Issuu on Google+

SOCIOLOGÍA DEL PROFESORADO: LOS CAMBIOS EN LA DOCENCIA; PAPEL Y TAREAS DEL DOCENTE; LA SOCIALIZACIÓN PROFESIONAL. PRINCIPALES PROBLEMÁTICAS DEL COLECTIVO DOCENTE. FEMINIZACIÓN DOCENTE. NUEVAS FUNCIONES PROFESIONALES DE LA DOCENCIA.

LA CONDICIÓN DEL DOCENTE. Introducción. Profesionales Un grupo profesional o el ejercicio liberal de una profesión es: •

un colectivo auto regulado de personas

trabajan directamente para el mercado en una situación de privilegio monopolista.

Sólo ellos pueden ofrecer un tipo determinado de bienes o servicios, protegidos de la competencia por la ley.

A diferencia de otros colectivos de trabajadores, los profesionales son plenamente autónomos en su proceso de trabajo , no teniendo que someterse a una regulación ajena. Proletario u obrero Un obrero es: •

un trabajador

ha perdido o no ha accedido nunca a la propiedad de sus medios de producción

se ha visto privado de la capacidad de controlar el objeto y el proceso de su trabajo, de la autonomía en su actividad productiva.

Semiprofesiones (enseñantes, por ejemplo) •

Grupos asalariados generalmente

A menudo forman parte de burocracias públicas, cuyo nivel de formación es similar al de los profesionales liberales.

Están sometidos a la autoridad de sus empleadores pero pugnan por mantener o ampliar su autonomía en el proceso de trabajo y sus ventajas en relación con la renta, el poder y el prestigio.


EL ENSEÑANTE COMO PROFESIONAL. Características de una profesión poseídas el grupo enseñante. •

Competencia. o El profesional se supone técnicamente competente en un campo del conocimiento del que están excluidos los que no los son. Su competencia debe ser producto de una formación específica generalmente de nivel universitario. Un elemento esencial par lograr presunción de competencia es el uso y reconocimiento social de una jerga propia.

Vocación. o La profesión se caracteriza por su vocación de servicio a la humanidad. Está relacionado con la idea de servicio. o El docente es un asalariado, y las opiniones sobre la adecuación o no de su salario dependen de la valoración que se haga de su esfuerzo, que a diferencia del de un profesional, si tiene precio.

Licencia. o Los profesionales tiene acotado un campo exclusivo, generalmente reconocido y protegido por el Estado. Tiene una licencia contrapartida de su competencia técnica y su vocación de servicio. o El enseñante tiene un campo acotado peor sólo parcialmente; la ley no permite a otras evaluar y acreditar los conocimientos de los alumnos pero si permite la capacidad de enseñar a otras formaciones. El profesor califica teniendo que estar impuesto en el marco y según las normas y los criterios de la institución escolar. El enseñante no es quien posee la licencia.

Independencia. o Los profesionales son doblemente autónomos en el ejercicio de su profesión: frente a las organizaciones y frente a los clientes. o Los docentes sólo son parcialmente autónomos tanto frente a las organizaciones como frente a su público. En cuanto a su público, la ley reconoce y otorga, por ejemplo, derecho a participar en la gestión de los centros de enseñanza a padres y alumnos por lo que reducen esa autonomía.

Autorregulación. o La profesión regula por si misma su actuación a través de su propio código ético y deontológico, así como de órganos propios para la resolución de su conflictos internos. o El colectivo de docentes carece de un código ético y de mecanismos para resolver conflictos. Tampoco controlan la formación de los nuevos miembros del grupo


(salvo los profesores universitarios). Sí intervienen en el control de los mecanismos finales de acceso, pero siempre bajo la tutela de la burocracia pública o los empleadores privados. Cuentan con organizaciones colegiales pero menos relevantes

que

las sindicales

(que

reparten

entre

sindicatos adheridos,

independientes y abiertamente corporativos). EL ENSEÑANTE, COMO TRABAJADOR PROLETARIZADO. La proletarización es el proceso por el que un grupo de trabajadores pierde, más o menos sucesivamente, control sobre esos recursos y aspectos de su trabajo. Un proletario es •

una persona que se ve obligada a vender su fuerza de trabajo, no el resultado de su trabajo sino su capacidad de trabajo.

un trabajador que ha perdido el control sobre los medios, el objetivo y el proceso de su trabajo. Hoy en día los términos docentes, enseñante, maestro o profesor evocan de inmediato a

la imagen de un trabajador asalariado pero no siempre fue así. ● Causas de proletarización del docente. -

La urbanización: la introducción de las escuelas completas y graduadas, las concentraciones escolares, la expansión del sector público y la del privado son los factores que han hecho desaparecer al enseñante autónomo y al semiautónomo maestro rural. La presencia de varios grupos de escolares supuso la división y jerarquización de los docentes (aparición del director y otras intermedias).

-

La regulación de la enseñanza: la especificación detallada de los programas de los docentes, normas legales, horarios, materias etc. El enseñante ha perdido progresivamente la capacidad de decidir cual ha de ser el resultado de su trabajo.

-

Las regulaciones que recaen sobre el docente : las autoridades escolares limitan también la gama de métodos posibles. Las autoridades de los centros pueden imponer a los enseñantes formas de organizar las clases y otras actividades, procedimientos de evaluación, disciplina, etc. El docente pierde el control sobre su proceso de trabajo. Esta pérdida de autonomía puede considerarse también como un proceso de descualificación del puesto de trabajo.


La descualificación se refuerza por: la división del trabajo docente (parcelación del conocimiento y funciones de la escuela) debido a la proliferación de las especialidades y el confinamiento de las áreas y asignaturas. LA AMBIVALENCIA DEL TRABAJO DOCENTE. El colectivo de enseñantes comparte rasgos de los grupos profesionales con los de la clase obrera. A favor de su proletarización empujan: •

Su crecimiento numérico,

la expansión y concentración de las empresas privadas del sector,

la tendencia al recorte de los gastos sociales,

la lógica reglamentista de la Administración pública y

la repercusión de sus salarios sobre los costes de las fuerzas de trabajo adulta.

A favor de su profesionalización: •

La naturaleza específica del trabajo docente, que no se presta a o la estandarización, o a la fragmentación extrema de las tareas o a la sustitución de la actividad humana por la de las máquinas.

la igualdad de nivel formativo entre los enseñantes y las profesiones liberales,

la creciente atención social a la problemática de la educación

la enorme importancia del sector público frente al privado.

Como consecuencia el colectivo de los enseñantes se mueve más o menos en el lugar de las semiprofesiones (de la organización del trabajo y de la posición del trabajador). Sobre los docentes: están sometidos a la autoridad de organizaciones burocráticas , sean públicas o privadas, reciben salarios que pueden caracterizarse como bajos y han perdido prácticamente toda la capacidad de determinar los fines de su trabajo. En comparación con el conjunto de los trabajadores asalariados desempeñan unas tareas de alta cualificación y conservan gran parte del control sobre su proceso de trabajo. Han aceptado la autonomía a cambio de bajos salarios y se resisten a la proletarización, reivindicando su profesionalidad. Referirse al profesorado es ocultar las notables diferencias que separan a los distintos grupos de profesores. Diferencias que atañen a sus ingresos, sus condiciones de trabajo,


su prestigio, sus oportunidades de promoción y otros bienes y ventajas sociales deseables. Las encuestas de estratificación consideran que hay dos tipos de estratos: •

estrato superior (gerentes, directivos profesionales)

segundo estrato (técnicos y empleados medios).

Dentro de la enseñanza existe una diversidad interna: •

Salarios: por ejemplo, un catedrático de enseñanza secundaria recibe un salario superior casi en un 40 % de un maestro. Existen diferencias entre el sector público y el privado: siendo el privado peor pagado. Los ingresos de un catedrático de instituto público superan en más de la mitad a los de un titular de un centro privado de secundaria

Los condicionantes de trabajo son igualmente heterogéneas. o Horario: En la enseñanza pública, un maestro tiene veinticinco horas lectivas semanales y un catedrático o titular universitario ocho. o Calendario: También los catedráticos tienen un calendario más corto, o Vacaciones: tienen toda clase de facilidades para pequeñas ausencias y bastantes para permisos prolongados. o Flexibilidad: Pueden dar cualquier contenido en su asignatura y cambiar fácilmente de una a otra. Son plenamente autónomos frente a las autoridades académicas. o Prestigio: tienen mayor prestigio social. A los maestros se ven a sí mismos como clase baja, practicones y así sucesivamente.

Cabe decir que ha mejorado a lo largo del tiempo la posición material del maestro, también en términos de ingresos, de seguridad en el empleo y en condiciones de trabajo (en ciertos aspectos). La posición de los profesores universitarios se ha degradado por la expansión del colectivo. Ha sufrido una pérdida de prestigio y distinción, si no colectiva, sí individualmente. LA FEMINIZACIÓN DEL SECTOR. El término feminización es fundamentalmente un proceso. El aumento de la presencia de las mujeres en el profesorado ha sido espectacular y prácticamente constante en el tiempo, todo ello motivado por diferentes causas: 1. La enseñanza es una de las actividades extradomésticas que la ideología patriarcal imperante ha aceptado siempre ente las adecuadas para las mujeres, viéndolas


como una ocupación transitoria para las mujeres y como preparación del ejercicio de la maternidad. 2. Los bajos salarios de la enseñanza han ahuyentado progresivamente de la misma a los varones educados, para los que la industria, el comercio y otras ramas de la Administración pública abrían nuevas y mejores oportunidades de empleo. Ha favorecido el mantenimiento de los salarios en niveles bajos la creencia social de que el trabajo e la mujer es siempre transitorio anómalo y su salario una 2ª fuente de ingresos. 3. Las mujeres son consideradas como más conservadoras, menos activas, más dispuestas a aceptar la autoridad y la jerarquía que los hombres. 4. En la escuela pública las mujeres han recibido el mismo salario que los hombres. El proceso de feminización ha tenido consecuencias importantes para la enseñanza: 1. Hacer de la escuela una institución menos sexista. 2. La relación de la escuela con el mundo del trabajo. 3. Contribución a la proletarización o dificultad de la profesionalización.


080710 Tema 4 Sociología del profesorado