Page 1

Marandu de la Patria

“Mariano Moreno” Semanario de efemérides

Posadas, Misiones, Argentina Año I - Nº 2 Abril 2011 DESTACADO DE LA SEMANA!

MASACRE DE PUEBLO ORIGINARIO: LOS CHARRUAS DE ARTIGAS Masacre de Salsipuedes

LO IMPORTANTE ANTECEDENTES DE LA UNION AMERICANA Felipe Varela

PERSONALIDADES Asecinato de Justo Jose de Urquiza

El loco Villegas funda Trenque Lauquen Mascarilla Lopez “El feo”

Resumen Nacimiento de León Ortiz de Rosas (1760) Nacimiento de Francisco Crespo (1791) Masacre de Salsipuedes (1831) Elecciones legislativas en la provincia de Buenos Aires (1852). Fallecimiento de Justo José de Urquiza (1870) Armisticio de San Lorenzo (1819) Fundación de la ciudad de Trenque Lauquen (1876). La escuadra española toma la isla de Chinchas, Perú (1864)... y más...

ESCUELA DE GOBIERNO NÉSTOR KIRCHNER www.encuentroamericano.com.ar Fuente: Revisionistas.com


11 de A bril 

Combate de Martín García 

C ombate de M ar tín Gar cía – 11 de mar zo de 1814 

La isla Martín García  fue  descubierta  en 1516 por Juan Díaz  de Solís,  quien  había partido  de  España  un  año  antes,  al  mando  de  una  flota  integrada  por  tres  naves,  Portuguesa,  Latina  y  Menor,  tripuladas  por  unos  60  hombres,  con  la  intención  de  hallar  un  paso  entre  el  Océano  Atlántico y el Pacífico.  En  1516  Solís  arriba  al  Río  de  la  Plata  y  el  2  de  febrero  de  ese  año,  desembarca  en  una  ensenada, Maldonado o Montevideo, a la que llamó Puerto de la Candelaria. Unos días después,  continuando su viaje río arriba, muere su despensero, Martín García, frente a una isla en medio  del río y decide enterrarlo allí, bautizando a la isla con su nombre.  La  isla  fue  siempre  un  punto  estratégico  para  mantener  el  control  del  Río  de  la  Plata.  Fue  escenario de combates y luchas, especialmente en la guerra por la independencia.  En 1813 la isla continuaba en poder de los  españoles, con una guarnición de 70 hombres. El 7  de  julio  de  ese  año,  un  grupo  de  13  soldados  patriotas  al  mando  del  Teniente  José  Caparroz,  sorprende a los  españoles, los  dispersa  y se apodera  de 3  cañones  y armamento portátil  como  trofeo,  y  luego  se  retira  de  allí.  Luego  de  esto,  en  noviembre,  el  Capitán  de  Navío  español,  Jacinto de Romarate,  fortifica la isla con una flota  de 19 embarcaciones  con el  objeto de tener  una base de ataque a Colonia del Sacramento que estaba ocupada por los patriotas.  En 1814 nuestra escuadra naval, comandada por el Teniente Coronel Guillermo Brown,  estaba  constituida  por  las  siguientes  naves:  la  nave  insignia  fragata  Hércules  (Comandante  Sargento  Mayor  Elias  Smith),  la  corbeta  Zephir  (Comandante  Sargento  Mayor  Santiago  King),  el  bergantín  Nancy  (Comandante  Sargento  Mayor  Richard  Leech),  la  goleta  Juliet  (Comandante  Teniente  Coronel  Benjamin  Franklin  Seaver  oriundo  de  EE.UU),la  goleta  Fortunata  (Comandante John Nelson), el falucho San Luis (Comandante Sargento Mayor John D. Handel)  y la balandra Carmen (Comandante Miguel Samuel Spiro de origen griego).  Estos bravos  hombres tuvieron la  difícil  misión de enfrentar a la experimentada flota española  comandada por el Capitán vizcaíno Jacinto de Romarate. Los  españoles poseían una flota de 9  barcos  armados  con  cañones  de  a 18  y 24  y,  para peor,  tenían apoyo  de las  baterías  terrestres  asentadas en la isla. Ambas fuerzas se encontraron el 11 de Marzo de 1814 en un feroz combate  cerca de la isla de Martín García cuyo resultado final fueron 45 marineros muertos y 50 heridos.  Entre los fallecidos se contaban los Comandantes Benjamín Server y Elias Smith, el Jefe de las  tropas  embarcadas  Capitán  Martín  de  Jaume,  el  Teniente  Segundo  Robert  Stacy,  el  grumete  Edward  Price,  los  marineros  Richard  Brook  y  William  Russell  y  el  cocinero  Peter  Brown.  Bernard Campbell, quien era el Cirujano en Jefe, tuvo momentos muy difíciles debiendo tratar a  los  heridos  con  medios  asistenciales  inadecuados.  Entre  los  heridos  se  encontraban  el  mayordomo Tomas Richard y los marineros James Stone, Henry Harris, Elsey Miller y Anthony


O’Donnell.  Al  final  del  día  Brown  se  encontraba  varado  y  su  nave  insignia  presentaba  82  impactos  en  el  casco.  La  Hercules  con  sus  velas  y  aparejos  destrozados  pudo  zafar  aprovechando  la  marea  y  maniobrando  por  el  Banco  de  las  Palmas.  A  la  Hércules  se  le  colocaron  láminas  de  plomo  por  debajo  de  la  línea  de  flotación  y  su  casco  fue  cubierto  con  cueros y brea. De aquí su apodo de Fragata Negra.  El  día  14  Brown  recibió  un  refuerzo  de  45  Dragones  desde  la  Colonia  del  Sacramento  comandados  por  el  Teniente  Primero  Pedro  Oroná.  A  las  08.00  PM,  nuestras  naves  se  aproximaron cautelosamente a la isla Martin Garcia y fondearon media milla al sudeste frente a  Puerto Viejo.  Al día siguiente,  a las  02.30 AM Brown  ordenó  el  desembarco de 240 hombres  transportados mediante 8 barcazas. Nuestras fuerzas subían el cerro cuando recibieron un fuego  granado por parte de las fuerzas españolas. El avance patriota hubo de detenerse a medida que  los hombres iban cayendo.  Fue en ese momento crítico que Brown ordenó al ejecutor del pífano y tambor que tocaran Saint  Patrick’s  Day  in  the  Morning  (marcha  que  fuera  oficialmente  incorporado  al  repertorio  de  la  Armada Argentina en 1977).  Tengamos  presente  que,  si  bien  nuestras  primeras  tripulaciones  estaban  compuestas  por  12  diferentes  nacionalidades,  la  mayoría  de  ellas  eran  de  origen  irlandés,  de  forma  tal  que  esta  tonada  tocada  en  el  Día  de  San  Patricio  actuó  como  un  estimulo  de  la  moral.  El  avance  de  nuestras  tropas  se  renovó  así  con  gran  espíritu  siendo  el  fuerte  atacado  a  bayoneta  calada.  Los españoles se vieron sobrepasados y hubieron de rendirse. Las naves realistas levaron anclas  enfilando hacia el río Uruguay (siendo perseguidos por las naves de Brown ) y dirigiéndose a la  ciudad fortificada de Montevideo. Ese día el Teniente Jones de la Zephyr hizó nuestra insignia  en la isla.  Este es  el acto más trascendental de la historia de la isla, pues  con él nuestro país adquiere de  hecho la soberanía de la isla Martín García.  La  batalla  de  Martín  García  fue  el  comienzo  de  la  campaña  de  los  cien  días,  liderada  por  Guillermo Brown, que aniquiló el poder naval del Rey de España en el Río de la Plata. 

Fuentes  Arguindeguy, Pablo E. ­Apuntes sobre los buques de la Armada Argentina (1810­1970)­Tomo  I, 1972.  Bruce, George and Emmett, Daniel D. The Drummers’ and Fifers’Guide New York, 1862  Carranza, Angel J. –Campañas Navales de la República Argentina­2da Edición­Departamento  de Estudios Navales de la Secretaría de Marina, Buenos Aires, Argentina.  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Memorias del Almirante Guillermo Brown sobre las operaciones navales de la Escuadra  Argentina de 1814­1828­Biblioteca del Oficial de Marina­ Vol XXI­Año 1936, Buenos Aires,  Argentina.  Piccirilli, Ricardo y Gianello, Leoncio­Biografías Navales­Secretaría de Estado de Marina, Bs.  As., 1963.


11 de Abril 

Batalla de Ensenada de las Pulgas 

Dr. José Santos Ortiz (1784­1835) – Gobernador de San Luis y luego secretario de Facundo Quiroga. 

En 1814 el  ejército chileno luchaba en  el sur de Chile tratando de destruir las  fuerzas realistas  comandadas  por  el  general  Ossorio.  Las  fuerzas,  a  cuyo  frente  se  encontraban  los  generales  Bernardo O’Higgins  y José Miguel Carrera, las  enfrentaron en las inmediaciones  de Rancagua  librando una recia batalla en la que O’Higgins a pesar de haber conducido sus tropas con valor,  fue derrotado pues su compatriota Carrera permaneció al margen de la acción desempañando el  papel de simple e indiferente espectador.  Producido  el  desastre  de  Rancagua,  los  vencidos  tomaron  el  camino  que  los  conducía  a  Mendoza  donde  fueron  recibidos  y  auxiliados  generosamente  por  el  pueblo  y  las  autoridades  que trataron de hacerles más llevadera su desgraciada situación.  O’Higgins y sus amigos, sin pérdida de tiempo se dispusieron a colaborar con San Martín en su  empresa  libertadora,  cuyo  primer  paso  debía  ser  el  de  liberar  a  Chile  de  la  dominación  española.  En  cambio  Carrera  adoptando  actitudes  inusitadas  y  de  discordia  con  sus  compatriotas,  pretendió  hacer  valer  en  nuestro  territorio  el  título  que  se  atribuía  de  “jefe  del  gobierno  de  Chile”,  actitud  que  mereció  una  enérgica  desautorización  de  San  Martín  y  su  inmediato traslado a Buenos Aires.  Hasta  ese momento el general Carrera, pese  a su carácter díscolo  y a sus  enconos partidistas  a  los que no eran ajenos sus hermanos Luis y Juan José y su altiva hermana Javiera, se inspiraba  en el más noble de los ideales, cual era el de emprender la arriesgada empresa de reconquistar su  patria.  Con  ese  propósito  viajó  a  Estados  Unidos  empeñándose  en  conseguir  armas,  barcos  y  recursos para invadir Chile.  Pero  a  su  regreso  cometió  el  error  de  inmiscuirse  en  las  disputas  civiles  de  los  argentinos,  embanderándose  abiertamente  en  el  bando  federal  al  lado  de  Alvear,  Estanislao  López  y  Francisco Ramírez a los  que aportó las  fuerzas  que  había organizado teniendo  como base una  centena  de  aventureros  chilenos,  escogidos  entre  los  que  lo  habían  seguido  desde  los  desgraciados  campos  de  Rancagua,  y  a  los  que  se  agregaban  los  clanes  bravíos  del  orgulloso  araucano Yanquetruz.  Su  actitud  no  se  limitó  a  participar  activamente  en  los  combates  de  la  primera  Cepeda,  de  la  Cañada  de  la  Cruz  y  de  otros  lugares  en  los  que  se  libraron  cruentas  batallas,  sino  que  se  convirtió en un factor más de la anarquía que devoraba al país, deslizándose desesperadamente  por el terreno del salvajismo y la barbarie, sin control ni freno de ninguna naturaleza.


Cuando  sus  aliados  lo  abandonaron  dejándolo  librado  a  sus  propias  fuerzas,  utilizó  a  sus  aventureros e indios para cometer los actos más vituperables e inhumanos que pueda concebir la  mente  del  hombre  civilizado,  asolando  el  pueblo  del  Salto,  despedazando  las  fuerzas  de  Córdoba  y aniquilando las  de San Luis  por  cuyo territorio había  de  avanzar  como  un  huracán  destructor,  desde  El  Morro  hasta  dar  con  el  Río  Quinto  y  desde  allí  a  la  capital  puntana,  ocupándola como si fuese un guerrero argentino y no un extranjero obligado a respetar las leyes  del país; como si fuera un conquistador y no el que se beneficiaba con la hospitalidad tolerante  del país que lo había recibido en su desgracia, y como si no estuviera obligado a obedecer a la  autoridad en vez de llevársela por delante como lo hacían aquellos que por lo menos combatían  dentro de su patria.  De  esta  manera  el  revoltoso  general  chileno,  sin  cabida  en  su  patria,  buscaba  realizar  el  obsesionante  plan  de  repasar  la  cordillera,  derrocar  el  gobierno  de  O’Higgins  y  restablecer  a  sangre y fuego la dictadura que antes ejerciera con implacable espíritu persecutorio, pues ya no  se trataba  de  vencer a los  españoles  cuyo  dominio había concluido  en Chile sino  de vengar  la  muerte  de  sus  hermanos  fusilados  en  Mendoza  y  de  extirpar  de  cuajo  la  influencia  de  sus  adversarios políticos.  Luis Franco nos ilustra sobre este período de la trayectoria  de Carrera en nuestro suelo patrio:  “Cuando los caudillos federales del litoral terminaron desavenidos entre ellos, ­dice este ameno  e  ilustrado  escritor­  el  de  Santa  Fe  se  entendió  con  el  de  Buenos  Aires  y  Córdoba,  contra  el  “Supremo Entrerriano”.  Por ese mismo pacto debía ser entregado o desarmado el otro socio de  López  y  Ramírez,  el  chileno  Carrera,  que  capitaneaba  una  pequeña  hueste  de  aventureros  y  enganchados con la que pensaba invadir Chile.  Cuando le llegaron ecos del Pacto de Benegas,  Carrera levantó su campamento dispuesto a intentar la travesía de Melincué a Mendoza.  Como  precisaba aviarse de recursos para ello, no trepidó en entenderse con los indios ranqueles, sobre  la base de facilitarles la toma del pueblo de Salto, cuya guarnición era de 40 hombres, que podía  hacer frente a las lanzas pero no a los fusiles; terminó capitulando bajo la condición del respeto  a  las  vidas.  La  mayoría  del  vecindario  había  buscado  refugio  en  el  templo  del  pueblo.  Los  indios hicieron saltar el portón de entrada a golpes de ancas de caballo y las paredes del recinto  sagrado resultaron petisas  para  contener la  marea  de la violación,  el expolio  y  el degüello.  El  mismo Carrera ­según  el  historiador Vicente López­,  escribió a su  esposa que él  había tenido  que recoger a dos niñas de dieciocho años y darle su propio lecho esa noche”.  “El  éxito  de los  ranqueles  fue  como  un  río salido de  cauce,  y  arrastró todos  los  despojos  que  pudo cargar.  Y doscientas cincuenta mujeres, sin contar los niños, fueron invitadas a trasladarse  a  la  capital  ranquelina,  a  través  de  ciento  cincuenta  leguas  de  desierto.  (“Yanquetruz”,  en  La  Prensa, octubre 9 de 1966).  En Salto, el 4 de diciembre de 1820, Carrera dejó impresa la primera prueba de su bandolerismo  sanguinario  y brutal.  Sobre lo que ocurrió ese día lúgubre para la civilización, podemos  decir  con el prestigioso  y erudito Landaburu: “Renunciamos a describir este cuadro de barbarie.  Al  producirlo  Carrera  escribió  la  página  más  abominable  de  su  vida,  infiriendo  la  más  terrible  afrenta a los principios de humanidad y de civilización” (1), duro y lapidario juicio que Ortelli  confirma con esta glosa de los escritos del doctor Montes, antiguo y prestigioso vecino de Salto:  “Hace  larga  referencia  al  bárbaro  ataque  de  1820,  cuando  las  huestes  del  cacique  Yanquetruz  aliado a la fuerza del renegado general chileno José Miguel Carrera, echa abajo las puertas de la  iglesia, saca de allí a numerosa mujeres (incluso a una ascendiente del Dr. Montes)”.  A unas las  violan allí mismo, a otras las llevan consigo. (2)  “Una vez que  hubo cometido este crimen atroz inició, la correría más salvaje  y sangrienta que  registran  los  fastos  argentinos.  Ni  Atila  en  las  Galías.  Ni Tamerlán  en  las  llanuras  del  Asia,  movieron sus legiones bárbaras con tan raudo paso como la vertiginosa rapidez con que el jefe  chileno empujó su horda de facinerosos al encuentro del enemigo, buscando romper a sangre  y  fuego el valladar infranqueable que habría de oponerse a su fatal destino”.


Del Salto se dirigió a la provincia de Córdoba sorprendiendo en Chaján a las fuerzas de Bustos  y  batiéndolas  y  dispersándolas  totalmente  el  5  de  marzo  de  1821,  se  aproximó  a  la  ciudad  capital  de  la  provincia  sin  atreverse  a  llevarle  un  ataque  para  tomarla  por  asalto.  De  ahí  retrocedió e internándose en la provincia de San Luis, pasó como una exhalación por el Morro  rumbo a la capital puntana.  Al llegar al paraje “Ensenada de Las Pulgas” (3), sobre la margen  derecha del Río Quinto, libró un nuevo combate en el que por segunda vez puso de relieve su  índole de caudillo sanguinario y despiadado. (4)  En  este  lugar  ensangrentado  ignominiosamente  por  su  bárbara  horda  a  la  que  titulaba  pomposamente  “Ejército  Restaurador”  y  que  hacía  flamear  su  bandera  siniestra  con  el  lema  “Federación o muerte”; en ese lugar decimos, lo esperaba el gobernador Dr. José Santos Ortiz  con  una  división  de  500  puntanos  al  mando  de  Luis  de  Videla.  El  encuentro  fue  épico  librándose  el  combate  más  encarnizado  y  aciago  de  aquella  época.  Los  contendientes  que  se  iban enfrentar en un duelo a muerte, se encontraban en un plano de tal desigualdad que desde el  primer momento los invasores debieron tener la impresión de su triunfo  y los  defensores la de  su  derrota,  la  que  enfrentaron  con  un  valor  y  heroísmo  que  hacen  más  meritorio  su  estoico  sacrificio.  El  ejército  del  chileno,  además  de  su  superioridad  numérica  y  mejor  armamento,  venía  estimulado  por  los  éxitos  que  había  obtenido  desde  su  repulsiva  hazaña  del  Salto  hasta  el  sorpresivo  triunfo  del  Chaján.  La  división  puntana,  organizada  apresuradamente  por  el  gobernador Ortiz, sólo contaba con el valor legendario de sus jefes y oficiales, pues los soldados  carecían de instrucción militar y la mayor parte de ellos concurrían por primera vez a un campo  de batalla, mal y deficientemente armados. (5)  En  el  primer  choque  fue  arrollada  la  caballería  puntana,  viéndose  obligada  a  formar  cuadros  parapetándose en una pequeña isleta de chañares en la que lucharon hasta caer muertos con sus  dos oficiales al frente, Dolores Videla y Juan Daract (6), porque ellos y sus soldados prefirieron  el  sacrificio  heroico  antes  que  la  rendición  humillante.  Y  ahí,  como  dice  Jofré  “los  puntanos  quedaron  en  la  trinchera  de  troncos  y  caldenes,  formando  un  montón  ensangrentado  y  humeante”.  Aquella luctuosa jornada, tremenda por lo que sucedió en el fragor de la lucha  y por el ultraje  que un extranjero infirió a la autonomía de San Luis, costó a la provincia la pérdida de 180 de  sus hijos sobre los 500 que defendieron sus instituciones y el decoro nacional.  El episodio fue monstruoso y de cierta manera constituyó el fatídico prolegómeno de Punta del  Médano,  acción  en  la  que  el  caudillo  chileno  cayó  prisionero  para  ser  juzgado  y  fusilado  en  Mendoza posteriormente.  El recuerdo que Carrera dejó en su tránsito por San Luis, ha merecido el juicio execratorio de  los historiadores más ecuánimes y veraces entre los que se han referido a su obscura trayectoria  en tierra argentina.  Raffo  de la Reta, en su vigoroso libro sobre los  Carrera  enjuicia  con vivo  colorido  al  autor  de  la  masacre  de  la  Ensenada  de  Las  Pulgas.  Refiriéndose  al  bárbaro  espectáculo  que  ofrecían  los  clanes  vencedores  dice  que  “robaban  en  pleno  día,  violaban  mujeres y mataban a quien quiera que trataba de impedírselo”, agregando: “Don Vicente López  relata  hechos  como  el  de  una  niña,  de  la  mejor  sociedad  puntana,  arrastrada  al  campamento  montonero del que cuatro días después se fugó enloquecida y con las huellas de los ultrajes.  Y  he ahí el clamor de las criaturas, el llanto de las mujeres, llevadas en arreos por los indios rumbo  al  desierto,  o  capturadas  como  esclavas  por  sus  soldados,  para  la  satisfacción  de  sus  peores  instintos, sin que hubiera piedad ni compasión”. (7)  Refer encias  (1) ”Episodios Puntanos”, página 45.  (2) Raúl Ortelli: “El último malón”, página 25.


(3) Lugar que queda a poca distancia de Mercedes, río de por medio, frente al actual puente de  hierro.  (4) El 9 de marzo el gobernador de San Luis se dirigió al de Mendoza y el 13 del mismo mes al  de San Juan.  Al primero le expresaba: “Son las tres  de la tarde  y en este momento acaban de  llegarme avisos positivos, que Dn. José Miguel Carrera estará hoy en el Morro, con trescientos  hombres de armas, entre ellos Soldados e Indios; y que según lo ha dicho algunas veces sigue su  marcha  hasta  esta  ciudad.  Yo  marcho  ahora  mismo  a  tomar  el  paso  del  Río  Quinto, a  donde  pienso  hacer  la  defensa;  pero  V.  S.,  entre  tanto  dictará  todas  las  providencias  que  considere  conducentes  a la seguridad de ese benemérito Vecindario…  Señala después que si  el “pérfido  Carrera”  lo  derrota,  inmediatamente  avanzará  sobre  Mendoza,  etc.  a  su  vez  el  gobernador  de  San Juan le  avisa al  de La Rioja que Carrera  ha vencido a Bustos  en Chaján  y le pide que le  envíe tropas  y oficiales veteranos, cuidando que no sean “carrerinos”, pues  estaba “abismado”  porque Carrera había derrotado a Bustos “que debía tener doble fuerza” (Archivo del Brigadier  General Facundo Quiroga, T. I, páginas. 320 y 325).  Véase también la carta de Manuel Herrera  al gobernador de San Juan, en el mismo tomo, página 334.  (5)  En  tan  apremiantes  circunstancias  el  gobierno  de  Mendoza  auxilió  al  de  San  Luis  con  algunas armas y dotación de municiones.  (6)  Dolores  Videla:  estuvo  en  la  defensa  de  Buenos  Aires  en  1807;  fue  guerrero  de  la  independencia  y  en  1819  participó  en  la  represión  de  la  conspiración  de  los  prisioneros  españoles.  (7) Juan Daract: era uno de los cinco hijos de don Justo Daract – Julio César Raffo de la Reta;  “El General José Miguel Carrera”, página 419.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Pastor, Reynaldo A. – San Luis, su gloriosa y callada gesta (1810­1967) – Buenos Aires (1970).


11 de Abril 

Francisco de Paula Castañeda 

Nació  en  Buenos  Aires,  en  1776,  hijo  de  Ventura  Castañeda  y  María  Andrea  Romero,  emparentados  con los Pinedas  y Bracamontes que en la época de Carlos II  y Felipe III habían  sido soldados de actuación destacada.  Su progenitor era español o “Viracocha”, en el lenguaje  de su hijo,  y  fue  comerciante  mayorista  con amplias  vinculaciones  en las  provincias  como  en  España, y agrega que como “gracias a Dios, era cristiano de puño cerrado”; llegó a ser Hermano  Mayor  de  la  Archicofradía  del  Santísimo  Sacramento  en  la  catedral  de  Buenos  Aires,  la  que  comprendía  a  todos  los  hombres  más  conspicuos  de  la  época.  Hermano  de  su  madre  era  el  presbítero Antonio Romero.  En 1793  y no en 1798, como suele escribirse, y después  de pasar  tres años de Latinidad en el Colegio de San Carlos, entró Castañeda a la orden franciscana.  A  los siete días de religión, y terminados sus estudios en Buenos Aires, se ordenó de sacerdote en  1800,  y  en  ese  mismo  año,  no  en  Córdoba,  como  erradamente  afirman  sus  biógrafos,  sino  en  Buenos Aires, y no en el Convento Grande, sino en la Recoleta, ocupó Castañeda la cátedra de  Teología  Moral, por  espacio  de tres años.  Se  dice que  en 1802,  publicó  un  estudio sobre  “El  alma de los brutos”, pero  no hay documento alguno que abone esa publicación ni en forma de  libro ni en los periódicos de la época.  Actuó como capellán durante las Invasiones Inglesas,  en ambos bandos, pues simpatizaba con  los  ingleses,  y  éstos  llegaron  a  prendarse  del  franciscano.  En  el  panegírico  que,  cuando  la  Reconquista pronunció en la Catedral, sostuvo que, “por haberse corrompido la administración  española, habíamos rendido a dos mil hombres”.  A raíz de los sucesos de mayo de 1810 adujo  eso  mismo  como  causal  de  que  España  perdiera  sus  provincias  de  ultramar,  y  la  consideraba  como la causa primera del movimiento emancipador.  En 1812, una de sus  hermanas  ingresó en  el Convento de las  Catalinas,  y  en 1815, Castañeda  era  guardián  de  su  Orden.  En  ese  año,  atendió  también  la  corresponsalía  de  un  periódico  de  Montevideo.  Era opinión unánime entre sus contemporáneos, que como orador tenía el arte de decir las cosas  de tal modo que sus oyentes le oían sin trabajo ni fatiga, antes con interés y con placer.  Cuando  en 1815, habiendo regresado a España Fernando VII, dícese que no se halló quien quisiera tener  la Oración patriótica del 25 de Mayo.  Castañeda aceptó  y  con gran valentía  supo  enfrentar  la  difícil situación, llegando a elogiar al monarca, pero con fina picardía y singular habilidad.  En  mayo  de  1821  con  ocasión  de  la  efeméride  patria,  debía  predicar  el  dominico  Ignacio  Grela,  pero  como  no se presentara,  subió Castañeda al púlpito;  y  en  diciembre  de  ese  mismo año,  al  celebrarse  los  triunfos  de  San  Martín  en  su  campaña  al  Perú,  fue  él,  el  elegido  para  esa  solemnidad.


Ocho meses más tarde, por disposición de Rivadavia, estaba Castañeda desterrado de la ciudad  de  Buenos  Aires  y  custodiado  en  Kaquelhuincul  en  las  cercanías  de  la  actual  población  de  Maipú,  al  sur  de  la  provincia  de  aquel  nombre.  Pero  antes  de  referir  sus  encuentros  con  Rivadavia  hay  que  recordar  que,  después  del  Obispo  San  Alberto,  fue  Castañeda  el  más  empeñoso propagador de la enseñanza primaria que hubo en el Río de la Plata, y fue el primer  entusiasta de las  escuelas  de dibujo.  En conformidad con ideas de la época, opinaba que nada  como el dibujo podía contribuir a que un hombre fuera bueno.  Primeramente en la Recoleta, y  después  en  los  salones  del  Consulado  instaló  su  Escuela  de  Dibujo.  En  cuanto  a  escuelas  de  primeras  letras  obtuvo  se  fundaran  dos  en  Buenos  Aires,  una  en  el  barrio  norte  y  otra  en  el  barrio sur, y fue uno de los más entusiastas lancasterianos.  Aun en Kaquelhuincul y en el Fortín  de Areco se preocupó por la enseñanza primaria.  En “Véte, Portugués, que aquí no es” (Nº 19, párrafo 3), aunque en tercera persona relata todo  lo  que  en  este  sentido,  había  él  hecho  dentro  y  fuera  de  Buenos  Aires.  Cuando  Rivadavia  se  propuso civilizar por medio de decretos, aspirando a poner a Buenos Aires en un todo según las  costumbres  y  hábitos  parisienses,  y  llegó  a  entrometerse  en  el  campo  religioso,  Castañeda  se  irguió contra él y contra todos los que formaban el círculo cultural que le rodeaba e inspiraba.  Llegó a  fundar para propia  comodidad  hasta  once periódicos, alcanzando  en algunas  épocas  a  publicar  tres  simultáneamente.  Su  vena  de  polemista  era  inagotable,  pero  sus  excesos  de  lenguaje, aunque era análogo al de sus adversarios, motivaron más de una acusación del fiscal  de Estado,  y La Verdad Desnuda,  y La Guardia Vendida…, fueron  considerados agraviantes  y  ofensivos  para  el  gobierno.  En  castigo  estuvo  dos  veces  desterrado  en  Kaquelhuincul,  una  a  Fortín  Areco,  y  otra  a  Catamarca,  pero  en  esta  postrera  huyó  a  Montevideo,  y  de  allí  pasó  a  Santa Fe.  También fue desterrado al pueblo de Pilar y llegó a conquistarse las simpatías de las  gentes de allí, que obtuvo se trasladaran al solar que ahora ocupa esa ciudad, y ayudó a construir  un puente sobre un cercano arroyo, y levantó la actual iglesia, muy reformada a fines del siglo  XIX por el arquitecto salesiano Vespignani.  Se  ha  criticado  mucho  a  Castañeda  por  su  lenguaje,  pero  no  era  sino  el  que  usaban  para  combatirle sus adversarios, y sus ataques eran personales, como los de ellos, aunque a las veces  manifiestamente  ofensivos,  como  el  artículo  sobre  la  “Epoca  de  D.  Bernardote Rimbombo”  y  asegura  que  “la  época  de  Rivadavia  es  la  de  un  loco  furioso,  cruel,  hereje,  inmoral,  déspota,  traidor,  consuetudinario  y  reincidente,  fiado  no  más que  en la impunidad,  que le resulta  de  la  constelación de sabios, a quien pertenece, y que lo necesita para biombo y testaferro.  Rivadavia  ha repetido en grande los hechos que Alvear trazó y dibujó en pequeño”.  Tuvo muchos enemigos y muy encarnizados como Juan Cruz Varela, Pedro José Agrelo, Pedro  Feliciano  Sáinz  de  Cavia,  Hilarión  de  la  Quintana,  Juan  Crisóstomo  Lafinur  y  otros.  Lafinur  reconoció su errada conducta y se reconcilió con Castañeda.  Los más célebres de los periódicos que redactó fueron: La Guardia Vendida por el Centinela  y  la  traición  descubierta  por  el  Oficial  del  Día;  La  Verdad  Desnuda;  Derechos  del  Hombre;  Desengañador Gauchi­Político; Despertador Teofilantrópico­Místico Político; Dom  eu  nau  me  meto con ninguen; Doña María Retazos; El Padre Castañeda; La Matrona Comentadora de los  Cuatro Periodistas; Buenos Aires cautiva; El Teofilantrópico; Paralipomenon al Suplemento del  Teofilantrópico­Místico  Político;  Suplemento  al  Despertador  Teofilantrópico­Místico  Político,  entre  otros, sin  citar algunas  hojas  sueltas  con títulos  estrafalarios.  Desde  Zinny se atribuye  a  Castañeda  el  Despertador  Teofilantrópico  Místico­Político,  pero  nada  tuvo  que  ver  con  este  periódico.  Los citados se publicaron entre 1820 hasta 1826, y todos ellos eran en defensa de los  intereses  espirituales  y  políticos  del  país.  Aunque  tan  patriota  como  el  que  más,  sabía  Castañeda que era una aberración querer romper con el espíritu heredado de España,  y en caso  de reemplazarlo por otro, ello no podía efectuarse por decretos y a corto plazo.  Si  por  su  lenguaje  ha  sido  Castañeda  comparado  a  Pantagruel,  y  como  periodista  se  le  ha  considerado  no  inferior  a  Sarmiento,  hay  que  reconocer  que  fue  un  gran  pensador,  y  que  su  filosofía era la del sentido común.  En Santa Fe contó con el apoyo de López, y en el pueblo de  San José del Rincón, donde se hallaba ya a fines de 1823, levantó iglesia y escuela, y se puso a


convertir  a  los  indios  mocobíes  que  por  allí  merodeaban,  y  gracias  a  una  prensa  manual  que  pudo  armar,  dio  a  la  publicidad  varios  periódicos  y  otras  publicaciones,  hoy  imposibles  de  hallar, como “Población y engrandecimiento del Chaco”, “El Santafecino a las otras provincias  de  la  Antigua  Unión”,  y  “Obras  Póstumas  de  nueve  sabios  que  murieron  por  retención  de  palabras”.  Una  sequía  atroz  deshizo  sus  planes  en  San  José  e  invitado  por  los  indios  partió  con  ellos  a  Entre  Ríos  en  1827,  donde  levantó  un  instituto  educacional  en  Paraná,  aunque  San  Juan  y  Corrientes  se  habían  empeñado  en  que  se  trasladase  a  esas  provincias.  Con  la  ayuda  del  entonces gobernador entrerriano Mateo García de Zúñiga pudo realizar su obra educacional, sin  dejar del todo la periodística, pero abandonó Paraná y en 1829 se hallaba en Rosario del Tala, y  allí  como  en  Buenos  Aires,  Montevideo,  Santa  Fe  y  Paraná  “los  frailes  de  este  Padre  son  los  libros que reparte gratis a la amable juventud; las balas del fusil el a. b. c…”, como dijera de sí  mismo el Padre Castañeda en su “Buenos Aires Cautiva”  Una de las sinnúmeras calumnias que en vida y después de su muerte, excogitaron sus enemigos  fue que insultó a su señor padre en la Catedral en un sermón, y que murió mordido por un perro  rabioso.  Lo primero lo pudo refutar él mismo,  manifestando que habló de los componentes de  la Archicofradía del Santísimo cuando su progenitor era Hermano Mayor, y como años antes se  había dirigido a Pueyrredón en iguales circunstancias, se dirigió a su señor padre expresándole  con el mayor respeto lo que debía hacer en bien del pueblo desde el alto puesto que ocupaba, y  Juan  José  A.  Segura  ha  probado  que  no  hubo  tal  perro  rabioso,  sino  que  falleció  de  muerte  natural en Paraná, el 11 de marzo de 1832.  Fray Nicolás  Aldazor,  después  Obispo de Cuyo  y que tuvo a su cargo la Oración fúnebre dijo  que “No murió como los mundanos, sino como un verdadero hijo de San Francisco, escogido de  Dios  y predestinado para  el  cielo”.  El mismo instó al párroco, que lo  era  el  doctor Francisco  Alvarez,  para  que  sin  dilación  alguna  le  administrara  los  santos  sacramentos.  Pidió  que  le  vistieran  su  pobre  hábito  y  cobrando  un  aliento  extraordinario  protestó  delante  de  todos  su  adhesión firme a la Iglesia y con especialidad al dogma de la presencia real de Jesucristo en la  Eucaristía; detestó las falsas doctrinas tan opuestas al bien de los pueblos y terminó sus alientos  confesando  el amor  a  la  religión,  en que  había  nacido  y  a la patria que  había sido siempre  el  objeto de sus tareas”.  Juan  Manuel  de Rosas solicitó  que los  restos  mortales  de Castañeda se  trasladaran  a  Buenos  Aires,  y  a  esta  ciudad  llegaron  el  28  de  julio  del  mismo  año,  siendo  depositados  en  el  Panteón  del  Convento  franciscano.  A  sus  exequias,  asistió  el  gobernador  brigadier  general  Juan  Ramón  Balcarce,  y  lo  despidió  el  P.  Aldazor,  que  al  decir  de  Otero  vindicó la fama de Castañeda “del desprestigio con que había querido envolverla la persecución  sistemática del adversario”.  En la cripta reposaron sus restos  hasta que ciertas refacciones realizadas  en la misma  hicieron  que  desaparecieran  de  allí.  “Hasta  sus  restos  imitaron  con  la  inquietud  la  insogable  vida  del  fraile batallador”,  escribe  Segura,  y  corresponde  a lo  que  de sí  mismo  había  dicho Castañeda:  “¿Qué no dirán de este pobre fraile que cuando no está en la cárcel, lo andan buscando?  Su fisonomía encajaba con sus maneras nada comunes ni elegantes.  Su cara era un ejemplo de  fealdad;  sus  ojos,  espejos  de  la  viveza  y  de  la  picardía;  de  labios  gruesos  como  dispuestos  a  pronunciar la frase dicharachera, sus pómulos prominentes le hacían propaganda de anarquista  bonachón que remataban en una nariz ancha y tuberosa, todo digno de un cuadro de Velázquez  o de la pluma de Quevedo.  En “La Prensa”, del 15 de diciembre de 1957, se publicó su retrato y  firma autógrafa, como también fotografías de la Capilla de San José del Rincón, que erigió el 26  de diciembre de 1823.  Fuente  Cutolo,  Vicente  Osvaldo  –  Nuevo  Diccionario  Biográfico  Argentino  (1750­1930)  –  Buenos  Aires (1969)  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.


11 de Abril 

El rosismo de la familia Alem 

Dr. Leandro Nicéforo Alem (1842‐1896) 

Leandro Alem había nacido el 11 de marzo de 1842 en el barrio de Balvanera, y fue bautizado  en  la  misma  iglesia  parroquial.  Su  infancia  suburbana  transcurrió  alrededor  de  la  pulpería  paterna en la esquina de las calles Federación y De los Pozos (hoy Avda. Rivadavia y Matheu) y  los guapos faenadores de los corrales de Miserere.  En aquellos días el padre, Leandro Antonio  Alén, gozaba de alto predicamento en el barrio como oficial de policía a las órdenes de los más  allegados  colaboradores  de  Juan  Manuel  de  Rosas  en  la  Sociedad  Popular  Restauradora,  los  fieles y temidos Salomón, Cuitiño o Parra.  Los  Alén  venían  en  realidad  de  un  antiquísimo  origen  vascuence  natural  de  Vizcaya  y  trasladado alrededor del siglo XVII a Galicia.  Avecindados  en Santa Eulalia de  Mondariz,  en  las pontevedrenses tierras  de Tuy,  y según lo ha estudiado el genealogista Hugo Fernández de  Burzaco  y Barrios, tenía acreditada nobleza de sangre en la “Real Chancillería de Valladolid”.  Su escudo de armas lucía una panela ardiente de gules sobre campo de oro y uno de los vástagos  de  ese  linaje,  avecindado  en  Buenos  Aires,  contrajo  matrimonio  en  1789  con  María  Isabel  Ferrer, abuelos paternos del Dr. Leandro Alem.  Otras  ramas  diversas  del  mismo  tronco  hispano  llegaron  antes  o  después  al  Río  de  la  Plata,  aposentándose  en  Buenos  Aires,  Montevideo  o  Asunción  del  Paraguay,  siendo  como  es  ya  sabido, su verdadera grafía Alén, modificada posteriormente por el caudillo al trocar la “n” por  “m” que mantuvieron sus descendientes, aunque provinieron todos de un común origen.  Origen  que  por  remontarse  a  la  raza  vasca  descarta  toda  posibilidad  de  ascendencia  árabe,  pues  precisamente  en  esa  región  peninsular  nunca  llegaron  a  dominar  los  árabes.  Pese  a  tener  el  apellido la partícula “Al”, distintiva de muchos  vocablos árabes,  y algunos rasgos  fisonómicos  del  caudillo  en  los  cuales  ha  querido  descubrirse  semejanzas  orientales,  su  linaje  es  profundamente  hispano  como  lo  demostraron  probanzas  y  escudo  nobiliario.  El  mote  de  “turco”,  dicho  con  sentido  peyorativo  por  sus  adversarios,  es  una  inexactitud  propia  del  desconocimiento étnico­social que tenía la oligarquía entronizada en el poder después de Pavón,  al mismo tiempo que denota el menosprecio a los nuevos  grupos inmigratorios que llegaban al  país  en  busca  de  los  prometidos  “beneficios  de  la  libertad”,  amparados  por  el  igualitarismo  constitucional.  El padre del Dr. Alem, porteño e hijo de gallegos, ocupaba en su medio un lugar acomodado  y  profesaba una total adhesión al Partido Federal, que a la larga le costó la vida.  Fue seguidor del  coronel  Manuel  Dorrego  en  sus  bravías  luchas  porteñas,  y  muerto  éste,  se  refugió  en  el  campamento de don Juan Manuel a quien siguió desde entonces  con veneración total.  Por eso  también,  el  gobierno  “lomo  negro”  de  Balcarce  le  privó  del  empleo  policial,  al  que  le  volvió


Rosas, distinguiéndole con afecto no obstante algunos trastornos de salud que muchas veces le  impedían prestar servicio.  La  pulpería  de  la  calle  Federación  vino  a  ser  en  esos  años  de  infancia,  el  mundo  mágico  que  acercó al niño a una realidad social hecha de gauchos y guapos orilleros, vivadores de la “Santa  Federación”, a cuyo entorno llegaban y se transmitían las noticias de los vaivenes que sufría el  país,  acosado  por  amenazas  extranjeras  y  defecciones  internas.  Leandro  Antonio,  el  antiguo  alférez  de  milicias  que  nombrara  el  gobernador  Dorrego,  estaba  jubilado  del  servicio  policial  por  Rosas,  aunque  percibía  sueldo  y  cumplía  otros  menesteres  encomendados  por  el  Restaurador.  De tanto  en tanto  era requerido  desde Palermo  y allí  cuidaba  en las  cuadras los  caballos predilectos del jefe federal: el Tordillo y el Pico Blanco.  Otra vez, en los cuarteles de  Ciriaco  Cuitiño,  le  tocó  curar  a  su  caballo  de  andar,  y  don  Juan  Manuel  recompensó  estos  servicios con mil quinientos pesos, suma que Alén sólo consintió en aceptar una tercera parte, y  devolvió el resto en carta donde decía que estaba “suficientemente satisfecho con los quinientos  que quedan en su poder”.  Quizás  en  aquellos  tiempos,  trabajaba  en  las  caballerizas  de  Rosas,  o  las  frecuentaba  por  su  modesta  condición  de  herrero,  un  muchacho  vasco,  inmigrante  y  sin  familia,  llamado  Martín  Yrigoyen Dodagaray.  Quizás allí se prendó de Marcelina Alén, hija segunda del mazorquero de  Balvanera con quien el vasquito aprendió a cuidar los pingos rosistas.  Marcelina era una de las  niñas  allegadas  a la  corte  de  Manuelita,  y las  vinculaciones  familiares  dieron  valimiento a las  gestiones hechas ante el mismo Rosas para salvar algún amigo en desgracia.  Con alguna exageración, Telmo Manacorda sostiene que “Marcelina tuvo tanto ascendiente con  don Juan Manuel que le salvó la vida a don Samuel Quiroga cuando iban a fusilarlo y ella pidió  por él”.  Otro biógrafo de Alem afirma también exageradamente, que la joven era una especie de  “reina de Palermo”, todo lo cual es poco creíble dada la diferente situación social y política que  tenían ambas familias.  Pero es indudable que tuvo acceso al mundo cortesano de Palermo y un  profundo  misterio  ha  quedado  acerca  de  los  alcances  de  esa  frecuentación.  Como  un  saldo  directo y legítimo, la relación que anudaran ahí Marcelina Alén y Martín Yrigoyen, culminó con  el casamiento de ambos en 1847.  Todo terminó con la caída de Rosas.  La familia Alén sintió la derrota como algo que destruía  peligrosamente  su  estabilidad  hogareña  y  económica.  Comenzó  a  ser  perseguida,  bajo  el  estigma  de  mazorqueros,  a  sufrir  los  riesgos  del  revanchismo  unitario.  El  pulpero  Leandro  debió esconderse muchas veces, desaparecer de la casa y huir de las persecuciones, ante el dolor  de  la  mujer  y  sus  hijos,  entre  los  cuales,  Leandro,  que  contaba  con  10  años  propicios  a  comprender  y  medir  la  inmensidad  de  la  tragedia.  En  ese  ambiente  sobresaltado,  la  hermana  Marcelina dio a luz su tercer vástago: Hipólito Yrigoyen Alén.  El acontecimiento ocurrido el 13  de julio  de 1852,  conturba  aún  más, provoca llantos  alegres  y temerosos,  y  por alguna sutil  e  impenetrable  razón  es  ocultado  oficialmente.  Cuatro  años  después  recién  será  bautizado  e  inscripto el nacimiento del sobrino de Leandro Alem, cuando estén apagados los ecos sombríos  del cañón de Caseros y la sombra del abuelo ahorcado comience a esfumarse.  “Años más tarde,  Hipólito Yrigoyen, acaso pensando en los sufrimientos de Marcelina, dará un valor simbólico al  hecho de haber estado en el vientre de su madre en aquellos días”, asevera Manuel Gálvez.  No  habría  de  durar  mucho  esa  intranquilidad.  Al  fin,  cansado  de  aguantar  las  persecuciones  unitarias, el mazorquero Alén desenterró sus pistolas y su cintillo punzó,  montó a caballo  y en  diciembre de 1852 se sumó  las huestes federales del coronel Hilario Lagos.  Estas pusieron sitio  a  Buenos  Aires,  como  reacción  a  la  revuelta  de  11  de  setiembre  que  había  depuesto  las  autoridades “prourquicistas” y resuelto la secesión de las provincias argentinas.  El hijo del ahor cado  El  antiguo  bienestar  de  la  familia  Alén  estaba  deshecho.  ¡Cómo  extrañar  entonces  aquél  arranque desesperado del pulpero federal, al abandonar todo para irse con las huestes de Lagos,  y jugar en esa última partida su destino y el de los suyos!  La patriada le fue adversa y le costó  la vida.


Valentín  Alsina,  el  viejo  rivadaviano,  y  Bartolomé  Mitre,  el  joven  liberal,  integraban  el  ejecutivo y la legislatura porteña, con todo el empuje del patriotismo urbano dispuesto a retener  el cetro del país para Buenos Aires.  Lagos debió levantar el sitio, carcomido por el oro de los  comerciantes  filtrado  sinuosamente  al  campamento  para  soliviantar  sus  tropas.  Venció  el  soborno y una generosa disposición de “olvido de agravios”, más aparente que real, hizo volver  a  la  ciudad  a  muchos  sitiadores.  Alén  y  su  amigo  el  coronel  Ciriaco  Cuitiño,  quien  tanto  le  distinguía con su amistad afectuosa como buen padre de familia, fanático en su lealtad a Rosas,  y ennegrecido por una injusta fama criminal; estaban entre los soldados que regresaban.  En ese intermedio de separación, la familia debió abandonar la pulpería de la calle Federación y  reducirse a consecuencia de los apremios  económicos.  El regreso del padre tras  esa mentirosa  expresión  legal  y  perdonavidas  del  gobierno  aceleró  definitivamente  la  tragedia  familiar.  Ocupaba el gobierno desde julio de 1853, Pastor Obligado, y la reacción contra los mazorqueros  provenía de ex rosistas ahora conversos del liberalismo, decididos a mantener los privilegios de  Buenos  Aires.  El  nuevo  gobierno  en  consecuencia,  destituyó  a  los  jueces  sospechados  de  tibieza,  designando para presidir  el Tribunal de la Provincia  a Valentín  Alsina,  como siempre  cargado  de  odios  rencorosos.  El  P.  E.  pidió  de  inmediato  a  la  legislatura  una  ley  para  el  juzgamiento de los presos a raíz del sitio,  o de los que fuere necesario detener.  Se ordenaba al  tribunal judicial,  “acortar los términos  y aún actuar en todas las horas del día y la noche”.  Los  diarios  tronaban  sus  exigencias  imperiosas  de  “justicia”  y  venganza  para  terminar  con  los  “rosines”, y en ese clima exaltado se dispuso la detención, acusación y juzgamiento de Antonio  Reyes,  Ciriaco  Cuitiño,  Manuel  Troncoso,  Silverio  Badía,  Fermín  Suárez,  Manuel  Gervasio  López y Leandro Antonio Alén.  El  11  de  agosto  (Obligado  había  sido  elegido  el  24  de  julio  y  sólo  diez  días  antes  de  eso  concluyó el sitio de Hilario Lagos) el gobierno elevó las acusaciones.  Para castigar esa insólita  reaparición de los mazorqueros nada mejor que acusarlos de los  crímenes cometidos durante el  terror de 1840  y el haber pertenecido a la Sociedad Popular Restauradora,  cargos que también  pudieron  esgrimirse  contra  notorios  funcionarios  del  momento  como  el  ministro  Lorenzo  Torres, “purificado” por su conversión al liberalismo en 1852.  El  caso  estaba  perdido  “ab­initio”  pero  aún  sabiéndolo,  asumió  la  defensa  de  Alén,  el  Dr.  Marcelino Ugarte,  quien afrontó la impopularidad en aras  del mismo sentido de justicia que le  llevó  a  demostrar  la  total  inocencia  de  su  defendido  en  las  muertes  de  algunos  unitarios,  imputadas  como  base  del  proceso.  De  los  tres  unitarios  ajusticiados  entre  1840­42  que  figuraban  en  el  proceso  contra  Alén,  se  demostró  que  al  recibir  la  orden  de  quitarle  la  vida  a  uno,  la  desobedeció  porque  no  venía  de  autoridad  suficiente;  en  el  otro  caso,  sólo  había  procedido  como  policía  a  la  detención  del  acusado  sin  intervenir  en  su  posterior  fin;  y  en  el  último  pudo  argumentarse  que  señaló  a  la  policía  el  domicilio  de  un  prófugo  y  nada  más.  Muchos  años  después  de  la  muerte  de  Alén,  una  confesión  “in­extremis”  se  atribuyó  con  arrepentimiento  la  responsabilidad  de  esta  muerte  por  la  cual  fuera  condenado  el  pulpero  federal.  Todo era inútil.  Lo sabía Alén, su familia, su abogado.  Rápidamente se apuró la sentencia.  El  9 de diciembre la firmó el juez del crimen en primera instancia.  Cuitiño “Jefe del Escuadrón de  Vigilantes de Policía  y  de la Sociedad  Popular  conocida por la  Mashorca”,  y  Alén,  “vigilante  primero de a caballo”, eran condenados a “la pena ordinaria de muerte con calidad de aleve, con  suspensión  en  la  horca  de  sus  cadáveres”.  Diez  días  demoró  la  Cámara  en  abocarse  al  fallo,  cuatro  en  producir  sentencia  definitiva  firmada  por  su  presidente  Valentín  Alsina,  y  tres  el  gobernador Obligado en poner el cúmplase y fijar para la ejecución el 29 de diciembre de 1853  a las nueve de la mañana.  Fue  también  inútil  todo  pedido  de  clemencia.  “El  espíritu  de  venganza  está  presente  en  esta  sentencia inicua”, afirmó Alvaro Yunque, nada favorable al rosismo.  Y agregó en su biografía  del  caudillo,  “Alén  tuvo  la  fatalidad  de  ser  juzgado  junto  con  Cuitiño,  célebre  ya,  por  lo  que  hizo  y  por  lo  que  no  hizo.  De  ser  juzgado  solo,  el  honrado  y  buen  hombre  de  Balvanera  no


hubiera  recibido  más  pena  que  unos  meses  de  prisión.  Pagó  por  el  amigo.  Luego  su  hijo  pagaría por él”.  Enfrentaron al pelotón de fusileros en la mañana del 29 de diciembre.  Soportaron el escarnio de  atravesar las calles en una carreta de bueyes, recibiendo los denuestos, gritos y vejámenes de la  multitud,  en  una  alucinante  escena  de  la  Francia  revolucionaria,  los  “sansculottes”  y  la  guillotina diecioechesca.  A golpes de tambor llegaron los dos condenados al tablado construido  sobre la Plaza de la Concepción (actual Alfonso Castelao) hacia el sur de la ciudad.  Cuitiño con  coraje y rebeldía enfrentó a soldados y magistrados, protestando a gritos su inocencia por haber  cumplido órdenes de las autoridades legales  y de su gobernador el ilustre don Juan Manuel de  Rosas.  Alén,  demacrado,  victima  de  una  apoplegía  que  le  impedía  caminar  erguido,  ­  recrudecían en esas horas sus antiguos trastornos físicos y psíquicos­, era un pálido espectro que  marchaba a su fin.  Había confesado y testado la noche anterior; sin valor para despedirse de su  familia,  dejó  unas  cartas  a  su  esposa  e  hijos  reiterando  sus  sentimientos  religiosos  y  su  inocencia.  Una antigua tradición afirma que aquella mañana de la ejecución, el pequeño Leandro estaba en  la  Plaza  para  ver  morir  a  su  padre.  El  caudillo  nunca  habló  de  ello.  Guardaba  íntimamente  como un tesoro oculto y profundo, clavado en lo más recatado del amor filial, los recuerdos de  esos  momentos  espeluznantes.  Era “el  hijo del ahorcado”, según la fácil denominación dada a  los fusilados por delitos infamantes cuyos cadáveres sufrían la pena póstuma de ser colgados en  la horca para exhibición y ejemplo público.  Nadie iba a acercársele a su familia, ni a perder la  ocasión  de saciar  venganzas  reales  o fingidas  mordiendo  el diente  en los  escasos  bienes  de su  magra testamentería.  La familia debió hacer nuevos sacrificios, reducirse más, ocultarse de amigos  y enemigos.  La  defensa del Dr. Ugarte la publicó  el Dr. Miguel Navarro Viola,  eminente opositor al régimen,  que dirigía “El Plata Científico y Literario”, en 1854.  Dos años después de la causa, el mismo  Ugarte fue expulsado de la  ciudad al arrogarse  el gobierno las  mismas  aborrecidas  “facultades  extraordinarias”  de  otros  tiempos, para reprimir la sublevación  del  general Jerónimo Costa,  el  inolvidable héroe de Martín García.  El ejército de Mitre termino sacrificando en la matanza de  Villamayor el 31 de enero de 1856 al militar rendido, que dejó como trofeo esa “espada ruin  y  mohosa” cuyo fusilamiento celebró Sarmiento en “El Nacional” al considerar con ello, “acabada  la mazorca”.  Fuente  Alen Lascano, Luis C. – Alem y Saldías, entre la política y la historia.  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.  Gálvez, Manuel – Vida de Hipólito Yrigoyen – Buenos Aires (1939).  Manacorda, Telmo – Alem, un caudillo, una época – Ed. Sudamericana, Buenos Aires (1941).


12 de Abr il 

Escudo nacional argentino 

Escudo nacional argentino 

Desde  que  se  instaló  la  Primera  Junta  en  1810,  en  todos  los  documentos  oficiales  y  actos  gubernamentales  se  utilizaban  las  mismas  “armas  reales”  (dibujo  a  modo  de  escudo)  que  durante  el  virreinato,  hasta  que  fueron  sustituidas por  el Escudo Nacional,  el 12 de  Marzo  de  1813, adoptado por la Asamblea General Constituyente.  La  Asamblea  encomendó  al  diputado  por  San  Luis,  Agustín  Donado,  que  se  encargara  de  la  elaboración  de  un  sello  oficial  destinado  a  legitimar  sus  resoluciones,  para  reemplazar  al  utilizado durante el gobierno virreinal.  Donado confió el trabajo a un reconocido grabador de la  época: Juan de Dios Rivera.  Por otra parte, se ignora quién hizo los dibujos originales, aunque  algunas versiones dan a Bernardo de Monteagudo como su gestor.  El sello finalmente adoptado por la Asamblea de 1813 da origen al Escudo Nacional Argentino.  Ello  se  desprende  de  las  evidencias  y  del  indisimulable  parecido  entre  ambos,  aunque  no  se  conoce  decreto  ni  resolución  alguna  que  imponga  la  adopción  de  dicho  sello  como  símbolo  patrio.  De  todos  modos  se  estima  que  esta  medida  pudo  haber  sido  tomada  en  las  primeras  sesiones de la Asamblea (que se instaló el 31 de enero de 1813), pues se conservan dos cartas de  ciudadanía expedidas por aquélla el 22 de febrero, en las que aparece por primera vez el escudo  estampado en un sello de lacre.  Una de ellas (que se encuentra guardada en el Museo Histórico  Nacional) fue extendida a favor de don Antonio Olavaria, mientras que la otra fue otorgada  al  extranjero don Francisco de Paula Saubidet.  El 12 de marzo de 1813 aparece la primera mención oficial expresa acerca del sello.  La sesión  de ese día dice: “Hecha  una moción en este día por uno de los ciudadanos representantes para  que  se  designe  al  Supremo  Poder  Ejecutivo  el  sello  que  debe  usar  en  sus  diplomas  y  contestaciones oficiales, se acordó por unanimidad de votos lo siguiente: La Asamblea General  Constituyente  ordena  que  el  Supremo  Poder  Ejecutivo  use  el  mismo  sello  de  este  Cuerpo  Soberano,  con  la  única  diferencia  que  la  inscripción  del  círculo  deberá  ser  “Supremo  Poder  Ejecutivo de las Provincias Unidas del Río de la Plata”’.  Así quedó instituido nuestro actual escudo, y tiempo después se fijó el Día del Escudo Nacional  (el 12 de marzo), en conmemoración de aquella trascendente jornada.  Significado  Las formas del Escudo Nacional representan gloria, unión y libertad, tres de los ideales básicos  soñados con el nacimiento de la nueva Nación.


Par te por  par te  El óvalo: está dividido por una línea horizontal en la parte media, y los colores nacionales –azul  y blanco­ constituyen los dos cuarteles del escudo.  El  Sol:  figurado  hasta  tener  rostro,  el  Sol  naciente  sobre  el  extremo  del  campo  superior  simboliza  el  nacimiento  de  la  nueva  Nación.  Posee  veintiún  rayos  visibles,  diez  de  ellos  flamígeros (es decir, con forma de llama) y los once restantes rectos.  Los  brazos:  Ingresan  desde  ambos  flancos  del  cuartel  blanco,  inclinados  elevándose  hacia  el  centro a 45º sobre la horizontal.  Las manos diestras se encajan en forma de apretón en el cuadro  inferior  del óvalo, sosteniendo la pica.  Representan la unión  de los  pueblos  de las  Provincias  Unidas del Río de la Plata.  La  pica:  es  una  especie  de  lanza  corta  que  representa  el  propósito  de  sostener  la  libertad  (simbolizada en el gorro frigio) con las armas si fuera necesario.  El gorro: es el símbolo de la libertad.  Aunque su nombre es en realidad “gorro de gules”, suele  ser  comúnmente  llamado  “frigio”  por  ser  semejante  al  usado  por  los  frigios,  que  adoptaron  luego  como  emblema  de  libertad  los  revolucionarios  franceses  de  1783  y  posteriormente  los  republicanos  españoles.  Los  frigios  eran  un pueblo  de la antigua  Asia Menor,  de  civilización  adelantada,  que  constituyeron  un  pueblo  independiente  en  tiempos  de  Midas  (último  rey  de  Frigia) a fines del siglo VII a.C., cuando fueron destruidos por los cimerios.  Los  laureles:  son  símbolos  de  victoria  y  triunfo,  y  evidencian  la  gloria  militar  adquirida  en  Suipacha  y  en  Tucumán.  La  rama  izquierda  posee  veintitrés  hojas  en  el  lado  interior  y  veinticinco en el exterior.  La derecha, veintiuna en el interior y veinte en el exterior.  La cinta: en  forma de moño, entrelaza con los  colores de la Bandera Nacional los laureles que  bordean el escudo.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado


12 de Abril 

Primera conscripción argentina 

Primeros soldados conscriptos en el campamento de Cura Malal 

Por la ley 3318 se llamó a la primera conscripción general de ciudadanos el 23 de noviembre de  1895  y  se  puso  en  marcha  el  12  de  marzo  de  1896.  Se  decretó  la  movilización  de  24.000  ciudadanos  que junto  a  10.000  hombres  del  ejército  de  línea  realizaron  los  movimientos  para  concentrarse en Cura Malal.  En Pigüé el 15 de abril de 1896, 8.000 soldados arribaron para luego dirigirse al valle del Cura  Malal Grande, las maniobras se realizaron ante una hipotética guerra con Chile. La llamada  “Primera Conscripción de Cura Malal”, si bien se desarrolló en distintos campamentos del país,  concentró el mayor número de ciudadanos en la localidad así denominada del partido de Suárez,  provincia de Buenos Aires.  Un importante monumento conmemorativo recuerda este hecho a la entrada de esta ciudad  (ingreso por ruta nacional 33) y además en el propio sitio del campamento original, un monolito  recuerda la gesta. En las inmediaciones del cerro se encuentra un cementerio donde fueron  enterrados varios de los soldados que fallecieron, por las inclemencias del duro invierno y  algunas enfermedades de la época.  En el Museo Regional local se conservan gran cantidad de elementos y uniformes de este hecho  histórico y los listados oficiales de soldados y oficiales y suboficiales que participaron de la  Primera Conscripción. También mucho material escrito de crónicas y diarios de la época.  Este ensayo, que tuvo alcance nacional, fue muy exitoso e inició un sistema de incorporaciones  por  clase  a  las  fuerzas  armadas  que  tuvo  un  siglo  de  vigencia,  hasta  ser abolido  en  la  última  década del Siglo XX. El Mayor y Director de Banda Juan Ríspoli (Italia 1847­Argentina 1907),  escribió la marcha Cura Malal, como homenaje a la primera conscripción argentina.  Historia del Servicio Militar   A  lo  largo  de  la  historia  el  reclutamiento  forzoso  de  soldados  ha  sido  una  constante  que  ha  revestido múltiples formas o variedades de acuerdo con las realidades sociales, las concepciones  políticas  y  las  exigencias  técnicas  de  las  distintas  épocas.  Al  respecto,  se  pueden  encontrar  numerosos  ejemplos  de  ejércitos  integrados  en  todo  o  en  parte  por  esclavos,  por  siervos,  por  súbditos reclutados por sorteo entre determinadas clases o condenados.  Sin embargo, en sentido  estricto  solo  puede  hablarse  de  servicio  militar  obligatorio  desde  finales  del  siglo  XVIII.  En  este orden de cosas, se considera como el punto de arranque de este servicio los reclutamientos  masivos  que  tuvieron  lugar  en  1793,  en  la  Francia  revolucionaria,  para  afrontar  los  posibles  ataques de la coalición de los países de la vieja Europa.  En virtud de una serie de disposiciones,  se convocaba a formar parte del Ejército a todos los varones solteros o viudos comprendidos en  determinadas edades.  No se trataba ya de entrar al servicio de un señor o de un soberano, sino


de prestar un servicio personal a la Nación en defensa de su reciente ganada soberanía,  lo que  constituía, a la vez que un deber, un derecho y un honor que, como tal, se iría plasmando en la  generalidad de los textos constitucionales.  Luego, y a lo largo del siglo XIX, se fue extendiendo  este  concepto  por  los  países  continentales  europeos  para  responder  a  la  gran  demanda  de  efectivos  personales  que  exigían  las  condiciones  en  que  se  desarrollaban  as  muy  numerosas  guerras.  En nuestro país, la ley 17531 derogó a la primitiva ley orgánica del Ejército Nº 4707, que había  regido entre 1905  y 1967, y había sido parcialmente derogada en 1944 por la ley 12913 en lo  relativo  al  personal  militar,  aunque  no  en  lo  atinente  al  servicio  de  conscripción  y  sus  excepciones.  Es  oportuno  memorar  que  la  primera  manifestación  normativa  en  materia  de  conscripción  estuvo vinculada con la creación de la Guardia Nacional.  Posteriormente la ley 542,  de 1872,  legisló  sobre  el  reclutamiento  del  ejército  nacional;  la  3318  se  ocupó  de  la  organización  del  Ejército y de la Guardia Nacional, cosa que reiteró la ley 3686.  Luego en 1901, se sancionó  y  promulgó la ley 4031, de organización del Ejército, la cual fue superada por la ya recordada ley  4707.  Ahora  bien,  antes  de  estas  leyes  el  “Ejército  de  Línea”  se  formaba  por  los  “enganchados”,  llamados en la jerga militar “ganchos”, y los “destinados”.  Los “enganchados” servían tres años  en infantería y cuatro en caballería y artillería; la prima total del “enganche” era de tres o cuatro  mil pesos, según el arma y el tiempo de servicio.  Como el enganche no resultaba suficiente para  cubrir las necesidades del ejército, se suscribieron contratos con particulares para que reclutasen  tropa  y  personal  de  oficiales  en  Europa;  he  ahí  el  origen  de  muchos  apellidos  extranjeros  en  nuestro ejército.  Por su parte, los  destinados  eran obligados a servir en el ejército por una ley  del 30 de Octubre de 1858, que decía que “los vagos y mal entretenidos, los que en día de labor  se  encuentran  habitualmente  en  casas  de  juego  o  en  tabernas,  los  que  usen  cuchillos  o  arma  blanca  en la  capital  y pueblos  de  campaña,  los  que  cometan  hurtos  simples  o los  que infieran  heridas leves, serán destinados al servicio de las armas por un término que no baje de dos años  ni exceda e cuatro”.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Guía Genealógica de Argentina e Hispanoamérica.  Sinopoli, Santiago M. – El Derecho Constitucional Militar.


13 de Abril 

Tributos indígenas en el siglo XIX 

Caricatura de Castilla referente a la abolición del tributo y la esclavitud 

El  poder  español  utilizó  dos  formas  para  obtener  beneficio  de  los  habitantes  naturales  de  América:  1)  Su  trabajo,  mediante  los  servicios  personales  o  la  esclavitud,  y  2)  La  entrega  de  metales preciosos, dinero o especies, lo que en definitiva era producto del trabajo.  Abolida  muy  pronto  la  esclavitud  y  casi  extinguida  de  hecho,  y  reducidos  los  servicios  personales  a  áreas  donde  el  complejo  sistema  administrativo  que  demandaba  era  compensado  por una alta utilidad, la segunda fórmula se mantuvo a través de los tiempos como la más idónea  y practicable.  Representaba, además, un recurso eficiente para compeler el trabajo indígena.  Al comenzar el siglo XIX la tributación seguía, pues, representando un elemento importante en  las  rentas  de  la  Corona;  naturalmente,  su  significación  era  mayor  en  aquellas  zonas  de  alta  densidad de población aborigen.  Según la ley todo indio varón entre los 18  y 50 años –con la  sola excepción de alcaldes y caciques­ estaba obligado a pagar un tributo cuyo monto era fijado  por  las  autoridades  provinciales  según  las  posibilidades  de  cada  región;  la  tasación  era  determinada por visitadores designados por las Audiencias.  Los  ingresos  al  erario  por  este  concepto  en  los  años  comunes  de  comienzos  del  siglo  eran  similares para los  dos  virreinatos más importantes; el de Nueva España producía un promedio  de  1.159.951  pesos  fuertes,  y  el  de  Perú  2.000.000;  su  importancia  relativa  era  superior  en  el  segundo, pues incidía en mayor proporción en el total de las rentas públicas, que representaban  un  ingreso  anual  promedio  de  pesos  fuertes  11.024.605,  en  tanto  el  de  Nueva  España  era  de  20.462.307. (1)  Aquellas  cifras  correspondientes  a  los  ingresos  por  tributos  indígenas  destinados  al  erario  sugieren a la vez la significación que tenían los importes generales cobrados por los titulares de  repartimientos  y los  destinados  a las  necesidades  locales, varias  veces  mayor que  el percibido  por  la  Corone.  Un  casi  singular  lo  constituía  la  congrua  de  los  curas  párrocos,  formada  casi  exclusivamente con un porcentaje de estos tributos.  Abolición de los tributos  Sin  embargo,  varios  factores  se  reunieron  en  los  primeros  años  del  siglo  para  que  el  sistema  caducara.  Al desorden, ocultamiento y venalidad que existían desde el siglo anterior, se agregó  hacia  finales  de  éste  el  creciente  malestar  y  oposición  de  la  población  tributaria.  El  ordenamiento  de  la  administración  durante  el  reinado  de  Carlos  III  condujo  a  un  más  preciso  empadronamiento,  con  lo  que  se  intentó  evitar  las  maniobras  de  quienes  ocultaban  el  número  correcto  de  tributarios  para  provecho  propio.  Pero  a  la  vez  colocó  a  estos  últimos  bajo  un


sistema más riguroso y controlado, y las quejas se hicieron ostensibles hasta mostrar signos de  abierta rebelión.  Una muestra de la prioridad que esta cuestión tenía dentro del complejo cuadro de la revolución  americana,  lo  sugiere  la  fecha  en  que  el  Consejo  de  Regencia  dispone  la  abolición  de  los  tributos indígenas  en Nueva España; el  decreto de  extinción fue  dado  el 26 de  mayo  de 1810,  poco  después  de  conocerse  en  España  el  levantamiento  del  19  de  abril  en  Caracas  y  ante  el  temor de que el conflicto se extendiera a la región más importante de los dominios españoles en  América. (2)  Al año siguiente las  Cortes Generales extenderían la abolición del tributo a todas las  colonias,  por decreto del 13 de marzo de 1811.  Por fin, el 19 de noviembre de 1812 se completarían las  medidas que aliviaban el sistema de sujeción indígena con la extinción de las mitas y todo otro  servicio  personal,  medida  que  fue  imitada  en  el  Río  de  la  Plata  por  la  Asamblea  General  Constituyente reunida en 1813.  En  este  caso,  las  ideas  liberales  y  el  temor  de  que  las  masas  indígenas  acompañaran  el  movimiento  independentista  que  se  gestaba  en  la  “élite”  criolla,  se  impusieron  por  sobre  los  intereses  de  los  sectores  –entre  ellos  la  propia  Corona­  que  tenían  en  la  tributación  un  importante recurso.  Obviamente, la disposición sólo podía tener vigencia en los  dominios que permanecen leales  a  España.  En  éstos,  empero,  la  resistencia  se  manifestó  inmediatamente,  y  las  autoridades  se  hicieron eco de ella, encabezando las reclamaciones al gobierno peninsular para su restitución o  para que se arbitraran los medios de reemplazar aquellos ingresos.  La pérdida de territorios en  poder de los revolucionarios –y con ellos la población contribuyente­ y los desmesurados gastos  de la guerra, hicieron más notable el déficit de las arcas públicas americanas.  Así,  ante los  reclamos  del Virrey  de Nueva España,  se le autorizó a presentar  un plan  con los  arbitrios que deberían adoptarse para subir el déficit  del erario y resarcir los  daños  causados  a  encomenderos  subdelegados,  como así  a los  hospitales  y  otras  instituciones.  Venegas  dispuso  entonces la formación de una Junta de individuos de distintas profesiones para estudiar el caso,  que  llegó  a  clasificar  los  diferentes  créditos  librados  contra  la  Real  Hacienda,  pero  que  hasta  1814 no había logrado esbozar un plan que contuviera soluciones concretas.  El Virrey del Perú tomó el caso con mayor resolución.  Recibido el decreto de abolición, ordenó  también la formación de una comisión, que llamó Junta de Tribunales; esta Junta propuso tres  medidas,  que  el  virrey  acogió  y  puso  en  práctica:  1º)  un  aumento  proporcional  al  tabaco  de  consumo; 2º) Igualación de derechos  y aumento provisional de otros  en los géneros extranjeros  que se introduzcan, con el arreglo de Puertos y medios de contener el contrabando que se había  de  dichos  géneros;  y  3º)  la  continuación  del  cobro  del  tributo  a  que  se  han  prestado  voluntariamente los mismos indios”. (3)  Lo resuelto fue ad referéndum del Consejo de estado,  que a su  vez dilató  una  definición  hasta  contar  con  el dictamen  de la  Dirección General de la  Real  Hacienda.  Esto  llevó  a  largas  el  asunto,  que  permanecía  sin  resolución  hasta  1814.  En  tanto,  el  tributo  siguió  percibiéndose,  violando  de  esa  manera  una  resolución  soberana  de  las  Cortes.  La supuesta conformidad de los indios sirvió de pretexto para continuar la exacción.  En cuanto al resto de los territorios, la supresión debió regir, pues muy pronto se apilaron en el  Consejo de Regencia las quejas de los afectados.  Restablecimiento de los tributos  Con el restablecimiento del régimen absolutista en España, en abril de 1814, se revió la política  general en las colonias.  El plan de Fernando VII consistía en reducir los levantamientos con el  mayor rigor, apelando  al recurso  de las  armas. Teóricamente,  la  anulación  de todo lo resuelto


por las Cortes incluía los decretos de abolición de los tributos; sin embargo, convencido de que  su restitución obraría negativamente en el empeño por ganar la voluntad de los indígenas  y de  sustraerlos de la acción revolucionaria, decidió obrar con cautela.  El  caso  fue  puesto  a  consideración  particular  de  Ramón  de  Posada,  que  había  servido  una  fiscalía en México durante catorce años  y era ahora Consejero de Indias  en la Sala Tercera de  Justicia.  Se  incluía  también  en  la  consulta  la  cuestión  de  los  servicios  personales.  El  rey  le  recomendó  que  tuviera  especialmente  en  cuenta  los  efectos  que  sobrevendrían  en  el  caso  de  restablecerse las  cargas, al tiempo que observara la  necesidad  de aumentar los  ingresos  de las  Cajas Reales.  Grave  y difícil  era la consulta, pues  no sólo se trataba de  una disposición de orden fiscal, sino  que alcanzaba a un profundo principio político y social que afectaba a un sector importante de la  población de las colonias. (4)  El dictamen fue propio de las  circunstancias, pues se contrajo a proponer un provisorio olvido  del  asunto,  manteniendo  así  la  supresión  de  tributos  y  servicios  personales;  pero  al  mismo  tiempo  recomendó  no  innovar  en  aquellas  regiones  donde  el  tributo  seguía  vigente.  Creyó  conveniente  dejar  la  resolución  final  en  manos  del  futuro  Congreso,  cuya  convocatoria  había  prometido  falsamente  Fernando.  Por  otra  parte  le  parecía  arriesgado,  en  esas  críticas  circunstancias,  otorgar  una  nueva  figura  jurídica  para  reglamentar  las  obligaciones  indígenas  ante el fisco; si mantener el tributo constituía una definición peyorativa, legislar ahora sobre su  supresión  obligaba  a  adjudicarse  una  nueva  personalidad,  y  ésta  no  debía  ser  igual  a  la  del  blanco,  pues  en  ese  caso  le  corresponderían  iguales  gabelas  y  contribuciones  que  estaba  muy  lejos  de  poder  satisfacer  desde  su  estado  de  general  postración.  En  resumen,  “ni  recargos,  ni  alivios  de  contribuciones,  ni  nuevas  gracias  y  declaraciones;  ni  revocar  las  concedidas  con  oportunidad, o sin ella; un alto silencio sobe todo”.  Esta era la síntesis del dictamen. (5)  Transcurrieron  los  meses  sin  que  las  Cortes  fueran  convocadas  ni  el  dictamen  de  Posada  considerado;  los  reclamos  de  autoridades  americanas  por  el  grave  quebranto  que  para  sus  Tesorerías implicaba la desaparición de los ingresos por tributos decidió finalmente al gobierno  a desdoblar la cuestión, considerando por separado la tributación y los servicios personales.  En cuanto a los segundos pareció respetarse la opinión del asesor, pues no se conoce disposición  modificando lo decretado por las Cortes.  En los primeros, pudieron más las penurias económicas, a que la supresión de los tributos había  contribuido en no despreciable medida.  Con  todo, debía salvarse un aspecto delicado, cal era el  de no dar lugar a los insurgentes que enrostraran a la Corona una medida tan antipolítica.  El 1º de marzo de 1815 se dictó la Real Cédula restableciendo el tributo de los indígenas pero se  decidió  cambiar  su  nombre  por  el  de  “contribución”;  otros  argumentos  contenidos  en  la  disposición  van  algo  más  allá  de  esta  ingenua  modificación.  En  efecto;  apoyándose  en  las  quejas que hicieran llegar los  virreyes del Perú  y Nueva España  y al dictamen del Consejo de  Indias  del 22 de diciembre de 1814, la Corona argumentó que no era justo que algunos de sus  vasallos se sustrajesen de sostener las cargas y obligaciones del Estado, quedando así los indios  en situación de privilegio con respecto a blancos y castas.  Por  tanto,  quedó  restablecido  el  tributo  en  aquellas  provincias  que  lo  habían  solicitado,  y  dispúsose que  en aquellas  en las  que se  manifestase alguna oposición, se pusiera  en  evidencia  por medios persuasivos que aún esto era preferible a que los naturales fuesen equiparados, a los  fines impositivos, con los españoles de ultramar.  También aducía que el verdadero motivo de la  resistencia  eran  los  métodos  violentos  que  solían  usarse  para  su  percepción,  y  en  ese sentido  impartió instrucciones a las autoridades para que en ningún caso se hiciese uso de tales recursos.  (6)


En  1825  la  revolución  americana  parecía  próxima  a  sucumbir.  Sólo  se  mantenía  victoriosa  –  aunque  envuelta  en  las  más  crudas  discordias  internas­  en  las  Provincias  del  Río  de  la  Plata.  Toda la población indígena americana volvió a quedar entonces bajo el yugo del tributo,  del  que  sólo  se  había  librado  esporádicamente.  El  sistema  caducaría  tan  sólo  con  la  implantación  de  los  gobiernos  independientes,  aunque  sólo  para  modificar  las  fórmulas  de  la  sujeción dentro de nuevos esquemas políticos, y no la sujeción misma.  Conclusiones  1) Frente a otras formas de prestación, el tributo indígena se había conservado en todo su vigor  en las colonias españolas, más aún luego de las reformas administrativas borbónicas que crearon  aparatos idóneos para su contralor y exacta percepción.  2)  En  los  comienzos  del  siglo  XIX  los  tributos  seguían  siendo  un  importante  sector  de  los  ingresos  del  erario,  de  encomenderos,  párrocos  e  instituciones  para  el  servicio  público.  Su  significación era esencial en los virreinatos de Nueva España y Perú, por su mayor densidad de  población indígena.  3)  A  fines  del  siglo  XVIII  y  comienzos  del  XIX  hubo resistencias  más  o  menos  organizadas  contra  el pago de la tributación,  y ello  alertó al gobierno  español hasta  comprender que  era  el  motivo más importante de descontento indígena.  4)  Las  Cortes  Generales  de  Cádiz,  en  observancia  de  sus  principios  liberales  y  atentas  a  los  signos  de  rebelión,  dispusieron  como  primera  medida  la  supresión  de  los  tributos,  reservando  para una segunda etapa la abolición de los servicios personales.  5) El quebranto que significó en la economía americana la pérdida de territorios y los gastos de  la  guerra,  hizo  singularmente  difícil  resignar  el  importe  de  los  tributos;  las  autoridades  americanas dispusieron formar comisiones para estudiar soluciones, llegando el virrey del Perú  a decidir momentáneamente la continuidad de su cobro, bajo el pretexto de ser consentido por  los tributarios.  6) En tanto, las quejas de los afectados, receptadas por las autoridades locales y transmitidas al  gobierno  central,  encontraron  oportunidad  favorable  con  la  restitución  del  absolutismo  en  la  metrópoli.  7)  Fernando  VII  ordenó  estudiar  el  caso  a  Ramón  de  Posada,  quien  aconsejó  mantener  al  situación sin innovaciones, en atención a que cualquier modificación alteraría perjudicialmente  las opiniones en el proceso revolucionario americano.  8)No  obstante,  el  monarca  dispuso  la  restitución  de  los  tributos  con  el  nombre  de  “contribuciones”, con lo que impuso su duro criterio absolutista y trató así de cubrir los recursos  que permitirían desarrollar su programa para reprimir el movimiento por la fuerza de las armas.  Refer encias  (1) Estas  cifras  relativas a las rentas públicas americanas han sido tomadas  del “Estado de los  negocios de hacienda en las distintas provincias de América, y su comparación con el que tenían  en  la  época  en  que  comenzó  la  insurrección,  presentada  por  los  oficiales  de  la  Secretaría  de  Hacienda del Departamento de Indias”.  El informe fue preparado por orden de Fernando VII y  resultó decisivo en la formulación del programa de reconquista trazado por el gobierno español  a partir de 1814.  El documento manuscrito se encuentra en el Archivo del Palacio de Oriente,  Sección Papeles Reservados de Fernando VII, Caja 298.


(2) Por entonces más del 70% de la plata acuñada que llegaba a España provenía de Veracruz;  en  1811  salieron  de  ese  puerto  6.914.432  pesos  fuertes  en  ese  metal,  sobre  un  total  de  9.165.151.  V. Solís, Ramón – El Cádiz de las Cortes – Página 142.  (3) Estados de los negocios de hacienda….. cit.  (4)  Real  Orden  a  Ramón  de  Posada  –  Madrid,  3  de  agosto  1814.  Archivo  General  de  Indias,  Sevilla, Caracas 386.  (5) De Ramón de Posada a Miguel de Lardizábal – Toledo, 10 de agosto 1814.  Archivo General  de Indias, Estado 87.  (6)  Real  Cédula  de  restablecimiento  del  ramo  de  tributos  con  el  nombre  de  contribución.  Madrid, 1º de enero de 1815. Impreso.  Archivo de Indias de Sevilla. Indiferente,  General 670.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.  Heredia, Edmundo A. – Los tributos indígenas en el siglo XIX – Córdoba (1977)


13 de Abr il 

Leandro Gómez 

General Leandro Gómez (1811‐1865) 

José  María  Leandro  Gómez  nació  en  Montevideo,  República  Oriental  del  Uruguay,  el  13  de  marzo de 1811, siendo sus padres Roque Gómez y María Rita Calvo.  Era hermano, por lo tanto,  del  coronel  mayor  Andrés  A.  Gómez  (1798­1877).  Después  de  sus  primeros  estudios  fue  destinado a la carrera del comercio.  En 1837 recibió el nombramiento de capitán de Guardias  Nacionales de infantería de su ciudad natal.  Derrocado el presidente Oribe, Leandro Gómez se  incorporó al ejército de éste, con el que actuó en la campaña contra el “Ejército Libertador”.  En  la  sangrienta  batalla  del  Arroyo  Grande,  el  6  de  diciembre  de  1842,  el  capitán  Gómez  actuó  como  ayudante  de  campo  del  general  Oribe,  mereciendo  el  honor  de  figurar  en  el  parte  de  la  acción por su honroso comportamiento.  En la misma jerarquía de capitán de caballería continuó  revistando en el ejército sitiador de Montevideo hasta la capitulación del 8 de octubre de1851.  Recién  en 1858 obtuvo su ascenso a sargento  mayor  y  en el  curso del año  siguiente le  fueron  otorgados despachos de teniente coronel.  Promovido a coronel efectivo en 1863, fue designado  en  esta  época  comandante  militar  del  departamento  de  Paysandú  por  decreto  del  presidente  Berro.  En la defensa de aquella ciudad, Leandro Gómez iba a hallar su tumba, pero también a  escribir una de las páginas más gloriosas de la fecunda historia militar sudamericana.  El  coronel  Gómez  antes  de  hacerse  cargo  de  la  plaza  de  Paysandú  estuvo  al  frente  de  la  guarnición de Salto, en la época de la primera invasión del general Venancio Flores, a mediados  de 1863.  A fines de este año pasó a ejercer el comando de Paysandú, en reemplazo del teniente  coronel Benjamín Villasboas.  Pocos días después de su nombramiento, el 16 de enero de 1864 volvió el general Flores a poner  sitio a aquella ciudad, estableciendo una batería en el puerto, estando las operaciones de asedio  hasta entonces  a  cargo  del coronel Francisco Caraballo,  y a pesar de esta situación, el coronel  Leandro Gómez logró introducir en la plaza una compañía del Batallón “Defensores”.  Gómez  estableció  una  línea  de  fortificaciones  para  la  mejor  defensa  de  la  ciudad;  pero  la  aproximación  de  fuerzas  gubernistas  al  mando  del  general  Servando  Gómez,  determinaron  al  general Flores a levantar el sitio de Paysandú y retirarse el 18 de enero por la tarde.  El  2  de  diciembre  del  mismo  año  Flores  establecía  nuevamente  el  asedio  de  la  plaza,  pero  contando esta vez con el apoyo de la escuadra brasileña a órdenes del almirante Tamandaré y de  numerosas fuerzas terrestres de esta nacionalidad.  El General sitiador envió en la mañana del 3


un parlamentario,  conduciendo  un pliego cerrado,  que contenía una nota,  por intermedio  de  la  cual Flores intimaba la rendición de la plaza.  “Lo que el general Gómez se impuso de la nota –  dice el diario del sitio­ escribió al pie de ella: cuando sucumba; firmó y devolvió el pliego”.  El 6 de diciembre la escuadra imperial inició un rudo bombardeo de la plaza, como a las 8 de la  mañana, al mismo tiempo que el general Flores atacaba por tierra con violencia desde antes de  la  salida  del  sol.  Un  proyectil  brasileño  de  grueso  calibre  casi  incendia  el  depósito  de  municiones  de  la  defensa.  La  escuadra  de  Tamandaré  bombardea  la  plaza  de  Paysandú,  mientras Flores  ataca  y saquea con saña inaudita a todo poblado que encuentra.  A Tamandaré  se  le  terminan  las  granadas.  Bartolomé  Mitre  ­¡el  neutral!­  se  las  proporciona  del  arsenal  de  Buenos Aires.  A las 9 de la mañana el enemigo penetró por las calles de la ciudad en columnas  cerradas,  siendo  barrido  por  el  fuego  de  artillería  y  fusilería  de  los  sitiados.  Una  columna  brasileña es barrida por 300 fusiles ocultos y el fuego del cuartel de artillería.  A las 12 del día el  fuego es  general en toda la línea,  y el coronel Lucas  Piriz, uno de los  héroes  de la defensa, se  multiplica por todas  partes.  A las  4  de la tarde, la  heroicidad de los  defensores  hace  ceder  el  empuje  de  los  atacantes,  el  que  se  debilita  por  momentos  y  a  las  6,  poco  más  o  menos,  el  enemigo empieza a retirarse, viéndose a la oración sólo una pequeña fuerza de los asaltantes que  se había apoderado de la casa de D. Anastasio Rivero y de la  contigua,  frente al edificio de la  jefatura y calle por medio.  El Jefe  del Detall hace pasar lista  y  empiezan  a recibirse los  partes;  el  coronel Raña,  hijo  del  coronel José María Raña sacrificado por Rivera después de la batalla de Cagancha, había sido  herido  de  gravedad;  el  comandante Juan M. Braga  había quedado bastante  estropeado por los  cascotes del parapeto del “Baluarte de la Ley”; y 124 jefes, oficiales y tropa fuera de combate.  Las fuerzas con las que había atacado el general Flores no bajaban de 4.500 hombres, inclusive  las  imperiales  desembarcadas  de  las  cañoneras.  Los  días  siguientes  la  valiente  guarnición  se  dedica a reparar los desperfectos ocasionados por el intenso cañoneo; desde el 7 de diciembre la  guarnición se empezó a racionar con víveres secos y carne salada, por no haber fresca.  El cañón truena diariamente.  El 15 de diciembre el general Leandro Gómez sale de la plaza al  frente de una fuerza como de 500 hombres, compuesta por el Batallón Defensores, la compañía  de  Areta,  parte  de  la  gente  del  coronel  Piriz  y  algunos  Guardias  Nacionales.  Gómez  avanzó  sobre  el  campamento  enemigo,  desplegada  su  fuerza  en  guerrillas  y  con  sus  reservas  correspondientes.  Los sitiadores presentan una débil resistencia y huyen.  Una de las cañoneras  imperiales dispara cuatro o cinco tiros que no ofenden a nadie.  La columna de Gómez recorre  un  poco  al  Norte  de  la  costa  y  parte  hacia  el  río,  y  recoge  bastante  armamento,  y  carga  con  cuantas  ollas, calderas  y otros  enseres  que  había  en  el campamento de los  enemigos  y  regresa  con 5 heridos.  Hasta  el 27 de  diciembre  no  hubo  novedades, pues  el general Flores  se había retirado a  cierta  distancia  esperando  tropas  brasileñas  para  reforzar  las  suyas;  en  la  fecha  precitada,  desde  la  torre  del  vigía  de  la  plaza  se  divisan  tres  grandes  columnas  paralelas  que  los  más  optimistas  creen que es el ejército puesto por el presidente Berro a las órdenes del general argentino Juan  Sáa.  En  cambio  resultó  ser  el  de  Flores  reforzado  con  los  imperiales.  Leandro  Gómez  al  conocer  esta  novedad,  respondió:  “Pelearemos  contra  los  brasileños  y  contra  Flores,  y  si  nos  toca morir, aquí moriremos por la independencia de la Patria.  Cada cual a su puesto de honor”.  El  día  28  se  aproxima  a  la  plaza  el  ejército  sitiador  en  dos  grandes  columnas  como  de  5.000  hombres  cada  una,  unos  16  cañones  por  columna;  el  29  y  30  de  diciembre  no  hay  novedad,  jornadas  que  evidentemente  son  ocupadas  por  Flores  para  preparar  los  pormenores  del  ataque.  Leandro Gómez, por otra parte, con su clarividente espíritu de soldado, se da cuenta de  la extrema gravedad de aquellos momentos y se prepara para vender caramente su vida y la de  los valientes que le acompañan en aquellas circunstancias, en la lucha que se aproxima y que se


prevé de contornos gigantescos. Antes  de aclarar el día 31, toda la gente de la defensa se halla  en sus puestos de combate, el que se inicia por un cañonazo disparado por los de la plaza.  Toda la jornada se combate violentamente y la lucha prosigue durante la noche, y también el 1º  de enero de 1865 y la noche del mismo día.  No había tiempo de recoger los  cadáveres, ni los  heridos  y  se  negó  una  pequeña  tregua  para  este  humanitario  objeto.  A  los  defensores  se  les  habían concluido los  fulminantes  y se servían  de cabezas de fósforos.  El coronel Emilio Raña  cayó herido de muerte.  El coronel Lucas Piriz, con 34 hombres armados con bayonetas y lanzas  para economizar la pólvora que era escasa, salió de las trincheras y cargó al batallón 3 de línea  brasileño, se entreveró y mató hasta que huyeron los infantes llenos de pánico dando la espalda  a  ese  puñado  de  valientes.  Unas  horas  después,  Piriz  fue  muerto  al  colocar  un  cañón  en  la  trinchera.  Por la noche el incendio devora la ciudad y sólo se respiraba una atmósfera de fuego  y de putrefacción de los cadáveres.  Así amaneció el día 2.  A las nueve de la noche el general Leandro Gómez reúne en Junta de Guerra a los jefes que aún  sobreviven a  aquella  catástrofe,  para  escuchar su  opinión; todos  estuvieron  de acuerdo  en que  dadas las condiciones extraordinarias en que se hallaba la defensa con la mitad de la gente fuera  de  combate  y  la  restante  completamente  cansada  y  sin  municiones,  sería  tarea  fácil  a  los  atacantes  apoderarse  de  la  plaza.  Resuelto  el  envío  de  un  parlamentario  al  general  Flores  pidiendo  una  suspensión  de  seis  horas  para  enterrar  los  muertos,  ninguno  de  los  dos  que  se  enviaron  regresaron  al  lado  del  general  Gómez,  siendo  éstos  el  mayor  Arroyo  y  el  coronel  Saldaña,  que se hallaban prisioneros.  Entonces  el Jefe de la Defensa ordenó la suspensión del  fuego y la colocación de banderas blancas en los cantones.  En tales circunstancias los atacantes  penetraron en la plaza, por la manzana en que estaba situada la esquina del “Ancla Dorada”,  y  desde  ese  momento  todo  fue  confusión  en  la  ciudad;  en  la  plaza  como  cien  hombres  se  concentraron  y se  defendieron  con las  bayonetas,  con cascotes,  con  cuchillos,  como pudieron;  pero  el  número  venció  al  valor  y  cayeron  prisioneros.  Igual  suerte  cupo  a  los  demás  compañeros, quedando alrededor de 400 en poder de los enemigos, restos del millar con que se  había iniciado la defensa.  El general Leandro Gómez (el 11 de diciembre de 1864 había sido elevado al cargo de coronel  mayor  por  el  Gobierno  que  lo  dejó  perecer)  cayó  prisionero  junto  con  el  comandante  Braga,  capitán Federico Fernández y dos ayudantes.  El bravo e indomable jefe oriental fue asido de los  brazos  al  mismo  tiempo  que  una  voz  le  decía:  “General  Gómez,  sois  nuestro  prisionero  de  guerra”.  El  héroe  levantó  la  cabeza,  y  miró  con  serenidad  admirable  al  que  le  intimaba  la  rendición  y  viendo que  era un jefe brasileño,  sintió sublevarse  el  espíritu republicano que  aún  conservaba en su corazón de oriental y rechazó la protección que se le ofrecía.  Un jefe compatriota suyo llegó entonces y reclamó el prisionero en nombre del general Flores,  ofreciéndole  las  seguridades  más  cumplidas  de  su  vida.  Aquel  Jefe  fue  el  después  general  Francisco  Belén,  quien  al  llegar  a  su  cuartel  fuera  de  trincheras,  acomodó  sus  prisioneros  y  mandó ensillar su caballo para conducirlos a presencia del general Flores, cuando se presentó un  ayudante  del  coronel  Gregorio  Suárez  trasmitiendo  una  orden  de  éste  de  que  le  entregase  al  general  Gómez,  y  demás  acompañantes.  Conducidos  a  presencia  de  Suárez,  éste  ordenó  al  teniente  coronel  Juan  Rodríguez  que  los  llevara  “donde  sabía”.  Este  último  era  sobrino  del  primero.  El  heroico  general  Leandro  Gómez  fue  conducido  a  la  casa  de  Máximino  Rivero  para  ser  ejecutado; ante el pelotón encargado de tan desgraciada misión, el Héroe dio una postrer prueba  de  sublime  entereza,  no  permitiendo  que  le  vendasen  los  ojos  y  dando  la  voz  de  “¡fuego!”.  “Recibió  cuatro balazos  en la caja del cuerpo –dice el historiador Antonio Díaz­ de  cuyas heridas no salió una sola gota de sangre, quedando un círculo amoratado en el paraje por  donde  habían  penetrado  las  balas”.  Un  individuo  llamado  Eleuterio  Mujica,  proveedor  de  las  fuerzas  de  Flores,  se  acercó  al  cadáver  del  general  Gómez  y  le  arrancó  la  larga  pera  que


usaba,  Junto con Gómez fueron fusilado Braga, Fernández y uno de los ayudantes del primero,  y otros.  Así cumplió Leandro Gómez el párrafo que estampó en una carta al general Lucas Moreno,  el  16 de marzo de 1864.  En él dice: “… y que en este Departamento se necesitan fuerzas  y quien  las  sepa  mandar,  y  que  yo  he  dado  pruebas  de  que  sé  mandar,  de  que  sé  batirme  sin  jamás  fijarme  en  el  número,  aunque  no  haya  suficientes  tropas,  que  yo  sé  hacer  suplir  con  las  condiciones que son mi propiedad”.  Leandro  Gómez  era  miembro  de  la  Logia  Sol  Oriental  Nº  11  de  Montevideo  y  del  Supremo  Consejo grado 33º de la R. O. del Uruguay.  Comisionado por la masonería uruguaya,  el 22 de  octubre  de  1857  procedió  a  instalar  la  Logia  Jorge  Washington  Nº  44  de  Concepción  del  Uruguay, Entre Ríos.  En 1861 formó una logia en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe.  El 2 de enero de 1884 en ceremonia solemne fueron depositados los restos de Leandro Gómez  en el majestuoso mausoleo levantado en el cementerio de Montevideo, rindiéndosele grandiosos  honores.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.  Yaben, jacinto R. – Biografías Argentinas y Sudamericanas – Buenos Aires (1938).


13 de Abril 

Juan de Dios Madera 

Dr. Juan de Dios Madera (1782‐1829) 

El 2 de Marzo de 1782 nació en la ciudad de Buenos Aires Juan de Dios Madera, hijo de Tadea Terán y  de Pedro Madera.  La adolescencia la viviría en los claustros de aquel señorial y antiguo Colegio de San  Carlos,  orgullo  de  la  Buenos  Aires  colonial.  Sus  estudios  comenzaron  con  el  aprendizaje  del  latín,  que  daría solidez a su cultura; luego el conocimiento de la filosofía, que facilitaría la flexibilidad dialéctica de  su inteligencia.  Posteriormente  es  hacia  la  medicina  donde  se  orientaría  la  predisposición  del  joven  Madera.  El  2  de  marzo de 1801 se iniciaron los cursos de la cátedra de anatomía y cirugía; y entre el alumnado primigenio  estaba  él.  Un  año  después,  también  en  marzo,  al  comenzarse  la  enseñanza  de  la  medicina,  con  la  competente  dirección  del  autorizado  doctor  Cosme  Argerich,  el  novel  estudiante  encauzaba  sus  entusiasmos al doctorado de esa asignatura.  Durante las Invasiones Inglesas, en el torbellino de los acontecimientos, entre esa heroicidad nueva de los  habitantes,  en  el  extraño  ruido  de  las  fusilerías  y  cañones,  los  jóvenes  practicantes  de  la  Escuela  de  Medicina ensayaron la humanitaria misión, en las inolvidables jornadas del  12 de Agosto.  Y más tarde,  ante  la  insistencia  del  invasor,  estando  la  ciudad  ya  reanimada  con  su  guerrero  coraje,  esos  mismos  practicantes, en los  combates del 2 y del 5 de Julio, obtendrían su recompensa en el elogio unánime del  pueblo y en la admiración incondicional de las autoridades.  Juan Madera formaba en ese grupo selecto.  A comienzos del año 1808, poco tiempo después de haber obtenido su título de médico, es honrado con la  designación de Cirujano del Regimiento de Patricios.  Fue uno de los promotores de la Revolución de Mayo y precursor de nuestra libertad, tomando  parte en  los  trabajos  que  la  prepararon  e  hicieron  triunfar  con  ciudadanos  tan  eminentes  como  Rodríguez  Peña,  Belgrano, Chiclana, Vieytes, Alberti, Paso y tantos otros ilustres que tanto respeta y admira su posteridad.  La  víspera del 25 de Mayo temblaba el pueblo  porque  ya se ahogaba la impaciencia; la noche  del  24 el  rumor alcanzaba una extraña resonancia de vendaval y las manos febriles ponían las rúbricas categóricas  y  viriles  en  los  pliegos  de  la  Representación  Popular.  Era  el  endoso  del  pueblo  para  crear  esa  nueva  modalidad criolla.  Entre las firmas de Martín Rodríguez, Ortiz de Ocampo y Alvarez  Thomas y de  cien  más, está  la de Juan Madera.  Testimonios  de una  voluntad firme que  en instante de urgencia crearon  a  nuestra patria.  Como una reafirmación de los principios mayos la Junta dispuso el envío de una expedición de auxilio a  las provincias interiores a órdenes del coronel Ortiz de Ocampo.  Al mando de la sanidad militar estaba el  Dr. Madera, como médico cirujano del ejército libertador.  Era el primer médico criollo de la sanidad del  primer ejército revolucionario en campaña. En un gesto que lo enaltece, Madera ofrece parte de su sueldo  para sostener la campaña libertadora de ese ejército.


Antes  de  partir  dejó  un  poder  especial  para  contraer  enlace  con  Juana  Rosa  Rocha,  ceremonia  que  se  realizó en la iglesia de la Merced el día 14 de Agosto de 1810.  Dicho casamiento fue ratificado  por los  contrayentes el 5 de Octubre de 1811.  El Dr. Madera prestó servicios relevantes en Oruro donde permanece hasta Abril de 1811, fecha en que se  trasladó  al  Cuartel  general  de  La  Laja.  Después  la  sorpresa  ingrata  de  Huaqui  y  su  retorno  a  Buenos  Aires.  Luego  se  suceden  los  nombramientos.  Su  actividad  era  infatigable  y  completa.  En  Abril  de  1812  se  le  designa  médico del hospital  Bethlemítico, juntamente con el desempeño de médico “en  comisión”  en el  Regimiento  de  Granaderos  a  Caballo. Después,  en  Diciembre  de  ese  mismo  año,  cirujano  del  Estado  Mayor  de  la  Plaza  de  Buenos  Aires.  Y  en  Abril  de  1813  el  gobierno  en  una  justa  y  cabal  designación  nombró a Madera Director de la Escuela de Medicina y Cirugía.  Su  condición  de  profesional  inteligente  y  decidido  le  obligaba  a  una  tarea  agobiadora.  A  su  nombramiento  de  Mayo  de  1813  como  Médico  de  Sanidad  del  Puerto,  le  sigue  como  médico  del  Regimiento  de  Cazadores,  en  Enero  de  1814,  hasta  que  el  Director  Supremo  premia  su  extraordinaria  actividad designándolo médico de su escolta, constituida por soldados del Regimiento de Húsares.  Su foja de servicios es brillante.  En Agosto de 1816 es nombrado nuevamente médico de la Sanidad del  Puerto;  y  en  Noviembre  de  este  mismo  año  forma  parte,  “en  comisión”,  del  Cuerpo  de  Inválidos.  Posteriormente  y  como  una  reafirmación  a  sus  merecimientos  es  designado  con  el  honroso  cargo de médico cirujano del Exmo. Cabildo y de la Morgue de la Cárcel. En Mayo de 1817 asume como  primer médico de la Casa de Niños Expósitos.  El  doctor  Juan  Madera  vio  de  cerca  la  marcha  de  la  patria,  y  de  cerca  cooperó  en  un  sitio  de  honor.  Silenciosa  fue  su  obra,  llena  de  merecimientos.  No  fue  actor  de  primera  fila  porque  era  apolítico.  Pero desde su sitio llegaba siempre a tiempo para cumplir su obra.  La  viruela  atacaba  a  Buenos  Aires,  sin  piedad.  Hacía  estragos  entre  la  población  indefensa,  especialmente  en los  niños Madera  no  pudo  permanecer  indiferente  frente  a  ese  dolor  que  se  ensañaba  con los habitantes.  Durante varios años, utilizando momentos de sus ocupaciones y de sus descansos, se  dedicó con especial empeño, al estudio de ese problema, doblemente interesante desde sus puntos de vista  científico  y  humanitario.  Fue  tanta  su  dedicación  y  empeño  que  el  Gobierno  lo  nombró  en  Octubre  de  1821 Administrador en el Instituto de Vacuna, cargo que Madera retuvo hasta el final de sus días.  Fueron  tantos  sus  méritos,  que  la  Real  Sociedad  Janneriana  de  Londres  le  confiere  el  título  de  socio  correspondiente.  En Abril de 1822 forma parte de los 15 académicos fundadores de la Academia de Medicina, creada por  el general Rodríguez en Agosto del año anterior e inaugurada el 18 de Abril de 1822.  Juan  Madera  habría  de  coronar  su  vida  con  episodios  que  demostrarían  la  vastedad  de  su  misión  humanitaria y el insistente anhelo de ofrecer su ayuda incansable y valiosa.  El 25 de Marzo de 1825 fue  nombrado primer catedrático de Materia Médica y Patología.  Y recién cuando es habilitada en Diciembre  de 1827 esa cátedra, por decreto del 24 de ese mes, nuevamente es designado profesor de esa asignatura.  Este abnegado ciudadano falleció de manera repentina en Buenos Aires el 13 de Marzo de 1829, siendo  sepultados sus restos en el cementerio de la Recoleta.  Esta es la vida de Juan Madera, médico del primer ejército criollo, que acompañó a la Patria en las horas  gloriosas  de  su  iniciación.  Esta  es  la  vida  de  un  prócer  anónimo  que  alcanzó  la  cumbre,  dignificó  su  existencia con una acción constante y humana y formó parte de aquellos visionarios de nuestra grandeza y  de  nuestra  virtud;  arquetipos  de  héroes  civiles  que  lo  dieron  todo  pensando  en  el  futuro,  como  una  contribución magna hacia la argentinidad.  Fuent e  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Evaristo Ramírez Juárez – Próceres Olvidados (1945)  Gabriel O. Turone – Dr. Juan Madera, Médico de la Patria


14 de Abril 

Juan Manuel de Rosas 

Brigadier Gral. Juan Manuel de Rosas (1793‐1877) 

Juan Manuel de Rosas nació en Buenos Aires el 30 de marzo de 1793, de padres pertenecientes  a familias de ricos y poderosos terratenientes. Se crió en una estancia de la familia, ingresó en la  escuela de Francisco Javier Argerich en Buenos Aires a la edad de ocho años.  El 12 de agosto de 1806 estuvo entre los  voluntarios  que formaron el ejército que reconquistó  Buenos Aires. Luego de la rendición, Liniers lo devolvió a sus padres, portador de honrosa carta  testimonial.  Cuando tuvo que elegir entre regresar a la escuela o ir a la estancia de la familia en Rincón de  López  (donde  los  indios  habían  matado  a  su  abuelo  en  1783),  se  decidió  por  lo  último,  afirmando que lo único que quería en la vida era ser estanciero. Permaneció allí durante los años  plenos  de  acontecimientos  que  siguieron  a  la  Revolución  de  Mayo;  fue  administrador  de  esa  estancia en 1811 y al poco tiempo demostró poder desempeñar con habilidad tanto las tareas del  gaucho como las del control y comercialización.  En 1820, se casó con Encarnación de Ezcurra y Arguibel.  Se enfrentó con sus padres por una cuestión de honor relacionada con su administración de la  estancia de la familia,  y por ello cambió y simplificó el nombre de Juan Manuel José Domingo  Ortiz de Rozas por el de Juan Manuel de Rosas  y comenzó su exitosa  carrera como estanciero  independiente.  Su primera actuación oficial fue  en 1818 a pedido  del Director Supremo Pueyrredón para que  asumiera la responsabilidad de defender la frontera sur de los ataques de los indios.  Logró resolver los problemas por medio de tratados  con los  caciques indios  a quienes  conocía  bien. Al año siguiente envió al gobierno un plan para el desarrollo, la vigilancia y la defensa de  las pampas más remotas, anticipando en sesenta años la Conquista del Desierto.  Se  unió  al  ejército  de  Rodríguez  en  Buenos  Aires  para  luchar,  con  Manuel  Dorrego,  en  la  campaña contra José Miguel Carrera, Carlos M. de Alvear y Estanislao López en su oposición al  gobierno de Buenos Aires.  Renunció al ejército con el rango de coronel; regresó a Los Cerrillos y la vida de campo.  Continuó  preparado,  con  sus  gauchos  y  peones  armados,  para  proteger  la  frontera  contra  el  ataque  de  los  indios,  instaló  fuertes  a  lo  largo  de  la  nueva  línea  de  frontera  e  hizo  nuevos


acuerdos con los indios, pero Rivadavia (entonces presidente) se negó a aceptar las condiciones  de Rosas.  Los indios renovaron sus ataques y Rosas, que tenía su estancia en la frontera, se convirtió en un  poderoso  opositor  de  Rivadavia.  Para  ese  entonces  se  había  hecho  federal,  opuesto  violentamente a los unitarios, dirigidos por Rivadavia.  Después de la renuncia de Rivadavia (1827), Rosas fue designado comandante de la milicia con  órdenes de lograr la paz con los indios y de establecer un pueblo en Bahía Blanca. Realizó con  éxito  ambos  cometidos.  Cuando  el  unitario  Lavalle  destituyó  del  cargo  de  gobernador  de  Buenos Aires a Dorrego en 1828, Rosas se unió a Estanislao López de Santa Fe para derrotar a  Lavalle en Puente de Márquez, el 26 de abril  de 1829, y en julio Lavalle y Rosas firmaron una  tregua.  El  6  de  diciembre  de  1829,  Rosas  fue  nombrado  gobernador  de  Buenos  Aires  con  poderes  extraordinarios; desde entonces hasta febrero de 1852 ­con la excepción del corto período desde  1832 hasta 1835­ dominó no sólo Buenos Aires, sino también las provincias.  Rosas designó un gabinete capaz, incluyendo a Tomás Guido como ministro de Gobierno y de  Relaciones  Exteriores,  Manuel  J.  García  como  ministro  de  Hacienda  y  Juan  Ramón  Balcarce  como  ministro  de  Guerra  y  Marina;  una  de  sus  primeras  acciones  fue  celebrar  un  solemne  funeral  por  Dorrego,  ejecutado  por  Lavalle  el  año  anterior;  luego  confiscó  las  propiedades  de  aquellos  que  habían  intervenido  en  la  revolución  del  1º  de  diciembre  de  1828,  que  había  derrocado al gobierno de Dorrego; utilizó estos  fondos  para recompensar a los veteranos  de su  ejército  restaurador  y  a  los  agricultores  y  peones  que  hablan  sufrido  grandes  pérdidas  en  la  lucha.  Rosas,  que  creía  firmemente  que  una  reorganización  nacional  constitucional  era  prematura  en  ese  momento,  retiró  el  apoyo  de  Buenos  Aires;  el  5  de  diciembre  de  1832,  fue  reelecto  gobernador pero no aceptó el cargo, a pesar de las súplicas del pueblo.  Juan  Ramón  Balcarce  asumió  la  gobernación  de  Buenos  Aires  pero  comenzaron  a  surgir  desavenencias  entre sus  partidarios  y los  de Rosas; destituido  por Rosas  en la  “Revolución  de  los Restauradores”, lo siguió Juan José Viamonte (1833­1834); mientras tanto, Rosas había ido  al sur  de la provincia para  dirigir las  fuerzas  expedicionarias  hacia  el  corazón  del territorio  al  sudoeste, oeste y noroeste de Buenos Aires.  Una sequía de tres años había sido desastrosa para la pastura del ganado y era esencial conseguir  nuevas tierras; con casi dos mil hombres, Rosas empujó a los indios más hacia el sur, abriendo  nuevas  tierras,  destruyendo  tribus  de  importantes  caciques  que  habían  atacado  los  pueblos  de  Buenos  Aires,  matando  o  capturando  a  miles  de  indios,  rescatando  unos  dos  mil  cautivos  de  ellos y explorando los cursos de los ríos Neuquén, Limay y Negro hasta el pie de los Andes.  Finalmente,  firmó  la  paz  con  los  indios,  prometiéndoles  la  comida  necesaria  a  cambio  de  su  rendición  y  otras  concesiones;  esta  paz  duró  veinte  años;  a  su  regreso  a  Buenos  Aires,  se  lo  aclamó  con  entusiasmo  como  héroe  conquistador;  la  legislatura  le  confirió  el  título  de  “Restaurador de las leyes”.  El 30 de junio  de 1834 la Legislatura  eligió gobernador a Rosas.  Rechazó  el  cargo  una  y  otra  vez hasta que, tras el brevísimo gobierno de Maza, los diputados le confirieron (13 de abril de  1835) la suma del poder público.  En  1838  Francia  bloqueó  el  Río  de  la  Plata,  tomando  la  isla  de  Martín  García  en  octubre.  Cualesquiera  hayan  sido  los  motivos  del  agresor  no  cabe  duda  de  que  Rosas  se  condujo  patrióticamente, salvando el honor nacional. Pero debía desplegar sus  energías luchando ahora  contra los enemigos de afuera y los adversarios de adentro. En 1839 el complot de Maza acarreó  a  éste  una  trágica  muerte  y  el  mismo  año  se  produjo  la  Revolución  del  Sur,  abortada  el  7  de  noviembre. Lavalle, desde Montevideo, iniciaba sin éxito el avance sobre Buenos Aires.  En octubre de 1840 el tratado de Mackau trajo la ansiada paz con Francia, que resultó efímera.  En  1843  Rosas  sitió  Montevideo  y  en  el  mismo  año  se  le  levantó  en  armas  Corrientes.  A


continuación  (la  alianza  de  Inglaterra  y  Francia  contra  Buenos  Aires)  le  deparó  un  nuevo  y  amargo trago.  El 20 de  noviembre  de 1845  Mansilla intentó  detener la  entrada  de la  escuadra  francobritánica en una acción de características bizarras y brillantes. Cuatro años después, un 24  de  noviembre,  el  tratado  de  paz  con Inglaterra  nos  devolvió  la  isla  Martín  García  y  el  31  de  agosto de 1850 se firmó el cese de las hostilidades con Francia.  En 1851, Justo José de Urquiza de Entre Ríos, uno de los generales más importantes de Rosas,  anunció su intención de derrocar a Rosas. Con la ayuda de los unitarios, las fuerzas de Rivera, el  Brasil  (contra  el  que  Rosas  había  luchado  por  el  Uruguay)  y  la  mayoría  de  los  caudillos  provinciales, las  fuerzas  de Rosas fueron vencidas  en la batalla de Caseros: el 3  de febrero de  1852.  Rosas, con su familia, fue llevado a Inglaterra en un barco inglés. Se estableció en un pequeño  pueblo de Inglaterra (Swarkling) cerca de Southamptom, donde vivió durante veinticinco años.  Falleció el 14 de marzo de 1877 y fue enterrado allí.  En 1990 se repatriaron sus restos a la Argentina y se colocaron en el cementerio de La Recoleta  Don J uan Manuel de Rosas no ha muer to  Vive en el espíritu del pueblo, al que apasiona con su alma gaucha, su obra por los pobres, su  defensa de nuestra independencia, la honradez ejemplar de su gobierno y el saber que es una de  las  más  fuertes  expresiones  de  la  argentinidad.  Vive  en  los  viejos  papeles,  que  cobran  vida  y  pasión en las  manos de los modernos  historiadores  y que convierten en defensores  de Rosas a  cuantos  en  ellos  sumergen  honradamente  en  busca  de  la  verdad,  extraños  a  esa  miseria  de  la  historia dirigida, desdeñosos de los ficticios honores oficiales.  Y vive, sobre todo, en el rosismo, que no es el culto de la violencia, como quieren sus enemigos  o como, acaso, lo desean algunos rosistas equivocados. Cuando alguien hoy vitorea a Rosas, no  piensa  en el que ordenó los  fusilamientos de San Nicolás, sino en el hombre que durante doce  años defendió, con talento, energía, tenacidad y patriotismo, la soberanía y la independencia de  la  Patria  contra  las  dos  más  grandes  potencias  del  mundo.  El  rosismo,  ferviente  movimiento  espiritual, es la aspiración a la verdad en nuestra Historia y en nuestra vida política, la protesta  contra  la  entrega  la  Patria  al  extranjero,  el  odio  a  lo  convencional,  a  la  mentira  que  todo  lo  envenena. El nombre  don Juan  Manuel  de Rosas  ha llegado  a ser  hoy,  lo que  fue  en 1840:  la  encarnación y el símbolo de la conciencia nacional, de la Argentina independiente y autárquica,  de la  Argentina que  está  dispuesta  a desangrarse antes  que ser  estado vasallo de  ninguna  gran  potencia. Frente a los imperialismos que nos amenazan, sea en lo político o en lo económico, el  nombre Rosas debe unir a los  argentinos. Estudiemos  su obra  y juzguémosla sin prejuicios.  Y  amémosla, no en lo que tuvo de injusta, excesiva y violenta, sino en lo que tuvo de típicamente  argentina y de patriótica.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Gálvez, Manuel – Vida de don Juan Manuel de Rosas. T III, Buenos Aires (1974).


15 de abril 

Manuel Nicolás Savio 

Gral. Manuel Nicolás Savio – (1892‐1948) 

Manuel  Nicolás  Aristóbulo  Savio  nació  el  15  de  marzo  de  1892  en  Buenos  Aires.  Cursó  sus  estudios  primarios  en  la  Escuela  de  Graduados  y  los  secundarios  en  el  Colegio  Nacional  de  Buenos Aires, de donde egresó en 1908.  Inició su carrera en el Colegio Militar de la Nación en  marzo de 1909, a los 17 años, y egresa como subteniente el 31 de diciembre de 1910.  Segundo  de promoción en el arma de Ingenieros, es destinado al 5º Batallón de la misma con asiento en  la ciudad de Tucumán.  Su primer jefe es Alonso Baldrich, quien luego luchará junto a Mosconi  por el petróleo nacional.  En  1916  asciende  a  teniente  1º.  Un  año  después  es  destinado  al  Colegio  Militar,  como  instructor de cadetes en el arma de Ingenieros.  Enseñaba “Metalurgia y Explosivos”, “Servicio  de Ingenieros” y Organización Industrial Militar”.  En esa época tradujo del francés tres obras del capitán Dumez, profesor de la Escuela Superior  Técnica de Artillería de Francia.  En 1919 se había creado en ese instituto el Curso Especial, y Savio es alumno del mismo en el  primer año de su funcionamiento; después, profesor en aquel curso.  Asciende a capitán.  Hasta  1921 permanece en ese destino, donde figuras destacadas lo califican de manera elogiosa.  Entre  otros, quienes  luego serían,  respectivamente,  ministro  de Guerra  y presidente  de la República:  general Manuel Rodríguez y general Agustín P. Justo.  Entre  1922  y  1923,  cursa  la  Escuela  Superior  de  Guerra  y,  al  finalizar  el  2º  año,  opta  por  la  especialidad  técnica.  Poco  antes  de  terminar  el  año  1923,  es  nombrado  en  la  Comisión  de  Adquisiciones  en  el  Extranjero  con  asiento  en  Bruselas.  En  Europa  visita  establecimientos  industriales  vinculados con la producción bélica,  en particular en Francia  y Alemania.  Recoge  datos y testimonios de quienes vivieron las vicisitudes logísticas durante la 1º Guerra Mundial.  Regresa al país  en 1926 con el grado de mayor  y, desde esa  fecha hasta 1934, prepara en San  Martín, asiento del Curso Superior  y Especial  y luego Escuela Superior Técnica, a los  futuros  ingenieros militares.  Hasta  la revolución  de 1930,  fue jefe  del Curso Superior  y Especial  del Colegio  Militar de la  Nación  y  profesor  en  el  mismo  de  Servicios  de  Ingenieros  y  Organización  Industrial  Militar.  Asciende  a  teniente  coronel  en  diciembre  de  1929.  Participa  en  el  golpe  militar  citado  como  jefe de la Sección Informaciones  y Ordenes  del Estado Mayor en Jefe Revolucionario.  Luego  de  ocupar  la  presidencia,  el  jefe  del  movimiento,  general  José  F.  Uriburu,  interroga  a  Savio  acerca de sus aspiraciones.  La respuesta es breve y directa: crear la Escuela Superior Técnica,


sobre  la  base  del  Curso  Superior  y  Especial.  Uriburu  accede;  el  Instituto  es  fundado  el  6  de  noviembre de 1930; y el teniente coronel se convierte en su director.  Los que han estudiado su  trayectoria,  como por ejemplo el general de división Juan E. Guglialmelli, suponen que en ese  momento Savio dio el primer paso de un plan muy elaborado y que había guardado  en lo más  íntimo: preparar y disponer del recurso humano necesario para un programa de industrialización  que había de concretar, en etapas sucesivas, con el correr de los años.  Un proyecto que no sería  fácil, pero que llevaría adelante con cuidado y tozuda perseverancia.  El 18 de julio de 1931, se  le reconoce como oficial ingeniero militar.  La  creación  de  la  Escuela  Superior  Técnica  significaba  la  formación  del  personal  militar  capacitado  para  ejecutar  esa  “movilización  industrial”  que  Savio  siempre  preconizaba  y  que,  sostenía,  llevaría  al  Ejército  a  convertirse  en  la  fuerza  propulsora  que  habría  de  establecer  la  industria pesada  de la  Argentina, justamente,  un Ejército que tenía  una desesperada  necesidad  de equipamiento, lo que imponía al país una pesada carga financiera.  La guerra  mundial no sólo  había  agravado  dramáticamente  el  déficit  de  combustibles  y  fluido  eléctrico, no sólo impedía renovar el equipo industrial, sino que privaba a las Fuerzas Armadas  de  sus  fuentes  tradicionales  de  abastecimiento.  Era  indudable  que  la  Argentina  necesitaba  en  ese momento crear su industria pesada.  Savio veía que, a falta de empresas privadas  con capacidad para hacerlo,  y como la protección  industrial  y  los  subsidios  no  darían  fruto  antes  de  mucho  tiempo,  era  forzoso  que  el  Estado  acometiese esa tarea por sí mismo, a través del Ejército.  Más adelante, a medida que el capital  privado cobrase fuerzas y la conciencia de ellas, suplantaría al estado en esa actividad.  El  proyecto  preveía  que  al  final  de  una  década  el  Estado  estaría  equipado  con  materiales  producidos  en  el  país,  frente  a  una  perspectiva  bélica  que  parecía  inevitable,  y  además  habríamos  iniciado  la  industria  pesada,  estimulando  la  iniciativa  del  capital  y  capacitando  la  mano de obra.  Al  idear  Fabricaciones  Militares,  sustituyó  la  palabra  fábrica  por  la  de  fabricaciones  porque  pensaba  en  un organismo que produjese  para la  economía  y la  defensa  nacionales  a través  de  terceros, sin tener ninguna empresa propia.  La misión específica de ese organismo era, simplemente, la movilización industrial, pero no con  vistas a un determinado conflicto bélico, sino como tarea permanente.  Al  promulgarse  el  9  de  octubre  de  1941  la  ley  que  creaba  la  Dirección  de  Fabricaciones  Militares se convirtió en su primer director.  En 1943 inauguró los Altos Hornos de Palpalá y el 11 de octubre de 1945 se produjo la primera  fundición  de  arrabio  en  Zapla,  Jujuy,  primer  acería  de  la  Argentina.  Se  trataba  de  una  experiencia piloto y de un pequeño alto horno que trabajaba con carbón de leña.  La experiencia  demostró que se podía producir arrabio en el país a precios razonables  y avanzar, rápidamente,  hacia el autoabastecimiento siderúrgico y la implantación de la industria pesada.  Este hombre no sólo pensó en el hierro y el acero.  Proyectó una ley de materias primas básicas:  cobre,  plomo,  estaño,  tungsteno,  berilio,  otros  metales  no  ferrosos,  uranio  y  demás  minerales  radioactivos.  Previó la explotación del aluminio y del manganeso.  Cada uno de estos proyectos  estaba  precedido  por  un  estudio  con  proyecciones  de  mercado  a  8  o  10  años,  donde  se  consignaban las necesidades, los objetivos de producción y los métodos a emplear.  Alcanzó a ver tres sociedades  mixtas: la de aceros  especiales, Atanor,  concebida para producir  caucho sintético y que debía llevar hasta la petroquímica, y la de industria química, a partir del  ácido sulfúrico, con azufre autóctono, indispensable para la química pesada.  Proyectó  la  conversión  de  una  vieja  fábrica  de  munición  de  artillería  para  explotar  nitrato  de  amonio y obtener fertilizantes nitrogenados.


Recibió  el  grado  de  general  de  división  el  31  de  diciembre  de  de  1946.  Se  casó  con  Alicia  Dorrego y tuvo tres hijas: María Alicia, Marta Matilde e Irene Inés.  El  31  de  junio  de  1947,  mediante  el  decreto  22.315,  se  creó  la  Sociedad  Anónima  Mixta  “Siderurgia Argentina” –SOMISA­ de la cual fue su primer presidente.  Las  obras  que  destacan  a  Savio  son,  fundamentalmente,  la  creación  de  la  Escuela  Superior  Técnica,  Fabricaciones  Militares  y  SOMISA,  piezas  indispensables  para  esa  Argentina  que  necesitaba profesionalizarse, crecer, salir al mundo.  También ideó la doctrina y puso en marcha  la estrategia para la industrialización del país, proyecto que se detuvo al mismo tiempo que su  corazón  en  1948,  a  pesar  de  que,  por  la  inercia  del  camino  emprendido,  algunas  obras  continuaron hacia delante.  Aquel sueño se plasmaría en realidad el 5 de mayo de 1961, cuando  en la planta General Savio, en San Nicolás, se obtuvo la primera producción de acero.  A veces le faltó apoyo oficial, otras tropezó con empresarios que preferían las ganancias fáciles,  pero la testarudez de Savio lo hizo seguir adelante con fe,  con sentido de justicia, con espíritu  nacional.  Savio fue un visionario y un anticipado a su época, por eso encontró tantos obstáculos, por eso  su muerte significó la parálisis de sus proyectos, cuando no una vuelta atrás.  El modelo de la asociación entre el Estado argentino y los empresarios nacionales prometía ser  productiva, pero lamentablemente se debilitó a la muerte del general Savio.  Esto fue motivo de  análisis  y  consideraciones  laudatorias  en  la  obra  de  Thomas  C.  Cochran  y  Robert  E.  Rein,  “Entrepreuneurship in Argentine Culture” (University of Pennsylvania Press, 1962), según cita  el periodista del diario La Opinión de Buenos Aires, Osiris Troiani, en un artículo suyo de 1973.  Como nadie es profeta en su tierra, Savio no fue justamente valorado en el país.  La nuestra era  entonces  una  clase  empresarial  a  la  que  le  costaba  asumir  los  compromisos  para  con  el  crecimiento argentino como algo propio.  Savio,  el  combativo,  el tenaz,  el  visionario Nicolás  Savio,  caería  en  un sector de sombra.  La  muerte  se  llevó  su  cuerpo  y  permitió  a  todos  aquellos  que  preferían  seguir  distraídos,  que  lo  siguieran haciendo.  El costo que la  Argentina  y todos  nosotros  hemos  y  estamos  pagando por  ese  motivo, todavía  nos mantiene en carne viva, discutiendo absurdos argumentos ya perimidos en el mundo y lejos  del destino de grandeza y holgura que pudimos haber alcanzado y del que estuvimos cerca.  Era un hombre austero  y culto.  Leía los clásicos, escribía con facilidad y vuelo poético y tenía  como pilares viejos valores como la ética o el sentirse orgullosamente servidor de la República.  Nunca aceptó cobrar más sueldo que el del Ejército, y formó una familia sólida con la que vivió  en una  casa  de Belgrano  comprada  con  un  crédito  del  Banco  Hipotecario que a la  hora  de su  muerte no había terminado de pagar  Falleció a los 56 años, el 31 de julio de 1948.  Fuente  Echagüe, Selva – Savio, Acero para la industria – Buenos Aires (1999)  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado


15 de Abril 

Alberto Capdevila 

General Alberto Capdevila (1856‐1905) 

Nació en Buenos Aires el 27  de julio de 1856, siendo sus padres, Ramón Capdevila, muerto en  la  Guerra  del  Paraguay,  y  Melchora  D.  de  Capdevila.  El  13  de  setiembre  de  1871  ingresó  al  Colegio  Militar con la nota  de  “Muy Bueno”.  En aquel Instituto ascendió a  cabo 2º, el 27 de  junio de 1872; a cabo 1º, el 28 de noviembre del mismo año; y a sargento 2º, el 28 de junio de  1873.  Egresó  como  subteniente  de  artillería,  el  27  de  octubre  de  este  último  año,  pasando  el  1º  de  diciembre del mismo, a servir en la Frontera Sur de San Luis a las órdenes del general Teófilo  Ivanowsky, tomando parte Capdevila en la campaña realizada por aquel Jefe en la provincia de  La Rioja,  desde febrero a agosto de 1874, con motivo de la rebelión del coronel José Olegario  Gordillo, la que terminó con la derrota de éste en “El Chañar”.  Enviado  en  comisión  a  Buenos  Aires,  tuvo  lugar  la  revolución  de  setiembre  de  aquel  año  y  habiendo sido asesinado el general Ivanowsky, a cuyas órdenes se encontraba, fue dado de alta  el 1º de octubre en el Batallón 10º de Infantería de Línea,  cuerpo con el cual hizo la campaña  contra  las  fuerzas  sublevadas  del  general  José  Miguel  Arredondo,  asistiendo  a  la  batalla  de  Santa Rosa, el 7 de diciembre de 1874 en la cual Capdevila fue herido de bala en un pie, siendo  ascendido a teniente 1º en el mismo campo de la acción por su honroso comportamiento.  Restablecido de su  herida,  se incorporó al Batallón a  que pertenecía, de  guarnición  en Río  IV  hasta el mes de febrero de 1877, en que fue destacado con su compañía al Fuerte Sarmiento, en  la Frontera Sud y Sudeste de Córdoba, en la que tomó parte en las expediciones  y operaciones  de guerra que se llevaron a cabo contra los indios Ranqueles, a las órdenes del entonces coronel  Eduardo Racedo; habiendo desempeñado durante su permanencia en aquella Frontera,  diversas  comisiones; entre éstas la de aprehender a un grupo de soldados de las fuerzas de la frontera del  Sud  de  la  provincia  de  Buenos  Aires,  que  habiendo  desertado  con  su  armamento,  cometían  salteamientos  en  la  de  Córdoba;  los  batió  causándoles  varias  bajas  y  capturando  cinco  y  dispensando los  demás.  Esta comisión la desempeñó en marzo de 1876 por orden del general  Julio A. Roca, que desempeñaba la comandancia en jefe de aquella frontera, perteneciendo los  desertores al Batallón 3º de Línea, del que habían escapado de Carhué en número de 22, de los  que resultaron también 3 muertos y 2 heridos.  Capdevila ejecutó dicha comisión con 6 soldados  solamente, por lo que fue recomendado a la Superioridad.  En 1877, con 25 soldados de su compañía fue enviado con el sargento mayo Agenor de la Vega,  a  arrebatar  las  caballadas  del  cacique  Ramón,  de  los  indios  Ranqueles,  para  obligarlo  a


someterse al Gobierno.  Tuvo el mejor éxito, arrebatándoles todas sus caballadas  y sometiendo  al cacique con sus indios poco tiempo después.  Estando de guarnición en Río IV con su compañía, se produjo una gran invasión de indios que  llegó hasta  3 leguas  de aquella  ciudad; siendo  enviado Capdevila por  el  jefe interino,  teniente  coronel  Miguel E. Molina, a perseguirlos, lo que  ejecutó  hasta  hacerles  repasar la  frontera  de  Santa  Fe,  haciéndoles  abandonar  todo  el  inmenso  arreo  que  conducían.  Por  este  hecho  fue  recomendado a la Superioridad por el comandante Molina.  Ascendió a capitán el 15 de mayo de 1878, y a las órdenes del coronel Racedo hizo la campaña  en la provincia de Buenos Aires contra las fuerzas sublevadas, asistiendo al combate de Olivera,  el  17  de  junio  de  1880,  contra  el  coronel  Arias,  así  como  también,  a  las  batallas  de  Puente  Alsina  y  de  los  Corrales,  el  21  del  mismo  mes,  por  cuya  actuación  fue  ascendido  a  sargento  mayor graduado el mismo día, por el Jefe de la División,  y la Orden General impartida por  el  Presidente  de  la  República  el  27  de  junio,  ratificaba  este  ascenso  como  concedido  sobre  el  campo de batalla.  Terminada la rebelión en diciembre del mismo año fue nombrado Jefe de la  Oficina de Enganche en Río IV,  hasta  el 14 de marzo de 1882, fecha en que fue designado 2º  jefe  del  Batallón  9º  de  Infantería,  con  asiento  en  Paraná.  En  el  desempeño  de  este  cargo,  de  enero  a  agosto  de  1883  hizo  la  campaña  del  Chaco  bajo  el  mando  del  jefe  del  regimiento  coronel Francisco Bosch, y a las inmediatas órdenes del jefe del Batallón, teniente coronel Julio  Figueroa.  El 11 de julio de 1884 fue nombrado Director de la Escuela de Cabos  y Sargentos; y el 18 de  noviembre del mismo año, fue ascendido a teniente coronel y nombrado jefe del 1er batallón del  Regimiento 1º de Infantería.  A las órdenes  del Jefe de la División, general Nicolás Levalle, se  trasportó con el batallón de su mando a Concordia, con motivo de la revolución oriental,  en el  mes de marzo de 1886, regresando en abril del mismo a esta Capital.  El 8 de  febrero de 1888  fue  nombrado Jefe  de Policía  de  esta  ciudad,  en  el  ejercicio  de  cuyo  cargo  fue  ascendido  a  coronel  el  7  de  julio  del  mismo  año.  Desempeñaba  la  Jefatura  de  referencia,  cuando  estalló  la  revolución  del  26  de  julio  de  1890,  y  al  frente  de  las  fuerzas  policiales tomó parte en los combates que se libraron con este motivo, hasta que fue herido en  una pierna,  circunstancia por la cual fue retirado de la lucha.  El P. E. lo ascendió a general de  brigada el 27 de julio de 1890.  El 14 de enero de 1892 fue designado vocal de la Junta Superior de Guerra, cargo que ejerció  hasta  el 17 de noviembre del mismo año,  en que fue nombrado ayudante general del E. M. G.  del  Ejército.  Se  le  concedió  la  exoneración  el  23  de  diciembre  del  mismo  año.  Aceptada  su  renuncia, el 4 de enero de 1893 pasó nuevamente a la Junta Superior de Guerra hasta  el 26 de  julio del mismo año, en que fue nombrado Director del Colegio Militar, cargo que ejerció hasta  el 31 de agosto de 1895.  En dicha fecha fue nombrado Jefe del Estado Mayor General.  El 1º de  marzo de 1897  fue  pasado a la “Lista  de Oficiales  Superiores”.  Al año siguiente  fue  elegido  diputado  al  Congreso  Nacional,  desempeñando  con  brillo  dicho  cargo  y  figurando  continuamente  en  los  debates  que  se  suscitaron  en  la  Cámara  con  motivo  de  la  discusión  de  numerosas  leyes,  en  particular,  la  del  servicio  militar  obligatorio,  que  había  planeado  el  Ministro  de  la  guerra  coronel  Pablo  Ricchieri.  El  diputado  Capdevila  lo  combatió  con  tenacidad,  lo  que  no  dejó  de  ser  una  gran  dificultad  para  el  autor  del  proyecto,  dado  el  alto  prestigio  que  disfrutaba  el  legislador  opositor.  Pero  tan  elevados  argumentos  exteriorizó  el  Ministro Ricchieri, que su proyecto fue sancionado después de 20 sesiones agitadísimas.  El general Alberto Capdevila falleció el 15 de marzo  de 1905, cuando aún no había cumplido  medio siglo de existencia y ya tenía 15 años en el empleo de general de brigada.  Disfrutaba del uso de una medalla de plata acordada por Ley del 27 de octubre de 1881, por las  campañas  del  Río  Negro  y  Patagonia;  y  otra  de  oro  por  la  del  Chaco,  acordada  por  Ley  de  agosto de 1888.


El  general  Capdevila  era  casado  con  Antonia  del  Gaje,  hija  del  teniente  coronel  del  mismo  apellido y hermana de la que fue esposa del teniente general Ramón Jones.  El 12 de octubre de 1893 se puso en vigencia la “Táctica de Infantería” de que fue autor;  y el  Congreso votó el 25 de agosto del siguiente año, 25.000 pesos como “premio de estímulo” para  adquirir la propiedad literaria de su obra “Práctica de Infantería”.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado


16 de Abril 

Juan Ramón Balcarce 

General Juan Ramón Balcarce (1773‐1836) 

Nació  en  Buenos  Aires,  el  16  de  Marzo  de  1773,  siendo  sus  padres  el  teniente  coronel  de  Blandengues,  Francisco Balcarce o Balcarcel –natural de Barcelona­  y María Victoria Martínez Fontes.  Fue el mayor de una  familia de militares, habiendo nacido sus hermanos que siguieron su vocación en las fechas siguientes: Antonio  González, el 13 de Junio de 1774; Marcos, el 25 de Abril de 1777; Francisco, el 9 de Noviembre de 1778; José  Patricio, el 16 de Julio de 1779 y Diego, el 13 de Noviembre de 1784.  Ingresó en  el Regimiento  de Blandengues  de la  Frontera,  el  2  de  Octubre  de  1789,  ascendiendo  a  alférez  en  1793  y  a  teniente  en  1799.  Revistando  en  esta  unidad,  participó  en  1801  en  la  campaña  realizada  por  Sobremonte contra los portugueses que habían ocupado las Misiones Orientales.  En  1805  con  el  grado  de  ayudante  mayor,  fue  transferido  a  la  Comandancia General  de  Armas  de  Tucumán  donde se hallaba cuando los ingleses desembarcaron en la playa de los Quilmes.  Quiso regresar de inmediato a  Buenos  Aires  no  consiguiendo  permiso  para  hacerlo,  dirigiéndose  a  Córdoba  donde  tuvo  noticias  de  la  Reconquista.  Colaboró en la Defensa (5  y 6 de Julio de 1807) al lado de Liniers que lo  designó su ayudante.  Por Real Orden  del 9  de  Febrero  de  1808  y  en  mérito  a  los relevantes servicios  prestados al Rey,  recibió el  nombramiento de capitán de Caballería y el 8 de Noviembre siguiente el de sargento mayor del 1.  Escuadrón  de Húsares.  Activo conspirador en las reuniones previas al pronunciamiento de Mayo, ajustó su conducta a lo que hacían su  jefe  directo  Martín  Rodríguez  y  Saavedra,  votando  en  el  “Cabildo  Abierto”  del  22  de  Mayo  en  contra  de  Cisneros.  Formada la Junta presidida  por el virrey, fue uno de los jefes que más se opuso a ello,  firmando el  petitorio que se remitió al Cabildo y que puso fin a las diferencias.  Establecido  el  Primer  Gobierno  Patrio,  como  gozaba  de  la  confianza  del  presidente  Saavedra,  éste  le  encomendó dos tareas de gran responsabilidad: la primera, consistente en embarcar para Europa a Cisneros y a  varios ex­funcionarios que dejando de lado el juramento hecho tomaron contacto con el gobierno instalado en  Cádiz; la segunda, fue aún más trascendente pues se trató nada menos que de ejecutar a Liniers y a los rebeldes  cordobeses.  Ambas misiones encomendadas a Balcarce fueron cumplidas fielmente.  La  presencia  de  Balcarce  en las  dos  contingencias, respondió al  deseo  de  Saavedra de  que  no  se  cometieran  arbitrariedades y se desvirtuara lo resuelto por el gobierno.  Tal vez convenga recordar,  que Moreno propuso  “cortarles  la  cabeza”  a  los  funcionarios  españoles  comprendidos  en  el  decreto  de  extradición  y  que  Castelli  luego del drama del “Monte de los Papagayos” se retiró tocando a Balcarce dar a los “arcabuceados” en Cruz  Alta cristiana sepultura.  El  5  y  6  de  Abril  de  1811  como  lo  testificó  el  doctor  Manuel  Felipe  de  Molina,  apoyó  a  los  sediciosos.  Reorganizada  la  Junta  Grande,  se  lo  destinó  al  Alto  Perú  junto  con  el  teniente  coronel  de  Patricios  Juan  Antonio Pereyra, con la misión de conversar con los oficiales de las unidades para apaciguarlos y encauzarlos  en la disciplina.  Partió hacia el norte y al llegar a Tucumán tuvo conocimiento del desastre de Huaqui y de la  retirada general de las fuerzas hacia el Sur, desistiendo de cumplir con la misión encomendada trasladándose a  Salta.


Incorporado  posteriormente  al  Ejército,  en  Nazareno  recibió  los  restos  de  su  hermano  Francisco,  muerto  heroicamente a orillas del Río Suipacha, mientras se batía al frente de una compañía de Dragones.  Al  recibir  Belgrano  de  manos  de  Pueyrredón  el  Ejército  del  Norte,  procedió  a  reorganizar  los  mandos  y  las  unidades asignando nuevos cargos y misiones a los distintos jefes; a Juan Ramón Balcarce le tocó comandar la  Vanguardia  adelantada  en la  Quebrada  de  Humahuaca,  donde  cumplió  una  difícil tarea  poniéndose  a  prueba  todas sus aptitudes, iniciativa y valor.  Salió muy bien del paso y hasta que no se produjo el avance de la masa  del Ejército Realista con el general Tristán no abandonó la Quebrada.  El  3  de  Setiembre  de  1812,  en  plena  retirada  hacia  el  sur,  intervino  en  la  acción  de  Las  Piedras,  donde  fue  derrotado  Huici  y  el  24  siguiente  en  la  batalla  de  Tucumán  dirigiendo  la  caballería  del  ala  derecha,  se  constituyó en un factor decisivo para el triunfo.  Al  producirse la elección  de  diputados  para integrar la Asamblea General Constituyente a reunirse  en  Buenos  Aires,  conocida  posteriormente  como  la  Asamblea  del  año  13,  resultó  elegido  para  representar  a  Tucumán.  Esto lo indujo a pedir su retiro del servicio activo, para dedicarse exclusivamente a la nueva actividad.  En  1814,  ante  la  amenaza  de  una  gran  ofensiva  española  sobre  el  Norte,  fue  incorporado  nuevamente  al  servicio  activo,  nombrándosele  comandante  general  de  Milicias  de  toda  la  Campaña  puesto  en  que  se  lo  promovió a coronel.  Ostentando los entorchados de coronel mayor, fue elegido gobernador­intendente de Buenos Aires y estando en  esas funciones, derrotó el 27 de Noviembre en Paso de Aguirre a una fuerte montonera mandada por Estanislao  López.  Al organizarse en 1819 una fuerza para operar contra Entre Ríos, Santa Fe y la Banda Oriental, se lo designó  segundo comandante de la misma; el 1º de Febrero de 1820 los porteños sufrieron un descalabro en Cañada de  Cepeda, desbandándose la caballería en tanto la infantería a las órdenes de Balcarce se negó a rendirse ante el  requerimiento  de  López,  desprendiéndose  durante  la  noche  en  perfecto  orden  y  sin  bajas,  alcanzando  San  Nicolás al amanecer.  El 6 de Marzo de 1820 reemplazó a Sarratea en el gobierno porteño, abandonando el cargo a los dos meses para  expatriarse en Montevideo donde permaneció varios años.  En oportunidad de la Guerra contra el Imperio del Brasil, Dorrego lo designó el 14 de Agosto de 1827, ministro  de  Guerra  y  posteriormente,  plenipotenciario  en  Río  de  Janeiro  para  negociar  la  paz  y  remediar  los  errores  cometidos por Rivadavia en tan importante cuestión.  De vuelta a Buenos Aires, el motín del 1º de Diciembre  de 1828 lo  obligó  a refugiarse nuevamente en Montevideo a la  espera que en la capital soplaran vientos más  favorables.  Al asumir la gobernación Juan Manuel de Rosas requirió su colaboración, designándolo ministro de Guerra, a  pesar de no ser un hombre ni adicto a su persona ni a su política, pues se calificaba a sí mismo como federal­  dorreguista.  Siendo ministro salió a campaña rumbo a Córdoba, con varias unidades de infantería para reforzar las columnas  de montoneros e indios de Estanislao López amenazadas por el general Paz, dos veces vencedor de Facundo en  la  Tablada  y  Oncativo.  Las  unidades  que  llevaba  Balcarce,  tal  vez  hubieran  creado  problemas  a  Paz,  acostumbrado  a resolver las batallas mediante el empleo adecuado  de la infantería, de la cual los federales en  principio  carecían.  Las boleadoras lanzadas por  Zeballo  en  Los  Alvarez el  10  de  Mayo  de  1831, impidieron  aquella confrontación.  El  17  de  Diciembre  de  1832  asumió  nuevamente  la  gobernación  de  Buenos  Aires  elegido  por  la  Undécima  Legislatura Provincial.  Su administración fue  progresista, tratando de organizar el manejo de la cosa  pública  sobre bases jurídicas permanentes, cosa un tanto difícil en aquella época de improvisaciones y arbitrariedades.  Derogó  leyes  retrógradas,  restableció  la  libertad  de  imprenta  y  redactó  una  Constitución,  donde  fijó  responsabilidades y derechos a hombres e instituciones.  Rosas a pesar de su militancia federal, lo depuso el 11 de Octubre de 1833 con la revolución que encabezó el  general  Agustín  Pinedo,  lo  cual  lo  obligó  a  huir  de  la  capital,  estableciéndose  en  Concepción  del  Uruguay  (entonces Arroyo de la China) donde residió hasta su muerte, ocurrida el 12 de Noviembre de 1836.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.  Serrano, Mario Arturo  – Cómo fue la Revolución de los Orilleros Porteños – Buenos Aires (1972).


16 de Abril 

Regimiento de Granaderos a Caballo 

Regimiento de Granaderos a Caballo 

La  historia  del  Regimiento  comienza  juntamente  con  la  aparición  de  San  Martín  en  el  escenario  americano,  apenas  dos  años  después  del  grito  de  rebeldía  de  mayo  de  1810.  Con  fecha  16  de  marzo  el  gobierno  superior  provisional  de  las  Provincias  Unidas  del  Río de  la  Plata,  con  las  firmas  de  Chiclana,  Sarratea y Rivadavia, expide el nombramiento efectivo de José de San Martín como Teniente Coronel de  caballería y “Comandante del Escuadrón de Granaderos que ha de organizarse”, el que sería a lo largo de  la  tenaz  lucha  emprendida  contra  el  poder  real,  el  alma  y  el  cuerpo  vertebral  del  éxito  del  pronunciamiento revolucionario.  La  razón  de  la  formación  del  Escuadrón  de  Granaderos  a  Caballo  en  aquel  año  y  oportunidad  no  constituye una cuestión de mera rutina en  el planeamiento  de la estructuración de la  fuerza armada que  necesitaba el país.  Si bien las evidentes necesidades políticas del desarrollo del proceso revolucionario imponían la creación  de mayores contingentes de tropas, dada la amplitud y existencia de varios teatros de operaciones, donde  se  luchaba  encarnizadamente  con  los  realistas  la  organización  del  escuadrón  de  granaderos  tiene  un  significado especial y particular.  Para la concreción del mismo, San Martín había expuesto detalladamente ante el gobierno la necesidad de  formar  un  cuerpo  modelo,  donde  privara  la  calidad  humana  de  sus  integrantes  sobre  la  cantidad,  de  tal  manera  que  dotándolo  de  un  espíritu,  fuera  el  núcleo  de  un  ejército  disciplinado  y  moderno,  capaz  de  combatir con todas las probabilidades de éxito contra las veteranas fuerzas del rey.  Además, la aguda percepción político­militar sobre su patria, de su territorio, de sus posibilidades, de la  idiosincrasia  y  aptitudes  de  sus  habitantes,  como  de  la  extensión  de  sus  líneas  de  operaciones  le  señalaban,  sin  ninguna  duda,  la  materialización  de  esa  idea  en  un  cuerpo  de  caballería,  que  ya  en  los  campos de batalla de Europa había demostrado todo su valor y potencialidad.  Conviene acotar, como muy bien lo señala el Teniente Coronel Anschutz, en su “Historia del Regimiento  Granaderos  a  Caballo”,  la  razón  por  la  cual  aparecía  la  creación  de  una  unidad  orgánica,  sin  las  formalidades de un decreto o resolución específica.  “En  los  albores  de  nuestra  nacionalidad  –  expresa  –  era  una  modalidad  de  parte  de  los  hombres  de  gobierno,  cuando  las  necesidades  de  Estado  o  de  guerra  exigían  la  creación  u  organización  de  varias  unidades, buscar en principio a los jefes que las iban a comandar, extendiéndoles el despacho de tal en la  unidad  que  a  partir  de  esa  fecha  se  iba  a  formar.  Cada  jefe  proponía  en  una  lista  sus  colaboradores  inmediatos y aún los oficiales que conocían, o se los habían recomendado.”  Formaron en el núcleo inicial de aquel escuadrón, que sirviera de base para la integración del regimiento,  el cual puede darse por constituido como tal en mayo de 1812, los siguientes jefes y oficiales:


En  la  plana  mayor  como  Comandante  el  Teniente  Coronel  don  José  de  San  Martín;  el  Sargento  Mayor  don Carlos María de Alvear;  el Ayudante Mayor  don  Francisco Luzuriaga  y  el  Portaguión don Manuel  Hidalgo.  El escuadrón, dividido en dos compañías, estaba integrado así:  En  la  primera  el  Capitán  don  José  Zapiola,  el  Teniente  don  Justo  Bermúdez  y  el  Alférez  don  Hipólito  Bouchard. En la segunda el Capitán don Pedro Vergara, el Teniente don Agenor Murillo y el Alférez don  Mariano Necochea.  Como puede apreciarse, ya figuraban nombres que después, con el correr del tiempo, se harían ilustres en  la  historia  de  la  patria.  En  total,  el  número  de  efectivos  del  escuadrón  era  de  dos  jefes,  ocho  oficiales,  nueve sargentos, un trompeta, tres cabos y treinta y un granaderos.  Selección del per sonal  La política de selección del personal, extremadamente rigurosa en los cuadros, se extendió también al de  los reclutas, consignándose, por ejemplo, en la nota remitida al señor Doblas, con fecha 18 de agosto de  1812,  que  se  trasladase  “…  a  Misiones  con  el  objeto  de  extraer  trescientos  jóvenes  naturales  de  talla  y  robustez, con destino al Regimiento de Granaderos a Caballo al mando del teniente coronel don José de  San Martín, oriundo de aquel territorio…” …cuya intención  revelaba desde un principio  el  valor que  se  asignaba a la relación del terruño con el jefe para acrecentar el espíritu del cuerpo.  Aquella orden  no pudo cumplirse  por  varias  circunstancias, recurriéndose  a la incorporación de reclutas  de diversas provincias con un criterio de selección sumamente exigente, que tan buenos resultados daría  luego en la práctica.  La larga experiencia en la carrera de las armas había convencido a San Martín del valor imponderable del  ejemplo,  como  base  para  cimentar  la  educación  e  instrucción  de  la  tropa.  El  general  Espejo,  testigo  presencial, detalla todo este severo aprendizaje:  “Bajo este sistema, sostenido con perseverancia y hasta con vigor ­dice en sus Memorias sobre el Paso de  los Andes­ se verificó la enseñanza de todos  y cada uno de los soldados de ese cuerpo, debiendo añadir  que no  era una  enseñanza  de  mera  forma  ni que el jefe u  oficiales tolerasen  algunas pequeñas  faltas de  ejecución, no señor. No se pasaba de una lección a otra  mientras no se viera perfecta  y  bien ejecutada la  anterior.  Que  las  lecciones  enseñaban,  y  si  causa  se  observa  sin  excusa  ni  pretexto  de  ningún  género,  hasta que todas y cada una de las posiciones  y movimientos de táctica se arraigaban como hábito en los  hombres.  “Así  es  que  los  soldados  educados  en  la  escuela  de  San  Martín  eran  entonces  y  han  sido  después  un  modelo digno de ser imitados, por su gallarda apostura, sus airosos movimientos y su arrogante despejo,  tanto en las funciones militares cuanto en las civiles y sociales.  “¿Y  qué  diremos  acerca  del  aseo  personal  y  la  uniformidad  del  traje?  Sería  fatigar  la  paciencia  del  lector  explicar  las  minuciosidades  de  este  ramo;  pero  para  no  dejarlo  en  oscuridad,  baste  decir,  que  era  tan  sostenido  y  escrupuloso  su  cuidado  como  lo  había  sido  el  de  la  instrucción.  No  se toleraba una manchita en el uniforme, ni un botón no bien limpio.”  Exigente al extremo consigo mismo el Jefe del Regimiento de Granaderos estableció un código de honor  al cual debían ajustar su conducta todos los oficiales, sin excepción  y sin miramientos, con  el objeto de  preservar, juntamente con la disciplina, armazón de toda organización militar, el honor que es el alma de  todo soldado y de todo cuerpo.  Es de mucho interés transcribir la lista de los “delitos por los cuales deben ser arrojados los oficiales” por  cuanto  proyecta,  con  caracteres  firmes  y  definidos,  la  razón  de  ser  de  aquella  conducta  ejemplar  que  caracterizó  siempre  a  sus  cuadros,  en  toda  la  Guerra  de  la  Independencia,  por  la  vasta  amplitud  americana.  Se reputaban delitos:


1º Por cobardía en acción de guerra, en la que aún agachar la cabeza será reputado tal.  2º Por no admitir un desafío, sea justo o injusto.  3º Por no exigir satisfacción cuando se halle insultado.  4º  Por  no  defender  a  todo  trance  el  honor  del  cuerpo  cuando  lo  ultrajen  a  su  presencia  o  sepa  ha  sido  ultrajado en otra parte.  5º Por trampas infames como de artesanos.  6º  Por  falta  de  integridad  en  el  manejo  de  intereses,  como  no  pagar  a  la  tropa  el  dinero  que  se  haya  suministrado para ella.  7º Por hablar mal de otro compañero con personas u oficiales de otros cuerpos.  8º Por publicar las disposiciones internas de la oficialidad en sus juntas secretas.  9º Por familiarizarse en grado vergonzoso con los sargentos, cabos y soldados.  10º Por poner la mano a cualquier mujer aunque haya sido insultado por ella.  11º  Por  no  socorrer  en  acción  de  guerra  a  un  compañero  suyo  que  se  halle  en  peligro,  pudiendo  verificarlo.  12º Por presentarse en público con mujeres conocidamente prostituidas.  13º  Por concurrir a  casas de juego que no sean pertenecientes a la clase  de oficiales, es decir, jugar con  personas bajas e indecentes.  14º Por hacer un uso inmoderado de la bebida en términos de hacerse notable con perjuicio del honor del  cuerpo.  Todos estos aspectos rápidamente señalados, por otra parte muy poco conocidos o relatados muchas veces  como parcial anecdotario en los grados primarios, son, sin embargo, la razón del éxito del Regimiento de  Granaderos en su memorable campaña.  El  culto  exagerado  del  valor  y  del  honor,  la  exigencia  imposible  en  la  instrucción,  la  persistencia  constante en el duro aprendizaje físico, la férrea disciplina, el orgullo ilimitado de ser granadero, la altivez  en la mirada, en el gesto o en el hablar, fueron el basamento que cimentaba a aquellos hombres, educados  nada menos que en una misión, sin otra alternativa que la victoria o la muerte.  Las  enormes  dificultades  originadas  por  los  problemas  derivados  de  las  acciones  de  guerra  empeñadas  contra  los  realistas  como  la  rigurosa  selección  del  personal,  impuesta  por  el  propio  San  Martín,  fueron  obstáculos que impidieron en un principio la pronta organización del cuerpo.  Con fecha 11 de setiembre de 1812 se crea, por decreto, el segundo escuadrón, y el 5 de diciembre de ese  mismo año, con las firmas de Rodríguez Peña, Alvarez Jonte y de Tomás Guido como secretario interino  de Guerra, se dispone la formación del tercer escuadrón.  Hasta ese momento las comunicaciones dirigidas por el gobierno al Teniente Coronel San Martín son en  calidad  de  “Comandante  de  Granaderos  a  Caballo”,  figurando  incluso  esa  misma  denominación  en  las  listas de revistas efectuadas.  En la misma  forma como se había  procedido  al crear el Cuerpo, es recién con el decreto  ascendiendo  a  Coronel  a  San  Martín,  con  fecha  7  de  diciembre  de  1812,  que  se  usa  por  primera  vez  el  nombre  de  Regimiento.


Expresa  el  mismo,  en  su  parte  resolutiva:  “Atendiendo  a  los  méritos  del  Comandante  don  José  de  San  Martín  ha  venido  a  conferirle  el  empleo  de  Coronel  del  Regimiento  de  Granaderos  a  Caballo,  concediéndole las gracias, exenciones y prerrogativas que por este título le corresponden.”  Como lo señala el Teniente Coronel Anschutz en su estudio sobre la ubicación inicial del regimiento al no  encontrarse  decretos  u  órdenes  para  el  alojamiento  inmediato  del  primer  escuadrón  de  Granaderos  a  Caballo,  se  supone  que  al  darse  la  orden  de  su  organización  se  haya  indicado  verbalmente  al  Teniente  Coronel San Martín, que momentáneamente ocupara el cuartel de la Ranchería (Perú y Alsina).  Posteriormente, con fecha 5 de mayo de 1812, con la firma de Miguel de Azcuénaga, se ordena que… “…  queda puesto a disposición del Comandante del nuevo escuadrón de Granaderos a Caballo, el cuartel que  ocupa en el Retiro el Regimiento de Dragones de la Patria; y lo aviso a V.S. en contestación a su oficio de  ayer en que me comunica haberlo ordenado así el Superior Gobierno.”  Esta  zona  era  conocida  desde  la  época  de  las  invasiones  inglesas  como  Cuartel  del  Retiro,  siendo  su  ubicación aproximadamente la zona que bordea la actual plaza San Martín (Arenales y Maipú).  Frente al mismo Regimiento, ante la curiosa mirada de los habitantes de la zona del Retiro, se realizaban  diariamente  las  prácticas  en  el  llamado  “Campo  de  la  Gloria”  denominado  luego  de  la  Revolución  de  Mayo, como “Campo de Marte.”  No  había  transcurrido  un  año  desde  su  creación  cuando  el  3  de  febrero  de  1813  tocaría  al  regimiento  recibir su bautismo de fuego allá en San Lorenzo, a orillas mismas del Paraná.  Asociación de Gr anader os Reser vistas 

Asociación de Granaderos Reservistas de la República Argentina 

El  16  de  marzo  de  2003  se  produce  la  recreación  y  puesta  en  marcha  de  la  Asociación  de  Granaderos  Reservistas  de  la  República  Argentina,  siendo  su  impulsor  el  Cnel.  Hernán  Gustavo  Jesús  Prieto  Alemandi, Jefe del Regimiento de Granaderos de aquel momento.  Nuclea a todos aquellos ciudadanos  que cumplieron el servicio  militar obligatorio  o  voluntario en dicha  unidad del Ejército argentino. Son hombres de todas las edades que se sienten orgullosos de la tradición  sanmartiniana de ese cuerpo organizado y comandado por el Padre de la Patria.  Entre las actividades que cumple esa Asociación se destaca la ayuda mutua y solidaridad con camaradas  de  todas  las  clases  que  pasaron  por  el  legendario  regimiento.  Celebran  las  glorias  conquistadas  y  asimismo editan publicaciones referidas a estos temas. Se han difundido por todo el país y se los ve en las  celebraciones patrias luciendo el birrete de soldados y las insignias del cuerpo custodia del Presidente de  la Nación.


Mar cha de los Gr anader os Reser vistas 

¡Granaderos Reservistas!  Orgullosos de la Nación  Los templaron las conquistas  Del servicio a su escuadrón.  Hoy sus hijos y sus nietos  Bravíos los ven pasar  Y recuerdan asombrados  Relatos de años sin par.  ¡Granaderos Reservistas!  Escolta Presidencial  Son custodios de los valores  Que San Martín nos supo legar.  Hoy la Patria agradecida  Homenaje a su tesón  Reincorpora Reservistas  Y enciende el corazón.  Desfilan con hidalguía  Y al volver la vista atrás  Camaradas y alegrías  Los vuelven a emocionar.  Letra: Horacio Formica  Música: Capitán Antonio Troncoso 

Fuent e:  Leoni, Luis – Historia de una epopeya – Instituto Nacional Sanmartiniano  Urueña, Pedro Alberto – Asociación de Granaderos Reservistas de la República Argentina


16 de Abril 

Batalla de Las Acollaradas 

Gral. José Ruiz Huidobro (1802‐1842) 

En las primeras décadas del siglo pasado, los gobiernos de San Luis hicieron todo lo posible por  amortiguar los efectos producidos por la terrorífica fama del indio, que angustiaba a los pueblos  del  interior  de  la  provincia.  Se  concluyeron  tratados  de  paz  con  los  principales  caciques;  se  establecieron  nuevos  fuertes  avanzando  la  línea  de  las  fronteras  y  durante  un  tiempo  hubo  intercambio  de  emisarios  que  venían  de  las  tolderías  o  que  iban  a  ellas  en  misión  de  paz  y  amistad, realizando al mismo tiempo algún intercambio comercial.  Con todo, 1827 fue el año de alarma pues se tuvo noticias  de que en el desierto se preparaban  nuevas  empresas  de asolamiento, a las  que no  eran ajenos  algunos  cristianos  complicados con  los  indios  de éste  y  del  otro lado de la  cordillera  y  en las  que participarían bandidos  de negra  fama,  como  los  cuatro  hermanos  Pincheira  (Antonio,  Pablo,  Santos  y  José  Antonio),  cuyos  instintos de rapiña y sangre superaban a los de los más brutales hijos del desierto. (1)  También se supo que Painé, gran cacique de Leuvucó y sus sanguinarios capitanejos aliados con  los  del  implacable  araucano  Yanquetruz,  serían  los  conductores  de  las  proximidades  de  las  próximas invasiones.  Conocidos  estos  pormenores  y  considerando  la  impiedad  con  que  actuaban  los  agresivos  caudillos máximos de las legiones invasoras, un hálito de pavor e impotencia sacudió la fibra de  los gobernantes y del pueblo de San Luis, que hasta ese instante no vislumbraban la más pálida  ilusión de paz y seguridad.  La  sola  mención  de  los  nombres  de  Painé,  Yanquetruz,  Baigorrita,  Epugner  Rosas,  Pichón  y  otros  tantos  especímenes  del  hampa  selvática,  o  de  los  Pincheira,  Puebla,  Carmona,  Besoain,  Salvo  y  otros  bribones  de  su  estirpe,  cuya  deshumanizada  crueldad  era  proverbial,  ponía  los  pelos  de  punta  y  la  piel  de  gallina  a  todo  el  mundo  inclusive  a  los  que  llegado  el  caso  eran  capaces  de  luchar  con  una  bravura  y  coraje  que  los  hacían  dignos  del  mayor  respeto  y  admiración.  Las  noticias  alarmantes; las  reuniones  para  discutir  medidas  defensivas;  los  preparativos  y los  sondeos  llevados  a  cabo  con  más  o  menos  ingenio  de  uno  y  otro  lado;  las  decisiones  del  gobierno,  todo  generaba  una  atmósfera  saturada  de  signos  de  desconfianzas  y  alarmas,  agravadas  por  las  tremendas  imprudencias,  como  aquellas  expediciones  de  Anzorena  y  los  hermanos Lucero que dieron lugar a la siniestra venganza que los salvajes llevaron a cabo en la


Laguna del Chañar o como la inexplicable derrota sufrida por la fuerzas interprovinciales en las  cercanías del Morro.  Así llego a las vísperas de 1833, época en la que los malones menudeaban en una extensa zona  de la provincia.  Los indios atacaban con la mayor impunidad a los  vecindarios que no podían  ser socorridos porque las fuerzas se agotaban en marchas y contramarchas sin poder reprimir ni  escarmentar a los  innumerables  guerreros  cobrizos  que actuaban simultáneamente  en  distintos  lugares.  No  era  diferente  la  situación  que  soportaban  otras  provincias;  la  movilización  de  las  confederaciones  indígenas  abarcaba  en  esos  momentos  desde  los  contrafuertes  cordilleranos  hasta el corazón del país, sin que quedase libre de sus depresiones el centro y sur de la provincia  de Buenos Aires.  En tan graves circunstancias los gobiernos de Mendoza, San Juan, Córdoba y Buenos Aires, se  dirigieron al de San Luis con alentadoras promesas  y ofrecimientos (2) referidos a la campaña  de  1833,  en  la  cual  la  Pampa  Central  y  San  Luis  serían  campo  de  acción  de  la  División  del  Centro comandada por el general José Ruiz Huidobro (3), sobre quien Facundo Quiroga había  de volcar después este juicio harto despectivo: “¿Qué caballos van a bastar para un General que  viaja, y expediciona en galera?…¡Generales de papel, a la moda, a la extranjera!”. (4)  Pese a las  catilinarias  del jefe  nominal  de la División del Centro (5),  el aporte puntano  fue  de  115 fusileros, 128 dragones y 19 artilleros que integraron el escuadrón “Dragones de la Unión”  a las ordenes del valiente capitán Prudencio Torres, el mismo que dos años antes, en marzo de  1831, había mancillado su honor militar con la traición de Río IV (6), mancha de la que jamás  pudo  rehabilitarse  aunque  en  más  de  una  oportunidad  volvió  a  destacarse  por  su  valor  y  heroísmo.  La  división  del  centro  compuesta,  además  de  las  fuerzas  puntanas,  por  el  Regimiento  de  Auxiliares de los Andes de Buenos Aires al mando del bravo coronel Pantaleón Argañaraz, por  el batallón de Defensores de Mendoza a cuyo frente se encontraba el coronel Lorenzo Barcala y  por  el  regimiento  de  Dragones  Confederados  de  Córdoba,  al  mando  del  aguerrido  coronel  Francisco  Reynafé,  a  mediados  de  febrero  se  movió  desde  el  fuerte San  Carlos  de  Mendoza,  buscando  camino que  debía  conducirlo  al  corazón  del  imperio  ranquelino  asentado  sobre  los  campos de Leuvucó, Poitahué y Trenel. (7)  El 16 de marzo los  expedicionarios se enfrentaron,  al sud de las lagunas Las  Acollaradas, con  los  lanceros  indígenas  que  conducían  al  campo de batalla los  poderosos  caciques  Yanquetruz,  Painé, los tres hijos  de éste, Pichín, Pailla y Rulco, Eglans  y Calquín.  Los  caudillos indígenas  habían  resuelto  salir  al  encuentro  del  ejército  expedicionario,  decisión  que  demostraba  la  importancia que asignaban  a la  expedición  cristiana  y las  ventajas  que se proponían sacar  del  encuentro eligiendo el terreno en que querían maniobrar y alineando mil de sus mejores lanceros  cuidadosamente escogidos y guiados por sus más hábiles y aguerridos jefes.  “Junto a  dos  lagunas  próximas  entre sí ­comenta Franco­ llamadas  Las  Acollarada,  tuvo lugar  un entrevero que resultó más largo y sangriento que una batalla y quedó sin decidirse a favor de  nadie.  La  verdad  es  que  el  encuentro  de  Las  Acollaradas  fue  muy  duro  para  los  indios  y  no  demostró, ni mucho menos, que Huidobro fuese más inepto que las docenas de jefes que antes y  después de él salieron malparados ante las lanzas emplumadas”. “Por otro lado, si bien es cierto  que el comandante Delgado, por orden de Rosas, invadió las tierras ranquelinas, también lo es  que no logro estrecharle el cerco ni menos la mano al más difícil de los caciques…” “…y al año  siguiente Yanquetruz llevaba sobre los pueblos de San Luis la más araucana de las invasiones”.  Ahí se realizó unos de los encuentros más sangrientos entre los librados en la tenaz lid con los  indios, cuya fama de guerreros indomables quedó confirmada una vez más como lo fue la de los  valientes saldados de la civilización.


Duro  fue  el  trance.  Durante  seis  horas  los  bárbaros  llevaron  carga  tras  carga  sobre  los  regimientos de los cristianos obligándolos a echar pie tierra y a recurrir a todas las reservas para  evitar la derrota.  Barcala, Argañaraz, Torres y Reynafé lucharon con coraje inaudito y el mismo  Ruiz  Huidobro  demostró  que  el  amaneramiento  de  sus  refinadas  costumbres  (8),  no  era  incompatible con  el  coraje  y  valor  con  el que  era  capaz de  conducirse  frente al peligro.  A su  golpe de vista y a su decidida acción se debió la derrota de los adalides ranqueles y sus pujantes  legiones. (9)  En el terreno de la lucha, certificando el bravío encuentro, quedaron ciento sesenta cadáveres  e  innumerables  heridos del bando aborigen  y entre ellos los  de los tres hijos  de Yanquetruz: los  cristianos sufrieron  cincuenta y una bajas  entre muertos  y heridos. Los  indios se retiraron pero  no vencidos.  Los expedicionarios, faltos de medios de movilidad y de alimentos, emprendieron el camino de  retorno  sin  haber  cumplido  su  objetivo  de  ocupación  del  desierto,  en  el  que  a  poco  andar  se  perfilarían  de  nuevo  las  hercúleas  y  endemoniadas  siluetas  de  Yanquetruz,  Painé  y  sus  capitanejos aterrando a los pueblos que se habían alucinado con el triunfo de Las  Acollaradas,  pensando que  el  horizonte  estaba  definitivamente  despejado.  En  cambio,  la  cruel realidad les  haría  ver  que  aquel  no  era  más  que  uno  de  los  eslabones  de  la  larga  cadena  forjada  con  el  sacrificio y la sangre de los hijos de Cuyo.  Refer encias  (1) Don Régulo Martínez en carta dirigida al general Mitre el 18 de noviembre de 1864,  entre  otras cosas le decía: “He sido compañero de viaje del sargento Luengo quien en el momento que  teníamos los indios a la vista me decía: “Yo no me aflijo porque no será extraño que entre esos  indios venga alguno de los nuestros, de los doscientos que allí tenemos”.  (Archivo Mitre, tomo  XXIV, página 198).  (2)  El  doctor  Alfonso  G.  Hernández,  asigna  a  San  Luis  la  iniciativa  de  la  expedición  de  la  División  del  Centro  y  recuerda  el  convenio  efectuado  entre  Mendoza  y  San  Juan  que  ha  comunicado al gobierno de San Luis informándole entre otras cosas que “han encomendado la  guerra contra los salvajes del sud, al hijo de la victoria, al Excmo. Brigadier General Don Juan  Facundo Quiroga,  encargándole la invitación a la demás  provincias  y sometiendo sin  reservas  los recursos con que cuentan y que le facilitan hasta tocar la línea de lo imposible”.  (Anales del  1er Congreso de Historia de Cuyo, año 1938, tomo VIII, página 237).  (3) El ala derecha actuaría bajo las órdenes  del general José Félix Aldao  y la izquierda bajo el  mando personal del general Juan Manuel de Rosas.  (4)Llevaba en esa campaña todo el lujo y fausto de un general francés del Imperio.  Viajaba en  galera,  con  grandes  equipajes  para  el  guardarropa,  cocina,  etc., etc.  Su secretario  en  campaña  entonces, Don Jacinto Ferreyra,  nos  contaba a su regreso,  como una muestra de ese exceso de  afeminado  refinamiento,  que  el  dicho  general  mudábase  todos  los  días,  y  llevaba  a  la  mano  pañuelo  de batista.  Sus  comidas  eran  verdaderos  banquetes  cotidianos.  Lo seguían  hasta  allí,  los que componían su cohorte de placer, el poeta don Carmen José Domínguez, sanjuanino,  el  músico Arizaga y algunos bufones”.  (Damián Hudson: “Recuerdos históricos sobre la provincia  de Cuyo”, tomo II, página 359).  (5) Facundo remitió una áspera e intemperante nota al gobierno de San Luis, la que se ha  publicado en el libro “La guerra con el indio en la jurisdicción de San Luis”, página 393, y cuyo  original se encuentra en el archivo particular del señor Antonio Santamarina.  (6)  Prudencio  Torres:  Guerrero  de  constitución  hercúlea  y  mentalidad  paradojal.  En  su  vida  aparecen  los  gestos  que  lo  destacan  por  su  heroísmo  y  los  que  lo  denigran  por  su  vileza.  En  Maipú  salvó  la  vida  del  coronel  Zapiola  exponiendo  su  propia  vida.  Hizo  las  campañas  de  Chile,  Perú  y Brasil  en  las  que  conquistó  legítimos  laureles.  Combatió  a  las  órdenes  de  San  Martín, Suárez, Paz, Pringles y Lavalle.  Enrolado en las filas de Rosas lo traicionó pasándose a


los  unitarios  a  los  que  traicionó  defeccionando  de  los  defensores  de  Río  IV,  para  ponerse  al  servicio de Facundo Quiroga que pudo por esta repugnante acción apoderarse de dicho bastión.  Después luchó bizarramente en “Rodeo del Medio”,  “Ciudadela” y “Las Acollaradas”.  Estuvo  aislado en Bolivia y Chile con Pedro Echagüe  y más  tarde apareció en el sitio de Montevideo  acreditando una tercera traición al combatir contra las huestes de Rosas que comandaba Manuel  Oribe.  “Allí,  ­dice  Biedma­  defendiendo  la  causa  que  se  había  aislado  dentro  del  perímetro  marcado  por  las  murallas  de  la  Nueva  Troya,  cayó  el  17  de  julio  de  1843,  con  el  pecho  atravesado por una bala que le dobló la rodilla, rodando a la tumba envuelto en las penumbras  de la  muerte  y  de su propia  vida”.  (Juan José Biedma: “Pringles”.  Nicolás  Jofré:  “Los  cuatro  hermanos Videla”, en Revista de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza, Tomo VII, página  75).  (7) Argañaraz, pertenecía a las  fuerzas  de Buenos  Aires.  Reynafé evitó, fugando a tiempo, su  fusilamiento  por  complicidad  con  la  muerte  de  Facundo  Quiroga.  Murió  en  la  acción  de  Cayastá  en 1840.  Barcala, nació en Mendoza en 1795.  Hijo de esclavos lo fue también en su  primera edad.  Fue soldado del Batallón de Cívicos Pardos de Mendoza, ascendido a alférez en  1820.  Luchó  contra  José  Miguel  Carrera  obteniendo  su  ascenso  con  el  Escudo  de  Honor,  incorporándose a Granaderos  con el grado de capitán.  Participó en la revolución que en 1824  derrocó al gobernador Albino Gutiérrez y actuó al lado de Aldao para reponer al gobernador de  San  Juan  doctor  Salvador  María  del  Carril.  Tomó  parte  en  la  batalla  de  “Las  Leñas”  y  en  la  campaña  del  Brasil  conquistó  el  grado  de  teniente  coronel.  Acompañó  al  general  Paz  en  la  expedición  a  Córdoba  en  1832.  En  San  Roque  reorganizó  el  Batallón  “Cazadores  de  la  Libertad”.  Paz lo mandó a Mendoza para afianzar el triunfo de Oncativo.  En Ciudadela cayó  prisionero  pero  Facundo  respetó  su  vida  designándolo  su  edecán,  cargo  que  aceptó  con  la  condición de que no pelaría contra el partido unitario.  En 1833 tomó parte en la expedición al  desierto como jefe del batallón “Defensores”.  Muerto Quiroga se trasladó a San Juan tomando  parte en la revolución contra Aldao: delatado fue tomado preso por Yansón y entregado a Aldao  que  lo  hizo  fusilar  sin  más  trámite  en  1835.  Se  lo  llamaba  el  “Coronel  Negro”  y  gozaba  de  predicamento en la clase pobre y entre los gauchos y era venerado por la gente de color.  (8) Gálvez, en su historia novelada del general Quiroga pone en boca de uno de los oficiales de  la  División  estas  palabras  pronunciadas  después  del  combate  de  “Las  Acollaradas”:  “¡Qué  se  puede esperar de un gallego!  Y de un hombre que ha sido cómico de teatro.  Ya lo hemos visto.  Pura  ostentación.  ¿A  quién  se  le  ocurre  ir  a  pelear  contra  los  indios  llevando  tantas  paqueterías?  Tiene  más  camisas  él  solo  que  todos  nosotros  juntos.  Y  siempre  oliendo  a  perfume,  como las  mujeres…  Y  en  esa  galera tapizada,  y  ese lujo…  no pega  compañeros  en  Huinca Renancó”,  y concluía al fin reconociendo sus  méritos: “Pero el gallego estuvo bien en  ese  combate.  Fue  valiente  y  organizó  con  habilidad la defensa  y  el ataque”.  (Manuel  Gálvez:  .”El General Quiroga”, página 212).  (9) Zeballos lo juzgó justicieramente afirmado: “Sostuvo dos combates  formales con los indios  ranqueles,  que  se  presentaban  sobre  el  campo  de  batalla  en  grandes  masas  y  se  batían  valientemente.  El primero  acaeció  en  la  laguna  de  Las  Leñitas,  donde  los  cordobeses,  con  el  coronel Reynafé a la cabeza, se desbandaron  y huyeron cobardemente dejando al general Ruiz  Huidobro  con  su  bravo  regimiento  de  “Auxiliares  de  los  Andes”,  en  lucha  tenaz  con  tres  mil  indios implacables”.  “Tan comprometido estuvo el regimiento que el general mandó echar pie a  tierra  y  formar  cuadro,  obteniendo  una  victoria  completa  sobre  los  bárbaros  que  huyeron  dejando  un  número  considerable  de  muertos.  A  pesar  de  la  deserción  de  los  auxiliares  cordobeses  el general Ruiz Huidobro siguió su marcha avanzando sobre el Cuero, pero en Las  Acollaradas fue detenido por otro ejército ranquel de más de tres mil lanzas y se vio obligado a  dar una desigual batalla.  Así mismo se condujo con tal pericia y con tal denuedo, que obtuvo el  más completo triunfo, haciendo al enemigo una enorme mortandad”. (“Conquista de quince mil  leguas”)  Fuente: Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Pastor, Reynaldo A. – San Luis, su gloriosa y callada gesta (1810­1967) – Buenos Aires (1970).


16 de Abril 

Pedro Molina 

Nació  en  la  ciudad  de  Mendoza  el  29  de  junio  de  1781,  siendo  sus  padres  Francisco  Javier  Molina y Josefa de Sotomayor, ambos descendientes de familias acomodadas y respetables.  Se  educó  en  Chile,  pero  sus  progenitores  y  quizás  también  sus  propias  inclinaciones,  lo  habían  dedicado a las tareas rurales, atendiendo la industria agrícola de sus propiedades; funciones que  lo apartaron de las aulas universitarias, por las que no se sentían particularmente inclinados los  argentinos de aquellas épocas borrascosas, solicitados por la necesidad de la defensa personal y  el  afán  de  enriquecimiento.  “Persona  honrada  –dice  Hudson  refiriéndose  a  pedro  Molina­  de  conocida integridad.  Como la  mayoría  de los jóvenes  de  entonces,  con  fervoroso  entusiasmo  abrazó la  causa  de la  emancipación  nacional.  El  15  de  diciembre  de  1812  empieza  a  actuar  como  capitán  de  la  2ª  compañía de “Cívicos Blancos” de Mendoza, cargo que aún ejercía tres años  después, cuando  San Martín organizaba el Ejército de los Andes.  En  1813  fue  miembro  del Cabildo,  distinguiéndose  por  sus  ideas  progresistas. Fue uno  de  los  decididos partidarios  y  cooperadores  en la formación de aquel Ejército.  Molina  fue uno de los  firmantes  del  acta  de  protesta  que  el  Cabildo  de  Mendoza,  en  sesión  extraordinaria  del  21  de  febrero  de 1815,  labró contra  el Director Supremo  general Alvear,  desacatando  el decreto que  expidiera destituyendo a San Martín del cargo de gobernador Intendente de Cuyo, y nombrando  en su lugar al teniente coronel Gregorio Ignacio Perdriel.  Repuesto  San  Martín  en  la  gobernación  intendencia,  prestó  especial  atención  a  la  buena  instrucción de la guardia cívica, desempeñando Molina las funciones de 2º jefe de su batallón,  puesto  en  el  cual  prestó  eficiente  concurso  a  la  tarea  patriótica  en  que  con  tanto  empeño  se  abocaron las provincias de Cuyo.  En 1815 formó parte de la Junta de Guerra.  Alcalde  de  1er  voto  en  1817,  ligó  su  nombre  a  la  erección  y  organización  del  Colegio  de  la  Santísima  Trinidad  de  Mendoza,  cuya  apertura  se  verificó  el  17  de  noviembre  de  aquel  año;  instituto  de  ciencias, especialmente  exactas  y prácticas  que  fue  un  modelo  en  su género,  tanto


por  el  local  en  donde  se  estableció,  como  por  la  reglamentación  de  su  plan  de  estudios  y  disciplina.  Al reorganizar  el  gobernador Luzuriaga las  milicias provinciales, Pedro  Molina  fue  designado  sargento  mayor  del  Batallón  “Cívicos  Blancos”,  y  en  abril  de  1820  ya  era  teniente  coronel­  comandante del cuerpo.  Por su cooperación en la empresa restauradora de Chile, el general San  Martín lo condecoró con la medalla de oro de Chacabuco y el cordón de Maipú.  A  fines  de  octubre  de  1821  fue  elegido  gobernador  de su  provincia,  nombramiento  que  se  le  comunica por la Honorable Junta  el 21 de enero del año siguiente,  y el día 23 del mismo mes  Molina firmaba resoluciones en aquel carácter.  En  su  gestión  gubernativa,  que  duró  hasta  el  29  de  abril  de  1824,  el  ya  coronel  Molina  fue  acompañado  sucesivamente  en  el  carácter  de  ministros  secretarios  por  el  licenciado  Pedro  Nolasco Videla y el presbítero José Andrés Pacheco de Melo.  Uno de sus primeros  actos  de gobierno fue el establecimiento de la “Sociedad Lancasteriana”,  cuya  misión  principal  era  propagar  los  colegios  de  primeras  letras  para  ambos  sexos  por  el  sistema  de  Lancaster,  considerado  el  mejor  de  la  época,  en  Europa  y  Estados  Unidos.  Esa  misma Sociedad tuvo a su cargo una imprenta por medio de la cual se editaban con esmero los  textos  para las  escuelas.  Fomentó,  igualmente,  la biblioteca pública,  creada  mediante  crecidas  donaciones  de  libros  y  de  sumas  de  dinero  de  los  ciudadanos  y  como  más  de  200  volúmenes  obsequiados por el general San Martín desde Lima.  Se dio el mayor impulso al Colegio de la Santísima Trinidad, colocando en la dirección al Dr.  Juan  Crisóstomo  Lafinur,  puntano,  filósofo  y  poeta;  creándose  también  una  junta  de  literatos  protectores  de  aquélla  institución,  compuesta  por  los  licenciados  Manuel  Ignacio  Molina,  Manuel L. Calle y doctores pedro Nolasco de Ortiz y Francisco Delgado.  El 15 de junio de 1822 apareció el primer número del “Registro Ministerial”, periódico  oficial  semanal para la inserción y compilación de las leyes y decretos del Estado, siendo su director el  mencionado  Dr.  Lafnur.  También  se  publicó  “El  Verdadero  Amigo  del  País”,  cuya  aparición  tuvo lugar  el 23  de  mayo  de 1822,  continuando su publicación  hasta  el 18 de  enero  de 1824;  periódico  que  se  ocupó  de  agricultura,  comercio,  industria,  poesía,  historia,  leyes,  policía,  geografía,  ciencias  económicas,  etc.;  y  en  él  aparecieron  la  mayor  parte  de  los  documentos  interesantes  relativos  a  la  expedición  libertadora  al  Perú;  siendo  también  su  redactor  el  Dr.  Lafinur,  con  la  colaboración  del  Dr.  José  María  Salinas  y  los  señores  Nicolás  Villanueva  y  Agustín  Delgado.  Tanto  este  periódico,  como  el  “Registro  Ministerial”  se  editaron  en  la  imprenta de la “Sociedad Lancasteriana”.  Se  promovió  la  construcción  de  un  teatro  que  dirigió  el  artista  dramático  Ambrosio  Morante,  llegado a Mendoza a fines de 1822, procedente de Buenos Aires y en el cual se daban funciones  organizadas por aficionados, los días festivos.  Se fomentó el comercio y las industrias minera y  agrícola; el sabio naturalista escocés Juan Guilles introdujo los primeros gusanos de seda que se  cultivaron en Mendoza, los que no dieron, sin embargo, el ventajoso resultado que produjeron  25 años después, a impulso de Tomás Godoy Cruz, importándose la “morera multicaulis”.  Se  aumentó  el  número  de  diputados  a  la  Legislatura.  El  2  de  agosto  de  1823,  el  gobernador  Molina promulgó la Ley sancionada el 5 de julio, sobre amonedación de oro y plata de cordón,  en la Casa de Moneda de Mendoza, según el modelo de la nacional en su peso, ley, diámetro  y  signo; llevando las iniciales de “Mendoza”.  En esta forma se trató de calmar el mal existente en  la provincia por la resolución tomada anteriormente por la Legislatura, extinguiendo la moneda  provincial  y  mandándola  cambiar  por  la  nacional  con  la  pérdida  de  un  12%  para  sus  poseedores.  El 23 de noviembre de 1822 había sido inaugurado el cuño para amonedar pesetas


y  cuartos  de  plata  cortada,  sistema  que  permitió  la  fácil  falsificación  de  la  moneda  de  aquel  cuño, por lo que debió ser reemplazado por el modelo nacional, como se expresa más arriba.  El gobernador Molina cooperó con hombres  y los  elementos de guerra que pudo proporcionar  Mendoza dentro de su extraordinaria escasez de recursos, a la formación de la División Auxiliar  del  Perú  que  organizó  en San Juan  el  general  Pérez  de  Urdinenea,  destinada a  colaborar  en  la  guerra  emancipadora  de  aquel  país;  División  de  la  que  fue  segundo  jefe  el  entonces  teniente  coronel José María Paz.  Por decreto del 16 de marzo de 1822, Molina designó a Tomás Godoy Cruz, diputado cerca de  la provincia de Buenos Aires, para representar al gobierno de la misma “la necesidad de formar  un  Congreso  general  de  todos  los  pueblos  de  la  Unión  y  propender  a  su  verificativo”.  El  representante  mendocino  tenía  también  que  tratar  otros  asuntos  de  interés  comercial  para  su  provincia.  Pero  la  misión  no  dio  resultado,  y  el  30  de  julio  de  aquel  año,  Godoy  Cruz  daba  cuenta de su fracaso y la inutilidad de su permanencia en Buenos Aires.  A instigación del gobierno de esta última provincia, Molina celebró el 22 de agosto de 1822, en  el  paraje  llamado  “San  Miguel  de  las  Lagunas”,  una  entrevista  con  los  dos  gobernadores  y  diputados representantes de San Luis y San Juan, para tratar sobre la reconstitución política de  estas  dos  provincias  y  la  de  Mendoza  en  la  antigua  de  Cuyo;  tratado  que  no  se  cumplió,  sin  embargo, por las sugestiones de la facción opositora de la misma Mendoza al restablecimiento  de la unión nacional, bajo el sistema al favor del cual trabajaba ya aquel mismo gobierno.  Bajo el gobierno de Molina, el 6 de agosto de 1822, la Legislatura en su sesión de aquella fecha,  dio origen a la “Ilustrísima Cámara de Justicia”, de Mendoza, como Tribunal de Apelaciones, el  poder judicial más alto de la Provincia.  Cumpliendo  con los  deseos  del  gobierno  de Buenos  Aires,  manifestados  por  circular del  2  de  febrero  de  1823,  enviada  a  todas  las  provincias,  mandó  seis  jóvenes  de  conocidos  talentos,  a  esta Capital, a cursar estudios eclesiásticos y de ciencias físicas y morales.  También  efectuó  gestiones  tendientes  a  la  realización  de  una  campaña  interprovincial  de  carácter nacional, contra los indios, y al efecto, se dirigió al gobierno de Buenos Aires, el 8 de  enero  de  1823,  proponiéndole  tal  procedimiento  por  parte  de  todas  las  provincias  que  tenían  fronteras limítrofes  con los salvajes, para batirlos, destruirlos o desterrarlos  definitivamente de  sus  inmediaciones  y  conquistar,  por  segunda  vez,  la  libertad  del  país;  proponiendo  contribuir  con  mil  hombres  para tal  campaña.  Buenos  Aires  contestó  el 22 del  mismo  mes  aceptando la  propuesta,  y  comunicando,  que  como  los  indios  habían  asolado  las  fronteras  de  Santa  Fe,  se  había convenido con esta provincia iniciar la expedición el 1º de marzo; que la División Buenos  Aires, fuerte de 3.000 hombres, partiría de la Guardia del Monte; mientras que la de Santa Fe,  formada  por  1.000  soldados,  saldría  de  la  Guardia  de  Melincué  el  mismo  día.  Pero  el  plazo  angustioso concedido a Mendoza para participar de la campaña motivó al gobernador Molina su  nota del 8 de febrero, en la cual expresaba su pesar de que San Luis y Córdoba no hubiesen sido  invitadas  a  participar  en  la  expedición,  causa  por  la  cual,  Mendoza  se  vería  completamente  separada  de  las  otras  dos  divisiones,  y  en  este  caso,  las  pocas  fuerzas  que  marcharían  a  expedicionar  contra  un  enemigo  muy  superior  en  número,  se  verían  abocadas  a  una  muerte  segura,  alejadas,  como  se  encontrarían, por  más  de  200  leguas,  de  las  fuerzas  combinadas  de  Buenos Aires y Santa Fe.  Molina  se  contrajo  a  fortificar  la  frontera  de  Mendoza  para  defenderla  de  los  estragos  que  causaban  las  incursiones  de  los  salvajes  de  la  Pampa.  Sometida  por  aquél  a  la  Legislatura  mendocina la convención preliminar de paz que el gobierno de Buenos  Aires  celebrara el 4 de  julio de 1823 con los señores  Antonio Luis Pereyra  y Luis de la Robla, encargados por el Rey  de España; Molina comunicó al gobierno porteño la aprobación de aquella Legislatura para que


se  nombrase  un  representante  ante  la  Corte  de  Madrid,  que  ejecutase  un tratado  definitivo  de  paz, amistad y comercio entre estas provincias y España.  El 1º de marzo de 1824, con autorización de la Legislatura, contestó a la pregunta formulada por  el  gobierno  de  Buenos  Aires  al  respecto,  de  que  esta  Capital  debía  ser  la  sede  del  futuro  Congreso General Constituyente, como efectivamente sucedió.  A fines de enero de 1823 también se realizó un censo en la provincia, el que arrojó poco más de  20.000 habitantes y mil quinientas casas en aquélla.  No  obstante su progresista administración,  el  malestar existente por la  mencionada sustitución  de la moneda provincial por la nacional motivó la presentación de varias denuncias por parte del  gobernador Molina, hasta que el 29 de abril de 1824, el Cabildo, escuchando el pedido popular  formulado por una junta encabezada por el Dr. Juan Agustín Maza que exigía la separación de  aquél de su cargo, resuelve someter a la consideración de la Legislatura, la renuncia de Molina y  la elección popular del Dr. Maza para gobernador.  Pero desconocido éste en sus funciones por  aquella corporación, presentó su renuncia el día 30, por falta de apoyo de las fuerzas.  Hasta el 7  de  mayo  del  mismo  año  ejerció  el  mando una  comisión  de  cinco  miembros  del Cabildo,  y  en  esta última fecha, Molina fue repuesto en el mando por la H. Sala de Representantes.  Se  restablece  así  el  orden.  “Molina  gobierna  de  nuevo  con  la  discreción  y  templanza  que  lo  caracteriza –dice Silvestre Peña y Lillo en su magnífica biografía de “El gobernador Don Pedro  Molina”, aparecida en 1937­ y conseguido el desagravio que buscaba, por los desmanes de que  fuera  víctima,  sin  ejercer  venganzas  contra  los  que  lo  agraviaron,  se  prepara  para  retirarse  nuevamente y en forma definitiva del cargo de gobernador, por su propia voluntad”.  El  3  de  junio  presenta  a  la  Legislatura  para  su  aprobación,  los  sueldos  que  ha  fijado  como  gratificación para los comandantes del 1º y 2º Tercio de Infantería y al interino de Artillería; y al  día siguiente presenta su renuncia fundada en la necesidad de atender sus intereses particulares y  en  que  persiste  el  estado  de  convulsión,  “como  lo  demuestran  los  pasquines  y  diarios,  dice  “Peña y Lillo, llenos de desvergüenzas contra las autoridades, y las reuniones seretas de que se  encuentra informado”.  Pide a la Sala acepte su renuncia, pues en caso contrario la reiterará cada  día  y  cada  hora.  En  consecuencia,  es  elegido  por  aquella  corporación,  el  general  Albino  Gutiérrez,  el  vencedor  de Carrera  en  “Punta  del Médano”.  Molina se retira  de las  actividades  políticas  para  dedicarse  a  las  tareas  rurales,  después  de  haber  enajenado  su  estancia  de  Uspallata, con las minas que explotaba en aquellos momentos.  Producida  en  Mendoza,  el  10  de  agosto  de  1829,  la  revolución  que  encabezó  el  coronel  Juan  Cornelio  Moyano  que  derrocó  al  gobernador  Juan  Reje  Corvalán  colocando  en  su  lugar  al  general Alvarado, el coronel Aldao, que convalecía de una grave herida en San Luis, se puso en  marcha  inmediatamente  sobre  su  provincia  natal  operando  en  combinación  con  los  generales  Quiroga y José Benito Villafañe; siendo además poderosamente auxiliado por sus hermanos los  coroneles José  y Francisco Aldao que,  depuestos  y presos por Moyano habían sido dejados en  libertad  por  el  general  Alvarado.  Del  20  al  21  de  agosto  llegó  José  Félix  Aldao  a  Corocorto  (hoy Villa de la Paz) y el día 24 tuvo una entrevista con el general Alvarado en la posta de Las  Catitas, en la que logró el primero infiltrar una peligrosa confianza en el último, sirviendo esto  solamente para permitir a Aldao robustecer sus tropas.  Las  fuerzas  de  Aldao  se  encontraron  con  los  rebeldes  en  el  Pilar,  lugar  distante  5  millas  de  Mendoza, combatiéndose las jornadas del 21 y del 22 de setiembre de 1829.  Aldao sabía que las municiones de sus adversarios debían agotarse después de un consumo tan  elevado,  y  sus  propios  soldados  se  parapetaban  detrás  de  murallas  y  tapias.  Finalmente  una  comisión  de  sacerdotes  se  aproximó  al  lugar  del  combate,  logrando  una  suspensión  de  hostilidades.  Estando  en  vigor  el  armisticio,  el  coronel  Francisco  Aldao  se  trasladó  al  campo


enemigo para parlamentar, pero inexplicablemente recibió un pistoletazo en pleno rostro que le  cortó la palabra y el aliento, desplomándose sin vida.  De  hecho,  la  misión  pacificadora  había  fracasado  de  la  peor  manera.  Ahora,  la  artillería  del  ejército  agredido  respondía  el  aleve  ataque  con  fuego  a  granel.  El  combate  se  generalizó  desatando un pandemonio de disparos a diestra y a siniestra, de jinetes topándose lanza en ristre,  de  soldados  luchando  cuerpo  a  cuerpo  y,  por  cierto,  de  muertos,  de  muchos  muertos.  Las  huestes  de  los  Aldao,  finalmente  se  impusieron  por  superioridad  numérica  y  por  bravura,  derrotando  de  modo  contundente  a  un  adversario  que  no  pudo  superar  el  desconcierto  que  produjo el artero ataque sorpresivo.  Pocas horas después, la ciudad de Mendoza caía en manos  de los vencedores, completándose una etapa más de la prolongada guerra civil argentina.  Al  enterarse  el  general  Aldao  de la  muerte  de su  hermano,  esta  circunstancia lo acicateó para  ejecutar a varios enemigos. De resultas de ella perdieron la vida: Francisco Narciso Laprida (1),  el Presidente del Congreso de Tucumán; el doctor José María Salinas;  el mayor Plácido Sosa;  José  María  y Joaquín Villanueva; Luis Infante; 12 sargentos  y cabos  y 200 soldados.  Moyano  se  refugió  en  casa  de  su  primo  Cornelio,  pero  éste  tuvo  miedo  de  protegerlo  y  lo  entregó  a  Aldao. Fue sometido a consejo de guerra y condenado a muerte.  Murió fusilado en Mendoza el  13 de octubre de 1829.  Jorge A. Calle, testigo y actor de esos mismos hechos, cuenta que Domingo Faustino Sarmiento,  con el grado de teniente unitario, huye del combate y en su huida lo toma prisionero un negro de  San Juan y lo entrega a un oficial.  La provincia de Mendoza quedó en manos de Facundo Quiroga y de José Félix Aldao.  En el mes de setiembre de 1830 ocupó la silla del gobierno mendocino Pedro Molina, y el 22 de  aquel mes y año designaba éste a Aldao, comandante general de armas de la Provincia.  Pedro  Molina  dio  probadas  muestras  de  lealtad  al  general  Facundo  Quiroga,  organizando  en  noviembre de 1833 comisiones para solicitarle no abandonara la provincia de Mendoza.  El 7 de  enero  de  1834  rubrica  la  ley  de  esa  fecha,  por  la  que  el  Poder  Ejecutivo,  en  la  necesidad  de  organizar la antigua provincia de Cuyo, debe presentar a la sanción de las legislaturas de las tres  provincias, el “Código fundamental que ha de regirlas”, y para que eso se cumpla, “La H. Sala  pone  bajo  la  protección  del  Excmo.  General  Libertador  D.  Juan  Facundo  Quiroga,  la  grande  obra de la organización política”.  Le  acompañó  en  su  gestión  gubernativa  el  licenciado  Pedro  José  Pelliza,  y  después,  Juan  de  Rosas.  Dictó  una  ley  en  beneficio  de  la  instrucción  pública,  estableciendo  un  impuesto  sobre  los  bienes  de  los  que  fallecen,  en  una  escala  progresiva,  según  los  casos;  creó  una  comisión  protectora  de  escuelas,  bajo  el  título  de  “Comisión  de  beneficencia  en  la  educación  de  la  juventud”.  Dictó el Reglamento de Estancias”, prohibiendo a los hacendados introducirse en las  propiedades ajenas.  Aumentó  el  número  de  escuelas,  siguiendo  el  plan  de  su  primer  periodo  gubernamental;  organizó  el  Departamento  de  Policía;  la  administración  de  justicia,  con  excelentes  leyes  y  reglamentos  que  logró  fuesen  sancionados  por  la  Legislatura.  Dejó  en  muchas  otras  instituciones  del  orden  civil  y  político,  inconmovibles jalones  para  el  aumento  y  mejora de la  futura  prosperidad  del  país.  Prestó cálido  apoyo  a  los  agricultores  e  industriales,  logrando  un  bien marcado progreso en toda la provincia.  Mejoró también en mucho, los departamentos de la  campaña, cuyas secciones visitaba con especial detenimiento cada uno o dos años.  Se preocupó  intensamente  del progreso  edilicio  de  Mendoza; una  de sus  mejores  obras  fue la reedificación  del Mercado, que a su terminación, se inauguró con tres noches de hermosas fiestas; la otra, fue  la  construcción  de  un  magnífico  puente  de  pasaje  de  la  ciudad,  en  el  ángulo  SE  de  la  plaza  principal Independencia, sobre el arroyo “Las Flores”, el que fue destruido, como el mercado,  por el terremoto de 1861.


“Así,  el gobernador  Molina –dice Hudson  en sus  “Recuerdos  Históricos  sobre la provincia  de  Cuyo”­  en  este  último  período  de  sus  tres  administraciones  mostróse  más  laborioso,  más  empeñoso que  en las  anteriores  para  dejar a su patria una perdurable  memoria  de su  civismo,  desempeñando la primera magistratura”.  Organizó en forma regular la defensa fronteriza contra  las incursiones de los salvajes, en forma que se dio una verdadera sensación de seguridad a los  habitantes de la provincia, que se pudieron así entregar al acrecentamiento de su riqueza pastoril  y  agrícola.  “Así  –dice  Hudson­  no  se  vio  jamás  durante  los  dos  continuados  períodos  gubernativos  del  general  Molina,  seis  años,  ni  por  mucho  tiempo  después,  una  sola  invasión a la frontera de Mendoza, mientras se siguió y observó con estrictez esa táctica para su  seguridad y defensa”.  Tocaba  a  su  término  el  período  de  gobierno  de  Molina,  el  cual,  el  10  de  febrero  de  1835  presentó a la Legislatura el mensaje dando cuenta de su gestión administrativa, en la cual había  reparado  el  Erario  público,  cancelando  numerosas  cuentas,  sufragando  los  gastos  de  la  guerra  contra los  salvajes,  y los  ocasionados  por la  creación  de  un  hospital  y  dos  escuelas  primarias,  una  en  la  ciudad  y  otra  en  San  Vicente;  no  obstante  lo  cual  dejaba  en  las  arcas  fiscales  un  superávit de 617 pesos con 4 reales.  El 8 de marzo de 1835 fue reelegido, continuando como ministro el Sr. Pelliza.  Poco después,  el  23  de  mayo,  el  teniente  coronel  Ignacio  Correa  de  Sáa  se  presenta  al  gobernador  Molina,  denunciando  a  Alejo  Cuitiño  de  haberlo  invitado  a  conspirar  contra  las  autoridades.  El  gobernador ordena a Correa regrese  al Cuartel de Infantería, donde  cumplía un  arresto,  con la  orden de informarle sobre el resultado de la conferencia que debía sostener con Cuitiño,  a que  Correa había sido citado en la misma tarde del 23, en el Cuartel mencionado.  Molina  adopta  las  medidas  preventivas  y  de  seguridad  de  inmediato;  en  cambio,  el  teniente  coronel  Correa  no  cumple  su  palabra  y  deja  transcurrir  los  días  en  silencio  hasta  el  25  de  mayo.  Al día siguiente debía estallar el movimiento, del cual le anotician al gobernador varias  personas, entre ellas el teniente Murúa.  El gobernador resuelve procesar a los comprometidos según las denuncias, y nombra al teniente  coronel  José  Santos  Ramírez,  a  la  sazón  Presidente  de  la  Legislatura,  para  levantar  el  sumario.  Presos, el teniente coronel Correa, Alejo Cuitiño, Andrés Cornejo, Francisco Sánchez,  Domingo  Barrera  y  otros;  el  Auditor  de  Guerra  aconsejó  la  pena  de  muerte  para  el  teniente  coronel Ignacio Correa, el que fue fusilado el 10 de junio de 1835.  Otros complicados sufrieron  penas de destierro y uno de ellos apareció asesinado en el Valle de Uco.  Pocos días después, el 4 de julio, Juan Montero hace entrega a Molina una carta dirigida por el  moreno Lorenzo Barcala al  capitán José  María  Molina,  liberto  del gobernador.  Este pide a su  colega  de  San  Juan  la  detención  de  Barcala  acusado  de  conspirar,  y  su  envío  a  Mendoza.  Conducido  a  esta  ciudad,  el  proceso  complica  a  Domingo  de  Oro,  ministro  del  gobierno en San Juan.  Condenado a muerte el 30 de julio, el coronel Barcala fue fusilado a las  11  de  la  mañana  del  1º  de  agosto  de  1835,  una  hora  después  de  haber  sido  ejecutado  Alejo  Cuitiño, el cómplice de Correa.  Ambos fueron ejecutados en el Cuartel de Infantería, lo mismo  que  Correa.  El  día  7  del  mismo  mes  de  agosto,  Molina  dicta  un  decreto  disponiendo  que  en  adelante toda ejecución se  efectuará  en la plaza principal, o en el Cabildo, para que el público  pueda dar fe de las mismas.  El 13 de julio de 1836 la Legislatura otorgó el grado de coronel mayor de ejército al gobernador  Molina, y otro de 19 de agosto de 1837, le obsequió al mismo, en gratitud a sus servicios, tierras  de seis leguas de frente, en el paraje de la provincia que eligiese el interesado.  La misma ley le  acordó una medalla de oro.


José Félix Aldao, Comandante General de Armas  de Mendoza, había fijado su residencia en el  Fuerte  de San Carlos, desde  donde  mantuvo  en jaque a los  indios  invasores, permitiendo  esta  circunstancia que los mendocinos gozasen de una tranquilidad de que no disfrutaban las demás  provincias fronterizas con los salvajes.  En marzo de 1838 terminaba el período de gobierno del general pedro Molina, y aunque algunos  amigos trabajaban por su reelección, él se opone terminantemente y así se lo significa al general  Aldao.  Entre  sus  últimos  actos  de  gobierno  se  encuentra  el  de  dotar  de  una  escuela  primaria  al  Departamento de Las Lagunas, por decreto de 17 de enero de 1838, disponiendo el mismo que  los  impuestos  que  debían  sufragar  los  comercios  establecidos  en  el  Distrito  y  los  de  las  haciendas  que  se  extraigan  del  lugar,  debían  ser  íntegramente  destinados  al  sostenimiento  de  dicha escuela.  Molina  entregó  el  mando  a  su  sucesor,  Justo  Correa,  y  cuando  estalló  en  la  noche  del  4  de  noviembre de 1840 el movimiento revolucionario encabezado por el teniente coronel Casimiro  Recuero y Juan de Rosas, contra la administración de Correa, el general Molina fue proclamado  gobernador,  pero  no  aceptó  el  cargo  sino  condicionalmente;  ejerciéndolo  hasta  el  12  de  noviembre,  ante la aproximación  de las  fuerzas  de  Aldao,  quien  ocupó  el día 15 la  ciudad  de  Mendoza.  El general Pedro Molina  falleció repentinamente  el 16  de  marzo de 1842, fecha  en que  Aldao  recibió el mando de la provincia de Mendoza.  Fuente  Bataller, Juan Carlos – Laprida, ese ilustre ignorado.  Bruno, Cayetano – Creo en la vida eterna – Buenos Aires (1988).  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.  Mircovich, Guillermo – Sarmiento: la novela de un prócer de cartón.  Montiel Belmonte, Jorge – Documentación de su archivo personal.  Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1938).


17 de Abril 

Patricio Gabriel Ochoa 

Nació en Buenos Aires el 17 de marzo de 1810.  Se inició en la carrera de las armas el 29 de setiembre de 1826  en  calidad  de  subteniente  2º  de  la  2ª compañía  del batallón  4º  de  Cazadores.  Era  hijo  de  Pedro  Ochoa  y  de  Bibiana Garzón.  El 12 de febrero de 1827 se embarcó en el bergantín de guerra “República” en clase de comandante de la tropa  embarcada, asistiendo a los combates del 23 de mayo y 7 de junio en Balizas Exteriores.  En julio de igual año  marchó a la Isla Martín García, a las órdenes del coronel Juan Apóstol Martínez y estuvo en la sublevación de  la guarnición el 2 de agosto del mismo año.  Se  halló  voluntariamente a  bordo  del  bergantín  “General  Balcarce”  en los  combates  del  13  y  21  de  enero  de  1828.  El 16 de febrero de igual año se embarcó a bordo de la cañonera “Nº 13”, para ser conducido con otros  oficiales  al  puerto  de  Las  Vacas,  para  incorporarse  al  ejército  de  operaciones;  y  en  la  madrugada  del  17  habiendo atacado la escuadra brasileña a la de la República, se halló en el combate de ese día sirviendo con los  demás oficiales el cañón de a 18 del buque en que estaba embarcado por haber quedado sin artilleros, acción en  la cual Ochoa recibió una contusión.  Ascendió a subteniente 1º el 23 de mayo de 1827 y a teniente 2º el 19 de  diciembre del mismo año, de la 2ª compañía del 4º de Cazadores.  El 22 de enero de 1826 pasó al Batallón 1º de Cazadores que se hallaba incorporado al Ejército Republicano en  el  campamento  de  Cerro  Largo,  el  cual  estaba  mandado  por  el  coronel  Manuel  Correa;  tomando  parte  en  la  expedición al Taim, en el Río Grande, en abril del mismo año, bajo el superior comando del general José María  Paz, Jefe de E. M. G. del ejército de operaciones.  Firmada la paz con el Brasil, regresó a Buenos Aires, siendo promovido a teniente 1º el 9 de enero de 1829, y  formando parte siempre de la Compañía  del 1º de Cazadores se halló en el combate del Puente de Márquez, el  26  de  abril  de  igual  año;  y  el  23  de  setiembre  del  mismo  marchó  a  bordo  del  bergantín  de  guerra  “General  Rondeau”,  de  guarnición  a  la  fortaleza  “Protectora  Argentina”,  en  Bahía  Blanca,  a  las  órdenes  del  coronel  Paulino  Rojas;  en  cuyo  viaje  naufragó  en  una  isla,  de  donde  salió  a  la  costa  con  un  oficial  y  20  soldados,  llegando  a  la  mencionada  fortaleza  a  los  quince  días,  y  en  la que  permaneció  hasta  el  27  de enero  de  1830,  pasando a Patagones el buque en comisión que lo debía conducir, se halló en el motín que acaeció en aquella  guarnición  al  arribo  del  barco  de  referencia.  El  12  de  noviembre  de  1829  fue  destinado  a  la  compañía  de  carabineros del 1º de Cazadores.  Pasó a la P. M. I. el 9 de enero de 1830, habiendo sido ascendido a capitán graduado el 14 de julio de 1829.  El  25  de enero  de  1833  fue dado  de alta en  el Batallón  Defensores  de  Buenos  Aires  con  el  ascenso  a  ayudante  mayor.  El  17  de  octubre  del  mismo  año  recibió  la  efectividad  de  capitán,  habiendo  apoyado  la  autoridad  del  gobernador Balcarce durante la Revolución de los Restauradores, por lo que este último le extendió despachos  de sargento mayor graduado el día 25 del mismo mes y año.  Este ascenso y el anterior no fueron reconocidos


por  el  gobierno  que  reemplazó  al  del  general  Balcarce,  y  por  esta  causa,  Ochoa  fue  alejado  del  servicio  y  borrado de la lista militar el 30 de abril de 1835, habiendo revistado en la Plana Mayor del Ejército desde el 25  de octubre de 1833.  Vivió  de  su  trabajo  personal  hasta  1838,  en  que  fue  vuelto  a  llamar  al  servicio  por  Juan  Manuel  de  Rosas,  siendo dado de alta con fecha 3 de octubre de este año en el Batallón Patricios de Infantería, de ayudante mayor  con  grado de capitán.  En 1841 estuvo embarcado a  bordo del bergantín “General Belgrano” en la escuadra  a  las órdenes del almirante Brown y se halló en los combates navales frente a Montevideo, librados el 8 y el 21  de diciembre del mismo año; recibiendo una herida y una contusión.  En 1844 también sirvió en la escuadra.  En junio de 1845 marchó a la campaña del Paraná, a las órdenes del coronel Ramón Rodríguez y se halló en el  combate  de  la  Vuelta  de  Obligado,  el  20  de  noviembre  de  igual  año,  contra  las  escuadras  anglo­francesas  aliadas a los unitarios; ejecutando, igualmente, diferentes servicios en aquella costa hasta el año 1848 en que se  terminó la campaña de referencia, regresando al campamento de Santos Lugares.  Después de la batalla de Caseros, con fecha 15 de marzo de 1852 fue dado de alta por el general Urquiza en el  Batallón “San  Martín”,  del  cual era jefe el  coronel Mariano  Echenagucía (que  había desertado  como  jefe  del  Batallón de Patricios), con el ascenso  a sargento mayor efectivo.  Acompañó a los generales Pirán y Madariaga  en  el pronunciamiento  del  11  de setiembre  y  estuvo  en la  defensa de Buenos  Aires  con  motivo  del  sitio  que  sufrió por parte del ejército del coronel Hilario Lagos, asistiendo a diferentes funciones de guerra,  entre otras  las del 25 de diciembre de 1852, 1º y 21 de enero de 1853.  Se halló en la segunda defensa de la ciudad, sitiada  por Urquiza.  El 10 de octubre de 1853 ascendió a teniente coronel graduado por despachos que llevan la firma del general  Paz  en  su  carácter  de  Ministro  de  la  Guerra.  Se  halló  en  la  campaña  de  1854  al  Norte  de  la  provincia  de  Buenos  Aires,  asistiendo  al  combate  de  El  Tala  el  8  de  noviembre  contra  la  invasión  del  general  Jerónimo  Costa, perteneciendo siempre al Batallón San Martín, 3º de Línea.  El 31 de julio de 1856 pasó a la Inspección y Comandancia General de Armas, sirviendo en la cual ascendió a  teniente coronel efectivo el 13 de julio de 1864 y el 10 de agosto de 1867 fue promovido a coronel graduado.  El 14 de julio de 1858 fue repuesto en su cargo en la Inspección General de la cual había sido separado poco  antes por razones de servicio y revistado hasta aquella fecha en la P. M. I.  El 1º de febrero de 1869 ascendió a coronel efectivo, pasando el 26 de mayo de 1874 a la P. M. D. y el 19 de  agosto de igual año, a la P. M. A.  Había solicitado el 10 de mayo de este año su pase al Cuerpo de Inválidos a  causa de hallarse afectado de una grave lesión cardíaca, que los informes médicos que corren con el expediente  respectivo culparon al vacío producido por el paso de un proyectil de grueso calibre muy próximo a Ochoa en  uno de los combates navales de la Guerra del Brasil en que se encontró.  Desestimada su solicitud, el presidente  Avellaneda, en la fecha arriba indicada, ordenó su pase a la Activa.  El 1º de agosto de 1878 fue nombrado fiscal militar para la investigación ordenada en las listas de pensionistas  militares por decreto del 9 de febrero de 1876.  Revistando en la P. M. A. falleció en Buenos Aires el 1º de enero de 1880.  Contrajo enlace con Teodora Care  y habiendo fallecido ésta, se casó por segunda vez el 24 de julio de 1852 con Manuela Olleros, porteña, hija del  coronel  Juan  José  Olleros  y  de  Concepción  Fuentes,  chilena.  La  viuda  del  coronel  Ochoa  falleció  en  esta  Capital el 15 de diciembre de 1910, a la edad de 78 años.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado.


17 de Abril 

Martiniano Rodríguez 

Fortaleza Protectora Argentina, posteriormente ciudad de Bahía Blanca. 

Nació  en  Entre  Ríos  en  la  última  década  del  siglo  XVIII. Apenas  producido  el  movimiento  emancipador, se incorporó al Regimiento  de Dragones  de aquella Provincia el 1º de setiembre  de  1810,  en  clase  de  soldado.  Ascendió  a  cabo,  el  8  de  noviembre  del  año  siguiente,  y  a  sargento el 15 de junio de 1812.  Recibió los despachos de alférez de su cuerpo, el 15 de junio  de  1813,  actuando  más  adelante  a  las  órdenes  de  Ereñú  y  Francisco  Ramírez  en  la  lucha  que  tuvo  por  teatro  aquella  provincia.  Por  méritos  adquiridos  en  cruentas  campañas,  ascendió  a  teniente, el 1º de enero de 1820 y a capitán, el 1º de setiembre de 1821.  Con  el Regimiento  de Dragones,  y bajo  el  mando del comandante  Andrés  G.  Morel,  el 13  de  noviembre de 1823 se embarcó en Concepción del Uruguay, en buques enviados por el gobierno  de  Buenos  Aires,  para  ser  transportados  a  esta  Provincia,  donde  iban  a  prestar  servicios  por  disposición del gobernador de Entre Ríos, coronel Lucio Norberto Mansilla, juntamente con el  escuadrón de Húsares de la Muerte, mandado por Anacleto Medina, el que a su vez, se embarcó  el  26  del  mismo  mes  de  noviembre  de  1823,  con  el  mismo  destino  que  el  escuadrón  de  Dragones: Ensenada de Barragán.  Rodríguez era capitán de la 2ª compañía de dicho escuadrón.  Inmediatamente  partieron  estos  escuadrones  a  la  Guardia  de  Kakel,  tomando  los  Dragones  posteriormente el nombre de Regimiento de Coraceros Nº 7, estando Rodríguez a cargo de la 2ª  compañía  del  2º  escuadrón  del  mismo,  en  mayo  de  1825.  En  marzo  de  1827  pasaron  a  guarnecer el Fuerte Independencia (hoy Tandil), marchando en enero del año siguiente a Bahía  Blanca.  El  23  de  noviembre  de  1826  le  fueron  extendidos  despachos  de  capitán  de  la  2ª  compañía del 1er escuadrón del Regimiento Nº 7, con antigüedad del 1º de setiembre de 1821,  siendo  promovido  el  21  de  marzo  de  1828  a  sargento  mayor;  siendo  Rodríguez  uno  de  los  fundadores de Bahía Blanca, con el coronel Estomba.  En enero de 1829, el teniente coronel Morel marchó desde Bahía Blanca en dirección al Fuerte  Independencia,  donde  se  hallaba  el  coronel  Juan  Ramón  Estomba,  para,  desde  aquel  punto,  marchar  reunidos  a  incorporarse  a  las  fuerzas  del  general  Lavalle.  Con  Morel  marchaba  la  indiada del cacique Venancio Cayupan y los Borogas; seducidos los indígenas por los emisarios  de Juan Manuel de Rosas, se sublevaron en Napostá Grande, matando a Morel y dispersando su  regimiento, salvando de la furia de los salvajes, el sargento mayor Montero, el de igual jerarquía  Martiniano  Rodríguez  y  el  teniente  Mariano  Viejo,  con  veintitantos  hombres;  quedando  prisioneros  el  sargento  mayor  Iturra  y  entre  los  muertos,  también  el  ayudante  mayor  Severo  Cornell.  Tal suceso acaeció el 30 de enero de 1829.


Después  de  este  hecho,  el  mayor  Rodríguez  se  incorporó  al  Regimiento  2  de  Caballería  de  Línea, en el cual fue promovido a teniente coronel del 2º escuadrón, el 28 de diciembre de 1829,  destacado en Bahía Blanca.  A mediados de julio de 1830 relevó al coronel Paulino Rojas en la  jefatura militar de aquel punto.  Durante su permanencia en este cargo, acreditó dotes notables  de soldado y fue un terrible paladín en la lucha contra los salvajes, capturando sucesivamente a  los caciques: Maule, Toriano, Cabeza Blanca, Lomo Colorado y otros no menos temibles de la  Pampa.  El  8  de  julio  de  1831  informó  al  Ministerio  de  Guerra,  que  2.000  araucanos,  con  su  cacique  mayor  Toriano  a  la  cabeza,  habían  jurado  seguir  a  las  banderas  federales  bajo  las  superiores resoluciones del gobernador Rosas.  En julio de 1832, además de la Guardia de Bahía Blanca, Rodríguez tenía bajo su comando la  guarnición  de  la  Guardia  Argentina.  En  octubre  del  mismo  año  fue  ascendido  a  coronel  graduado y en diciembre del mismo, con tropa del Regimiento Nº 2, organizó el Regimiento de  Blandengues para la Nueva Frontera.  Permaneció en Bahía Blanca hasta abril de 1833, fecha en  que  pasó  a  guarnecer  el  Fuerte  Argentino  en  las  proximidades  de  aquel  punto.  Numerosos  fueron los ataques de los indios que repelió, especialmente, en setiembre de 1837 en el Pozo del  Indio, en combinación con el coronel Antonio Ramírez; en abril de 1839 por la división ligera  del  sargento  mayor  Francisco  Iturra;  y  en  febrero  de  1840,  en  que  habiendo  descubierto  una  rastrillada  de  los  salvajes  en  el  Arroyo  Salado,  en  el  camino  del  Fuerte  Independencia,  una  división  de  la  guarnición  de  Fuerte  Argentino,  los  esperó  al  regreso  y  los  puso  en  completa  derrota.  Promovido  a  coronel  efectivo  del  cuerpo  “Dragones  de  Nueva  Frontera”  (nombre  que  había  tomado  el  Regimiento  de Blandengues),  el 1º  de setiembre  de 1838,  Martiniano Rodríguez se  hallaba  en jefe  de aquel lugar  destacado  en  el Sur,  cuando  en julio de  este año  fue  capturado  preso el comandante Juan Zelarrayán, acompañado del soldado Santiago Pardo, en la costa del  Río Colorado,  el cual fue degollado por los que estuvieron encargados  de su captura.  Cuando  tuvo  lugar  la  revolución  del  Sur,  en  octubre  de  1839,  el  coronel  Rodríguez  partió  de  Bahía  Blanca,  al  frente  de  800  hombres,  para  cooperar  en  la  campaña  contra  los  rebeldes,  pero  la  batalla  de Chascomús, librada  el 7  de  noviembre,  hizo innecesario su avance a la  zona  de los  sucesos.  En el asiento de su comando, Bahía Blanca,  el coronel Martiniano Rodríguez falleció el 17 de  marzo de 1841.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  www.revisionistas.com.ar  Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1939).


17 de abril 

José Santos Ramírez 

Gral. José Santos Ramírez 

Natural  de  San  Luis.  Se  le  encuentra  por primera  vez  en  los  asuntos  públicos,  en  calidad  de  secretario del teniente gobernador de Mendoza, coronel José Bolaños, desde el 17 de enero de  1812 hasta  noviembre del mismo año.  El 3 de enero de 1815 solicitó colocación, “deseoso de  seguir  la  carrera  de  las  armas”,  en  una  de  las  plazas  vacantes  del  Batallón  Nº  11,  o  en  el  Escuadrón  de  Caballería  de  Mendoza;  insistiendo  el  16  de  junio  de  igual  año  en  el  mismo  pedido, pero sin lograr su objeto.  Prestó servicios  en la “Notaria Castrense del Ejército de los  Andes”, por lo que el 26 de junio de 1817 solicitó desde Mendoza la asignación de un sueldo  por su trabajo, “o un grado de oficial en el Ejército”, a lo que no se hizo lugar por decreto del 11  de abril de 1818.  Posteriormente se incorporó a las fuerzas provinciales mendocinas y el 9 de mayo de 1822 se le  concedió  el  retiro  como  teniente  del  ejército,  “con  agregación  al  Regimiento  de  Dragones  de  Caballería”. En diciembre de 1828 Ramírez ostentaba el grado de capitán.  Ya con el grado de teniente coronel, en 1829 formó parte de las fuerzas del coronel José Félix  Aldao;  las  que  integrando  el  ejército  del  general  Juan  Facundo  Quiroga,  combatieron  en  los  campos de La Tablada, acción en la cual Ramírez mandó el 3er  escuadrón de “Auxiliares de los  Andes”, cuyo coronel era el propio Aldao.  Se encontró en el combate de El Pilar, el 22 de setiembre de 1829.  En dicha contienda, el joven  Domingo Faustino Sarmiento cayó prisionero de Aldao,  y salvó la vida gracias al comandante  Ramírez,  que  lo  restituyó  a  su  familia  en  San  Juan.  En  carta  a  Juan  Manuel  de  Rosas,  dice  Ramírez:  “A  este  judío  unitario  en  la  revolución  salvaje  que  estalló  en  Mendoza  en  el  Pilar  (1829)  lo  tomé  prisionero,  salvándole  la  vida  a  él  y  a  otros  sin  conocerlos,  y  por  un  acto  de  generosidad lo conduje a mi casa, y le noticié de ello al General D. Benito Villafañe, quien lo  hizo trasladar a la suya, diciendo que tenía encargo de su familia para protegerlo”.  El 25 de febrero del año siguiente tomó parte en la batalla de Oncativo o Laguna Larga, siempre  al  frente  del  mismo  escuadrón.  Después  de  esta  derrota,  Quiroga  se  trasladó  a  Buenos  Aires,  buscando  el  apoyo  de  Juan  Manuel  de  Rosas  para  organizar  la  reacción  contra  el  poder  del  general Paz, y con el auxilio del Restaurador comienza la preparación de nuevas fuerzas con las  cuales iba a lanzarse a la lucha por tercera vez.


En  abril  de  1830,  Ramírez  comandaba  el  Escuadrón  de  Carabineros  del  Regimiento  de  Caballería  Auxiliares,  acantonado  en  los  “Manantiales  de  Ramallo”,  provincia  de  Buenos  Aires.  En junio del mismo año figura en el Regimiento “Auxiliares de los Andes”, acantonado  en el mismo punto; de donde pasó al mes siguiente, al Salto.  En octubre y noviembre de 1830  permanecieron  destacados  en  el  “Cantón  del  Arroyo  Dulce”,  y  en  diciembre  de  igual  año  y  enero del siguiente, nuevamente en Areco; estando dicho cuerpo al mando del coronel José Ruiz  Huidobro, por haber caído Aldao prisionero de Paz en la batalla de Oncativo.  Quiroga marchó en febrero de 1831 hacia el interior, a la cabeza de su flamante ejército.  Desde  el  4  de  marzo  ataca  la  plaza  de  Río  IV,  defendida  por  Echeverría  y  Pringles,  y  que  toma  por  asalto el día 7 del mismo mes.  Ramírez asistió también a la batalla del Rodeo de Chacón, o de  Los  Troncos,  el  28  de  marzo,  donde  fue  vencido  el  coronel  Videla  Castillo;  y  cuando  el  aguerrido caudillo se lanzó en dirección de Tucumán, en pos de Lamadrid, José Santos Ramírez  se quedó en Mendoza, donde el 15 de abril de 1831 fue propuesto por la comandancia general  de armas de la Provincia para comandar el Escuadrón denominado “Libres de Cuyo”, que le fue  otorgado; y el 7 de mayo del mismo año, se le nombró, además, comandante de la frontera, con  asiento en San Rafael.  El 22 de mayo de 1831, en un parte fechado en San Rafael por el comandante general de armas,  decía: “Faltaré a mi deber si no pusiera en “conocimiento de V. E. que todos los señores jefes y  oficiales y tropa han cumplido exactamente con su deber, habiendo sido de notarse la serenidad  del comandante de “Libres de Cuyo”, D. José Santos Ramírez, quien resistía con su división, a  cortísima distancia del fuego excesivo del enemigo”.  Al marchar con Quiroga para el Norte el núcleo más importante de las fuerzas mendocinas, los  indios Pincheira se arrojaron sobre los puntos fronterizos, sorprendiendo las guarniciones de los  fuertes de San Rafael y San Carlos, entrando a sangre y fuego en las poblaciones y estancias, y  arreando  todo  lo  que  hallaban  a  su  paso.  Ramírez,  con  su  Escuadrón  “Libres  de  Cuyo”,  y  Florencio  Videla,  con  el  suyo  denominado  “Granaderos  Montados  o  Dragones”,  también  de  reciente creación; salen a batir a los invasores, a principios de octubre de 1831.  El primero en  tropezar con indiadas fue Videla, que fue acometido por los bárbaros a las 4 de la tarde del 14  de aquel mes, en las inmediaciones de la Aguada, acuchillándole como a cuarenta individuos de  tropa,  muriendo  en  la  acción  el  comandante  Videla.  Al  atardecer  del  mismo  día  corrió  igual  suerte el Escuadrón “Libres de Cuyo”, que se defendió valientemente a pesar de que el primero  en caer fue su comandante, José Santos Ramírez, atravesados ambos carrillos de la cara por una  bala.  Finalmente,  su  tropa  se  desbandó  en  diversas  direcciones,  y  él  con  sus  oficiales  y  30  soldados  pudo  también  escapar  merced  a  la  obscuridad,  siendo  conducido  hasta  una  hacienda  vecina, donde fue atendido de su grave herida, y luego trasladado al Fuerte de San Carlos el día  16, desde donde, a las 11 de la mañana del 17 redactaba su parte al Ministro de Guerra dando  información  sucinta  sobre  el  hecho  de  armas  en  que  había  actuado.  El  16  de  octubre,  en  las  inmediaciones de Aguada, los salvajes fueron batidos por las fuerzas mendocinas al mando del  general  José  Albino  Gutiérrez,  que  murió  en  la  acción,  quedando  a  cargo  de  aquéllas  el  comandante Estanislao Recabarren.  En su carácter de Presidente de la Legislatura, José Santos Ramírez presidió la Asamblea del 8  de  marzo  de  1835  que  eligió  por  segunda  vez  gobernador  de  Mendoza  al  general  Pedro  Molina.  Ramírez continuó presidiendo la Legislatura el resto de aquel año.  Cuando se descubrió la conspiración de Alejo Cuitiño y del comandante Ignacio Correa de Saá,  puesta  de  manifiesto  por  el  último,  el  23  de  mayo  de  1835;  el  gobernador  Molina  encargó al  Presidente de la H. Junta de RR, teniente coronel Ramírez, el levantamiento del sumario; el 10  de junio fue fusilado Correa de Saá.  También recibió el encargo de levantar el sumario que se ordenó con motivo de la tentativa de  conspiración  del  coronel  Lorenzo  Barcala;  y  formó  parte  del  Consejo  de  Guerra  que  juzgó  a


aquel  Jefe,  el  30  de  julio  de  1835,  condenándolo  a  muerte,  sentencia  cumplimentada  el  1º  de  agosto del mismo.  Cuando  en  la  noche  del  4  de  noviembre  de  1840  estalló  el  movimiento  revolucionario  encabezado por el teniente coronel Casimiro Recuero, que depuso al gobernador Justo Correas  (cuñado del general Lavalle), el coronel Ramírez era comandante general de armas de Mendoza,  y se vio obligado a retirarse a San Juan, junto con el jefe de policía Juan Montero.  En  las  listas  de la Plana  Mayor  Activa  del  Ejército  de  la  Provincia  de  Buenos  Aires  del  8  de  abril de 1839, Rosas hizo dar de alta a Ramírez como coronel mayor, con anterioridad al 19 de  setiembre de 1837, y en las que figuró hasta su fallecimiento.  Tomó parte en la campaña de Cuyo en 1841; en la noche del 17 de agosto de este año, con una  fuerza  de  300  plazas,  Ramírez  se  incorporó  en  el  Pocito  al  general  Nazario  Benavídez,  que  había  sido  derrotado  por  Acha  en  Angaco  el  día  anterior  bajo  el  mando  superior  del  general  Aldao.  El  18  de  agosto,  Ramírez  y  Benavídez  atacaban  en  la  Chacarrilla  de  San  Juan  al  vencedor de Angaco, el cual se defendió en la catedral de San Juan hasta el día 23, en que rindió  su espada a Benavídez.  Días antes de la batalla del Rodeo del Medio,  Aldao destacó al gobernador de San Luis, Pablo  Lucero, y al general José Santos Ramírez, para que con sus respectivas fuerzas, reforzadas con  un  escuadrón  de  línea,  se  situarán  a  cinco  leguas  de  distancia  a  retaguardia  del  ejército  de  Lamadrid;  colocando  destacamentos  en  los  desfiladeros  de  la  Cordillera;  con  el  fin  de  interceptar el pasaje de las tropas unitarias si intentasen atravesarla.  En estas circunstancias, el  24  de  setiembre  de  1841  tuvo  lugar  aquella  batalla,  en  la  cual  fue  completamente  derrotado  Lamadrid.  Posteriormente, el general Ramírez  desempeñó  varias veces  la  comandancia  general  de armas  de la provincia de Mendoza y otros cargos de importancia.  En 1848 y 49 estuvo un tiempo en  Buenos Aires, y después regresó a la ciudad de Mendoza, donde falleció a mediados de marzo  de 1851.  Estaba casado con Bárbara  Alvarez, que murió en el terremoto que destruyó aquella  ciudad, el 21 de marzo de 1861.  Fuente  Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado  Sarmiento, Domingo F. – Introducción a las  memorias militares  y foja de servicios – Imprenta  Europea ­  Buenos Aires (1884).  www.revisionistas.com.ar  Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1939)


Semanario de Efemérides Nº 2  

Marandu de la Patria Semanario de Efemérides

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you