Page 25

25. T X A, 26. ASC1,

P4R;

El deseo de las blancas de mante­ ner su superioridad material (mecá­ nicamente señalada) es comprensi­ ble, pero ello conduce a una verda­ dera catástrofe. La última oportuni­ dad de las blancas la ofrece el sacri­ ficio de la calidad sugerido por Smyslov : 26. T X C ! , P X T ; 27. A X P después de lo cual las negras, con dos torres por la dama conser­ varían aún ventaja, pero sus peones debilitados ofrecerían al adversario un buen objetivo de ataque, y por lo tanto, algunas perspectivas de conseguir el empate. 26. 27. 28. 29. 3 0. 31. 3 2. 33. 34.

R2T, TIA, A3R, CIR, ASA, P3CR, T2A, R2C,

T8D + ; P3TR; T2D; PSR; TDID; A4R + ; T7D; A XP+; A4R;

No es posible jugar 34. . . . A x P ? ; 3 5 . A X A, P6R ; 36. 03A I , P x A ;. 37. T X T, P X C=O ; 38. T X T+ y las blancas ganan. 3 5. 36. 3 7. 38. 39. 40. 41: 42. 43.

R IA, C X T, R2R, P4C, RID, R2D, A X P, D4T, R2R,

en la posición enemiga atacando peones u obligando a las piezas menores a adoptar una defensa pa­ siva ; pero si el bando de las piezas menores puede consolidar su posi­ ción, sus piezas, por lo general, po­ drán desarrollar gran poder y mar­ char a un ataque concentrado. El diagrama 1 1 muestra una po­ sición donde las piezas menores da a las blancas la supremacía, aunque según el cálculo puramente numé­ rico, su oponente tiene ventaja ma­ terial (dama y peón contra dos alfi­ les y caballo). La razón de la superioridad de las blancas se funda en la falta de acti­ vidad de las fuerzas enemigas. Ade­ más, las debilidades creadas por las jugadas P3CO y P3CR producirán sus efectos. También debe notarse que el peón aislado de las blancas en 40 no re­ sulta débil, ya que por el contrario, desempeña un papel muy útil al de­ tener el avance de los peones negros, lo mismo en el flanco de rey que en el de dama. Diagrama núm. JI

T X T; T8D + ; T8CD; T7C; T8C + ; AlA!; C4R; C6A + ; C8C + ;

Las blancas abandonaron sin rea­ nudar el juego. No hay nada que hacer después de 44. R20, C6A + ; 45. R2R, C30 ; 46. 070, CSC + ; 47. R3R, TSO. Veamos ahora otras agrupaciones de piezas. Como regla general, tres piezas menores tienen ventaja sobre una dama ; pero puede haber excep­ ciones si la dama logra introducirse

lJna lucha muy frecuente es la de dos torres contra dama. En este caso la ventaja corresponde casi siempre a las torres. El bando de la dama debe, por lo general, tener un peón más para disponer de posibi­ lidades de equilibrio. La potencia de las torres se aprecia mejor cuan23

Profile for Ediciones JFhorizon

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Profile for jfhorizon
Advertisement