Page 1

Auditoría Fiscal (Clase 5) Tema 7. Controles en el Sector de Comercio Exterior. Trámites formales para importar y exportar Las operaciones de comercio exterior, por la interrelación con el mundo, adquirieren cada vez más importancia para las empresas y para los demás actores de la economía, como por ejemplo el Estado por el movimiento neto de las divisas que se produce (déficit o superávit comercial). Pero, a pesar de ello, las regulaciones que existen son muchas, exigiendo que se conozca en detalle los trámites y los costos que deben afrontarse en el momento de importar y de exportar. Registro especial aduanero: Los primeros pasos que tienen que darse en el área de comercio exterior de las empresas se relacionan con la inscripción en el Registro de Importadores y Exportadores de la Administración Federal de Ingresos Públicos. Así lo dispone la ley 22415 – Código Aduanero – que en su artículo 94, establece los requisitos para que las personas físicas y las jurídicas se puedan inscribir: Requisitos para las personas físicas: a) tener capacidad para ejercer por sí mismo el comercio; b) acreditar la inscripción y el domicilio fiscal ante la Dirección General Impositiva, a través de la Clave única de Identificación Tributaria (CUIT); c) acreditar la solvencia necesaria u otorgar a favor de la Dirección General de Aduanas una garantía, conforme y según determinare la reglamentación, en seguridad del fiel cumplimiento de sus obligaciones; d) no estar comprendido en alguno de los siguientes supuestos: 1°) haber sido condenado por algún delito aduanero, impositivo o previsional, siempre que no haya transcurrido el doble del máximo de la pena prevista en la ley para dicho delito desde el momento de cumplida la condena; 2°) haber sido socio ilimitadamente responsable, director o administrador de cualquier sociedad o asociación, cuando la sociedad o la asociación de que se tratare hubiera sido condenada por cualquiera de los ilícitos mencionados en el punto 1). Se exceptúa de esta inhabilitación a quienes probaren haber sido ajenos al acto o haberse opuesto a su realización; 3°) estar procesado judicialmente o sumariado en jurisdicción de la AFIP, por cualquiera de los ilícitos indicados en el punto 1) mientras no fuere sobreseído o absuelto por sentencia o resolución firme. No obstante lo dispuesto


precedentemente, podrán inscribirse en el Registro en la medida que otorguen garantías suficientes en resguardo del interés fiscal; 4°) haber sido sancionado con la eliminación de cualquiera de los demás registros previstos en el Artículo 9º, apartado 2. Inciso I) del Decreto Nº 618/97, hasta que se hallare en condiciones de reinscribirse; 5°) ser fallido; 6°) estar inhibido judicialmente para administrar o disponer de sus bienes mientras esta situación subsistiere; 7°) estar inhabilitado para importar o exportar. Requisitos para las sociedades: a) estar inscriptas en la IGJ o en su caso en el organismo correspondiente y presentar sus contratos sociales o estatutos; b) acreditar la inscripción y el domicilio fiscal ante la Dirección General Impositiva, a través de la Clave única de Identificación Tributaria (CUIT); c) acreditar la solvencia necesaria u otorgar a favor de la Dirección General de Aduanas, una garantía en seguridad del fiel cumplimiento de sus obligaciones, de conformidad con lo que determine la reglamentación; d) no encontrarse la sociedad, asociación o cualquiera de sus directores, administradores o socios ilimitadamente responsables en alguna de las penalidades mencionadas anteriormente. Requisito de solvencia económica: Como requisito adicional para la inscripción en el Registro Aduanero los contribuyentes tienen que demostrar solvencia económica. Para eso, el decreto 1214/05, establece los requisitos para los Importadores y los exportadores que deberán: a) Acreditar solvencia a través de sus ventas brutas por un importe no inferior a $ 300.000 en el año calendario inmediato anterior, o a través de un patrimonio neto de igual monto. b) Cuando no se pueda acreditar la solvencia económica prevista en el inciso a), se deberá constituir una garantía por un valor de $ 30.000. La constitución de la garantía referida en el inciso precedente deberá efectuarse conforme a la reglamentación que la AFIP establece (RG 3885). De acuerdo con lo que establece la Resolución General 2220, los sujetos inscriptos en el Registro de Importadores y Exportadores serán evaluados por esta Administración Federal en forma automática, y en función de la


información que posee en sus bases de datos y serán ubicados en los siguientes grupos de “Estado de Situación”: a) GRUPO “A”: Sujetos que no registren el alta en los Impuestos al Valor Agregado, a las Ganancias o Monotributo,. b) GRUPO “B”: Sujetos que no hayan registrado destinaciones u operaciones aduaneras informáticamente en los 2 últimos años. c) GRUPO “C”: Sujetos con domicilio inexistente o desconocido (Resolución General Nº 2109). Quedarán exceptuados de acreditar solvencia económica: a) Los sujetos inscriptos en el Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes (MONOTRIBUTO). b) Las entidades detalladas en el Artículo 28 de la Resolución General Nº 1815 (donaciones). c) El Estado Nacional, las provincias y las municipalidades, así como las dependencias de la administración pública nacional, provincial o municipal, los entes autárquicos o descentralizados, inclusive las sociedades del Estado y las empresas del Estado. d) Los importadores y exportadores ocasionales. A efectos de la permanencia en el Registro, la AFIP hará una evaluación anual de la solvencia económica al 30 de junio de cada año, que tendrá efectos desde el 1 de agosto al 31 de julio del año siguiente. El grupo de permanencia y la demostración de solvencia podrá consultarse desde la página web de la AFIP, en la sección Sistema especial aduanero. Para los sujetos que sean ubicados en los Grupos “A” o “B” del “Estado de Situación”, caducará automáticamente su inscripción registral como importadores y exportadores. A fin de operar como tales deberán cumplir con las obligaciones que se indican seguidamente, para cada uno de ellos: a) Grupo “A”: regularizar su situación tributaria ante la dependencia de la Dirección General Impositiva que tenga a su cargo el control de sus obligaciones fiscales y solicitar una nueva inscripción en el Registro de Importadores y Exportadores, de conformidad con la normativa vigente. b) Grupo “B”: solicitar una nueva inscripción en el Registro de Importadores y Exportadores, de acuerdo con la normativa vigente. En cambio, los sujetos que sean encuadrados en el Grupo “C” no podrán registrar operaciones de importación y/o exportación hasta tanto regularicen las


inconsistencias relativas al domicilio fiscal declarado. Para ello, deberán concurrir a la dependencia de la Dirección General Impositiva que tenga a su cargo el control de sus obligaciones fiscales. Las evaluaciones para la actualización del Registro de Importadores y Exportadores, se efectuarán en forma permanente cuando se trate de los “Estado de Situación” Grupo “A” y “C” y durante el primer fin de semana del mes de enero de cada año para el “Estado de Situación” Grupo “B”. Otros sujetos: Los fideicomisos y las Uniones Transitorias de Empresas pueden inscribirse en el Registro, en estos casos los requisitos que exige la AFIP es que figure esa actividad expresamente en el contrato y que el fiduciario o administrador de la UTE sea responsablemente solidario por los incumplimientos que pueda tener la entidad. Estos requisitos están reglamentados por la RG 2551 Los monotributistas no podían ser importadores, pero pueden exportar. A partir de la reforma de la ley 27.430, se permite que los monotributistas importen sólo en la medida que esos bienes no sean bienes de cambio. En el segundo caso, tienen que emitir facturas “E” y esos ingresos deben ser tenidos en cuenta para el encuadre dentro del monotributo. No existen las importaciones por cuenta y orden de terceros. En cambio, se puede exportar por cuenta y orden de terceros. En este caso, el que debe registrarse en la Aduana es el intermediario, mientras que el comitente es el titular de los beneficios fiscales de reembolsos y recupero de IVA. Este tema se encuentra previsto en la RG 2000 de la AFIP Reembolsos de exportaciones Según el Ministro de Producción, “en los últimos 10 años se destruyó en el país la cultura exportadora”. Sin embargo, los números del INDEC indican que la evolución de las exportaciones, por grandes rubros y en millones de dólares, en los últimos ocho años fue la siguiente: año 2010: 68.174; año 2011: 82.981; año 2012: 79.982; año 2013: 75.963; año 2014: 68.404; año 2015: 56.784; año 2016: 57.879 y año 2017: 58.384. Cómo se puede ver según los números, que en definitiva son los que mandan, en los últimos tres años no se pudieron igualar los niveles de las exportaciones que hubo en los años anteriores; incluso, a pesar de la eliminación y la reducción de las retenciones que beneficiaron a los productos primarios. Es importante recordar, también que las exportaciones, siempre en millones de dólares, del año 2002 fueron de 25.651, lógicamente el valor de la soja en ese momento era inferior.


Simultáneamente, y en sentido contrario, desde la Cámara de Exportadores (CERA) se reclama por la demora que existió y existe en el pago de los reembolsos de exportación, incluso a pesar de lo que se modernizaron los procedimientos de control la AFIP en los últimos años. Por otro lado, y a favor de los exportadores, no hay que olvidar que el decreto 893 del año pasado derogó diversas normas anteriores que obligaban a tener que ingresar las divisas al país que provenían de las exportaciones. La ley de reforma tributaria (27.430) dispuso la exención, para las empresas registradas como Pymes ante la AFIP, de los reembolsos de exportación en el Impuesto a las Ganancias, pero dejó afuera a todas las que no se registraron y a las que superan los parámetros anuales de facturación, necesarios para ser consideradas como Pymes. Anteriormente esta medida existía para todas las empresas exportadoras, luego fue suspendida y terminó derogándose en la década anterior. Sintetizando, actualmente la exención queda limitada sólo para las Pymes, encuadradas en la ley 25.300. En general, en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos de las diferentes jurisdicciones los reembolsos que se reciben por las exportaciones se encuentran exentos. Cómo se pueden destrabar los reembolsos impagos: Además de los atrasos que se producen en los pagos de los reembolsos, sin ningún motivo aparente, en la práctica los créditos son trabados muchas veces por incumplimientos materiales y formales tributarios que registran los exportadores. Una manera de destrabarlos es aplicar lo que establece la Resolución General 3962 de la AFIP, compensando el crédito fiscal que se tiene ante el Fisco contra las propias deudas previsionales, impositivas y aduaneras que mantiene el contribuyente. Si luego de la compensación aún queda un saldo remanente a favor, el exportador puede solicitar su devolución a través de una transferencia electrónica o aceptar recibir un bono electrónico para utilizarlo en cancelar las obligaciones impositivas futuras que se contraigan. Cómo es el trámite: En la página Web de la AFIP existe una aplicación denominada “Solicitud Disposición de Créditos Aduaneros” que funciona dentro del módulo “Cuenta Corriente Aduanera”. Esta aplicación les permite a los exportadores utilizar los créditos en concepto de beneficios a la exportación y los importes abonados en demasía por derechos de exportación. El exportador debe autorizar a la AFIP a descontar del monto del crédito de estímulos a la exportación para cancelar deudas de los recursos de la seguridad social, impositivas y/o aduaneras, respetando ese orden de prelación. Existen definidos dos grupos de exportadores: 1) Grupo 1: operadores que hayan registrado exportaciones en el año anterior por un monto inferior a dos


millones de dólares, tomando como base de cálculo valores FOB; y 2) Grupo 2: que está integrado por el resto de los exportadores. Los grupos se actualizarán anualmente en el mes de enero, en base a las operaciones registradas informáticamente al 31 de diciembre del año anterior. Para iniciar los trámites previamente hay que Constituir “Domicilio Fiscal Electrónico”. Luego, en el sistema “Solicitud Disposición de Créditos Aduaneros” se desplegarán todos los importes que están en condiciones de generar la devolución. Si el exportador posee deudas de la seguridad social, impositivas y/o aduaneras, líquidas y exigibles, que están registradas frente a la AFIP, se identificarán para la cancelación utilizándose los créditos aduaneros. Si aún queda un saldo remanente, los exportadores integrantes del Grupo 1 podrán optar por: a) Transferir el crédito a la “Cuenta Única de Recaudación Aduanera a Afectar” para la cancelación de obligaciones aduaneras futuras de operaciones de importación/exportación; b) Solicitar la emisión de un bono electrónico para aplicar a la cancelación de obligaciones impositivas futuras o c) Devolución mediante transferencia en la cuenta del exportador que se corresponda con la Clave Bancaria Uniforme (CBU) declarada ante la AFIP. Los exportadores integrantes del Grupo 2 podrán solicitar la devolución en la cuenta que se corresponda con la Clave Bancaria Uniforme (CBU) oportunamente declarada ante la AFIP. Posteriormente, el estado del trámite de la declaración podrá figurar como “registrado”, “bloqueado”, “aprobado” o “anulado”, dependiendo del resultado de la aprobación en que se encuentra el trámite realizado ante la AFIP. Lógicamente, no es conveniente endeudarse fiscalmente con el único objetivo de destrabar los créditos por los reembolsos de las exportaciones adeudados por la AFIP. El motivo es porque junto con la deuda tributaria nacen los accesorios (intereses y multas), que seguramente serán mayores en comparación con el importe que se pretende recuperar de los créditos aduaneros. Sin dudas esto les sirve a aquellos que exportaron y mantienen deudas con el Fisco. Tratamiento impositivo de las exportaciones Las exportaciones de bienes son consideradas de fuente argentina y están gravadas por el Impuesto a las Ganancias; en cambio, no se encuentran alcanzadas por el IVA, Impuestos Internos ni por el Impuesto sobre los Ingresos Brutos. La única Provincia que las grava es Misiones. En el momento de exportar, hay que considerar los siguientes aspectos:


-

En años anteriores, fue derogada la exención en el Impuesto a las Ganancias de las sumas percibidas correspondientes a reembolsos que se cobran por las exportaciones. La reforma tributaria (ley 27.430) volvió a eximir los reembolsos que perciben las empresas registradas ante AFIP como Pymes.

-

Los créditos fiscales del Impuesto al Valor Agregado por las compras y por los servicios vinculados con los bienes que se exportan, pueden ser imputados contra los débitos fiscales del mercado interno. Posteriormente, se puede tramitar la devolución o la compensación contra otros impuestos de los saldos a favor técnicos del IVA que se originan por esas operaciones. La norma que reglamenta el procedimiento en la Resolución General de AFIP 2000.

-

Al solicitar el reintegro, la AFIP va a controlar que los pagos de las operaciones vinculadas con exportaciones se hayan efectuado utilizando sólo los medios autorizados por la ley antievasión (25.345). Además, se va a verificar que se haya cumplido con los distintos regímenes de retención vigentes y la validez fiscal de los comprobantes recibidos. Incluso, los comprobantes que se presentan debe ser de proveedores que no registran incumplimientos de los que se definen en el SIPER.

-

En cuanto a la deducción en el impuesto a las ganancias del 10% sobre el valor FOB de las exportaciones, hay distintas posturas de interpretación en el mismo Tribunal Fiscal de la Nación, uno a favor de la deducción y otro no autorizándola. Sin embargo, finalmente la Corte Suprema de Justicia falló en contra de la postura de los contribuyentes.

Tratamiento fiscal de las importaciones La ley de Ganancias considera a las importaciones de fuente correspondiente a los países exportadores. En el momento de nacionalizar un bien hay que abonar los siguientes impuestos: -

Impuesto al Valor Agregado (alícuota general): 21 % Percepción de IVA: 20 % Retención Impuesto las Ganancias: 6 % Ingresos Brutos 2,5 % Impuestos Internos (a la tasa correspondiente, si estuviera gravado)

Ninguna de las percepciones no se aplican si se importan bienes de uso.


Lógicamente, si el bien que se importa está exento en IVA (por ejemplo: libros) no paga el impuesto ni la percepción del mismo. Para reducir esta carga tributaria se pueden hacer los siguientes trámites: Certificado de importadores (CVDI) RG AFIP 2238 (Vigente hasta el 7/9/12): Las empresas podían tramitarlo en cualquier momento del año, desde la página web de la AFIP. De esta manera, la percepción del IVA y la retención del Impuesto a las Ganancias se reducían a la mitad. Actualmente, este beneficio ya no se encuentra vigente. -

Exclusión en retenciones y percepciones:

Pueden tramitarse, ante la AFIP o en Rentas, las exclusiones en los regímenes de retención y de percepción del IVA (RG 2226 AFIP), del Impuesto a las Ganancias (RG 830) y del Impuesto sobre los Ingresos Brutos. Para ello, el requisito principal es poseer saldo a favor del contribuyente. La RG 3412 de la AFIP, posibilita que los importadores puedan tramitar hasta el 50 % de la percepción del IVA sin necesidad de cumplir con el requisito de poseer un saldo de libre disponibilidad equivalente al 20 % del impuesto determinado de los últimos doce meses. No es para todos la excepción, tienen que haber oficializado 12 despachos de importación por un monto FOB igual o mayor a trescientos mil dólares. Además, en las operaciones de importación y de exportación deberán considerarse los aranceles y reintegros que tienen que abonarse o percibirse, respectivamente, de acuerdo a la clasificación arancelaria que le corresponde a cada uno de los bienes. Normas particulares para tener en cuenta en el sector: La AFIP a través de la resolución 2281 establece un régimen de percepción del Impuesto a las Ganancias para las importaciones de bienes. Se exceptúan las importaciones de bienes de uso. Alícuota de percepción: aplicación de la alícuota del 6%. Cuando se trate de destinaciones definitivas de importación para consumo cuyo valor FOB unitario declarado sea inferior al 95% del valor criterio establecido por la Dirección General de Aduanas, para las mercaderías comprendidas en la Nomenclatura Común del MERCOSUR, la percepción se calculará aplicando la alícuota del 7%. Asimismo, en estos casos no podrán oponerse certificados de exclusión de retenciones del Impuesto a las Ganancias que hayan sido tramitados.


En cuanto a la percepción del Impuesto al valor agregado rige la resolución general 2937 de la AFIP. Se establecen las siguientes alícuotas: 20% para los bienes gravados a la tasa del 21% y 10% para los bienes alcanzados con la tasa del 10,5%. Importación de Servicios Si se importan servicios rige la resolución 549 de la AFIP, por la que los importadores deben ingresar el 21 % del IVA dentro de los 10 días hábiles siguientes a la generación del hecho imponible. El ingreso del tributo puede efectuarlo la entidad financiera que interviene. Este impuesto abonado puede computarse en la declaración jurada del período siguiente y constituye un crédito fiscal técnico del IVA. La obligación nace en la medida que el prestatario se encuentre inscripto en el IVA y siempre que el servicio esté alcanzado por el impuesto. De no ser así, habrá que ingresar el IVA proporcional destinado a la actividad gravada. Generalmente, los planes de facilidades de pago que aprueba la AFIP permiten incluir los intereses originados en no haber ingresado y computado luego el importe del crédito fiscal de estas operaciones. Beneficiarios del exterior Doble Imposición Internacional La Administración Federal de Ingresos Públicos a través de la nota externa número 5/08, publicada en el Boletín Oficial el 4 de agosto de 2008, manifestó su interpretación en relación a las consecuencias que tiene el Tratado de Montevideo en materia impositiva. La posición del Organismo fue que el Tratado no puede utilizarse como argumento para no pagar impuestos ya que sólo tiene efectos comerciales. En consecuencia, este criterio influye por ejemplo en el Impuesto a los Bienes Personales sobre las participaciones societarias cuyos titulares son residentes de los Estados contratantes. De esta manera, la participación en el capital de una sociedad del país perteneciente a personas jurídicas o físicas del exterior tendría que pagar el impuesto en forma retroactiva desde el año 2002, fecha de entrada en vigencia el tributo. El tratado de Montevideo, del año 1980, en su artículo 48 determina que “...los capitales procedentes de los países miembros de la Asociación gozarán en el territorio de los otros países miembros de un tratamiento no menos favorable que aquel que se concede a los capitales provenientes de cualquier otro país no miembro, sin perjuicio de las previsiones de los acuerdos que puedan celebrar en esta materia los países miembros, en los términos del presente Tratado...”.


El convenio firmado con España –país no miembro- , ratificado por la Ley 24.258, en su artículo 22 establece que “... El patrimonio constituido por acciones o participaciones en el capital o patrimonio de una sociedad sólo puede someterse a imposición en el Estado contratante del que el titular sea residente.....”. Por ese motivo, se exime del pago del impuesto a los capitales provenientes de dicho país, sirviendo de modelo para aplicar ya que se entendía que la cláusula de nación más favorecida, del convenio con España, extendía la exención a los países miembros que firmaron el Tratado de Montevideo. Por el Tratado las Partes Contratantes prosiguen el proceso de integración encaminado a promover el desarrollo económico-social, armónico y equilibrado de la región y, para ese efecto instituyen la Asociación Latinoamericana de Integración (en adelante denominada “Asociación”), cuya sede es la ciudad de Montevideo, República Oriental del Uruguay. Dicho proceso tendrá como objetivo a largo plazo el establecimiento, en forma gradual y progresiva, de un mercado común latinoamericano. Sin embargo, la AFIP interpreta que el tratado tiene otro efecto, por ejemplo comercial y no tributario. Por otro lado, el 22 de julio de 2008 fue publicado en Boletín Oficial la extinción del Convenio entre Argentina y Austria para evitar la doble imposición con referencia a los Impuestos a la Renta y el Capital. La denuncia argentina fue el 26 de junio de 2008, con vigencia efectiva a partir del 1 de enero de 2009. De esta manera las inversiones en Bonos de Austria, no alcanzados en el Impuesto sobre los Bienes Personales pasarán a estar gravados en el impuesto. En 2012 se suspendió el tratado vigente con Chile. Otros convenios vigentes: Por otro lado, existen convenios firmados con otros países que tienen como objetivo evitar la doble imposición en los impuestos patrimoniales y los que gravan la renta. El tratado de Montevideo no invalida ni se superpone con ellos, ya que los diversos convenios mantienen preeminencia sobre el mismo. La función de los convenios es evitar o amortiguar la carga impositiva cuando dos países tienen en común la misma materia imponible. Entonces, en relación a los países que firmaron convenios con Argentina y además el Tratado de Montevideo, como fueron los casos de Chile, Bolivia y Brasil tiene que analizarse qué dicen estos acuerdos a los efectos de la aplicación del tributo. Para el caso de los países que no firmaron convenios particulares, no podrán oponer el Tratado de Montevideo a efectos de evitar el impuesto. Qué dice la norma de la AFIP: La nota externa dice que “.....A efectos de evitar equívocas interpretaciones, el tratamiento a dispensar en el impuesto sobre los bienes personales a las


acciones y participaciones societarias cuyos titulares sean residentes de los Estados contratantes del Tratado de Montevideo de 1980, no corresponderá aplicar la cláusula de la nación más favorecida a la materia imponible....” Además, expresa que “.... No corresponde aplicar la cláusula de la nación más favorecida contemplada en el artículo 48 del Tratado, aprobado por la Ley 22.354, a la materia impositiva. Finalmente, en el año 2012 fue sancionada la ley para evitar la doble imposición con Uruguay, asimismo se aprobó un intercambio de información de interés fiscal entre ambos países. Convenios vigentes para evitar la doble imposición: Los convenios que se encuentran vigentes entre Argentina con otros países, que sí tienen efectos tributarios son los siguientes: Países

Norma Legal

Vigencia

Uruguay

26.758

22/08/2012

Alemania

22.025

01/01/1976

25.332

Año 2000

Australia

25.238

31/12/1999

Austria

22.589

17/01/1983 (extinguido 1/1/09)

Bélgica

24.850

22/07/1999

Bolivia

21.780

04/06/1979

Brasil

22.675

07/12/1982

Canadá

24.398

30/12/1994

Chile

27.274

19/12/1985

Dinamarca

24.838

03/09/1997

España

26.918

Año 2013

Finlandia

24.654

05/12/1996

Francia

22.357

01/03/1981

26.276

Año 2007

22.747

15/12/1983

Italia


25.396

Año 2000

México

27.334

Noruega

25.461

30/12/2001

Países Bajos

24.933

11/02/1998

Gran Bretaña e Irlanda del Norte

24.727

01/08/1997

Rusia

26.185

03/01/2007

Suecia

24.795

01/01/1963

Suiza

27.010

Año 2014

Los beneficiarios del exterior en el Impuesto a las Ganancias: Según la ley del Impuesto a las ganancias (20.628) las personas no residentes tienen que tributar exclusivamente por sus ganancias de fuente argentina., de acuerdo con el criterio de beneficiario del exterior. La ley dice que…” Cuando se paguen beneficios netos de cualquier categoría a sociedades, empresas o cualquier otro beneficiario del exterior corresponde que quien los pague retenga e ingrese a la Administración Federal de Ingresos Públicos, con carácter de pago único y definitivo, el treinta y cinco por ciento (35%) de tales beneficios…” El porcentaje debe calcularse en función de las siguientes presunciones, que no admiten prueba en contrario: a) Tratándose de contratos que cumplimentan debidamente los requisitos de la Ley de Transferencia de Tecnología al momento de efectuarse los pagos: 1. El 60 % de los importes pagados por prestaciones derivadas de servicios de asistencia técnica, ingeniería o consultoría que no fueran obtenibles en el país a juicio de la autoridad competente en materia de transferencia de tecnología, siempre que estuviesen debidamente registrados y hubieran sido efectivamente prestados. 2. El 80 % de los importes pagados por prestaciones derivadas en cesión de derechos o licencias para la explotación de patentes de invención y demás objetos no contemplados en el punto 1. b) El 35 % de los importes pagados cuando se trate de la explotación en el país de derechos de autor, siempre que las respectivas obras sean debidamente inscriptas en la Dirección Nacional de Derechos de Autor.


c) En el caso de intereses o retribuciones pagados por créditos, préstamos o colocaciones de fondos de cualquier origen o naturaleza, obtenidos en el extranjero. 1. El 43% cuando el tomador del crédito, préstamo o de los fondos sea una entidad regida por la Ley 21.526 o se trate de operaciones de financiación de importaciones de bienes muebles amortizables — excepto automóviles— otorgadas por los proveedores. 2. El 100% cuando el tomador del crédito, préstamo o fondos sea un sujeto comprendido en el artículo 49 de la ley de ganancias, excluidas las entidades regidas por la Ley 21.526 y sus modificaciones, una persona física o una sucesión indivisa y el acreedor no reúna la condición y el requisito indicados en el segundo párrafo del apartado anterior. d) El 70 % de las sumas pagadas por sueldos, honorarios y otras retribuciones a personas que actúen transitoriamente en el país, como intelectuales, técnicos, profesionales, artistas no comprendidos en el inciso b), deportistas y otras actividades personales, cuando para cumplir sus funciones no permanezcan en el país por un período superior a 6 meses en el año fiscal. e) El 40 % de las sumas pagadas por la locación de cosas muebles efectuada por locadores residentes en el extranjero. f) El 60 % de las sumas pagadas en concepto de alquileres o arrendamientos de inmuebles ubicados en el país. g) El 50 % de las sumas pagadas por la transferencia a título oneroso de bienes situados, colocados o utilizados económicamente en el país, pertenecientes a empresas o sociedades constituidas, radicadas o ubicadas en el exterior. h) El 90 % de las sumas pagadas por ganancias no previstas en los incisos anteriores. Por otro lado, el artículo 12 de la ley de Ganancias establece que los servicios de consultoría prestados en el exterior serán considerados de fuente argentina, correspondiéndoles las retenciones de beneficiarios del exterior. Los Residentes del Exterior y los bienes del país: Las personas físicas domiciliadas en el exterior tienen que pagar el Impuesto sobre los Personales a través de responsables sustitutos que los representen. Hasta el año 2015, se realizaba un pago único y definitivo aplicando la alícuota del 1,25% sobre el valor de los bienes.

A partir de la ley 27.260, las alícuotas que se aplican son las siguientes:


Para el año 2016, el setenta y cinco centésimos por ciento (0,75%). Para el año 2017, el cincuenta centésimos por ciento (0,50%). A partir del año 2018 y siguientes, el veinticinco centésimos por ciento (0,25%). No se tiene que abonar impuesto cuando su importe es igual o inferior a $ 250. La tasa se duplica en los siguientes casos: Cuando la titularidad de los bienes corresponde a sociedades radicadas en paraísos fiscales En los casos de inmuebles inexplotados o destinados a locación, recreo o veraneo, pertenecientes a sociedades del exterior. Transporte Internacional y el Impuesto a las ganancias: El artículo 9 de la ley del Impuesto a las Ganancias (20.628) establece la siguiente presunción a efectos de gravar el transporte internacional: Se presume, sin admitir prueba en contrario, que las compañías no constituidas en el país que se ocupan en el negocio de transporte entre la República y países extranjeros, obtienen por esa actividad ganancias netas de fuente argentina, iguales al 10 % del importe bruto de los fletes por pasajes y cargas correspondientes a esos transportes. Asimismo, se presume, sin admitir prueba en contrario, que el 10 % de las sumas pagadas por empresas radicadas o constituidas en el país a armadores extranjeros por fletamentos a tiempo o por viaje, constituyen ganancias netas de fuente argentina. Las presunciones mencionadas en los párrafos precedentes no se aplicarán cuando se trate de empresas constituidas en países con los cuales, en virtud de convenios o tratados internacionales, se hubiese establecido o se establezca la exención impositiva. En el caso de compañías no constituidas en el país que se ocupan en el negocio de contenedores para el transporte en la República o desde ella a países extranjeros, se presume, sin admitir prueba en contrario, que obtienen por esa actividad ganancias netas de fuente argentina iguales al 20 % de los ingresos brutos originados por tal concepto.......” Retenciones a beneficiarios del exterior: El ingreso de las retenciones que se realicen con carácter único y definitivo a beneficiarios del exterior tiene que efectuarse siguiendo lo establecido por la resolución 739 de la AFIP. Se tiene que realizar por medio del programa SICORE, también lo podrá realizar la entidad bancaria que gira los fondos al exterior. En el anexo de la Resolución 738 que reglamenta sobre el ingreso de retenciones y percepciones


figuran los números de Cuit para las empresas y personas físicas de los distintos países. Adicionalmente, en el momento de girarse intereses por préstamos del exterior o dividendos debe informarse por la ventanilla electrónica que funciona en la página de la AFIP. La forma de ingresar las retenciones es mediante la utilización del aplicativo, que funciona en la página Web de la AFIP, bajo la opción denominada “Mis aplicaciones Web”. Si existe firmado algún convenio, el beneficiario tiene que enviar por vía consular el certificado que avala ese convenio firmado. Los requisitos se encuentran previstos en la RG 3497 de la DGI. No habrá retenciones cuando, por ejemplo se abone el capital de un préstamo al exterior ya que no constituye ganancia de fuente argentina para el que lo percibe. Tampoco, habrá retención cuando se distribuyan dividendos a beneficiarios del exterior calculados sobre resultados acumulados impositivos. Si la utilidad contable es mayor se tendría que hacer la retención del 35 por ciento sobre la diferencia de utilidad. Renta financiera de beneficiarios del exterior: El decreto reglamentario 279/18 establece que la ganancia neta presunta de los rendimientos producto de la colocación de capital en LETRASDEL BANCO CENTRAL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA (LEBAC), obtenidos por un beneficiario del exterior, será la establecida en el apartado 2 del inciso c) del artículo 93 que dice que en el caso de intereses o retribuciones pagados por créditos, préstamos o colocaciones de fondos de cualquier origen o naturaleza, obtenidos en el extranjero, se considerará ganancia neta el 100% cuando el tomador del crédito, préstamo o fondos sea un sujeto comprendido en el artículo 49 de la Ley de Impuesto a las Ganancias, excluidas las entidades regidas por la Ley 21.526 y sus modificaciones, una persona humana o una sucesión indivisa y el acreedor no reúna la condición y el requisito indicados en el segundo párrafo del apartado anterior. En el caso de distribución de utilidades de cuotapartes de fondos comunes de inversión del primer párrafo del artículo 1° de la Ley N°24.083 y de intereses de títulos emitidos por los Estados Nacional, Provinciales o Municipales y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, corresponderá aplicar la presunción contemplada en el inciso h) del artículo 93 de la Ley de Impuesto a las Ganancias, a saber: el 90 % de las sumas pagadas por ganancias no previstas en los incisos anteriores. Cuando que el sujeto adquirente no sea residente en el país, el impuesto deberá ser ingresado por el beneficiario del exterior a través de su representante legal domiciliado en el país, pero cuando el beneficiario del


exterior no posea un representante legal domiciliado en el país, el impuesto deberá ser ingresado directamente por el propio beneficiario. Tratándose de inversores "beneficiarios del exterior", cuando un fondo común de inversión esté integrado por un activo subyacente principal, la distribución de utilidades o el rescate de las cuotapartes recibirán el tratamiento correspondiente al de ese activo subyacente. En caso contrario, estará sujeto al tratamiento impositivo de conformidad con la moneda y la cláusula de ajuste, en que se hubiera emitido la cuotaparte. Se considerará que un fondo común de inversión está compuesto por un activo subyacente principal cuando una misma clase de activos represente, como mínimo, un 75% del total de las inversiones del fondo o, de no cumplimentar esa condición, el 90% del total de esas inversiones esté representado por las clases de activos a que se hace referencia en el segundo párrafo del cuarto artículo incorporado sin número a continuación del artículo 90 de la Ley de Impuesto a las Ganancias. Será consideradas como "clase de activo" a las LETRAS DELBANCO CENTRAL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA (LEBAC) y a cada una de las inversiones a que hacen referencia los incisos a), b) y c) del primer párrafo del cuarto artículo incorporado sin número a continuación del artículo 90 de esa Ley: 

Títulos públicos, obligaciones negociables, Títulos de deuda, cuotapartes de fondos comunes de inversión no comprendidos en el inciso c) siguiente, así como cualquier otra clase de Título o bono y demás valores.

Títulos públicos, obligaciones negociables, Títulos de deuda, cuotapartes de fondos comunes de inversión no comprendidos en el inciso c) siguiente, monedas digitales, así como cualquier otra clase de Título o bono y demás valores.

Acciones, valores representativos y certificados de depósitos de acciones y demás valores, certificados de participación de fideicomisos financieros y cualquier otro derecho sobre fideicomisos y contratos similares y cuotapartes de condominio de fondos comunes de inversión que cotizan en bolsas o mercados de valores autorizados por la Comisión Nacional de Valores que no cumplen los requisitos a que hace referencia el inciso w) del artículo 20 de esta ley, o que no cotizan en las referidas bolsas o mercados de valores. Las alícuotas son del 5% (en moneda nacional) y 15% (en moneda extranjera y con cláusulas de ajuste). Reglamentación AFIP (RG 4227):


Título I Conceptos sujetos a retención: A efectos de la determinación e ingreso de la retención del impuesto a las ganancias con carácter de pago único y definitivo, sobre las sumas pagadas a beneficiarios del exterior en concepto de los intereses y rendimientos que seguidamente se indican -en los términos del primer artículo sin número incorporado a continuación del Artículo 90 de la ley del gravamen-, se observarán las disposiciones del presente título: 

Intereses originados en depósitos a plazo efectuados en instituciones sujetas al régimen de entidades financieras de la Ley N° 21.526 y sus modificaciones.

Rendimientos de Letras del Banco Central de la República Argentina (LEBAC).

Rendimientos de obligaciones negociables, cuotapartes de fondos comunes de inversión, títulos de deuda de fideicomisos financieros y contratos similares, bonos y demás valores, que no se encuentren comprendidos en la exención prevista en el inciso w) del Artículo 20 de la Ley de Impuesto a las Ganancias, texto ordenado en 1997 y sus modificaciones. Sujetos obligados a practicar la retención Deberán actuar como agentes de retención los siguientes sujetos, según el interés o rendimiento de la inversión de que se trate:

Depósitos a plazo en entidades financieras: la entidad financiera que pague los intereses del depósito.

Letras del Banco Central de la República Argentina (LEBAC): la entidad que ejerce la función de custodia de los títulos, quien retendrá el importe respectivo en virtud de la información disponible y/o la suministrada por el agente de liquidación y compensación interviniente en la adquisición o transferencia de los títulos.

Obligaciones negociables, títulos de deuda de fideicomisos financieros y contratos similares, bonos y demás valores: el sujeto pagador de los intereses o rendimientos que generen dichos valores.

Cuotapartes de fondos comunes de inversión: la sociedad depositaria o el Agente de Colocación y Distribución Integral (ACDI) de existir, quien retendrá el importe respectivo de acuerdo con la información disponible y/o suministrada por la sociedad gerente.


Determinación del importe a retener El importe a retener se determinará aplicando sobre los intereses y/o rendimientos pagados las alícuotas, considerando la ganancia neta presunta determinada para cada caso. Las alícuotas son del 5% ó 15%, dependiendo si la inversión es en pesos, o con cláusulas de ajuste y en moneda extranjera. Las presunciones de utilidad se encuentran establecidas en el artículo 93 de la ley 20.628. Título II Enajenación de valores comprendidos en el cuarto artículo sin número incorporado a continuación del Artículo 90 de la ley del gravamen, realizada por sujetos residentes en el exterior. Jurisdicciones cooperantes. Conceptos sujetos a retención A efectos de la determinación e ingreso de la retención del impuesto a las ganancias con carácter de pago único y definitivo respecto de la enajenación de los valores que a continuación se detallan -conforme lo dispuesto por el cuarto artículo sin número incorporado a continuación del Artículo 90 de la ley del gravamen- efectuada por beneficiarios del exterior, se observarán las disposiciones del presente título: 

Letras del Banco Central de la República Argentina (LEBAC), obligaciones negociables, títulos de deuda, cuotapartes de fondos comunes de inversión comprendidos en el primer párrafo del Artículo 1° de la Ley N° 24.083 y sus modificaciones y cuotapartes de renta de fondos comunes de inversión comprendidos en el segundo párrafo de dicho artículo, monedas digitales, así como cualquier otra clase de título o bono y demás valores, emitidos en moneda nacional sin cláusula de ajuste.

Letras del Banco Central de la República Argentina (LEBAC), obligaciones negociables, títulos de deuda, cuotapartes de fondos comunes de inversión comprendidos en el primer párrafo del Artículo 1° de la Ley N° 24.083 y sus modificaciones y cuotapartes de renta de fondos comunes de inversión comprendidos en el segundo párrafo de dicho artículo, monedas digitales, así como cualquier otra clase de título o bono y demás valores, en moneda nacional con cláusula de ajuste o en moneda extranjera.

Acciones que coticen en bolsas o mercados de valores autorizados por la Comisión Nacional de Valores que no cumplen los requisitos a que hace referencia el inciso w) del Artículo 20 de la ley del gravamen o que no cotizan en las referidas bolsas o mercados de valores, así como cuotas y participaciones sociales –incluidas las cuotapartes de condominio de fondos


comunes de inversión a que se refiere el segundo párrafo del Artículo 1° de la Ley N° 24.083 y sus modificaciones-, y certificados de participación de fideicomisos financieros y cualquier otro derecho sobre fideicomisos y contratos similares, incluida la enajenación indirecta de dichos valores en los términos del artículo sin número incorporado a continuación del Artículo 13 de la ley del gravamen. Sujetos obligados a practicar la retención o ingreso La retención y/o el ingreso del impuesto estará a cargo de los sujetos que -para cada caso- se indican a continuación: 

a) El adquirente de los valores, cuando éste sea un sujeto residente en el país y no se den los supuestos previstos en los incisos b) y c) siguientes.

b) En el caso de Letras del Banco Central de la República Argentina (LEBAC) y demás valores colocados por oferta pública con autorización de la Comisión Nacional de Valores, excepto los indicados en el inciso c), en la medida que la ganancia por su enajenación no se encuentre exenta del gravamen: la entidad que ejerce la función de custodia de los valores, quien retendrá el importe respectivo en virtud de la información disponible y/o la suministrada por el agente de liquidación y compensación interviniente en la adquisición o transferencia de los mismos.

c) En el supuesto que la entidad que ejerce la custodia de los valores no intervenga en el pago relacionado con la operación respectiva, la retención del impuesto deberá efectuarse conforme a lo mencionado en el inciso a) precedente, excepto que se tratara de un adquirente del exterior en cuyo caso se aplica el inciso d) del presente artículo.

d) De tratarse de cuotapartes de fondos comunes de inversión: la sociedad depositaria o el Agente de Colocación y Distribución Integral (ACDI) de existir, quien retendrá el importe respectivo de acuerdo con la información disponible y/o suministrada por la sociedad gerente.

e) Cuando el adquirente de los referidos bienes sea un sujeto residente en el exterior, el ingreso del impuesto estará a cargo del representante legal domiciliado en el país del beneficiario del exterior. De no poseer un representante en el país, dicho ingreso lo efectuará el propio beneficiario, mediante transferencia bancaria internacional. Determinación del importe a retener El importe a retener se determinará aplicando sobre el 90% de las sumas pagadas por la adquisición de los valores o, en su caso, sobre la ganancia neta real determinada conforme lo previsto en el segundo párrafo del Artículo 93 de


la ley del gravamen, las alícuotas que -según el inciso del Artículo 5° en que se encuentren comprendidos los valores- se indican a continuación: 

Inciso a) de los conceptos sujetos a retención del Título II: 5%

b) Incisos b) y c) de los conceptos sujetos a retención del Título II: 15% Cuando el beneficiario de las rentas opte por determinar la ganancia neta sujeta a retención considerando la suma que resulte de deducir del beneficio bruto pagado o acreditado, los gastos realizados en el país necesarios para su obtención, mantenimiento y conservación -en los términos dispuestos por el segundo párrafo del Artículo 93 de la ley del gravamen-, deberá informar tal situación al agente de retención o a su representante legal -según corresponda en función de lo indicado en el Artículo 6°-, poniendo a su disposición los boletos correspondientes a las operaciones u otra documentación fehaciente que acredite la adquisición y posterior enajenación de los títulos valores, así como la determinación del costo computable incluyendo, de corresponder, su respectiva actualización. Los agentes de retención o el representante legal en su caso, conservarán a disposición de este Organismo los elementos entregados por el beneficiario del exterior así como los papeles de trabajo que respalden el cálculo de la respectiva retención. Se deberá convertir los montos transferidos a Pesos Argentinos al tipo de cambio comprador divisa del día de la acreditación, utilizado por la entidad bancaria en la operatoria del Mercado Único y Libre de Cambios, y registrarlos con la Clave Única de Identificación Tributaria (C.U.I.T.) de la sociedad destinataria de la transferencia, netos de todo tipo de comisiones y gastos. Título III Beneficiarios del exterior. Jurisdicciones NO Cooperantes De tratarse de beneficiarios que residen en jurisdicciones no cooperantes o los fondos invertidos provienen de jurisdicciones no cooperantes, los sujetos pagadores mencionados en los Artículos 2° y 6°, según la renta de que se trate, deberán retener con carácter de pago único y definitivo el 35% sobre la ganancia neta presunta conforme a lo dispuesto por el Artículo 93 de la ley del gravamen, según el tipo de ganancia de que se trate. El ingreso del impuesto se efectuará de acuerdo con los procedimientos que -según el caso de que se trate- prevé el Artículo 9°.


Cuando deba realizarse según lo dispuesto por el inciso a) del citado artículo, deberán utilizarse los códigos que -para cada caso- se consignan a continuación: 

Conforme a las previsiones de las Resoluciones Generales N° 739, su modificatoria y sus complementarias, y N° 3.726, en el caso que: o

Las operaciones no hubieran sido efectuadas a través de bolsas o mercados de valores y el adquirente fuera un residente en el país.

o

Las operaciones hubieran sido efectuadas a través de bolsas o mercados de valores, y el agente de liquidación y compensación efectuó la respectiva retención sin haberse ingresado la misma.

Mediante la Transferencia Bancaria Internacional prevista en el inciso b) del Artículo 9°, por parte del adquirente de dichos bienes, cuando éste hubiera sido un sujeto residente en el exterior y las operaciones no hubieran sido efectuadas a través de bolsas o mercados de valores. Otros temas importantes de comercio exterior Prestaciones realizadas en el exterior: En el caso de importaciones de servicios que signifiquen prestaciones realizadas en el exterior que se utilicen o exploten en el país, la resolución de AFIP 549 establece que los importadores tienen que ingresar el Impuesto al Valor Agregado dentro de los 10 días hábiles siguientes a la fecha de perfeccionamiento del hecho imponible. Para ello, tienen que utilizar el formulario 799 mediante el código de impuesto 250 (prestaciones del exterior) y se computa como crédito fiscal técnico para el Impuesto al Valor Agregado. Reintegros por exportación: Fue eliminada la posibilidad de computar como exentos los reintegros por exportación en el Impuesto a las ganancias. Anteriormente, la suspensión regía desde el año 2003. Luego de la reformar tributaria (ley 27.430), la exención quedó limitada para las empresas inscriptas como Pymes en la AFIP. Diferencias de impuestos en las importaciones: El Decreto reglamentario del Impuesto al Valor Agregado, en el artículo 65, establece que cuando existan controversias en relación a los valores en que se importan los bienes, la AFIP liquidará los impuestos en función de los valores declarados por el importador pero se deberá constituir una garantía por las eventuales diferencias de impuestos. También, las garantías habrá que constituirlas por las percepciones de los diferentes impuestos. Tratamiento impositivo provincial de las exportaciones:


El Código Fiscal de la Provincia de Buenos Aires establece que no constituye actividad gravada en Ingresos Brutos las exportaciones, entendiéndose como tal la venta de bienes al exterior. Esto no alcanza a las actividades conexas de transporte, eslingaje, estibaje o depósito. Por otro lado, la ley determina que no integra la base imponible la suma cobrada por los exportadores en concepto de reintegros de exportación. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el Código Fiscal incluye dentro de las exenciones a los ingresos por exportación de bienes, no alcanzando este beneficio a las actividades conexas. De la misma manera que en Buenos Aires, no están alcanzados por Ingresos brutos los reintegros que se cobren por las exportaciones. En todas las demás provincias –salvo en Misiones – no se grava con Ingresos Brutos a las exportaciones. La Comisión Arbitral de Impuestos, que reordena y agrupa todos los años la normativa referida a Convenio Multilateral, da precisiones relativas a las exportaciones. En ese sentido establece que las exportaciones y los gastos relacionados con esas operaciones no se tienen que considerar a los efectos de la determinación de los coeficientes de distribución. En cuanto a los servicios, si se prestan en el exterior no integran la base imponible del Impuesto. Además, si se prestan en el país pero la utilización de los mismos está en el exterior también se encuentran exentos de Ingresos brutos en CABA y Buenos Aires. Zona Franca. Tratamiento impositivo Las empresas radicadas en zona franca, no pagan impuestos por los servicios públicos que contratan. Las demás operaciones se encuentran gravadas en los impuestos de la misma forma que si estuvieran en el territorio general aduanero. Los ingresos de bienes a zona franca desde el territorio general aduanero se consideran como exportaciones suspensivas, y de esta manera no pagan IVA. El ingreso de bienes del exterior a zona franca no se considera importación, en consecuencia no deben pagarse impuestos de importación, recién hay que nacionalizar la mercadería cuando ingresan al territorio general aduanero. Costo impositivo de importación 2000 cajas U$S (6 pesos) = + Seguro + Flete Valor CIF Arancel Importación 20%

12.000,00 (valor FOB) 500,00 1.500,00 14.000,00 2.800,00


Tasa estadística 0,5 % Subtotal

70,00 ----------------16.870,00

Impuestos: IVA 21 % Percepción IVA 20% Percepción Ganancias 6%

3.542,70

(bien alcanzado a la tasa general)

3.374,00 1.012,20

Ingresos brutos 2,5%

421,75

Impuestos Internos (4%)

913,73 (x)

(x) 16.870,00 x 1,3 x (1+0,0416) = 22.843,32 22.843,32 x 4% = 913,73 Tasa nominal 4% Si en bien fuera un bien de uso no tendría percepciones de IVA, ni de Ganancias e Ingresos Brutos.

Bibliografía 5  
Bibliografía 5  
Advertisement