isla Hispaniola, incinerando instantáneamente a 16 millones de dominicanos y haitianos. 5o Día - Un terremoto, que mide 10,6 en la escala Richter, hunde por completo la isla Hispaniola... 6o Día - El huracán Altagracia, magnitud 7, hace un zigzag por el Mar Caribe y el Océano Atlántico, arrasando los pocos escombros —una tambora, tres cocos y un “ricachón aventa’o”— que aún flotaban donde anteriormente pululaban República Dominicana y Haití… 7o Día - Una vez más, resplandece El Sol sobre las Antillas Mayores: Cuba, Puerto Rico y Jamaica. 159


Capítulo 41.

EL LÍDER CUMPLE CON SU PALABRA

EL LÍDER CUMPLE CON SU PALABRA un día calido y soleado, cuando —después de 50 años de abnegación total y servicio sin igual—, sale de su despacho, para jamás volver… Había concluido una reunión en el Palacio Nacional con sus principales allegados y unos expertos en control de calidad, que resultaría en la, tan esperada, autosuficiencia material de los dominicanos. Había hecho lo que —en más de 10.000 años de interacción humana organizada— jamás hizo otro dictador absoluto: abandonar el poder voluntariamente (y sin un centavo en el bolsillo), tan pronto realizó lo prometido. Tal y como dijo el día que tomó el mando: luchó exitosamente contra el abuso de poder, la corrupción y la mediocridad; cultivó la integridad personal y la excelencia como normas; donde halló pobreza, hambre, indigencia, estrechez, penuria y necesidad, dejó abundancia y prosperidad; acabó con los prejuicios y la barbarie; donde encontró discordia y conflicto, dejó concordia, tranquilidad, calma y paz; más estableció serenidad en las mentes y armonía en los corazones de sus compatriotas.

161


Capítulo 42.

LA HISTORIA POR ESCRIBIR

LA HISTORIA POR ESCRIBIR respondería, de manera exhaustiva y contundente, a las siguientes preguntas, entre muchas otras… ¿Qué sucedería en República Dominicana al desaparecer El Líder? ¿Cómo se comportarían los Centuriones de la Patria? ¿Cómo reaccionaría la juventud dominicana ante los viejos corruptos, quienes tan pronto se ausentó El Líder intentaron retomar el poder? ¿Por qué insistiría el Coloso del Norte en subyugar de nuevo al pueblo dominicano? ¿Podría República Dominicana mantener el alto nivel (económico, tecnológico, moral), que había alcanzado con El Líder en el poder? ¿Qué papel desempeñarían los “dominicanos ausentes” en la trayectoria nacional? ¿Sería cierto, que el destino de la nación depende tanto de los dominicanos que residen en “el exterior” como de aquellos que “sobreviven” en el país; que el comportamiento de los dominicanos (de hoy y del futuro inmediato, dentro y fuera del país) determinaría si República Dominicana mejora, si continua a la deriva o si, finalmente, sucumbe a la anarquía? ¿Seguirían los dominicanos de “ultramar” “embobados” por los políticos de República Dominicana, quienes los visitaban periódicamente “con el sombrero en la mano”? ¿Volverían los dominicanos a embelesarse con la falsa gloria que 163


heredaron de Cristóbal Colón y los Conquistadores? ¿Volverían los políticos, militares, “empresarios” y ladrones encorbatados a desfalcar el país con impunidad? ¿Volverían los hombres de buena voluntad —quienes se atrevieron a señalar lo mal hecho en momentos críticos de nuestra historia—, a dejar de actuar, por temer que los “tigres” y “matones”, dentro y fuera del Gobierno, tomaran represalias contra ellos? ¿Podría algún dominicano —¡y no un peruano, estadounidense, congoleño o sueco!—, por fin escribir la “gran novela dominicana”? ¿Llegaría el “cambalache” del siglo XX a repetirse en República Dominicana? ¿Llegaría ese día tan anhelado, cuando el pueblo dominicano por fin reconociera sus derechos y responsabilidades plenamente, y mereciera la democracia como sistema de gobierno? ¿Llegaría a establecerse otra dictadura absoluta en República Dominicana, que respondiera adecuadamente a la “idiosincrasia” (una mezcla de sado-masoquismo y mezquindad) del pueblo dominicano? ¿Cuánto tiempo pasaría antes de que los seudo intelectualesvira-latas volvieran a encarnar la mediocridad en la televisión y los periódicos dominicanos? ¿Desaparecerían, por fin, los adulones de Joaquín Balaguer, Juan Bosch, José Francisco Peña Gómez, Duarte, Sánchez y Mella, y las hermanas Mirabal? (Admirarlos, sí; emularlos, también; idolatrarlos, quizás; adularlos, ¡jamás!) ¿Cómo juzgarían las generaciones venideras a: Eligio Jáquez, Guido Gómez Mazara, Rafael (“Fello”) Suberví Bonilla, Vicente Sánchez Baret, Salvador Jorge Blanco, Leonel Fernández Reyna, Hatuey Descamps, Jaime David Fernández, Danilo Medina, Milagros Ortiz Bosch, Orlando Jorge Mera, Fernando Álvarez Bogaert, Eduardo Estrella et al? ¿Permitirían los dominicanos honestos y con valor que los títeres y ladrones encorbatados siguieran usando el Poder Ejecutivo y los 164


recursos del Estado para enriquecerse? ¿Dejaría el pueblo dominicano que un grupito de bandidos volviera a pisotear, o a “modificar” (mejor dicho, a relajar con), la Constitución cada vez que le daba la gana? ¿Implementarían los Gobiernos subsiguientes un código de conducta profesional que impidiera el “macuteo” y las “botellas” acostumbradas? ¿Volvería, digamos de aquí al 2492, a regir el proceso de control de calidad que impusiera El Líder en el sistema operacional de las entidades estatales? ¿Dejarían las Fuerzas Armadas (con la complicidad del Poder Ejecutivo) de “hacerse la la vista gorda” al contrabando (especialmente el tráfico de cocaína y heroína) por la frontera, aeropuertos, costas y muelles? ¿Dejarían los bancos, los “resorts”, hoteles y casinos, las “urbanizaciones exclusivas”, los medios de comunicación, las empresas más importantes y el Gobierno de República Dominicana de ser un mero frente para los más notorios narcotraficantes y estafadores de Estados Unidos, Europa, el Medio Oriente, África, Asia y América Latina? ¿Cesaría el lavado de dinero vinculado al narcotráfico en República Dominicana? ¿Dejarían los paladines de la Iglesia católica (y otras instituciones religiosas) de involucrarse en asuntos políticos, en vez de atender a las necesidades espirituales y pastorales de sus feligreses? ¿Cuál sería la verdadera relación entre los jerarcas de la Iglesia, el resto del clero y los narcotraficantes en República Dominicana en los últimos años del siglo XX y los primeros años del siglo XXI? ¿Surgirían, eventualmente, generaciones de hombres y mujeres tan patriotas y abnegados como los Trinitarios y Centuriones? ¿Aparecerían jóvenes como los “cabezas calientes” de la extrema izquierda, quienes heroicamente denunciaron y protestaron —sin temor a morir acribillados—, contra “El Doctor” y los “matones” del Palacio Presidencial, en la sexta y séptima décadas 165


del siglo XX? ¿Asumiría la juventud dominicana el papel que le corresponde para definir el futuro de la nación? ¿Volvería Estados Unidos a contaminar la sociedad dominicana con criminales “repatriados”? ¿Caería República Dominicana una vez más en las garras del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, mecanismos de represión económica con que los “países desarrollados” mantuvieron a las naciones pobres en el atraso por décadas? ¿Podría República Dominicana por fin evadir la hegemonía del Coloso del Norte? ¿Volverían las “multinacionales” a mandar en República Dominicana? ¿Qué sucedería si los dominicanos en el exterior dejaran de enviar divisas, comida, ropa, etcétera, a sus familiares en República Dominicana? ¿Hasta qué punto influiría el “experimento” de la nueva República Dominicana en el destino de otros pueblos y gentes, en las áreas vecinas y más remotas del planeta Tierra? ¿Habría (en el 2010, 2011, 2012, 2013,...) un HOMBRE DE VERDAD, entre los miles que pavonean en el escenario político de República Dominicana — aunque sea sólo UN hombre íntegro y verdaderamente patriótico—, entre los “líderes” que ocupan el Palacio Nacional, la Cámara de Diputados, el Senado, la Suprema Corte y la cúpula de los partidos políticos...es más: entre los millones de dominicanos ubicados en la isla Hispaniola, o en cualquier otra parte del mundo—, un hombre dispuesto y capacitado para sacar al país del fango en que se encuentra hoy día?... Y, ¿adónde irían a parar los hombres (porque en República Dominicana los hombres jamás han permitido que ninguna mujer asuma el poder) que aparecen en la siguiente lista de gobernantes —al Infierno, al Purgatorio o al Cielo? [Sus nombres están tachados porque ninguno merece ser recordado en la historia dominicana.] ................................................................................................. 166


MANUEL DE REGLA MOTA BUENAVENTURA BÁEZ JOSÉ DESIDERIO VALVERDE PEDRO SANTANA ANEXIÓN A ESPAÑA CAPITÁN GENERAL PEDRO SANTANA CAPITÁN GENERAL FELIPE RIMERO Y LEMOTNE CAPITÁN GENERAL CARLOS DE VARGAS Y CERVETO CAPITÁN GENERAL JOSÉ DE LA GÁNDARA Y NAVARRO GOBERNADOR MILITAR H. S. KNAPP GOBERNADOR MILITAR INTERINO EDWIN ANDERSON GOBERNADOR MILITAR H. S. KNAPP GOBERNADOR MILITAR INTERINO J. H. PENDLETON GOBERNADOR MILITAR H. S. KNAPP GOBERNADOR MILITAR INTERINO J. H. PENDLETON GOBERNADOR MILITAR H. S. KNAPP GOBERNADOR MILITAR INTERINO J. H. PENDLETON GOBERNADOR MILITAR H. S. KNAPP GOBERNADOR MILITAR B. H. FULLER GOBERNADOR MILITAR THOMAS SNOWDEN GOBERNADOR MILITAR S. S. ROBINSON GOBERNADOR INTERINO HARRY LEE GOBERNADOR MILITAR S. S. ROBINSON GOBERNADOR MILITAR INTERINO HARRY LEE GOBERNADOR MILITAR S. S. ROBINSON PTE. PROVISIONAL: JUAN BAUTISTA VICINI BURGOS JOSE ANTONIO SALCEDO GASPAR POLANCO BENIGNO FILOMENO DE ROJAS PEDRO ANTONION PIMENTEL JOSE MARIA CABRAL PEDRO GUILLERMO BUENAVENTURA BÁEZ TRIUNVIRATO: Gregorio Luperón, Pedro Antonio Pimentel y 167


Federico de Jesús García JOSÉ MARÍA CABRAL MANUEL CACERES JUNTA DE GENERALES ENCARGADOS DEL PODER EJECUTIVO: José Hungría, Antonio Gómez y José Ramón Luciano BUENAVENTURA BÁEZ IGNACIO MARÍA GONZALEZ GENERALES ENCARGADOS DEL PODER SUPREMO DE LA NACION: Ignacio Maria González y Manuel Altagracia Cáceres IGNACIO MARÍA GONZÁLEZ CONSEJO DE SECRETARIOS DE ESTADO: Pedro T. Garrido, Interior y Policía; José de Js. Castro, Relaciones Exteriores; Pedro P. Bonilla, Justicia e Instrucción Pública; Juan B. Zafra, Hacienda y Comercio; y Pablo L. Vilanueva, Guerra y Marina ULISES FRANCISCO ESPAILLAT JUNTA GUBERNATIVA: Pedro T. Garrido, José de Js. Castro, Juan B. Zafra, Pablo López Villanueva, José Caminero, JoeI Rodriguez Urcianeta y Juan Ariza IGNACIO MARÍA GONZÁLEZ MARCOS ANTONIO CABRAL BUENAVENTURA BÁEZ CONSEJO DE SECRETARIOS DE ESTADO: José María Cabral, Interior y Policía; y encargado de Guerra y Marina; Joaquín Montolío, Justicia e Instrucción Pública; y Encargado de Relaciones Exteriores y de Hacienda y Comercio IGNAClO MARÍA GONZÁLEZ CESÁREO GUILLERMO IGNACIO MARÍA GONZÁLEZ JEFES SUPERIORES DE OPERACIONES DEL MOVIMIENTO UNÁNIME POPULAR: Ulises Heureaux y Cesáreo Guillermo JACINTO DE CASTRO CONSEJO DE SECRETARIOS DE ESTADO: Cesáreo 168


Guillermo, Interior y Policía y encargado de Guerra y Marina; Alejandro Angulo Guridi, Justicia e Instrucción Pública; y encargado de Relaciones Exteriores; y Pedro María Aristy, Hacienda y Comercio CESÁREO GUILLERMO GREGORIO LUPERÓN FERNANDO A. DE MERIÑO ULISES HEUREAUX FRANCISCO GREGORIO BILLINI ALEJANDRO WOSS Y GIL ULISES HEUREAUX ULISES HEUREAUX ULISES HEUREAUX ULISES HEUREAUX WENCESLAO FIGUEREO CONSEJO DE SECRETARIOS DE ESTADO: Tomás D. Morales, Interior y Policía; Enrique Henríquez, Relaciones Exteriores; Jaime R. Vidal, Hacienda y Comercio, Fomento y Obras Públicas; Aristides Patiño, Guerra; y Braulio Alvarez, subsecretario de Interior HORACIO VÁSQUEZ JUNTA POPULAR Mariano A. Cestero, Alvaro Logroño, Arístides Patiño y Pedro María Mejía JUAN ISIDRO JIMENES HORACIO VÁSQUEZ ALEJANDRO WOSS Y GIL CARLOS F. MORALES LANGUASCO CONSEJO DE SECRETARIOS DE ESTADO: Manuel Lamarche García, Interior y Policía; Emiliano Tejera, Relaciones Exteriores; Andrés Julio Montolío, Justicia e Instrucción Pública; Francisco Leonte Vásquez, Fomento y Obras Públicas; Carlos Ginebra, Guerra y Marina; Eladio Victoria, Correos y Telégrafos; y Federico Velázquez y Hernández, Hacienda y Comercio RAMÓN CÁCERES 169


CONSEJO DE SECRETARIOS DE ESTADO: Miguel A. Román hijo, Interior y Policía; y José María Cabral y Báez, Relaciones Exteriores ELADIO VICTORIA ADOLFO ALEJANDRO NOUEL JOSE BORDAS VALDEZ RAMON BAEZ JUAN ISIDRO JIMENES CONSEJO DE SECRETARIOS DE ESTADO: Federico Velásquez y Hernández, Fomento y Comercio; Jaime Mota, Interior y Policía, Agricultura e Inmigración; y Bernardo Pichardo, Relaciones Exteriores FRANCISCO HENRÍQUEZ Y CARVAJAL HORACIO VÁSQUEZ RAFAEL ESTRELLA UREÑA JACINTO BIENVENIDO PEYNADO (Secretario de Interior, Policía, Guerra y Marina, Presidente interino) RAFAEL LEONIDAS TRUJILLO MOLINA RAFAEL LEONIDAS TRUJILLO MOLINA JACINTO BIENVENIDO PEYNADO MANUEL DE JESÚS TRONCOSO DE LA CONCHA RAFAEL LEÓNIDAS TRUJILLO MOLINA RAFAEL LEÓNIDAS TRUJILLO MOLINA RAFAEL LEÓNIDAS TRUJILLO MOLINA Héctor Bienvenido Trujillo Molina (Secretario de Guerra, Marina y Aviación, Presidente interino) HÉCTOR BIENVENIDO TRUJILLO MOLINA JOAQUÍN BALAGUER Francisco González Cruz , Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas, Presidente interino CONSEJO DE ESTADO: Presidido por Joaquín Balaguer. Rafael F. Bonnelly, Vicepresidente y Eduardo Read Barreras, segundo Vicepresidente Miembros: Mons. Eliseo Pérez Sánchez, Nicolás Pichardo, Luis 170


Amiama Tió y Antonio Imbert Barreras JUNTA CÍVICO-MILITAR: Presidida por Huberto Bogaert. Miembros: Armando O. Pacheco, Luis Amiama Tió, Antonio Imbert Barreras; Contraalmirante E. Valdez Vidaurre (M.deG.), Piloto Wilfredo Medina Natalio (Av. M.) y el Coronel Neit R. Nivar Seijas (E.N.). CONSEJO DE ESTADO: Presidido por Rafael F. Bonnelly. Miembros: Eduardo Read Barreras, Mons. Eliseo Pérez Sánchez, Nicolás Pichardo, Luis Amiama Tió, Antonio Imbert Barreras y Donald Reid Cabral JUAN BOSCH JUNTA PROVISIONAL DE GOBIERNO: Formada por los Oficiales Superiores de las Fuerzas Armadas: Víctor Elby Viñas Román, Mayor General E.N.; Renato Hungría Morel, General de Brigada E..N.; Atila Luna Pérez, General de Brigada F.A.D.; Julio Alberto Rib Santamaría, Jefe de Estado Mayor M.deG.; Belisario Peguero Guerrero, P.N.; Félix Hermida, hijo, General de Brigada E.N.; Manuel García Urbáez, General de Brigada E.N.; Antonio Imbert Barreras, General de Brigada E.N.; Luis Amiama Tió, General de Brigada E.N., Salvador A. Montás Guerrero, General de Brigada E.N.; Marcos A. Rivera Cuesta, Coronel E. N.; Ramón Eduardo Cruzado Piña, Coronel Piloto F.A.D.; Librado Andújar Matos, Capitán de Navío M. de G.; Elías Wessin y Wessin, General F.A.D.; Manuel Ramón Pagán Montás, Coronel E.N.; Braulio Álvarez Sánchez, Coronel E.N.N. Folch Pérez, Coronel Piloto F.A.D.; Andrés Germán Torres, Capitán de Navío M.de G.; José María Sánchez Pérez, Coronel Piloto F.A.D.; Carlos María Paulino Asiático, Teniente Coronel E.N.; Rafa Santana J., Teniente Coronel. F.A.; Rubén Antonio Tapia Cesse Coronel E.N.; Sergio de Js. Díaz Toribio, Capitán M.de G.; e Ismael Román Carbucia, Coronel Piloto, F.A.D. TRIUNVIRATO: Presidido por Emilio de los Santos. Miembros: Manuel Enrique Taváres y Ramón Tapia Espinal; Donald Reid 171


Cabral, Presidente; Miembros: Manuel Enrique Taváres y Ramón Tapia Espinal. Donald Reid Cabral, Presidente. Miembros: Manuel Enrique Tavares y Ramón Cáceres Troncoso “COMANDO MILITAR REVOLUCIONARIO”: Encabezado por los Militares: Vinicio Fernández Pérez, Giovanni Gutiérrez Ramírez, Francisco Caamaño Deñó, Eladio Ramírez Sánchez y Pedro Bartolomé Benoit JOSÉ RAFAEL MOLINA UREÑA “JUNTA MILITAR”: Presidida por Bartolomé Benoit, F.A.D.. Miembros: Diigo Santana Carrasco, M.de G. y Enrique A. Casado Saladin, E.N. FRANCISCO ALBERTO CAAMAÑO DEÑÓ ‘GOBIERNO DE RECONSTRUCCION NACIONAL”: Presidido por Antonio Imbert Barreras Miembros: Carlos Grisolía Poloney, Alejandro Zeller Cocco, Bartolomé Benoit y Julio D. Postigo “GOBIERNO DE RECONSTRUCCIÓN NACIONAL”: Presidido por Antonio Imbert Barreras. Miembros: Carlos Grisolía Poloney, Alejandro Zeller Cocco, Bartolomé Benoit y Leonte Bernard Vásquez HÉCTOR GARCÍA GODOY, PRESIDENTE PROVISIONAL JOAQUIN BALAGUER RAMÓN RUIZ TEJADA, Encargado del Poder Ejecutivo JOAQUÍN BALAGUER JOAQUÍN BALAGUER SILVESTRE ANTONIO GUZMÁN FERNÁNDEZ JACOBO MAJLUTA SALVADOR JORGE BLANCO JOAQUÍN BALAGUER JOAQUÍN BALAGUER JOAQUÍN BALAGUER LEONEL FERNÁNDEZ REYNA HIPÓLITO MEJIA LEONEL FERNÁNDEZ REYNA 172


LEONEL FERNÁNDEZ REYNA ¿...................................................................................................? Pero, oye , manganzón que estás leyendo o escuchando esto... ...tú, que dices ser un dominicano de verdad... ...tú, que dices que te duele la patria y no soportas más la corrupción y el libertinaje a todo nivel de la sociedad... ...tú, que sufres en carne viva la violencia sin precedente, más la barbarie y criminalidad rampante, que actualmente azotan al país de arriba abajo... ...tú, que ¡ya! estás harto de apagones, la escasez crónica de productos y servicios básicos, más crisis, crisis y más crisis; fraudes, escándalos y abusos... ...y tú, juventud dominicana, en cuyas manos está el futuro de nuestra patria... ...más tú, dominicano práctico, que buscas soluciones para los problemas nacionales, pero sólo encuentras ineptitud gubernamental—engaños, excusas y mentiras de políticos, oficiales (militares y empleados del poder ejecutivo, legislativo y judicial), miembros de la “sociedad civil” y “empresarios” vividores... ...Y tú también: ¡manganzona que te dedicas a saltar de discoteca en discoteca, a ver novelas y a “bochinchar” por teléfono día y noche!... , quién?... ...Dime ya, de una vez por todas: ¿si no ...¡Y, si no AHORA, ¿cuándo?!... .......................................................................................................

FIN

173


NOTAS

NOTAS como las siguientes ponen en contexto algunos aspectos históricos y literarios, que podrían esclarecer y mejorar la apreciación de la obra. Los números que las preceden se refieren a los paneles que les corresponden en la versión gráfica. Gran parte de la información proviene de “la enciclopedia gratis” de la Internet, Wikipedia (http://www.wikipedia.org/). Lo que aparece entre comillas es una cita directa, el resto es parafrase. Las fuentes de la música que acompaña la versión gráfica, se encuentran al final de esa versión.

Exhortación E-2. La “Revolución de abril”: el enfrentamiento (del 24 de abril al 30 de agosto de 1965) entre los llamados “Constitucionalistas” —a quienes encabezaba el coronel Francisco Caamaño Deñó (cuyo cuartel general estaba en el sector de Ciudad Nueva), que derrocó al gobierno de facto que presidía el doctor Donald Reid Cabral para restaurar al Gobierno constitucional del profesor Juan Bosch (destituido en 1963)—, y un grupo de militares liderados por el general Elias Wessin y Wessin, atrincherado con apoyo de Estados Unidos en la base aérea de San Isidro; lo cual impulsó la segunda intervención estadounidense en República Dominicana, en menos de 64 años. E-3. Foto: de un ojo (de gato) al ser operado, que sugiere cómo en esta obra se les va a “inyectar” la realidad por los ojos a los dominicanos. E-4. Si usted conoce otra novela dominicana realizada en 175


Microsoft PowerPoint, o en cualquier otro programa gráfico que use fotografías para ilustrar la trama, antes que Utopía dominicana, por favor informe al autor. E-22. El título proviene de la famosa novela del pensador, teólogo, político, humanista y escritor inglés, Tomás Moro (Thomas More, 1478–1535), creador de la palabra y autor de la primera novela titulada Utopía, la cual relata la organización de una sociedad ideal. E-27. Contenido: La edad de El Líder cuando regresa de Holanda a República Dominicana (vease el cuarto capítulo) es igual al número de capítulos que tiene la novela: 42. Además, nótese que la obra está dividida en “cantos”, como la Divina Comedia, de Dante Alighieri (1265–1321).

Capítulo 1. Nota de El Autor 1-2. Caricatura: del filosofo griego Epicteto (55–135), de la escuela estoica, quien vivió parte de su vida como esclavo en Roma. 1-3. Sátira: obra poética cuyo objetivo es censurar o poner en ridículo. Cábala: una de las principales corrientes de la mística judía, cuya base es el análisis del “Árbol de la Vida”, de la Sagrada Escritura; fábula: relación carente de todo fundamento. 1-4. Cambalache: Tango del compositor, músico, dramaturgo y cineasta argentino Enrique Santos Discépolo Deluchi, conocido como Discepolín (1901–1951). 1-12. Farsa: pieza cómica. 1-13. Silla presidencial: Cuando el autor era niño (tiempos de Bosch y Balaguer), su padre con frecuencia se refería a “la silla presidencial”, lo cual para el niño sugería que, si lo único necesario para ser presidente era ocupar dicha silla, entonces la presidencia sería del más fuerte (físicamente), astuto o brutal. 1-14. Novela gráfica (de la frase “graphic novel”, en inglés): una novela con imágenes dibujadas, estilo historietas, “comics” o “paquitos”. 176


1-15. La persona que dibujó estos paneles prometió que dibujaría la obra “completa”, pero, al leer los primeros tres capítulos, de repente (¿por miedo?) dijo que no disponía del “tiempo necesario para completarla”; desistió y (luego de cobrar por lo poco que hizo), pidió que jamás se mencionara su nombre: típico dominicano cobarde, para quien la supervivencia es siempre más importante que los principios.

Capítulo 2. El principio del final 2-4. Compadre Mon: Alude al personaje del famoso poema “Habla Compadre Mon” (publicado en 1943), de Manuel del Cabral (1907–1999), que incluye los versos: Sí, señor, mi cinturón: / ola de pólvora y plomo. / Aquí la isla soy yo. 2-5. La enana Felipa: Dicen, que el doctor Joaquin Balaguer “prefería” las enanas, por lo que en su casa siempre disponía de por lo menos una. Lo irónico es que sea, precisamente, una enana quien desenlace el “principio del final”. (Se alude, en “paralelo”, a que El Lider —como el profesor Juan Bosch, el doctor Joaquin Balaguer y el coronel Francisco Alberto Caamano Deñó—, estuvo en el exterior antes de ascender al poder: El Lider, en todo Europa; Bosch, en Cuba, Costa Rica y Puerto Rico; Balaguer, en Nueva York; y Caamano Deñó, brevemente en Inglaterra.) 2-6. Los Centuriones de la Patria: En el ejército romano, los centuriones eran oficiales, con un mando táctico y administrativo, escogidos por sus cualidades de resistencia, templanza y mando.

Capítulo 3. El camino hacia el poder 3-1. 666: Algunos creen que este es “el número del Diablo”, basado en el libro “Apocalipsis”, del Nuevo Testamento de la Sagrada Escritura. 3-3. 440: Sugiere la imagen del compositor y cantante Juan Luis Guerra y el Grupo 440, quienes en la década de 1990 viajaban mucho a otros países. 3-4. 11 de septiembre: “Hace eco” al horrendo ataque contra 177


Estados Unidos en el 2001, anticipa la acción del Capítulo 28 y alude a los miles y miles de embarques de armas que, a través de la historia y en el mundo entero, han pasado de contrabando los grupos revolucionarios. 3-6. Quinta Columna: La expresión es del generalísimo Francisco Franco, quien la hizo famosa durante la guerra civil en España (1936-1939). Según Franco, fue crucial para derrotar a la República Española. Los falangistas (a quienes él encabezaba) acosaban a la sede del gobierno republicano, situada en Madrid, mediante cuatro columnas bélicas, desde cada uno de los puntos cardinales. Pero Franco y sus aliados sabían que el ejército más eficaz no era militar, sino los falangistas civiles que dentro de la ciudad arremetían por la espalda contra las fuerzas radicales. Desde entonces, el término de la “quinta columna” se utiliza para definir a una fuerza que desde la matriz misma de cualquier institución defiende los intereses de algún sector antagónico a ella. 3-8. PPH: El “Proyecto Presidencial de Hipolito” fue confabulado en el 2003 por Eligio Jáquez, jefe de campaña de Hipólito Mejía, para reelegir a éste, a como diera lugar. 3-15. Se desboronó la Unión Soviética: La Unión Soviética, establecida en Rusia por Vladimir Lenin en 1917, colapsó finalmente bajo el mando de Mikhail Gorbachev (instigado por Boris Yeltsin), el Día de Navidad (25 de diciembre) de 1991; con ella, “como por arte de magia” y “de la noche a la mañana”, desaparecieron casi todas las agrupaciones comunistas en el mundo, especialmente en República Dominicana. 3-17. Según la doctrina de la Iglesia católica, la principal responsabilidad de cualquier sacerdote, monseñor, obispo o cardenal es la vida espiritual o pastoral de sus feligreses (en otras palabras, tratar de salvar sus almas), no los bochinches sociales, ni el “figureo” en los medios de comunicación ni, mucho menos, las actividades políticas. 3-18. Países “avanzados”: Podría decirse que los países orientales, tales como India y Tibet, son espiritualmente más 178


avanzados que los países occidentales, tales como Estados Unidos, España y Francia. 3-19. Estado “fallido”: Término que califica a un Estado débil, por ejemplo, el dominicano, en el cual el gobierno central tiene poco control práctico sobre su territorio, o en el que no hay un gobierno efectivo; anarquía: Desorden, confusión, por ausencia o flaqueza de la autoridad pública —precisamente lo que ha experimentado el pueblo dominicano en los últimos años del siglo XX y comienzo del siglo XXI. 3-20. 17 de agosto: El Líder se apoderaría de República Dominicana al día siguiente de la juramentación presidencial, por razones que sólo él conocería.

Capítulo 4. Los primeros nueve meses 4-2. Palacio Nacional: En ciertos puntos de la obra, en vez de este término, se usa “Palacio Presidencial” para sugerir que en el edificio, donde oficialmente reside el Presidente electo por el pueblo, se encuentra un presidente que no merece ocuparlo, por dictatorial o mediocre, o por haberse robado las elecciones. 4-3. 1.844: El número de Centuriones alude al año en que se independizó República Dominicana de Haití. 4-5. “Algo grande acaba de suceder”: Así “dirían” las ballenas, los delfines, los elefantes y otros seres vivientes con la capacidad de juzgar, cuando se extinga la humanidad. 4-7. La “expulsión inmediata”: El Líder quería evitar que se “repitiera la historia”; pues, la principal justificación que ofreció el presidente Lindon B. Johnson para mandar más de 22.000 Marines a Santo Domingo, el 28 de abril de 1965, fue: “para proteger las vidas de ciudadanos estadounidenses” en el país. 4-9. “República bananera”: del inglés banana republic, es un término peyorativo que se usa desde 1904 en Estados Unidos para describir gobiernos (especialmente de los países suramericanos, centroamericanos, del Caribe, Asia y África) corruptos, tiranos y sumisos a los países ricos. 179


4-11. “Doctrina de Monroe”: Frase elaborada por el ex presidente estadounidense John Quincy Adams y atribuida al presidente James Monroe, quien la anunciara el 2 de diciembre de 1823. Fue dirigida principalmente a las potencias europeas con la intención de que los Estados Unidos (EE.UU.) no tolerarían ninguna interferencia o intromisión de las potencias europeas en América, pero que, junto al “Corolario Roosevelt”, emitido por el presidente Theodore Roosevelt en 1904 (afirmando que si un país americano situado bajo la influencia de los EE.UU. amenazaba o ponía en peligro los derechos o propiedades de ciudadanos o empresas estadounidenses, el gobierno de EE.UU. estaba obligado a intervenir en los asuntos internos del país “desquiciado” para reordenarlo, restableciendo los derechos y el patrimonio de su ciudadanía y sus empresas); en esencia, decía que a partir de entonces, Estados Unidos se reservaba el derecho a intervenir donde le diera la gana en América Latina y el Caribe. 4-12. “Imperio, potencia o interés exterior”: El Líder se refiere a Estados Unidos, citando la frase clave de la misma “Doctrina de Monroe” (figurativamente poniéndolo en el mismo “lugar” que ocupaban los países europeos, contra quienes se elaboró la doctrina al comienzo del siglo XX) para argumentar contra cualquier intención que pudiera enunciar Estados Unidos para intervenir en República Dominicana. 4-20. Serán ejecutados: Obviamente, aquí no se sugiere que quienes aparecen en la foto merecen ser ejecutados. Todo lo contrario, podrían ser personas muy dignas de admiración. 4-21. “Botellas”: Dizque el edificio del Banco de Reservas es uno de los “huacales” más seguros para las “botellas” de “la gente del partido” en el Gobierno. 4-31. 10:47 a.m. - 12:00 meridiano: O sea, antes de que regresen los “dueños” a sus “hogares”, a comer con sus “sirvientas”. 4-32. 48 naciones...mister Goldberg: Alude al año en que se fundó la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en San Francisco (EE.UU.), cuando se estableció el Estado de Israel y a 180


Arthur Joseph Goldberg (1908-1990), ex juez del Tribunal Supremo y Embajador estadounidense ante la ONU (quien, como los propietarios del diario New York Times, era judío). 4-33. Radhamés...Gómez Pepín (dos personajes diferentes): Se supone que este intercambio toma lugar en un futuro no muy lejano, pero cuando el director de El Nacional (periódico al que honró la pluma del, ya extinto, periodista Orlando Martínez) no sería el meritorio, y muy real, Radhamés Gómez Pepín. 4-34. Señor Miranda: Alude a Luis Miranda, puertorriqueño radicado en Nueva York desde hace muchos años, quien se ha beneficiado enormemente de la comunidad dominicana en Estados Unidos, simplemente porque no ha habido un dominicano dispuesto y capacitado para desempeñar su papel de “padrino” en la burocracia neoyorquina. 4-35. Señorita Pascual: En honor a Carlota Pascual, gran amiga del autor, quien actualmente reside en un pueblo cercano a Barcelona. 4-36. Futura heredera del trono español: Alude a Letizia Ortiz Rocasolano, Princesa de Asturias, ex reportera de una cadena de televisión española y actual esposa del Príncipe Felipe, heredero “aparente” del Trono, a quien, según la “prensa de corazón” en España, ella domina “como a un corderito”. 4-45. Foto de la Pietà (realizada entre 1498 y 1499): Obra maestra de la escultura del Renacimiento (desde el siglo XVIII, ubicada en la Basílica de San Pedro del Vaticano), por Miguel Ángel di Lodovico Buonarroti Simoni (1475–1564); quizás el genio artístico más grande de todos los tiempos. (El 21 de mayo de 1972 fue brutalmente desfigurada por un maniaco, que le destrozó el rostro pegándole 15 martillazos.) 4-50. Hábeas corpus: Término del derecho concebido en Inglaterra hace varios siglos, bajo el cual el ciudadano detenido o preso debe comparecer inmediata y públicamente ante un juez o tribunal; hocus pocus: abracadabra, fórmula mágica, farsa, burla o engaño. 181


4-59. 2 de septiembre: La prohibición de bebidas y cigarrillos sería anunciada poco antes de iniciarse el año escolar para que los maestros hablaran al respecto desde el primer día que entraran a sus aulas. 4-62. Optan por quitarse la vida 84: Alude a la clásica novela (“distopía” o “antiutopía”) Nineteen Eighty-Four (generalmente abreviada 1984), del autor inglés George Orwell, publicada en 1949, que enfoca un régimen represivo y totalitariano, en el cual los derechos del individuo son prácticamente cero. 4-64. 12 de octubre: Día en que Cristóbal Colón llegó a una isla americana, en 1492. Considerado un día memorable porque a partir de entonces se inició el contacto entre Europa y América, que culminó con el llamado “encuentro de dos mundos”, que transforma las vidas tanto de los europeos como de los americanos. En la Utopía dominicana, este día sería memorable porque representaría la expulsión de las “multinacionales” de República Dominicana. 4-71. Los “bushies”: Se refiere a la familia del patriarca George Walker (según informes que circulan en Estados Unidos, colaborador con el régimen nazis de Adolfo Hitler) y Prescot Bush (quien, según otros informes, obtuvo cuantiosas ganancias con la mano de obra de judíos esclavizados en los campos de concentración nazis de Auschwitz, Polonia), bisabuelo y abuelo, respectivamente, del ex presidente George W. Bush: degenerados privilegiados, docenas de cuyos descendientes han podido manipular la “democracia” por casi un siglo en Estados Unidos para mantenerse en el poder; y sus seguidores, generalmente racistas, reaccionarios y lunáticos de la extrema derecha, “ricachones” y ejecutivos de las más grandes corporaciones estadounidenses, quienes sin duda irán directamente al infierno. 4-75. 10 de noviembre: Día muy significativo en la historia, por los siguientes acontecimientos, entre otros: 1810-España: decreto de las Cortes de Cádiz por el que se concede por primera vez la libertad de imprenta; 1821-Panamá: Primer Grito de Independencia en la Heroica Villa de Los Santos; 1855-Japón: mueren en Tokio 182


más de 100.000 personas a causa de un movimiento sísmico; 1862Estreno de la ópera La Forza del Destino de Giuseppe Verdi en San Petersburgo; 1947-Cachemira: la población de Karamula queda totalmente destruida tras 13 días de sublevación musulmana; 2007El rey Juan Carlos I de España le dice “¿Por qué no te callas?” al presidente Hugo Chávez de Venezuela; día del Grito de Independencia, pronunciado por los panameños ante España, en La Villa de Los Santos; día del inodoro en Japón; Argentina: Día de la Tradición, recordando el nacimiento de José Hernández (autor del gran poema narrativo El Gaucho Martín Fierro, publicado en 1872, y su continuación, La vuelta de Martín Fierro, que apareció en 1879). 4-76. La carretera entre Guayubín y Santiago Rodríguez: El autor nació en Santiago Rodríguez y pasó los primeros 12 años de su vida en el Municipio de Guayubín. Cuando niño siempre oía decir que (los políticos del momento) pronto iban a “hacer la carretera...”. 4-80. Foto: muestra el regreso de los soldados dominicanos que mandó Hipólito Mejía a servirle a George W. Bush en la llamada “Guerra de Iraq” (también debe ver el Capítulo 8). 4-83. ‘La vida loca’: De la canción “Livin’ la Vida Loca” por el cantante puertorriqueño Ricky Martin, que escaló a la cima del hit parade en varios países en 1999. En cuanto a su contenido, el título lo dice todo. 4-86. 27 de febrero: En este día, en 1844, la República Dominicana fue proclamada “independiente” de Haití, en ausencia de Juan Pablo Duarte, por: Tomás Bobadilla, Francisco del Rosario Sánchez, Matías Ramón Mella, Manuel Jimenes, Vicente Celestino Duarte, José Joaquín Puello, Gabino Puello, Eusebio Puello, Eduardo Abreu, Juan Alejandro Acosta, Remigio del Castillo, Jacinto de la Concha, Tomás de la Concha, Cayetano Rodríguez, Félix María del Monte y otros. 4-87. La muralla que divide a República Dominicana de Haití: Recuerda muchas murallas famosas, entre otras: la Gran Muralla 183


China (“construida y reconstruida entre los siglos V y XVI para proteger la frontera norte del imperio Chino durante las sucesivas dinastías imperiales de los ataques de los nómadas xiongnu de Mongolia y Manchuria. Sin contar sus ramificaciones y construcciones secundarias, cubrió 18.851,8 km desde la frontera con Corea al borde del río Yalu hasta el desierto de Gobia lo largo de un arco que delinea aproximadamente el borde sur de Mongolia Interior”); el Muro de Berlín: “El Muro de Berlín (en alemán Berliner Mauer), también denominado ‘Muro de Contención Antifascista’ (antifaschistischer Schutzwall) por la República Democrática Alemana (RDA) y ‘El Muro de la Vergüenza’ por la opinión pública occidental, fue parte de las fronteras intra-alemanas desde el 13 de agosto de 1961 hasta el 9 de noviembre de 1989 y separó a Alemania Occidental de Alemania Oriental hasta ese año. El muro se extendía por 45 kilómetros que dividían Berlín en dos y 115 kilómetros que separaban Berlín Occidental de la RDA. Fue uno de los símbolos más conocidos de la Guerra Fría y de la separación de Alemania; la Barrera israelí de Cisjordaniala (también conocida en inglés como the Israeli West-Bank barrier, división que se extenderá por más de 703 kilometros, construida por Israel (porque le ha dado la santa gana, y nadie se lo ha impedido) para acorralar a los palestinos fuera de la tierra donde nacieron; el Muro fronterizo entre Estados Unidos y México “es una muralla física construida por Estados Unidos en su frontera con México. Su objetivo es impedir la entrada de inmigrantes ilegales”; en parte electrificada, se empezó bajo el gobierno de Bill Clinton y se continuó rigurosamente bajo el régimen de los dictadores George W. Bush y Dick Chaney, para mantener a los mexicanos fuera de la tierra que le robaron los estadounidenses en el siglo XIX. 4-88. 20 de abril: Otra fecha muy significativa; basta con señalar que la imagen (captada durante la Semana Santa) y el hecho que se narra aquí sugieren la expulsión (por decreto del Rey Felipe III de España, el 9 de abril de 1609) de los moriscos, descendientes de la población de la religión musulmana convertida al cristianismo por 184


la pragmática de los Reyes Católicos del 14 de febrero de 1502, entre muchos otros purgatorios religiosos.

Capítulo 5. El Ajusticiamiento 5-1. Fotos: Todas las fotos de personas decapitadas son de la vida real. 5-11. ¡Sin jamás haber levantado un dedo!: Además de los pocos militares de alto rango que participaron en el enfrentamiento de 1965 (y los poquísimos soldados, la mayoría de bajo rango, que fueron a pasar calor en Iraq para satisfacer el ego de George W. Bush, en el 2005, que no cuentan), ¿cuántos generales dominicanos, activos o jubilados, podrían decir seriamente que son “veteranos de guerra” en defensa de la Patria? 5-12. La Constitución Nacional: Se respeta; o, no se tiene. 5-20. “Lelé”: Es el apodo de un hombre (real) muy trabajador y dedicado a su familia, cuyas peculiaridades (entre otras cosas, era grande y hablaba poco) el autor observara siendo niño en su pueblo natal. 5-23. Foto: La sonrisa de los “asistentes” del verdugo “Lelé” (“cuatro jóvenes, también del Congo”), en vista de sus “menesteres”, sugiere la barbarie del “Continente Oscuro”, África —donde se ambienta El corazón de las tinieblas (“Heart of Darkness”), el más célebre relato corto (escrito en 1899 y publicado en 1902) del autor polaco-inglés Joseph Conrad, inspirado en los seis meses que éste pasó en el Congo colonizado y devastado por el rey Leopoldo II de Bélgica— y la maldad ( “¡el horror! ¡el horror!”, según la expresión de Conrad, y palabras que pronunciara Marlon Brando en la película “Apocalypse Now”, de Francis Ford Coppola) que todavía corre por las venas de los dominicanos. 5-34. 12 Centuriones: Alude a los 12 discípulos de Jesús: Simón, apodado Pedro; Andrés, hermano de Pedro; Jacob, Jacobo; Santiago el hijo de Zebedeo, o Santiago el Mayor; Juan, el menor de los doce, también hijo de Zebedeo (por tanto, hermano de Santiago el Mayor); Felipe de Betsaida, Bartolomé, llamado 185


también Natanael de Caná; Tomás (llamado Dídimo o Mellizo); Mateo, el publicano (recaudador de impuestos para los invasores romanos); Santiago el Menor, o Santiago el de Alfeo; Judas Tadeo; Simón el Cananeo, el Celador o Zelote (guerrillero); Judas Iscariote (tema de un libro de Juan Bosch); Matías, el sucesor de Judas Iscariote, elegido a la suerte en el monte de la sangre (para completar nuevamente el número de doce apóstoles enviados a las doce tribus de Israel). 5-39. “¡Mira, Mustafa!”: La imagen que aparece en la pantalla es de un terrorista musulmán, que acababa de decapitar a un rehén. 5-40. Washington Heights: Barrio del Alto Manhattan, donde reside la mayoría de dominicanos en la ciudad de Nueva York; “reality TV”: La telerrealidad o los reality shows, son un género televisivo en el cual se muestra lo que le ocurre a personas reales, en contraposición a las emisiones de ficción donde se muestra lo que le ocurre a personajes ficticios (personajes interpretados por actores), de ahí, su efecto de realidad. 5-41. 1.001 capítulos: Alude a Las Mil y Una Noches (en árabe, ‫ ةليلو ةليل فلأ‬Alf layla wa-layla —lit. Mil noches y una noche— en persa, „‫ و راز‬xw ‫بش‬, Hazār-o yak shab): “una célebre recopilación de cuentos árabes del Oriente Medio medieval que utiliza la técnica del relato enmarcado o mise en abyme. El núcleo de estas historias está formado por un antiguo libro persa llamado Hazâr Afsâna (los Mil Mitos) (en persa „‫)„ناسفاراز‬. El compilador y traductor de estas historias al árabe es, supuestamente, el cuentista Abu abd-Allah Muhammed el-Gahshigar, que vivió en el siglo IX. La historia principal sobre Scheherazada, que sirve de marco a los demás relatos, parece haber sido agregada en el siglo XIV. La primera compilación arábiga moderna, elaborada con materiales egipcios, se publicó en El Cairo en 1835. Causó gran impacto en Occidente en el siglo XIX, una época en que las metrópolis impulsaban las expediciones e investigaciones geográficas y de culturas exóticas. En realidad, Las mil y una noches se tradujeron por primera vez en 1704, pero esa primera versión al francés, de 186


Antoine Galland, era una adaptación, un texto expurgado de los adulterios y hechos de sangre que abundan en el libro. Una de las traducciones que alcanzó popularidad fue la de Richard Francis Burton, diplomático, militar, explorador y erudito de la cultura africana. Compuesto por tres grupos de relatos, el libro describe de forma fantástica y algo distorsionada la India, Persia, Siria, China y Egipto. Hacia el año 800, los relatos, transmitidos oralmente, habían sido agrupados en ciclos. Se cree que muchas de las historias fueron recogidas originariamente de la tradición de Persia (hoy en día Irán), Iraq, Afganistán, Tajikistán y Uzbekistán y compiladas más adelante, incluyendo historias de otros autores. El libro ha sido adaptado muchas veces para uso de niños y adolescentes en todos los países de Occidente. Generalmente, se eligen para su difusión los relatos en los que prevalecen las aventuras y la fantasía. Por otra parte, narradores occidentales impactados por el libro imitaron su estructura de relatos engarzados. El inglés Robert Louis Stevenson es autor de Las nuevas noches árabes, que en realidad son una colección de relatos extraños ubicados en Londres...” 5-41. 149.221: Obviamente alude al “descubrimiento” de América y a la extinción de los indígenas por los españoles. 5-42. Un “general con impunidad de uniforme”, despreciado por casi todos los dominicanos: La foto no es de dicho general. El dominicano mayor de 30 años que no reconozca al general que se describe aquí, merece que le den “40 fuetazos por el espinazo”. La única vez que el autor consideró cambiar algo en esta obra, por habérselo sugerido otro, fue en este capítulo. (A propósito, es el único lugar donde usa una palabra obscena.) Un amigo le sugirió que hiciera sufrir al general momentos antes de que muriera: haciendo que su madre le dijera que él no era hijo de quien supuso fue su padre (ni de ella); haciendo que su mujer le informara que los siete “muchachos” que habían criado juntos, no eran suyos, sino del hermano que él más quería, con quien ella le había sido infiel; y que, finalmente, lo denigrara como hombre. El resultado fue el siguiente pasaje, que el autor primero insertó y luego decidió no 187


usar, porque consideró que cambiaría el tono de la obra, en general, y el ritmo de esta sección, en particular. Lo que jamás podría captar ninguna cámara, ya que sucedería en el más profundo rincón de su corazón, son las visiones que experimentara el general, momentos antes de que “Lelé” dejara caer su espada… Aquel “hombrazo” (tan vil y poderoso, en su tiempo) sentiría como “una brisita caribeña” acariciaba su frente al llegar su difunta “madre”, en cuya falda solía refugiarse las tantas veces que lo acosaba su “padre”… Al esfumarse esa imagen, llegaría otra: en esta, lo acariciaba su “nietecita favorita” —tendría 48, o 50 (con “padrotes” como éste, uno nunca está seguro de esto)—, aquella a quien tanto él quería y con quien jugaba a “la escondida” todos los días en el patio de su casa—, la que ahora se acercaba, lo besaba en la mejilla y le decía “Te quiero, ’buelito”… Entonces lo sorprendería una tercera visión, muy diferente a las dos primeras: en esta, del gentío que presenciaba el Ajusticiamiento, una vez más, saldría la “madre” del general, esta vez con lágrimas de sangre rodando por sus mejillas, y exclamaba: “Siento tener que decirte esto ahora, pero tú no eres hijo de quien siempre creíste fue tu padre; ¡ni siquiera eres hijo mío! (Mi marido y yo te recogimos cuando apenas tenías tres días de nacido.) Creo que tu verdadera madre fue una prostituta haitiana, quien te tuvo con un desconocido y luego te abandonó. ¡Ay! y tú que tanto daño hiciste a los haitianos…” Más entonces surgiría otra visión, quizás aún más “amarga” que la anterior; en esta: frente a él se “plantaría” su esposa para gritarle... “¡Tú no ere’ el pai de lo’ siete muchacho’ que cria’te conmigo, creyendo que eran tuyo’! Te pegué cuerno con tu querido hermano, Daniel. Cada ve’ que me aco’taba con él y quedaba preñá’, venía y me aco’taba contigo para que pensara que la barriga era tuya. Tú bien sabe’ que viví 63 año’ contigo, porque siempre me amenazaba con matarme ‘a patá’ si te dejaba. ¡Infeliz! 188


Tú ni pa’ hace’ un muchacho sirve. ¡Hijo de puta!...” Y, sería entonces cuando “Lelé” dejaría caer su espada…. 5-48. Con quien jugaba a “la escondida” todos los días en el patio de su casa: Alude a la famosa escena en The Godfather, conocida en español como El Padrino —una película estadounidense de 1972 dirigida por Francis Ford Coppola, que narra la vida de Don Vito Corleone (Marlon Brando), jefe de una de las cinco familias que ejercen el mando de la Cosa Nostra en la ciudad de Nueva York en los años 40—, en la cual Don Vito cae muerto de un infarto mientras juega con su nietecito. También sugiere la frase “la banalidad del mal” (“the banality of evil”), creada por la escritora alemana Hannah Arendt, para una serie de articulos en la revista The New Yorker, que luego incorporó en el titulo de su libro de 1963 Eichmann in Jerusalem: A Report on the Banality of Evil. Describe la tesis que las grandes perversidades de la historia generalmente, y en particular la del Holocausto de los judíos en la Segunda Guerra Mundial, no fueron efectuadas por fanáticos ni sicópatas, sino por gente común y corriente que aceptaron las premisas del Estado en que vivían y por lo tanto participaron creyendo que sus hechos eran normales. (Además, la imagen del general jugando todos los días a solas en el patio con su nietecita evoca los hábitos de un pedófilo, cosa que no extrañaría en un criminal como éste.) 5-50. Como si Dios mismo se acercara para absolver sus pecados: Además de la obvia alusión a la paradoja del cristianismo que contiene “el perdón de los pecados”, aquí se plantea uno de los enigmas o dilemas más profundos en la filosofía de la religión y la teología, el cual surge con el llamado “problema del mal”; o sea, el problema lógico que resulta al considerar la compatibilidad entre la existencia del mal y del sufrimiento en el mundo con la de Dios omnisciente, omnipresente, omnipotente y omnibenevolente. 5-52. Un “cacique político”: ¿Cuántos “líderes” políticos en República Dominicana, afiliados a Joaquín Balaguer y al PRD, llevan nombres de caciques? Y, ¿cuántos grandes caciques había en Quisqueya cuando llegó Cristóbal Colón? 189


5-53. Maquiavelo: Nicolás Maquiavelo (en italiano Niccolò di Bernardo dei Machiavelli) (1469-1527), diplomático, funcionario público, filósofo político y escritor italiano; autor de una gran obra, Discursos sobre la primera década de Tito Livio, y de otra muy conocida (pero no una gran obra, no obstante lo que digan los políticos dominicanos, quienes a penas saben leer), El príncipe. Es dudable que el “cacique político” y “El Doctor” se hayan molestado en leer el libro sobre Tito Livio. 5-56. Dos miembros del clero: Ponga la televisión o abra el periódico, cualquier día, a cualquiera hora, y sabrá quienes son. 5-57. Un “historiador”: Dentro de 30 años no se leerá ni una sola palabra del paquetón de folletos, artículos y monografías publicadas por este “gran” erudito, a quien hoy todo el mundo (en República Dominicana) conoce. 5-60. Fotos, de izquierda a derecha, de arriba a bajo: María Eva Duarte de Perón (1919–1952), con su esposo, el dictador argentino Juan Domingo Perón (1895–1974); Fulgencio Batista y Zaldívar (1901–1973), dictador de Cuba entre 1940 y 1944 y luego de 1952 a 1959, conocido como “El Hombre” o “El Pendejo” (dependiendo con quien uno hable); François Duvalier (1907–1971), Papa Doc, el diablo apoderado de Haití, desde 1957 hasta su viaje al infierno en 1971; Anastasio Somoza Debayle (1925–1980), el último miembro de la familia Somoza que “ejerció” el poder en Nicaragua, tras su padre y su hermano, una dinastía de dictadores que había comenzado en 1934; Augusto José Ramón Pinochet Ugarte (1915–2006) dictador chileno, en el poder de 1973 a 1998; y Gregorio Conrado Álvarez Armelino (1925–__), dictador militar uruguayo, de 1981 a 1985, quien fue arrestado en el 2007 y actualmente espera su salida hacia el infierno.

Capítulo 6. El Líder 6-29. 24 de abril: fecha en que se inició la “Revolución de abril”. 6-30. Martín García: pueblo donde el autor pasó sus primeros 12 años de vida; foto: Elías Canetti (1905–1994), Premio Nóbel de 190


Literatura (1981). 6-32. Francés, inglés y alemán: fragmentos de Cándido o el optimismo (1759), de “Voltaire” François-Marie Arouet (1694–1778); Fausto, de Johann Wolfgang von Goethe (1749–1832); y Macbeth, de William Shakespeare (1564–1616). 6-33. La lógica matemática: fragmento de Principia Mathematica (1910–1913), obra maestra de Bertrand Arthur William Russell, 3er Conde de Russell (1872–1970) y Alfred North Whitehead (1861–1947). 6-34. El latín y el griego: fragmentos de La Divina Comedia (sección del “Infierno”, compuesta entre 1304 y 1307–1308), de Dante Alighieri (1265–1321), y “Sócrates consulta con Diotima sobre el amor”, de Platón, en griego Πλάτων (circa. 427 a. C./428 a. C.–347 a. C.). 6-39. A los 12: Según los evangelios (Lucas), a la edad de 12 Jesús tuvo su encuentro con los doctores en el Templo de Jerusalén, en un viaje realizado con motivo de la Pascua, cuando contaba doce años. “Niño Jesús entre los doctores o la Disputa con los doctores es el nombre dado a un pasaje del evangelio de Lucas (Lc 2, 41-50), donde se relata la presencia de Jesús entre los denominados doctores de la religión hebrea. También se encuentra en el evangelio Apócrifo Árabe de la Infancia de Jesús”. De Lucas: Y sucedió que, al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas. Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando.» Él les dijo: «Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?» Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio; 12 también es el número de Apóstoles (enviados), quienes lo acompañarían hasta el día que fue crucificado; y 12 es el número de las tribus israelitas. Lo interesante aquí es: cómo se contrapone el debate entre El Niño Líder con miembros del sacerdocio y dirigentes 191


comunistas (que son casi la misma cosa, con diferentes nombres) 6-40. Los 23 problemas que presentó David Hilbert (Nació el 23 de enero de 1862, Königsberg, Prusia Oriental y murió el 14 de febrero de 1943, Göttingen, Alemania): “Hilbert propuso una lista muy influyente de 23 problemas sin resolver en el Congreso Internacional de Matemáticos de París en 1900. Se reconoce de forma general que ésta es la recopilación de problemas abiertos más exitosa y de profunda consideración producida nunca por un único matemático... “Aquí están los 23 problemas: “1. Problema de Cantor sobre el cardinal del continuo. ¿Cuál es el cardinal del continuo? “2. La compatibilidad de los axiomas de la aritmética. ¿Son compatibles los axiomas de la aritmética? “3. La igualdad de los volúmenes de dos tetraedros de igual base e igual altura. “4. El problema de la distancia más corta entre dos puntos. ¿Es la línea recta la distancia más corta entre dos puntos, sobre cualquier superficie, en cualquier geometría? “5. Establecer el concepto de grupo de Lie, o grupo continuo de transformaciones, sin asumir la diferenciabilidad de las funciones que definen el grupo. “6. Axiomatización de la física. ¿Es posible crear un cuerpo axiomático para la física? “7. La irracionalidad y trascendencia de ciertos números como e, 2v2, etc. “8. El problema de la distribución de los números primos. “9. Demostración de la ley más general de reciprocidad en un cuerpo de números cualesquiera. “10. Establecer métodos efectivos de resolución de ecuaciones diofánticas. “11 Formas cuadráticas con coeficientes algebraicos cualesquiera. “12. La extensión del teorema de Kronecker sobre cuerpos 192


abelianos a cualquier dominio de racionalidad algebraica. “13. Imposibilidad de resolver la ecuación general de séptimo grado por medio de funciones de sólo dos argumentos. “14. Prueba de la condición finita de ciertos sistemas completos de funciones. “15. Fundamentación rigurosa del cálculo enumerativo de Schubert o geometría algebraica. “16. Problema de la topología de curvas algebraicas y de superficies. “17. La expresión de formas definidas por sumas de cuadrados. “18. Construcción del espacio de los poliedros congruentes. “19. Las soluciones de los problemas regulares del cálculo de variaciones, ¿son siempre analíticas? “20. El problema general de condiciones de contorno de Dirichlet. “21. Demostración de la existencia de ecuaciones diferenciales lineales de clase fuchsiana, conocidos sus puntos singulares y grupo monodrómico. “22. Uniformidad de las relaciones analíticas por medio de funciones automórficas: siempre es posible uniformizar cualquier relación algebraica entre dos variables por medio de funciones automorfas de una variable. “23. Extensión de los métodos del cálculo de variaciones. “Algunos se resolvieron en poco tiempo. Otros se han discutido durante todo el siglo XX, y actualmente se ha llegado a la conclusión de que unos pocos son irrelevantes o imposibles de cerrar. Algunos continúan siendo actualmente un reto para los matemáticos”. 6-50. Visitó 69 países y dio 80 vueltas al mundo: Alusión a la novela La vuelta al mundo en 80 días, del francés Jules Verne (1828-1905), publicada en la revista Le Temps del 6 de noviembre de 1872 (número 4225) al 22 de diciembre de 1872 (número 4271), el mismo año en que se sitúa la acción, y de manera íntegra el 30 de enero de 1873. (Para los dominicanos, no es necesario explicar 193


lo que significa el “69”.) Además, 1969 es el año en que el autor de Utopía dominicana llegó a Estados Unidos; y, 1980 es el año en que se graduó de la universidad. 6-51. A la edad de 42 años: “42” es el número de capítulos que tiene Utopía dominicana. 6-56. Foto: Quien representa a “Hugo Chávez Sánchez Roldán” es Wole Soyinka (nombre completo: Akinwande Oluwole Soyinka, 1934-_), Premio Nóbel de Literatura (1986). 6-78. Jenna W. (Bush) Hager (1981–_): Hija de George W. Bush.

Capítulo 8. La integridad personal 8-15. Foto: de Johnny Abbes García (1924-1962), jefe del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) durante la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo Molina. Nota para quienes son demasiado jóvenes para saber esto: “El SIM fue una poderosa organización que aterrorizaba a la población con crímenes y torturas, teniendo en su nómina a miles de agentes secretos diseminados en todo el país, entre los que había desde limpiabotas y altos funcionarios hasta oficiales militares. Entre sus funciones estaban la de vigilar a la población a través de métodos para atemorizarla, delatar a los detractores de Trujillo y torturarles, etc. El SIM tenía varios centros de torturas donde se sometía a los prisioneros a los más crueles e infernales suplicios introducidos por Johnny Abbes”.

Capítulo 9. La excelencia como meta nacional 9-9. Fotos: “Isaiah Berlin (1909–1997), politólogo e historiador de las ideas, considerado como uno de los principales pensadores liberales del siglo XX; Linus Carl Pauling (1901–1994), químico estadounidense y una de las mentes más preclaras del siglo XX. Él mismo se llamaba cristalógrafo, biólogo molecular e investigador médico. Fue uno de los primeros químicos cuánticos, y recibió el Premio Nóbel de Química en 1954, por su trabajo en el que describía la naturaleza de los enlaces químicos. Pauling es una de las pocas personas que han recibido el Premio Nóbel en más de 194


una ocasión, pues también recibió el Premio Nóbel de la Paz en 1962, por su campaña contra las pruebas nucleares terrestres. Además, casi gana el Premio Nóbel de Física; y Kurt Gödel (1906–1978), lógico, matemático y filósofo austriaco-estadounidense. Reconocido como uno de los más importantes lógicos de todos los tiempos, el trabajo de Gödel ha tenido un impacto inmenso en el pensamiento científico y filosófico del siglo XX. Gödel, al igual que otros pensadores como Bertrand Russell, A. N. Whitehead y David Hilbert intentó emplear la lógica y la teoría de conjuntos para comprender los fundamentos de la matemática. A Gödel se le conoce mejor por sus dos teoremas de la incompletitud, publicados en 1931 a los 25 años de edad, un año después de finalizar su doctorado en la Universidad de Viena. El más célebre de sus teoremas de la incompletitud establece que para todo sistema axiomático recursivo auto-consistente lo suficientemente poderoso como para describir la aritmética de los números naturales (la aritmética de Peano), existen proposiciones verdaderas sobre los naturales que no pueden demostrarse a partir de los axiomas. Para demostrar este teorema desarrolló una técnica denominada ahora como numeración de Gödel, el cual codifica expresiones formales como números naturales. También demostró que la hipótesis del continuo no puede refutarse desde los axiomas aceptados de la teoría de conjuntos, si dichos axiomas son consistentes. Realizó importantes contribuciones a la teoría de la demostración al esclarecer las conexiones entre la lógica clásica, la lógica intuicionista y la lógica modal”.

Capítulo 12. Los partidos políticos, la Junta Central Electoral y la Liga Municipal Dominicana 12-2. Foto: de la película “High Noon”, “conocida como A la hora señalada en Hispanoamérica y Solo ante el peligro en España. La acción transcurre en unidad de tiempo. Ganó cuatro Oscar y fue nominado a otros tres. Argumento: El día de su boda Will Kane (Gary Cooper), sheriff de un pequeño pueblo llamado Hadleyville,

195


es informado de que se acerca un grupo de peligrosos bandidos, cuyo jefe fue encarcelado por él años atrás. Su bella novia Amy (Grace Kelly), insiste a su recién estrenado marido para que no se enfrente a los bandidos (Ian McDonald, Lee Van Cleef) y que se vayan de luna de miel como tenían previsto. Lo mismo le dicen los amigos que les rodean. Sin embargo, el sheriff considera que su deber está por encima de todo, y tras la respuesta negativa de sus amigos para que le ayuden a enfrentarlos, va solo al encuentro de los bandidos”. Es obvio que El Líder y el autor de Utopía dominicana se identifican con el sheriff, por razones diferentes. 12-3. Foto: alude a la película “Modern Times”, Tiempos Modernos: “un largometraje de 1936 dirigido, escrito y protagonizado por el célebre actor Charles Chaplin. La película constituye un retrato de las condiciones desesperadas de empleo que la clase obrera tuvo que soportar en la época de la Gran depresión, condiciones promovidas, en la visión dada por la película, por la eficiencia de la industrialización y la producción en cadena”.

Capítulo 13. La policía nacional y las fuerzas armadas 13-2. Foto: de los Marines estadounidenses en República Dominicana (durante la ocupación yanqui, de 1916 a 1922). 13-13. Foto: del “teniente general” Rafael Leónidas “Ramfis” Trujillo Martínez (1929–1969), hijo mayor del dictador. (Nótese que, para algunos, el número “13” representa “mala suerte”; en este caso, sería “mala suerte” duplicada.) 13-14. Foto: quizás la única foto todavía en circulación (alguien se ha encargado de eliminarlas todas), del general Enrique Pérez y Pérez (temido ex Jefe de la Policía Nacional en la época de Joaquín Balaguer), aquí en un evento público junto a “El Doctor”.

Capítulo 17. La “industria” del turismo y la prostitución 17-11. Las tres fotos de abajo: son de depredadores sexuales y abusadores de menores, convictos en Estados Unidos. 196


Capítulo 22. La “solución final” al “problema” de los haitianos 22-1. La “solución final” al “problema” de los haitianos: Alude a la horrible propuesta de los nazis respecto a los judíos, cosa que algunos ultra nacionalistas y racistas empedernidos dominicanos (en realidad, enfermos mentales) han mencionado respecto a los haitianos. “‘La Solución final’, también conocida como ‘Solución final al problema judío’ (Endlösung der Judenfrage, en alemán), es el nombre del plan de la Alemania nazi para ejecutar el genocidio sistemático de la población judía europea durante la Segunda Guerra Mundial. Su puesta en práctica, conocida posteriormente como Holocausto o shoah, supuso la deportación sistemática y exterminio posterior de toda persona clasificada como étnicamente judía, con independencia de su religión. El término fue acuñado por Adolf Eichmann, un funcionario nazi que supervisó en primera instancia la campaña, a la que antes se denominaba reinstalación”. Trujillo y Abbes García habrían considerado tal “solución”, pero ni esos hijos del Diablo se atrevieron a ponerla en práctica. El Líder jamás propondría matar a todos los haitianos. ¡Que Dios libre al pueblo dominicano de tal maldad! Tres pasitos: veneno que con frecuencia usan los dominicanos para matar las ratas, de dos y cuatro patas. Capítulo 25. El “milagro” dominicano 25-2. El profesor Samuel Adams Huntington: “Samuel Phillips Huntington (1927–2008) fue un politólogo y profesor de Ciencias Políticas en el Eaton College y Director del Instituto John M. Olin de Estudios Estratégicos de la Universidad de Harvard. Huntington es conocido por su análisis de la relación entre el gobierno civil y militar, su investigación acerca de los golpes de estado en países del tercer mundo y su tesis acerca de los conflictos sociales futuros... Fue asesor de Lyndon B. Johnson y en 1968 justificó los bombardeos a las zonas rurales de Vietnam como forma de forzar a los partidarios del Vietcong a desplazarse a las ciudades. Fue corredactor del informe sobre “La Gobernabilidad de las 197


Democracias”, publicado en 1976 por la Comisión Trilateral. En su libro El Choque de civilizaciones, Huntington predice que los principales actores políticos del siglo XXI serán las civilizaciones en lugar de los estados-nación. Más recientemente, adquirió atención generalizada por considerar que la inmigración actual de América Latina hacia los Estados Unidos, constituye una amenaza a la identidad nacional de este país. El matemático y disidente del SIDA Serge Lang realizó una campaña, exitosa, para evitar que Huntington fuese elegido miembro de la Academia Nacional de Ciencias norteamericana, acusándole de usar incorrectamente las matemáticas”. Samuel Adams (1722–1803) fue uno de los padres de la independencia de Estados Unidos.

Capítulo 28. El Coloso del Norte 28-1. Foto/cartel: de la cabeza de la “Estatua de la Libertad” (decapitada), tirada en una calle de Manhattan: Muestra la escena principal de la película de ciencia-ficción “Escape from New York” (Escape de Nueva York; 1981), en la cual su director, John Carpenter, muestra a un Nueva York hipotético, convertido en una mega prisión a la que son llevados los criminales de todos los EE.UU., donde han construido su propia sociedad fundamentada en la barbarie. 28-2. Letrero de Hollywood: La mitología estadounidense ha sido forjada en Hollywood —desde que D.W. Griffith (1875–1948) produjo su gran película The Birth of a Nation (también conocida como The Clansman), en 1915—, hasta la actualidad, como muestra la película Flight 93 (estrenada en el 2006), la versión semioficial (por lo menos desde el punto de vista de Hollywood) de los hechos del 11 de septiembre de 2001. Es apto iniciar este capítulo con ese famoso letrero. 28-4. Caricatura de George W. Bush (jugando Nintendo con las fuerzas armadas de Estados Unidos) y foto de Saddam Hussein, a punto de ser ahorcado: Muestran la estupidez, ineptitud e inmadurez de Bush, así como también su hipocresía y personalidad 198


traicionera; más la expresión de corderito que asumió Saddam, momentos antes de partir hacia el Infierno (como lo harían cientos de “líderes” políticos dominicanos al enfrentar su Creador). 28-5. Portada del libro “The Prosecution of George W. Bush for Murder”(2008) y una foto de su autor, Vincent Bugliosi (1934–_): quien lanzó una denuncia devastadora contra el ex presidente. 28-6. Fotos: Facultad de derecho de Yale University (el ángulo de la foto recuerda que a John F. Kennedy lo tirotearon desde una ventana en el sexto piso de un edificio donde almacenaban textos escolares), y (para quien no lo reconoce) de Lee Harvey Owald (1939–1963) (a quien dos días después asesinara Jack Ruby, mientras se transmitía su traslado a otra cárcel por televisión en vivo); el 22 de noviembre: fecha en que Oswald asesinó al presidente John F. Kennedy (nótese las iniciales de “Justin Fox Killdare”. (A propósito, “Killdare”, en inglés quiere decir: “atreverse [dare] a matar [kill]”), precisamente en Dallas, Texas; el nombre Justin es un juego de palabras: por un lado, quiere decir “acabado de llegar” (lo que, en Estados Unidos, es lo mismo que decir: noticia); por otro lado, quiere decir (literalmente): “justicia en” (o sea, justicia en Dallas, Texas, donde mataron a Kennedy; Texas, claro, es el estado de George W. Bush); la facultad de leyes de Yale University: donde estudió la actual Secretaria de Estado Hillary Diane Rodham Clinton (1947–_) y (su esposo) el ex Presidente William Jefferson “Bill” Clinton (nacido William Jefferson Blythe III, 1946–_); además, de Yale University se graduaron George W. Bush y su padre, George Herbert Walker Bush (1924–_), también ex Presidente y Director de la CIA estadounidense. Según Bugliosi, a George W. Bush sólo se le podría encausar por sus crímenes en Estados Unidos, y quienes lo podrían hacer serían aproximadamente 900 personas, entre quienes están: el Procurador General de la Nación (actualmente, Eric Holder), los Fiscales de Estados Unidos (“U.S. District Attorneys”, o sea, varias docenas de oficiales del Departamento de Justicia federal, quienes son nombrados por el Presidente de Estados Unidos), y cientos de “District 199


Attorneys” (fiscales de distritos judiciales), distribuidos a través del territorio nacional. Lo interesante del caso es, que se haría justicia con George W. Bush en su propio “hogar”, el distrito judicial de Dallas. Este panel, como muchos otros de esta obra, se presta a muchísimas interpretaciones. Requeriría un joven erudito con mucho tiempo y energía disponibles, dispuesto a investigar y a escribir mucho más de lo que podría el autor en estos momentos. 28-7. Killdare nombraría a Bugliosi “Special Prosecutor”: Por ley, el fiscal del distrito judicial, en este caso Killdare, tiene derecho a nombrar a quien considere calificado como “fiscal especial”. 28-8. James A. Baker III...una vez más...sirve de “abogado defensor”: Son muchas las veces que Baker ha “rescatado” al niño engreído, George W. Bush, quien nunca ha servido para nada. Bush es un “niño de privilegio”, que se ha beneficiado de las inequidades inherentes en la sociedad estadounidense: desde que entró a la exclusiva escuela privada, Phillips Academy, en Andover, Massachusetts, y luego a Yale y la prestigiosa Escuela de Administración de Empresa de Harvard University, debido a la influencia de su padre, hasta que, también con la ayuda de su padre, pudo “hacer dinero” en los negocios (de su padre y amigos de su padre) y “triunfar” (a pesar de su ineptitud) en la política, con la ayuda de los amigos de su padre, hasta que Baker y otros ricachones lo alojaron en la Casa Blanca.... 28-10. La “Militia of Montana”: una organización de racistas (no quieren saber de negros, ni de judíos o inmigrantes) fundada en 1994, en Noxon, Montana “para promover la pureza de la raza blanca”; “Face the Nation” es uno de los programas más respetados en la televisión estadounidense; la cadena de televisión CBS (originalmente “Columbia Broadcasting System”, fundada en 1927), una de las tres cadenas de televisión más poderosas en Estados Unidos (las otras son: NBC, “National Broadcasting Corporation”, y ABC, “American Broadcasting Company”). 28-11. El “siciliano” Antonin Scalia y Clarence (“Uncle Tom”) Thomas: Ambos son ultra conservadores; Scalia (1936–__), de 200


descendencia italiana, sostiene que la Constitución debe aplicarse, literalmente, según las palabras que usaron los hombres que la redactaron en el siglo XVIII, favorece al poder ejecutivo. (Bajo el sistema tripartita estadounidense, además del Tribunal Supremo, también están: el Legislativo, o sea, el Congreso y el Ejecutivo, que está en mano del Presidente). Thomas (1948–__) sigue cabalmente la filosofía judicial de Scalia y los otros conservadores de la corte (cosa que no favorece a los pobres ni a las minorías étnicas y raciales, especialmente a los negros e inmigrantes, incluyendo obviamente los dominicanos), por lo que a Thomas se le apoda “Uncle Tom” (el tío Tom), protagonista de la novela “Uncle Tom’s Cabin” (La cabaña del tío Tom, publicada en 1852), de la autora abolicionista estadounidense Harriet Beecher Stowe (1811–1896), que tiene a la esclavitud como tema central. Muchos consideran a Thomas sumamente pasivo y conformista, igual que el tío Tom, un esclavo afro americano que ha sufrido bastante pero sigue siendo leal a su amo, un blanco; por segunda vez en menos de 10 años fallarían injustamente a favor de Bush: Fueron estos mismos jueces quienes, en el 2004, le robaron la presidencia al ex vicepresidente Demócrata Al Gore para regalársela al ingrato George W. Bush. 28-12. Se enfrentarían los estados del Sur...contra los estados del Norte: Estos fueron los dos “contrincantes” durante la Guerra Civil estadounidense (1861-1865), uno de los dramas más sangrientos en la historia de la humanidad. 28-13. El 4 de abril: fecha en que asesinaron al Reverendo Dr. Martin Luther King, Jr. (1929–1968). La foto en blanco y negro muestra la escena, momentos después de King haber sido baleado mortalmente por un racista blanco, en un motel de Memphis, Tennessee. Miembros del Ku Klux Klan lincharían a Eric Holder: La foto a la derecha es de una víctima del Ku Klux Klan (KKK), el nombre que han adoptado varias organizaciones (La primera fue fundada en 1865, inmediatamente después de abolirse la esclavitud), en Estados Unidos, que han predicado la supremacía de la raza blanca, el antisemitismo, racismo, anticomunismo, xenofobia 201


y el geocentrismo. Con frecuencia, estas organizaciones han recurrido al terrorismo, la violencia y actos intimidatorios como la quema de cruces, para oprimir a sus víctimas. (En República Dominicana han ocurrido casos similares contra los haitianos.) 28-14. Una bomba de hidrógeno —que se lanzó el 5 de febrero de 1958: Este es un caso real: la bomba se cayó y todavía está en el fondo del mar, tal y como se narra aquí. Es concebible que, si esta bomba estallara (como podría hacerlo en cualquier momento), además de matar millones de personas en Estados Unidos, afectaría República Dominicana. 28-15. El 12 de abril: fecha en que se inició la Guerra Civil estadounidense, en 1861 (concluyó en 1865). Los “papeles” que desempeñarían los “personajes” usuales, en este drama serían contrario a la realidad actual, cuando los blancos linchan a los negros, los “americanos” abusan de los inmigrantes; los ricos roban a los pobres, los religiosos maldicen a los no creyentes, etcétera. 28-16. El 30 de enero: fecha en que Adolfo Hitler (1889–1945) es nombrado Canciller de Alemania, en 1933. Sarah Palin es la retardada mental a quien los, aún más estúpidos, votantes del estado de Alaska, eligieron gobernadora, en el 2006, y que el candidato a Presidente por el Partido Republicado John Sidney McCain III (1936–__) eligiera como su “compañera”, en las elecciones que ambos perdieron a Barack Obama y Joseph Robinette “Joe” Biden, Jr. (1942–__), el 4 de noviembre de 2008; “Una plaza comercial gigantesca”: alusión al escándalo que se armó cuando se descubrió que los republicanos habían “costeado” una “gira de compras” desenfrenada, en la cual Palin gastó cientos de miles de dólares en ropa, en tiendas de renombre (como Nieman Marcus y Lord & Taylor), durante su campaña junto a McCain. 28-17. Comprarle un nuevo “juguete” a su esposo Todd: Todd Palin (1964–_) recibió costosos “regalos” de su esposa Sarah, que luego pagara el Partido Republicano. (Algunos dominicanos morbosos de Washington Heights también sugirieron que Sarah habría usado dinero de la campaña para comprarle grandes canti202


dades de Viagra a su esposo.) 28-19. 21 de diciembre: fecha (en 1620) en que William Bradford y los “Peregrinos” del buque inglés “Mayflower” desembarcaron en Plymouth, hoy la porción sureste del estado de Massachusetts y la “cuna” de Estados Unidos. 28-20. El 4 de julio: fecha (en 1776) en que Estados Unidos se independizó de los ingleses. 28-21. El 30 de abril: fecha (en 1803) en que se realizó “La compra de la Luisiana”: “una transacción comercial mediante la cual Napoleón Bonaparte, entonces Primer Cónsul Francés, vendió a Estados Unidos 2.144.476 km² (529.911.680 acres) de sus posesiones en América del Norte a un precio de alrededor de 3 centavos por acre (7 centavos por ha.), un precio total de 15 millones de dólares u 80 millones de francos franceses. Con los intereses, el territorio de la Luisiana costó 23.213.568 dólares. La vasta extensión objeto del tratado comprendía los territorios de los actuales estados de Arkansas, Misuri, Iowa, Oklahoma, Kansas, Nebraska, Minnesota al sur del río Misisipi, gran parte de Dakota del Norte, casi la totalidad de Dakota del Sur, el noreste de Nuevo México, el norte de Texas, una sección de Montana, Wyoming y Colorado al este de la divisoria continental, más Luisiana a ambos lados del río Misisipi, incluyendo la ciudad de Nueva Orleans. Además, la compra comprendía partes de las provincias actuales de Alberta y Saskatchewan, en el actual Canadá. Este territorio representa el 23% de la superficie actual de los Estados Unidos”. 28-22. El 18 de junio: fecha en que Estados Unidos declaró la guerra al Reino Unido, en 1812. La Guerra Anglo-Estadounidense de 1812 (también conocida como Guerra Anglo-Americana o “Guerra de 1812” en inglés) fue una guerra entre Estados Unidos y Reino Unido y sus colonias canadienses, que lucharon entre 1812 y 1815 por tierra y mar, y que resultó en la anexión, a Estados Unidos, del territorio mencionado. 28-23. Entre el 23 de febrero y el 6 de marzo: “La Batalla de El Álamo”, “consistió en un asedio de 12 días de duración, desde su 203


inicio el 23 de febrero hasta el asalto final del 6 de marzo de 1836 y enfrentó al ejército de México contra una milicia de secesionistas tejanos, en su mayoría colonos estadounidenses (naturalizados mexicanos), en San Antonio de Béjar, en la entonces provincia mexicana de Coahuila y Texas, hoy estado de Texas, Estados Unidos”. Los estados mencionados pertenecían a México, hasta que Estados Unidos se los arrebató, con la Intervención Estadounidense en México (también llamada la «Guerra México–Estados Unidos»), un conflicto bélico que enfrentó a México y los Estados Unidos entre 1846 y 1848. La foto recuerda dos estereotipos: primero, que los mexicanos son unos vagos “dormilones”; segundo, que todos los mexicanos que residen en Estados Unidos se “cuelan” ilegalmente, a pie (o como sea), a través de la frontera con México. 28-24. El 30 de marzo: fecha (en 1867) en que (a las 4 de la mañana) se firma el tratado, también conocido como “La compra de Alaska”, una compra de 1.518.800 kilómetros cuadrados del actual estado de Alaska por parte de Estados Unidos al Imperio Ruso, un verdadero robo por $7,200,000 (o 1.9¢ por acre). 28-25. El 25 de julio: fecha (en 1898) en que Estados Unidos invade a Puerto Rico, que resultaría en el “Tratado de París”, firmado el 10 de diciembre, 1898, con el cual terminó la Guerra hispano-estadounidense. Estados Unidos pagó a España 20 millones de dólares por la posesión de Guam, Puerto Rico y las Filipinas. España abandonó sus demandas sobre Cuba y declaró su independencia. La derrota puso fin al imperio español y marcó el principio de un período de poder colonial de Estados Unidos. 28-26. El 2 de septiembre: fecha (en 1945) en que Japón cede las tierras mencionadas a Estados Unidos, a bordo del navío acorazado USS Missouri, en la Bahía de Tokio. En la foto firma el legendario general Douglas MacArthur (1880–1964) por Estados Unidos. 28-27. El 14 de mayo: fecha (en 1948) en que el Estado de Israel declara su independencia de Gran Bretaña. 204


28-28. Una “célula” de terroristas musulmanes: Ya van dos ataques perpetrados por terroristas musulmanes en Manhattan, ambos contra las hoy desaparecidas Torres Gemelas (grandes edificaciones ubicadas en el complejo del World Trade Center). Primero, el 26 de febrero de 1993, explotó una bomba que pusieron terroristas en los aparcamientos de las torres, con la que (los miembros de una célula de terroristas musulmanes radicados temporalmente en Jersey City) intentaron derrumbarlas (sólo temblaron) y causaron 6 muertes y cientos de heridos. Finalmente, las derrumbaron en el atentado del 11 de septiembre de 2001 (Los responsables constituían otra célula, también parcialmente radicada en Nueva Jersey). (No es fortuito que la numeración de esta nota sea “28-28”; alude al “28”, antiguo manicomio en las afueras de Santo Domingo.) 28-31. No con un golpe seco sino un gemido: Conclusión del poema “The Hollow Men” (Los Hombres Huecos), de T.S. Eliot (1888–1965), poeta, dramaturgo y crítico anglo-estadounidense, Premio Nóbel de Literatura (1948). He aquí el genial poema in extenso: I Somos los hombres huecos Los hombres rellenos de aserrín Que se apoyan unos contra otros Con cabezas embutidas de paja. ¡Sea! Ásperas nuestras voces, cuando Susurramos juntos Quedas, sin sentido Como viento sobre hierba seca O el trotar de ratas sobre vidrios rotos En los sótanos secos

Contornos sin forma, sombras sin color, Paralizada fuerza, ademán inmóvil;

205


Aquellos que han cruzado Con los ojos fijos, al otro Reino de la muerte Nos recuerdan —si acaso— No como almas perdidas y violentas Sino, tan sólo, como hombres huecos, Hombres rellenos de aserrín.

II Ojos que no me atrevo a mirar en sueños En el reino del sueño de la muerte Allí no aparecen: Allí, los ojos son Rayos de luz sobre una columna rota Allí, es un árbol que se agita Y voces En el viento cantando Más distantes y más solemnes Que una estrella que se apaga.

No me dejen adentrarme más En el reino del sueño de la muerte Permítanme también que use Disfraces convenientes Piel de rata, plumaje de cuervo, maderos en cruz Esparcidos por el campo Comportarme como lo hace el viento No más allá—

No ese encuentro último En el reino crepuscular.

III Esta es la tierra muerta Esta es la tierra de los cactos

206


Aquí se erigen Imágenes de piedra, aquí reciben la súplica De la mano de un hombre muerto Bajo el parpadeo de una estrella agonizante.

¿Es esto así En el otro reino de la muerte Despertar a solas A la hora en que temblamos de ternura? Labios que quisieran besar Formulan oraciones a la piedra rota.

IV Los ojos no están aquí No hay ojos aquí En este valle de estrellas moribundas En este valle hueco Esta quijada rota de nuestros reinos perdidos

En éste el último de los lugares de reunión Nos agrupamos a tientas Evitando hablar Congregados en esta playa del tumefacto río Ciegos, a menos Que los ojos reaparezcan Como la perpetua estrella La rosa multifoliada Del reino crepuscular de la muerte La esperanza única De los hombres vacíos. V Y damos vueltas al nopal Al nopal, al nopal

207


Y damos vueltas al nopal, A las cinco de la mañana. Entre la idea Y la realidad Entre el movimiento Y el acto Cae la sombra Porque Tuyo es el Reino Entre la concepción Y la creación Entre la emoción Y la respuesta Cae la sombra La vida es muy larga

Entre el deseo Y el espasmo Entre la potencia Y la Existencia Entre la esencia Y el descenso Cae la Sombra Porque Tuyo es el Reino Así es como se acaba el mundo No con un golpe seco sino un gemido. .....................................................................................

28-32. Como hiciera Julio César Núñez en su obra Utopía dominicana: El autor, al “auto referirse”, sigue una larga tradición, que incluye a Miguel de Cervantes Saavedra y su Quijote, entre muchos otros. Capítulo 35. Las escuelas y universidades 208


35-5. El currículo...estaría basado en un estudio profundo de los Grandes Libros del Occidente: Dicho currículo es el que ha usado St. John’s College, en Annapolis, Maryland y Santa Fe, Nuevo México, desde 1937, cuando lo instituyó su decano Scott Buchanan (1895–1968), antiguo colega del filósofo Mortimer J. Adler (1902–2001) y el educador Robert M. Hutchins (1899–1977). 35-7. La imágen de la izquierda: Sí, es una caricatura (más “real” que la fotografía oficial) del ex Presidente estadounidense George W. Bush.

Capítulo 39. El nuevo escudo, la nueva bandera... 39-5. Sus cinco principales regiones ahora serían: La referencia, casi directa, es a las cinco ciudades bíblicas que, supuestamente, destruyó Dios por sus perversiones. Sodoma y Gomorra, junto a las ciudades de Adma, Zoar y Zeboim formaban una Pentápolis, situada en una llanura a orillas del Mar Muerto (o Salado). [Recuérdese al Santo Domingo actual.] Como herencia de la cultura judeo-cristiana, en varios idiomas occidentales se utiliza el gentilicio sodomita para designar a quienes, según la iglesia, practican diversas clases de ‘aberraciones’ o perversiones sexuales, como por ejemplo: homosexualidad, sadomasoquismo, necrofilia, vampirismo, etc. Aunque estas definiciones y connotaciones son modernas; en la antigüedad la perversión tenía otra connotación que podría estar relacionada no sólo con la perversión sexual sino [también] con la falta absoluta de amor al prójimo... Según un pasaje del profeta Ezequiel (Ezequiel 16:49-50): ‘He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no tendió la mano al afligido y al mendigo. Y se llenaron de soberbia y abominaron de mi Ley’... Los habitantes de Sodoma y Gomorra [como los de Santo Domingo] habrían traspasado todo límite de perversiones sexuales, en forma irreversible, y sus prácticas eran abominables a Yahvé; por lo que sus ciudadanos sufrieron el castigo del fuego eterno. 209


Conclusión. C-1. FIN: Al autor cuando niño siempre le fascinó la palabra “Fin” al final de una película (le causaba cierta melancolía); y esta obra, en un sentido, es como una película. Por eso decidió concluirla así. C-5. Los Padres de la Patria Dominicana (de izquierda a derecha): Juan Pablo Duarte (1813–1876), Francisco del Rosario Sánchez (1817–1861) y Matías Ramón Mella (1816–1864). Nótese que, en la presentación, se les pone “de cabeza pa’ abajo”, según el espíritu de la “revolución verdadera” que acaba de acontecer en la Utopía dominicana. C-6. General Gregorio Luperón (1839–1897): Patriota y héroe militar, especialmente del Grito de Capotillo; líder de la Restauración, después de la anexión española de 1863; tan importante como Duarte, Sánchez y Mella, en la historia de República Dominicana. C-7. Símbolo de El Coloso del Norte (Estados Unidos): quien le vendió la silla eléctrica a Trujillo para ultimar a sus compatriotas sin piedad. Parece lógico que El Coloso sea “ejecutado” en su propia silla, por la manera en que ha tratado al pueblo dominicano. C-8. Las Hermanas Mirabal (Las Mariposas): Patria Mercedes Mirabal (1924–1960), María Argentina Minerva Mirabal (1926– 1960) y Antonia María Teresa Mirabal (1936–1960) fueron asesinadas por su oposición a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo Molina. C-9. Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó (1932–1973): Hombre valiente, y un verdadero patriota; líder de la “Revolución de abril” (1965), de facto (quizás de jure) presidente de República Dominica (durante el mes de abril de 1965). En 1973 desembarcó en Playa Caracoles, cerca de Azua, con un pequeño grupo de rebeldes que proponían iniciar una revolución. Cometió un error fatal al pensar que los campesinos dominicanos (especialmente los que trabajaban en la Cordillera Central, donde pereció) lo apo210


yarían en su esfuerzo por derrocar a Joaquín Balaguer. Fue sumariamente ejecutado por los militares de Balaguer, tras ser decepcionado por sus supuestos amigos, José Francisco Peña Gómez y Juan Bosch, y traicionado por los campesinos. C-10. Foto de un dominicano “endiabláo”: El autor desconoce al dominicano que aparece en esta famosa foto. (Quien sea, merece una medalla; y, si ha muerto, que se la entreguen a sus hijos o nietos.) Sólo sabe, que la bravura que muestra este hombre ante el Marine estadounidense simboliza el espíritu del pueblo dominicano ante cualquier potencia que se atreva a pisotear la dignidad del suelo patrio. C-11. Orlando Martínez Howley (1944–1975): periodista por excelencia (con una prosa sin igual), mártir de la Patria Dominicana; asesinado por los “matones” (cobardes todos) de Joaquín Balaguer Ricardo, quien no le daba ni por los tobillos como hombre, ni como dominicano, ni como escritor. C-12 & C-13. El puño: Dicen, que una imagen equivale a mil palabras. C-14 & C-15. Niñas pintadas con la bandera dominicana: ¡Que cosa más bella! La inocencia que encarna el potencial del futuro para el pueblo dominicano. C-16. Playa dominicana: Logotipo de la Utopía, más la belleza y riqueza natural dominicanas. C-17. La sangre derramada por el pueblo dominicano a través de su historia; definición de la palabra “utopía”: Como lagrimas que caen del firmamento, así se desvanece la utopía al enfrentar la realidad de la condición humana; y el verbo desaparece en el cosmos indiferente....

211


JULIO C. NÚÑEZ nació en República Dominicana, se crió en Estados Unidos y estudió en España. Este es su primer libro.


Para obtener la versión audio de UTOPÍA DOMINICANA, narrada por el propio autor, GRATIS, escriba a: jnunezutopia@gmail.com Para ver un avance de la versión gráfica, visite YouTube.com y busque “utopía dominicana”.


UtopiaTexto  

Text of my book "Utopia Dominicana"