Page 49

Si las blancas consintieran 26 . . . . P5AR, quedarían completamente oprimidas. Sin embargo, la presencia del peón en 4AR facilita a las negras, en un momento adecuado producir una ruptura. (Ver jugada 30). 26 27. P3C, .

• . •

AlA; P4TD!;

Amenaza 28. . . . P5T ; 29. CIA, P6T rompiendo la formación de los peones de las blancas en el flanco de dama. Ahora se procede a reti­ rar el caballo. 28. CIA, 29. P3T, 3 0. R2A,

P.5T; A.5A;

Diagrama núm. 43

trarrestado con 32. R3R debido a 32 . . . . TIR + ; 33. R2A, T x T ; 34. R x T, A X A ; . 35. P x A, R3R segui­ do de R4D. 32. A X A, 3 3 . R3R, 34. P4T,

P X A; R3A;

O 34. T IT, R4R seguido de P5AR + y la torre negra alcanzaría la séptima línea. 34. 3 5. 36. 3 7. 38. 3 9.

P x P, R2A, R X T, C2R, R X A,

P X P; TIR + ; T X T; R4R; A X C; R.5A;

Aun teniendo las blancas un peón pasado en un flanco, las negras ga­ nan debido a la mayor actividad de su rey. 40. P4A, 41. R3R,

R.5C; P.5A + !;

Naturalmente no R X P1 1 ; R4A y g�nan las blancas 1 42. R4R, 43 . R3R, Abandonan.

El diagrama muestra el éxito al­ canzado por las negras en su plan de cercar el caballo blanco ; ahora queda la tarea de convertir en vic­ toria su ventaja posicional. La posi­ ción de las blancas todavía parece Ser sólida, pues el alfil en 3R cubre los puntos más importantes ; sin em­ bargo, las negras pueden utilizar sus alfiles para cambiar las piezas de su contrario bien colocadas. 3 0. 3 1 . A X P(4A),

P X P; A4CR!;

Amenazando 32. . . . A x A ; 33. P X A, T7D + que no puede ser con-

42.

P6A; R6C;

En los ejemplos dados hasta aquí los dos alfiles obtuvieron éxito en posiciones cuya estructura también hubiera favorecido en algún caso a un solo alfil contra un caballo. La presencia de los dos alfiles, simple­ mente aumentó tal ventaja natúral, lo suficiente para forzar la victoria. Cuando la posición es tal que un caballo es superior a un solo alfil, el papel de los dos alfiles consiste en disminuir o neutralizar una desven­ taja natural. En algunos casos, por supuesto, el caballo tiene tanto en su favor que ni aún ambos alfiles son los suficien­ te poderosos para restringir su acti­ vidad. Un ejemplo extremo de esto ocurre en el diagrama 44, donde los prisioneros alfiles pronto sucumben : 47

Profile for Ediciones JFhorizon

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Profile for jfhorizon
Advertisement