Issuu on Google+

- Por la unión de las Iglesias; para que los cristianos dispersos seamos reunidos en la unidad de la Iglesia de Cristo, roguemos al Señor. - Por los judíos y los musulmanes, creyentes en Dios único y verdadero; para que puedan llegar a descubrirle en Jesús, hijo de Abrahán, roguemos al Señor. - Por los no creyentes; para que reconozcan en el Hombre Jesús al Dios vivo y verdadero, roguemos al Señor. - Por nosotros, aquí reunidos; para que seamos uno y así el mundo crea,

roguemos al Señor. - Por nuestra comunidad, para que la Eucaristía que celebramos sea reflejo del Dios Trinitario en el que creemos, que nos congregue y nos una cada día más a cuantos hemos puesto nuestra confianza y esperanza en el Dios de la vida, roguemos al Señor.

DIOS MANDÓ SU HIJO PARA QUE EL MUNDO, SE SALVE POR ÉL Dios y hombre en sus respectivas totalidades: Dios liberador, hombre mediador, para poder llegar a él por él, no por otro; ni tampoco a otro, sino, más bien, por aquello que somos en él a aquel por quien fuimos hechos.

Escucha, Señor, a tu Iglesia, reunida en comunión de almas y corazones, que eleva su oración en nombre de tu Hijo Jesucristo e iluminada por la luz de tu Espíritu Santo. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

RETIRO PARA LAICOS AGUSTINOS "La perseverancia y la idelidad en la fe del cristiano católico" (Sábado, 16 de junio de 2012) Monasterio Benedictino del Rosal, Cundinamarca. Info: Tel: 2185650. Convento Santo Tomá s de Villanueva (Crr 9 No 83 - 24)

XI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO Lunes: San Pedro 2 1,2-7. / Salmo 91(90),1-2.14-15ab.15c-16. / Marcos 12,1-12. Martes: San Pedro 2 3,12-15a.17-18. / Salmo 90(89),2.3-4.10.14.16. / Marcos 12,13-17. Miércoles: San Pablo a Timoteo 2 1,1-3.6-12. / Salmo 123(122). / Marcos 12,18-27. Jueves: San Pablo a Timoteo 2 2,8-15. / Salmo 25(24),4-5.8-9.10.14. / Marcos 12,28b-34. Viernes: San Pablo a Timoteo 2 3,10-17. / Salmo 119(118) Marcos 12,35-37. Sábado: San Pablo a Timoteo 2 4,1-8. / Salmo 71(70)/ Marcos 12,38-44. ORDEN DE SAN AGUSTÍN PROVINCIA de NUESTRA SEÑORA DE GRACIA DE COLOMBIA MONASTERIO DE SAN ILDEFONSO DE TOLEDO

COMUNIDAD DE PASTORAL DE MEDIOS DE COMUNICACION DEL PROFESORIO AGUSTINIANO DE COLOMBIA: “EL ALTILLO”

El mismo Cristo, es Dios también, el mediador entre Dios y los hombres; pero en cuanto hombre, pues en cuanto Dios no es mediador, sino igual al Padre, lo mismo que el Padre, un solo Dios con él. ¿Cómo hubiera podido ser mediadora esta sublimidad de la que tan lejos nos hallábamos? Para estar en el medio asuma lo que no era, mas permanezca siendo lo que era para que podamos llegar nosotros. Ved que Dios es superior a nosotros, y nosotros inferiores a él, siendo grande el espacio que nos separa; es, sobre todo, el abismo del pecado lo que más nos distancia y aleja. Siendo tan grande la distancia, ¿por dónde tendríamos que caminar para llegar a Dios? Dios permanece siendo Dios, pero se une el hombre a Dios y resulta una sola persona, que no es un semidiós, como si fuera en parte Dios y en parte hombre, sino

En efecto, hay un solo Dios. Puesto que sois católicos quienes me estáis oyendo, católicos instruidos, y habéis escuchado con atención que no hay más que un solo Dios, pregunto: ¿Es Dios solamente el Padre? ¿O solamente el Hijo o el Espíritu Santo? No, sino que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son un solo Dios. Así, pues, uno solo es Dios y uno solo es el mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús. Si hubiese dicho: «Uno solo es Dios y uno solo también el mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús», se daría la impresión de que se trata de un Dios menor. En efecto, parecería que se le separaba de aquella Trinidad divina si se hablase de un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, como si nada tuviese que ver con él ese único Dios. Pero en la unidad de Dios está incluido el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; conserve la divinidad y reciba la humildad la condición mediadora. San Agustín (Sermón 293)


MONICIÓN DE ENTRADA Hermanos y hermanas, hace una semana, en Pentecostés, terminamos el tiempo pascual con el don del Espíritu, hoy iniciamos un nuevo tiempo litúrgico con la Solemnidad de la Santísima Trinidad. Ésta es una celebración gozosa y de agradecimiento al Dios uno y trino por la obra de nuestra redención. Unámonos todos en espíritu de alabanza. MONICIÓN DE LAS LECTURAS Las lecturas que hoy escucharemos nos presentarán el misterio de un Dios compasivo y misericordioso, tan cercano que sale a nuestro encuentro en Cristo para ofrecernos su amistad, amor y comunión, junto con la posibilidad de una vida eterna. Es así como la Iglesia nos brinda una nueva oportunidad para tomar conciencia de la dimensión trinitaria de toda nuestra vida cristiana.

desde el fuego, y haya sobrevivido?; ¿algún Dios intentó jamás venir a buscarse una nación entre las otras por medio de pruebas, signos, prodigios y guerra, con mano fuerte y brazo poderoso, por grandes terrores, como todo lo que el Señor, vuestro Dios, hizo con vosotros en Egipto, ante vuestros ojos? Reconoce, pues, hoy y medita en tu corazón, que el Señor es el único Dios, allá arriba en el cielo, y aquí abajo en la tierra; no hay otro. Guarda los preceptos y mandamientos que yo te prescribo hoy, para que seas feliz, tú y tus hijos, después ti, y prolongues tus días en el suelo que el Señor, tu Dios, te da para siempre.» Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL 32, 4-5. 6 y 9. 18-19. 20 y 22 R. Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor.

sus vidas de la muerte y reanimarlos en tiempo de hambre . R. Nosotros aguardamos al Señor: él es nuestro auxilio y escudo; que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti. R.

SEGUNDA LECTURA Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 8, 14-17.

Hermanos: Los que se dejan llevar por el Espíritu de Dios, ésos son hijos de Dios. Habéis recibido, no un espíritu de esclavitud, para recaer en el temor, sino un espíritu de hijos adoptivos, que nos hace gritar: «¡Abba!» (Padre). Ese Espíritu y nuestro espíritu dan un testimonio concorde: que somos hijos de Dios; y, si somos hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo. Palabra de Dios.

PRIMERA LECTURA Lectura del libro del Deuteronomio 4, 32-34. 39-40. Habló Moisés al pueblo y dijo: – «Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos, que te han precedido, desde el día en que Dios creó al hombre sobre la tierra: ¿hubo jamás desde un extremo al otro del cielo palabra tan grande como ésta?; ¿se oyó cosa semejante?; ¿hay algún pueblo que haya oído, como tú has oído, la voz del Dios vivo, hablando

La palabra del Señor es sincera, y todas sus acciones son leales; Él ama la justicia y el derecho, y su misericordia llena la tierra. R. La palabra del Señor hizo el cielo; el aliento de su boca, sus ejércitos, porque él lo dijo, y existió, él lo mandó, y surgió. R. Los ojos del Señor están puestos en sus fieles, en los que esperan en su misericordia, para librar

EVANGELIO Lectura del santo evangelio según San Mateo 28, 16-20.

todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.» Palabra del Señor.

CREDO Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén. Amén.

ORACIÓN DE LOS FIELES En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos vacilaban. Acercándose a ellos, Jesús les dijo: – «Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de

Oremos a Dios Padre, por medio de su Hijo Jesucristo que nos ha enviado al Espíritu Santo, fruto del amor entre el Padre y el Hijo, diciendo: R/ Santísima Trinidad escúchanos.


Tolle Lege