Issuu on Google+

Transposición del texto historiográfico: Un problema crucial de la didáctica de la historia. (JAVIER GÁRRIZ FORNÉ) El autor de este artículo, nos plantea su preocupación por la gran deficiencia de la enseñanza de la historia debido a la ausencia de la transposición didáctica del saber histórico. La enseñanza que nosotros hemos tenido de la historia ha tenido lugar mediante la escucha de las lecciones, donde el texto se considera la única forma de enseñar la historia, sin considerar las grandes dificultades que los textos presentan. Es la propia transposición la que considera los textos y el saber histórico como un problema y no como un supuesto previo. El saber histórico no es solo cuestión de los historiadores, no es un saber que tiene que ser recibido y aceptado por la enseñanza, sino que deber ser criticado dependiendo de los fines formativos que queremos conseguir, atendiendo a criterios y objetivos didácticos. Tiene gran importancia la transición entre el saber experto y el saber que queremos enseñar, a la hora de acercar la relación entre el alumnado y el saber histórico. Con la idea de transposición, el texto adquiere visibilidad, tanto para su investigación como para su enseñanza. Los contenidos que tenemos que tener en cuenta a la hora de enseñar no deben limitarse, por su selección, por su calidad o su cantidad; estos deben ser estructurados de manera distinta según los diferentes ciclos escolares. Los enseñantes deben poner en duda los supuestos previos y transformarlos en problemas, Tendrán que tener en cuenta la calidad del saber escolar. En la actualidad, los enseñantes no tienen ninguna posibilidad de cotejar el texto escolar y los textos expertos de referencia, puesto que los autores no han elaborado una teoría transpositiva de los mismos. Se plantea una teoría para la transposición a tener en cuenta: Primero se necesita uno o varios textos expertos que nos sirvan como referencia. Por medio de la transposición, sometemos al texto de referencia a una reconfiguración didáctica, para alcanzar el conocimiento histórico necesario para enseñarlo. Se distinguen varias etapas en la transposición de un texto. La primera de ellas es la reconfiguración del texto escolar según la idea de mediación didáctica que tiene el enseñante y que puede diferir de la de autor del texto. Dentro de esta fase, encontramos tres aspectos distintivos; el lector-modelo del texto experto: generalmente es un adulto culto con gran capacidad de inferencia. Tiene en cuenta las enciclopedias y otros textos para consultar. El lector-modelo del texto escolar, se trata de un lector cuyas competencias se están formando. Puede contar con conocimientos amplios, pero menos desarrollados que el lector-modelo de los textos expertos. Es un tipo de lector al cual hay que proporcionar motivación para leer y estudiar.


En cuanto a los objetivos, el texto experto tiene como finalidad, enriquecer el patrimonio de conocimientos e ideas del lector modelo. El texto escolar tiene como finalidad, ser comprendido por un lector inexperto e incrementar los conocimientos básicos que ya posee. En cuanto a la operatividad; el lector experto, puede decidir las actividades, puede leer, criticar, reseñar, extrapolar el texto, combinar su lectura etc. La operatividad del lector escolar está regulada por los objetivos de aprendizaje y formación de competencias. Debe estar estructurado para simplificar la compresión y el aprendizaje. La dificultad se haya a la hora de convertir un texto experto en un texto adecuado para los alumnos. Como segunda etapa de la transposición; se debe tener en cuenta la puesta en escena en el aula mediante los recursos comunicativos del enseñante. El enseñante de la historia tiene la obligación de conseguir que los alumnos aprendan un sistema de conocimientos y que desarrollen una serie de habilidades para el conocimiento historiográfico. Por tanto el enseñante debe saber cuáles son las estructuras cognitivas y habilidades operativas para el conocimiento histórico. Además el enseñante debe tener en cuenta que antes de la estructura real del texto, existe una estructura potencial del conocimiento histórico. Esta estructura es apta para realizarse en textos distintos, puede satisfacer las demandas cognitivas de los alumnos. Por último los alumnos deben ser capaces de realizar las operaciones necesarias para procesar el conocimiento histórico y hacerlo disponible para elaborar sus propios textos. Por otro lado, los historiadores a la hora de producir sus textos e informaciones, previamente han revisado las informaciones de otros historiadores y las han ido transformando, por ello, para facilitar una representación inteligente de los hechos, es necesario organizar las informaciones en bloques textuales. Primero hay que clasificar las informaciones por temas, luego de forma temporal y sucesiones, agrupándolas en periodos, ciclos y coyunturas. Cada bloque textual está dirigido para que el lector haga en su mente un mapa de conocimientos y así estar listo para comprender los bloques textuales siguientes. Para obtener un texto histórico escolar para poder presentar a nuestros alumnos; el texto debe pasar por una serie de transformaciones: el análisis del texto experto, identificación de los objetivos y supuestos previos a tener en cuenta, contar con una serie de criterios tanto metodológicos como cognitivos y lingüísticos. Tras la primera reconfiguración del texto experto, el nuevo texto contara con su propia tematización. Pasará por una segunda reconfiguración atendiendo a criterios didácticos y cognitivos y complementado con los bloques de conocimiento que faltan del texto experto. Adquiere una nueva estructuración lingüística. Por último se requiere la determinación de criterios para orientar el proceso de aprendizaje, el desarrollo cognitivo. El texto como consecuencia de la transposición, queda definido, como un texto dirigido a un lector cuyas competencias se están formando. La trasposición didáctica da lugar a infinidad de creaciones didácticas de objetos del saber y de la enseñanza. Por todo ello, debemos intentar combatir las malas transposiciones y ser capaces de inventar y crear transposiciones que puedan generar un aprendizaje estructurado en nuestros alumnos.


Transposición del texto historiográfico