Page 1

DIFUNT OS La ot ra vi da : E s la mi sma vida , vivi da de ma nera di stinta. Zubiri, el má s grande fil ósofo del mom ento e spañol y una de la s cumbres de la Meta fí sica de nue stro si gl o. En su sepult ura , quiso que fi gura ra la i nscri pci ón: “ Alel uya , Ale luya , Alel uya . Cristo a re suc itado, no e s va na nue st ra fe” . Vi vimos rea lmente, de spué s de e sta vi da todo lo que constituye el c onte ni do de nue stro cora zón. Allí me e st á e spera ndo t odo lo que he que rido. Allí me están e spe rando, j unt os, la s persona s querida s. Cua ndo el m undo e stá enferm o de e spera nza, el pe si mi smo a pare ce e n m últi ple s expre si ones públic as y al gunos dic en que t o do se aca ba con la m uert e. Los c ri st ianos hem os de se r l os te st i gos gozosos y e spera nzados de la Re surre cción de Cri sto que nos prom ete vi da despu és de la vida y ete rni dad feliz, de spué s del tiem po y de la mue rte . Si me voy a nte s que t ú, no llore s por mí a usencia; alé grate por t odo l o que hemos ama do juntos. No me busques e ntre l os m uert os, e ncué nt rame en todos aquella s c osas que no habría n e xi sti do si t u y yo no nos hubié semos conoc ido. Tam bié n nue st ros fraca sos y pe cados será n te sti gos permane nte s de que e stuvim os vi vos y no fuimos á ngele s si no huma nos. No ll ore s mi falt a, llora si quie re s, porque el cue rpo se lle na de lá gri ma s a nte todo aquell o que l o supera, que no e s ca pa z de c omprende r, pe ro que e ntie nde c om o al go gra ndi oso, porque c uando le ngua no e s capa z de e xpre sar una emoción, ya sol o puede n habl ar los ojos. De sde mi ot ra pre senci a yo tam bién e sta ré crea ndo j unto a t i, c omo los granos de tri go que no entiende n que su com pa ñero m uerto, e n el cam po ha dado vida a muc hos nue vos c ompa ñe ros. Así , con esa e spera nza de berá s continuar dejando t u huel la, pa ra que cua ndo tu mue rte nos vuel va a juntar, a dar la mi sma voz, cua ndo nue st ro próximo a bra zo, nos i ncorpore ya si n ruptura a la Úni ca Creac ión. No se debería m ori r c uando se ama . La familia no debería c onocer la muerte . Si n emba rgo, apena s juntos, se ntim os lle gar su ame na za y


desli za r su som bra sobre nosotros. Apenas c onst rui da la ca sa y po blada de c una s, ha y que empe zar a pensar e n la s tumba s. Cua ndo ma yor era la ale gría de l os niet os, pa rte n l os a buelos . Que la ma dre de fa milia pa rte cuando l os hijos son pequeños, e s a un pe or. La ma dre e s la vida de la ca sa, podrá estar allí el pa dre , pe ro para todos, c om o para el , se ha producido un gran vació, e l al ma del hogar e sta ause nte. Todo e stá triste y la s i nte rve nci one s aje na s, no a portan ma yor a le gría. Si e s el pa dre el que falt a prem aturamente, ha y una gra n pena en el edific io fam iliar, cuya ba se se ha de splom ado. La repre se ntaci ón e xterior se ha re duc ido . La educaci ón carece de su m a yor rec urso. ¿Cua ndo se va n los hij os, no e s un contra se nti do que partan ante s de habe r vi vido realme nte ? La fe e n Di os, es difíci l e ntonce s uno se cree j ugue te de la fatali dad y no se piensa que a un en la muerte el amor pe rdura y que ha y desgracia s ma yore s que l a m uerte para una fami lia. Cua nta s t ra gedi as sin que ni nguno ha ya de sapareci do y c uanta s dul zura s se c onse rva n en la ause ncia . La fa milia no se de st r uye , se tra sla da. No queda n lugare s vac íos, el am or y la esperanza , la s ocupan y nuestros seres ama dos si guen pre se nte s. Se cree que la m ue rte es una ause ncia , cua ndo e s una pre se ncia sec reta . Se dice que e s una infi nita di sta ncia y por el contrari o, sup rime t oda di st anci a, lle vando al espí ritu, l o que se l ocal i zaba e n la ca rne . Se la a cusa de conve rti rnos e n e xtraños, cua ndo hace la Unidad, all í donde subsistían, por lo menos, posibilidade s de tensi ones y roce s. Se sospec ha que organi za para nosotros e l abandono, c uando por el cont rari o, nos a se gura una perpet ua y pode rosa sal va gua rdia. Vi vir e s a ve ce s separa rse, mori r es e nc ont rarse . E n el fondo nadie m uere , pue st o que no sale de Dios. El que parec ía habe rse dete ni do bruscamente, conti núa su cami no, e sc rit or de su vida , se limit a a vol ver la pá gina .


La vi da y la mue rte, no son má s que di ve rsos a spec tos de un i dént ico de st ino: ¿No e s e so lo que el E va nge lio nos e nseña al ha blar i ndi st inta mente del Rei no de Dios c omo de una real ida d i nte rior, te rre st re y cele ste ? Si se pue de hablar de cam bio, es en ra zón de estados dife rente s, no de rea lida de s pre se nte s o ause nte s. Lo que de bem os pensa r de nue st ros mue rtos, e n l ugar de lam enta rnos de su sit uaci ón o de la nue stra , es que su nue vo e sta do, e s má s fel i z que el ant eri or. Por fi n ha conqui sta do su se r, se podrá deci r que e s a hora y no ante s c uando empie za a e xi sti r. Ell os que ven son nue st ros inst ruct ore s, el los que j uzgan nue stros i nspi radore s, e llos que a man y son amados nue st ros guía s. E n la a nti gua Ca l dea , se col oca ba sobre la boca de los mue rt os una del ga da placa de oro, quería n hacer de ell os “ Crisóst omo” boca s de oro, exhala ndo, sin pal abras, útil es verda de s.

Difuntos (2)  
Advertisement