Issuu on Google+

TALLER DE LECTURA Y REDACCION. 1 TODAS LAS TAREAS. ALUMNO: JIMMER VALENCIA REBOLLEDO.

J.V.R.

INDICE…………………………………………………………………….….PAGINA 1


TAREA MARTES………………………………………………………….....PAGINA 2

SIETE PROFESIAS MAYAS………………………………….......................PAGINA 6

Cuando la primera película de Parque Jurásico se estrenó en las salas de cine del mundo, todos nos enteramos de que una misteriosa sustancia llamada ADN existía. Una gota de sangre de un dinosaurio, que fue la última comida de un mosquito capturado en una pieza de ámbar hace millones de años, hizo posible que los científicos encontraran el ADN con la información genética que les permitió “re-crear” a un dinosaurio.


Por lo menos, esta gota de sangre proporcionó la información necesaria para que Michael Crighton escribiera su espectacular libro llevado a la pantalla por Stephen Spielberg, quien produjo una todavía más espectacular serie de películas sobre el tema: el mundo, de acuerdo a esta historia de ciencia ficción, estuvo amenazado otra vez por terribles dinosaurios. La realidad es que, hace 50 años, dos jóvenes científicos, Francis Crick y James Watson, descubrieron que unas largas moléculas llamadas ADN (ácido desoxirribonucléico) que se encuentran en el núcleo de toda célula viviente, albergan la información genética de todas las formas de vida existentes. Su descubrimiento les valió el Premio Nobel en su tiempo. La biotecnología no es nada completamente nuevo. Se utilizó de forma empírica durante miles de años para producir quesos, pan, yogurt, vinos, cervezas etc. por procesos de fermentación. Y después de que Louis Pasteur descubriera los microorganismos responsables de la fermentación, fue posible la producción industrial de dichos productos y más recientemente hasta de antibióticos. Con el descubrimiento de la estructura del ADN, los científicos fueron capaces incluso de tomar secuencias de este código genético y transferirlas de una especie a otra, abriendo así nuevas posibilidades de mejorar genéticamente organismos vivos, más allá del largo proceso de cruzamiento y selección. Es también un hecho conocido, tanto en la ciencia como ahora entre el público en general, que la “creación” de un animal completo a partir de una simple célula es posible. El mundo tomó consciencia , con asombro y cierta preocupación, de la existencia de la oveja llamada Dolly.. Aunque el Ser Humano se ha beneficiado enormemente con los avances científicos y tecnológicos, nunca ha dejado de contemplar el reverso de la moneda, y preguntarse hasta dónde es posible llevar nuevos conocimientos acumulados sin perder el control sobre ellos. La Biotecnología o Ingeniería Genética conlleva ambas partes: resulta enormemente fascinante y, a la vez, difícil de comprender o de aceptar en primera instancia para el público en general. Y el potencial de ser aplicada en áreas de la investigación médica por ejemplo, o de la mejora de los cultivos modificados genéticamente, ha creado esperanza y preocupación, interpretaciones erróneas e interés, mitos y realidades. Especialmente en el área de la agricultura, actividad que desde sus orígenes ha involucrado a toda la humanidad y que, desafortunadamente en nuestros días, es poco conocida por la mayoría de los habitantes de las grandes ciudades. Esta falta de información, hace que las personas continúen aferrándose, muchas veces tercamente, a algunos mitos que han sobrevivido a lo largo de la historia de la domesticación y del desarrollo de cultivos para la producción de alimentos y fibras. Más aún, desde que la agricultura representa la fuente de abastecimiento de nuestras comidas diarias y, por lo tanto, nuestra salud, obviamente se ha convertido en un tema sumamente interesante e importante para todos nosotros, los consumidores.


He seguido algunas de las críticas más sonadas y quisiera comentar sobre ellas. Para iniciar, se ha dicho que los cultivos transgénicos van a dominar la agricultura moderna y a terminar con la agricultura rural, forma tradicional de vida en los países en vías de desarrollo. Después de producir cultivos genéticamente modificados durante ya más de doce años, no hay ninguna referencia de que esto haya sucedido. Al respecto, cabe aclarar que ningún agricultor está obligado a sembrar nuevas variedades de semillas. Sin embargo, algunas semillas mejoradas ofrecen obviamente mayor competitividad en cuanto a calidad, rendimiento y costos y por eso representan opciones muy atractivas para una agricultura moderna y avanzada. Por otro lado, la biotecnología aplicada en la agricultura tiene un gran potencial para ayudar, entre otras medidas, a frenar el hambre y a mejorar la salud en muchas regiones de este planeta. Los maíces transgénicos son también un tema muy discutido; entre otras cosas, están “acusados” de crear resistencia a antibióticos en el ganado y de que dicha resistencia pase a los consumidores cuando comen la carne de animales en cuya crianza se utiliza este tipo de maíz. La característica de resistencia contra antibióticos efectivamente se utilizó como marcador en la producción de las primeras variedades de maíz transgénico. Se trata de una técnica que permite diferenciar las plantas de maíz que han recibido una nueva característica de aquellas que no han sido modificadas. Esta técnica permite garantizar al agricultor que toda la semilla que él va a comprar ha adquirido la característica deseada, pero ha sido sustituída por nuevas estrategias de identificación. De cualquier manera, la posibilidad de que una planta transfiera esta característica a la flora intestinal del ganado y, finalmente, a la del ser humano, es extraordinariamente baja. Y siguiendo con el tema: se sospecha que los alimentos transgénicos contienen bacterias peligrosas para el ser humano. La carga bacteriológica de un alimento no tiene nada que ver con su manera de producción o con su contenido de ingredientes genéticamente modificados. La mayoría de los alimentos frescos contienen varios microorganismos, que normalmente no afectan ni su higiene ni su calidad, siempre y cuando cumplan con las normas de salubridad respectivas. Algunos alimentos además, como los quesos o el yogurt están elaborados utilizando bacterias.


¿Y el mito de que una fruta orgánica sea infinitamente más sana, natural y segura que una transgénica? Las llamadas frutas orgánicas o biológicas, que no son tratadas con productos químicos, corren el riesgo de ser atacadas por plagas, hongos y otras enfermedades. Algunos de estos hongos pueden segregar potentes substancias tóxicas y peligrosas para nuestra salud. Muchas de las variedades transgénicas no representan este riesgo y además no necesitan tratamiento por agroquímicos, es decir tampoco tienen problemas de posibles residuos. Y en general: ¿Los alimentos transgénicos representan un riesgo más alto para nuestra salud? Una planta transgénica tiene la misma garantía de seguridad que un nuevo medicamento, pues pasa por controles similares antes de obtener la aprobación de las autoridades, o sea un proceso más riguroso que para cualquier alimento tradicional o denominado “natural”. ¿Pueden los alimentos transgénicos causar alergias? Una alergia alimentaría es una reacción exagerada del sistema inmunológico de nuestro cuerpo, iniciada por una sustancia ajena a nuestro organismo, un alergeno. Estas alergias contra ciertos alimentos siempre han existido, porque los alimentos contienen gran cantidad de proteínas y algunas pueden ser alergenos para ciertas personas. Alimentos como lácteos, clara de huevo, , pescado, mariscos, nueces, cereales, condimentos y ciertas frutas pueden causar alergias. Aproximadamente un cinco por ciento de los niños padecen algún tipo de alergia alimentaría. Los cultivos genéticamente modificados contienen uno o varios genes adicionales, quienes como cualquier gen llevan la información para construir una proteína. Debido a que podría existir la posibilidad de generar alergias por estas proteínas, Organizaciones Mundiales como la de la Salud (OMS) y de la Agricultura y Alimentos (FAO) han establecidos normas estrictas de evaluación para evitar potenciales riesgos relacionados con cultivos genéticamente modificados. Conforme a estas normas se debe asegurar que los cultivos genéticamente modificados y sus productos no causen posibles alergias. Un Comité de expertos de la OMS y de la FAO ha desarrollado estrategias de evaluación de alergenicidad, que determinan estrictamente el potencial alergénico mediante un árbol de decisiones, internacionalmente propagado por la Comisión del Codex Alimentarius. Dicho árbol establece que la autorización de producción y el uso de los alimentos derivados de la biotecnología se harán cuando éstos estén libres de potencial alergénico. Cerca del 90% del total de las alergias provocadas por alimentos están causadas por un pequeño grupo de alergenos conocidos. En primera instancia se evita este grupo como fuente de nuevas características para ser transferidas a otras plantas. Para cualquier otro material de interés para la ingeniera genética se utiliza una evaluación del potencial de alergenicidad muy estricto. Cualquier sospecha de problemas con las nuevas proteínas es motivo de un análisis cuidadoso: se aplican en la piel, se ponen a reaccionar con los


anticuerpos de personas que son alérgicas al alimento del cual provienen y se verifica que su estructura no se parezca a unas 300 proteínas alergénicas conocidas. Esta comparación consiste en la homologación de la secuencia de aminoácidos de nuevos alimentos biotecnológicos contra las secuencias de alérgenos conocidos. Si existe alguna coincidencia, se continúan los análisis de estabilidad en el proceso de la digestión y otros ensayos que permitan identificar claramente la existencia o ausencia de un potencial riesgo alergénico. Ningún producto biotecnológico es aprobado para su comercialización y su consumo si se identifica el menor indicio de potencial alergénico. ¿Y que hay del comentario tan utilizado: Vivimos muy bien sin que los científicos se metan a modificar genéticamente las plantas? La respuesta es simplemente que hoy en día ya no hay ni una especie de planta cultivada para la producción de alimentos o fibras que no sea genéticamente mejorada por obra del Hombre. No hay cultivos naturales o silvestres. Durante siglos y hasta miles de años, los agricultores han seleccionado plantas según sus características preferidas, para mejorar la calidad y la cantidad de la cosecha. Y la experiencia con estos cultivos dependientes del hombre, ha sido muy exitosa y de vital importancia en la alimentación de la población de este planeta. Y eso no es un mito, sino una realidad.


LAS 7 PROFECIAS MAYAS SIETE PROFECIAS MAYAS

Durante los últimos años se han escrito numerosos libros, escritos, páginas webs e incluso se han realizado documentales sobre las famosas y supuestas 7 profecías mayas. ¿Son verdaderas estas 7 profecías, donde se encuentran escritas? Es una realidad que estas profecías no tienen ningún origen maya ni se encuentran escritas en ningún códice ni libro maya, es por ello que son profecías no verídicas e inventadas, de hecho las diferentes webs que hablan de las 7 profecías difieren unas de otras respecto al contenido de las mismas. Aunque sean profecías "falsas", a continuación se muestra una recopilación de las 7 profecías mayas: PRIMERA PROFECIA MAYA. Cada 5125 años, un rayo sincronizador con origen en el centro de la galaxia, atraviesa al Sol produciendo cambios bruscos y afectando su comportamiento, la fecha próxima es el 21 de diciembre del 2012. Para prepararse y poder ver la llegada del nuevo mundo, la humanidad ha de prepararse para este cambio, los hombres han de conocerse a sí mismos y armonizarse con la naturaleza y la galaxia. En la primera profecía se habla del tiempo del no tiempo, periodo que abarca los 20 años anteriores al 2012, durante los primeros 7 años, del 1992 al 1999, la humanidad entraría en una época de grandes aprendizajes, durante los 13 años posteriores la humanidad se enfrentaría a una época de oscuridad y donde se tiene que tomar la consciencia de unidad cósmica. SEGUNDA PROFECIA MAYA. La profecía dice que a partir del eclipse de Sol del 11 de agosto de 1999, la humanidad cambiaría radicalmente, se refiere a los últimos 13 años previos al 2012, en este tiempo los seres humanos hemos de enfrentarnos a nuestros miedos y odios, hemos de elegir el camino entre el bien y el mal. TERCERA PROFECIA MAYA. Se profetiza un aumento global de la temperatura del planeta tierra, provocando grandes catástrofes sobre nuestro planeta, dicha ola de calor se producirá con una intensidad y velocidad sin precedentes. CUARTA PROFECIA MAYA. A causa de la ola de calor anunciada por la 3 profecía, los polos de la Tierra se derretirán, sumergiendo en el agua gran parte de los continentes y superficies terrestres. QUINTA PROFECIA MAYA.


Habla sobre un paro en todos los sistemas (económico, político, social...) que actualmente conocemos, tendremos que cambiar nuestros pensamientos y enfrentarnos al nuestros miedos, el ser humano cambiará radicalmente. SEXTA PROFECIA MAYA. La sexta profecía maya profetiza el advenimiento de un cometa sobre la Tierra, existirá un gran riesgo que el comete colisione con nuestro planeta provocando unas catástrofes jamás vistas por el ser humano. SEPTIMA PROFECIA MAYA Esta última trata más de un mensaje que de una profecía, nos dice que a partir de los últimos 13 años anteriores al 2012, el ser humano tiene la oportunidad de cambiar su pensamiento, encontrar la paz interior y tener una consciencia cósmica unitaria.


trabajo parcial