Issuu on Google+

TEMPUS ENERO, 2013

TEMPUS OCTOBRIS Boletín de Apoyo al Manifiesto por la despolitización y la independencia judicial (Edición de enero del año 2013)

Novum Consilium (Oryctolagus cuniculus): pupulus politicorum.

PRO IUSTITIA LIBERTAS

EQUIPO DE REDACCIÓN Y DIRECCIÓN Esther Fernández Arjonilla y Jesús Manuel Villegas Fernández. IDEARIO EDITORIAL Tempus octobris es una revista electrónica gratuita, de periodicidad mínima bimensual, en defensa de la independencia judicial. Aunque no hace suya ninguna posición ideológica -salvo los principios de la Constitución Española de 1978- está abierta a colaboraciones de todas las tendencias, de las que responden sus autores a título personal, sin más limitación que el respeto a la Ley. TEMPUS OCTOBRIS, ENERO 2013

1


TEMPUS ENERO, 2013 SUMARIO

Páginas 2-3. Editorial: ¿Qué es la justicia? Páginas 4-11. El Octógono, Miguel del Castillo del Olmo. Página 12. Diez Preguntas sobre los Tribunales de Instancia, Jesús Manuel Villegas Fernández.

EDITORIAL: ¿QUÉ ES LA JUSTICIA? (Promissio boni viri est obligatio)

Programa electoral: tubular celulosa reciclable. El partido que sostiene al actual Gobierno de España, en el programa electoral que presentó a las elecciones generales del año 2011, prometía (sic):

Promoveremos la reforma del sistema de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial, para que, conforme a la Constitución, doce de sus veinte miembros sean elegidos de entre y por jueces y magistrados de todas las categorías. En cambio, el actual Señor Ministro de Justicia anunció sin empacho alguno a finales del año 2012 haber concertado un compromiso con el principal partido de la oposición para que los todos los miembros del Consejo fuesen escogidos por el Parlamento. ¿Qué ha cambiado? Hans Kelsen, filósofo del Derecho austriaco, legaba en el siglo pasado en su clásica obra —” ¿Qué es la Justicia?” estas demoledores reflexiones: Cuando Jesús de Nazaret en el interrogatorio ante el Gobernador romano admitió que era Rey, dijo: “Yo he nacido y he venido al mundo para dar testimonio de la verdad”. Entonces Pilato preguntó: “¿Qué es la verdad”. Evidentemente el escéptico romano no esperaba respuesta alguna y el Justo no dio ninguna. Pues lo esencial de su misión como Rey mesiánico no era dar testimonio de la verdad. El había nacido para dar testimonio de la justicia, de esa justicia que Él quería realizar en el Reino de Dios. Y por esta justicia murió en la cruz. (1997:7, ISBN: 968-476-145-7, Distribuciones Fontamara). Qué duda cabe que la misión de nuestro señor Ministro no es dar testimonio de la verdad. A sus hechos nos remitimos. Será entonces, la “justicia”, entendida acaso ésta como impedir que los jueces se gobiernen por sí mismos, negar que se les reconozca esa democracia que a ellos paradójicamente se confía garantizar, renunciar a la ilustrada división de poderes. La justicia es dar a cada uno lo suyo, luego, a los jueces: obediencia y sumisión (ius suum cuique tribuendi). Lo preocupante es que a algunos de nosotros parece que les gustara. A algunos, no a todos. Quede bien claro. Si el poder nos niega los cauces de expresión democrática, nos ampararemos directamente en el artículo 20 de la Constitución: la respuesta es la Asamblea General de Jueces, un juez/un voto.

TEMPUS OCTOBRIS, ENERO 2013

2


TEMPUS ENERO, 2013 Privilegios de los jueces: permisos y democracia. La intoxicación propagandística reviste en ocasiones de un barniz de verosimilitud al burdo embuste. En determinados círculos se aplaude el coraje de haber suprimido los permisos de los jueces y de someternos a un órgano que nos gobierna, pero que no hemos elegido. Se habla de abolir los privilegios de una casta privilegiada, de nivelarlos al resto de los ciudadanos. Pues bien, falacias como esas disfrazadas de verdad se desnudan atendiendo a dos simples argumentos, a saber: la función del CGPJ es defender al poder judicial de las injerencias del poder político, por lo que carece de sentido entregar el órgano de control a las manos de los propios controlados (quis custodiat custodios?); por otro lado, a los jueces se les exige una carga laboral que se barema por volumen de trabajo producido, no por horas consumidas (id est: obligación de resultado, no de actividad); ergo los permisos no cuestan un céntimo al Estado: cuando el juez regresa a su despacho los papeles se han acumulado y no se le rebajará en un ápice su stajanovista sistema de rendimiento. La Plataforma Cívica por la Independencia Judicial y el Consejo. El Consejo General del Poder Judicial, incongruente con sus mismos precedentes, ha empezado a denegar la compatibilidad a los miembros judiciales de la Plataforma para formar parte de sus órganos directivos. ¿Por qué? Debe de ser un secreto de Estado, la resolución es inmotivada. Corren nuevos tiempos, y diríase que asustan los movimientos ciudadanos que no sean reducibles a la derecha o a la izquierda, ni tributarios del poder político o económico. Confiamos en que sea otra la razón de tan inexplicable (e inexplicado) pronunciamiento. De justicia es, sin embargo, resaltar que dos vocales, doña Margarita Robles y don Manuel Alménar, han emitido un discrepante voto particular. Una ciudadanía indignada tacha de réprobos a todos los políticos. La presunción de inocencia, empero, es válida para todos, y con más razón para los que muestran fuerza para resistir, mucho o poco, la corriente dominante. Ojalá cunda el ejemplo. Asamblea General de Jueces: cita el 16-II-2013. A los jueces nos han rebajado el suelo, despojado la paga extraordinaria, privado de los sustitutos y arrebatado los permisos (como a toda la función pública, por cierto, con la que nos solidarizamos). Y con todo eso, se propugna una huelga (precisamente ahora) para partirnos la cara por la composición de un Consejo que aparte sutilezas escolásticas acerca de del sexo de los ángeles (o de los conejos, qué mas da)- no será elegido directamente por la carrera judicial. ¿En qué cabeza cabe cerrar la puerta del establo, huido ya el caballo? A buenas horas, mangas verdes. El 24-XI-2012 se reunieron en Madrid una cincuentena de compañeros que, representando a más de 300, reclamaron la democratización de la carrera según el principio un juez/un voto. La próxima cita es el 16-II-2013 en la Plaza de Castilla. Si hay huelga, sea por decisión de toda la carrera, en sufragio libre, directo y secreto. Si la CIC alcanza acuerdos, sométalos a la aprobación de todos y cada uno de nosotros. ¿Nos enmudecerán los políticos? El magistrado Eloy Velasco ha propuesto elecciones primarias. Y esto es sólo el principio. Nos vemos en la capital del Reino.

TEMPUS OCTOBRIS, ENERO 2013

3


TEMPUS ENERO, 2013

EL OCTÓGONO Miguel del Castillo del Olmo, el Incompatible Sigue la serie de “El Incompatible”. En esta entrega nuestro héroe afronta su primer día en un Tribunal de Instancia. El pobre hombre, creyendo todavía que trabaja en un “juzgado” será irá topando poco a poco con sorpresas crecientemente delirantes hasta llegar a un final alucinante. La más dura realidad revestida de surrealismo.

(Loro Parque, Tenerife)

OBITER DICTA: CÓMO PEZ EN EL AGUA ¿O EN PECERA? Los jueces, hasta ahora, hemos trabajado al frente de nuestro juzgado. Si los Tribunales de Instancia (TTII) se implantan, las individuales unidades judiciales se diluirán en una estructura superior. Hay quien cree que se asemejará a una “Audiencia Provincial”; sin embargo, las características del modelo están más próximas a una “Fiscalía”, ya que a la postre consiste en implantar el esquema de “servicio común” a los jueces. ¿Juntos y revueltos, atrapados en las redes del poder, dispuestos a morder el anzuelo? Algunos se han pronunciado ya a favor de los TTII, cuando todavía el Gobierno ni siquiera ha publicado el borrador de su propuesta legislativa. ¿Firmaremos un cheque en blanco al poder para que haga con nosotros lo que le apetezca? Necesitamos la democracia como el aire que respiramos, aunque los pulmones de algunos estén encharcados de líquido elemento.

TEMPUS OCTOBRIS, ENERO 2013

4


TEMPUS ENERO, 2013 - ¿Te has llevado la mochila y el bocadillo de ajo? - qué sería de nosotros sin nuestras esposas, y sin aliento… Carlos, antiguo amante del derecho administrativo, había instalado en su hogar amargo hogar el régimen del silencio de sus actos para contestar a los requerimientos conyugales. El no, expreso; el sí, cuatro segundos sin contestar. (…) Era su primer día de TI (Tribunal de Instancia), y, mientras Amaral susurraba “Sin TI no soy nada” a los oídos de Ecuador (su hijo mediano y mediocre, que le acompañaba entre auriculares, mirándolo), él silbaba melancólico y desacordado cual canario sordo, pensando, sin que nadie le viera: “Qué sería de mí sin TI, amada mía”. Semejante intracursilería, digna de amor y cine venezolano, aún sin exteriorizar, le produjo sensación de asco mordido, lo que por otro lado era común en nuestro personaje. -TI, TI, TI - pronunció, oyéndole el nadie que mora en los portales, mientras Ecuador se orinaba, sin darse cuenta, en los pañales. A pesar de su edad, y de ir al colegio, aún llevaba Ausonia, como los jueces. Treinta minutos después, tras “despejar” con la “raqueta del coche” al único vástago que conservaba lo suficientemente sano como para ir a la escuela, irrumpió en él de nuevo, en la soledad del punto muerto, el huracán de dudas que venía amenazándole últimamente. Sí, sí, sí, los TIS ya estaban aquí, y, como al viento de levante desde el Gibraltar de su invadida conciencia, creía verlos acercarse, oh, como molinos gigantes, con la intención de hacerle enloquecer... En su nuevo destino - solo 20 minutos aún más lejano que el anterior - le esperaban, ya no solo los demás jueces comunes, sino también, y ante todo, el PrePresidente (en adelante, Prepre). -Llega usted tarde - fue la primera frase en escuchar antes de entrar en la nueva sede laboral, en la que no ondeaba bandera alguna (Los recortes son más sencillos sobre la frágil tela de sus batientes). Nunca le habían dicho eso en el juzgado de provincias del pasado. En principio, lo interpretó, no obstante, como algo novedoso, y como un viento -otro- de humildad que acaso le convendría respirar, viviendo, como vivimos, en un impuntual estado de Derecho.

TEMPUS OCTOBRIS, ENERO 2013

5


TEMPUS ENERO, 2013 No era justo, además, en el fondo, que él siempre llegara el último al juzgado (aunque de irse tan tarde, a veces nunca se fuera en realidad). -Sr. Prepresidente, usted perdone. Por aquello de la nueva planta, la vivienda ahora me pilla algo más lejos que antes. Lo siento mucho , no volverá a ocurrir. (S.M. dixit) -Debería usted vender su casa y comprar otra un poco más cerca. El horario es el horario. Sobre todo sabiendo como sabe que tenía que sustituir al titular que había de sustituir al titular que debía en su caso de sustituir al encargado de reemplazar al juez que celebra normalmente los juicios de menores, en su caso, en este TI, según disponen los acuerdos de la junta, quiero decir, mis acuerdos o no debidamente homologados por la homologada sala de gobierno en junta. Carlos - algo mareado tras el trabalenguas - comenzaba a tener horario, lo que le provocó justo en ese instante mirar inconscientemente al reloj, el cual, por efecto de su criogenizante mirada, se paró de repente en derredor de su muñeca, como queriéndole decir algo, para a continuación, dejarse caer al suelo, y fracturarse para siempre …

OBITER DICTA

JUSTICIA INFERNAL El Museo Nacional de Sofía, en Bulgaria, exhibe una serie de impresionantes ilustraciones donde se repasan los tormentos del infierno. Vemos una de ellas, en la que el condenado sostiene del gaznate la balanza de la Justicia. Sin lugar a dudas, el desdichado es un juez. Es fácil ensañarse con nosotros: vilipendiados ante la sociedad, sin órganos de representación general, gobernados por un Consejo que no hemos elegido…No es de extrañar que nos hallan bajado el sueldo, suprimido la paga extra, privado de los permisos y dejado sin sustitutos. ¡Y poco les parecerá a algunos! Pero la carrera reacciona: empieza a hablarse de “autorregulación” y se organizan calendarios de sustituciones que no aumenten nuestra ya de por sí desproporcionada carga de trabajo. ¿Le saldrá al señor Ministro el tiro por la culata? Lo tiene todo “atado y bien atado”: los Tribunales de Instancia nos privarán del control de nuestra agenda, que quedará completamente en manos de otros. Todo ello bajo la atenta mirada del TSJ.

TEMPUS OCTOBRIS, ENERO 2013

6


TEMPUS ENERO, 2013

-Debería usted (2º condicional - verbo deber - origen externo), además, conocer el nuevo reglamento, y las consecuencias de comenzar las vistas más de tres minutos después de lo que el Ilustrísimo señor Secretario del Gobierno, perdón, de gobierno, decreta conforme a ley y a todos menos usted - fulminó el Prepre. Anestesiado, no reaccionaba ágilmente el Incompatible a los bisturís verbales que comenzaban a intervenir su hoy ya pretérita conducta. Se limitó a asentir, a pisar a una mosca coja y cojonera sin darse cuenta (ni él ni ella), y a llevarse las manos, abiertas, al pecho, tratando de comprobar si también le habían robado la cartera… Tras colocar sus garras en el descompensado hombro de Carlos, el refulgente Prepre, llamado así también (Carlos), le condujo el paso en dirección a su nuevo despacho. (Suelas de zapato, ecos del cuero sobre moqueta roja) 9:04 horas. La neosede profesional era, sorprendentemente, octogonal. Dispuestas, de modo concéntrico a las paredes, ocho mesas con sus respectivos teclados y monitores de plasma rojo, encendidos y con el logotipo CAOS* JUDICIAL claramente impreso en los inalámbricos ratones anexos. *(Comunidad Autónoma Organizadora del Servicio judicial, sépase). Predispuestas estaban – entiéndaseme - siete mujeres elegantemente vestidas – a diferencia de nuestro protagonista – que le sonreían sin mover los labios (que sí que es posible). Sobre los respectivos ángulos superiores derechos de cada mesa, cada una de ellas tenía, a su vez, y exactamente, ocho pendraifs de color carbón, igualmente con el logotipo CAOS. Todas Ellas habían girado simultáneamente el cuello – según su elasticidad - en dirección a la única puerta que daba acceso a la oficina, por donde él penetró - palabra de alto componente erótico que obliga a seguir leyendo - hasta que una le dijo un frío “buenos días”, ante lo que el silencio administrativo, que solo funcionaba con su esposa, dejó paso a la palabra forzada: -Buenas tardes, creo – Carlos ironizaba con su demora... El Prepre - de cuya descolgada papada en cualquier momento parecía que iba a emerger el Dios de los Sapos – separó por fin su velluda mano del ya entumecido acromio del Incompatible, para decirle sin vacilación: - Sr. Vita, es éste su despacho. En concreto le corresponde el lado hache (h) del “octógonoj” (o así creyó escuchar) -El que está más cerca del cuarto de baño, ¿no? – ello se podía deducir de las siglas WC que presidían la puerta que habría justo tras su cabeza, los próximos doce años, mínimo...

TEMPUS OCTOBRIS, ENERO 2013

7


TEMPUS ENERO, 2013 Obiter Dicta: SÍNDROME DE ESTOCOLMO

En 1974 un grupo terrorista de extrema izquierda secuestró a Patricia Hearst, joven hija de un multimillonario californiano, y exigió un gigantesco rescate para su liberación. El mundo quedó atónito cuando la joven y dulce heredera, cuya vida había sido como la de una princesa de cuento de hadas, se retrató subfúsil en mano apoyando las actividades violentas de sus captores, locamente enamorada del jefe de la banda. El “Síndrome de Estocolmo” ya tenía un bello rostro de mujer. Ni que decir tiene que, a la postre, la muchacha sería detenida, indultada y readmitida en la sociedad bienpensante gracias al éxito de los best-sellers y del cine taquillero que la encumbró al estrellato. ¿Cómo hemos tragado con la pérdida de nuestros permisos y sustitutos? Tal vez hayamos sucumbido a la erótica del poder y estemos rendidamente prendidos del señor Ministro. El siguiente paso, pues, es que nos quiten el derecho a la plaza y que, nadando en las cálidas aguas de un tribunal de instancia, hagamos los señalamientos que nos manden. Pero, atención, el modesto pastel de la vida fácil no da para más de cuatro mil jueces. Sólo unos pocos disfrutarán de las mieles del éxito.

-Efectivamente. El resto de magistrados o magistradas se han ido sentando democráticamente, conforme llegaban, donde les placía pudiendo, y, como ve, le ha tocado a usted, por ser el último, tirar de la cisterna, je, je. -Como en casa, vamos. Semiaturdido por desacostumbrado al olor de perfumes varios e incompatibles entre sí, nuestro personaje recordaba las innumerables ocasiones en que Esposa y Madre de Treshijos (E.M.T.) la emprendía a escritos de acusación conyugal con él por preterir la fase higiénica de las fluidas evacuaciones fisiológicas.

TEMPUS OCTOBRIS, ENERO 2013

8


TEMPUS ENERO, 2013

Una lágrima invisible, por otra parte, se asomó al cerúleo de sus ojos, porque era consciente, por segunda vez en la mañana, de la revolución que había tomado La Bastilla de su Independencia judicial. En adelante, debería decir siete veces “buenos días” y “adiós” y no tener por ello que resultar simpático, como cuando saludaba en la lejaana oficina del juzgado del pasado. En lo sucesivo, su aroma personal sería susceptible de perjudicar a compañeros/as de trabajo. A partir de ahora, y por culpa de un arquitecto de la Junta (curioso, siendo en Madrid donde se encontraba el TI), ellas verían su pantalla cada vez que vejigas o curiosidad lo inspiraran, y no podría consultar, maldita sea, páginas como “ laberzaomnipotente.es”, o “elpotajeeterno.arg”, o “laulau.com”... Otras consecuencias se arremolinaban en torno a su creciente angustia: no podría decir no a recibir a abogados, o incluso a buenos profesionales; no podría llamar a EMT para decirle que no podía hablar con ella (¿?); además, no estaría bien visto por sus compañeras lo que más le gustaba: mirar a un punto... (pausa en literatura para imitar la acción descrita y experimentar el mayor placer intelectual posible) A cambio, pensó que estaría rodeado de inteligentes señoras de predominante buen porte y generoso escote incluso… Mas no resultaría suficiente, no. Estar rodeado de belleza no significa ser apto para valorarla en beneficio propio. Ninguna belleza es al cien por cien disfrutada, para desgracia humana, si no está iluminada con la siempre huidiza luz que es la libertad del individuo que de ella es testigo, pensó. Esa libertad que, paulatinamente, se apagaba, a medida que sentía más opresora la soga de voz que era su nuevo jefe. (pausa en literatura para vómito del lector juez) -En el centro de la mesa tiene usted el PDTI diario– digitus secundus erecto mediante, el Prepre le acometía otro zarpazo en el alma... -¿Pe de tí? – Carlos agrietaba aún más el ceño, como pretendiendo tragarse lo escuchado con el hachazo de su lóbulo frontal, ese desfiladero de piel llamado ceño que a los jueces tanto gusta fruncir hasta perforar. -De ti y de mí – bromeaba su homónimo, que ya discurría con solvencia humorística ante el desastre, como los más auténticos ignorantes. Carlos, que no había consultado el último correo del Conejo o Compejo, ignoraba que la primera acción, en lo sucesivo, a materializar en el edificio judicial del TI, sería, para él, la consulta al PDTI (o pedetí), llamado a denominarse “pédete”, por aquello del desconcertante olor que a la justicia imprimiría su empleo en adelante... -Muy interesante - mintió, para acto seguido tomar con su mano el folio octogonal que albergaba la “Planificación Diaria del Tribunal de Instancia” y preguntar - ¿ Por qué esta forma ?

TEMPUS OCTOBRIS, ENERO 2013

9


TEMPUS ENERO, 2013 - Porque las formas son las formas - contestó el Prepre, pronunciando la frase más odiada por mí. Fue acto seguido cuando el Incompatible, atenazado por el contexto, alcanzó el clímax de la aflicción, ese pesar que arriba a nuestras conciencias cuando ya ni el humor es capaz de aliviarnos, esa ponzoña de la razón que nos deriva hacia los retretes de la impotencia. En este sentido, precisamente, optó por dirigirse a toda velocidad hacia el cuarto de baño - octogonal también, joder - al que habría de dar la espalda en lo sucesivo. A ese sagrado recinto, pues, en el que se quizás se encerraría a meditar sin pedir permiso, el resto de la mañana. Una vez en su interior, ya con el pestillo echado, y tras comprobar que no había espejos – la justicia es ciega - le sorprendió advertir casi a oscuras la presencia de una diminuta joven arrodillada, de ondulada melena rubia, ojos vendados, portadora de larga túnica blanca que dejaba entrever tísica constitución femenina. Allí estaba, sudorosa, angustiada, con las manos esposadas al inodoro, y jadeante, la Justicia de nuevo. La misteriosa mujer trataba de zafarse de su adhesión a la taza, en una suerte de batalla contra la siempre amenazante cisterna que se le avecinaba, dando a entender que no quería ser engullida por la fuerza de las aguas tras la primera acción de vejiga de aquel día. OBITER DICTA: ¿Qué diantre hacen los demonios con el juez?

NOTA: el comité censor de Tempus Octubris ha ordenado reducir el tamaño de estas fotografías por atentar contra la moralidad pública. Las imágenes son susceptibles de herir la sensiblidad de los lectores. El que avisa no es traidor.

-Tranquila, tranquila, te reconozco, y no has de preocuparte. Yo no soy el gobierno, yo no vengo a hacerte daño - le dijo el Incompatible, en la conciencia de que hay personas, como él, que se adentran en los “uvecés” sin otro fin que “posarse” y pensar. -No, no, no te tengo miedo a ti - le respondió aquella inesperada mini-mujer esposada, con una voz aterciopelada que aceleró el corazón del ya antiguo Magistrado de provincias. - ¿A quién temes, pues, amiga? – preguntó Carlos a la vez que cobraba noción de que la respuesta estaba cercana.

TEMPUS OCTOBRIS, ENERO 2013

10


TEMPUS ENERO, 2013 DIETA CONEJIL

OBITER DICTA:

Los conejitos, debidamente estabulados en sus jaulas, se zampan todo el pienso que les echen. La opinión pública confunde al Consejo (¿conejo?) General del Poder Judicial con la carrera judicial, aunque los jueces no lo hayamos elegido. ¿Cuánto se imaginan los políticos que estamos prestos a tragar? Nuestro amado Ministro comunicó a finales del año pasado que el órgano cunicular nacería, cual vástago endogámico, engendrado de la autosuficiente coyunda política. A muchos les pareció de lo más normal, amnésicos a las hueras promesas programáticas. Buenas tragaderas hay que tener. No es de extrañar, no son los únicos: la prensa informaba semanas antes que un ciudadano norteamericano había participado (y ganado) un concurso cuyo premio se otorgaba (atención, que no tiene desperdicio): ¡a quien más cucarachas comiera! Al ínclito ganador se le confirió el galardón: una serpiente pitón. Eso sí, justo después del banquete, cayó muerto al suelo. El que algo quiere, algo le cuesta. Seguro que los conejitos en la granja no habrían hecho ascos (bueno, a lo mejor habrían protestado un poco, pobrecitos, que tampoco hay que exagerar).

- A él. A Carlos. Y así, mientras en el exterior unas refinadas carcajadas daban a entender que sus autoras parecían burlarse del aparente apretón del Incompatible, lo siguiente fueron unos zumbidos en el oído, y el sonido de la ofensiva puerta, grave e insistentemente golpeada desde el exterior por los nudillos del otro Carlos, que apremiaba: - Tarde, tarde, llegará usted tarde… Preso de la zozobra, de cierta congoja, pero más de su responsabilidad, y a pesar de dudar entre abrir o no, Carlos acabó tomando el pomo de la puerta como paso previo a su apertura. -No lo hagas por favor, no lo hagas – le suplicaba sollozante la ya entonces arrugada muchacha. El Incompatible abrió la puerta sin embargo, y fue entonces cuando ocurrió: -Sabía que podía confiar en usted – esa voz le era familiar. Carlos pudo ver en ese instante el rostro del Prepresidente, que, curiosamente, era igual que el suyo. No abras la puerta. OBITER DICTA: La expresión “Tribunales de Instancia” suena bien; ¿pero que significa realmente? Algunos quisieron creer (y otros hacernos creer): “más juez no implica más juzgado”. La crisis nos ha desengañado de tan meliflua promesa. Mejor desgranar su sentido en diez preguntas. Manos a la obra, en el siguiente artículo.

TEMPUS OCTOBRIS, ENERO 2013

11


TEMPUS ENERO, 2013 10 PREGUNTAS SOBRE LOS TRIBUNALES DE INSTANCIA Jesús Manuel Villegas Fernández, Magistrado. 1) ¿Conservaremos el derecho a la plaza a la que hemos concursado? Ejemplo: un juez de los que haya concursado a un juzgado de lo penal antes de los TTII se encuentra, una vez implantados, con que el Presidente le endosa unas cuantas sentencias retrasadas o bien lo pone a pasar violencias o incluso faltas. 2) ¿Perdemos la poca influencia que nos queda en los señalamientos? Ejemplo: ahora un juez habla con el secretario de su juzgado para, entre ambos, fijar un calendario. Si, establecidos los TTII lo hace el Presidente con el secretario políticamente designado, queda el juez, como un fiscal, sometido al cuadrante. 3) ¿Volverán los módulos? Ejemplo: al desaparecer el juzgado, el juez estará sometido al cupo de trabajo que le fijen, el cual crecerá o decrecerá según convenga al poder político. 4) ¿Se pasará el trabajo de la mesa de un juez a la de otro? Ejemplo: dentro de un mismo tribunal un compañero va muy retrasado y otro completamente al día. El Presidente redistribuye el trabajo entre ambos. 5) ¿Serán objetivos los criterios de reparto? Ejemplo: el Presidente decide encargar un asunto de “especial trascendencia” a algún compañero “especialmente preparado” (Vg.: un caso de corrupción política). 6) ¿Se echarán a la calle a los pocos substitutos que queden? Ejemplo: el Gobierno decide ahorrar dinero pasando el trabajo que ahora hacen los substitutos a los titulares, con lo cual aumenta la carga de trabajo de estos. 7) ¿Se restringirán la libertad para elegir los pocos permisos, licencias, vacaciones o similares que todavía no han tocado? Ejemplo: debo pedir autorización al Presidente para un permiso de tres días (eso sí, pera trabajar, nadie se asuste). 8) ¿El juez se quedará definitivamente sin funcionarios? Ejemplo: los funcionarios adscritos a la UPAD en virtud de la NOJ lo serán ahora al tribunal y el juez individual pierde cualquier resto de control sobre la oficina. 9) ¿Estarán los jueces sometidos a los criterios vinculantes del tribunal? Ejemplo: el tribunal vota imponer una línea vinculante para los desahucios y el juez debe acatarla, aunque discrepe de la mayoría. 10 ¿Se restringirán las facultades de representación de las juntas de jueces? Ejemplo: se prohíbe a las juntas pronunciarse acerca de una futura huelga.

TEMPUS OCTOBRIS, ENERO 2013

12


Tempus.enero.2013