Issuu on Google+


F O T O G R A F I A


CAMARA FOT UNA HERRAMIEN


OTOGRÁFICA NTA DE TRABAJO

Es fundamental que el investigador conozca tanto la técnica fotográfica como el uso expresivo y estético del lenguaje fotográfico. No es posible desconocer la estética fotográfica si uno quiere trabajar sobre este soporte, así como tampoco se puede desconocer la metodología y técnicas de trabajo. La investigación se contará tanto por un texto escrito como por series de imágenes.


ARTE DE SUSTRACCIÓN


SUPERPOSICIÓN


PINCEL DE LUZ


La

sanguina es una técnica pictórica basada en una variedad de óxido férrico llamada hematites, que se presenta bajo la forma de polvo, barra o placa. Puede tener distintas tonalidades, todas ellas en la gama del rojo -de ahí su nombre, ya que recuerda a la sangre-, desde el rojo anaranjado hasta el rojo pardo violáceo. Llamada antiguamente sinopia –por la ciudad turca de Sinope, de donde procedía la hematites-, fue utilizada en principio para dibujos preparatorios del fresco: el trazado de sanguina era aplicado directamente sobre el revestimiento del muro que se iba a pintar. La sanguina se convirtió en técnica de dibujo propiamente dicha a finales del siglo XIV: fue empleada entonces sobre un soporte de papel, bien bajo su forma sólida –trazo dejado por la barra de sanguina-, bien bajo su forma líquida –agua aplicada con el pincel-, y mezclada a menudo con otras técnicas: plumilla, piedra negra o tiza blanca. Las cualidades esenciales de este material son la luminosidad y el poder ilusionista en el acabado de las encarnaciones, que hacen de esta técnica la ideal para dos tipos de estudio: el retrato y el desnudo. La sanguina ha sido utilizada por numerosos pintores, especialmente Leonardo, Miguel Ángel, Pontormo, Claude Lorrain, Charles Le Brun, Jean-Honoré Fragonard y los impresionistas franceses.

Para familiarizarte con la técnica la mejor opción es, además de probar con la barra sobre un papel las diferentes posibilidades, estudiar las obras de los grandes maestros y observar sus trazos. A continuación, puedes ver como el efecto es diferente si trabajas con línea o con mancha, si dibujas con el extremo de la barra o con el lateral, si ejerces más o menos presión sobre el papel, si superpones líneas para crear texturas o difuminas con el dedo. Pero recuerda, lo realmente gratificante y divertido es dibujar, probar todas las posibilidades y mancharte las manos con el material. Es importante que conozcas las diferentes formas de usar la sanguina. Ya has visto que a la hora de dibujar tiene muchas cosas en común con el carboncillo pero los resultados son muy diferentes. Su uso junto a otros materiales produce efectos muy atractivos. Es muy frecuente el uso de "los tres lápices", especialmente en retratos. La técnica de los tres lápices consiste en dibujar con un lápiz blanco, otro negro o carboncillo y una sanguina generalmente sobre papeles de color. En esta obra de Watteau, realizada en 1714, puedes observar como los tonos negros producen efectos de gran intensidad y los blancos ayudan a iluminar las zonas que el artista considera oportuno. Desde el siglo XIV ha sido una técnica muy usada por los artistas ya sea sola o en combinación con otras técnicas (carboncillo, tiza blanca, otra barra de sanguina más oscura, como la sepia, procedente de la bolsa de la tinta de calamar que produce tonos marrones, etc.) para conseguir una gama más amplia de valores, ya que su escala tonal es algo limitada. Los dibujos a sanguina son muy luminosos y cálidos y dan gran vivacidad al dibujo.



Portafolio fotoartistico