Issuu on Google+

American Evaluation Association 2010 Conference San Antonio, Texas, USA Título: Retos especiales sobre Complejidad y Sistemas para el Consorcio por la Salud, Ambiente y Desarrollo (ECOSAD) en un Proyecto de Investigación-Acción. 1

2

3

4

VALLE, José ∗; ARROYO, Ruth ; LUJAN, Anita ; OOVIEDO, Magaly ; CASTRO, Karim 1,2,3,4, ECOSAD-Consorcio para la Salud, Ambiente y Desarrollo

Resumen El objetivo del estudio es identificar, seguir y documentar alcances, de procesos de cambio en el comportamiento de trabajadores recicladores en un proyecto aplicado de investigación-participación, con enfoque Ecosalud, ubicado en la Margen Izquierda del Río Rímac. Desarrollamos un sistema de monitoreo orientado a resultados para analizar la complejidad del proceso de reciclado y su impacto en la salud de los trabajadores y sus familias, recolectando información y desarrollando el aprendizaje colaborativo entre investigadores y trabajadores. Logramos reconocer factores de riesgo y componentes de la participación comunitaria. Mejoramos la capacidad de negociación de las organizaciones, y la apertura al diálogo de autoridades con los trabajadores. En conclusión, las actividades de M&E desde una perspectiva sistémica y de complejidad de los alcances permiten guiar la investigación e identificar fallas en las respuestas a desafíos, así como explorar nuevos campos de observación para de cambios socio-ecológicos. Abstract The aim of the study is to identify, monitor and document outcomes, of processes of change in the behavior of recycling workers in an implemented project of research-participation, with Ecohealth approach, located on the Left Bank of the Rímac River. We developed a results-oriented monitoring system to analyze the complexity of the recycling process and its impact on the health of workers and their families, gathering information and developing collaborative learning between researchers and workers. We were able to recognize risk factors and components of community participation. We improved the bargaining skills of organizations, and openness to dialogue between workers and authorities. In conclusion, the activities of M & E from a systemic perspective and complexity of outcomes can guide research and identify flaws in the responses to challenges and explore new fields of observation of social-ecological changes. Palabras Clave: pensamiento sistémico; sistemas sociales; complejidad; recicladores. 1.

INTRODUCCIÓN

El desarrollo del urbanismo en Lima en los últimos 60 años, especialmente a lo largo del Río Rímac que es a su vez una de las tres cuencas hidrográficas de la capital, de una ciudad con cerca de 9 millones de habitantes, ha determinado la crisis ecológica del Río Rímac. Esto ha presiona sobre la urgente necesidad de agua sino el cambio de patrones de uso y consumo humano del agua. Esta crisis ecológica determinará la búsqueda de nuevas visiones y alternativas al uso y consumo de recursos tecnológicos. (Toledo, 2003)

Corresponding author: e-mail address: ecosad.peru@gmail.com. Jr. Camaná N 872. Oficina 558. Lima Cercado

1


El reciclaje de residuos sólidos en Lima emplea a aproximadamente 100,000 personas.(Pajuelo, 2010) De éstos casi 70% se encuentra en Lima y de esta proporción la mayor parte se ubic en el Callao, cercano al área de influencia del Proyecto de Ecosad en la margen izquierda del Río Rímac (MIRR). Entre los años 2007 y 2010 el proyecto “Estudio con enfoque de ecosalud sobre la efectividad de una intervención en trabajadores que manipulan residuos sólidos y sus familias- Margen izquierda del Rio Rímac. Lima, Perú, 2007-2010” ha sido ejecutado por ECOSAD (Consorcio por la Salud, Desarrollo y Medio Ambiente) teniendo como socios directos a dos organizaciones de trabajadores recicladores informales, con aproximadamente 450 afiliados de todo Lima, estando localizados cerca de 285 en el ámbito de la MIRR. Se estima hasta otros 150 trabajadores recicladores que no se encuentran afiliados a estas organizaciones. El proyecto incluye dentro actividades de investigación e intervenciones de apoyo a las organizaciones con incidencia política y uno de los resultados del mismo ha sido la sistematización de comportamientos de recicladores; así como se han identificado categorías e interacciones, entre líderes y asociaciones. El presente trabajo pretende mostrar las primeras aproximaciones desde la aplicación de conceptos y criterios que definen sistemas sociales complejos y de estudio del pensamiento sistémico que han sido identificadas a partir de las actividades de monitoreo y evaluación con dicho proyecto. 2.

EL TRABAJO DE RECICLAJE COMO FUNCIÓN DEL SISTEMA SOCIAL

ECOSAD tiene como sistema social de investigadores, orígenes en un núcleo de profesionales de la salud y científicos sociales que realizaron durante casi 25 años la ejecución de proyectos de desarrollo social con organizaciones de trabajadores industriales y agrícolas en la cuenca del Río Rímac. El trabajo de reciclaje de residuos sólidos por ello ha sido conceptualizado por este núcleo, desde los aspectos de salud y trabajo, incorporándose los aspectos ambientales. El sujeto de participación en el proyecto ha sido el de la organización de trabajadores y el objeto, el trabajo de los recicladores en la margen izquierda del Río Rímac, así como sus implicancias para su salud individual, de sus familias y de los pobladores de esta zona. En la actualidad, se han desarrollado 03 estudios: uno sobre los efectos toxicológicos en la salud humana de los recicladores, uno social sobre los aspectos de promoción y cambio social y otro sobre los efectos en el ambiente. Se ha logrado contactar con cerca de 208 trabajadores dentro de las actividades de influencia con las organizaciones. Los trabajadores utilizan herramientas precarias en la colecta manual, carguío y transporte de residuos como pequeños carritos para cargar bolsas, bicicletas y triciclos. Asimismo, según estimaciones realizadas por ECOSAD, al menos el 20% de los recicladores influenciados por el proyecto, cuentan con motocicletas adaptadas a triciclos, como tricimotos para el transporte de cargas durante la colecta y comercialización. Las fases del trabajo de los recicladores es la colecta de residuos sólidos domésticos y de talleres en las calles, el carguío para su almacenamiento temporal, generalmente en sus viviendas y finalmente el transporte de estos residuos para su venta en locales de los denominados “acopiadores”. Estas fases del trabajo, orientan un conjunto de programas de tareas, objetivo, cantidad y calidad que se asumen por los trabajadores, no sólo como tales sino como individuos. Si bien es cierto que las categorías de clasificación laboral y extra-laboral se complementan en el caso de los recicladores, las respuestas de los recicladores frente al trabajo, va más allá, con respuestas como individuos. En este sentido podríamos afirmar que se configura la psicología de la organización, la que a su vez no es principalmente la organización que los representa.

2


Debe notarse, que las fases de trabajo, son reproducidas por los trabajadores siguiendo la finalidad de la venta final de los residuos recalados, segregados y almacenados. El sistema así ha depurado sus tareas, racionalizando los recursos disponibles, determinando que los individuos, realicen el aprendizaje de las tres fases. Al realizar su trabajo, los recicladores perciben el riesgo de lesiones o malestares, de acuerdo a las manifestaciones físicas e inmediatas de los contactos con material punzocortante, tintas de impresión, pinturas, cuyas características organolépticas son manifiestas. Estas mismas características sirven para la trasmisión de información entre pares sobre los peligros del trabajo. De modo asociado, son frecuentes las historias de fallas en el proceso de trabajo y la ocurrencia de lesiones y daños. Esta vía de aprendizaje podría ser considerado más real, al de “mejores prácticas”, al menos entre los recicladores.(Snowden, 2004) Sin embargo, es notorio que cuando los trabajadores son interrogados sobre los peligros del trabajo de reciclaje o sobre los peligros de sus actividades laborales, frecuentemente asumen la expresión que su trabajo es poco peligroso o se encuentran habituados a los mismos. La habituación podemos decir sin embargo no es falta de conocimiento,(Toledo, 2005) sino de aprendizaje alternativo, cuyas dimensiones deben explorarse aún más. Con relación a la percepción de riesgo ambiental, por ejemplo; los investigadores expresan que la capacitación e información al trabajador son importantes para el logro de cambios en los comportamientos con relación al ambiente. Es interesante mencionar que los investigadores de ECOSAD han asumido posiciones diferenciadas con respecto a la percepción de riesgo ambiental y ocupacional de los trabajadores. (Leyva, 2007) De otro lado, el soporte que proporciona la actividad, no permite que se incorporen otras actividades económicas de mayor rentabilidad. De este modo, los recicladores prefieren esta actividad, a cambiarla por otra.(Vergaray, 2010) Sin embargo, el uso de los recursos en el ámbito geográfico de la MIRR, también puede interpretarse como la aplicación de estrategias económicas de beneficio en los escenarios ecológicos urbanos.(García-Frapolli, Toledo, & Martínez-Alier, 2008) 3.

FLUJOS DE CARGAS EN EL MANEJO DE RESIDUOS SÓLIDOS

El transporte de residuos sólidos por los recicladores, configura trayectorias que en promedio han alcanzado hasta 1,8 kilómetros de desplazamientos por las calles de la margen izquierda del Río Rímac. En uno de los estudios de línea de base, se encontró que los recicladores principalmente en horarios nocturnos, salen de sus casas y van por las calles realizando la colecta de residuos, retornando a sus viviendas. Algunos recicladores transportan hasta 100 kg de papel bond, plásticos, cobre y otros metales, vidrios, cartones y otros como latas de pintura, cartuchos de tinta, restos de alimentos, entre otros. De este modo, ocurre virtualmente el desplazamiento de cargas de residuos en un trayecto de tendencia centrípeta a la MIRR, es decir de un flujo de residuos con trayectorias afluentes, confluyentes en una de las principales avenidas de esta zona, geográficamente paralela al Río. Este desplazamiento de cargas implica el contacto directo con los residuos y la manipulación directa de los mismos, así como su re-acumulación y re-almacenamiento. Lo anterior determina especiales patrones de exposición a peligros ocupacionales y ambientales. Podemos describir que, existe una velocidad en el flujo de residuos, a su vez determinado por los flujos específicos de los residuos de acuerdo a su composición. Así los papeles y plásticos resultan siendo vendidos

3


de manera inmediata o durante el mismo día, en cambio otros como metales y vidrio progresan a lo largo de varios días, semanas hasta su venta final. Existe asimismo, el interés en el almacenamiento de algunos materiales, como el cartón plastificado los cuales son acopiados y “liberados” de algunos centros de acopio, de acuerdo al peso umbral, estimado en varias toneladas a la semana.(León, 2010) Cabe mencionar que el peso y volumen de la carga comercializable es muy importante para el mantenimiento de los márgenes de beneficio económico en los recicladores. Aún cuando no se dispone de información cuantitativa del impacto ambiental potencial de que no ocurra el reciclaje informal, se sabe que sólo el 30% de los residuos sólidos son colectados por el sistema municipal. De este modo los recicladores, complementan a través de sus actividades el manejo de los residuos y contribuyen a impedir su acumulación en la MIRR. 4.

SISTEMA SOCIAL Y COMUNIDAD DE RECICLADORES

Hemos entendido que el sistema de los recicladores como una comunidad, que se define por los elementos de otros sistemas en el entorno ambiental de la MIRR. Este entorno reúne las características de zonas urbanas, residenciales urbano-marginales nuevas y antiguas, fabriles, áreas de vías así como de actividades de comercio informal. Otras comunidades han tomado contacto históricamente con el sistema (comunidad) de los recicladores, como los actuales acopiadores, que a su vez se articulan con empresas y talleres que procesan los residuos segregados por los recicladores. Algunos de los elementos o componentes del sistema social (Ramalingam & Jones, 2008)identificados son: a) b) c) d)

Proceso de aprendizaje comunitario (y familiar) del trabajo y actividades de reciclaje. Establecimiento de metas u objetivos del proceso de trabajo en el grupo o individuos. Vivienda como espacio de almacenamiento temporal. Economía familiar articulada

Estos sistemas (comunidades) mantienen interacciones de comunicación en la MIRR y son sistemas complejos.(Ramalingam & Jones, 2008) La información es un recurso importante en la localización de oportunidades de colecta de residuos, así como aquella que procede de los compromisos de compra por parte de los acopiadores. Algunos de los inputs identificados han sido: a) Información de “Puntos” o localizaciones de disposición de residuos; así como de su composición (papel, plástico, metal, vidrio u otros) b) Información de precios por los acopiadores y otros recicladores c) Información de la presencia y trabajo de recicladores, denominados por ellos “informales”, eventuales y procedentes de otras zonas, que compiten con ellos en los puntos de recalado. d) Información de la presencia y obstrucción temporal o definitiva por otros agentes y miembros de otras comunidades (p. ej. Niños de la calle, personas dedicadas al robo y hurto, otros que ejercen violencia social) Es interesante notar que el principal output del sistema, es la transformación final, del residuo en dinero, pero con la conservación de material reciclado, en proceso de almacenamiento parcial, el cual será colectado con otros y acumulados progresivamente. En el estudio del sistema social y ecológico de los recicladores, se ha seguido el esquema de Cynefin,(Snowden & Boone, 2009) abordando al menos tres escenarios. (Browning & Boudès, 2005): a)

4


simple; para la ejecución de tareas de colecta, segregación en domicilio y venta, b) complicado; a través de la regulación de cantidades colectadas y la negociación de oportunidades y locaciones con otros recicladores, con las trayectorias y horarios de colecta municipal; así como durante la negociación del espacio “legal” o “formal” con los agentes municipales, dada la nueva Ley aprobada, c) complejo, dado que existen presiones de precios y gastos de los recicladores por accidentes de trabajo y otras contingencias, como enfermedades de padres e hijos, por lo que el patrón de colecta puede alterarse en cantidad y calidad. Este sistema ha evolucionado históricamente y continúa en este proceso, dinámico en el que los trabajadores y entorno se encuentran íntimamente relacionados para sus actividades laborales y sus vivencias cotidianas.(Abel & Langston, 2001) En estos tres escenarios a su vez podemos identificar comportamientos o evidencias de los mismos. Desde el enfoque de mapeo de alcances, podemos decir que estos comportamientos tienen una orientación o finalidad, así como siendo estos comportamientos desarrollados por los recicladores, evidencian un conjunto de influencias, las cuales no están necesariamente derivadas de la experiencia de implementación del Proyecto con ECOSAD. Los comportamientos evidentes en el sistema de recicladores, a la luz de las influencias del proyecto han sido: a) Trabajo de colecta, segregación, almacenamiento temporal y venta. b) Uso de espacios y tiempo doméstico en el almacenamiento temporal. c) Incorporación de la familia como grupo ocupacional manteniendo su cultura familiar (“cultura de reciclador”). d) Articulación de la economía familiar con la ocupacional, patrones de gasto y consumo de alimentos y otros. De forma paralela, a los comportamientos evidenciados existen programas mentales, prejuicios, ideas-fuerza, motivos y sensibilidades específicas en la comunidad de recicladores. Este aspecto, brinda el carácter semipermeable del sistema de los recicladores.(Canedo, 2009) Ambos aspectos, subjetivos y objetivos, interactuantes entre sí configuran los sustratos de realidad en la que se desarrolla esta comunidad. Se ha realizado el hallazgo de una tendencia en la evolución de este sistema (comunidad) especialmente en el conjunto de aspectos subjetivos explorados con los recicladores, tales como el de representatividad y sujeto social.(Lujan, 2010)Estas categorías se han explorado sólo inicialmente. Las principales partes interactuantes del grupo de recicladores, más allá de lo formal representados en sus organizaciones y más allá de las relaciones entre afiliados y dirigentes. Son funciones, o ejercicio funcional de los recicladores. Las fases del trabajo, más allá de constituirse como sub-procesos o conjuntos de tareas, son parte o son funciones del sistema en sí mismas. Una pregunta planteada en este trabajo, es sobre la autorregulación del sistema, la cual opera principalmente a través del control de las variaciones en las modalidades de trabajo, de un lado y de las formas de uso de los beneficios obtenidos por la venta. De esta manera, los trabajadores cuando desarrollan su actividad reproductiva social, refieren que compran alimentos y realizan gastos en educación, luego de haber obtenido el dinero por la venta de material reciclado.(Lujan, 2010) Las funciones de representación y de validación social, con otros sistemas sociales se expresan a partir de la pertenencia a las organizaciones de base. Estas organizaciones de base, tienen atributos externos diferenciados tales como proporción de trabajadores menores de 35 años, número de recicladores, entre otros. Sin embargo,

5


ha sido posible identificar patrones de comportamiento similares tales como el de participar en los procesos de asegurar la continuidad de su actividad laboral, con motivo de participar en la formulación de la Ley de Reciclaje. Asimismo es interesante notar los patrones de diferenciación en los estilos de liderazgo entre ambas organizaciones.(Lujan, 2010) Dentro de otros ámbitos de funciones del sistema social de los recicladores, ocurren fenómenos de aprendizaje, así como de acumulación de experiencias y expertises de trabajo. La incorporación de un trabajador supone la adquisición de información del sistema con respecto al entorno. Cada trabajador, a través de la regularidad de su horario de trabajo, reconocimiento de antiguos y nuevos puntos de colecta, así como de la frecuencia de visita de locales, lugares y de recuperación de oportunidades; realiza las funciones de identificación, evaluación y captación de materiales, para el sistema de manejo. En el proyecto, se ha ensayado la exploración de las perspectivas para la identificación de los alcances, a pesar de no haberse empleado formalmente la metodología de Mapeo de Alcances. (Smutylo, 2005) De este modo, la visualización de alcances en el proyecto ha correspondido principalmente a un proceso conducido por los investigadores. Dentro de los comportamientos (de cambio) identificados con relación al trabajo, se incluye de manera importante el orden y limpieza, en diverso grado y que de manera continua orienta las actitudes de los trabajadores con relación a las concepciones de salud, contaminación y peligro.(Vergaray, 2010). Estas categorías, sin embargo pueden ser consideradas como base para la formulación de alcances;(Mash, Ainslie, Irusen, & Bheekie, 2007) aunque éstos no han sido específicamente explorados en el proyecto. De otro lado, estas categorías podrían ser útiles en los impactos deseados, contracorriente de los razgos o comportamientos actuales frente a la salud, contaminación y peligro.(Jones, 2009) Podríamos afirmar que progresivamente, a lo largo de varias décadas, se ha producido un efecto “metabólico” de la presencia e interacción de los recicladores con los espacios urbanos de la MIRR, pero sobre todo con los sistemas ecológicos presentes en la misma.(Toledo, 2008) Durante casi 60 años los recicladores han pasado a ocupar un lugar especial en la economía de la MIRR, como “productores”.(Toledo & Castillo, 1999)Pero también como constructores de un entorno ecológico (Dooley & Letiche, 2009) que evolucionó de zonas (estáticas) de grandes depósitos de residuos (como “El Montón”) hasta una compleja y dinámica red de trayectorias de colecta. El sistema (comunidad) de recicladores logra el rendimiento de la carga colectiva e individual que maneja cada reciclador, en términos económicos. El beneficio económico mensual por reciclador se ha estimado en promedio en 5 USD por día de labor.(Lujan, 2010) Una familia puede tener más de uno y hasta casi 4 recicladores. Desde este punto de vista, la actividad permite un ingreso familiar que asegura la subsistencia. Es el sistema, el que logra este beneficio colectivo. (Brunner, 2008) 5.

APRENDIZAJE SOCIAL COMO ELEMENTO CLAVE DEL SISTEMA DE RECICLADORES

Podríamos afirmar que existen procesos de aprendizaje alternativos con relación al ambiente y la base económica podría ser determinante en el cambio final de los efectos ambientales, como es el caso de la autoorganización de tipo microempresarial, incipiente aún entre los recicladores.

6


Sin embargo, los procesos de aprendizaje mejor reconocidos, como a través del trabajo de reciclador, tienen factores reforzadores como son los espacios de discusión y comunicación entre recicladores, especialmente los promovidos por sus organizaciones. Los espacios de discusión o de presentación de las reuniones entre afiliados y sus dirigentes, se constituyen en experiencias de aprendizaje colaborativo. El dirigente, no enseña exacta y directamente a los afiliados, sin embargo, ellos van descubriendo los ajustes a sus roles de participación a partir de “compromisos” frente a tareas y a aceptar ser “evaluados” en estos espacios. Es interesante notar que en estos espacios uno de los recursos más importantes es el tiempo de la reunión; tal que los dirigentes en principio aunque también los asistentes emplean proporciones del tiempo total de la reunión en intervenciones orales. Es en la interacción de estas intervenciones en la que aparece el aprendizaje colaborativo. (Smith & MacGregor, 2003) De otro lado, son estos espacios los que les permiten tomar decisiones bajo las condiciones de orden, racionalidad y capacidad.(Kurtz & Snowden, 2003) Estas reuniones convocadas por los dirigentes tienen una frecuencia semanal o quincenal, sin embargo se guarda una memoria de la misma, básicamente en el grupo que frecuentemente asiste, de este modo, los roles al interior de este espacio también se mantienen. En estas reuniones, el estudio de testimonios revela también al sistema.(Browning & Boudès, 2005). Son los dirigentes de las organizaciones de recicladores, los que permiten la discusión entre los afiliados, considerando que se deben tomar decisiones en condiciones donde las mismas son también tomadas por otros agentes. Podríamos decir que estos líderes, han identificado hace tiempo la necesidad de continuar interviniendo en escenarios complejos.(Uhl-Bien, Marion, & McKelvey, 2007) Los dirigentes y antiguos afiliados, podríamos decir de estos “espacios” también, revelan diversas “historias” sobre las transformaciones del entorno de calles, avenidas, lugares de colecta de residuos, vivencias durante la colecta, problemas de violencia social y mercadeo, que permiten caracterizar la “pertenencia” a la labor, resumida en la frase “si eres reciclador, tienes que saber de esto”.(Snowden, 2001) El aprovechamiento de los espacios de intervenciones orales, podría en principio sustentar estrategias de aprendizaje colaborativo, hacia aprendizaje cooperativo.(Smith & MacGregor, 2003) El aprendizaje en estos espacios, están condicionados por el contexto social y político. Durante el año 2010, en el que se aprobó la Ley del Reciclador; las reuniones se incrementaron y tanto el tiempo de las mismas, se emplearon con mayor frecuencia por los dirigentes y afiliados sobre este tema; mostrando las posibles amenazas y oportunidades de la misma. Estos espacios son principalmente colectivos y “dan sentido” a las intervenciones individuales. (Weick, 2002)Sin embargo, aún deben ser exploradas en diferentes tiempos y perspectivas de abordaje, para evitar “errores de lectura”.(Snowden, 2006) Asimismo estas estrategias, podrían conformar comportamientos organizaciones que permitan “enseñar” o transferir comportamientos más complejos como sistema. Es interesante notar que la Ley del Reciclador inicia un nuevo ámbito del imaginario colectivo de los recicladores, donde se apertura las posibilidades de cogobierno o co-manejo de los aspectos ambientales entre diferentes agentes (y redes sociales) de la MIRR.(Olsson, Schultz, Folke, & Hahn, 2003) Un hecho muy importante que demuestra la conciencia existente en los recicladores de los aspectos ambientales, desde un punto de vista formal, de presencia en los medios de comunicación ha sido la participación en campañas de limpieza del Río Rímac, ámbito geográfico directo en el que se ubica la MIRR. Es de notar que en eventos públicos, ellos verbalizan una imagen de promotores ambientales o de promotores del manejo ambiental limpio. Podríamos afirmar que a pesar de ello y con relación a la iniciativa del proyecto,

7


los recicladores aún no han hecho suyos los alcances identificados y se encuentran aún en una etapa inicial de visualización de los mismos. Es conocimiento en tanto adquisición, pero también podrá ser flujo que se transmita a otros.(Snowden, 2002) Aún cuando no ha sido posible relacionar estos hechos con el análisis de resiliencia;(Adger, 2000) estas iniciativas reúnen expectativa en los medios políticos locales, así como de investigadores y organizaciones no gubernamentales. 6.

ACTIVIDADES DE MONITOREO Y EVALUACIÓN

Para las actividades de Monitoreo y Evaluación (M&E) se ha iniciado un proceso de sistematización de los alcances del proyecto, a través de un asesor externo, realizándose entrevistas y registro de testimonios de los recicladores, durante las actividades de investigación realizadas en la MIRR. Las actividades de M&E han permitido evidenciar que los alcances obtenidos nos permiten explorar 4 subsistemas e interacciones entre ellos, a)el sistema municipal del manejo de residuos; b)el de la producción de residuos domésticos e industriales, al nivel del municipio; c) el manejo de residuos por los recicladores y acopiadores; d) el de las instituciones que promueven mensajes e intervenciones con relación a salud y ambiente en la MIRR. Desde una perspectiva matricial que por el momento ha sido compartida en el equipo de investigadores, existe una dimensión transversal a lo enunciado y está constituida por los aspectos ambientales. Aún no se ha realizado de manera sistemática la evaluación de las actividades del proyecto, sobre todo en el cambio actitudinal y de tendencias en los sistemas identificados. En general podríamos afirmar que dicho proceso de evaluación será iniciado en el año 2011, con la participación de las organizaciones de recicladores que han sido influenciadas por el proyecto. 7.

ASPECTOS DE SOSTENIBILIDAD DE LAS ORGANIZACIONES DE RECICLADORES

Con relación a los aspectos de la sostenibilidad, podemos comentar algunos de ellos, teniendo como base para este comentario, un esquema conceptual publicado por IDRC en el año 2005. (Wind & Kavanagh, 2005) a) Con relación al tiempo de vida organizacional percibido por los entrevistados, notan que este tiempo tiene al menos tres etapas: antes, durante y al menos el futuro inmediato que se relaciona con el de las actividades principales por venir. Al mismo tiempo, muchas de las actividades y metas intermedias son percibidas no al detalle, sino referidas a su experiencia de actividades similares anteriores. En las metas de las actividades, sin embargo, se percibe el optimismo de su realización. b) La afiliación de los recicladores a sus organizaciones, tiene dos aspectos, uno formal y otro no formal. Existen vínculos visualizados por los principales representantes, voceros y líderes entre el afiliado y los espacios de las reuniones. De otro lado, existen vínculos basados en la confianza en los comportamientos individuales con relación a los espacios. c) Se han identificado al menos 3 niveles o jerarquías de decisión en las organizaciones de recicladores; una relacionada a los comportamientos de tipo dirigencial, o líderes en el que existen algunos con mayor visibilidad y presencia verbalizada, da forma y modifica la expresión oral de la organización. Otro nivel es el de los afiliados “antiguos”, cuyo principal atributo de presencia oral, es la de la precedencia, pero con nivel de influencia en las opiniones, finalmente actitudes de otros afiliados. Finalmente otro, donde los afiliados tienen un de participación convocada y de “audiencia”.

8


d) Estas organizaciones generan recursos de tipo material y otros relacionados con el soporte psicosocial de sus afiliados. La aceptación del grupo a los afiliados es importante y reproduce el valor de su representación. Este recurso es el más importante. e) Es interesante notar que la estructura de jerarquías identificadas ha variado relativamente poco en los últimos 20 años; estableciendo un modelo formal de líderes entre los recicladores. De otro lado, la agenda de los espacios de reuniones de los recicladores ha devenido más cercana a las reclamaciones de espacios legales o normativos, dando forma a sus derechos como sujeto válido socialmente. Esta estructura, también permite experiencias de aprendizaje, de sus propios roles. (Snowden, 2003) f)

Las organizaciones demandan servicios de asesoría y asistencia técnica, así como de capacitación, en función a las respuestas que planifican. Estas respuestas han tenido una evolución desde el inicio del proyecto hasta su culminación.

g) Las respuestas y anticipaciones de los recicladores expresados en la búsqueda de mercados en términos de compradores y locaciones.(Lujan, 2010) Este último aspecto, podría tener una importancia central en la base de cambios de comportamientos organizacionales en los que pueden participar protagónicamente los recicladores en las actividades futuras de Monitoreo y Evaluación.(Guijt, 2009)

8. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Abel, N., & Langston, A. (2001). Evolution of a social-ecological system: Adaptation and resilience in the New South Wales Rangelands 1850 to 2020. Unpublished manuscript available at: http://www. cse. csiro. au/research/nswrangelands/pubs/popular_articles/Draft_Paper. pdf, Melbourne, Australia: CSIRO. Adger, W. N. (2000). Social and ecological resilience: are they related? Progress in Human Geography, 24(3), 347–364. Browning, L., & Boudès, T. (2005). The use of narrative to understand and respond to complexity: A comparative analysis of the Cynefin and Weickian models. E: CO, 7(3-4), 7. Brunner, H. P. (2008). Tipping Points: Managing Complex Systems for Economic Development Success. Evolutionary and Institutional Economics Review, 5(1), 163–187. Canedo, R. (2009). El conocimiento y la era de la complejidad. ACIMED, 20(1). Dooley, K. J., & Letiche, H. (2009). Guest Editorial: Complexity and Environment. E:CO, 11(3), pp. viviii. García-Frapolli, E., Toledo, V. M., & Martínez-Alier, J. (2008). Apropiación de la naturaleza por una comunidad Maya yucateca: un análisis económico-ecológico. Rev. Iberoam. Econ. Ecol, 7, 27–42. Guijt, I. (2009). Marco para el seguimiento y evaluación del programa Dinámicas Territoriales Rurales (DTR). Jones, H. (2009). The ‘gold standard’is not a silver bullet for evaluation. London: Overseas Development Institute. Kurtz, C. F., & Snowden, D. J. (2003). The new dynamics of strategy: Sense-making in a complex and complicated world. IBM Systems Journal, 42(3), 462–483. León, R. (2010). Entrevista con la Sra Rosa Luz León 16 de octubre 2010. Leyva, C. (2007). La percepción social un camino para la divulgación de las Ciencias Ambientales. Primera Reunión Nacional Comunicación sobre Ciencia y Tecnología, México. Lujan, A. (2010). Entrevista con la Lic. Anita Luján Gonales el 16 de octubre 2010. Mash, B., Ainslie, G., Irusen, E., & Bheekie, A. (2007). The dissemination and implementation of national asthma guidelines in South Africa: The use of outcome mapping. South African Family Practice, 49(5), 5. Olsson, P., Schultz, L., Folke, C., & Hahn, T. (2003). Social networks for ecosystem management: a

9


case study of Kristianstads Vattenrike, Sweden. The Centre for Interdisciplinary Environmental Research (CTM), Stockholm University. Pajuelo, M. (2010). Declaraciones a RPP a propósito de entrevistas por Ley del Reciclado. Ciudad Saludable. Ramalingam, B., & Jones, H. (2008). Exploring the science of complexity: Ideas and implications for development and humanitarian efforts. Retrieved June, 16, 2009. Smith, B. L., & MacGregor, J. T. (2003). What is collaborative learning? Toward the virtual university: international online perspectives, 219. Smutylo, T. (2005). Outcome mapping: A method for tracking behavioural changes in development programs. ILAC Briefs. Snowden, D. (2002). Complex acts of knowing: paradox and descriptive self-awareness. Journal of knowledge management, 6(2), 100–111. Snowden, D. (2003). The knowledge you need, right when you need it. Knowledge Management Review, 5, 24–27. Snowden, D. (2006). Stories from the frontier. Emergence: Complexity & Organization, 8(1), 85–88. Snowden, D. J. (2001). Narrative Patterns. Knowledge Management, Ark Group, 4(10). Snowden, D. J. (2004). Managing for serendipity. Knowledge Management, Ark Group. Snowden, D. J., & Boone, M. E. (2009). A leader’s framework for decision making. The Essential Guide to Leadership, 59. Toledo, V. M. (2003). Ecología, espiritualidad y conocimiento. De la Sociedad del Riesgo a la Sociedad Sustentable. Toledo, V. M. (2005). La memoria tradicional: la importancia agroecológica de los saberes locales. LEISA Revista de Agroecología: Ecoagricultura cultivando con la Naturaleza, 20(4), 16–19. Toledo, V. M. (2008). Metabolismos rurales: hacia una teoría económico-ecológica de la apropiación de la naturaleza. Revista Iberoamericana de Economía Ecológica, 7, 1–26. Toledo, V. M., & Castillo, A. (1999). La ecología en Latinoamérica: siete tesis para una ciencia pertinente en una región en crisis. Interciencia, 24(3), 157–168. Uhl-Bien, M., Marion, R., & McKelvey, B. (2007). Complexity leadership theory: Shifting leadership from the industrial age to the knowledge era. The Leadership Quarterly, 18(4), 298–318. Vergaray, J. (2010). Entrevista semiestructurada con Ing° Julia Vergaray en ECOSAD 4 de octubre 2010. Weick, K. E. (2002). Leadership when events don't play by the rules. REFLECTIONS-SOCIETY FOR ORGANIZATIONAL LEARINING, 4(1), 30–32. Wind, T., & Kavanagh, P. (2005). Sustainability of IDRC-supported networks.

10


Articulo congreso de evaluadores san antonio 2010 (1)