Page 98

En el primero, diagrama 93, las blancas pueden proceder combinati­ vamente con l. P6C, y no importa con cuál peón tomen las negras, aquellas quedarán con un peón pa­ �ado. Ejemplo : (a) l. PT X P ; 2. P6A, P X P; 3. P6T o (b) l. PA X P; 2. P6T!, P X P; 3. P6A. Similares ti­ pos de ruptura pueden ocurrir en diversas posiciones, pero cuando en­ traña el sacrificio de un peón, sólo puede aspirarse al éxito si el valor del peón pasado que se crea com­ pensa el material perdido. El diagrama 94 muestra cómo un peón enemigo sujeto a una clavada puede servir de ayuda para pasar un peón con éxito : l. P4CD, R3T ; 2. P5C + . . . .

Diagrama núm. 95

final lo reducido del material ofrece al peón pasado mayor facilidad para avanzar hasta la casilla de promo­ ción ; y sobre este avance general­ mente gira la partida ; pero en el medio juego las piezas enemigas, por lo general, pueden bloquear el peón de un modo o de otro y hacer vir­ tualmente imposible su acceso a la octava fila. En vista de esto podemos bien preguntar si el peón pasado puede, por regla general, ser considerado como factor importante en el medio juego. La respuesta es afirmativa, pues, aunque el peón puede usualmente ser paralizado, la constante amenaza de su avance sujeta las piezas del contrario en una parte determinada del tablero y permite intentar entre­ tanto un ataque en otro lugar. Exis­ te también una posibilidad que con­ siste en sacrificar el peón pasado con objeto de desorganizar las pie­ zas enemigas. Un buen ejemplo es - la siguiente partida. SZABO-WADE (Trencianske Teplice, 1 949)

Juegan las blancas

El jaque a la descubierta es el te­ ma del diagrama 95 : después de l . P6A + ds. seguido d e P 7A , las blan­ cas consiguen el peón pasado. Volvemos ahora al problema de utilizar el peón pasado. Con buena lógica pudiera pensarse que coronar el peón pasado sea el principal ob­ jetivo estratégico a perseguir ; no obstante, las dificultades que en­ traña vencer todos los obstáculos que el contrincante pueda oponer, hacen de esto un método poco fre­ cuente de utilizar un peón pasado en el medio juego. Desde luego, en el 96

l. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11.

P4D, P4AD, CD3A, C3A, D3C, D X PA, P4R, A2R, P5D. 0-0, P X P,

CR3A; P3CR; P4D; A2C; P X P; 0-0; C3TD; P4A; P3R ; P X P;

Ahora tenemos una de esas posi­ ciones en las que el peón pasado no tiene especial potencia dinámica, pues las piezas blancas no están suficientemente bien dispuestas para apoyar un rápido avance ; además, las negras tienen contrajuego en la gran diagonal 1 TR-8TD. De acuerdo con la teoría, las negras podrían, en esta posición de la Defensa Grün­ feld, continuar con D3C, TR1R y

Profile for Ediciones JFhorizon

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Profile for jfhorizon
Advertisement