Issuu on Google+

Las maravillas del universo Jhon Fredi Tocarruncho Pinzón En esta revista sobre el universo usted podrá ver y enterar se acerca de las maravillas creadoras y destructivas que esconde el universo como lo son los agujeros negros, las supernovas, las estrellas, las galaxias, entre otros. También podrá ver experimentos donde podrá aprender todo lo relacionado con la física, entre otras cosas del universo. Producciones jhonftk01 TV 1C Este No.68-32 Sur Bogotá, Colombia Tel: 7623458 06/08/2012


Contenido: Introducción…………………………………………pág. 2 Las maravillas del sistema solar……………..pág. 3 Lo más grande del espacio…………………….pág. 5 Los agujeros negros……………………………...pág. 7 10 formas de destruir la Tierra……………..pág. 8 Las constelaciones………………………………..pág. 16 ¿El viaje en el tiempo es posible?…………...pág. 17 Colonizando el espacio………………………….pág. 19 Misterios inexplicables del universo………pág. 20 Glosario………………………………………………..pág. 26 Bibliografía…………………………………………..pág.26


Introducción Bienvenido a la primera edición de esta revista creada por producciones jhonftk01 para usted, en esta revista usted podrá enterarse de lo que ocurre en el universo y sobre todas sus maravillas como lo son los agujeros negros, las constelaciones, las galaxias y los cúmulos y súper cúmulos de galaxias. Acá podrá usted conocer las teorías que cada día salen a la luz como lo fue en su época la teoría de la relatividad de Einstein, la teoría de la tierra hueca, entre otras teorías. En cada edición se va a abordar ocho temas diferentes como en esta revista. Se va a profundizar en cada tema por medio de escritos, lecturas, links de videos, entre otros.


Las maravillas del sistema solar

Los géiseres de Tritón, satélite del planeta Neptuno

La Gran Mancha Roja de Júpiter

Valles Marineris, Marte

Los géiseres de Encélado, satélite de Saturno

Los picos de la luz eterna, situados cerca del polo norte de la Luna, siempre iluminados


Primer plano del cráter Herschel situado en el satélite de Saturno Mimas

El monte Olimpo, Marte

La Tierra

Los anillos de Saturno

El cinturón de asteroides El sol


Lo más grande del espacio En la tierra y en el universo el tamaño importa pero de distinto modo. En el espacio ser grande no implica ser mejor. Los objetos más grandes siempre han llamado la atención del hombre pero estos en ocasiones nunca viven para siempre. Estos objetos gigantescos son como el monte Everest del cosmos cuyo tamaño siempre nos ha asombrado desde el inicio de los tiempos. El universo tiene enormes objetos que hasta nos hacen sentir diminutos siendo nosotros el 5° planeta mayor del sistema solar. El objeto más grande según los astrónomos es quizá la red cósmica que conecta a algunos de los súper cúmulos y vacíos de galaxias entre los cuales el súper cúmulo más grande es el súper cúmulo de Shapley cuyo diámetro es de 400 millones de años luz en el

cual a la nave interplanetaria más rápida le tomaría billones de años e cruzarla de lado a lado. Este súper cúmulo equivale a unas 4000 veces la vía láctea. Y así como existe este súper cúmulo también existe el gran vacío de Boutes, este espacio casi vacío tiene unos 250 millones de años luz de diámetro. Otro objeto gigantesco es la mancha “Lyman alfa” ubicada en la constelación de Acuario que mide aproximadamente 200 millones de años luz de diámetro, es decir 3000 veces nuestra galaxia. Las galaxias más grandes son las llamadas cúmulos difusos o galaxias CD que tienen un diámetro aproximado de 6000 millones de años luz o incluso más. Estas se forman cuando una galaxia se va fusionando con una o más galaxias a través del tiempo. Pero hay objetos todavía más grandes que son los radio lóbulos que son chorros de energía que salen de los centros de quásares. El


radio lóbulo más grande conocido es el que se encuentra en la galaxia 3D236 que está en la constelación del león menor, sus chorros alcanzan la longitud de 40 millones de años luz. Pero, y si los agujeros negros crean esos chorros, entonces cual es le agujero negro más grande. El que ostenta actualmente el titulo de mayor agujero negro es el ubicado en un quásar increíblemente luminoso llamado HS1946+7658 (el cual a su vez es el más luminoso encontrado hasta ahora), este agujero negro tiene una masa de 10000 millones de veces la del sol. Otros objetos luminosos son las estrellas entre las cuales la más grande es una hipergigante roja llamada VY Cannis Majoris la cual es 2000 veces nuestro sol, pero en cuanto a masa hay dos estrellas que la sobrepasan, se les nombra como cúmulo binario A1, una tiene una

masa de 115 veces mayor que la del sol y la otra una masa de 84 veces la del sol. Al igual que nosotros necesitamos de elementos producidos en las estrellas para vivir también necesitamos un planeta el cual habitar. En nuestro sistema solar el más grande es Júpiter, pero en el universo hay uno todavía más grande, es el TrES-4, recibe ese nombre por el Transatlantic Exoplanet Survey que lo descubrió en la constelación de Hércules en 2006, este es un 70% mayor que Júpiter pero solo tiene un 80% de la masa de este. En nuestro sistema solar existen también objetos grandes como lo es el asteroide Ceres, que es le mayor asteroide descubierto hasta la fecha, mide unos 965 kilómetros de diámetro, tan grande como el Estado de California. Marte posee el mayor volcán denominado Monte Olimpo, mide unos 27 km de altura.


La nube de Oort que abarca más de medio camino hasta la estrella más cercana alfa centauri.

Los agujeros negros Un agujero negro u hoyo negro es una región del espacio cuya enorme densidad, provocada por una gran concentración de masa en su interior, genera un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella. Sin embargo, los agujeros negros pueden ser capaces de emitir radiación de rayos X, lo cual fue conjeturado por Stephen Hawking en los años 1970 y demostrado en 1976 con el descubrimiento de Cygnus X1.3 La gravedad de un agujero negro, o «curvatura del espacio-tiempo», provoca una singularidad envuelta por una superficie cerrada, llamada horizonte de

sucesos. Esto es previsto por las ecuaciones de campo de Einstein. El horizonte de sucesos separa la región del agujero negro del resto del universo y es la superficie límite del espacio a partir de la cual ninguna partícula puede salir, incluyendo los fotones. Dicha curvatura es estudiada por la relatividad general, la que predijo la existencia de los agujeros negros y fue su primer indicio. En los años 70, Hawking, Ellis y Penrose demostraron varios teoremas importantes sobre la ocurrencia y geometría de los agujeros negros. Previamente, en 1963, Roy Kerr había demostrado que en un espacio-tiempo de cuatro dimensiones todos los agujeros negros debían tener una geometría cuasi-esférica determinada por tres parámetros: su masa M, su carga eléctrica total e y su momento angular L.


Necesitas: Nada

Se conjetura que en el centro de la mayoría de las galaxias, entre ellas la Vía Láctea, hay agujeros negros supermasivos. La existencia de agujeros negros está apoyada en observaciones astronómicas, en especial a través de la emisión de rayos X por estrellas binarias y galaxias activas.

10 formas de destruir la tierra Ésta es una guía para aquellos que quieren que la Tierra deje de existir. Top 10 10. Fallo total de la existencia

Método: No hay método. Simplemente siéntate y espera a que los 200,000,000,000,000,000,000 ,000,000,000,000,000,000,00 0,000,000,000 átomos que componen la Tierra dejen de existir espontáneamente y al mismo tiempo. 9. Engullida por materia extraña. Necesitas: Materia extraña estable. Método: Secuestrar el Relativistic Heavy Ion Collider del Brookhaven National Laboratory, Long Island, New York. Usa el RHIC para crear y mantener materia extraña. Mantenla estable hasta que absorba toda la Tierra en una masa de quarks extraños. Mantener la materia extraña estable es una tarea increíblemente difícil una vez absorbida, pero puede haber soluciones creativas para conseguirlo.


Lo que queda de la Tierra: una enorme masa de materia extraña. 8. Absorbida por un agujero negro microscópico. Necesitas: Un agujero negro microscópico. Ten en cuenta que los agujeros negros no son eternos, sino que desaparecen al tiempo debido a la radiación Hawking. Para un agujero negro medio este tiempo es enorme, pero para uno muy pequeño podría ocurrir casi instantáneamente, ya que su tiempo de vida depende de su masa. Además el agujero negro microscópico debería tener más masa que el monte Everest. Método: simplemente coloca el agujero negro en la superficie de la Tierra y espera. Los agujeros negros tienen una densidad tan grande que pasan a través de la materia como una piedra a través del aire. El agujero

negro caerá en picado hacia el centro de la Tierra hasta llegar al otro lado, devorando en su camino materia. Al llegar al otro lado, volverá y así oscilará una y otra vez como un péndulo que absorbe materia. Finalmente, habrá absorbido suficiente materia para disminuir su velocidad. Sólo necesitas esperar mientras consume materia hasta que toda la Tierra haya desaparecido. Muy, muy poco probable. Pero no imposible. Lo que queda de la Tierra: una singularidad de un tamaño casi cero que comenzará a orbitar alrededor del Sol. 7. Explosión por una reacción materia-antimateria.

Necesitas: 2.500.000.000.000 de toneladas de antimateria. La antimateria es la sustancia


más explosiva. Puede ser fabricada en pequeñas cantidades usando un gran acelerador de partículas, pero producir las cantidades necesarias llevaría mucho tiempo. Si puedes crear la maquinaria necesaria, podría ser posible -y mucho más fácil- simplemente llevar 2.5 trillones de toneladas de materia a una cuarta dimensión, convirtiéndola en antimateria toda de una vez. Método: Este método implica detonar una bomba tan grande que haga explotar la Tierra en pedazos. ¿Cuánto de complicado es ésto? La energía gravitatoria vinculada a la masa de un planeta de masa M y radio R está dada por la fórmula E= (3/5) GM^2/R. Para la Tierra, ésta es aproximadamente de 224.000.000.000.000.000.000 .000.000.000.000 Julios. El Sol tarda cerca de una semana

en desprender esa energía. Piensa en eso. Para liberar esa cantidad de energía hacen falta aproximadamente 2.500.000.000.000 toneladas de antimateria. Eso asumiendo una pérdida nula de energía por calor y radiación, lo que es poco probable en la realidad: probablemente necesites 10 veces esa cantidad. Una vez que has generado la antimateria, llévala al espacio (si no la has creado allí) y lánzala contra la Tierra. La energía desprendida debería ser suficiente para romper la Tierra en miles de pedazos. Lo que queda de la Tierra: un segundo cinturón de asteroides alrededor del Sol. 6. Destruida por energía del vacío

Necesitas: una bombilla. Método: Éste es divertido. Las teorías científicas


contemporáneas nos dicen que lo que vemos como vacío es solamente vacío en media, y realmente es una cantidad de partículas y antipartículas apareciendo constantemente y cancelándose unas a otras. Ello nos sugiere que el volumen de espacio encerrado en una bombilla contiene suficiente energía de vacío para poner a hervir todos los océanos del mundo. Por lo tanto, la energía del vacío podría ser la fuente de energía más abundante. Ahí es donde entras tú. Todo lo que necesitas es saber cómo extraer esta energía y aprovecharla en algún tipo de central energética -se puede hacer fácilmente sin levantar demasiada sospecha- y entonces permitir clandestinamente que la reacción se descontrole. La liberación de energía resultante debería ser suficiente para destruir todo el planeta Tierra y posiblemente también el Sol.

Ligeramente posible. Lo que queda de la Tierra: una nube de partículas de diferentes tamaños. 5. Absorbida por un agujero negro gigante. Necesitas: un agujero negro, motores de cohete extremedamente potentes y, opcionalmente, un gran cuerpo planetario rocoso. El agujero negro más cercano a nuestro planeta se encuentra a 1600 años luz, en dirección a Sagitario (V4641). Método: después de localizar tu agujero negro, necesitas unirlo a la Tierra. Este es posiblemente el paso que más tiempo lleva del plan. Hay dos métodos, moviendo la Tierra o moviendo el agujero negro, aunque para conseguir el mejor resultado deberías mover los dos a la vez. Muy, muy difícil, pero sin duda posible.


Lo que queda de la Tierra: se convertiría en una parte de la masa del agujero negro. Fecha mínima de finalización: No se podría disponer de la tecnologá necesaria hasta, al menos, el año 3000; y hay que añadir al menos 800 años para el tiempo de viaje. (Eso en el marco de un observador externo de referencia y asumiendo que mueves la Tierra y el agujero negro al mismo tiempo). 4. Meticulosamente y sistemáticamente desecha. Necesitas: una catapulta electromagnética, o mejor aún varias. Método: Básicamente, lo que vamos a hacer es ir arrancando de la Tierra grandes pedazos y ponerlos en órbita. La catapulta electromagnética fue propuesta como medio para transportar minerales de la Luna a la Tierra. Básicamente, solo necesitas cargar el trozo

en la catapulta y disparar hacia arriba en la dirección correcta. Necesitaremos un pedazo suficientemente grande para superar la velocidad de escape de 11 kilómetros por segundo y lanzarlo hacia el Sol o arbitrariamente hacia el espacio. Otros métodos para expulsar el material al espacio son cargar los trozos en lanzaderas espaciales o subirlas con un ascensor espacial. Todos estos métodos, sin embargo, requieren de una cantidad enorme de energía para llevarse a cabo. Lo que queda de la Tierra: gran cantidad de trozos pequeños, algunos de los cuales caerían al Sol y los restantes se dispersarían por todo el Sistema Solar. Fecha mínima de finalización: Expulsando de la gravedad de la Tierra un billón de


toneladas por segundo se tardaría 189.000.000 de años en hacerla desaparecer. 3. Pulverizada por un impacto. Necesitas: una gran roca pesada. Podría servir… Marte. Método: Cualquier cosa puede ser destruida si la golpeas con la suficiente fuerza. Cualquier cosa. El concepto es simple: encuentra un asteroide muy, muy grande o un planeta, aceléralo a una velocidad enorme de tal manera que choque contra la Tierra, preferiblemente de frente. El resultado: una colisión espectacular que, con un poco de suerte, pulverizaría la Tierra. Ésta se convertiría en un número de trozos grandes, los cuales, si la colisión es fuerte, tendrían suficiente energía para superar su gravedad mutua y se alejarían para siempre. En otro caso, se volverían a

convertir en un nuevo planeta. Vamos a hacer un breve análisis del tamaño del objeto que necesitamos. Cayendo a una velocidad mínima de impacto de 11 kilómetros por segundo y asumiendo una pérdida nula de energía en forma de calor o cualquier otra, el objeto debería tener aproximadamente el 60% de la masa de la Tierra. Marte, el planeta siguiente a la Tierra, tiene una masa de aproximadamente un 11% la de la Tierra, mientras que Venus, el planeta anterior y también el más cercano, tiene una masa del 81% de ésta. Asumiendo que la velocidad de impacto fuese mucho mayor que 11m/s (por ejemplo 50km/s) sería suficiente con una masa menor. Un asteroide de 10.000.000.000.000 de toneladas al 90% de la velocidad de la luz sería suficiente.


Bastante posible. Lo que queda de la Tierra: varios cachos de roca de aproximadamente el tamaño de la Luna, que se esparcirían por el Sistema Solar. Fecha mínima de finalización: 2500 quizás. 2. Devorada por una maquina de von Newman. Necesitas: una máquina de von Newman. Método: Una máquina de von Newman es cualquier dispositivo capaz de crear una copia exacta del mismo sin nada excepto los materiales necesarios. Crear una de estas máquinas compuesta casi completamente de hierro, magnesio, aluminio y silicio, los materiales que más se encuentran en el manto y el núcleo de la Tierra. No importa cuánto de grande sea sino más bien que se pueda reproducir a ella misma cada período de

tiempo. Colócala debajo de la corteza terrestre y deja que se reproduzca. Espera y verás como crea otra segunda máquina de von Newman. Entonces éstas crearán otras dos, y a su vez éstas otras cuatro y así sucesivamente. Como la cantidad de máquinas crece rápidamente, el planeta Tierra será devorado rápidamente y convertido en un enjambre de sixtrillones de máquinas. Técnicamente tu objetivo se habría cumplido -la Tierra ya no existe- pero si quieres ser minucioso puedes ordenar a las máquinas que se lancen, junto con cualquier elemento restante de la Tierra, hacia el Sol. Este lanzamiento se podría conseguir usando un cohete de propulsión o algo así, así que asegúrate de incluirlo en tu diseño de la máquina. Una idea tan disparatada que podría funcionar.


Lo que queda de la Tierra: los cuerpos de las máquinas de von Newman y luego un pequeño pedazo de hierro hundiéndose en el Sol. Fecha mínima de finalización: 2045-2050 o incluso antes. 1. Lanzada hacia el Sol. Necesitas: equipo para mover la Tierra. Método: Lanza la Tierra hacia el Sol. Mandar a la Tierra para que colisione con el Sol no es tan fácil como podría parecer. Sería muy fácil que la Tierra acabase en una órbita elíptica, la cual haría que la Tierra se tueste durante cuatro meses de cada ocho. Pero esto se podría evitar con un plan cuidadosamente diseñado. Es imposible con el actual nivel tecnológico, pero será posible algún día, estoy seguro. Mientras tanto, podría darse que algo que venga de la nada golpee aleatoriamente a la Tierra en

la dirección correcta, produciendo el efecto deseado. Lo que queda de la Tierra: una pequeña esfera de hierro vaporizado hundiéndose lentamente en el corazón del Sol. Fecha mínima de finalización: Por medio de una actuación de Dios: 25 años. Podría suceder antes si se produce por el golpe mencionado anteriormente. Por medio de intervención humana: dado el actual nivel de progreso en la tecnología espacial: año 2250.


Las constelaciones Una constelación, en astronomía, es una agrupación convencional de estrellas, cuya posición en el cielo nocturno es aparentemente aproximada. Pueblos, generalmente de civilizaciones antiguas, decidieron vincularlas mediante trazos imaginarios, creando así siluetas virtuales sobre la esfera celeste. En la inmensidad del espacio, en cambio, las estrellas de una constelación no necesariamente están localmente asociadas; y pueden encontrarse a cientos de años luz unas de otras. Además, dichos grupos son completamente arbitrarios, ya que distintas culturas han ideado constelaciones diferentes, incluso vinculando las mismas estrellas. Algunas constelaciones fueron ideadas hace muchos siglos por los pueblos que habitaban las regiones del

Medio Oriente y el Mediterráneo. Otras, las que están más al sur, recibieron su nombre de los europeos en tiempos más recientes al explorar éstos lugares hasta entonces desconocidos por ellos, aunque los pueblos que habitaban las regiones australes ya habían nombrado sus propias constelaciones de acuerdo a sus creencias. Se acostumbra a separar las constelaciones en dos grupos, dependiendo el hemisferio celeste dónde se encuentren: constelaciones septentrionales, las ubicadas al norte del ecuador celeste constelaciones australes, al sur. A partir de 1928, la Unión Astronómica Internacional (UAI) decidió reagrupar oficialmente la esfera celeste en 88 constelaciones con límites precisos, tal que todo punto en el cielo quedara dentro de los límites de una


figura. Antes de dicho año, eran reconocidas otras constelaciones menores que luego cayeron en el olvido; muchas, ya no se recuerdan. El trabajo de delimitación definitiva de las constelaciones fue llevado a cabo fundamentalmente por el astrónomo belga Eugène Joseph Delporte y publicado por la UAI en 1930.

¿El viaje en el tiempo es posible? La teoría especial de la relatividad de Albert Einstein (y por extensión la teoría general) permite explícitamente un tipo de dilatación temporal que ordinariamente se podría denominar “viaje en el tiempo”. La teoría sostiene

que relativamente a un observador estacionario, el tiempo parece fluir más lentamente para los cuerpos que se desplazan rápidamente: por ejemplo, un reloj que se desplaza parecerá correr más lento; al incrementar su velocidad y acercarse a la velocidad de la luz parecerá haberse detenido completamente. Sin embargo, este efecto sólo hace posible el “viaje en el tiempo” hacia adelante en el futuro, nunca hacia atrás. Este tipo de viaje no es típico de la ciencia ficción, y no se tiene ninguna duda acerca de su existencia; sin embargo, de aquí en adelante “viaje en el tiempo”, propiamente dicho, se referirá al recorrido con algún grado de libertad hacia el pasado o el futuro. Muchos científicos consideran que el viaje a través del tiempo propiamente dicho es imposible. Esta opinión se ve


reforzada por un argumento basado en la navaja de Occam. Cualquier teoría que permita el viaje en el tiempo requiere que algunas situaciones relacionadas con la causalidad (o, en su caso, retro causalidad) sean resueltas. ¿Qué pasaría si alguien trata de viajar en el tiempo y mata a su propio abuelo? (Ver la “paradoja del abuelo”). Además, en la ausencia de cualquier evidencia experimental de la posibilidad del viaje en el tiempo, es teóricamente más simple suponer que no puede ocurrir. De hecho, el físico Stephen Hawking ha sugerido que la ausencia de turistas del futuro constituye un fuerte argumento en contra de la existencia del viaje en el tiempo. Eso sería una variante de la paradoja de Fermi (“si no hay visitantes extraterrestres es porque los extraterrestres no existen”),

en la que se hablaría de “viajeros del tiempo” en lugar de “visitantes extraterrestres”. Dadas estas circunstancias, otros sugieren —a los que sostienen la posición de Hawking— que en el caso de que en un futuro el ser humano pudiese viajar al pasado, éste no podría regresar a un espacio temporal anterior al momento de la puesta a punto de la hipotética máquina del tiempo que lo permitiese.

También se ha sugerido que al viajar al pasado estaríamos “creando” un universo paralelo y no viajaríamos a nuestro propio pasado sino a una copia de éste, pero con una diferencia: la existencia


de un turista temporal.

Tendríamos así dos espacios temporales simultáneos: uno donde aparece un turista del tiempo y otro donde no aparece. Ésta sería una hipótesis para discutirnos la paradoja de “Si mañana planeo un viaje a hoy para decirme ‘hola’, ¿por qué hoy no tengo un doble a mi lado diciéndome ‘hola’?” Sin embargo, asumiendo que el viaje temporal no es posible, también resulta interesante para los físicos la pregunta de por qué y qué leyes físicas lo

impiden.

Colonizando el espacio

La colonización del espacio, también llamada humanización del espacio, es el asentamiento humano hipotético, permanente y autónomo (autosuficiente) en lugares fuera de la Tierra. El primer paso es una presencia humana permanente en el espacio, como ocurre con la Estación Espacial Internacional (EEI, también conocida como ISS, por sus siglas en inglés).


Es un importante tema de la antigua ciencia ficción, pero que actualmente entra en el campo de la ciencia de nuestros días. Mientras que la mayoría de la gente piensa en colonias espaciales en la Luna, o en Marte, otros opinan que las primeras colonias estarán en órbita. Varios grupos de diseño de la NASA, ESA y de otros lugares, han examinado la viabilidad de establecer una colonia en órbita. Determinaron que hay suficiente cantidad de todos los materiales necesarios en la Luna, y en asteroides cercanos a la Tierra, que la energía solar está fácilmente disponible en grandes cantidades, y que no se requieren nuevos descubrimientos científicos, aunque sí será necesario un gran despliegue de ingeniería.

Misterios inexplicables del universo Desde hace milenios el hombre trata de utilizar la tecnología y los avances científicos para dar respuesta a algunas de las incógnitas de este planeta y el espacio que nos rodea. La revista 'New Scientist' ha recopilado los 13 misterios que, a día de hoy, siguen provocando quebraderos de cabeza a la comunidad científica internacional. 1. El efecto placebo. Pongamos un caso ficticio, el del paciente X. Varias veces al día, durante varios días, se le provoca dolor, que se controla con dosis de morfina. Hasta el último día del experimento. Esas 24 horas, sin que el señor X lo sepa, la morfina se sustituye por una solución salina absolutamente inocua. Parece increíble, pero dicha


solución tiene el mismo efecto que la morfina y el dolor desaparece. Es lo que se conoce como el efecto placebo. Antes de la llegada de los fármacos en el siglo XX, era el arma más potente de la Medicina contra la enfermedad. Excremento de cocodrilo, aceite de gusano, sangre de lagarto y hasta ser tocado por el Rey eran medicinas usadas entre el siglo XVI y el XIX. Desde la publicación, en 1955, del libro The Powerful Placebo de H.K. Beecher, se reconoció que el 35% de los pacientes con una amplia variedad de enfermedades podría ser tratada sólo con placebo. En estudios posteriores, se ha visto que puede funcionar en el 70% e, incluso, del 100% de los casos. Nadie sabe todavía qué mecanismos intervienen en el efecto placebo. Algunos estudios sobre el dolor

sugieren que reduce la ansiedad y facilita la liberación de endorfinas (sustancias químicas naturales parecidas a los narcóticos) en el cerebro, aunque son hipótesis todavía no confirmadas. 2. El problema del horizonte. Nuestro Universo era extraordinariamente homogéneo, y la temperatura de la radiación de fondo es la misma en cualquier dirección que observemos. El hecho de que la temperatura sea homogénea no sería sorprendente de no ser porque entre los dos extremos del Universo hay una distancia de casi 2.800 millones de años luz, mientras que la edad del Universo es 'sólo' de unos 1.400 millones de años. Teniendo en cuenta que nada puede viajar más rápido que la velocidad de la luz y la hipótesis de que hubo un instante inicial o big bang, el


interrogante es: ¿cómo es posible que regiones físicamente desconectadas desde el "principio" del Universo estuviesen en estados físicos tan parecidos? Esto es lo que se conoce como el 'problema del horizonte', uno de los mayores quebraderos de cabeza de los cosmólogos, que siguen sin dar con la solución. 3. Rayos cósmicos ultraenergéticos Los rayos cósmicos son partículas que llegan desde el espacio y bombardean constantemente a la Tierra desde todas direcciones. La mayoría de estas partículas son núcleos de átomos o electrones. Algunas de ellas son más energéticas que cualquier otra partícula observada en la naturaleza. El misterio está en su alta energía. La teoría especial de la relatividad de Einstein dice

que cualquier rayo cósmico que llegue a la Tierra desde fuera de nuestra galaxia habrá sufrido tantas colisiones que el máximo posible de energía que puede tener es 5 × 1019 eV. Los rayos detectados desde hace una década por el observatorio japonés de Akeno están muy por encima de ese límite, con lo cual los datos -tomados en diferentes ocasiones y siempre parecidos- están mal, o Einstein se equivocó. 4. Los resultados de homeopatía de Belfast En 1810 el médico alemán Christian Friederich Samuel Hahnemann publicaba el "Organon, el arte de curar", piedra angular de la homeopatía. El principal fundamento de la teoría se define en la ley de los similares (homeo- es el prefijo griego que designa igualdad) por la que una


enfermedad se cura con la misma sustancia tóxica que la produce —de ahí que se llame ley de los similares-, pero a dosis infinitesimales. Los homeópatas disuelven esos venenos en etanol —lo que llaman tintura madre- y la diluyen en agua sucesivas veces, no importa cuantas, según ellos el remedio se "imprime" en las moléculas de agua. Tales disoluciones son la parte controvertida de la disciplina, puesto es posible que a esas concentraciones no haya ni una sóla molécula del principio activo en la solución homeopática. Sin embargo su efecto ha sido demostrado en numerosos estudios y se estima que un 15% de los médicos occidentales siguen esta línea. Madeleine Ennis, farmacóloga de la Queen’s University de Belfast, ha sido siempre el azote de los homeópatas. Asegura que, a

esas concentraciones, en los remedios homeopáticos no hay más que agua, por lo que químicamente no tiene sentido que funcionen. Sin embargo en su estudio más reciente Ennis y su equipo se llevaron un "pequeño" chasco: descubrieron que soluciones ultra diluidas de histamina funcionaban en un experimento con basófilos, unas células sanguíneas que actúan en la inflamación. La solución homeopática en la que probablemente no había ni una sola molécula de histamina funcionaba realmente como la histamina. Aunque Ennis se ha visto incapaz de explicar el porqué del efectivo funcionamiento y sigue mostrándose escéptica, ha asegurado que si los resultados son reales y la homeopatía no actúa como un placebo, habría que reescribir parte de los fundamentos de la física y de la química.


5. La materia oscura No todo lo que existe en el universo es visible. Los astrónomos pueden detectar objetos que emiten o absorber luz o cualquier otro tipo de radiación electromagnética o que interactúan gravitatoriamente con otros objetos que podamos detectar .El término "materia oscura" alude a esta materia cuya existencia no puede ser detectada mediante procesos asociados a la luz, es decir, no emiten ni absorben radiaciones electromagnéticas. Determinar cuál es la naturaleza de la materia oscura y en qué cantidad existe es el llamado ‘’problema de la materia oscura’’ o ‘’problema de la masa desaparecida’’, y es uno de los problemas más importantes de la cosmología moderna. La cuestión de la existencia de la materia

oscura puede parecer irrelevante para nuestra existencia en la tierra, pero, el hecho de que exista o no la materia oscura, afecta el destino final del universo. 6. Metano en Marte El 20 de julio de 1976 Gilbert Levin, uno de los ingenieros a cargo de las misiones de la NASA al planeta Marte, vio que la Viking que orbitaba el planeta rojo había encontrado emisiones de carbono-14 que contenían metano en el suelo del planeta, por lo que la conclusión debía ser obvia y muy relevante: hay vida en Marte. Algo está ingiriendo los nutrientes, los está metabolizando, y después los expulsa a la atmósfera en forma de gas mezclado con carbono 14. Sin embargo, la NASA no se atrevió a afirmar con rotundidad el descubrimiento, porque otro


instrumento de la Viking, diseñado para identificar moléculas orgánicas consideradas esenciales símbolos de vida no encontró nada, así que casi todos los científicos de la NASA decidieron declarar el hallazgo de la Viking un "falso positivo". Pero, ¿lo era? A día de hoy, los argumentos a favor y en contra siguen dividiendo a los científicos, aunque es cierto que los rovers que estudian el planeta rojo desde hace un año han encontrado pruebas de los descubrimientos de la Viking. 7. Tetra neutrones Hace cuatro años, en un acelerador de partículas de Francia detectaron seis partículas que no deberían existir. Las llamaron 'tetra neutrones': cuatro neutrones unidos entre sí de una forma que desafía las leyes de la física.

Francisco Miguel Marqués y sus colegas del acelerador de Ganil, en Caen, llevan desde entonces tratando de conseguir el efecto otra vez, pero hasta ahora no lo han logrado. Si lo repiten, estos 'racimos' de átomos podrían obligar a los científicos a reconsiderar las fuerzas que mantienen unido el nucleó de los átomos. 8. La anomalía de las Pioneer Esta es la historia paralela de dos naves espaciales. Una, la Pioneer 10, que fue lanzada en 1972; y la Pioneer 11 lanzada un año después. Ahora mismo, ambas deben estar en el espacio profundo, alejadas de la vista de cualquier ingenio humano, aunque sus trayectorias son demasiado fascinantes como para ignorarlas. Y es que hay algo que ha estado 'moviendo' a las dos naves, provocando que aumenten su velocidad. La


aceleración es pequeña, menos de un nanómetro por segundo, pero es lo suficiente para como para haber sacado a la Pioneer 400.000 kilómetros de su trayectoria inicial. La NASA perdió contacto con la Pioneer 11 en 1995, pero todo hace indicar que podría estar 'sufriendo' el mismo proceso que su hermana gemela, y estaría muy fuera de su rumbo en algún lugar del espacio. ¿Y qué causa este desvío? Por el momento, nadie lo sabe. 9. La energía oscura Este es uno de los mayores problemas de la física. En 1998, un grupo de astrónomos descubrió que el universo se está expandiendo a más velocidad que nunca. Esto significa que la velocidad a la que una galaxia distante se aleja de nosotros aumenta con el tiempo. De ser correcta esta teoría, el resultado último de esta tendencia sería la

imposibilidad de seguir viendo cualquier otra galaxia. Esta nueva teoría del fin del Universo ha recibido el nombre de Gran Desgarramiento o, en inglés, Big Rip. Es un efecto para el que todavía se investigan las causas, aunque una de las sugerencias puede ser que esté motivado por la 'energía oscura', una forma hipotética de energía que abarca todo el espacio y que produce una presión negativa, resultando en una fuerza gravitacional repulsiva. La energía oscura puede dar cuenta del universo en expansión acelerada, así como de una significativa fracción de su masa. 10. El acantilado de Kuipper SI alguien viajara a la zona del sistema solar externa a las órbitas de Neptuno y Plutón, se encontraría algo muy extraño. De repente, tras


cruzar el cinturón de Kuipper -lleno de objetos pequeños como asteroides helados y cometas- no hay nada. Los astrónomos lo llaman el 'acantilado de Kuipper', porque la densidad de objetos cae espectacularmente.

(EEUU), recibió una señal del radiotelescopio de Delaware. Al ver la transcripcción de la señal, Ehman escribió al lado la palabra 'wow1'. 28 años después, nadie ha conseguido dar una explicación a qué o quién emitió dicha señal.

La pregunta es qué ha causado este brusco cambio, y la única posible respuesta parece ser la existencia de un décimo planeta del Sistema Solar, lo suficientemente grande como para haber atraído a todos esos cuerpos hacia su órbita. De momento, sin embargo, nadie ha conseguido aportar ninguna prueba de la existencia de ese planeta X.

La radiación provenía de la dirección de Sagitario, y de un ámbito de frecuencias de unos1420 mega hertzios. Estas frecuencias forman parte del espectro de radio en el que todo tipo de transmisión está prohibida, por un acuerdo internacional. La estrella más cercana en esa dirección está a unos 220 años luz, así que si la señal provenía de allí, la tuvo que causar o bien un acontecimiento astronómico de enorme potencia. ¿O quizá fue una civilización alienígena con un transmisor de gran potencia?

11. La señal 'wow' La señal tuvo una duración de 37 segundos, y venía del espacio exterior. El 15 de agosto de 1977 el astrónomo Jerry Ehman, de la Universidad de Ohio State

12. Constantes no tan constantes


En 1997 el astrónomo John Webb y su equipo de la Universidad de Sídney analizaban la luz que llegaba a la tierra procedente de quásares muy lejanos. En su viaje de 1.200 millones de años luz, la luz había atravesado nubes interestelares de materiales como hierro, níquel o cromo, y los investigadores descubrieron que la los átomos habían absorbido parte de los fotones de la luz procedente de los quásares, pero no los que habían esperado. Si las observaciones son correctas, la única explicación vagamente razonable es que una constante de la física, llamada la 'fina estructura constante' o 'alpha' cambia de valor cuando pasa a través de estas nubes interestelares. Los científicos siguen investigando.

13. La fusión fría En 1989 dos investigadores de la Universidad de Utah (Estados Unidos), Martin Fleischmann y Stanley Pons, desencadenaron la fusión nuclear en una probeta. Sostenían que era posible realizar procesos de "fusión fría" usando como catalizador un bloque metálico de paladio. En los siguientes 10 años, fueron miles los científicos que trataron de volver a lograr los mismos resultados, aunque sin éxito. Todavía hoy sigue la polémica, aunque son muchos los que sostienen que los resultados de Fleischmann y Pons fueron fruto de un error experimental.


Glosario Mancha “Lyman”: es una estructura parecida a una burbuja que contiene innumerables galaxias y constituye quizás el objeto más grande de todo el universo. Radio lóbulos: son regiones de gas emisoras de ondas de radio. Radiación: Energía ondulatoria o partículas materiales que se propagan a través del espacio. Año luz:Medida astronómica de longitud, equivalente a la distancia recorrida por la luz en el vacío durante un año. Julios: El julio (en inglés y también en español: joule) es la unidad derivada del Sistema Internacional utilizada para medir energía, trabajo y calor. Su símbolo es J.

Electromagnetismo: El electromagnetismo es una rama de la física que estudia y unifica los fenómenos eléctricos y magnéticos en una sola teoría, cuyos fundamentos fueron sentados por Michael Faraday y formulados por primera vez de modo completo por James Clerk Maxwell.

Bibliografía http://www.youtube.com/wa tch?v=PtKWFzzkZHI http://www.youtube.com/wa tch?v=RwqUg8bvQzk&featur e=relmfu http://www.youtube.com/wa tch?feature=endscreen&v=Nz sD9c71g_w&NR=1 http://www.youtube.com/wa tch?v=SKgiWf8t5E&feature=relmfu http://www.youtube.com/wa tch?v=ssTQMJzC0Dw&featur e=relmfu


http://geviar.wordpress.com/ 2007/04/04/10-formas-dedestruir-la-tierra/ http://www.youtube.com/wa tch?v=QmIR30NCnW4 http://es.wikipedia.org/wiki/ Colonizaci%C3%B3n_del_esp acio http://es.wikipedia.org/wiki/ Agujero_negro http://www.elmundo.es/elm undo/2005/03/22/ciencia/11 11509888.html/


Las maravillas del universo