Page 245

fícil de explotar, un punto débil en el flanco de datna.

zas adecuadamente (v. gr. : DIAD,

A 5CR, C4R).

También existen debilidades en el flanco de dama. Al adelantar sus peones de TD y AD las negras han dejado débil s u casilla 4CD y v ul nerable el peón de 3CD ; esto da oportuni dad a su oponente de ocu­ par el punto 5CD con una pieza y de atacar 6CD con un caballo des­ de 4AD, o un alfi l desde 7 AD o una torre desde 60. La cadena de peones blancos del ala d e dama tam­ poco está libre de debili dades. Hay un punto débil en 3AD que tam­ bién puede llegar a mostrarse como tal por alguna raz ó n (v. gr. : ocu­ pación de 6AD por las negras) con lo que las blancas quedarían impe­ didas de jugar P3AD. Como q ue las casillas d ébiles son ocasionadas generalmente por el avance de algún peón vecino, el opo­ n e nte a men udo se esfuerza por pro­ vocar tal avance. La creación y ex­ plotación de las casillas débiles en el campo enemigo son un elemento muy importante en la estrategia mo­ derna del aj edrez ; con frecuencia una casilla débil puede decidir una partida. Sin embargo, debiera insistirse en que la debilidad de una casilla no es un factor absoluto. Algunas ve­ ces la debilidad es de suma impor­ tancia, en otras su influencia en el j uego es imperceptible : todo depen­ de del carácter de la posición, el material a mano, la posición de las piezas, etc. Re conocer debi l idad es r eales aquellas que pueden ser explota­ das, exige un profundo análisis de la posición, y ello, a su vez, requie­ re un sentido posicional que se ad­

EUWE-FLOHR (Amsterdam, 19 39)

­

,

quiere con la práctica. En nuestro primer ejemplo se puede observar una casilla débil ex­ plotada de la forma más enérgica ; ésta es la clase de tratamiento que recibe usualmente una debilidad en el flanco del rey. Nuestro segundo ejemplo demuestra la tarea más di -

Diagrama núm. 243

Posición después de la jugada 20 de las negras Las negras sufren una seria debi­ lidad en su punto 3AR ; probable­

mente jugaron P 3R (causa de la de­ bilidad) en la creencia de que su alfil de lAR evitaría que la de­ bilidad fuera tan apreciab le . Pero pronto las blancas demuestran las oportunidades tácti cas de ataque que se le han presentado. 21. A6A,

D4T;

Después de 21. . . . A2R : 22. P5R 1 las debilidades de las casillas 6AR y 6TR se vuelv en más apreciables po rqu e un cambio de alfiles deja a las negras con un alfi l malo que no puede utilizarse en la lucha por las casi l las negras.

22. T5A!, Excelente j ugada táctica. Las ne­ gras no pueden co nt i n uar con 22. . A x T ; 23. P X T, porque queda­ rían frente a la doble amenaza de T x A y D3 R-6T. .

.

243

Profile for Ediciones JFhorizon

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Profile for jfhorizon
Advertisement