Page 224

peones similares a la del Diagra­ ma 2 1 8. Aquí podemos ver que en el flan­ co de dama las negras poseen cua­ tro peones contra tres, mientras que en el de rey la posición es inversa. No obstante, una observación más concreta de la posición muestra que la mayoría de las negras en el flanco de dama está restringida por el peón blanco en 4D, y que el avan­ ce P4AD debilitaría el punto 4D después de la captura P x P y tam­ bién privaría a las negras de su ma­ yoría de peones. El avance P3CD o P4CD debilitaría el peón de 3AD. Igualmente está reducido el valor de la mayoría de peones en el flan­ co del rey. En posiciones en que la cadena de peones es similar a la del Diagra­ ma 2 1 8, el correcto plan estratégi­ co de las blancas es el avance P4CD-5. Si entonces las negras res­ ponden PA X P, o bien si después de permitir a las blancas cambiar los peones recapturan con una pieza én 3AD, su peón de dama quedará dé­ bil ; y si capturan en la misma ca­ silla · con peón, el PAD quedará dé­ bil. Las negras, por supuesto, pue­ den responder al inicial avance de las blancas P4CD con P3TD ; en­ tonces las blancas continúan con P4TD y P5CD, y si las negras cam­ bian dos veces en su 4CD queda­ rán con peones débiles en 7CD y en 4D. En el flanco de rey son las negras las que desempeñan el pa­ pel agresivo ; pueden tratar de ob­ tener contrajuego con P4AR-5. El siguiente extracto demuestra ambos planes en funciones. Partiendo de la posición simpli­ ficada en el Diagrama 2 1 9 las blan­ cas comienzan primero su Ataque Minoritario : l . P4C ! , P4AR 1 ; 2. P5C, P5A! ; 3. PR X P. Ahora las ne­ gras pueden obtener igualdad bien con 3 . . . . P x P ; 4. D 3CD, D2D o con 3 . D x PA ; 4. P X P, D2AD. En el último caso las blancas ten­ drán un peón débil en 4D y las ne.

222

.

.

Diagrama núm. 219

gras en 3AD y, aunque la debilidad de las negras es probablemente más apreciable porque está en una co­ lumna abierta, lo reducido del ma­ terial hace que esto sea un factor insignificante. Hemos podido apreciar que la ló­ gica maniobra de las negras, P4AR5A contra el ataque minoritario puede ser una adecuada defensa. Sin embargo, las negras no siempre tienen la oportunidad de ponerla en ejecución, pues su preparación en la práctica tropieza con dificultades considerables. En consecuencia, de­ ben buscarse otros métodos de de­ fensa. Eri muchas partidas posterio­ res a la guerra, las negras para ha­ cer frente al avance de las blancas en el flanco de dama trataban de practica't un activo juego de piezas para obtener contrajuego en el flan­ co de rey ; pero los métodos adop­ tados no correspondían a las exi­ gencias de la estructura de peones. Después de muchos años resultó claro que el contrajuego de las ne­ gras era insuficiente, y por tal ra­ zón el Ataque Minoritario fue te­ mido como un arma formidable. Una de las últimas ocasiones en que se empleó este método de contra­ juego en up.a partida entre dos gran­ des maestros fue en el Campeonato del Mundo en 1948 ; damos a con­ tinuación dicha partida.

Profile for Ediciones JFhorizon

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Profile for jfhorizon
Advertisement