Page 1

Tema 6 ALUMNADO La construcción social de la adolescencia y la condición del alumno. La primera definición moderna de la infancia coincide con la formación de los Estados modernos y la expansión del capitalismo .Erasmo y Vives plantean la necesidad de que los buenos modales se adquieran en la primera infancia. La noción moderna de infancia y adolescencia de mayor influencia fue propuesta por Rosseau en el Emilio. Los niños, para crecer como seres maduros y libres, han de ser protegidos de las influencias corruptoras y perturbadoras del mundo adulto. Los niños y los adultos son seres cuya razón no está plenamente desarrollada, son inmaduros y, en consecuencia, los adultos han de protegerlos de su propia libertad. Rosseau, al igual que otros pedagogos de su época, consideraba que la primera tarea educativa era la enseñanza de la virtud, la cual se ha de anteponer al conocimiento. El más peligroso período de la vida humana es el que va desde el nacimiento hasta la edad de doce años. Esta es la época en que germinan los errores y los vicios, sin que todavía se posea instrumento alguno para destruirlos; y cuando el instrumento viene, son tan profundad las raíces que ya no hay tiempo para arrancarlas. Rosseau es el gran teórico de lo que se puede denominar operación de encierro de la juventud. Su teoría escinde al niño del adulto. El Emilio constituye el pilar más sólido de la moderna definición de la infancia, de la infantilización del niño (y del adolescente y del joven), de su retención obligada y artificial en el tiempo. Marx denunciaría esta operación de encierro del joven en el pensamiento rousseauniano. Rosseau separa al niño y al adolescente del mundo adulto y proporciona el sustento ideológico para construir un mundo aparte para los más jóvenes. Marx piensa que en una sociedad racional los niños deben trabajar. Su propuesta básica es acabar cuanto antes con el estatuto subordinado de la infancia y de la adolescencia. Marx aúna el trabajo productivo y la enseñanza. Esta idea de que los niños compartieran trabajo y escuela no gozó de gran aceptación en el movimiento obrero organizado. La abolición del trabajo infantil fue una de las peticiones unánimes del movimiento obrero. Sin duda la principal aportación de Marx a la teoría educativa fue la defensa de este régimen combinado. Esta propuesta se asienta en tres parámetros: 1. Marx concibe la fábrica como lugar de explotación, pero también de resistencia y de liberación para la clase obrera. 2. Marx ve la combinación trabajo productivo/formación intelectual en la fábrica como base de la revolución total una de cuyas manifestaciones más altas se expresaría en el principio de multilateralidad o polivalencia. 3. Existe en Marx una concepción del Estado y de la ideología que, se admite con matices, los acerca a la noción de armas en manos de la clase dominante.


A pesar de que hoy día, al menos en las sociedades occidentales, se admite de modo generalizado, la idea de la sobreprotección de los menores de edad no ha gozado de un consenso unánime. A partir del siglo XVII se produce un cambio trascendental: los colegios empiezan a sustituir al aprendizaje como medio de educación, con lo que el niño deja de estar mezclado con los adultos. El sistema educativo institucionalizó la noción de niñez. La idea de adolescencia no se materializó en América y en Europa hasta comienzos del siglo XX. El proceso de maduración biológica se convirtió en la base de la definición social de la entrada en un grupo de edad. La adolescencia era caracterizada como un nuevo nacimiento, como un período desgarrado marcado por dualismos que rompían con la armonía de la infancia: hiperactividad e inercia, sensibilidad, social y distanciamiento; intuiciones sublimes y locuras infantiles. La adolescencia como parte de la maduración biológica. La adolescencia se desarrolló por completo y se convirtió en una fase distinta de la niñez durante los años cincuenta del siglo pasado. Por primera vez en la historia los adolescentes tenían su propia música, sus propios bailes, sus propias ropas, sus propias modas. La imagen del adolescente estaba vinculada a la de la sociedad de consumo. Musgrove proporcionó una novedosa interpretación de la juventud. A medida que el Estado benefactor se desarrollaba, la juventud es desplazada de la esfera de la producción, excluida de las posiciones de estatus y responsabilidad y encerrada en el mundo de las preocupaciones juveniles. Su poder respecto a los adultos ha sido erosionado hasta el punto de que se encuentra en una posición de casi total dependencia y de subordinación a la autoridad adulta, con el resultado de que constituye una clase social, una clase independiente del sistema de estratificación de los adultos.

El estudio de Sugarman partía de la obviedad de que el sistema educativo para todos no había erradicado las desigualdades de la clase. Sugería que los alumnos, nadaban entre dos culturas: la cultura de la escuela y la cultura de los jóvenes. En su modelo, los alumnos que fracasan, los cuales proceden mayoritariamente de la clase obrera, responden a este fracaso rechazando la cultura escolar y se orientan hacia la cultura juvenil. Sugarman elabora una teoría de la cultura juvenil como una cultura propia de la clase obrera sin aspiraciones de movilidad social. Aún se puede añadir una etapa más a la adolescencia antes de la incorporación definitiva al mundo adulto, especialmente en el caso de los estudiantes universitarios. A partir de los veinte años de edad se entraría en la fase de la juventud adulta o juventud a secas. A los jóvenes se les permitía adoptar algunas decisiones y empezar a controlar sus vidas. Se trata de una responsabilidad limitada. La obra de Margarte Mead Adolescencia, sexo y cultura en Samoa, mostró la falacia del concepto universal de adolescencia. No en todas las sociedades aquellas personas cuyas edades oscilan entre los 13 y los 18 años viven en un período de agitación interna incontrolable.


La desigualdad del poder dentro del aula.

Bowles y Gintis, consideran que los alumnos viven en un contexto de alineación similar a los asalariados de la clase obrera. La correspondencia de las relaciones sociales en la escuela y en el trabajo tiene cuatro aspectos principales: ● Los estudiantes, al igual que los trabajadores con respecto a su trabajo, ejercen poco control sobre el currículo. ● La educación es contemplada como un medio, más que como un fin en sí misma. ● La división del trabajo, que confiere a cada persona una estrecha gama de tareas y

que

engendra desunión entre los trabajadores, se repite en la especialización y compartimentación del conocimiento y en la competencia entre los estudiantes. ● Los distintos niveles educativos se corresponden con, y preparan para, los diferentes niveles de la estructura ocupacional. De este modo los empleados a los que dan acceso las credenciales de primaria son repetitivos y claramente subordinados. Desde la secundaria se accede a empleos con mayor grado de autonomía. Y, finalmente, con los títulos universitarios se puede acceder a empleos con una elevada autonomía.

¿Qué ocurre dentro de las aulas?

Seguramente el precedente de los estudios etnográficos en la Sociología de la Educación sea el trabajo realizado por el psicólogo Phillip Jackson “La vida en las aulas”. Jackson se lanzó al interior de la caja negra, al interior de las aulas, para analizar qué procesos tienen lugar en su interior. Para observar como es la vida de alumnos y profesores en su ámbito natural, es decir, el aula. En esta obra tenemos la primera formulación empírica del llamado currículo oculto, es decir, de los efectos no previstos de la instrucción escolar. No cabe duda de que el estudio etnográfico cumbre en la Sociología de la Educación es el llevado a cabo por Paul Willis. Consistió en una investigación sobre un grupo de chavales antiescuela (los “colegas”). El libro está dividido en dos partes. La primera, etnográfica, dedicada al lector general y a los enseñantes y la segunda, analítica, de carácter más sociológico. El grupo pares es, sin duda, el elemento clave contra-escolar. Mientras que la escuela es la zona de lo formal, el grupo lo es de lo informal. La oposición a la escuela se manifiesta en la lucha por ganar espacio simbólico y físico en la institución. El escaqueo es un elemento de auto-dirección, de autonomía. Se puede llegar a construir una jornada propia aparte de la que ofrece la escuela. Se trata de preservar la movilidad


personal. Hay que atacar las nociones oficiales del tiempo institucional. La acusación principal de los profesores sobre “los colegas” es que pierden el tiempo. La cultura contraescolar tiene profundas similitudes con la cultura a la que sus miembros están destinados: la cultura de fábrica. La masculinidad y la rudeza en la cultura contra-escolar reflejan uno de los temas centrales de la cultura de fábrica. Otro tema de la cultura de fábrica es la lucha por obtener un cierto grado de control informal sobre el proceso de trabajo. El grupo informal en el trabajo muestra la misma actitud hacia los conformistas. Las principales penetraciones son las que se refieren a la educación y al empleo. La cultura establece una especie de valoración de la calidad del trabajo disponible. La mayor parte del trabajo industrial es un trabajo carente de sentido, alineante, repetitivo, requiere muy poca habilidad y muy poco aprendizaje. La lógica interna del capitalismo consiste en que todas las formas concretas de trabajo están estandarizadas y que todas ellas contienen el potencial para la explotación del trabajo abstracto. La expansión del sector servicios y del sector público pretende hacer creer que existe una mayor amplitud de oportunidades y de variedad de trabajo para los jóvenes. Sin embargo, contra esta afirmación se puede argumentar que el modelo capitalista de división del trabajo es dominante en todos los sectores de empleo. El comportamiento en la escuela de estos chicos refuerza la solidaridad de grupo, rechazando radicalmente la competitividad que la que escuela alienta. La cultura contraescolar contrapone la lógica individualista a la grupalista. Las principales limitaciones de la cultura contraescolar son las que se refieren al desdén por la actividad intelectual y su marcado sexismo. El rechazo de la escuela es también el rechazo de la actividad mental en general.

La violencia en las escuelas. Quizá una de las mejores reflexiones sobre la violencia escolar la encontramos en los escritos de Juanita Ross quien argumentó sobre el modo en que la organización institucional de la escuela contribuye al desarrollo de la violencia. Nuestras escuelas están organizadas sobre la premisa de que todos los niños necesitan aprender las mismas cosas y que necesitan aprenderlas en el mismo momento de su vida. Los niños que rehúsan memorizar, que cuestionan las prácticas docentes o que plantean interpretaciones alternativas de la realidad pueden sufrir la frustración dentro del sistema escolar, y ser causa de frustración para sus profesores. Estos alumnos carecen del componente de la obediencia a la pedagogía. Para combatir este problema es preciso promover un modo de funcionamiento de le escuela que promueva el diálogo y la cooperación, el paso de una pedagogía de corte transmisivo a otra en la que el protagonismo recaiga sobre el aprender y no sobre el enseñar.


En países como Noruega, Inglaterra, Escocia, Portugal, etc. Este informe es posiblemente el mejor documento para conocer la situación en España. El estudio se refiere a relaciones entre iguales en centros de educación secundaria. Se distinguen cuatro formas de abuso: 1. Maltrato físico: amenazar con armas, pegar, esconder cosas, romper cosas y robar cosas. 2. Maltrato verbal: insultar, poner motes, hablar mal de alguien. 3. Exclusión social: ignorar a alguien, no dejar participar a alguien en una actividad. 4. Mixto: amenazar con el fin de intimidar, obligar a hacer las cosas con amenazas, acosar sexualmente. El grupo de edad que concentra mayor porcentaje de agresiones es el de 11-14 años. La forma más común de maltrato es de tipo verbal, seguido del abuso físico.

Tema 6 Alumnado  

Tema 6 Alumnado

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you