Issuu on Google+

SISTEMA DE ENSEÑANZA Y CLASES SOCIALES Julio Carabaña

Este capítulo se centra en el análisis de la desigualdad de las clases sociales ante el sistema educativo. Cobrando interés desde que aceptamos que la enseñanza es un derecho de todos, y teniendo en cuenta el contexto de la movilidad social. DEFINICIÓN DE LA MOVILIDAD SOCIAL. Movilidad social: desplazamientos de los individuos entre las posiciones sociales. Pueden ser de varios tipos: •

Movilidad intrageneracional; cambios de posición social de los individuos en el curso de sus vidas.

Movilidad intergeneracional; cambios de posición social de los individuos respecto de sus padres.

Ambos tipos pueden ser: •

movilidad estructural o forzada, resultado de cambios en la estructura de la sociedad.

movilidad circulatoria o neta, resultado de la circulación de los individuos por una estructura social dada, es decir, el grado o medida en que la posición social de los padres determina la posición social de los hijos.

Entenderíamos mejor la idea de movilidad como independencia de los orígenes si suponemos que cada familia procura una posición social para sus hijos poniendo en juego los recursos de que dispone. Estos recursos son de grandes tipos: •

Recursos objetivos; económicos, en forma de bienes o muebles o inmuebles, rentas, negocios etc.

Recursos sociales; en forma de contactos, influencias, redes de amistad, de parentesco, etc.

Recursos culturales; nivel educativo y conocimientos en general.

Recursos personales o subjetivos; capacidades relevantes de los individuos: inteligencia, simpatía, capacidad de riesgo, etc.

Con estos recursos las familias ponen en práctica diferentes estrategias. Si los resultados de estas estrategias, es decir, las posiciones sociales de los hijos, fueran solo función de los recursos objetivos de partida, diríamos que no hay movilidad social. En cambio si los resultados dependen de los recursos subjetivos o de la suerte, habrá entonces movilidad social. La relación entre clases sociales y educación pueden entenderse como el estudio de cómo el sistema de enseñanza es empleado por las distintas clases para sus estrategias de movilidad. EL SISTEMA DE ENSEÑANZA Y LA MOVILIDAD. Hay instituciones sociales orientadas a la reproducción social, como la familia, y más específicamente la herencia. Y son menos las orientadas a la movilidad social. Así, la escuela, el mercado, el matrimonio, la política y muchas otras instituciones las utilizan todas las clases sociales para mejorar su posición y su condición social. En la sociedades industriales, la actividad económica requiere cada vez más conocimientos que donde mejor se adquieren es en la escuela. Esto hace que las estrategias de movilidad de las familias pasan cada vez más por la escuela y menos por instituciones más tradicionales, como el matrimonio, el mercado o el aprendizaje doméstico de la profesión paterna. La movilidad dependerá de la relación entre los niveles de estudio que alcancen las distintas clases sociales y sus recursos objetivos de partida. Si son proporcionales, habrá desigualdad educativa de partida. En la medida que no lo sean, habrá más igualdad educativa y más movilidad.


LAS DESIGUALDADES ACTUALES EN EL NIVEL DE ESTUDIOS. LA OPERACIONALIZACIÓN DE LAS CLASES SOCIALES La mejor medida de la desigualdad educativa según el origen social es la proporción de alumnos de cada clase social escolarizados en cada nivel de enseñanza. Esta tasa de escolarización específica por clase social puede interpretarse como la probabilidad que tienen los niños de cada clase de llegar a cada nivel educativo. Cuando queremos operacionalizar el concepto de clase social, aparecen grandes dificultades. Estas dificultades pueden ser varias: •

1ª dificultad: utilizamos muchos criterios distintos para caracterizar los diversos grupos o clases. Una teoría de las clases sociales surge cuando alguien sostiene que uno o más de este criterio son más importantes que los demás, o los únicos importantes, para la constitución de los grupos o clases sociales.

2ª dificultad: surge cuando intentamos delimitar grupos de acuerdo con estos criterios.

3ª dificultad: la mayoría parte de esos criterios de clase se refieren a características del trabajo, al lugar que los individuos ocupan en el proceso de producción.

La solución más frecuente hasta ahora era considerar que toda la familia pertenece a una misma clase social, la del cabeza o persona principal. Pero cuando otros miembros de la familia también trabajan, puede no estar claro quién es el cabeza de familia o persona principal. CUANTIFICACIÓN DE LAS DESIGUALDADES POR CLASES El INE (Instituto Nacional de Estadística) atribuye a cada persona la categoría socioeconómica del sustentador principal de su familia. Para esto se ha clasificado a los alumnos según las categorías socioeconómica con tasas de escolaridad heterogéneas. La clase de los obreros, engloba a los industriales y a los agrícolas. En general, cuanto más pequeño sean los grupos que distinguimos, mayores serán las desigualdades que encontremos. Así las categorías socioeconómicas del INE más importante y la categoría de obreros agrarios nos muestran esta institución. Pueden calcularse medidas sintéticas de la magnitud de estas desigualdades. Una de ellas es el coeficiente de determinación. El fundamento de la medida es sencillo: consiste en comparar la varianza (desigualdad) de los que pertenecen a cada clase social con la varianza o desigualdad de todos los individuos en conjunto. Por tanto hemos visto dos medidas de la desigualdad por clase social en nivel de estudios. •

La primera es detallada y nos informa de las tasas d escolarización de cada clase social.

La segunda es muy sintética y nos informa de la asociación global entre clase social y nivel de estudios.

• LA DISTINCIÓN ENTRE FAMILIA Y CLASE SOCIAL. No podemos considerar a cada familia como grupo social, por la sencilla razón de que cada familia individual no se diferencia de todas las otras sólo por criterios sociales. Los términos “familia” y “clase social” no pueden considerarse sinónimos. En una clase social hay muchas familias; estas familias tienen algunas características comunes y muchas características que las diferencian. Es muy importante tener en cuenta que las características diferenciadoras pueden ser tan importantes para el nivel de estudios como las características comunes. La confusión proviene que se pertenece a una clase social a través de una familia, de modo que a través de ésta la clase social ejerce su influencia sobre el individuo. Pero la familia es mucho más que la clase social a la que pertenece. Así pues, deberíamos evitar confundir los dos conceptos, pues las familias de la misma clase social pueden ser muy diferentes entre sí y parecerse mucho a las familias de otras clases sociales. En general, las diferencias educativas entre las familias de una misma clase social son mucho mayores que las diferencia entre


clases sociales. Por tanto, la influencia de la familia sobre el nivel de estudios de los hijos ha de ser forzosamente mayor que la influencia de las clases sociales. LA EVOLUCIÓN TEMPORAL DE LAS DESIGUALDADES. El análisis de las causas no sirve sólo al afán de conocimiento, sino que además sirve para que podamos determinar o cambiar la realidad. Examinaremos la influencia de los distintos tipos de recursos en dos apartados: •

Primero veremos cómo actúan directamente sobre el acceso a los niveles de estudios.

Luego, cómo lo hacen, indirectamente a través del aprendizaje o rendimiento escolar.

LA ACCIÓN DIRECTA DE LOS RECURSOS SOBRE LA DESIGUALDAD EN LOS ESTUDIOS. LOS RECURSOS ECONÓMICOS. Las clases sociales son muy desiguales económicamente y estudiar tiene costes económicos, también desiguales para las diversas clases. Los economistas suelen distinguir entre: •

costes directos (los que origina directamente la enseñanza: matrícula libros, material, etc.),

costes indirectos (desplazamiento hasta los centros docentes)

ingresos perdidos (lo que los hijos podrían ganar si trabajaran en lugar de estudiar).

Aunque la enseñanza sea gratuita y los costes directos bajos pueden ser muy elevados los costes indirectos. Todos estos costes constituyen, conjuntamente, lo que en economía se llama coste de oportunidad. El coste de oportunidad de una actividad es lo que se pierde con ella en términos de una actividad alternativa, es decir, aquello de lo que se prescinde. Mientras la enseñanza tenga unos costes de oportunidad estudiarán más las clases económicamente más poderosas. La riqueza global de la sociedad, aumenta tanto la oferta como la demanda de la enseñanza, siendo este aumento proporcionalmente más fuerte para las clases pobres que entre las ricas. RECURSOS SOCIOCULTURALES. Las clases sociales no se distinguen por su capacidad económica, sino que existen •

diferencias de valores,

estilos de vida;

diferencias en los factores económicos que son los activos sociales de la familia,

su status,

su nivel de participación cultural,

sus tradiciones y ambiciones. Debido a este tipo de diferencias, no todas las clases valoran lo mismo la educación. La investigación empírica ha comprobado la existencia de estas diferencias de actitudes y valores hacia la

educación. Por tanto, estas investigaciones hacen que se constaten mayores aspiraciones en las clases funcionales que las propietarias, en las no manuales que en las manuales, es así por lo que valoran más la enseñanza. Se advierte, que a igualdad de condiciones económicas, las nuevas clases medias están más dispuestas a invertir en enseñanza que los propietarios y los obreros manuales. Los profesionales liberales tienen mayores tasas de escolarización que los empresarios con asalariados. No es fácil corroborar unívocamente la hipótesis de as diferencias de valores con datos de este tipo.


¿A qué se debe estas diferencias de valores? Se puede explicar también económicamente. Pierre Bourdieu estudia las clases que tiene diferentes estrategias de reproducción según el tipo de capital que posean. También en parte puede que las diferencias de valores no provengan de los diferentes capitales de las clases, sino directamente de sus estilos de vida. LOS RECURSOS SUBJETIVOS. Las capacidades personales de los individuos también influyen en la decisión de alcanzar o no un determinado nivel de estudios. Las capacidades subjetivas no son características definitorias de las clases sociales, por mucho que algunas se den con más frecuencia en unas clases que en otras. Además al terminar los estudios primarios, se dispone de un buen indicador de las capacidades estrictamente escolares de los individuos, de modo que serán los resultados de este nivel los que influyan en si se sigue la estrategia de continuar o la de salir de la escuela. LA ACCIÓN INDIRECTA DE LOS RECURSOS SOBRE LA DESIGUALDAD EN LOS ESTUDIOS: LA DESIGUALDAD EN EL APRENDIZAJE O RENDIMIENTO ESCOLAR. LAS CAUSAS DE LAS DESIGUALDADES DE APRENDIZAJE. Son numerosos los estudios sobre determinantes del rendimiento académico de los alumnos a nivel individual. Las variables que se consideran son los recursos docentes, el clima del aula y del centro, las aptitudes de los alumnos, sus aspiraciones, etc. La relación entre la posición social de los padres y resultados escolares, ha de tener lugar por una asociación entre la posición social y esos determinantes. FACTORES ECONÓMICOS. Aunque cada vez menos, todavía hay quienes faltan a la escuela porque van a trabajar o se avergüenzan de ir peor vestidos o equipados que sus compañeros, quienes no pueden hacer los deberes porque no tienen sitio adecuado en casa y quienes no se cuidan de aprender porque saben de antemano que no van a continuar estudiando. Este último factor ha de ser tenido muy en cuenta: en la relación entre las malas notas y abandono escolar. Ocurre también a la inversa, es decir, que la perspectiva de abandonar hace que el alumno pierda interés por la escuela. Si las escuelas tienen tan poca importancia, la relación entre clase social y aprendizaje se tiene que explicar a partir de las características personales y familiares de los alumnos asociados a la clase social. FACTORES DEMOGRÁFICOS. En el aprendizaje escolar influyen también factores que podemos demográficos. Existe una relación negativa entre el tamaño de la familia, el rendimiento escolar y entre orden de nacimiento y rendimiento escolar. También influye la falta de los padres y la desorganización familiar en general. Por otro lado está la numerosa tasa de divorcio o desavenencias conyugales, que ejerce una influencia sobre las diferencias de aprendizaje por clases sociales. La influencia de estos factores sobre la desigualdad de aprendizaje por clases ha de ser mínima. APTITUDES ESCOLARES. Las aptitudes son el determinante más importante del éxito escolar. La manera de medirlas depende de si son innatas o adquiridas. Existe asimismo una correlación entre clase social y aptitudes escolares. El producto de


ambas correlaciones, indica que la parte más importante de la relación entre clase social y aprendizaje se debe a las diferencias de aptitudes escolares de una clase social a otra. LA MOTIVACIÓN. La motivación es un factor determinante del aprendizaje escolar como de cualquier actividad humana. Los psicólogos sociales han puesto mucho énfasis en la “motivación de logro” y en la capacidad de aplazar las gratificaciones para el futuro. El estudio requiere renunciar al placer del momento en nombre de satisfacciones futuras. Los estudiantes capaces de autocontrolarse tienen más posibilidades de éxito que los que necesitan de continuo control externo. Dependen también del modo como hayan sido educados en sus familias, de la específica socialización familiar a que hayan estado expuestos. En las familias de clase media se pone el énfasis en el autocontrol o control interno, mientras que en las familias de clase baja se fomenta la conformidad con la autoridad externa. LA INTERIORIZACIÓN DE LA CULTURA. Los seguidores de B. Bernstein han dado gran importancia a los “códigos lingüísticos” como mecanismos explicativo de la relación entre clase social y aprendizaje. La clase media usa tanto el código restringido como el elaborado, la clase baja está limitada al código restringido. Mientras el código elaborado permite verbalizar el contexto, con lo que el discurso se independiza de las relaciones sociales, el código restringido no verbalizar el contexto, de tal modo que el discurso no se entiende si no se conocen las sociales del que habla. Como la escuela usa principalmente el código elaborado, dificulta el aprendizaje de los niños que, por sus relaciones sociales, tienen dificultades para salir del código restringido. El concepto de “capital cultural” de Bordieu y Passeron engloba en cierto modo las aptitudes escolares, los tipos de socialización y los códigos lingüísticos en la noción de habitus específico de cada clase.

LAS EXPECTATIVAS DE LOS PROFESORES. Un último mecanismo explicativo de la relación entre clase social y aprendizaje es por así decirlo, de segundo grado. Se trata del conocimiento de la relación por parte de los profesores, conocimientos que pueden actuar como una predicción que se cumple a sí misma. Los profesores pueden sacar de todo lo anterior la conclusión fatalista de que los alumnos de clases bajas tienen un déficit cultural que la escuela no puede hacer nada por remediar, haciendo responsables de las diferencias de aprendizaje a las familias y a la socialización preescolar del alumno. LO QUE SE PUEDE HACER CONTRA LA DESIGUALDAD. Para actuar contra la desigualdad, hay que hacerlo a nivel del sistema educativo en su conjunto, no a nivel de centro o de aula. En el caso de las aptitudes y valores ante la educación, lo primero que hay que hacer es determinar en que medida tienen raíces económicas y en que medida proceden de meras tradiciones culturales. Contra la diferencia de aprendizaje, puede actuarse a nivel de sistema educativo, a nivel de organización escolar y a nivel de aula. Los tres niveles de actuación no son excluyentes sino complementarios o más bien condicionante unos de otros. •

A nivel de sistema educativo, en su conjunto, además de prescripciones sobre la organización de las escuelas, dispone la existencia de las escuelas comprensivas hasta los 16 años y clases mixtas con


adaptaciones curriculares (LOGSE). El instrumento más importante es una distribución de los recursos que iguale las oportunidades de que los alumnos accedan a ellos. Esto incluye la generalización y el comienzo temprano de la enseñanza preescolar y la organización de programas de educación compensatoria. •

A nivel de centro, pueden organizarse de modo que fomenten la igualdad o la desigualdad en los resultados de los alumnos. Legal o ilegalmente, los centros pueden rechazar o aceptar a los peores alumnos. Pueden dedicar más recursos a la recuperación de los alumnos retrasados o a los progresos de los más adelantados. Pueden establecer programas más o menos ambiciosos de educación compensatoria. Pueden organizar las clases de modo que se ofrezcan más oportunidades a unos que a otros, etc.

A nivel de aula, el profesor puede decidir sobre la distribución de los recursos docentes: puede dedicar más tiempo, más medios, más atención a los alumnos rápidos que los alumnos lentos o viceversa. También pude decidir sobre la orientación del encuentro docente: puede adaptar sus explicaciones a los más adelantados o a los más retrasados, motivar diferencialmente a los alumnos, permitir o impedir el surgimiento de un grupo descolgado de los demás, etc.


7 El análisis de la desigualdad en la educación