Page 1

Distr Entrevista Eduardo Romero, coordinador de AZLinux

nautas Número 0 ‐ Junio 2012

Reportaje

Código abierto y solidario

Actualidad Nela gana el Premio Local del VI CUSL

Especial

Jornadas de Primavera de Software Libre

Crónica Una tarde en D‐Labs


Entrevista

EDUARDO ROMERO,

COORDINADOR TÉCNICO DE

AZLINUX

"El software libre crea un tejido local, empresarial y de conocimiento, que es importante potenciar" Denominado ZO2 en sus orí­ genes, AZLinux es a la vez el nombre del equipo de tra­ bajo que se encarga de im­ plantar recursos de software libre en todos los ordenado­ res del Ayuntamiento de Za­ ragoza y el de la distribución exclusiva de Linux que este equipo desarrolla. En el co­ razón del Servicio de Redes y Sistemas del Edificio Semi­ nario del Ayuntamiento de Zaragoza, Eduardo Romero nos cuenta los entresijos de su labor como coordinador técnico del equipo de AZLi­ nux, que se extiende desde 2005 hasta la actualidad. ¿Cómo empezó el pro­ yecto AZLinux? En el año 2005, en el Ayun­ tamiento de Zaragoza, todos los partidos políticos acorda­ ron que había que favorecer las políticas de uso de soft­ ware libre dentro de la Admi­ nistración. Poco después surgió AZLinux, un proyecto centrado en implantar el software libre en el ordena­ dor personal de los funciona­ rios. ¿En qué fase se encuentra ahora mismo? Al principio el tema del soft­ ware libre era bastante des­ conocido, por lo que había que irlo implantando poco a poco. El proyecto ha consta­ do de tres fases: aplicacio­ nes sobre Windows XP, adoptar OpenOffice e im­ plantar un sistema operativo libre. Actualmente, las dos primeras fases están com­ pletadas, pero la tercera fase todavía está en desarrollo. Ahora mismo tenemos unos 600 ordenadores con Linux, y el resto, unos 2400 orde­ nadores, con Windows XP. ¿Cómo ha afectado al pro­ yecto el nacimiento del fork LibreOffice? LibreOffice salió hace un año escaso, y nuestra política es la de implantar un software e intentar que sea estable; no podemos actualizarlo cada mes ya que tenemos un par­ 2

Esto también facilita la me­ jora del entorno local: pe­ queñas empresas pueden acceder al software y ofre­ cernos servicios de manteni­ miento. Alrededor del software libre se crea un te­ jido local, empresarial y de conocimiento, que es impor­ tante potenciar.

Eduardo Romero en el Edificio Seminario del Ayuntamiento de Zaragoza

que muy amplio de ordena­ dores. Sin embargo, vemos que OpenOffice está murien­ do y nuestra intención es pa­ sar a LibreOffice en cuanto podamos, seguramente a lo largo de este año. ¿Cómo está resultando la migración de los ordena­ dores de los funcionarios a Linux? Nos encontramos con dos ti­ pos de dificultades: las técni­ cas y las de gestión del cambio, que son las más difí­ ciles de manejar. Por un la­ do, muchas de las aplicaciones que utilizamos están pensadas para Win­ dows, y conseguir que fun­ cionen en Linux requiere un gran esfuerzo. Aún quedan algunas que hay que emular­ las por Wine. En cuanto a la gestión del cambio, ha habi­ do que dar formación a los usuarios, explicar por qué hacemos el cambio y qué es el software libre; en general, el realizar cambios genera incertidumbre o ansiedad a los usuarios, ya que tienen que adaptarse a nuevas for­ mas de hacer las cosas.

¿Cuáles son los progra­ mas de software propie­ tario de los que todavía dependen? Fundamentalmente Access. Es un software para el que se han desarrollado muchos aplicativos de trabajo, aun­ que nuestra intención es acabar sustituyendo Access por otra aplicación que no dependa de Microsoft Office. También dependemos de In­ vesDoc, Lotus Organizer… un montón de pequeñas aplica­ ciones que hemos ido adap­ tando y siguen funcionando. ¿Qué ventajas puede aportar emplear software libre en la administración pública frente al uso de software propietario? La ventaja que más se está vendiendo últimamente es que el software libre no exi­ ge el pago de licencias, a di­ ferencia del software propietario; esto supone un ahorro de costes. Otra ven­ taja importante es la inde­ pendencia: podemos adaptar los programas libres a nues­ tras necesidades y no nos atan con ninguna empresa.

Este proyecto comenzó haciendo uso de los ser­ vicios de la empresa es­ tadounidense Novell, desa­ rrolladora de soft­ ware. ¿Cuál fue su papel en el pasado, y qué fun­ ción cumple en el presen­ te? Como nuestros servidores eran de Novell, empezamos trabajando con Suse Linux Enterprise Desktop (SLED), la distribución de Linux que Novell nos ofrecía. Sin em­ bargo, el software que per­ mite conectar el cliente con el servidor de Novell es pro­ pietario, lo que nos ha esta­ do condicionando en nues­ tras labores de desarrollo. Por eso, saltamos en su día del SLED de Novell a Open­ SUSE, distribución manteni­ da por la comunidad; actualmente estamos pen­ sando en pasarnos a Ubuntu. ¿Se encargan ustedes mismos de realizar las la­ bores de soporte y man­ tenimiento? Sí, nosotros realizamos el ciclo completo: hacemos la distribución, la instalamos, la mantenemos, damos el so­ porte a los usuarios y, cuan­ do ya ha terminado su tiempo de vida, la sustitui­ mos por otra. En otras palabras, si un trabajador del Ayunta­ miento tiene problemas con su terminal, acude a ustedes. Exactamente. Así como en otras administraciones se ha diferenciado un equipo de­ sarrollador del sistema ope­ rativo y otro que da el soporte, nosotros lo tenemos todo integrado. Eso nos vie­


ne muy bien porque obtene­ mos una relación directa con el usuario que nos permite saber qué cambios o mejoras hay que incluir en las si­ guientes versiones. ¿Está disponible AZLinux para su descarga y utili­ zación por cualquier ciu­ dadano? Nuestra distribución no está pensada para el ciudadano, ya que los cambios que in­ corpora AZLinux son muy es­ pecíficos para el entorno de trabajo del Ayuntamiento de Zaragoza. Creemos que los ciudadanos ya están sufi­ cientemente bien abasteci­ dos de Linux con las distribuciones disponibles en el mercado (Ubuntu, Fedora, Mint…), y por eso no está disponible. ¿Qué ventajas tiene desa­ rrollar una distribución exclusiva para el Ayunta­ miento de Zaragoza en lu­ gar de emplear alguna de las distribuciones están­ dar? Realmente, AZLinux no es una distribución de Linux en sentido estricto. Nosotros no cogemos un núcleo Linux y le añadimos aplicaciones, si­ no que adaptamos una dis­ tribución disponible en el mercado a nuestras necesi­ dades. Quizá deberíamos quitarle el adjetivo de “distri­ bución” a AZLinux, es más bien una adaptación a un en­ torno.

“Compramos ordenadores sin sistema operativo instalado y no pagamos licencias ofimáticas”

Van a desarrollar la nueva versión de AZLinux sobre Ubuntu o Mint, en lugar de sobre OpenSUSE como venían haciendo hasta ahora. ¿A qué se debe es­ te cambio? Ubuntu será seguramente nuestra opción final porque posee ventajas muy impor­ tantes. Tiene una comunidad de usuarios muy grande que te ayuda y te da soporte, que te permite trabajar en abierto y con gente de todo

el mundo. Además, cuenta con el apoyo de Canonical, una empresa especializada en soporte que puede ayu­ darnos en un momento de­ terminado. OpenSUSE no está mal, pero su comunidad de usuarios es mucho más reducida que la de Ubuntu. ¿Sobre qué release de Ubuntu desarrollarán la nueva versión de AZLi­ nux? Ha salido hace poco la nueva versión de Ubun­ tu, la 12.04. Seguramente sobre esta nueva versión, ya que es de las denominadas Long Time Support (LTS); tiene soporte a largo plazo. Nos preocupa­ ba también qué escritorio elegir, porque Canonical ha apostado muy fuerte por Unity, pero nos parece un cambio muy fuerte para nuestros usuarios. Probable­ mente empleemos Ubuntu pero con escritorio Gnome Classic, muy similar al que tenemos ahora. En febrero de 2007, el Ayuntamiento comunicó que el proyecto supondría un ahorro de entre 800.000 y 1 millón de eu­ ros anuales. ¿Se ha cum­ plido esta expectativa? No tengo la cifra exacta, pe­ ro teniendo en cuenta que ahora mismo compramos or­ denadores sin sistema ope­ rativo instalado y no pagamos licencias ofimáti­ cas… En otras administracio­ nes están pagando entre unos 300 euros por ordena­ dores con el sistema operati­ vo Windows y la plataforma ofimática de Microsoft. Si eso lo multiplicamos por nues­ tros 3000 ordenadores, pue­ den salir esas cifras fácilmente. ¿De cuántas personas se compone el equipo de AZ­ Linux y qué funciones de­ sempeñan? Hay 6 personas que desarro­ llan la distribución AZLinux y proporcionan soporte de se­ gundo nivel. Luego tenemos un grupo de 10 personas, que son las que se dedican al soporte de primer nivel, más cerca del usuario, que también realizan tareas de migración y de instalación. El equipo de AZLinux somos estas 17 personas. No tene­ mos empresas externas que

nos lleven el mantenimiento hardware ni software, o que nos mantengan los servido­ res. Aquí hacemos todo.

“La comunidad nos aporta cosas, y nosotros queremos aportar cosas a la comunidad”

¿Han sufrido cambios los recursos de los que dispo­ nen en los últimos tiem­ pos? Estamos viendo cómo cada día se están utilizando más recursos informáticos en el Ayuntamiento; la adminis­ tración electrónica de cara a los ciudadanos exige que ca­ da día dispongamos de más servidores, de mejores co­ municaciones, de más desa­ rrolladores… Nos está afectando la crisis porque nuestro departamento ha aumentado su volumen de trabajo, pero no su volumen de personal. ¿Considera entonces que les faltan recursos? Sí. Llevamos siendo 17 per­ sonas en el equipo desde 2007, y no ha aumentado la inversión en el proyecto des­ de entonces. Necesitamos más recursos para actualizar ordenadores y para poder realizar más rápido la migra­ ción a Linux. Cada vez son más los servicios públicos que se informatizan, y por eso reclamamos más perso­ nal. Sus oficinas se encuen­ tran en el Edificio Semi­ nario del Ayuntamiento de Zaragoza, ¿llevan a ca­ bo toda su actividad en este edificio? El desarrollo de la distribu­ ción AZLinux se hace desde el Seminario. La mayor parte del equipo de soporte tam­ bién se encuentra aquí: dis­ ponemos de un call center y existe un control remoto de los terminales. Luego tene­ mos dos personas en el edi­ ficio del Ayuntamiento de la Plaza del Pilar, donde damos soporte directo. Aparte, hay dos personas dedicadas a re­ correr en coche la ciudad, acudiendo a los diferentes edificios municipales para dar soporte informático.

¿Prestan servicio en to­ dos los edificios munici­ pales? Hay algunas excepciones, como las casas de juventud, de cuyo mantenimiento se encarga una empresa con­ tratada. Del resto nos en­ cargamos nosotros, lo que incluye los centros cívicos, el Palacio de Montemuzo, la Casa de los Morlanes, Bom­ beros, Policía… muchos edi­ ficios grandes donde trabajan muchos funciona­ rios. A eso hay que sumar el Seminario, donde hay cerca de 1000 funcionarios traba­ jando. Trabajo no nos falta, y muchas veces no conse­ guimos atenderlos a todos como quisiéramos. ¿Llevan a cabo tareas de concienciación de la ciu­ dadanía en el uso y ma­ nejo de software libre? Nosotros entendemos que esa tarea tenemos que rea­ lizarla también, aunque hay un departamento específico para eso que se dedica a hacer promoción del softwa­ re libre y organiza acciones de cara al ciudadano. Pero desde AZLinux trabajamos mucho en la LibreSoftware World Conference del año pasado; tenemos además un blog donde publicamos las cosas que hacemos y libera­ mos documentos que pue­ den ser de interés; y estamos a disposición del ciudadano a través de una cuenta de Twitter. Intenta­ mos estar de cara a la so­ ciedad: la comunidad nos aporta cosas, y nosotros queremos aportar cosas a la comunidad. Y para terminar, ¿nos puede adelantar algo de la nueva versión de AZLi­ nux? Seguramente la llamaremos AZLinux12, porque va a es­ tar basada en Ubuntu 12.04. No tenemos una fecha fijada de salida: nos gustaría te­ nerla lista antes del verano, pero va a ser difícil. Ahora mismo solamente tenemos a una persona trabajando a tiempo completo en la nueva versión de AZLinux. JJBE

3


Reportaje

Software libre de rostro humano

Los proyectos abiertos que intentan mejorar la calidad de vida de las personas ganan fuerza en el ámbito universitario El software libre se ha vuelto omnipresente en los últimos años. Quien más y quien menos hace uso de alguna de sus aplicaciones, bien sea para navegar por Internet (Mozilla Firefox), ver pelí­ culas (VLC Player), escribir documentos (OpenOffice) o manejar su smartphone (An­ droid). Según el último infor­ me del CENATIC (Centro Nacional de Referencia de Aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comu­ nicación), podemos encon­ trar software libre en el 84% de los hogares españoles. Puede que sea porque el gran público todavía identifi­ ca el término con “progra­ mas gratis”; pero el desarrollo en código abierto es, sin duda alguna, mucho más que eso. No solamente es útil en ordenadores y mó­ viles, sino que también hace funcionar coches y electro­ domésticos. Y en su faceta humanitaria, contribuye a mejorar la vida de quienes más lo necesitan. Las cuatro libertades en las que se fundamenta el software libre (de uso, de modificación, de distribución y de mejora) lo han converti­ do en el estándar de desa­ rrollo de proyectos llevados a cabo en el ámbito universita­ rio por alumnos, profesores y grupos de investigación. En muchas ocasiones, estos proyectos están orientados hacia la búsqueda del bien común. Cubren necesidades que las empresas desarrolla­ doras de software propietario desatienden por no ser lo su­ ficientemente rentables, o plantean alternativas a op­ ciones ya presentes en el mercado pero accesibles úni­ camente a unos pocos. En estos casos, la opción del có­ digo abierto aporta una im­ portante ventaja: permite establecer un feedback entre desarrollador y usuario, en el 4

Roberto Casas, coordinador de HOWLab, en el laboratorio de trabajo junto a su equipo

que el primero puede ir rea­ daptando la aplicación a las necesidades del segundo; por otro lado, hace posible la creación de comunidades de usuarios en torno a estos programas, cuyo esfuerzo conjunto puede contribuir a mejorarlos o a darse soporte entre ellos.

En el 84% de los hogares españoles ya se utiliza software libre

En este sentido, HOW­ Lab es un caso paradigmáti­ co. Se trata de un grupo de investigación de la Universi­ dad de Zaragoza que desa­ rrolla software y hardware libre orientado a mejorar la vida de personas mayores o con alguna discapacidad. Además, también desarrolla tecnología con fines me­ dioambientales. Su último proyecto es Procur@, una red social para enfermos

crónicos. Su objetivo es pro­ porcionar una plataforma pa­ ra la prevención, tele­ asistencia y telerrehabilita­ ción, por medio de un forma­ to sencillo que pueda poner en contacto a los pacientes con gente de su entorno (fa­ miliares, cuidadores, profe­ sionales sociosanitarios…). “En principio hay tres tipo­ logías contempladas: enfer­ mos de Alzheimer, Parkinson y accidente cerebrovascular”, explica Roberto Casas, coor­ dinador de HOWLab, “dicho muy simplificado, se trata de una adaptación de redes so­ ciales ya existentes como Facebook o Google+, diseña­ da para el sector del cuidado y mejorada para dar otros servicios que no dan estas plataformas, como la reha­ bilitación”. Procur@ está to­ davía en desarrollo, y se es­ pera que esté disponible para 2014. “Su desarrollo se llevará a cabo sobre un mo­ tor de red social libre, como Elgg”, afirma Roberto Casas.

El software libre tam­ bién está presente en pro­ yectos relacionados con el medio ambiente, cuyo fin úl­ timo es mejorar la calidad de vida de la sociedad en su conjunto. Renaissance, naci­ do en 2006, es uno de los más importantes en la capi­ tal aragonesa. Liderado por el Grupo de Energía y Edifi­ cación de la Universidad de Zaragoza, fomenta la efi­ ciencia energética a través del diseño de edificios bio­ climáticos del barrio de Val­ despartera. HOWLab se ha incorporado en la última fase del proyecto para desarrollar el sistema de monitorización, cuyo hardware y software ya ha sido liberado. “Un edificio, por construcción, puede ser eficiente energéticamente, pero depende del uso que se le dé”, explica Roberto Ca­ sas, “por eso es muy impor­ tante la monitorización, que los inquilinos sepan cuánto están consumiendo, qué temperatura media suelen


tener en casa… esta informa­ ción da un feedback a los usuarios, les permite obser­ var los efectos de lo que están haciendo”. En la prác­ tica, en estos pisos se instala una sonda del tamaño de una cajetilla de tabaco que envía los datos de consumo energético al Grupo de Energía y Edificación, el cual organiza periódicamente se­ siones de formación sobre el proyecto. La acogida por parte de los vecinos ha sido hasta ahora positiva, según afirma José A. López, inte­ grante del Grupo de Energía y Edificación: “Les ayudamos a ser más ecológicos en sus viviendas. Eso les permite no solo legar un planeta menos contaminado y más verde a sus hijos, sino que además les ayudamos a reducir el consumo en calefacción y electricidad”. Pero más allá de los grupos de investigación, no son pocos los estudiantes de ingeniería que orientan su proyecto de fin de carrera hacia el desarrollo de tecno­ logía libre con fines humani­ tarios. Uno de los proyectos de mayor éxito ha sido Ara­ Word, desarrollado por Joa­ quín Pérez, estudiante de Ingeniería Informática de la Universidad de Zaragoza. AraWord es un procesador de textos que permite la es­ critura simultánea de texto y pictogramas, pensado para personas con discapacidad que puedan hacer uso de he­ rramientas de comunicación aumentativa: “hay personas

que son capaces de expre­ sarse, pero necesitan algo más que el lenguaje que uti­ lizamos habitualmente”, ex­ plica Joaquín Pérez, “este tipo de sistemas que combi­ nan texto y pictogramas son muy útiles para personas con síndrome de Down, parálisis cerebral o algunos casos de autismo, aunque cada persona es un proble­ ma en sí mismo”. En este ca­ so, esta aplicación ha supuesto una alternativa a la opción de pago ―Escribir con Símbolos 2000, cuyo precio ronda los 90 euros― que se venía usando hasta ahora en los centros de Educación Es­ pecial. Pero AraWord no so­ lamente supone un importante ahorro frente a su alternativa propietaria, si­ no que además incorpora al­ gunas mejoras tales como la gestión de los tiempos ver­ bales: “Escribir con Símbolos únicamente incluye verbos en pasado y en presente, pero no tiempos de futuro o formas impersonales; en AraWord hemos corregido eso”, apunta su creador. El desarrollo de Ara­ Word se llevó a cabo con la colaboración de los terapeu­ tas del CPEE Alborada, y ha­ ce uso del catálogo de pictogramas de ARASAAC (Portal Aragonés de la Co­ municación Aumentativa y Alternativa): “queríamos cre­ ar nuestro propio procesador de textos bajo las premisas del software libre, de tal for­ ma que pudiéramos distri­ buirlo libremente y ofrecerlo

a profesionales y familias”, cuenta Juan Manuel Marcos, logopeda del CPEE Alborada, “ahora se emplea en más centros de Educación Espe­ cial aparte del nuestro, y también nos están llegando comentarios de centros ordi­ narios, donde se está utili­ zando con niños de Educación Infantil para re­ forzar la adquisición de la lectura y escritura”. El pro­ grama se encuentra traduci­ do a ocho idiomas, por lo que ya se emplea en varios

El desarrollo en código abierto genera un feedback entre desarrollador y usuario

países europeos como Reino Unido o Francia. Su éxito ha sido tal que ha trascendido el ámbito educativo, y Aragón Radio 2 ya ofrece no­ ticias adaptadas a pictogra­ mas por medio de AraWord. Nela es otro ejemplo de aplicación libre surgida en el contexto del proyecto de fin de carrera. Creado por Enrique Matías, estudiante de Ingeniería Técnica en In­ formática de Gestión en la Escuela Universitaria Politéc­ nica de Teruel, es un softwa­ re para el aprendizaje del código Braille. Orientado a niños ciegos o con deficien­ cias visuales, es práctica­ mente único en su especie: “lo más parecido que he en­

contrado ha sido el progra­ ma Cantaletras, pero la diferencia es que Nela se centra en una única tarea, que es la enseñanza del Braille”, explica el creador. El proyecto se enmarca dentro de la segunda fase de otro más amplio liderado por el grupo de investigación EduQTech, en cuyo seno se ha desarrollado un dispositi­ vo electrónico ―desarrollado bajo los principios del hard­ ware libre― que podrá com­ plementar a Nela en el aprendizaje del código Brai­ lle. Aunque Nela todavía se encuentra en fase de desa­ rrollo –por ahora cuenta con alrededor de trescientas pa­ labras en su base de datos; la versión final contará con unas mil–, ha sido reciente­ mente galardonado con el Premio Local del VI Concurso Universitario de Software Li­ bre. Cada día surgen nue­ vos proyectos que se llevan a cabo bajo los principios del software y el hardware libre con el objetivo de mejorar la vida de las personas. Apoyar estase iniciativas beneficia a la sociedad en su conjunto, no solamente a sus creado­ res. La participación colecti­ va en la búsqueda del conocimiento nos hace a to­ dos propietarios de los rédi­ tos que el esfuerzo en investigación arroja. No es que el software libre no sea de nadie, es que es de to­ dos. JJBE

Personas mayores, enfermos crónicos y medioambiente

Aunque apenas tiene un año de vida, sus integrantes cuentan con una amplia experiencia en el desarrollo de software y hardware. Compuesto por cuatro profesores universitarios y seis investigadores contratados, HOWLab surgió como una escisión de Tecnodis­ cap, otro grupo de investigación con objetivos similares aunque más acota­ dos. Su principal objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas a partir del desarrollo de tecnologías de apoyo a enfermos crónicos y personas mayo­ res, así como de proyectos de eficiencia energética con repercusión medioam­ biental. Todo esto, por supuesto, bajo las premisas del software y el hardware libre: “la idea de hacerlo todo libre tie­

ne el objetivo de facilitar el retorno a la sociedad del desarrollo que se lleva a cabo en la universidad pública”, explica Roberto Casas, coordinador del grupo. HOWLab financia la mayor parte de sus actividades a través de proyec­ tos de concurrencia competitiva de carácter público, cuyos resultados van siendo liberados a lo largo de todo el proceso. Sin embargo, en algunas oca­ siones también recibe apoyo por parte de la empresa privada a través de con­ tratos. En estos casos, las empresas aportan financiación al grupo para que lleven a cabo un proyecto determinado, y no siempre se acaban publicando los resultados. “Habitualmente intentamos dirigir nuestro esfuerzo hacia las pro­

pias motivaciones de nuestros investi­ gadores; nosotros marcamos unas líneas, unos objetivos y buscamos fi­ nanciación”, apunta Roberto Casas. En la página web del grupo (howlab.unizar.es) se puede encontrar información de todos los proyectos en los que han trabajado los investigado­ res, y en el espacio OpenLab (open­ lab.unizar.es) se publican todos los proyectos que HOWLab está desarro­ llando actualmente en el seno de la Universidad de Zaragoza: “Todo lo que desarrollamos con financiación pública lo liberamos en OpenLab, pero preferi­ mos no liberar nada hasta que esté bien probado”, explica Roberto Casas. 5


Crónica

Ágora en código abierto

Degenerated Labs arranca con una gala y un concurso en un local en las Delicias

Los asistentes, celebrando la inauguración con champán

Cinco chicos de veintipocos conversan animadamente mientras juguetean con un viejo Mac Powerbook de principios de los noventa. “Es más rápido que Windows Vista”, dice uno de ellos. To­ dos ríen. No es un chiste de The Big Bang Theory. Tam­ poco es un gag de The IT Crowd. Es la gala inaugural de Degenerated Labs ―más conocido como D­Labs―, un espacio destinado a la inves­ tigación, la experimentación y el desarrollo en nuevas tecnologías. Entre una y dos dece­ nas de apasionados de la in­ formática se reúnen a diario tras las puertas acristaladas del bajo de un edificio sito en la parte alta del barrio de Delicias. Intercambian ideas, trabajan conjuntamente en proyectos, reparan y mejo­ ran sus ordenadores, desa­ rrollan aplicaciones… todo ello de acuerdo a las cuatro libertades del software y el hardware libres ―de uso, de modificación, de estudio y de mejora―. Cuatro de los asisten­ tes aparecen uniformados con una camiseta de los aliens de Space Invaders con el logo de D­Labs por detrás. Son los que han organizado este espacio. “Nuestro obje­ tivo era crear un punto de 6

encuentro para mentes crea­ tivas, con ganas de trabajar, experimentar, y de pasar un rato entretenido”, explica Er­ nesto Sánchez, uno de los fundadores, “las camisetas son del Primark; el logo se lo hemos pintado nosotros”. El público se compone, en su mayoría, de habitua­ les; también se han acercado algunos curiosos. La tarde de los viernes está destinada a acercar D­Labs a todo el que pueda estar interesado en el mundo del software libre. El perfil del asistente medio es un joven adulto en vaqueros y camiseta. Y cumpliendo el tópico, de sexo masculino. Solamente una chica se deja ver en toda la tarde, acom­ pañada de su pareja: entra en el local, curiosea unos mi­ nutos, y se marcha. El resto de la semana, D­Labs es solo para socios. La inscripción es libre. Se exige contribuir con una aportación mensual de trein­ ta euros, destinados a sufra­ gar los costes de man­ tenimiento del espacio. Al fin y al cabo, es una asociación sin ánimo de lucro. Su fin úl­ timo es el conocimiento. Ma­ nuales de programación y clásicos de la ciencia ficción ―Clarke, Asimov― llenan las estanterías del local. Mesas de trabajo con soldadores,

destornilladores, cables y un par de ordenadores ocupan todas las paredes. Al fondo, disonante, hay un piano eléctrico. “La mayoría de las cosas que voy a hacer aquí no me dejaría hacerlas mi novia en casa”, bromea Da­ vid Francos durante la pre­ sentación. La tarde transcurre con tranquilidad. La veintena de jóvenes se agrupa espontá­ neamente en corros de cua­ tro o cinco personas. Unos hablan de la última release de Linux Ubuntu, liberada hace apenas unos días. Otros compiten por ver quien hace girar más rápido una Powerball. Todos van ago­ tando las reservas del cate­ ring de cumpleaños ―gan­ chitos, patatas, pizza y re­ frescos― que los muchachos de D­Labs han preparado para la ocasión. De repente, se oye un estruendo que acalla las conversaciones. Se ha caído una lata de Red Bull, abierta y llena hasta la mitad, que deja todo el suelo pringoso. “Es por esto que normalmente no dejamos comer en el local”, explica David Francos con una sonri­ sa. La inauguración incluye la celebración de un concur­ so especialmente preparado para la ocasión. Todos toman asiento y guardan silencio mientras los organizadores explican las bases. Dos par­

ticipantes expondrán su pro­ yecto y el ganador será premiado con un kit de Ar­ duino. Pablo Murillo, uno de los concursantes, expone su propuesta: una alarma para el coche que avisa al móvil en caso de robo y, además, saca una foto al ladrón. Muestra el prototipo, consis­ tente en una placa en la que se conecta un altavoz, un teclado de móvil, un lector de tarjetas SIM y una cáma­ ra diminuta. “Exceptuando la placa, puedes conseguir to­ dos los componentes por unos quince o veinte euros”, asegura Murillo. Santiago Montiu, el otro aspirante al premio, propone la creación de un servicio que mejore las carencias de los actuales códigos QR. “Consistiría en un servicio web que almace­ naría todos los códigos QR, desde el cual cuidaríamos que no redirijan a enlaces rotos o víricos”, explica Mon­ tiu, quien finalmente se re­ vela como ganador. Son­ riente, recoge su premio ba­ jo los aplausos de los asis­ tentes. Un brindis con cham­ pán ―en copas de plástico― cierra el evento. Se mantie­ nen las últimas conversacio­ nes y comienzan las des­ pedidas. Van a dar las diez de la noche, y no conviene molestar a los vecinos. La celebración continuará… pero ya en otra parte. // JJBE

Alarma antirrobo para coche, diseñada por Pablo Murillo


Especial

El diseño gráfico y la fotografía, protagonistas en las Jornadas de Primavera

Los mitos y leyendas del software libre, el otro gran tema de las ponencias “Si os digo que el software libre es azul y que va muy bien para las flores porque protege de la radiactividad, ¿qué es lo que pasa?”. Así abría las jornadas César Ro­ mano, fundador del colectivo Software y Barra Libre. “Pues no pasa nada, porque esto es lo que se hace todos los días en todos los sitios: hablar de software libre sin tener ni idea de lo que es”. Romano ofreció una didáctica conferencia destinada a los no iniciados en el mundo del código abierto. El tono com­ bativo predominó a lo largo de su exposición, en la que desmintió algunos de los mi­ tos y leyendas más recurren­ tes: “que el software sea libre no quiere decir que sea ni peor, ni gratis, ni más difí­ cil”, explicó Romano, “signifi­ ca que es libre, y la libertad no es una cuestión tecnoló­ gica”. Las jornadas, organi­ zadas por la Asociación PÚL­ SAR con la colaboración de la OSLUZ, estuvieron protago­ nizadas por importantes fi­ guras del software libre en España. El público, aunque no muy numeroso –no al­ canzó el centenar de asisten­ tes–, se mantuvo fiel a lo largo de los tres días que ocupó el evento, que tuvo lugar en el edificio Torres Quevedo de la EINA de la Universidad de Zaragoza. La lucha por defensa y la promoción del software li­ bre fue omnipresente. Carlos González, profesor de la Es­ cuela Superior de Informáti­ ca de la UCLM y Certified Trainer de la Blender Foun­ dation, reivindicó el uso del software libre en la adminis­ tración pública: “es una abe­ rración que la administración

Eduardo Fiat, preparando su ponencia en las Jornadas de Primavera

pública nos obligue a pagar por software privativo cuan­ do publica documentos en formatos propietarios, ¿qué pasa si no puedo comprarlo? ¿quieren que haga algo ile­ gal?”. Además, defendió el software libre como impulsor de la economía local: “si contratamos a un grupo de ingenieros de nuestro barrio para hacer un programa en lugar de comprarlo a una multinacional, el dinero se queda aquí, y eso nos bene­ ficia a todos”. La conferencia

"La libertad no es una cuestión tecnológica"

estuvo salpicada de alusio­ nes a las bondades de Blen­ der, un programa para crear gráficos 3D que González puso como ejemplo de soft­

ware libre potente y amplia­ mente utilizado en el ámbito profesional. Ramón Miranda, crea­ tivo gráfico, detalló las ca­ racterísticas de tres pro­ gramas libres de diseño por ordenador (Gimp, MyPaint y Krita). La conferencia incluyó una demostración práctica de su funcionamiento, con el propio Miranda dibujando en su tableta gráfica: “como veis, no hace falta ser un hacker para poder utilizar este tipo de aplicaciones”, aclaró. En la misma línea, Eduardo Fiat, programador de la Universidad de Zarago­ za, ofreció una charla­taller en la que explicó al público como mejorar la calidad de sus fotografías introduciendo líneas de comandos en pro­ gramas libres de retoque fo­ tográfico.

Los videojuegos tuvie­ ron su espacio en la confe­ rencia de Francisco José Serón, catedrático de la Uni­ versidad de Zaragoza y di­ rector del GIGA. Serón des­ tacó la escasa presencia de las aplicaciones de software libre en el desarrollo de vi­ deojuegos: “en este ámbito, el software libre disponible no es fiable y está muy re­ trasado respecto a la de­ manda del mercado”. En la que fue la charla más técnica de todas las jornadas, Serón ofreció una panorámica del estado actual del mundo del videojuego y explicó el fun­ cionamiento básico de un game engine. Jaime Crespo, admi­ nistrador de sistemas de OpenStreetMap, explicó los principios del open data, co­ rriente de pensamiento que aboga por la liberación de los datos de interés público: “vivimos en un mundo en el que alguien puede hacerse rico vendiendo a empresas la información que publicamos en una plataforma online, pero en el que se encarcela a la gente que coge informa­ ción de nuestros gobiernos y se la da al ciudadano”. De­ nunció la manipulación in­ formativa que perpetran los medios de comunicación por medio de gráficas trucadas: “queremos acceso a los da­ tos en crudo, a todas las ci­ fras en su forma original para evitar estos casos”. Frente a estos casos, puso como ejemplo la infografía que realizan los autores de páginas web como XKCD o InformationisBeautiful: “una vez que consigamos datos no manipulados, nuestro único límite será nuestra creativi­ dad”. // JJBE

7


Actualidad

Premiado Nela, un programa para aprender Braille destinado a niños

Grass CMS, un sistema online de gestión de contenidos, queda en segundo lugar Enrique Matías fue galardo­ nado ayer con el Premio Local por la creación de Nela Project, un software que fa­ cilita el aprendizaje del Brai­ lle a niños invidentes. Este certamen, celebrado por pri­ mera vez en la Universidad de Zaragoza, se enmarca dentro de la sexta edición del Concurso Universitario de Software Libre, de ámbito estatal. La entrega de premios tuvo lugar en el salón de ac­ tos “La Colmena” del CIEM en Zaragoza. En la presenta­ ción de su proyecto, Matías explicó el funcionamiento básico del sistema de lectura Braille: “leer Braille es algo bastante difícil y que lleva mucho tiempo aprender, es

"El estado del software libre en España es todavía mejorable"

más fácil aprender a escribir­ lo”. El programa está pensa­ do especialmente para niños con deficiencias visuales: “nuestro objetivo no ha de ser que el niño aprenda Brai­ lle”, observó Matías, “sino que aprenda a leer y a escri­ bir, aunque sea empleando Braille”. Su exposición in­ cluyó la demostración prácti­ ca del software, todavía en desarrollo: “por ahora cuenta con 300 palabras en la base

de datos”, explicó Matías, “la versión final contará con unas mil”. Grass CMS, un sistema de gestión de contenidos on­ line y finalista del concurso, fue presentado por David Francos y Francisco Sanz, dos de sus creadores. Fran­ cos abrió su charla de mane­ ra contundente: “Grass CMS está pensado para que el usuario de la calle no nos dé el coñazo cuando quiera ha­ cer una página web”. En la práctica, Grass CMS se plan­ tea como una pizarra en blanco en la que el usuario pueda importar contenidos, sin las limitaciones de una plantilla. Al igual que Nela Project, Grass CMS se en­ cuentra todavía en desarro­ llo, y por ahora solo funciona en el navegador Google Ch­ rome. La velada contó con la presencia de varias persona­ lidades del mundo del soft­ ware libre en Aragón. Fernando Tricas, profesor de ingeniería de sistemas de la Universidad de Zaragoza, ofreció una breve conferen­ cia acerca de las claves del software libre y explicó las conclusiones obtenidas en la Open Source World Confe­ rence celebrada en el mes de enero de este año: “el esta­ do actual del software libre en España es el mejor hasta la fecha”, declaró Tricas, “es­ to no quiere decir que no sea

Enrique Matias junto a la presentadora del concurso, recibiendo el premio

mejorable”. Insistió también en las ventajas que puede aportar el software libre a los emprendedores: “una inver­ sión de trabajo en software libre puede salir más barata que la compra de un paquete de software propietario”, apuntó Tricas. Paco Solanas, presi­ dente de CESLA, relató sus decepcionantes inicios como desarrollador en una multi­ nacional: “no sabíamos tra­ bajar en equipo, a nivel tecnológico había muchas di­ ferencias entre los desarro­ lladores, y los responsables de equipo adoptaban enfo­ ques erróneos”. Decidió montarse su propia empresa haciéndose autónomo y logró hacerse con su cuota de mercado gracias al desa­

rrollo en código abierto: “daba por 3000 euros lo que otras empresas ofrecían por 40000 euros”, aseguró Sola­ nas. La jornada finalizó con la entrega del premio al ga­ nador, un tablet Samsung Galaxy Tab 10. La clausura estuvo protagonizada por Eduardo Romero, coordina­ dor técnico de AZLinux, quien agradeció a la Univer­ sidad de Zaragoza su inicia­ tiva en la celebración del evento, pero lamentó lo poco que se fomenta el trabajo en código abierto desde esta institución: “en la adminis­ tración pública nos está cos­ tando encontrar personal formado en software libre”. JJBE

Idea original de Juan José Benedí Esteban.

Diseñado para la asignatura Diseño y Edición de Publicaciones Impresas del Grado en Periodismo de la Universidad de Zaragoza. Redactado para la asignatura Proyecto de Comunicación en Prensa del Grado en Periodismo de la Universidad de Zaragoza. Contacto: distronautas@gmail.com

Hecho con software libre: Scribus 1.4.0

Agradecimientos a Eduardo Romero (AZLinux), Roberto Casas (HOWLab), César Romano y Eduardo Fiat (Software y Barra Libre),

Distronautas

8

Joaquín Pérez (AraWord), Enrique Matias (Nela Project) y a los chicos de D­Labs. Agradecimientos especiales a Bruno Jiménez y Lo­ rena Rouget de OSLUZ (Oficina de Software Libre de la Universidad de Zaragoza), quienes han contribuido enormemente a orientar los contenidos de esta publicación y me han prestado su ayuda siempre que la he necesitado.

Este documento se encuentra bajo licencia Creative Commons Reconocimiento­NoComercial­CompartirIgual 3.0 Unported License.

Distronautas - Número 0  

Número piloto de la revista sobre software libre Distronautas.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you