Page 271

El sacrificio de la calidad tiene un doble propósito : primero, apar­ tar la torre de la casilla atacada sin pérdida de tiempo ; y segundo, lo­ grar las negras el control de su ca­ silla SR. 27. C6T + , Después d e 27. P X T , C5R ! ; 28. C6T + , R2C ; 29. C4C, P4TR y las blancas también están perdidas. 27. . . • , 28. P X T,

R2C; A4A;

También es posible 28 . . . . C5R. 29. 30. 31. 32. 33. 34. 3 5. 3 6. 3 7. 38. 3 9. 40. 41. 42. 43.

D3C, PT X D, A X P, T2R, T2C, R2T, P3A, T3C, ASA, T3T, P4C, P3C, P4A, ASA, Abandonan.

D X D; R x C; C5R; C X PAD; AJ A; A4C; R2C; A5D; P4TD; P5T; P4C; R3A ; AJA; P3T ;

B.

Un aspecto característico de esta partida fue la combinación de mera defensa y activo contrajuego. Las negras fueron capaces de proteger sus puntos amenaLados y parar to­ das las amenazas que presionaban al mismo tiempo en 5D y hacia el final en 7AR. Uha defensa tan activa no es siempre posible : pero aun cuan­ do un jugador por las amenazas ene­ migas se vea obligado a limitarse a una pasiva protección de los puntos amenazados, por lo menos debe pro­ curar que sus piezas obtengan el máximo de coordinación y que aquellas que forzosamente están su­ j etas a una defensa puramente pasi­ va lo estén en un grado mínimo. Es un error típico del principian­ te pon�rse a la defensiva al primer signo de amenaza enemiga : el guar­ darse contra peligros inexistentes puede significar, en ocasiones, darle al oponente toda posibilidad de con­ trajuego. Una defensa correctamente conducida esquiva las amenazas tác­ ticas del contrario lo más económi­ camente posible ; a nuestras fuerzas deben permitírseles el máximum de su poder funcional.

EL CONTRAATAQUE

La frase bien conocida «·el ata­ que es la mejor defensa• es un dog­ ma muy importante en la estrategia ajedrecística. Conducir un ataque siempre linda con cierto riesgo ; comprometer la posición enemiga necesita una completa preparación de nuestras reservas y por lo tanto la parte defensora tiene bastante es­ pacio para obtener superioridad en otra parte del tablero ; además, el ataque exige a menudo medidas ra­ dicales, tales como avance de peo­ nes, que como consecuencia dejan importantes debilidades en la posi­ ción del que ataca. El jugador que conduce una defensa activamente, debiera por lo tanto, llevar siempre

en la mente la posibilidad de un contraataqu e en un momento a,de­ cuado. BISGUIER-FUDERER (lnterzonal 1 9 5 5)

l . P4R, CRJA, PJCR, PJD, A2C,

2. 3. 4. 5. 6. 7.

0-0, C4T,

P4AD; P3D; CR3A; P3CD; A2C; P3C;

Las blancas preparan el avance P4AR con el fin de atacar en el flanco de rey. Aunque este plan es 269

Profile for Ediciones JFhorizon

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Profile for jfhorizon
Advertisement