Issuu on Google+

“El anarquismo significa la liberación de la mente humana del dominio de la religión. La liberación del cuerpo humano de los dominios de la propiedad. La liberación de los grilletes y las restricciones gubernamentales. Significa un orden social basado en la libre agrupación de individuos.” El concepto era puro, simple, real. Me inspiró. Como drogado de rebeldía. Pero últimamente, aprendí la lección que Goldman, Proudhon y otros aprendieron: que la auténtica libertad requiere sacrificio y dolor. La mayoría de los seres humanos piensan que quieren libertad. En realidad, lo que anhelan, es el cautiverio de un orden social, unas normas rígidas, un materialismo. La única libertad que el hombre realmente quiere es la comodidad.


¿Anarquía?