Issuu on Google+

A M

E C N

R E P

R O F


García Gámez, Juan_Pràctiques del cos: Estudis de performance Barcelona_Facultad de Bellas Artes_ 2012-13 2


Me posiciono como productor artĂ­stico con una actitud crĂ­tica y comprometida sobre lo que pasa a mi alrededor, utilizando el arte como arma con la que intentar generar espacios de reflexiĂłn en la sociedad.

3


4


Después de diferentes trabajos y actividades llevadas a cabo durante el curso, utilizamos el “RE. ACT. FEMINISM” “a performing archive”, para llevar a cabo una línea de investigación más intensa y desarrollar una propuesta que dé como resultado una performance en línea con nuestro trabajo personal. Aquí, mi posicionamiento y mis intereses actuales están nutridos por la realidad y por el ahora de una sociedad en conflicto, crisis, paro, desigualdades crecientes e injusticia social. Así, mí propuesta de performance la entiendo como un “GRITO” contra todo aquello que no nos gusta, donde el alivio vendría desde la acción, la escenificación, el recordatorio y la visibilización como forma de crear espacios de reflexión, protesta y concienciación.

Póster del archivo itinerante sobre performance, residente en la Fundación Antoni Tàpies del 16 de Noviembre del 2012 al 17 de Febrero del 2013.

5


Mirando y referenciándome en artistas jóvenes pero con gran proyección internacional, como Sigalit Landau, que representó a Israel en la última Bienal de Venecia. Sigalit nació en 1969 en Jerusalén, la ciudad donde se formo como artista, aunque en la actualidad vive en Tel Aviv, una de las ciudades más abiertas de medio-oriente. “Barbed Hula” es un trabajo del 2001 grabado en vídeo, en el que se muestra a la artista danzando orbitalmente durante 1:52 min. al ritmo de un hula hoop construido con alambre de espinos, que hiere y ensangra su cintura a cada paso. No parece un juego, pero el vínculo que establece entre juego y religión puede mostrar una amplia polisemia interpretativa aunque no lo que pretenda la artista, según una entrevista realizada por Paulina Pobocho para Museo Magazine, Sigalit dice que Barbed Hula representa la vagina y las heridas provocadas. Para mí, hay mucho más, encuentro que su desnudez choca de frente con el hecho de no mostrar el rostro, veo una contradicción que me recuerda el miedo y la creciente radicalidad del territorio, enfrentado a las ganas de libertad del individuo, manifestado por Sigalit en la representación del yo en un entorno hostil que permanece en permanente conflicto territorial.

Sigalit Landau, Barbed Hula, vídeo, 2001. 6


7


Sigalit Landau podría establecer una interesante correspondencia con Raeda Saadeh, las dos estudiaron en la Academia Bezalel de Arte y Diseño de Jerusalén, aunque Raeda es doce años más joven, y palestina, lo que le supuso bastantes problemas, no solo por ser la única palestina de su curso, también por ser brillante, según nos cuenta en la correspondencia creada por Dídac P. Lagarriga en el 2003 con el poeta palestino Mahmoud Darwich, lo que le llevo a adoptar la máxima de resistencia y perseverancia, tanto por ser artista, como por ser palestina. Raeda dice que usa su cuerpo como herramienta para explorar la identidad, el género y el espacio, así como la religión entre el lugar y el yo. Particularmente veo referencias y un mensaje adoptado de la corta historia de la performance, para mí, su referencia más intensa es la que interpreto en su territorio y en su pueblo, encontrando una metáfora y paralelismo absoluto entre “Drops” y el territorio palestino, que parece ser llevado a los límites de la existencia. En Drops, inquieta su imagen con la boca abierta de grito callado, de ahogo y extenuación extrema llevada al límite, refrescándola y dando aliento en el último momento.

Raeda Saadeh, Drops, vídeo, 2010. 8


9


Muy alejada en tiempo y territorio de Sigalit y Raeda, Graciela Carnevale (1924), me interesa porque cronológicamente globaliza desde Argentina la historia de la performance más allá del legado Norteamericano y Europeo, además, su trabajo ofrece conexiones conceptuales con el pasado, como conflictos con el espacio y el territorio en el presente, aunque en su trabajo experimental “El Encierro”, realizado en 1968, que consistió en encerrar a sus invitados en una galería, es interpretado dentro de la experimentación del mundo del arte, y por tanto, alejado de la realidad dramática del conflicto entre Israel y Palestina.

Graciela Carnevale, El encierro, fotografía, 1968.

10


La polifacética María Ruido no muestra conflictos territoriales físicopolíticos, pero sí sociales, colectivos e individuales, y cómo la historia narra los hechos. Con marcado acento reivindicativo, María Ruido (1967), en su trabajo “La Voz Humana” realizado en 1997, acalla y obstaculiza su discurso sellándose la boca con celo, mientras progresivamente aparece y se impone la voz masculina. Experta en Ana Mendieta, y próxima a la línea de pensamiento de los movimientos feministas de la segunda ola, que luchaban contra el sexismo que impedía el reconocimiento cultural de las mujeres, reclamando una revisión histórica desde el punto de vista feminista. A María, la podría identificar con la frase de Donna Haraway contenida en “Ciencia Ciborgs y Mujeres” cuando dice; “La Historia es un cuento con el que los mentirosos de la cultura occidental engañan a los demás”.

María Ruido, La voz humana, vídeo 1997.

11


12


LA PERFORMANCE

13


Mi propuesta no tiene título, el tema; los conflictos territoriales, es una crítica satírica a la opresión de Israel sobre el pueblo Palestino, una opresión tan brutal y dramática que recuerda el sufrimiento de judíos y otras minorías en la segunda guerra mundial. La performance es un proyecto abierto, un “CRIT” vital que puede ser practicado a lo largo del tiempo, adaptándolo a lugares y situaciones, desarrollándose como una experiencia sin registro o documentada en vídeo o fotografía. El desarrollo de la acción, pasará por poner una venda en los ojos a las compañeras, como representantes del mundo, con capacidad de aislarse o no querer ver como el pueblo palestino (yo), pasa de ser un hombre libre a un preso con pijama a rayas, evocando los campos de concentración de la segunda guerra mundial. Finálmente, el preso quitará la venda a cada una de las compañeras. La participación del público es un potentísimo elemento, y como dice Esther Ferrer, la relación que se produzca es parte del espectáculo.

Imagen principal del proyecto, 2012 14


15


Aquí narro la primera experiencia realizada en Barcelona, contextualizada en un territorio ficcionado (Gaza), por referentes visuales del conflicto, la apropiación de imágenes y utilización de recursos gráficos como photoshop. Sobre el tema y los conflictos, la conclusión más contundente la encontramos por contraste, el hecho de posicionarse puede significar enfrentarse a posiciones contrarias, por eso, creo en la importancia de ser cauto y reflexivo con nuestra estrategia, diferenciando entre concienciación que es el objetivo, y agresión. En este caso, la mirada está focalizada y en absoluto recoge la amplitud del problema, siendo una visión particular que no suma más que cualquier otra.

Fotomontaje, 2013 16


17


18


19


Inspirado en la realidad Hecho acaecido el 30 de Septiembre del 2000 en la Franja de Gaza, conocido por el incidente de Muhammad al-Durrah, un padre y su hijo fueron tiroteados por el fugo cruzado entre los solados israelíes y las fuerzas de seguridad palestinas, el niño, Muhammad, murió convirtiéndose en un mártir. Israel rechazó su culpabilidad, acusando a las fuerzas palestinas. Estas imágenes de extrema crueldad, me provocaron un gran impacto y son un recuerdo imborrable en mi memoria.

20


21



performance isr vs palest