Page 249

6. P5R,

7. P4TD,

8. 9. 1 0. 1 1.

P X P, P X C, C5C!, D5T,

C4D; P3R ;

e x e;

P X P; A2C ;

E l caballo en 5C ha cumplido alli su propósito ; ahora se necesita para la lucha por el control de 6AR. 15 .

Esto obliga a j ugar P 3C R ; pero esto es sólo el principio de la lucha por 6AR. Ahora las blancas deben eliminar aquellas piezas menores enemigas que protegen dicha casi­ Ha ; esto se refiere especialmente al a l li l negro de l AR. 11. 12. D4C, 1 3 . A2R, 1 4. AJA,

1 5 . C4R,

P3C; A2R ; C2D; D2A('? );

También resu lta pobre para las negras la continua c ión : 14 . . . . A x A, 1 5. D X A, 0-0 ; 1 6. P4T, que pro­ porciona a las blancas buenas pers­ pectivas de ataque. El procedimi en­ to correcto para las negras fue el empleado por Petrosian contra Sza­ bó (match Moscú-Budapest, 1 95 5). Aquel j uego continuó 14 . . . . D 1 A ! ; 1 5. C4R, P4A ! ; 1 6. P X P a. p., C x P; 1 7. C x C + , A x C ; 18. A' x A, D x A ; 1 9. D x P + , D 2 R y las negras tuvieron las mejores pers­ pectivas en el final.

Diagrama núm. 2.47

.

.

.

'

Algunos comentaristas recomen­ daron 15 . . . . P4TR. Ciertamente esto hubiera evitado 16. A6T ; pero las (( chances >> de las negras difícilmen­ te habrían sido mejores que en la partida porque la debilidad del flan­ co de rey habría excluido igualmen­ te las perspectivas de enroque. 1 6. A6T!,

T lC R ;

Oponiéndose a l a amenaza A7C seguido de C6A + . Después de 1 6. . . . C4D, las blancas podían haber lle­ vado a cabo esta maniobra después de una pequeña preparación : v. gr. : 1 7. 0-0, P 3T ; 1 8. A7C, T I C R ; 1 9. A6A, A X A ; 20. P X A seguido de D4T y C5A (Stahlberg). La conti­ nuación 16 . . . . A x C ; 1 7. A x A, 0-0-0 ? ! recomendada por algunos comentaristas es asimismo desfavo­ rable, v. gr. : 1 8. D 3A, Al AR ; 1 9. A5C, A2R ; · 20. A2D, A l AR ; 2 1 . 0-0, C4D ; 2 2 . T 6 T seguido d e TRlT. 1 7. A5C!, Con la j ugada previa las blancas paralizaron el enroque de su opo­ nente y por lo tanto entorpecieron la rápida movilización de sus piezas mayores. En consecuencia no deben temer ahora el cambio de todas las piezas menores porque durante al­ gún tiempo quedarán con una torre más en j u ego. 1 7. • • • ' 1 8 . A(3) X A,

Posición después de 14. . . . D2A

C3C;

A X C; C4D;

Después de 18 . . . . 0-0-0, las blan­ cas logran un decisivo ataque : 1 9. T 5T, P5C ; 20. 0-0, P6C ; 2 l . A X A, D X A ; 22. P5D. Euwe recomendó 247

Profile for Ediciones JFhorizon

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Profile for jfhorizon
Advertisement