Issuu on Google+

ORACIÓN DE LOS FIELES Hermanos y hermanas, el Padre nos ha reunido porque somos testigos de la resurrección y nos envía hoy al mundo tras haber vivido la Ascensión de nuestro Señor, pidamos juntos con toda nuestra fe: R/ Señor de la Vida, escúchanos.

- Por todas las naciones que sufren el flagelo de la guerra, para que el diálogo sea signo y causa de fraternidad, unión y esperanza, roguemos al Señor. - Por todos los misioneros, especialmente por aquellos que promueven la evangelización a través de los medios de comunicación, para que, fieles a la verdad, anuncien la Buena Nueva a todas las naciones, roguemos al Señor.

- Por la Iglesia Universal, para que la fe sea el principio que organice, anime e impulse a todos los hombres a anunciar con franqueza el Evangelio de la vida, roguemos al Señor.

- Por todos nosotros, para que asumamos las grandes riquezas y compromisos que alcanzamos con la Eucaristía, roguemos al Señor.

- Para que el amor del resucitado fortalezca la misión de nuestros obispos, sacerdotes y religiosos en su misión de anunciar la Palabra de Dios, roguemos al Señor.

Dios y Padre nuestro, haznos capaces de dar testimonio del Evangelio, para que podamos merecernos en el cielo aquel lugar que tu Hijo, nos ha preparado junto a Ti. Por Jesucristo nuestro señor. Amén.

YO ESTARÉ CON USTEDES HASTA EL FIN DEL MUNDO Cuando subió a los cielos a la vista de sus discípulos, estaban ellos absortos, y sonó una voz de ángel: Varones de Galilea, ¿qué hacéis aquí plantados? Este Jesús así vendrá como lo veis irse al cielo. ¿Qué significa así vendrá? En la misma forma humana; porque le ha dado el Padre la potestad de juzgar, por ser Hijo del hombre.

VII Semana de pascua

MONASTERIO DE SAN ILDEFONSO DE TOLEDO

Ahora bien, ¿según el clarísimo testimonio angélico narrado en los Hechos de los Apóstoles, nuestro Señor Jesucristo ha de venir desde su sublime morada en los cielos, donde se encuentra ahora hasta su cuerpo ya inmortal; ha de venir, digo, a juzgar a vivos y muertos. Contemplando los discípulos su ascensión al cielo y siguiéndole absortos con los ojos, escucharon cómo los ángeles les decían: Varones galileos, ¿qué hacéis ahí parados?

COMUNIDAD DE PASTORAL DE MEDIOS DE COMUNICACION DEL PROFESORIO AGUSTINIANO DE COLOMBIA: “EL ALTILLO”

Este Jesús que os ha sido arrebatado, vendrá como le habéis visto subir al cielo. Se cortó el paso a la presunción hu-

Lunes: Hch 19,1-8 / Sal 68(67),2.3.4+5ac.6-7ab / Jn 16,29-33. Martes: Santa Rita de Cascia. Hch 20,17-27 / Sal 68(67),10-11.20-21 / Jn 17,1-11. Miércoles: Hch 20,28-38 / Sal 68(67),29-30.33-35ª.35b-36c / Jn 17,11b-19. Jueves: Hch 22,30;23,6-11 / Sal 16(15),1-2ª+5.7-8.9-10.11/ Jn 17,20-26. Viernes:Hch 25,13b-21/ Sal 103(102),1-2.11-12.19-20ab/ Jn 21,1ª.15-19. Sábado: Hch 28, 16-20.30-31/ Sal 11(10), 4.5+7/ Jn 21,20-25.

ORDEN DE SAN AGUSTÍN PROVINCIA de NUESTRA SEÑORA DE GRACIA DE COLOMBIA

mana, en que caben tantas y tan diversas cosas. Cristo nos juzgará en la misma forma en que fue juzgado él. Así oyeron los apóstoles que había de venir cuando le vieron subir al cielo. Forma aquella que será visible a vivos y a muertos, a buenos y a malos, sea que identifiquemos a los vivos con los buenos y a los muertos con los malos, sea que por vivos se designe a quienes encuentre en vida a su llegada, y por muertos a quienes su sola presencia resucitará, según él mismo lo dice en el Evangelio: Llegará la hora en que todos los que están en los sepulcros escucharán su voz, y saldrán de ellos; los que hicieron el bien, para la resurrección de la vida, y los que obraron el mal, para la resurrección del juicio. En su forma humana, los unos verán a aquel en quien creyeron y los otros al que despreciaron. Pero los malvados no verán la forma divina, en la que es igual al Padre. El malvado, dice el profeta, será quitado de en medio para que no vea la claridad del Señor. También: Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Respecto a Jesucristo, hijo único de Dios y Señor nuestro, baste con lo dicho. San Agustín ( Sermón 127).


MONICIÓN DE ENTRADA Hermanas y hermanos, celebramos hoy en nuestra Iglesia la Solemnidad de la Ascensión del señor: el misterio de su retorno triunfal al Padre en gloria y poder. También hoy nos unimos a toda la Iglesia que celebra, la Jornada Mundial de las comunicaciones sociales. Unámonos en oración para iniciar nuestra celebración. MONICIÓN DE LAS LECTURAS La experiencia de la comunidad cristiana, con Cristo resucitado, después de su ascensión, es una invitación a la misión en el mundo, un progresivo descubrimiento del significado de su tarea al servicio del plan divino para los hombres.

PRIMERA LECTURA Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 1, 1-11. En mi primer libro, querido Teófilo, escribí de todo lo que Jesús fue haciendo y enseñando hasta el día en que dio instrucciones a los apóstoles, que había escogido, movido por el Espíritu Santo, y ascendió al cielo. Se les presentó después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, y, apareciéndoseles durante cuarenta días, les habló del reino de Dios. Una vez que comían juntos les recomendó: No os alejéis de Jerusalén; aguardad que se cumpla la promesa de mi Padre,

de la que yo os he hablado. Juan bautizó con agua, dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo. Ellos lo rodearon preguntándole: Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar la soberanía de Israel? Jesús contestó: No os toca a vosotros conocer los tiempos y las fechas que el Padre ha establecido con su autoridad. Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo. Dicho esto, lo vieron levantarse, hasta que una nube se lo quitó de la vista. Mientras miraban fijos al cielo, viéndole irse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo, volverá como le habéis visto marcharse. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL Salmo responsorial Sal 97, 1. 2-3ab. R. Dios asciende entre aclamaciones, el Señor, al son de trompetas.

Pueblos todos batid palmas, aclamad a Dios con gritos de júbilo; porque el Señor es sublime y terrible, emperador de toda la tierra. R. Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas; tocad para Dios, tocad, tocad para nuestro Rey, tocad. R.

Porque Dios es el rey del mundo; tocad con maestría. Dios reina sobre las naciones, Dios se sienta en su trono sagrado. R.

SEGUNDA LECTURA Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 1, 17-23. Hermanos: Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para nosotros, los que creemos, según la eficacia de su fuerza poderosa, que desplegó en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo, por encima de todo principado, potestad, fuerza y dominación, y por encima de todo nombre conocido, no sólo en este mundo, sino en el futuro. Y todo lo puso bajo sus pies, y lo dio a la Iglesia, como Cabeza, sobre todo. Ella es su cuerpo, plenitud del que lo acaba todo en todos. Palabra de Dios.

EVANGELIO Lectura del santo evangelio según san Marcos 16, 15-20. En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once, y les dijo: Id al mundo entero y

proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer, será condenado. A los que crean, les acampanarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos, y si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos. El Señor Jesús, después de hablarles, ascendió al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron y proclamaron el Evangelio por todas partes, y el Señor actuaba con ellos y confirmaba la palabra con los signos que los acompañaban. Palabra del Señor.

CREDO Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.


Tolle Lege