Page 1

15 de mayo del 2018 Santiago

Estudiantes de la Universidad San Sebastián.

En la presente vengo a aclarar y a informar mi situación a raíz de los recientes sucesos.

La semana recién pasada la FEUSS estuvo realizando una actividad simbólica donde extendíamos la invitación a todas nuestras compañeras a dejar en un post-it con alguna vivencia de acoso o de alguna vulneración a sus derechos que hayan vivido o sufrido dentro o fuera de la Universidad en una pizarra de color negro. La actividad tuvo una convocatoria inesperada, por esa razón y por expresa petición de nuestras bases decidimos convocar a la marcha como USS. El día viernes en el cierre de nuestra actividad, al finalizar la batucada y el testimonio de algunas de nuestras compañeras, fui víctima de una funa, manifestación que me acusa de violento, acosador, hostigador y de valerme de mi cargo para cometer abuso de poder. La funa propiamente tal contempla un panfleto que se arrojó desde los pisos superiores, un comunicado de la ex presidenta de la FEUSS y unas palabras por megáfono de la misma persona. Seré claro y preciso en cada una de las cuestiones en que me he visto envuelto, para que conozcan ambas versiones, entender la realidad de los acontecimientos, para que se informen del actuar de la Federación, del actuar de algunos centros de estudiantes opositores en el último tiempo y para que puedan entender mi decisión.

1) María Fernanda Becerra, ex Presidenta de la Federación de la USS el año 2017, me acusa de haberla “Atacado Verbalmente” en un espacio abierto y a oídos de todos. El año recién pasado y así como de costumbre estaba sentado en el hall central con un grupo de amigos, es en ese momento cuando María Fernanda de forma muy agresiva se acerca y me exige que conversemos, me pongo de pie y conversamos a escasos metros de mis amigos. Para ser honesto era primera vez que hablábamos y no entendía su enojo. Me comenta de forma muy alterada que yo le había mandado un correo electrónico avisando de mi asistencia al próximo consejo de federación donde se estaba discutiendo un estatuto que la FEUSS estaba impulsando, me dice que yo no tenía por qué mandarle correos a ella ya que existía una secretaria general que se hacía cargo de esos temas, y ella lo encontraba una falta de respeto. La verdad en ese momento me sentí atacado y le expliqué que no conocía a su secretaria, de hecho ni siquiera la conocía a ella y que había mandado el correo, porque al preguntar a quién le debía avisar para asistir a dicho consejo un miembro de su equipo me había facilitado su correo vía whatsapp. Cabe mencionar que era el segundo correo que enviaba por la misma situación y el primero me lo había respondido sin mayor problema (tengo los correos).


Para contextualizar, es en esa fecha cuando yo hago pública mi renuncia al Centro de Estudiantes de derecho y manifiesto mis deseos por ser parte de una lista de federación con clara tendencia política de izquierda. Y que en ese tiempo asistía de forma muy crítica al igual que otros pocos centros de estudiantes a la discusión del estatuto, ya que lo considerábamos un proceso poco democrático y de escasa participación estudiantil. Debo ser honesto al decir que acostumbro a ser una persona directa y a veces puedo sonar duro, también reconozco que tuvimos un cruce de palabras a tono de discusión, pero que nunca hubo una falta de respeto por mí parte, no tuvimos contacto físico ni mucho menos hubo un atisbo de violencia. En un principio la discusión la verdad no tenía mucho sentido, me estaba reprochando por la sencilla razón de haberle mandado un correo electrónico. Por eso le expresé mi duda ¿Cómo es posible que a una representante estudiantil le moleste que un alumno le mande un correo electrónico? ¿o es que no quieres que vaya al Consejo? En medio de la discusión llame a Marcelo Rivera que estaba a pocos metros, él era parte de esa Federación, yo le hablaba por Whatsapp y él me había facilitado el correo de María Fernanda para avisar mi asistencia. Llegó a conversar con nosotros también un poco dubitativo porque nadie entendía el sentido de la discusión. Al final no llegamos a ningún acuerdo, María Fernanda se fue, Marcelo me dio la mano y me levanto los hombros en señal de no entender nada, me fui a sentar con la sensación de que me habían ido a atacar sin justificación alguna. Yo seguí asistiendo al Consejo de Federación, el estatuto no se aprobó por los centros de estudiantes y no fue bajado a plebiscito. Me he dado el trabajo de detallar toda esta situación para que entiendan el contexto. Pasaron escasos días de mi discusión con María Fernanda cuando se acercó la entonces Consejera Superior, ex estudiante de derecho y amiga de María Fernanda, también en el Hall central a hablar conmigo, con la que mantenía una relación cordial, me dice “Ary me parece súper irresponsable de tu parte que renuncies a tu cargo en el CEDUSS para irte a Federación, estas dejando súper mal parada a la carrera”, esto en un tono respetuoso pero con ganas de empezar una discusión. Es en ese momento cuando recién entiendo lo que estaba pasando y le digo de forma muy respetuosa “Catalina con el respeto que te tengo tú y yo sabemos quiénes han sido los que han estado dejando mal parada a la carrera todos estos años y la verdad tu opinión no me interesa”, me pare rápido y me fui. Entendí que no era casualidad el hecho de que se hubieran acercado a hablar en ese tono conmigo, querían forzar una discusión y no sabía aún para qué. A los pocos días se hace una asamblea en derecho donde uno de los puntos más fuertes era “comentar mi renuncia”, ya era bastante claro lo que estaba pasando, un grupo de estudiantes y ex estudiantes, todos vinculados, amigos y colaboradores de María Fernanda y de Catalina, opositores al CEDUSS y a la reciente lista de FEUSS por su clara tendencia de izquierda. Empiezan a atacarme a viva voz, incluso en un momento insultándome, tan solo por el hecho de querer hacerme parte de una lista federativa, es en ese momento donde el Sr Walter Reccius, amigo de ambas involucradas y hoy trabajador de la Escuela de Liderazgo me acusa de haber “gritoneado” a sus dos amigas y hace un llamado público a mi carrera para no votar por mí en la próxima elección. En fin, esa maniobra era más vieja que el hilo negro, pero solo me percaté cuando llega la segunda involucrada a interpelarme, por eso me pare y me retiré rápidamente. No pensé en un comienzo que fueran capaces de articular discusiones, interpelaciones y


comentarios tan solo para querer hacerme quedar mal. Con el tiempo los integrantes de la FEUSS nos hemos dado cuenta de que estas prácticas son constantes. Me he percatado que, en conversaciones de pasillo o cuando tratan de preguntar algo más confidencial toman en secreto los celulares y graban todo lo que digo o dice mi equipo de trabajo. María Fernanda sin lugar a dudas quería incitar una discusión más acalorada, seguramente en ese momento había alguien grabándome, pero no consiguieron lo que querían, estoy seguro de todo esto porque lo he vivido a lo largo del mandato federativo, María Fernanda y sus amigos van con pautas antes de entrar a los Consejos de Federación, incluso llevan ex alumnos para que los “asesoren” y tiren para abajo nuestras reformas e iniciativas. Además de los correos electrónicos tengo testigos de lo que ocurrió en ambos días, consulté el día viernes en seguridad si podría tener acceso a las cámaras del hall central pero lamentablemente las grabaciones duran solo 30 días. Así que esta situación es muy difícil de probar y claramente María Fernanda antes de hacer estas declaraciones lo sabía. Es por esta razón que yo hago un llamado al sentido común, a dejar de lado toda la conspiración política en la que me vi involucrado y en la que intentaron hacerme ver como un hombre violento para que no saliera electa la lista “Despertemos más Universidad”. ¿Ustedes como un estudiantes de base creen que en plena candidatura para lista de Federación discutiría de forma violenta, le faltaría el respeto a una compañera en pleno Hall Central, en frente de cientos de compañeros y en un lugar lleno de cámaras? ¿si quisiera violentar a alguien llamaría a uno de sus amigos y parte de su equipo para aclarar lo sucedido? Más adelante expondré diferentes motivos y sucesos para que ustedes puedan dar respuesta a esta interrogante, ni en ese momento ni nunca me atrevería si quiera a violentar a una compañera, a una mujer. Aprovecho de mencionar que esta situación data de hace aproximadamente un año, nunca se materializo un procedimiento sumario en mi contra. Y posterior a esta situación con María Fernanda hemos tenido múltiples encuentros, reuniones de mesas de trabajo, Consejos de Federación, reuniones con autoridades, etc. También quiero recordar que la FEUSS cuenta con un equipo en la Secretaría de Genero y Sexualidades y además un Defensor Estudiantil donde nunca se ha realizado un reclamo alguno. Se han hecho foros de Feminismo donde se han conversado estos temas con los pocos asistentes y María Fernanda nunca ha manifestado esta situación. Esta situación María Fernanda la ha usado con fines claramente políticos para intentar boicotear algunas de nuestras actividades, por vez primera expuso su queja en un Consejo de Federación el día 07 de diciembre del 2017, donde el Centro de Estudiantes de Medicina daba cuenta de su movilización, cabe mencionar que la FEUSS en su conjunto apoyo esta paralización, dejando muchas veces actividades de lado e incluso llegando tarde a rendir mi examen oral de Derecho Penal para asistir a las negociaciones. Es labor de un representante estudiantil apoyar este tipo de actividades, es por esto que cuando los chicos de Medicina fueron a manifestarse a Bellavista en el Hall Central me adherí a sus canticos, deje un compromiso de lado, grabe un par de videos y felicite a la mayor cantidad de estudiantes posibles por su coraje y entereza. En esos momentos y cuando los chicos de Medicina estaban prontos a retirarse se juntaron un grupo de Centros


de Estudiantes Opositores a la FEUSS y me fueron a increpar de manera agresiva, pidiéndome explicaciones por el apoyo que les estaba brindando, porque les molestaba el ruido y porque había estudiantes dando solemnes. En ese minuto llegaron guardias y se pusieron al lado mío, se dieron cuenta de que estaba solo y que posiblemente me podían agredir. Mi respuesta a este grupo de centros de estudiantes fue muy clara “entiendo que están haciendo ruido, que es molesto, pero me causa más molestia que los chicos tengan que pagar la carrera más cara de Chile, que los manden al Sur a hacer sus clínicas y ni siquiera les tengan una residencia donde dormir, que hayan tenido que llegar a estas instancias para que las autoridades los escuchen y que muchos de ellos están arriesgando un año por estar paralizados, eso me avergüenza y me molesta mucho más…” La discusión seguía y un par de estudiantes de Medicina que miraban quisieron intervenir y no los dejé. La cosa claramente era contra mí, por eso me increparon solo a mí y no al CEMUSS, hubo un momento en que me vi sobrepasado y atónito por el egoísmo y mala voluntad para con estudiantes del mismo plantel educacional, le dije a uno de ellos “pelotudo”, me arrepiento hasta el día de hoy de haber tenido que recurrir a ese vocabulario, pero no encontré palabra más acertada en ese momento. La discusión después de unos minutos termino y me fui con los chicos de Medicina a conversar un rato. En el Consejo de Federación donde Medicina daba cuenta de lo logrado con la movilización y en el que yo no pude asistir por problemas personales, me acusaron de violento por haber dicho la palabra “pelotudo” y recién ahora después de varios meses María Fernanda se suma al reclamo contando brevemente su situación y diciendo que yo claramente no tengo las competencias necesarias para ejercer el cargo. El día 11 de diciembre me citan a una Interpelación realizada por el Consejo de Presidentes donde me sacan a colación el hecho de haber llamado “pelotudo” a uno de sus integrantes, también hacen el mea culpa de que su forma de acercarse a mí no fue la óptima. No mencionaron el caso de María Fernanda, y de todas maneras, pedí las disculpas correspondientes. Entiendo que mi forma no fue la mejor y me comprometí a que esta situación no iba a volver a pasar, a que trabajáramos de forma más colaborativa y dejáramos las rencillas personales de lado. Cabe mencionar que tiempo después me filtran una conversación de un grupo de whatssapp conformado por varios presidentes opositores a la FEUSS, y me informan que ese día ellos me fueron a increpar de manera agresiva para que yo tuviera una mala reacción, ojalá golpeara o agrediera a uno de ellos y así tener una excusa para “pegarle a la FEUSS” y no darle tanta importancia a lo que estaba pasando con Medicina. Esta información me la comento una persona que formó parte de ese grupo y que está dispuesta a declarar y a prestar las pruebas necesarias. He detallado estas dos situaciones para que el estudiantado en general tenga conocimiento real de los sucesos en los que me he visto envuelto. Para muchos puede ser algo sin importancia pero no debe ser así, hay un grupo de personas que desde el día uno en que postulamos nuestra lista de federación no nos han dejado trabajar tranquilos, nos han provocado, nos han molestado, nos han agredido, nos han menospreciado y en fin, no nos han dejado sacar nuestro proyecto adelante. Siempre que hay una actividad importante para nuestros compañeros, siempre que hay harta convocatoria y siempre que


se discuten cosas importantes aparecen este tipo de acusaciones sin justificación ni prueba alguna con la sola intensión de hacer daño a la FEUSS y tirar para abajo las actividades. 2) El día viernes me acusaron en los panfletos de que he desarrollado conductas reprochables y he abusado de mi situación de poder en la Universidad para obtener beneficios. Y que hay un procedimiento sumario en mi contra. Debo reconocer que desde el momento en que asumí el cargo de Presidente de FEUSS dejé de ser un estudiante promedio, que ahora hay una responsabilidad y un deber más grande que asumir, que las autoridades y tus compañeros te miran de una forma diferente. Pero como explico más adelante se darán cuenta de que nunca he sacado un solo beneficio por el cargo que detento. Lo único que he aceptado son un par de cafés y sándwich en los cocteles. De hecho, en las distintas ceremonias que hace la Universidad, cada vez que me invitan en mi calidad de representante estudiantil no me siento en el asiento que me asignan (adelante) siempre me siento atrás donde están mis compañeros de bases, porque es a ellos a los que represento y no porque tenga un cargo dejo de ser estudiante y mucho menos de estar cerca de ellos. Hubo una situación en mi carrera el año pasado que me pareció reprochable y no quise ser un cómplice pasivo de estas malas prácticas, al igual que varios de mis compañeros estoy en contra de que un grupo de estudiantes pase los ramos copiando y se mofen de sus “hazañas”, por esta razón presentamos reclamos en asambleas, con los profesores, ayudantes y también con las autoridades de nuestra escuela. A raíz de estos constantes reclamos y de las quejas de otros compañeros en nuestra contra se me cito a prestar declaración el día viernes 05 de enero en dependencias de la facultad de educación con la Vice Decana y ante el ministro de fe el sr José Díaz, Procedimiento que buscaba aclarar en primer lugar el tema de la copia por un par de alumnos (2 de ellos confesaron por escrito lo sucedido y pidieron las disculpas) y en segundo lugar el posible hostigamiento que mi grupo de amigos habíamos realizado, solo para aclarar, el reglamento anterior de la universidad no sanciona en ninguno de sus artículos el “hostigamiento”, según este reglamento el procedimiento tiene varios vicios de forma, no se cumplieron los plazos ni se ajustó a derecho la correspondiente notificación, de todas maneras concurrí a prestar declaración como testigo y a relatar lo que estaba sucediendo en mi carrera y la relación que yo tenía con los involucrados. Debo decir que en mi contra no existe procedimiento alguno que me haya sido notificado. Cabe mencionar que a raíz de esta situación, la Directora de la secretaría de género y sexualidades expuso en una reunión de FEUSS la necesidad de que yo dejará mi cargo porque según ella había actuado fuera de los límites que detenta mi cargo, de no ser así ella no iba a poder seguir trabajando con nosotros. Expliqué lo sucedido ante la mesa federativa, ellos compartieron el fondo de la denuncia, compartieron que alumno alguno, sin distinción no pueden copiar para pasar los ramos, y expuse además que como futuro abogado tengo un deber ético que no puedo callar por ser Presidente de FEUSS, todo lo contrario, sentía que debía dar el ejemplo y que era mi responsabilidad denunciar una situación que podía terminar en un desastre para mi carrera y Universidad, la mesa federativa me respaldó, pero me reprocharon y cuestionaron la forma en que se hizo la


denuncia, por lo mismo expliqué que fue la última ratia. La resolución tomada por la FEUSS no fue compartida por la ex SEGESEX y decidió renunciar ya que una de las personas involucradas era una de sus amigas de generación. Quiero dejar presente y transparentar que ser Presidente de FEUSS y representante estudiantil en general si te abre muchas puertas y propuestas; me han ofrecido trabajo, diplomados, pasantías en Chile y en el Extranjero pero siempre he dicho que NO, no aceptaré nada ahora ni después de que deje el cargo, lo encuentro una irresponsabilidad y una falta de compromiso tremenda con mi rol de representante estudiantil. Digo esto porque gran parte de los que me critican también son o han sido representantes estudiantiles de la USS y ellos SI aceptaron trabajos, que les paguen la mensualidad, diplomados, pasantías en Chile y en el extranjero. Todo esto sin un previo concurso público. Lo dejo claro porque muchos estudiantes no saben estas malas prácticas y si están dispuestos a inventar mentiras, ensuciar mi nombre y el de la federación, yo me defiendo con verdad y en base a hechos que son de público y notorio conocimiento. Yo no soy de esos representantes estudiantiles, a mí no me pintaron los lienzos ni me pagaron la campaña. 3) Me acusaron de ser una persona violenta y de hacer barbaridades. Mis amigos y cercanos deben saber que tengo una personalidad difícil, un carácter fuerte, solo soy simpático, muy preocupado y cariñoso con la gente que quiero, me gusta hacer bromas pesadas y a menudo mis amigos se enojan. No suelo ser muy afectuoso en la Universidad, trato siempre de guardar la compostura y seriedad cada vez que alguien habla conmigo, sobre todo cuando tiene que ver con mi rol de representante estudiantil o de estudiante de Derecho. Yo sé que muchos no lo saben, pero paralelamente a mis estudios me dedico a hacer magia en eventos particulares, me especializo en el área infantil, trabajo en cumpleaños, eventos de empresa, colegios, fundaciones, etc. Escribo esto porque curiosamente la clave para que me vaya bien, para poder pagar mis estudios, costear mi vida y la razón por la que el año recién pasado tuve más de 200 eventos es porque demuestro especial ternura con los niños, porque soy cariñoso, me gusta jugar, hacer reír y me contratan exclusivamente para llevar alegría. Soy uno de los pocos magos que hace eventos a beneficencia, que ha recorrido todas las comunas de Santiago llevando su trabajo, he trabajado para fundaciones como Alter Ergo, Coaniquem, Coanil, el ex Hospital Gabriel González Videla, La Cárcel de Mujeres de San Joaquín, fundaciones con niños que padecen cáncer terminal, tomas de terreno y he dejado eventos de lado para ir a eventos de niños que están esperando un trasplante, etc. Por esta razón me da tanta pena que ensucien mi nombre, mi honra y no solo a nivel estudiantil, sino que, a nivel profesional, ya que no solo ensucian mi nombre en la Universidad sino también en mi vida diaria, en mis proyectos y en mi profesión que tanto quiero y respeto. Recordar además que la idea de esta actividad que buscaba por primera vez que se hablará de abusos, de acoso y de vulneración de las mujeres fue iniciativa de la FEUSS y fui uno de


los creativos, productores y participes en todos los días que estuvo la actividad, colaborando y explicando a nuestras compañeras porque es importante que se den estas discusiones y explicando a nuestros compañeros varones porque esto no debe ser más parte de nuestra idiosincrasia sino una actuación reprochable. Debo reconocer que me ha costado adherir en mi ser la causa feminista, que era algo nuevo para mí, que vengo de una familia machista, que los miembros del equipo federativo me han tenido que educar al respecto, me han retado y me dejan en claro constantemente que me falta mucho por aprender. Pero hay algo que no puedo tolerar y es que me acusen de violentar a una mujer, es algo que me choca en lo más profundo porque mi madre, mi hermana pequeña y una mujer muy importante en mi vida fueron acosadas sexualmente, me tocó vivir el sufrimiento, la desazón y ese sentimiento de impotencia por no poder hacer nada. En un momento pensé en seguir adelante sin hacer nada, como si nada hubiera pasado, pero esta situación es más grave y dolorosa que todas las anteriores acusaciones infundadas, ahora la funa no es solo en mi contra y la FEUSS, ahora también debo defender mi honra por mi familia, por la gente que quiero y por la labor que llevo realizando los últimos años y me llena el alma, la magia. Luego de haber conversado con mis cercanos y con mi abogado voy a iniciar todos los procedimientos legales que la Universidad Contempla para que se pidan las disculpas correspondientes y se apliquen las sanciones que el actual reglamento de convivencia contempla e iniciaré en los próximos días un proceso ante los tribunales de Justicia competente por Injurias y Calumnias. Y en cuyo caso se abra un procedimiento sumario o haya sido abierto un procedimiento del cual no he sido notificado en el que tengo la calidad de Acusado o Infractor del Reglamento de convivencia interno de la Universidad, me inhabilitaré del cargo hasta que haya una resolución. Ese fue el acuerdo al que llegamos con la FEUSS desde el primer día y lo voy a cumplir. Y si los demás integrantes de la FEUSS creen que es mejor tomar otro camino, mi cargo está a su entera disposición. Me debo por sobre todo a lo que ellos decidan, son el grupo que me ha respaldado fielmente, me ha hecho crecer, me ha enseñado y por sobre todo ha estado ahí en los momentos más difíciles. Y si por algún motivo se inicia un procedimiento en el que soy declarado culpable seré el primero en pedir las disculpas correspondientes, presentaré mi renuncia y estaré a la espera de la sanción correspondiente. Atentamente, Ary Rodríguez.

Declaración Pública Ary Rodríguez  
Declaración Pública Ary Rodríguez  
Advertisement