__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 144

Afecciones Intersticios.Mario Sobarzo

hipótesis orientadora de este texto se sitúa en la interrogación acerca de aquello que se sustrae a la mirada, haciéndole espacio a una historia que siempre es la del conflicto y que llegó a niveles más profundos de los que en un principio me imaginaba, como mostraré al final. La historia del edificio está marcada por el momento en que la sociedad chilena alcanzó su máximo proceso de desarrollo democrático. Fue la vez en que la desigualdad económica y social estuvo más baja (lo que no significa mayor cantidad de riqueza), en que grandes masas fueron más cultas (las publicaciones de Quimantú y muchos proyectos artísticos que entonces germinaron, lo hicieron posible), en que la justicia y el desarrollo social llegó a lugares donde nunca se había visto (el campo, las poblaciones, las distintas periferias del capitalismo), etc.

Por ello en la construcción del edificio UNCTAD III esto quedó plasmado en múltiples gestos, como cuando vino el paro de los gremios profesionales y algunos de ellos decidieron abandonar la obra, los trabajadores siguieron levantando el edificio, gracias a lo cual se logró el récord de los 275 días. Y, obviamente, también se hizo notorio en las obras artísticas que constituían la exposición permanente cuando éste se convirtió en Centro Cultural Metropolitano Gabriela Mistral. 142

Sería larguísimo enunciar la infinita cantidad de actos humanos, colectivos, construidos desde abajo y a la izquierda (como dirán luego los zapatistas), que hicieron de él (el edificio) un motivo de orgullo para el gobierno de la Unidad Popular y quienes lo sustentaban. Lo cierto es que la sinergia colectiva produjo una tarea titánica que siguió resonando aún mucho tiempo después, cuando la muerte y la barbarie se tomaron las calles y los corazones de Chile. Recuerdo que mi papá me contaba, cuando yo era niño, que en el viaje para imprimir el diario La Mañanita, perteneciente al sindicato de trabajadores del diario La Mañana de Talca (lo habían tenido tomado por varios meses), había comido alimentos riquísimos y baratos en los casinos del Gabriela Mistral. Con los años esto se lo escuché a muchas personas y siempre estuvo marcado por una añoranza que iba más allá de lo simplemente culinario. Marcaba para él y quienes me lo contaron, un símbolo de lo que había sido ese extraño momento en que los trabajadores y trabajadoras de Chile sintieron que el destino estaba en sus manos y era construido por ellos. Luego vino la dictadura con su carga de horror y destrucción que también afectó al edificio con la desaparición de obras artísticas, desplazamiento visual y simbólico de otras, cierre perimetral, lo que lo llevó a representar lo más parecido a la estrella de la muerte de la Guerra de las Galaxias. Incluso cuando pasaba por ahí evitaba acercarme a los pozos, y las puertas realizadas por Juan Egenau me parecían siniestras. Los militares que custodiaban el centro de poder de la dictadura, y posteriormente el Ministerio de Defensa, eran la huella profunda de los crímenes que la televisión nos negaba y los políticos cómplices, aplaudían. Pocos gestos patentizan de forma tan clara el desplazamiento grotesco del significado que el edificio tuvo, como su cambio de nombre. Diego Portales representa una de las figuras favoritas de la derecha conservadora y, como tal, sirvió de ícono en la dictadura, convirtiéndose en medallas,

Profile for Jose Llano

Catalogo 275 dias  

Catalogo 275dias / Sitio, Tiempo, Contexto y Afecciones Especificas. Proyecto curatorial para el edificio Centro Cultural Gabriela Mistral 2...

Catalogo 275 dias  

Catalogo 275dias / Sitio, Tiempo, Contexto y Afecciones Especificas. Proyecto curatorial para el edificio Centro Cultural Gabriela Mistral 2...

Profile for jllano
Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded