Page 190

P3R ; 3. CD 3A, la jugada 3 . . . . A5C sirve para clavar, y después cam­ biar el caballo en 3AD, que contro­ la los puntos 4R y SD. El sistema de utilizar piezas y peones para presionar en el centro ha sido conocido desde los comien­ zos de la forma moderna del aje­ drez. Presionar con piezas contra las casillas 4D y 5R es la idea bá­ sica que inspira al Ruy López (l. P4R, P4R ; 2. CR3A, CD3A ; 3. A5C) ; y en la Apertura Escocesa (l. P4R, P4R; 2. CR3A, CD3A; 3. P4D, P x P ; 4. C x P) las negras se de­ fienden presionando con piezas en su casilla 5D (4. . . A4A ; 5. A3R, D3A) o en 5R (4. . . . C3A ; 5. C 3A, A5C). La presión de peones contra el centro es la idea, no sólo del Gambito de dama ( 1 . P4D, P4D ; 2. P4AD) sino también de una de las aperturas más antiguas : el Gambi­ to de Rey (1. P4R, P4R ; 2. P4AR). Antiguamente el uso de piezas y peones en la lucha por el control del centro se . apreciaba como un­ me dio de ocupación del mismo ; sin embargo, los Neo-Románticos han demostrado que el dominio del cen­ tro es posible sin la ocupación di­ recta. Nuestro primer ejemplo muestra una interesante transición de un centro a otro : Las negras comien­ zan su forcejeo contra el centro de peones blanco presionándolo con pieza; después ocupan el centro con sus piezas y por último establecen un propio centro. ·

.

·

FEIGEN-FLOHR (Kemeri, 1 9 3 7) l. 2. 3. 4. 5. 6.

P4D, P4AD, CD3A, D3C, D X PA, D5C + ?,

CR3A; P3CR; P4D; P X P; A3R;

Aunque por aquella época se con­ si aeraba bueno, esta jugada no lo es ; lo correcto es 6. D3D. 1 88

6.

o o . ,

7o C3A,

8. c x c,

C3A; C4D;

Si 8o P4R, entonces 8. . . . CR5C ; 9. D4T, A2D ; 1 0. D 1 D, P4R I 8o • o o , 9. P3R, 1 0o A2D, 1 1 . D4T,

A X C; P3R; P3TD; A3D!;

Como resultado de la errónea ju­ gada sexta de las blancas, su opo­ nente ha logrado ventaja de desarro­ llo, que ha utilizado para asegurar el control sobre las casillas centra­ les. El alfil está mejor situado en 3D que · en 2CR, . pues además de influir en 4R, está en posición de un po­ sible ataque contra el flanco de rey.

1 2. A2R, 1 3. D2A,

0-0; C5C;

Esta jugada no puede considerar­ se buena, pues disminuy� temporal­ mente el control del . centro ; era mejor jugar inmediatamente P4AR. 1 4. DIC, 1 5 . 0-0,

P4AR; C3A!

Las blancas amenazaban simplifi­ caciones con 1 6. A x C, A x A ; 17. C5R. Las negras reconocen a tiem­ po el error de su jugada decimoter­ cera y preparan el traslado de su caballo a la favorable casilla 3AR. 16. A3A, 1 7. TID, 1 8o C2D,

D2R; CIC!;

Después de 1 8. C S R, A X e ; 1 9. P x A, D4C ; 20. AlA, C2D las ne­ gras también tendrían ventaja, a causa de la activa situación de sus piezas y de su mayoría de peones en el flanco de dama. 18 • • o o , 1 9. A3A,

C2D; C3A;

Profile for Ediciones JFhorizon

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Profile for jfhorizon
Advertisement