Issuu on Google+

Trabajo presentado por Jhonattan Andrés González Arcila

Profesor Luz estela Giraldo

Materia Epistemología

Armenia Quindío 2013-09-05


Tabla de contenido


Introducción Célestin Freinet fue un pastor, un soldado y un maestro, a lo largo de su vida su intención siempre fue ayudar a los demás, durante su etapa de maestro tuvo en mente como mejorar la metodología de la enseñanza de la época, con ideas revolucionarias, también su meta era facilitar su trabajo y mejorar el aprendizaje de los niños, y sus ideas revolucionarias cambiaron la forma de enseñar e incluso hoy en día usamos sus metodologías, muchas veces sin saberlo. A continuación ahondaremos un poco más en estos aspectos. La filosofía profunda de Freinet es la que él mismo denominaría “técnicas de vida”. A su manera, esta fórmula expresa la idea fundamental de una desconfianza con respecto a todo lo que es formal (escolástico, como él mismo decía) lo que es obligado y artificial, frente a una confianza agradecida en la naturaleza. En sus palabras expresa “No se puede obligar a beber a un caballo que no tiene sed”.


Justificación El trabajo fue realizado para resaltar las contribuciones de este pedagogo para nosotros los aspirantes a maestros, para no cometer errores y/o tener más recursos a la hora de ejercer nuestra profesión.

Objetivos

-generales. Analizar las metodologías de celestin freinet. Identificar la motivación para redefinir su trabajo. Examinar los métodos y su eficacia. -específicos. Considerar implementar algunas de sus metodologías. Demostrar que pensar diferente no siempre está mal. Descubrir que para obtener resultados diferentes se necesita pensar y actuar diferente.

Contenido


Biografía de Célestin Freinet Nace en 15.10.1896 en Gars, Alpes Marítimos en el seno de una humilde familia. Condición esta que le hace valorar la importancia del trabajo, de la conciencia social. 1915. Se diploma de maestro y es llamado al ejército. 1920. Como inválido de guerra entra en la escuela elemental de Bra-sur-loup en la Provenza.

1923.

Comienzan

los

contactos

con

la

"escuela

nueva"

fundamentalmente con Ferrière. 1924. Empieza a escribir las revistas escolares y a ponerse en contacto con otros colegios interesados en su trabajo. Así empieza un grupo de correspondencia que se organiza cooperativamente y que da vida al I Congreso de la Imprenta en la Escuela (Tours, 1927), y la posterior creación de la CEL, en 1928. 1928. Se casa con la joven maestra Elise, que será quien prestará particular atención a la actividad artística expresiva. 1935. Se crea la "Escuela Freinet" en la localidad de Vance, que en 1990 ha sido transformada en escuela estatal con estatuto especial. 1939. Empezada la guerra, Freinet es apresado, Liberado en el 41 se incorpora

al resistencia hasta la liberación de Francia. Tras acabar la guerra

reactiva la EL. 1948. la CEL se afianza con la creación de la asociación, ICEM, que al final se integrará en una federación internacional la FIMEM. 08.10.1966. Muere

Principales ideas y aportaciones “La escuela no debe desinteresarse de la formación moral y cívica de los niños y niñas, pues esta formación no es sólo necesaria, sino imprescindible, ya que sin ella no puede haber una formación auténticamente humana”. Freinet plasmó en la escuela los principios de una educación por el trabajo y de una pedagogía moderna y popular. Sus teorías y aplicaciones deben de la Escuela Nueva (EDAI), pero adquieren un carácter democrático y social.


Estimula, como base psicológica de su propuesta educativa, la idea de “tanteo experimental”, considera que los aprendizajes se efectúan a partir de las propias experiencias, de la manipulación de la realidad que pueden realizar los niños, de la expresión de sus vivencias, de la organización de un contexto en el que los alumnos puedan formular y expresar sus experiencias. Otra consideración que se ha de contemplar es la funcionalidad del trabajo, crear instituciones que impliquen que el trabajo escolar tenga un sentido, una utilidad, una función. Otra de las aportaciones es el principio de cooperación, el cual exige la creación de un ambiente en el aula en el que existan elementos mediadores en la relación maestro–alumno. Cooperación entre alumnos, alumnos–maestros y entre maestros; esta última con la finalidad de compartir experiencias y dialogar, poniendo en común los problemas y las posibles soluciones, siempre con el objetivo de mejorar las condiciones de la escuela popular. Así la organización del aula ha de contemplar la participación de los alumnos en la construcción de sus conocimientos. La construcción práctica de ese ambiente educativo se realiza por medio de técnicas que se caracterizan por potenciar el trabajo de clase sobre la base de la libre expresión de los niños en un marco de cooperación. Análisis crítico: el tanteo experimental del que se habla parece más una prueba de ensayo y error, aunque efectivo puede tomar mucho tiempo. Enseñar en el contexto siempre va a ser mucho más sencillo, aunque la finalidad de esta escuela no era enseñar lo tradicional sino lo estrictamente necesario.

LA ESCUELA MODERNA DE CELESTIN FREINET (1896-1966) En l9l5, cuando tiene l9 años, es herido gravemente en un pulmón. Nunca se recuperará por completo y esta lesión que le impedirá hablar durante periodos prolongados de tiempo, tendrá mucho que ver con el desarrollo del su método Freinet, en que el alumno trabajará por sí mismo con diferentes instrumentos educativos que sustituirán, en parte, la palabra del maestro. Como pedagogo,


Célestin Freinet se sitúa entre los más destacados del periodo de entreguerras, junto a Montessori y Decroly, junto a los ginebrinos Bovet, Claparède y Piaget. Y es contemporáneo de plan Dalton en los EE.UU., así como de la experiencia de las Escuelas de Hamburgo o las innovaciones pedagógicas de la escuela soviética. Sin embargo, Freinet que en un principio bebe de las fuentes de la Escuela Nueva, llega a la conclusión de que parte del escaso éxito de los movimientos educativos renovadores en ese momento se debe a que sus impulsores no han salido de la base, no son maestros, sino especialistas en otras actividades. En cambio, Freinet es, antes que nada, un maestro de pueblo y contrariamente a lo que ocurre con otros conocidos autores que propugnan una escuela diferente, Freinet empieza por hacer diferente su escuela. La Pedagogía de Freinet recibe el nombre de Escuela Moderna y esto es debido a su voluntad para distanciarse de la Escuela Nueva, a la que Freinet critica porque parte de principios burgueses y está, a su modo de ver, dirigida a una minoría que puede permitirse condiciones ambientales muy favorables de las que las escuelas públicas no pueden permitirse. Por otra parte Freinet afirma que la Escuela Nueva funciona desvinculada de la realidad. Freinet al comenzar su labor no parte de una gran teoría pedagógica, sino de la voluntad de dar respuestas prácticas a los múltiples problemas que su actividad cotidiana plantea. Esto es lo que hace que la pedagogía de Freinet esté cargada de estrategias, técnicas y recursos prácticos. Freinet, que rechaza por completo la Enseñanza Tradicional, pone al niño en el centro del proceso educativo, critica el verbalismo artificial, el alejamiento de la vida y la memorización, y propone una nueva forma de educación que debe partir del propio interés del educando. Se trata de llevar a la práctica una pedagogía popular, vinculada al medio y a los intereses de los niños, una escuela que sea continuación natural de la vida familiar.


Su objetivo es que el niño piense haciendo y haga pensando. Así, la acción pedagógica se convierte en el motor de la Escuela Moderna Como ya se ha visto por sus críticas a la Escuela Nueva, Freinet está convencido de que la escuela tiene su primer gran compromiso con la gente sencilla y por tanto, propone la construcción de una escuela proletaria, pública y laica, que atienda a las necesidades de educación de las clases menos favorecidas. Pero quizás la máxima singularidad de la pedagogía de Freinet sea su articulación coherente entre la libertad y la creatividad del niño y el compromiso colectivo; entre el respeto a la iniciativa y el protagonismo del alumno y los excesos de espontaneidad de la Escuela Nueva, de las corrientes anti-autoritarias y del 'laissez-faire'. Análisis crítico: su limitación para hablar y su deseo por ayudar a las clases menos favorecidas son la motivación o las causas de el método freinet, por decirlo así, el se dio cuenta que la misma educación no favorecía a todos de la misma manera y que era necesario especializarla dependiendo de las necesidades y habilidades de los estudiantes.

La propuesta pedagógica de Freinet se basa en 1. El interés. Las actividades escolares deberán partir de las necesidades del niño, por tanto, los trabajos deberán ser percibidos por él como tareas útiles; de esta manera despertarán el dinamismo en el trabajo y el verdadero aprendizaje. De ahí que la base de las actividades escolares sea el trabajo individual o por equipo de afinidades, siempre centradas en el interés del educando.

2. El tanteo experimental. Esta expresión hace referencia a la necesidad de que el proceso de aprendizaje comience por la experimentación llevada a cabo en un medio rico en posibilidades experimentales, avanzando posteriormente hacia el análisis de las reglas y de las leyes. El origen de los conocimientos, según la concepción freinetiana, no es la razón sino la acción, la observación, la experimentación y el ejercicio.


Análisis crítico: la finalidad es que si cada niño experimenta con diferentes trabajos llegara a disfrutar alguno y al hacer lo que le gusta podrá aprender de manera más sencilla.

Primeras técnicas pedagógicas. Freinet buscó la forma de atender a todos los alumnos sin excepción, por encima de las diferencias de inteligencia, de carácter o de nivel social. Esta preocupación le impulsó a buscar estrategias didácticas que le permitiesen llevar a cabo ese objetivo. Las primeras técnicas pedagógicas estaban basadas en las realidades aportadas por el medio:

a. El texto libre (la expresión literaria): es una composición oral o escrita que se va conformando espontáneamente con los temas planteados por los niños y que provienen de su propia realidad. Poco a poco se construye el libro de la clase, “El libro de la vida”. La riqueza de estos temas lleva a Freinet a desterrar de sus clases el manual de lectura (1928, “No más manuales escolares”).

b. La imprenta escolar: es el instrumento que complementa la elaboración del texto libre al permitir su impresión y por lo tanto, su permanencia en la clase. Prolonga la expresión escrita, ya que permite al niño comprobar que escribe para ser leído por otros y a la vez desmitifica la letra impresa. Estos textos impresos, ilustrados por los mismos niños y expuestos en clase, constituyen los temas de lectura colectiva. Análisis crítico: debido a que una escuela diferente necesita un material diferente de guía surgieron estas ideas dado que llegaron a un punto donde lo necesitaban.


Cooperativa de Enseñanza Laica (CEL) (1927). La adhesión de otros maestros a la técnica de la imprenta escolar trae como consecuencia otra técnica de Freinet: la correspondencia inter-escolar. De esta manera se va conformando una colaboración pedagógica que da amplitud a la pedagogía de Freinet y que tiene su núcleo difusor en la CEL, que reunirá a todos los maestros en la realización cooperativa de material escolar y sobre todo, en el ideal común de servir a la escuela del pueblo mejorándola. El boletín de la cooperativa es tal vez el mejor instrumento de trabajo cooperativo, ya que posibilita el intercambio permanente de ideas y ayuda a perfeccionar las técnicas según las necesidades de los niños y las posibilidades de los maestros y del medio escolar. Otras técnicas surgen posteriormente, posibilitando una pedagogía sin manuales escolares: el fichero escolar, el fichero de cálculo, la biblioteca de trabajo, el diccionario cooperativo... La educación por el trabajo es uno de los pilares básicos en la pedagogía de Freinet, y se recoge en la obra del mismo título: “La educación por el trabajo”, que marca el inicio de la sistematización de su teoría pedagógica y que atribuye al trabajo capacidad social y formativa. El trabajo en la escuela se basa en la idea de que no hay en el niño necesidad natural de juego, sino necesidad del trabajo, necesidad orgánica de emplear el potencial de vida en una actividad a la vez individual y social, que tenga un fin perfectamente comprendido, a la medida de las posibilidades infantiles. Con el trabajo se estimula el deseo permanente propio de la infancia, de superarse, de superar a los otros, de ganar victorias grandes o pequeñas, de dominar a alguien o algo. El niño juega sólo cuando el trabajo no ha logrado satisfacer toda su necesidad de actividad.


Cuando el trabajo no es posible, éste es derivado hacia actividades que tienen las apariencias y las virtudes del trabajo y que el niño realiza en su medio infantil, es lo que Freinet denomina el trabajo-juego. De la ruptura en el movimiento de la Escuela Moderna surge, la llamada pedagogía institucional, que se materializará en el Grupo de Técnicas Educativas (GET), que más adelante sufrirá también diversas escisiones. La pedagogía institucional tiene su mayor desarrollo en Francia, en la década de los '60. Está estructurada desde el principio de curso a través de las técnicas Freinet. Análisis crítico: A medida de que su metodología avanza se ve obligado a crear una forma de organizar su trabajo. También podemos observar que los niños tenían que suplir su necesidad de juego por medio del trabajo y luego si le quedaban energías si podía jugar. Recordemos que la vida de un campesino es diferente a la de la ciudad.

La organización de las clases. Si queremos que el espacio escolar sirva al niño, es necesario que éste adquiera pronto el hábito mental de poseer la escuela, no de ser un huésped de la misma. Al organizar el espacio se ha de tener en cuenta su necesidad de seguridad y de actividad, de espacios abiertos y cerrados, de contactar con la naturaleza y con el mundo social en el que vive. Propone como organización óptima los talleres, a modo de lugares o rincones en la clase (o fuera de ella) donde el niño encuentra al alcance de su mano los diversos materiales para el juego-trabajo con autonomía, con unas consignas que los propios niños se irán marcando. Ideados, en principio, por el maestro, progresivamente serán los alumnos quienes los propongan, aporten materiales o realicen proyectos. No son un fin en sí mismos, sino un medio para realizar un proyecto individual o colectivo.


Los talleres permiten a los pequeños escoger actividades y materiales, situarse en grupo y relacionarse con los demás. Respetan sus deseos y facilitan la evolución de la clase en función de su propia evolución. Pueden ser: fijos en el espacio o sin lugar fijo, permanentes u ocasionales, espontáneos, creativos, etc. Entre los más frecuentes podemos citar: taller de juego simbólico, de expresión gráfica o plástica, de construcciones, de participación en el trabajo de los adultos, de aprendizaje social (de lectoescritura con libros de imágenes, el libro de la vida, el material de impresión; de cocina, telares, de disfraces…), etc. Es indispensable un rincón para aislarse, estar tranquilo o mirar un libro. En cualquier caso un taller no puede convertirse en un sitio sin vida; nunca un rincón para nada. Se solucionará motivando a partir de experiencias vividas: la correspondencia, una visita, un paseo. Análisis crítico: los materiales y los espacios de estudio forman unas de las cosas más importantes en el salón de clases.

La vida cooperativa Se inicia como una entrada en el grupo, para repartir tareas o con ocasión de un conflicto. Pasa por varias fases: 1.Toma de conciencia de la vida del grupo (socialización); Las reglas de vida (pequeñas leyes), espontáneas o artificiales, que llevan a las reglas de la clase; 3. Distribución de responsabilidades (primero de materiales y después sobre la vida del aula); 4. La práctica de ayuda; 5. Los proyectos comunes colectivos o planes de trabajo (general, anuales, semanales, cotidianos). En esta última fase se incluye “le bilan” (el balance o la asamblea) con objetivos como reunirse para hablar, respetar a los demás, saber dialogar y escuchar, solucionar problemas, aprender a decidir, aceptar otras opciones…


Se complementa con el cartel-registro y la ayuda del maestro. La organización del tiempo La jornada se desarrolla mediante alternancias: momentos de talleres y de trabajo individual o de grupo; pero se mantienen dos momentos fijos: al comenzar el día, la asamblea, llena de proyectos, comunicación de deseos, experiencias, sueños con petición de colaboraciones, etc. Y el balance al finalizar la jornada. Análisis crítico: el trabajo individual no debe prevalecer en un grupo puesto que somos seres sociables aislarnos de las demás personas solo frenara nuestro desarrollo personal y educativo.

La parte de ayuda El maestro planifica, prepara, participa, propone o canaliza actividades, motiva, globaliza… Está relacionada con la actitud del docente y el clima que sepa crear en la clase. En cuanto a las técnicas, poco se ha de explicar del texto libre, que ha de ser auténticamente libre, motivado y no marginal al trabajo escolar. La correspondencia escolar (en la etapa de Educación Infantil, se realiza con la ayuda de la educadora) propicia: la comunicación, la expresión, afectividad, apertura, intercambio, ampliación de conocimientos, socialización, afianzamiento de la personalidad, etc. La imprenta, técnica apropiada para la lectoescritura, supone una actividad lúdica muy motivadora, implica la ordenación del trabajo en grupo cooperativo y permite la reproducción de los textos en el número deseado. La pedagogía de Freinet, en su mayor parte, es muy adecuada para llevar a la práctica en la Educación Infantil. Pero, evidentemente, está sujeta a varios tipos de

limitaciones: los límites personales (cansancio, el

tiempo, falta

de

preparación…) y el mal uso de las técnicas Freinet (situaciones admitidas, situaciones peligrosas como el rechazo o el término medio con pequeñas recetas, o la postura ante el dualismo de tradición o vida). Existe una amplia bibliografía (libros y revistas), en varios idiomas, que ayudan a la buena comprensión de Freinet, un pedagogo comprometido, con auténtica vocación docente.


Análisis crítico: el docente tiene que estar muy bien preparado para este tipo de metodología, y no solo eso tiene que tener mucha vocación, para resistir el cansancio y otros factores que hacen más difícil la enseñanza.

Las técnicas de Freinet Las técnicas de Freinet constituyen un abanico de actividades que estimulan el tanteo experimental, la libre expresión infantil, la cooperación y la investigación del entorno. Están pensados sobre la base funcional de la comunicación. Destacan: El texto libre: es el texto realizado por el niño(a) a partir de sus propias ideas, sin tema y sin tiempo prefijado. Se desarrolla siguiendo las fases siguientes: la escritura del texto, que constituye una actividad creativa e individual; la lectura ante todo el grupo, con lo que se trabaja la entonación, la modulación de la voz; el comentario de texto de forma colectiva; y otras técnicas como la impresión y reproducción de los textos para la revista escolar y la correspondencia. “No a los libros de textos”. La revista escolar: la cual se origina con las producciones infantiles y se realiza a partir de la propia organización del trabajo. Los planes de trabajo: tienen sentido en una planificación colectiva con el alumnado, planificación que viene determinada por unas decisiones de grupo que, a su vez, están insertas en la planificación general del curso. Las conferencias: pretenden propiciar, en el marco del grupo–clase, las críticas a la realidad por parte del alumnado y su posterior estudio. Biblioteca de trabajo: el material se clasifica de acuerdo con la dinámica y las necesidades de consulta de los niños-as, que acceden libremente a él, pero también se responsabilizan de ordenarlo y controlarlo. La asamblea de clase: es el espacio y tiempo destinados a plantear problemas y buscar medios para su resolución, para planificar y posibilitar la realización de


proyectos. Educa la función de planificación y de revisión del trabajo y de la vida del grupo–clase.

LA CORRESPONDENCIA ESCOLAR. Aplicar las técnicas Freinet significa dar la palabra al alumno, partir de él, de sus capacidades de comunicación y de cooperación. Transformación de los aprendizajes (l956) Estas orientaciones principales definen el cuadro de actividad. Sin embargo, no indican los aprendizajes concretos indispensables: lectura, escritura, ortografía y cálculo.

APRENDIZAJE DE LA LECTURA El interés fundamental por la comunicación conducirá a una práctica original del aprendizaje de la lectura. En Francia, entre las dos guerras mundiales se practicó la técnica de la construcción sintética. De los sonidos a la letra, de las letras a la sílaba, de las sílabas a la palabra y de las palabras a la frase. Para este aprendizaje de las simples combinaciones se utilizan pizarras ante las cuales los alumnos deben “descifrar” en coro: B-A: BA, etc. Las palabras utilizadas son las que nacen de esta producción sintética: “papá”, “pipa”, etc. Los textos que se leen son artificiales totalmente ajenos a la vida real afectiva. El problema fundamental reside en pasar de esta gimnasia formal a la lectura de verdaderos textos. La distancia suele ser tan grande que los alumnos pasan con dificultad de descifrar a leer, es decir, a acceder al sentido. Recuérdese la anécdota contada por Alain: en un tren, una persona “lee” el diario. Su vecino le pregunta: “¿Qué noticias hay hoy?”; el otro responde: “No lo sé, estoy leyendo”. Según Freinet, esta técnica supone la muerte del espíritu. Leer es buscar el sentido de lo que se lee. Por esto se informa con interés de las técnicas y las teorías de Decroly: la percepción del texto no es sintética, letra tras letra, sino global, según establece la “psicología de la forma”. Por consiguiente, en el aprendizaje de la lectura es preciso utilizar la propiedad natural de la percepción: ésta es la base de la “lectura global”, aprendizaje que va de las palabras,


percibidas y reconocidas globalmente, a la sílabas, producto de la descomposición de las palabras mediante el reconocimiento de las similitudes, hasta llegar a los sonidos descubiertos de la misma manera analítica. A partir de ahí puede pasarse a la composición de palabras nuevas y a la escritura. De este modo se define un método analítico-sintético que Freinet descubre y en el que se inspirará, aunque superando la perspectiva original. El acceso al texto escrito debe ser ante todo una búsqueda de su sentido. Siguiendo en esto las intuiciones de Rousseau, Freinet considera que el texto es ante todo el producto de una voluntad de comunicación. En este sentido, la lectura es inseparable de la escritura, pero de la escritura de palabras y frases que tengan un significado, no de sonidos abstractos. Por esta razón, utilizará el método global desde su propia perspectiva, en la que figura el texto libre o, de manera más primitiva, la expresión oral libre. Los niños cuentan y el maestro escribe de manera sencilla lo que el alumno cuenta. En la pizarra se “lee” esta narración, que se copia, y se resume en fichas que se guardan y que se utilizarán para preparar otras narraciones. También se emplearán para reunirlas por semejanzas fonéticos, por ejemplo las palabras en las que se oye “ra” o “li”. Este desglose no se hará de manera artificial, sino gradualmente, cuando el niño, de manera espontánea, lo descubra y necesite. La impresión de los textos por el equipo competente y, rápidamente, por el propio autor, cerrará el aspecto analítico, al mismo tiempo que permitirá garantizar la comunicación mediante el diario escolar y su envío fuera de la escuela. En este caso aparece también la oposición fundamental entre el aprendizaje sistemático construido abstractamente y el aprendizaje espontáneo a base de pruebas, ensayos y errores rectificados para alcanzar el objetivo. Más adelante volveré a referirme a este tema.

LA LECTURA-TRABAJO Y LA BIBLIOTECA DE TRABAJO Cuando se ha adquirido la lectura como técnica, y también en el momento en que se está a punto de ello, Freinet le da pleno significado. A su juicio, leer no es hacerlo de manera repetitiva y dirigida de trozos seleccionados por el autor del manual o el maestro. Leer es ir a buscar el texto que se necesita, ya se trate de distraerse o sobre todo de actuar. La lectura como técnica de vida es ante todo, en


sus propias palabras, “lectura-trabajo”, frente a la lectura “hachís” que desconecta de lo real y nos sumerge en lo imaginario. Por esta razón, la “Cooperativa de Enseñanza Laica” editó folletos accesibles a los niños de diferentes edades en los que los lectores pueden encontrar, después de buscar en un fichero titulado “Biblioteca de trabajo”, los textos que les permitirán profundizar un tema. Esta lectura es especialmente importante para profundizar el estudio del medio. También

puede

enriquecer

las

informaciones

recibidas

mediante

la

correspondencia. Por último, permite preparar la exposición oral, ilustrada mediante cuadros o proyecciones (“La conferencia de alumnos”) delante de los condiscípulos.

APRENDIZAJE DE LA ESCRITURA Y DE LA EXPRESION ESCRITA La imprenta como medio pedagógico de comunicación constituyó sin duda el punto fuerte de la innovación en materia lingüística. No es probablemente casual que Freinet, militante proletario, inventara ese medio. La prensa y los talleres de imprenta constituyeron desde el principio de las luchas obreras el trabajo noble por excelencia. La imprenta es un trabajo manual por el que se concreta y difunde el pensamiento, pero es también el lugar donde se concentra y de alguna manera se venera la corrección del idioma. No se imprime de cualquier manera. Incluso hoy día la imprenta quizás sea el único lugar donde el respeto de la ortografía y la puntuación ha encontrado refugio, y con mayor razón en los años en que Freinet inventó la imprenta en la escuela. Querer imprimir es querer comunicar a gran escala. Imprimir es, funcionalmente, analizar el idioma, letra por letra, y respetar la ortografía, partiendo de textos libres, debatidos y modificados colectivamente. El alumno impresor se enfrenta con la exigencia de la legibilidad. Las faltas no son ya errores sancionados únicamente por el maestro, sino obstáculos para la comunicación pública. Será por tanto una cuestión de honor evitarlos. Las normas ortográficas y gramaticales, en la medida en que permiten comprender esos errores, se convierten en necesidades funcionales. La división del trabajo y la cooperación se concretan en la composición y la impresión.


ORTOGRAFÍA Y GRAMÁTICA Pero ¿cómo evitar los errores si no se conocen las normas y las razones en que se basan? Freinet no olvida la necesidad de facilitar los conocimientos que faltan en los momentos adecuados. El alumno conserva su autonomía: utilizará el diccionario o un manual de gramática, así como fichas auto correctoras. En estos momentos, el maestro no dudará en “dar una lección”. Pero, a diferencia de la pedagogía tradicional, esta lección no será consecuencia de una progresión teórica y abstracta, sino de necesidades comprobadas: no se sabe escribir una palabra, no se sabe si hay que poner ado o ao... Si se llevan a cabo ejercicios más a fondo, deberán ajustarse a la realidad concreta de lo que se necesita. Sobre todo, no se sobrecargará la memoria con normas abstractas. A menudo bastará con un tanteo, una observación, para que se produzca la imitación. Cuando esto no baste, pero sólo en este momento, podrá impartirse una lección. Para corregir, Freinet confía sobre todo en la impregnación que sigue al contacto vivido prácticamente en la producción de los enunciados. Llegó incluso a preguntarse de manera provocativa: “¿Y si la gramática fuera inútil?”. Estudios experimentales objetivos pusieron de manifiesto posteriormente que gran parte de la gramática enseñada era inútil y provocaba confusiones persistentes y el olvido de lo que se había aprendido (Roller, l948; Dottrems, l953, Legrand, l970). Análisis critico: la lectura y la escritura van de la mano para poder darle una figura a los sonidos que percibimos, freinet guío a sus estudiantes a través de lo que él creía el proceso más fácil para hacerlo aunque también tenemos que recordar que para escribir correctamente necesitamos la gramática de esta y eso solo se va adquiriendo por medio de su uso frecuente.

EL CÁLCULO VIVO Ya se ha indicado anteriormente de qué manera las actividades matemáticas, tomando su origen en las necesidades reales de la vida escolar, pueden hacerse “vivas”. La enseñanza clásica del cálculo en la escuela elemental, y todavía más


de las matemáticas en la enseñanza secundaria, es un universo específico, puramente abstracto y formal. Por esta razón, la mayoría de los alumnos sólo ven en esta enseñanza un juego artificial que no entienden. Freinet quiso sumergir en la vida el aprendizaje de las matemáticas, razón por la cual su instrumento privilegiado debía ser la medida. Otra de las razones es que esta enseñanza, para poder enraizarse, exige actividades concretas: fabricación, cultivo, crianza, comercialización; medidas de longitud, de volumen, de peso, problemas planteados por la alimentación de los conejos, las gallinas, la adquisición de semillas, la venta de las cosechas, etc., todo ello ocasiones para “calcular en vivo”. Y en este caso, al igual que en el aprendizaje del idioma, es preciso aprender las reglas de cálculo y de razonamiento. La diferencia estriba en que en estas nuevas condiciones, esas reglas, no caían “del cielo”. Se consideraban necesarias para resolver el problema práctico que planteaba la actividad de jardinería, de fabricación de objetos, de organización de un viaje o de envío de la correspondencia inter-escolar. El nacimiento de las matemáticas modernas no dejó indiferente a Freinet, y su carácter de juego formal, incluso con la utilización de material como preconizaban Dienes o Papy, le planteó problemas. Por su parte, Elise Freinet era muy sensible a lo que podía tener de vivo el juego gratuito de razonamientos puramente matemáticos. En este caso, la teoría dudó. La obra escrita es menos abundante en esta esfera que en las de la lengua y la comunicación. Análisis crítico: las necesidades cotidianas definían su contenido para sus clases y el medio para enseñarlas.

ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS, LA HISTORIA Y LA GEOGRAFÍA Los programas clásicos consideran tradicionalmente que estos diferentes conocimientos pertenecen a disciplinas distintas. Es un conjunto libresco en el que sólo las ciencias parecen escapar a esa abstracción, en la medida en que las instrucciones recomiendan partir de la experiencia. Jules Ferry introdujo en Francia, en l880, “las lecciones de cosas”, inspiradas en el ejemplo norteamericano. En el mejor de los casos, en la práctica se parte de la base de un


objeto o de un hecho observado, pero la elección del tema es arbitrario y viene impuesta por la propia progresión del manual. La observación está dirigida, es colectiva y no pasa de la comprobación de los hechos: apariencia, medida de desplazamientos o variaciones de volumen y peso, etc., pero la explicación se hace de manera magistral. El esquema prefabricado sustituye rápidamente la observación y la acción sobre las cosas. Se distribuye un resumen y se aprende. (Legrand, l960). Siguiendo la misma teoría que en el caso del idioma y del cálculo, Freinet pide que se parta de observaciones concretas efectuadas en el medio vivo: el estudio del medio vuelve a ser el punto de partida. Pero lo fundamental para Freinet no es sólo la observación; está también, sobre todo, la necesidad de comprender y la necesidad de actuar. La ciencia no es a su juicio un cuerpo doctrinal acabado que deba enseñarse dogmáticamente, sino un movimiento hacia el conocimiento objetivo que es preciso organizar. El punto de partida es la sorpresa y la necesidad, a la vez, de compartir con otro la propia sorpresa y de buscar una explicación. El esfuerzo siguiente es la propia investigación mediante el debate y la invención colectiva de medios de verificación. Es decir, lo más importante para él es la creación de medios que puedan suscitar estas interrogaciones. La enseñanza científica debe enraizarse en la actividad técnica. Por esta razón, el trabajo manual que permite fabricar objetos útiles, la cría de animales y el huerto escolar constituyen medios fundamentales. Las técnicas, en especial las del mundo artesano que son más fáciles de entender que las de la gran industria, también constituyen a su juicio los núcleos iníciales de “complejos de intereses” en los que la comunicación oral y escrita constituyen instrumentos de esta investigación colectiva. La enseñanza de la historia y de la geografía obedecerá a los mismos principios. Es indudable que el objeto de la historia se encuentra alejado en el tiempo. La geografía evoca y sitúa tierras inaccesibles. Pero lo fundamental sigue siendo la comprensión de las constantes: una historia y una geografía generales. Por consiguiente, también en este caso se partirá del medio, cuyos vestigios humanos


y lugares significativos se explorarán. En historia, se intentará reconstruir la de la localidad mediante la investigación y el estudio de los monumentos y los diversos vestigios, pero también mediante los relatos de los ancianos, que se grabarán en magnetófono o de los que se tomará nota. En geografía, el estudio de granja, de las fábricas locales, de las vías de comunicación, del tipo de hábitat, de la fauna y a flora, etc., constituirá el punto de partida de una investigación más general, en la que las respuestas se hallarán en la lectura de obras de la Biblioteca de trabajo establecida precisamente con este fin. Debe aclararse que a su juicio estos estudios tienen por principal objetivo el conocimiento de la aventura humana, las penalidades de los hombres y su progreso hacia una humanidad mejor. Análisis crítico: a pesar de sus esfuerzos creo que aun hoy en día esta parte de la geografía es uno de los temas más complejos de enseñar a los niños incluso a los adultos.

ENSEÑANZA ARTÍSTICA Del mismo modo que la vida y el medio motivan la expresión escrita, así la expresión artística, ligada a la vida, constituye la base de esta enseñanza, y en especial de la pintura. Se ilustran los textos y se multiplican los dibujos mediante el grabado sobre lino, forma especial de impresión. Se pintan cuadros grandes, individualmente o en grupo. Existe desde luego un estilo propio de las producciones Freinet, que figuran en L'art enfantin, publicación dedicada al arte pictórico y a la poesía. Hay muchos colores y a menudo se recargan las tintas. Se ha dicho que este estilo bien característico reflejaba una manipulación inconsciente, que también aparece en la libertad de expresión oral y escrita. Es indudable que los métodos Freinet suscitan un estilo de expresión, al igual que lo hacen los métodos tradicionales de aprendizaje sistemático. Pero las finalidades de los dos tipos de enseñanza son diferentes, así como el ideal humano que los inspira. Así pues, el niño será diferente y quizás también lo sea el adulto futuro. Esta es por lo menos la esperanza del pedagogo innovador.


Transformación del marco institucional Es evidente que la aplicación de estas técnicas exige una transformación profunda del marco de actividad, y ante todo del marco material. Freinet construyó su escuela de Vence en función de su pedagogía y determinó lo que debía hacerse, ya se construyese desde el principio hasta el fin o se aprovechase lo que ya existía (Freinet, l957). El plan propuesto es sencillo y los arquitectos podrán aprovecharlo de manera creadora. También podrá estimular la inspiración cuando se trate de arreglar locales ya existentes. El local ideal supone un espacio central comparable al aula tradicional, pero a su alrededor se instalan siete talleres en los que se puedan llevar a cabo colectivamente las actividades específicas. Freinet detalló pormenorizadamente el material necesario para esos talleres dedicados al trabajo manual (forja y carpintería), las actividades domésticas, las actividades “comerciales” de la cooperativa, la documentación, la experimentación, la reproducción (imprenta, mecanografía, etc.) y la creación artística. Estos talleres interiores se completan mediante el huerto escolar y los corrales de cría de animales. En estos lugares nuevos el trabajo escolar propiamente dicho se organiza de forma diferente que en la enseñanza tradicional. En la enseñanza clásica el tiempo se divide en función de los programas y disciplinas que se enseñan. Esta progresión oficial impone un reparto mensual por asignaturas y un desglose diario repetitivo. Para Freinet, la importancia de lo ocasional según lo que ocurra en el medio y el interés por desarrollar la autonomía de los alumnos le hacen concebir un empleo del tiempo más flexible, dividido en grandes intervalos temporales de toda la clase y en “planes de trabajo” individuales que cada alumno elabora al principio de la semana. Estos planes se consideran compromisos, contratos personales de trabajo. Dentro de este marco general pueden establecerse agrupaciones colectivas ocasionales. La evaluación, necesaria constantemente, tiene otro carácter. En vez de pruebas colectivas periódicas llevadas a cabo a medida que se va ejecutando el programa, se establecen técnicas de autoevaluación en forma de parrillas que deben rellenarse cada vez que se adquieren nuevas competencias. El programa clásico


de las asignaturas impuestas de cálculo, ortografía y gramática se presenta en forma de competencias más sutiles en las que el alumno se autoevalúa desde el momento en que consigue un “diploma”. De ahí el establecimiento y empleo en este

proceso

de

“ficheros

auto

correctores”

que

los

alumnos

utilizan

espontáneamente o por consejo del maestro, según las dificultades que surjan. Mediante estos métodos de enseñanza radicalmente nuevos, Freinet quiere que sus alumnos adquieran las competencias exigidas por el sistema, desde el certificado de estudios primarios hasta el diploma elemental. Afirma que sus alumnos obtienen unos resultados iguales o mejores que otros alumnos pero que además, y esto es fundamental, adquieren una autonomía y un sentido de lo social de los que carecen totalmente los alumnos de la escuela tradicional. Todas estas actividades y la propia vida de su escuela se presentaron en una película que fue célebre, “L'école buissonière”, realizada en l949 por Jean-Paul Le Chanois con guión de Elise Freinet. Análisis crítico: Vemos que no son tan diferentes las metodologías o técnicas para brindar las asignaturas importantes para los jóvenes del campo, hacia las cuales estaban dirigidas estas. El resultado era tan bueno que a medida que las necesidades aumentaban el método abarcaba mas función es de su vida y de su posible futuro.

LAS INVARIANTES PEDAGÓGICAS Freinet desarrolló una serie de “ideas fuerza” para apuntalar su discurso, las llamó “Invariantes Pedagógicas” y hoy pueden parecer, solo parecer, ingenuas, pero la mayoría de ellas aún no han sido superadas: Las invariantes pedagógicas, en número de treinta (en realidad son treinta, porque la número diez es triple), se organizan en tres grupos: las tres primeras se refieren a la naturaleza de las reacciones del niño; desde la cuarta hasta la diez, inclusive, analizan las reacciones del niño. Finalmente, las comprendidas desde la once a la treinta, se dedican a las técnicas educativas.


1 El niño es de la misma naturaleza que el adulto. 2 Ser mayor no significa forzosamente estar por encima de los demás. 3 El comportamiento escolar de un niño depende de su estado fisiológico, orgánico y constitucional. 4 A nadie le gusta que le manden autoritariamente; el niño, en eso, no es distinto del adulto. 7 A cada uno le gusta escoger su trabajo, aunque la selección no sea la mejor. 9 Es preciso que motivemos el trabajo. 10 Todo individuo quiere salir airoso. El fracaso es inhibidor, destructor del ánimo y del entusiasmo. 11 La vía normal de la adquisición no es de ningún modo la observación, la explicación y la demostración, sino el tanteo experimental, vía natural y universal. 16 Al niño no le gusta recibir lecciones ex cátedra. 18 A nadie, sea niño o adulto, le gusta el control y la sanción que siempre se consideran una ofensa a la dignidad, sobre todo cuando se ejercen en público. 19 Las notas y las clasificaciones constituyen siempre un error. 21 Al niño no le gusta el trabajo en rebaño, al cual debe plegarse el individuo. Le gusta el trabajo individual o el trabajo de equipo en el seno de una comunidad cooperativa. 22 El orden y la disciplina son necesarios en clase. 23 Los castigos son siempre un error. Son humillantes para todos y jamás conducen a la finalidad buscada. Todo los más son una mala solución.


27 La democracia de mañana se prepara con la democracia en la escuela. Un régimen autoritario en la escuela no sería capaz de formar ciudadanos demócratas. 28 Solamente puede educarse dentro de la dignidad. Respetar a los niños, debiendo estos respetar a sus maestros, es una de las primeras condiciones de la renovación de la escuela. Análisis crítico: desde mi punto de vista estas invariantes pedagógicas son la columna vertebral de la educación y de la sociedad de hoy en día.

Conclusiones -Como ya se ha visto, Freinet es ante todo un maestro practicante. Su principal virtud fue innovar en el aula y crear, al mismo tiempo que un movimiento, un instrumento de producción de material educativo indispensable para generalizar sus conceptos y prácticas. -Freinet creía que la pedagogía era un medio, o mejor dicho el medio, de transformar la Humanidad. -Freinet desarrolla una pedagogía realista y práctica pues busca la educación de todos y no de un grupo y asimismo, lo aplica él mismo en un grupo humano demostrando de esta manera que es factible de realizarse. -Celestin Freinet dedicó su vida a crear una escuela distinta que interese a los niños, una escuela moderna adaptada a las necesidades del sujeto, una escuela por la vida, para la vida ¡por el trabajo! -Lo que caracteriza la obra de Freinet es la cooperación dentro y fuera del aula, como nueva forma de trabajo en la escuela.


celestin Freinet