Page 1

Cuidado de fásmidos (insectos palo) Los insectos palo también se les conoce como fásmidos porque es el orden al que pertenecen taxonómicamente, junto con los insectos hoja. La palabra fásmido viene del latín (phasma) y significa fantasma, por la gran habilidad que tiene el insecto palo de aparecer de la nada debido a sus grandes dotes de pasar inadvertidos camuflados entre el follaje. Los insectos palos miden de media unos 12 cm de longitud, pero existen especies de hasta 30 cm de longitud y algunas incluso más. Phoebaeticus serratipes es la especie de insecto palo mayor del mundo, mide casi 50 cm de longitud. Como decíamos, son los maestros del camuflaje. No sólo su apariencia recuerda a la de una pequeña rama de arbusto, también su forma de moverse. Los movimientos de este animal son muy suaves e imitan el movimiento del arbusto mecido por el viento y dan la sensación por parte del observador que contempla al insecto palo de ser parte indivisible del arbusto donde se encuentra reposando o alimentándose. La mayoría de fásmidos son insectos alados, pero existen variaciones; desde especies que no tienen alas en ninguno de los sexos (las europeas), hasta otras que sólo es el macho quien posee alas. Hay más de 2000 especies de fásmidos (se incluyen a los insectos hoja), pero muchas están aún por descubrir. La mayoría de las especies existentes son especies tropicales, de los continentes asiático y americano (de la zona meridional para ser exactos). Sin embargo, en lo que a fásmidos se refiere, en Europa solamente se encuentran, de forma natural, 3 especies de insecto palo (y ninguna de insectos hoja), dentro de los géneros Bacillus, Clonopsis, Leptynia, cuya área de distribución es el Mediterráneo. Sin embargo, la especie Clonopsis gallica llega hasta el norte de las Islas Británicas. Entre las especies de fásmidos más importantes criadas en cautividad encontramos: Aretaon asperrimus, Diapherodes gigantea, Eurycnema goliath, Phasma gigas y Carausius morosus.

La dieta de los insectos palo es exclusivamente vegetariana, se alimentan de hojas frescas. Existen algunas especies que son muy selectivas y sólo se alimentan de una clase de planta, pero no siempre es así. Algunas especies de insecto palo sólo se alimentan cuando hace un poco de viento que mueva ligeramente las hojas, por lo que en estos animales será obligado crear corrientes de aire con la ayuda de un pequeño ventilador. Deberemos evitar darles plantas que crezcan al borde de carreteras muy transitadas y zonas cultivadas donde el uso de pesticidas sea corriente. Las plantas recogidas, antes de ser proporcionadas a los animales, necesitan de una breve preparación previa. Además, de limpiarlas adecuadamente, es conveniente eliminar las hojas cercanas al tallo porque es fácil que acaben pudriéndose. Como norma general, les alimentaremos con zarzas (Rubus sp). La zarzamora (Rubus ulmifolius) es muy adecuada para las especies mediterráneas de insecto palo. También podemos darles viburno (Viburnum rhytidophyllum), rododendro (Rhododendron sp), hiedra (Hedera helix) y rosas (los rosales silvestres (Rosa canina) son una buena opción, porque no están tratadas como las cultivadas).

- Terrario de cristal, plástico o madera. El terrario debe tener una altura mínima de 40 cm. Un terrario de plástico de 30 litros es suficiente para la


cría de fásmidos. También puede servir un acuario adaptado, colocado verticalmente y al que añadiremos una malla fina en la parte superior. La opción más económica es la de mantener a estos insectos en recipientes de plástico cubiertos con mallas finas. - Recipiente con turba formando una capa de unos 5 cm para la cría de los fásmidos. - Bote con agua para las ramas con hojas que servirán de alimento. - Corcho para revestir la pared trasera del terrario.

El rango óptimo de temperatura está entre los 21 y los 27 ºC. Sin embargo, la temperatura por la noche deberá ser algo más baja, de entre 17 y 21ºC. Una humedad relativamente alta les facilita la muda.

El agua del tarro para mantener frescos los tallos debemos cambiarla cada vez que se ensucie. Otra cuestión imprescindible es colocar un filtro de acuario o similar en la obertura del tarro para evitar que se ahoguen los animales accidentalmente. Sustituiremos los tallos una vez a la semana, como norma; aunque si vemos que ya están marchitados (sobre todo en verano) o están muy roídos (cuando tengamos muchos ejemplares de insecto palo) no dudaremos en adelantar la fecha prevista. Para que los tallos que suministramos a los insectos palo permanezcan más tiempo sin marchitarse, podemos añadir al agua una cucharadita de azúcar por cada litro. Una vez al día, pulverizaremos el terrario (mejor con agua de lluvia), para ayudarles a que la muda sea más rápida. Si tenemos crías, deberemos pulverizar una vez al día, puesto que cuando son jóvenes es cuando más agua necesitan los insectos palo, preferentemente por la tarde, y además teniendo el cuidado de pulverizar más finamente para evitar la formación de gotas gordas que podrían ahogarlas. En cualquier caso, no debe producirse el encaramiento o, de lo contrario, los animales pueden enfermar como consecuencia de la formación de hongos. La ventilación del terrario tiene que ser la adecuada, cuestión que quedará solucionada con la colocación de mallas finas de nailon. Colocar en la parte posterior del terrario una pared de corcho no es imprescindible pero si puede hacer la vida más fácil a los insectos palo que no dudarán en trepar sobre ella.

Para coger a un insecto palo, lo haremos sujetándolo del tórax, nunca de sus extremidades, puesto que se desprende de ellas como estrategia de defensa cuando intentamos sujetarlo por ellas. - Informarse sobre la - Ir a la ficha del

Cría de insectos palo

Insecto palo

Insecto palo  

insecto palo