Issuu on Google+

Los lunes, poesía

—¿Qué es poesía?, dices, mientras clavas   en mi pupila tu pupila azul,   ¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?   Poesía... eres tú.

I

XX

ma r i R ue

q

c é 
B o f

ol d 
A

s Gu

o v ta


Los lunes, poesía

Poesía debe ser  comunicación  penetración  emoción  hacer pensar  pellizcar  y crecer en la espontaneidad. Poseo la poesía  -lo único que poseo-.  Hoy mando todo a paseo  poseo la poesía. 

ía

la

es t r

e u P 
F ia r lo o

e os

G

s oe

p


Los lunes, poesía

No digáis que, agotado su tesoro,   de asuntos falta, enmudeció la lira;   podrá no haber poetas; pero siempre           habrá poesía. Mientras las ondas de la luz al beso           palpiten encendidas,   mientras el sol las desgarradas nubes           de fuego y oro vista,   mientras el aire en su regazo lleve           perfumes y armonías,   mientras haya en el mundo primavera,           ¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen           los ojos que los miran,   mientras responda el labio suspirando           al labio que suspira,   mientras sentirse puedan en un beso           dos almas confundidas,   mientras exista una mujer hermosa,           ¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance           las fuentes de la vida,   y en el mar o en el cielo haya un abismo           que al cálculo resista,   mientras la humanidad siempre avanzando           no sepa a dó camina,   mientras haya un misterio para el hombre,           ¡habrá poesía! Mientras se sienta que se ríe el alma,           sin que los labios rían;   mientras se llore, sin que el llanto acuda           a nublar la pupila;   mientras el corazón y la cabeza           batallando prosigan,   mientras haya esperanzas y recuerdos,           ¡habrá poesía!

ma

IV

er u cq Ri

Bé 
 fo

ol d 
A

s Gu

o v ta


Los lunes, poesía

Contemplar las palabras   sobre el papel escritas,   medirlas, sopesar   su cuerpo en el conjunto   del poema, y después,   igual que un artesano,   separarse a mirar   cómo la luz emerge   de la sutil textura.   Así es el viejo oficio   del poeta, que comienza   en la idea, en el soplo   sobre el polvo infinito   de la memoria, sobre   la experiencia vivida,   la historia, los deseos,   las pasiones del hombre.     La materia del canto   nos lo ha ofrecido el pueblo   con su voz. Devolvamos   las palabras reunidas   a su auténtico dueño.  

ta

o

i ic

lo o is

de

yt o 
G

Of

ín t us

s Jo

g A é


e po


Los lunes, poesía

Del salón en el ángulo oscuro,   de su dueña tal vez olvidada,   silenciosa y cubierta de polvo           veíase el arpa. ¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas   como el pájaro duerme en las ramas,   esperando la mano de nieve           que sabe arrancarlas! —¡Ay! —pensé—; ¡cuántas veces el genio   así duerme en el fondo del alma,   y una voz, como Lázaro, espera   que le diga: «¡Levántate y anda!». I

VI

ma r i R ue

q

c é 
B o f

ol d 
A

s Gu

o v ta


Los lunes, poesía

escribo en el olvido en cada fuego de la noche cada rostro de ti hay una piedra entonces donde te acuesto mía ninguno la conoce he fundado pueblos en tu dulzura he sufrido esas cosas eres fuera de mí me perteneces extranjera

i lv

do

an m l en Ge o 
 ib n r a c Es Ju el

o


Los lunes, poesía XII