Page 23

EL VALOR DE LAS PIEZAS Una de las primeras tareas del principiante es familiarizarse con el poder funcional de las piezas indi­ vidualmente, pues sin un conoci­ miento de esto no podrá juzgar qué cambios le son ventajosos y cuáles debe evitar. Uno de los métodos más usuales y sencillos de valorizar las piezas es tomar el peón como unidad simple y calcular, gradual­ mente, las demás piezas. Entonces tenemos : Alfil o caballo Torre Dama

3 5 9

Por supuesto, difícilmente pode­ mos dar un · valor al rey, porque esta pieza es un factor absoluto : cuando él sucumbe, el juego está perdido. La conexión de las piezas entre sí es más complicada que lo que mues­ tran los valores arriba sefi.alados. Los valores aritméticos por sí solos no pueden expresar exactitud. Un principiante puede permanecer largo tiempo basándose en un sistema que prohíbe los cambios sobre una base de simple cálculo aritmético ; pero un jugador aventajado sabe que este método falla cuando se compara una torre con una pieza menor, como demuestra el siguiente ejemplo. Una pieza menor y dos peones equivalen, de acuerdo con el promedio, a una torre, y aquí la suma 3 + 2 5 es completamente correcta; pero dos al­ files (2 X 3 6) son casi siempre más efectivos que una torre y un peón (5 + 1 6), mientras que tres piezas menores (3 X 3 9) son casi tan fuertes como dos torres (2 x 5 1 0). Esta valorización es, por supues­ to, abstracta, y no puede ser aplica-

da en ninguna posición determina­ da, y sólo representa el valor pro­ medio de las piezas individuales, esto es, la mutua conexión en la ma­ yoría de las posiciones. Por lo tanto, ciertamente no debiera tomarse co­ mo válida para todas las posiciones en concreto. Como el valor de las piezas es relativo, todo depende del carácter de la posición, así como el material actual que haya sobre el tablero en una posición particular. Las piezas menores muestran, a menudo, variaciones en el valor entre sí y esto lo consideramos en detalle en otro capítulo más adelan­ te. Sin embargo, fluctuaciones apa­ rentemente mayores ocurren con otras piezas. Por ejemplo, una torre es generalmente más poderosa que una pieza menor ; pero un caballo situado en el centro puede, a veces, tener valor igual, como en el diagra­ ma 9. Diagrama núm. 9

=

=

=

=

=

Aquí las blancas estarían con ven­ taja si puedieran poner en acción su torre contra el rey negro ; pero no 21

Profile for Ediciones JFhorizon

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Profile for jfhorizon
Advertisement