Issuu on Google+

¡TODOS EN PELOTAS!

Últimamente, en Francia saltan de polémica absurda en polémica ultraabsurda. En una lista de libros recomendados para niños de primaria, destaca un título llamativo: "Tous á poil!", que en castellano quiere decir "¡Todos en pelotas!". En esta obra "naturista" de Franek y Daniau, se muestran dibujos de diversas personas, de distinta edad, complexión física y profesión, como Dios las trajo al mundo. Un policía en calcetines, una profesora en paños menores, el médico dándose un chapuzón... Interpreto que el objetivo final de este libro de ilustraciones consiste en demostrar que, desnudos, todos somos iguales. O quizás que en cueros se va más cómodo por la vida. No lo sé. Tan desatinada como esta teoría igualitaria, ha sido la reacción de JeanFrançois Copé, actual líder del partido de centro-derecha Unión por un Movimiento Popular, que ha entrado en la muleta como un Miura diciendo que "Tous á poil!" es "perturbador y peligroso", cuando el adjetivo acertado habría sido "ridículo". Sin embargo, ¿qué podemos esperar de un sistema educativo que destina fondos para el llamado "ABCD de l´égalité", un programa de enseñanza dependiente del Ministerio de Educación? Dicho experimento, que opera en un puñado de institutos franceses, trata de erradicar los estereotipos existentes entre los varones y las hembras a través de la "Teoría del Género". En las escuelas ya no se usarán los pronombres "él" y "ella", sino


el neutro (¿el "ello"?), con el fin de no causar traumas ni condicionar el futuro de las criaturas. Decía Simone de Beauvoir que no nacemos mujeres, sino que nos hacen... Pues vale. El "ABCD de l´égalité" impone, así, una de las principales reformas educativas del siglo XXI..., de crucial importancia para el desarrollo de Europa: que los niños empiecen a jugar a las cocinitas y las niñas con coches de bomberos. Y todos, niños, niñas, y el "ello", en pelotas. Luego nos escandalizamos si partidos extremistas como el Frente Nacional de Marine Le Pen arrasan en las elecciones municipales. La ciudadanía está hastiada de los gobernantes que padece y protesta a su manera. Habrá que ver si no es peor el remedio que la enfermedad. GLORIA SÁNCHEZ-GRANDE


Firma Gloria Sanchez-Granden 010414