Issuu on Google+

TODO LO QUE TIENES QUE SABER SOBRE ELLA! QUE SON? COMO SE PRODUCEN? COMO NOS DEFENDEMOS! EL PARARRAYOS


El rayo es una poderosa descarga electrostática natural, producida durante una tormenta eléctrica. La descarga eléctrica precipitada del rayo es acompañada por la emisión de luz (el relámpago), causada por el paso de corriente eléctrica que ioniza las moléculas de aire, y por el sonido del trueno, desarrollado por la onda de choque. La electricidad (corriente eléctrica) que pasa a través de la atmósfera calienta y expande rápidamente el aire, produciendo el ruido característico del rayo, es decir, el trueno.


El primer proceso en la generación del relámpago es la separación de cargas positivas y negativas dentro de una corriente aérea ascendente, fuerte en estas nubes, acumulando así una carga de electricidad estática muy poderosa. Los cristales positivamente cargados tienden a ascender, lo que hace que la capa superior de la nube acumule una carga electrostática positiva. Los cristales negativamente cargados y los granizos caen a las capas del centro y del fondo de la nube, que acumula una carga electrostática negativa. El rayo también pueden producirse dentro de las nubes de cenizas de erupciones volcánicas, o puede ser causado por violentos incendios forestales que generen polvo capaz de crear carga estática.


• Si bien el impacto no resulta mortal, las secuelas pueden ser permanentes. Algunas de las consecuencias son las siguientes: *Pérdida de la consciencia, amnesia temporal o pérdida total de la memoria. *Funcionamiento irregular de órganos temporal o permanente. *Muerte de miembros u órganos. *Pérdida de la capacidad de sentir el frío, consecuencia que, aunque simple, resulta muy incómoda: es muy frecuente en personas con este problema contraer catarros, gripes, pulmonías e hipotermias, que pueden llevarlos a la muerte.


• Así mismo en bien sabido que las descargas atmosféricas pueden ocasionar graves daños a nuestros equipos electrónicos, lo cual puede significar grandes pérdidas en costos de reparación o sustitución de equipos.


- Cerrar/alejarse de puertas y ventanas. - Alejarse de instalaciones eléctricas. - No usar teléfonos fijos, sólo inalámbricos o móviles. - Cerrar las puertas al salir.


- Cerrar todas las puertas y ventanas. - No tocar partes metálicas del vehículo. - Por ningún motivo abandonar el vehículo.


- En caso de haber un edificio o vehículo muy cerca, intentar llegar a él. - Alejarse de objetos altos (árboles, postes o cualquier objeto que sobresalga). - Buscar una zona que se encuentre un poco más baja que el terreno circundante. - No acostarse, ya que la tierra húmeda conduce muy bien la electricidad. - Intentar agacharse lo más posible, pero tocando el suelo sólo con las plantas de los pies. - No resguardarse en cuevas o accidentes geográficos similares, ya que se acumula el aire ionizado que aumenta la probabilidad de descarga.


La fascinación y temor por los fenómenos meteorológicos es un fenómeno que nos acompaña desde la antigüedad. Los antiguos griegos, por ejemplo, asociaban los rayos con Zeus, su dios más poderoso. Según la mitología nórdica, el fuego producía los relámpagos al cortar con su espada las nubes en su luja contra los dioses.


Todo sucedió en Filadelfia un día como hoy pero de 1752, en medio de una tormenta. Ahí Franklin sale a la interperie con un cometa con esqueleto de metal atado por un hilo de seda, en cuyo extremo llevaba una llave también metálica. Mientras la hacía volar, confirmó que la llave se cargaba de electricidad, demostrando así que las nubes están cargadas de electricidad y los rayos son descargas eléctricas. Gracias a este experimento creó su más famoso invento, el pararrayos.


La barra: Es cilíndrica de 3 a 5 metros de altura, con una punta o puntas de hierro galvanizado o de cobre. El conductor aéreo: está formado de cable de cobre de más de 8 mm de diámetro o cable de hierro de más de 11 Mm. de diámetro, aunque también se puede emplear tubos de los mismos materiales. Una condición importante es que no esté aislado del edificio que protege. El conductor subterráneo: consiste en placas de cobre o de hierro galvanizado de un metro cuadrado de superficie por lo menos, hundidas en el agua de un pozo o mejor en la tierra húmeda y enlazadas al conductor aéreo. Si el terreno es seco, es mejor usar como conductor subterráneo un cable muy largo enterrado alrededor de la casa. Se debe tomar en cuenta que el radio de la base circular (R) es igual a la altura (A) del pararrayos.


Sea cual sea la forma 贸 tecnolog铆a utilizada, todos los rayos tienen la misma finalidad: ofrecer al rayo un camino hacia tierra de menor resistencia que si atravesara la estructura del edificio. Existen dos tipos fundamentales de pararrayos: - Pararrayos de puntas - Pararrayos reticulares o de jaula de Faraday


Pararrayos de puntas: Formada por una varilla de 3 a 5 m de largo, de acero galvanizado de 50 mm de diámetro con la punta recubierta de wolframio (para soportar el calor producido en el impacto con el rayo). Si además se desea prevenir la formación del rayo, pueden llevar distintas dispositivos de ionización del aire. De tipo Franklin: se basan en el "efecto punta". Es el típico pararrayos formado por una varilla metálica acabada en una o varias puntas. La zona protegida por un pararrayos clásico de Franklin tiene forma cónica.


Pararrayos reticulares o de jaula de Faraday: consisten en recubrir la estructura del edificio mediante una malla metálica conectada a tierra.Hay que hacer notar que los edificios modernos con estructura metálica, cumplen una función similar a las jaulas de Faraday, por lo que la probabilidad de que un rayo entre en uno de estos edificios es extremadamente pequeña.



Descargas Atmosféricas